Skip to main content

Full text of "Ricardo Pou 2010 El Profesor Enrique Pouey Y Su Epoca"

See other formats


r 


.V./++Y* 



m 


p 



, \ i \ 


Y SU EPOCA 





El Profesor 

















Ricardo Poli Ferrari 


El Profesor 

Enrique Pouey 

Y SU ÉPOCA 



EDICIONES 


Montevideo 

2011 




Plus-ultrA 


EDICIONES 


ISBN: 978-9974-98-547-6 
Primera edición - Noviembre de 2011 

EL PROFESOR ENRIQUE POUEY Y SU ÉPOCA 


© Ricardo Pou Ferrari 

Queda hecho el depósito que ordena la ley 
Impreso en Uruguay - 2011 
Tradinco S.A. 

Minas 1367 - Montevideo. 


Queda prohibida la reproducción parcial o total de este libro, por medio de cualquier pro¬ 
ceso reprográfico o fónico, especialmente por fotocopia, microfilme, offset o mimeógrafo 
o cualquier otro medio mecánico o electrónico, total o parcial del presente ejemplar, con o 
sin finalidad de lucro, sin la autorización del autor. 

Diseño de portada y armado: Augusto Giussi 



Enrique Pouey 

( 1858 - 1939 ) 





Dedicatorias 


Dedico este libro, con afecto y admiración, a mi 
maestro, el Académico Honorario, Profesor Emé¬ 
rito, Dr. Fernando Mañé Garzón, Alma mater 
del estudio de la Historia de la Medicina y de la 
Ciencia en el Uruguay. 


Tributo de homenaje al Académico, Profesor 
Emérito, Dr. Raúl Praderi, Magister de los ciruja¬ 
nos uruguayos, historiador de la medicina, quien 
me ha brindado su amistad y sabiduría. 


7 




Agradecimientos 


• Al Doctor Juan Ignacio Gil Pérez, quien me 
impulsó definitivamente a encarar esta obra y que 
además ha colaborado en la búsqueda de material 
bibliográfico y en su discusión, al igual que en la 
elaboración de algunos capítulos . 1 

• A la Doctora Sandra Burgués Roca, cuyos tra¬ 
bajos científicos nos han servido de base en este 
libro, así como su colaboración incondicional en 
la investigación bibliográfica y su inteligente y 
atinado comentario, siempre bienvenido. 

• A la Dra. Lorena Dini Pou, profesora de la 
Universidad de la Chanté de Berlín, quien ha 
contribuido generosamente a la obtención de 
datos, materiales y biografías pertenecientes al 
mundo de la medicina germana. 

• Al Profesor Dr. José Enrique Pons, que nos ha 
brindado su consejo erudito y ha dedicado tiem¬ 
po para algunas correcciones del texto. 

• Al personal técnico y administrativo del De¬ 
partamento de Historia de la Medicina, Bach. 
Mariángela Santurio y Marianela Ramírez, por 
su constante apoyo. A la Bibliotecóloga Graciela 
Rizotto, quien, como en oportunidades previas, 
tuvo a su cargo gran parte del arduo trabajo de 
pesquiza documental, para lo cual se requiere co¬ 
nocimiento y perseverante esfuerzo. 

1 Los capítulos en los cuales ha contribuido se señalan con asterisco junto al título. 


9 



• A mi secretaria, la Sra. Lecticia Oliveira, quien 
ha colaborado constantemente en la elaboración 
del manuscrito. 

• A la Sra. Gloria Lamas, sobrina nieta del Pro¬ 
fesor Pouey y nieta del Profesor Alfonso Lamas, 
quien nos proporcionó -con amabilidad poueya- 
na- el invalorable aporte de sus recuerdos (mate¬ 
riales e ideales). Cumplo con ella, una promesa 
que le hiciera hace muchos años de publicar la 
biografía de Don Enrique. 

• Al personal técnico y administrativo de la 
Biblioteca de la Facultad de Medicina de Mon¬ 
tevideo, de la Biblioteca Nacional, del Archivo 
General de la Nación y del Museo Histórico Na¬ 
cional. 


io 



Capítulo I 


Introducción 


L a biografía es uno de los métodos posibles de abordar la his¬ 
toria. Tradicionalmente, la historiografía médica nacional 
ha seguido en forma preferente este camino; basta recordar 
las obras precursoras de AugustoTurenne, Rafael Schiaffino 
y Velarde Pérez Fontana y las más recientes de Washington Buho 
y Fernando Mañé Garzón. El presente ensayo se en columna en esa 
fecunda línea de trabajo. 

Estudiar la vida de Enrique Pouey, aparte de poner en eviden¬ 
cia su perfil profesional y humano, permite transitar el período 
comprendido entre 1850 y 1940, cargado de acontecimientos que 
cambiaron el mundo, no sólo en lo científico y tecnológico sino 
también en el signo que anima la inquietud humana. 

Pouey nace en el Uruguay pastoril, luego de finalizada la Guerra 
Grande. Superadas las divergencias entre independentistas y colo¬ 
nialistas, persiste todavía por años la dialéctica entre los seguidores 
de los caudillos rurales y de los doctores de la ciudad. Se insinúa en¬ 
tonces otro poder, que pronto ocupará el proscenio, ejercido por los 
jefes militares, que imponen un orden en la anarquía de los motines 
y sientan las bases de un país moderno, lo que no habían logrado los 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


padres fundadores, pretendiendo adaptar una realidad indómita a 
formalidades legales ajenas. Poblado por sucesivos empujes de emi¬ 
gración europea, el Uruguay va modelando su perfil, con las dificul¬ 
tades propias del país pequeño, amortiguador de las ambiciones de 
vecinos poderosos. Varias revoluciones de por medio, alcanza una 
democracia pretendidamente representativa. 

El golpe de Estado de Latorre, en 1876, coincide con la funda¬ 
ción de la Facultad de Medicina, mientras nuestro personaje ya se 
halla en París, estudiando en uno de sus más emblemáticos colegios, 
de donde egresa como Bachiller en Ciencias, tres años después. 

Al retornar a Montevideo, Pouey encuentra a la embrionaria 
Facultad de Medicina en plena crisis, consecuencia de la improvi¬ 
sación de profesores y programas, de la pobreza en medios mate¬ 
riales y de los enfrentamientos entre académicos y administradores 
del único hospital público. El disciplinamiento y la inyección de 
talento se da a fines de 1884 con tres hechos casi simultáneos que 
tienen lugar en la Facultad de Medicina: el acceso de José Máximo 
Carafí al decanato, las becas concedidas a tres jóvenes médicos para 
perfeccionarse en París y el ingreso de valiosos catedráticos vernᬠ
culos. Sin desvanecer el influjo de la escuela anatomo-clínica, se in¬ 
troducen entonces nuevas tendencias renovadoras: la teoría celular, 
la microbiológica y la fisiológica experimental. Casi sin advertir¬ 
lo, Pouey se embarca en esas líneas, afianzándolas en Francia junto 
a preceptores de primera línea. De la mano de Jacques Amédée 
Doléris (1852-1938), obstetra y cirujano compañero de estudios 
de Carafí y discípulo de Pasteur, aprenderá tanto las prácticas de 
laboratorio como la nueva cirugía antiséptica. También será testigo 
y protagonista del surgimiento de las especialidades, consecuencia 
de la fusión -a nivel académico- de la medicina y la cirugía, que se 
enseñan en decenas de hospitales, anfiteatros, laboratorios, museos 
e instituciones privadas. En cirugía se perfila, en rápido proceso 
de desarrollo, la dedicada al aparato genital femenino; quienes la 
ejercen -los protoginecólogos- provienen de la cirugía general o 
de la obstetricia. Mientras Pouey rehace íntegramente (al igual que 
Francisco Soca) su formación médica, tendrá oportunidad de culti¬ 
var su privilegiada manualidad quirúrgica en dicho terreno. 



Ricardo Pou Ferrari 


París, meca de los estudios médicos desde la primera mitad del 
siglo XIX, es el hogar transitorio de jóvenes galenos uruguayos, co¬ 
mo Teodoro M. Vilardebó, Francisco A. Vidal, Gualberto Méndez, 
Pedro Visca, Enrique Figari y Eugenio Piaggio primero, y Alfredo 
Navarro, Bernardo Etchepare, Gerardo Arrizabalaga, Carlos Héguy 
e Isidoro Rodríguez después. Es éste uno de los aspectos en que se 
concreta la ascedencia de la cultura francesa sobre la uruguaya, has¬ 
ta que llega -y en ello Pouey tendrá importante papel- el influjo de 
la norteamericana, con un colateral aunque no desdeñable aporte 
de la inglesa y la germana. 

A partir de su regreso al país en 1888, Pouey cumple una tarea 
que hasta el momento los historiadores de la medicina no había¬ 
mos valorado lo suficiente, con la sola excepción de Pérez Fontana 
y Raúl Praderi, cual es la de “organizador” de la cirugía uruguaya. 
Este término permite enfatizar que, sin ser fundador ni precursor 
(ya lo habían sido José Pugnalin y Cari Brendel) es quien, poseedor 
de una transformadora mentalidad científico-médica así como de 
peculiares condiciones de liderazgo, pone las cosas en su sitio , adju¬ 
dicando nuevas prioridades y enseñando una renovadora metodo¬ 
logía desde dos sitios: la cátedra de Medicina operatoria y la sala de 
operaciones. Así prepara a la primera falange de nuevos cirujanos: 
Alfonso Lamas, Luis P. Mondino, Luis P. Lenguas, Luis P. Bottaro y 
Francisco Canessa, quienes tendrán enseguida su bautismo de fue¬ 
go en la clínica de Pugnalin y formarán -con el paso del tiempo- sus 
respectivas escuelas, a las que se sumará la de Navarro. 

En 1895, Pouey llega a la Cátedra de ginecología, al tiempo 
que va soltando amarras de otros aspectos, entre ellos la obstetricia, 
que abandona precozmente. Es el suyo el paradigma de un magis¬ 
terio médico que comienza en el medio acotado de la sala Santa 
Rosa del Hospital de Caridad, junto a un único colaborador, Luis 
Pedro Bottaro, a quien designa Jefe de Clínica. En torno a ellos se 
irá agrupando, en capas sucesivas, una cohorte de jóvenes, muchos 
de los cuales permanecerán a su lado para siempre. La escuela poue- 
yana se basa en rasgos concretos: el respeto a la verdad, el cultivo 
de la modestia, el amor al trabajo, el afán por la discusión sana, el 
leal reconocimiento de los errores, la prioridad puesta en el enfer- 


13 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


mo y la generosidad, que en el caso de Pouey llega a la filantropía. 
Asimismo se caraceriza por el cultivo de la vertiente social, la buena 
acogida para las innovaciones y la apertura hacia nuevas tenden¬ 
cias. Desde el punto de vista práctico, Pouey cultiva y enseña una 
exquisita atención a los datos clínicos, un mesurado razonamiento 
diagnóstico, el seguimiento evolutivo del caso, el reconocimiento 
de la oportunidad para actuar o abstenerse y el cultivo de una téc¬ 
nica quirúrgica depurada. 

En su larga carrera universitaria de cuarenta años, Pouey ve 
crecer la Medicina uruguaya, tanto en la Facultad como en las insti¬ 
tuciones estatales y privadas. Hijo de la época de la caridad, contem¬ 
pla el surgimiento de la solidaridad social, del derecho a la asistencia 
y respalda con su jerarquía los sucesivos organismos responsables de 
llevar estas concepciones a la práctica. Su veta filantrópica se pone al 
servicio de este proceso, considerando que debe devolver cuanto ha 
recibido de la sociedad y que la misión del médico es auxiliar al que 
sufre. Desde los comienzos de nuestra Facultad de Medicina, asiste 
a la concreción de Institutos, a la prolongada gestación del Hospital 
de Clínicas, así como al nacimiento de profesionales que le dieron 
jerarquía y personalidad, liberándola progresivamente del colonia¬ 
lismo científico. De la modesta sala de hospital en que comienza su 
enseñanza (para la que tanto adquirió, en su deseo de verla tan bien 
equipada como su sanatorio particular) tiene el privilegio de crear 
ámbitos públicos muy adecuados para la época, como el Pabellón 
de Ginecología y el de Curieterapia Ginecológica. 

Partidario del intercambio de opiniones, Pouey es uno de los 
fundadores de la Sociedad de Medicina de Montevideo (1892), de 
la Liga Uruguaya contra el cáncer genital femenino (1917), de la 
Sociedad de Cirugía (1920) y de la Sociedad Ginecotocológica del 
Uruguay (1926). Promotor y sostén económico de congresos, na¬ 
cionales e internacionales, persevera en esa línea hasta su muerte. No 
fue miembro de Academias ni recibió títulos honoríficos. Prefirió el 
cariño y el respeto de sus contemporáneos, puesto de manifiesto en 
innumerables homenajes. Su nombre queda ligado al del pabellón 
de ginecología del Hospital Pereira Rossell, al de una calle aledaña 


14 



Ricardo Pou Ferrari 


a éste último, a una avenida en Las Piedras y a un programa oficial 
para la prevención del cáncer de cuello uterino. 

A diferencia de la mayoría de sus colegas, no tuvo Pouey par¬ 
ticipación en política, ni tampoco manifestó su ideología en tal 
sentido ni su credo religioso; prefirió dedicar todas sus horas a la 
medicina. Fue un clínico, su vida transcurrió en torno al enfermo, 
en el hospital, en el consultorio y en la sala de operaciones. Quienes 
lo conocieron afirmaban que por su buena educación, suavidad (no 
exenta de firmeza si era necesario hacer correcciones), tolerancia y 
afán de pacifismo, jamás tuvo enfrentamiento con nadie. Cultivó 
un lenguaje limpio, simple, directo, sintético, sin amaneramientos 
retóricos; a veces llama la atención su aparente ingenuidad, pero, 
mejor observado, refulge en él la sabiduría. 

Su forma de actuar fue la cirugía -más tarde la curieterapia- 
que practicó desde las etapas heroicas, cuando se requería audacia 
responsable y valentía para afrontar los problemas, procurando re¬ 
solverlos pese a la alta probabilidad de fracasar. Poco a poco, con la 
evolución del arte y su creciente experiencia, el camino quirúrgico 
se le hizo más seguro, previsible y exitoso. 

Enseñó con aseveraciones breves, verdaderos aforismos, casi 
siempre en francés. Cuando la urgencia de la situación hubiera lle¬ 
vado a otro a actuar precipitadamente, se hacía tiempo para pen¬ 
sar: “IIfaut réfléchir avant d’agir”. Tomada la decisión, planteaba las 
prioridades: “IIfaut courir au pluspresse \ No era debido distraerse, 
sino concentrar las energías en la delicada acción que tenía entre 
manos-, “Fais ce que tu fais”. Consciente de la necesidad de que el 
aprendizaje del oficio de cirujano se basa en la práctica cotidiana, 
afirmaba: “ C’est en forgeant quon devient en forgeron”. Alentaba a 
cultivar la economía de materiales, de tiempo, de energía. Nunca 
satisfecho de su labor, repetía: “ Toujours a mieux”. Su actitud frente 
al enfermo -impregnada de humanismo- la resumía en la siguiente 
expresión: “Je veux l’bomme maitre de lui-meme a fin quilsoit mieux 
le serviteur de tous». 

Contribuyó silenciosamente al mantenimiento de obras vincu¬ 
ladas a la medicina, a la colectividad vasca, a la difusión de la cultu- 


15 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


ra francesa (a través de los colegios francófonos que culminaron en 
el Lycée Francais y en la Alliance), a la promoción de la educación 
popular (por su apoyo a la fundación de escuelas públicas y del 
Liceo de Las Piedras) y un largo etcétera. 

Era de estatura baja, complexión recia, ademanes mesurados, 
andar pausado, cabeza procer, cabellos rizados, que pronto enca¬ 
necieron al igual que su frondoso bigote; ojos claros, de llamativa 
ternura y vivacidad; sonrisa insinuada en los labios; voz calma y cla¬ 
ra. Elegante y sobrio en el vestir, lucía con orgullo el uniforme-, una 
larga túnica con su monograma por única condecoración y guantes 
de caucho, que quizá protegían su piel o disimulaban una dermati¬ 
tis, testimonio de sus primeras lides como radio terapeuta, cuando 
11 casi nadie sabía nada, ni siquiera sobre los riesgos que implicaba 
la manipulación de las emanaciones. 

Tuvo la suerte y la virtud de envejecer dignamente, trabajan¬ 
do, sin abandonar el hospital, dándole por despedida a los jóvenes 
cada día, un “ au revoir”. Siempre atento a las novedades, deseoso 
de emprender proyectos, pensaba que su persona no era imprescin¬ 
dible para continuar la obra, cuyos fundamentos había echado y 
para la cual había formado a las nuevas generaciones. La muerte lo 
sorprendió en plena vigencia, el día antes de su octogésimo primer 
aniversario, cuatro meses antes de que su amada Francia se viera 
involucrada en una nueva y sangrienta guerra. 

La vida de Pouey permite comprobar que, aún sin salir de los 
límites de la estricta vocación de cada uno, es posible tener una 
enorme gravitación sobre la cultura de un país, si el principal motor 
de la acción es el amor. 

Juan Pou Orfila, en ocasión de despedir definitivamente a su 
venerado Maestro, manifestó que “ya llegaría quien trazara una sem¬ 
blanza biográfica de Pouey” 1 . Hemos tomado ese desafío, sin consi¬ 
derarnos a la altura del mismo, pero procurando hacerlo con toda 
la capacidad a nuestro alcance. 

2 Por Pou Orfila, J. Discurso pronunciado en el acto del sepelio del Profesor Dr. Enri¬ 
que Pouey (fallecido el 8 de mayo de 1939), en: Juan Pou Orfila. Discursos universita¬ 
rios y escritos culturales (Segunda serie, 1926-1940). Montevideo, Tipografía Atlántida, 
1941, págs 257-261. 


16 



Capítulo II 


Inmigración vasco-francesa 
en el Uruguay 


L a ascendencia familar de Pouey justifica hacer algunas 
consideraciones sobre la inmigración vasco francesa en el 
Uruguay, que constituye un proceso social complejo y fas¬ 
cinante. Muchos autores se han ocupado del tema desde 
hace más de un siglo. Casi todos concuerdan en que no es posible 
verificar las cifras exactas de los vascos que, en el curso del siglo 
XIX, cruzaron el Atlántico con destino al Río de la Plata. No obs¬ 
tante, podemos tener idea aproximada de su magnitud, aunando la 
información recabada en censos, registros de embarque, informes 
consultares, datos de prensa y listas de expedición de pasaportes 
(aunque muchos jamás los solicitaron, ya que se embarcaron desde 
España). 

En el conjunto de la inmigración francesa, no fueron los vascos 
los más numerosos, pero, si se calcula la relación entre la cuantía del 
aporte migratorio y el número de habitantes por región, las provin¬ 
cias del sudoeste (Pirineos y Béarn) están entre las primeras. 

Son diversas y en su mayoría hipotéticas las causas que deter¬ 
minaron este desplazamiento fluctuante hacia América del Sur, que 


17 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


se extendió desde la década de 1820 hasta la de 1880. Los primeros 
en ocuparse del tema pusieron énfasis en el espíritu de aventura 
de este pueblo, lo que para nosotros es un argumento que care¬ 
ce de consistencia. Resulta más fehaciente, siempre moviéndonos 
en un plano especulativo, que hayan sido los relatos procedentes 
de los vascos radicados en el Nuevo Mundo, los que condujeron, 
con el paso del tiempo, a cristalizar en el imaginario colectivo, una 
especie de mito acerca de la tierra de promisión americana. Otra 
explicación, más factible y objetiva, es la influencia que pudo haber 
tenido el sistema de herencia vigente en el país vasco (tanto francés 
como español) -del mayorazgo primero y de repartición igualita¬ 
ria después- 3 conduciendo en ambos casos a la aparición de un 
grupo potencialmente compelido a emigrar. Ciertos historiadores 
señalan que los habitantes del sudoeste de Francia constituían una 
comunidad celosa de sus fueros regionales y relativamente desape¬ 
gada de la noción de patria, por lo que sus miembros eran reacios 
a ser enrolados en el ejército, 4 lo que justificaría que entre los emi¬ 
grantes predominaran los hombres jóvenes y solteros. En un orden 
más genérico, pudo haber influido la modificación provocada en 
la economía rural por la revolución industrial, con la reducción de 
los espacios de trashumancia y pastoreo, así como con la casi total 
desaparición del artesanado rural. 

Por otro lado, en diversos períodos de la historia de las nacio¬ 
nes del Plata, los gobiernos concibieron políticas para el fomen¬ 
to de la emigración calificada, especialmente de procedencia vas¬ 
ca, con la finalidad de incrementar la fuerza de trabajo necesaria 
para la cría de ganado, la industria saladeril y la agricultura. En 
Uruguay, Fructuoso Rivera (1784-1854), durante su primer go¬ 
bierno (1830-1835), alentó la apertura selectiva de las fronteras, 
a fin de recibir a europeos jóvenes y activos, proyectando fundar 
para ellos una villa, que se llamaría Cosmópolis, en los alrededores 
del Cerro de Montevideo. 5 Similar iniciativa tuvo el presidente ar- 


3 Este último entró en vigencia mucho antes (a fines del siglo XVIII) en Francia que 
en España. 

4 La conscripción fue obligatoria entre 1798 y 1818; derogada durante la Restauración 
y restablecida durante el Segundo Imperio, en 1855. 

5 Las primeras etapas de la inmigración, que disimulaban la llegada de esclavos, llama¬ 
dos “ colonos” -lo que estaba expresamente prohibido por el artículo 131 de la Consti- 



Ricardo Pou Ferrari 


gentino Bernardino Rivadavia (1780-1845). Durante la dictadura 
rosista (1830-1852) predominaron las ideas xenófobas, pero una 
vez finalizado dicho régimen, en 1853, se aprobó en la Argentina 
una nueva Ley Constitucional que otorgaba iguales derechos civiles 
a los extranjeros que a los nacionales. Al año siguiente, se elabo¬ 
raron proyectos de colonización para las provincias de Misiones, 
Córdoba y Entre Ríos. El presidente Justo José de Urquiza (1801- 
1870) apoyó el estímulo de la emigración, sostenido por uno de sus 
ministros, Juan Bautista Alberdi (1810-1884), quien aseveraba, “en 
Argentina, gobernar es poblar” y para lograrlo -agregaba- es preciso 
“despoblar los Pirineos” , mostrando de este modo su predilección 
por el pueblo vasco. 

Un aspecto que ha llamado siempre la atención de los estudiosos 
en el tema de la emigración vasca, es el de los mecanismos concretos 
a través de los cuales se operó ese masivo traslado que llegó a dejar 
pueblos pirenaicos casi deshabitados y que fue calificado por algu¬ 
nos historiadores y sociólogos franceses como una “trata de blan¬ 
cos”. A partir de 1832, se fundaron empresas, como la de Lafone y 
Wilson, la de los hermanos Brie y la del doctor Brougnes, que esta¬ 
blecieron redes de captación de emigrantes, que se iniciaban en las 
aldeas vascas (tanto francesas como españolas) y terminaban en el 
Río de la Plata. Por medio de agentes, carteles y panfletos, alentaban 
a los ciudadanos a emigrar, ofreciéndoles facilidades para efectuar 
los trámites, pagar el pasaje y conseguir trabajo en Montevideo o 
Buenos Aires. Dice una nota periodística: “En 1852, Celestin Roby, 
emisario de Auguste Brougnes de Bayona, cumple con creces sus come¬ 
tidos, ya que en ese año efectúa 252 embarques de colonos dirigidos al 
Plata”. Para no pasar por los complicados trámites que se requerían 
para conseguir el pasaporte, los franceses solían atravesar la frontera 
de España y zarpar del puerto de Pasajes. Otros, tomaban el barco 
en puertos franceses, especialmente Burdeos. Las condiciones del 
viaje eran deficientes; los buques estaban mal mantenidos y siem- 


tución de 1830-, así como la ulterior auténtica inmigración hasta la finalización de la 
Guerra Grande, han sido tratadas magistralmente por Juan Pivel Devoto en el Prólogo 
a los Estudios sociales y económicos de Francisco Bauzá (Cf. Pivel Devoto, J. E. Prólogo, 
en Bauzá, F. Esttidios sociales y económicos , Ministerio de Educación y Cultura, Biblio¬ 
teca Artigas, Col. Clás. Urug., Vol 40. Selección de discursos. Tomo I, Montevideo, 
1972: VII-CLXI). 


19 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pre abarrotados; la alimentación a bordo era pésima; los enfermos 
y muertos durante el trayecto, numerosos, así como los naufragios, 
que ocasionaron miles de víctimas. Una vez llegados al Río de la 
Plata, no siempre los empleos y retribuciones eran los prometidos, 
por lo que, luego de un tiempo, los vascos se largaban a trabajar 
por cuenta propia en calidad de artesanos, albañiles, agricultores o 
peones. Según Juan Oddone, 6 algunos de estos grupos fueron una 
excepción frente al resto de los emigrantes, por lo que este autor los 
denomina “de élite” , ya sea por la situación económica o el nivel 
cultural de sus integrantes. 

Este masivo aflujo de personas, al que se sumaron otras etnias, 
creó no pocas reacciones xenofóbicas en el Río de la Plata, atri¬ 
buyéndoseles a “los gringos ” robos y asesinatos, quizás no del todo 
desvinculados de los factores de índole ideológico y con el inicio del 
movimiento obrero sindicalista. 

Amantes del canto y la improvisación, los vascos que perma¬ 
necían en el terruño no perdían oportunidad para manifestar su 
recelo ante la partida de sus conciudadanos, especialmente ha¬ 
cia Montevideo. Así por ejemplo, en los “ juegos florales ” realiza¬ 
dos en 1853, se presentó una obra de Jean Martin de Hiribarren 
Dutari (1810-1866), luego publicada con el título de Montebideoco 
Bereriac , que pintaba a la emigración como una traición a la familia 
y al país, y a América como un ámbito de perdición y violencia, 
donde se abandonaban las prácticas religiosas. 

Con cierta tendencia a la endogamia, los vascos de América 
conservaron su cohesión como grupo étnico, manteniendo la len¬ 
gua (también, en ciertos niveles de educación, cultivaban el francés) 
y las tradiciones. El Euskar Bat de Montevideo fue la primera insti¬ 
tución en el mundo, fundada en 1876 con el objetivo de preservar 
la cultura vasca en el extranjero. Si bien fue iniciada por los vascos 
españoles, a partir de 1881 se transformó en Euskara , con la incor¬ 
poración de los vascos franceses. 7 


6 Oddone, J. La emigración europea al Río de la Plata. Montevideo, Ed. Banda Orien¬ 
tal, 1966, 111 págs. 

7 Mehats, Claude. Organisation et aspects de l’émigration des Basques de France en Amé- 
riqae : 1832-1976, Vitoria-Gasteiz, Gobierno Vasco, 2005 : 266. 


20 



Ricardo Pou Ferrari 


En el curso de una generación, favorecidos por sus hábitos de 
trabajo y ahorro, a lo que se sumó el proceso de desarrollo econó¬ 
mico que tuvo lugar en Uruguay hasta la crisis de 1890, los hijos de 
algunos de estos vascos accedieron a los estudios universitarios y pa¬ 
saron a integrar, en calidad de destacados profesionales, políticos y 
educadores, o bien como propietarios, comerciantes y empresarios, 
el magro y democrático nuevo patriciado uruguayo. 


*** 

Don Marcos Pouey (1832-1891), padre de Enrique, llegó 
a Montevideo en 1853, a la edad de 21 años con el diploma de 
Bachellier es Lettres y fundó un pequeño centro de enseñanza, que 
llamó primero “ Escuela Francesa ” y más tarde “ Colegio Franco-Inglés”, 
al frente del cual estuvo treinta años. Formó parte de una extensa 
red de educadores de su nacionalidad, más o menos improvisados, 
que ejercieron la enseñanza primaria y secundaria, progresivamente 
mejor organizada gracias a las iniciativas de pedagogos vernáculos. 

*** 

Deseamos destacar el caso concreto de un grupo de élite entre 
los emigrantes vascos, al que perteneció el padre de Pouey, llegados 
al Uruguay luego de la Guerra Grande, una vez depuesto Rosas. 
Procedía de la ciudad de Tarbes, capital de los Altos Pirineos, centro 
administrativo, económico y cultural de su provincia. Existía allí un 
“Liceo imperial’, donde esa minoría adquirió formación preuniversi¬ 
taria y credenciales para desempeñarse en el comercio, la enseñanza 
o la administración. Una vez establecidos en Montevideo, sus inte¬ 
grantes tuvieron una verdadera “ obsesión por su país natal, por lo que 
aquellos a quienes les sonreía la fortuna, enviaban sus hijos a completar 
los estudios en Francia” . Eso ocurrió con Enrique Pouey, al igual que 
con tres figuras, oriundas también de Montevideo, en las que nos 
detendremos brevemente. Transcurridos unos años y de modo in¬ 
dependiente, ese trío constituirá el grupo de los poetas simbolistas 
franco-uruguayos. Estamos hablando de Isidore Ducasse, el “ conde 
de Lautreomont” , (Montevideo, 1846 - París, 1870) , Jules Laforgue 
(Montevideo, 1860 - París, 1887) y Jules Supervielle (Montevideo, 
1884 -París, 1960). 


21 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


El padre del primero, Charles Francois Ducasse, fue profesor 
en su tierra entre 1845 y 1870 y luego funcionario del consulado 
francés en Montevideo. En 1859 envió a su hijo a Tarbes para hacer 
los estudios secundarios, que este completó, entre 1863 y 1865, en 
el Liceo de Pau. Luego de un retorno fugaz a Montevideo -alrede¬ 
dor de 1865 a 1867-, Isido re se trasladó a París, donde falleció en 
1870, dejando una obra poética de especial relieve tanto por su es¬ 
tilo como por su contenido vanguardista. En una correspondencia 
de Ducasse (padre), hace mención “a un paseo muy divertido fuera de 
las murallas [de Montevideo] en compañía de Pouey [padre] ”. 

El progenitor del segundo era Charles Laforgue, maestro y re¬ 
gente de uno de los colegios francófonos de Montevideo que fun¬ 
cionó coincidentemente con el de Marcos Pouey. En 1866 mandó 
su hijo a Tarbes, quien, tras una breve pero exitosa carrera litera¬ 
ria, murió en París el 20 de agosto de 1887, momento en el que 
Enrique Pouey se hallaba allí terminando su carrera de Medicina. 
¿Llegaron a conocerse? 

Jules Supervielle, también nacido en Montevideo, a causa de la 
muerte de sus padres (víctimas de una epidemia de cólera que asoló 
Oloron-Sainte-Marie, pueblo pirenaico donde se habían afincado 
desde 1884) fue adoptado por su tío Bernard, fundador -en 1880- 
del Banco Supervielle de Montevideo. Con sus tíos, Jules regresó a 
Uruguay, donde vivió transitoriamente. Se casó con una uruguaya; 
entre 1912 y 1939 se afincó en París; volvió a Montevideo durante 
la Segunda Guerra Mundial para luego retornar definitivamente a 
Francia. Fue con Jules que Pouey tuvo íntima relación; con él formó 
parte del Consejo Directivo del Liceo Francés -centro educativo que 
hoy lleva el nombre del poeta-, juntos promocionaron la fundación 
en París de la Escuela Uruguay-Francia, de la que Pouey se hizo car¬ 
go por largos años. 8 

*** 

La gravitación de la cultura francesa en Uruguay no sólo se ex¬ 
plica por el número de los inmigrantes de esa procedencia; más bien, 
por la calidad de su impacto en lo económico, social y cultural. Si 

8 Llovet, E, Discurso , en: Homenaje al Profesor Enrique Pouey. Montevideo,El Siglo 

Ilustrado, 1928. 


22 



Ricardo Pou Ferrari 


España descubrió y colonizó el Río de la Plata, luego lo manuvo re¬ 
legado por espacio de tres siglos, mientras su progresiva decadencia 
restaba aún más fuerza al influjo colonizador, amortiguado todavía 
a partir del inicio del proceso independentista americano. Como 
bien señala Zum Felde en el Proceso histórico del Uruguay? España 
dejó su impronta en el idioma, las costumbres, la concepción ur¬ 
banística de las ciudades, algunos rasgos de su arquitectura y en 
la complicación y lentitud de los procedimientos administrativos. 
Mientras tanto, Francia, cuya lengua había alcanzado vigencia uni¬ 
versal, multiplicó los viajes transatlánticos de exploración, comercio 
y de intención militar, gracias a los cuales llegaron a estas latitudes 
periódicos, cartas, libros y anécdotas, que despertaron el interés de 
nuestros primeros intelectuales por el enciclopedismo y de nuestros 
proceres por el ideario de la Revolución francesa. 

En lustros futuros, estos fenómenos socio-culturales se desarro¬ 
llaron por caminos de ida y vuelta entre Uruguay y Francia; algunos 
-la mayoría- estaban orientados hacia París; otros -los menos-, 
hacia el sur. Concretamente, ciertas personalidades orientales de 
relieve, deseando alejarse del ambiente enrarecido del Montevideo 
sitiado, como fue el caso de Francisco Antonino Vidal (padre) y 
su familia, de Juan José de Herrera y la suya y del propio Teodoro 
Miguel Vilardebó, se establecieron durante años en París. Más ade¬ 
lante, algunos emigrantes franceses procuraron que sus hijos reco¬ 
rrieran, en sentido inverso, la misma ruta que ellos habían empren¬ 
dido. Estos procesos consolidaron el influjo francés en el Río de la 
Plata, que terminó por imponerse durante más de un siglo. 

*** 

Cuando llegó Marcos Pouey a Montevideo, la colonia francesa 
contaba con unas siete mil almas y tenía suficiente gravitación como 
para afrancesar la imagen de la ciudad. Desde el momento en que 
el puerto se convirtió en fondeadero de barcos franceses durante el 
Sitio Grande, muchos de los marinos de esa nacionalidad se apo¬ 
sentaron en nuestra capital. Eran antiguos bonapartistas, retirados 
de la Armada, comerciantes, científicos y profesionales. Los gustos 

9 Zum Felde, A. Proceso histórico del Uruguay. Montevideo, Arca, 1987, 278 págs. 


23 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de esta peculiar capital, aislada de su propio territorio pero abierta a 
Europa, determinaron el aumento de comercios de diversos ramos, 
que por concentrarse en la calle 25 de mayo la convirtieron en la 
“calle francesa . Se decía que durante el Sitio, si alguien se detenía en 
una esquina de la ciudad, oía hablar más en francés que en castella¬ 
no. Finalizada la guerra, persistió el influjo galo y es así que, según 
la Guía de Profesionales de 1859, 10 eran franceses 8 farmacéuticos 
(sobre un total de 16), 8 médicos (con dos clínicas ), 3 dentistas 
(sobre 4), 4 flebotomistas, 2 parteras y 2 veterinarios. 


10 


Guía de Profesionales, Montevideo, 1859. 



Capítulo III 


1857-1858 

La epidemia de fiebre amarilla 
en Montevideo, el casamiento 

DE LOS PADRES Y EL NACIMIENTO DE 

Enrique Pouey 


E l mismo año en que los padres de Pouey contraen matrimo¬ 
nio, Montevideo es víctima de una fatal epidemia de fiebre 
amarilla. 11 El escritor Heraclio Fajardo 12 describe lo que se 
vive entonces, con lenguaje romántico pero expresivo: 


11 La misma ha sido tratada por varios autores. Destacamos, aparte de la obra que nos 
ha servido como glosa para el presente capítulo, las dos siguientes: Brunel, Adolphe. 
Mémoire sur la fiévre jauné qui, en 1857, a décimé la population de Montévidéo. París, 
Imp. Rignaoux, 1860, 72 págs. y Buño, Washintgon. Una crónica de Montevideo de 
1857: la epidemia de fiebre amarilla. Montevideo, Ed. de la Banda Oriental, 1983, 
104 págs. 

12 Fajardo, Heraclio. Montevideo bajo el azote epidémico. Montevideo, Librería Nueva, 
Calle del 25 de mayo, 202, 1857, 152 págs. 


^5 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


[Montevideo], irguiéndose donosa sobre su base de granito, aspira¬ 
ba en esas brisas el perfume de sus flores, las últimas emanaciones de sus 
fecundos vegetales [...] Descuidada y voluptuosa [...] Teatros, bailes, 
paseos [...] En su febril agitación veíase impresa la huella de las alegres 
carnestolendas [...] Por el día animación insólita en las calles; movi¬ 
miento en el comercio; actividad en la industria; [...] paseos, cabalga¬ 
tas; [...] las aceras espaciosas de la hermosa calle 18 de julio, cuajada 
de paseantes por la tarde; los caminos de la Misión, la Aguada, el Paso 
del Molino, cubiertos de carruages y jóvenes a caballo acompañando 
gentiles amazonas. Por la noche; la calle del 25 de mayo despidiendo 
torrentes de luz de su profuso alumbrado a gas, de los hermosos esta¬ 
blecimientos europeos que la componen, ofreciendo en sus aceras una 
concurrencia compacta y elegante de ambos sexos, que se deleita con las 
preciosas sonatas que ejecuta la música militar. 

Tertulias de disfraz y de particular en varias casas. [...] El mag¬ 
nífico Teatro Solís, -nuestro más bello monumento arquitectónico-, 
abriéndonos sus puertas y brindándonos en su espacioso recinto las emo¬ 
ciones del drama o los encantos de la ópera, la seducción física y moral 
de Matilde Duelos, de esa mujer encantadora y de esa excelente actriz 
o las notas simpáticas, sentimentales y dulces de Sofía Vera Lorini; los 
arranques apasionados, enérgicos, sublimes de Tamberlick, de esa ce¬ 
lebridad universal, de esa organización privilegiada, de ese Dios de 
los tenores; la voz aterciopelada, embriagadora y voluptuosa, como su 
gracia y su ademán de Annetta Cassaloni. 

La población afluye allí con preferencia, y es de ver cómo rivaliza 
la hermosura y el lujo de nuestras damas con la elegancia y belleza del 
suntuoso edificio, cuyo artesonado sirve de digno dosel a tanta cabeza 
regia [...]. 

Y los primeros días del mes de marzo de 1857 deslizábanse así por 
la linda ciudad, por la blanca sirena de la margen izquierda del gran 

río [...]. 

Repentinamente aparece la mortal enfermedad, subestimada al 
principio, que más tarde impone su letal evidencia, cuya naturaleza 
y origen se desconoce. Hay quienes la atribuyen a las instalaciones 
del gas, con el que desde hacía poco se alumbran las calles de la 


2 6 



Ricardo Pou Ferrari 


ciudad. Flotan misteriosos miasmas, surgentes de la descomposi¬ 
ción de los vertederos, sin que pueda descartarse una contamina¬ 
ción voluntaria (no en vano Montevideo es uno de los puertos más 
disputados del hemisferio sur): 

“Losprimeros síntomas de una mortal epidemia, de un azote terri¬ 
ble y misterioso habíanse ya anunciado, haciendo víctimas a cada hora, 
a cada minuto, a cada instante. 

Rumores diversos: la fiebre amarilla importada del Brasil por una 
familia que había burlado la vigilancia higiénica, desembarcando en 
la ciudad antes de cumplir la cuarentena prescripta; ya el tifus; ya 
el cólera-morbus; ya el vómito negro de la Habana, ya la disentería 
endémica o local, desarrollada en la parte norte de la ciudad, o baño 
de la Dársena, a consecuencia de los focos de infección allí estagnados; 
ya efecto del alumbrado a gas, o antes, de la situación de la Usina en 
un punto demasiado céntrico de la ciudad, y de la existencia de resi¬ 
duos venenosos en el estanque del gasómetro [...] Y ni faltó quien lo 
atribuyese, -en las clases ignorantes y supersticiosas, por supuesto-, a 
la corrupción voluntaria de la atmósfera mediante infisionamientos 
químicos, tan imaginarios como absurdos. [...] La Junta de Higiene se 
limitó al principio a publicar un sistema preventivo y curativo para la 
fiebre reinante, sin determinar no obstante su carácter 

Nadie, cualquiera sea su condición económica, está libre del 
contagio. La reacción primaria es -como ocurre siempre ante las 
amenazas de epidemia-, huir, abandonando casas y posesiones. 
No es una excepción a ese instinto de conservación, el caso del 
Presidente de la Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, el 
famoso médico Francisco Antonino Vidal, que rápidamente busca 
refugio en su estancia de Barriga Negra, constumbre suya tan in¬ 
veterada en circunstancias similares, que justificaron el apodo de 
“doctor Julepe”-. 

“La epidemia se hacía sentir en todas partes y en todo, los comercios 
cerraban, las calles estaban desiertas, la mayor parte había huido. En 
el último tercio del mes de marzo, durante todo abril y parte de mayo, 
esta triste emigración no cesó ni un sólo día [...]”. 


27 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


El único hospital público es el de Caridad; el Inglés o de los 
Extranjeros y el de los italianos recién están organizándose. La acé¬ 
fala comisión, presidida por un administrador, cuenta con la cola¬ 
boración de las Hermanas de la orden del Huerto, arribadas poco 
antes y ninguna de las cuales muere pese a su incansable actividad 
en ese sitio atestado de enfermos. Junto a ellas y a los sacerdotes, 
están los médicos y los integrantes de la Masonería, entre los que 
figuran connotados religiosos, a pesar de la reciente invectiva del 
Vicario Apostólico. 

“Durante la epidemia, el Hospital de Caridad ofrecía un cuadro 
aterrador, al tiempo que enternecedor. El I o de diciembre de 1856se 
había producido la incorporación de las Hermanas de Caridad, tres 
meses más tarde deben hacer frente a una prueba de fuego. Los médicos 
actuantes fueron Teodoro M. Vilardebó, Maximiliano Rymarkiewicz 
(alias) el Polaco, Fermín Ferreira, Gabriel Mendoza, etc.; los Sacerdotes, 
José B. Lamas, Santiago Estrázulas y Lamas [el homéopata y legisla¬ 
dor] y Martín Pérez y las Sociedades masónicas, a través de la Sociedad 
Filantrópica, la Comisión de Socorro y una casa de alimentación. 

El 20 de marzo fallece Vilardebó, al día siguiente el Dr. 
Rymarkiewicz, el 9 de mayo, el Vicario Apostólico José B. Lamas. Entre 
el 3 de marzo y el 25 de junio fallecen 888personas”. 

Poco a poco la epidemia aminora, los pobladores retornan, pero 
la experiencia ha sido terrible; hubo días en que no eran suficientes 
los brazos ni las horas para enterrar a los muertos en fosas comunes; 
muchas familias quedaron devastadas; el temor de un nuevo brote 
siguió cerniéndose sobre los montevideanos, conforme ocurrió en 
Buenos Aires en 1871 (de lo que Juan Manuel Blanes dejó magistral 
testimonio) y nuevamente en Montevideo en 1872. 


28 



Ricardo Pou Ferrari 



Juan Manuel Blanes La fiebre amarilla ; Museo Nacional 
de Artes Visuales, Montevideo. Pinta una escena de la 
epidemia ocurrida en Buenos Aires en 1871. 


Poco después de este desastre, a fines de octubre, concurren a la 
Iglesia Matriz, de cuya parroquia eran vecinos, dos vascos franceses. 
Se trata del ya conocido Marcos Pouey, tarbeano de veinticinco años 
y vecino de Montevideo desde hace cuatro, a partir de entonces al 
frente de su colegio, en el que colaboraban algunos de sus coterrᬠ
neos. Por otro, una joven de diecinueve años, Juana Camino, que 
lleva el apellido de María, su madre, con quien ha emigrado desde 
Espelet en los Bajos Pirineos; dado que ésta última había debido 
retornar a Francia, queda su hija, menor de edad, a cargo de doña 
Graciana Irigoite. 


29 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


El trámite comienza por la presentación de los futuros contra¬ 
yentes ante el sacerdote de la parroquia -entonces el único autoriza¬ 
do a los efectos- con la finaliad de manifestar su deseo de contraer 
matrimonio, para lo que aportan sus respectivos testigos. 

En el caso de Marcos, se apersona Don Miguel (Michel) 
Bialarde (Bialade), de su misma ciudad y profesión, de quien es co¬ 
nocido desde la infancia. Por si aún quedaran dudas, testifica Juan 
(Jean) Laborde, tabersiano arribado a Montevideo antes de termi¬ 
nar el Sitio Grande y que también conocía a Marcos desde que éste 
era párvulo. 

Por parte de la novia se presenta doña Graciana, que declara 
en igual sentido que los antes referidos. Luego de prestados los ju¬ 
ramentos “ por Dios y por la Sagrada Cruz, se otorgan los más validos 
esponsales que por derecho se requieren a favor de dicha pretendida 
unión', se pagan los haberes para las proclamas y el día 21 de no¬ 
viembre de 1857 se celebra la boda. 

De los documentos que hemos compulsado surge que el ape¬ 
llido con que figura Juana cambia en futuras ocasiones, pasando 
a ser Elizaga. Es probable que fuera hija natural, razón por la que 
el nombre paterno no figura tampoco en el Acta de Matrimonio, 
mientras que sí el de Marcos. También puede haber sucedido que 
María, su madre, al llegar como inmigrante a Montevideo, sola y a 
cargo de una niña, la declarara con su propio apellido, omitiendo el 
del padre ausente, que en documentos ulteriores aparece como Don 
Martín Elizaga; de ese modo es probable que evitara entorpecer los 
trámites, de seguro tan arrebesados entonces como hoy día. 

En un año tan trágico, se produce la unión de la cual nace 
Enrique Pouey el 9 de mayo de 1858, que es bautizado también en 
la Iglesia Metropolitana al año siguiente. 


Véase el Apéndice Documental. Anexos N° 1, 2, 3, 4. 


30 



Capítulo IV 


1858-1876 

Infancia y juventud 


P oco conocemos acerca de la infancia y juventud de Enrique 
Pouey. La misma transcurre en una época asaz conflictiva 
para el Uruguay, a la que no puede resultar ajeno ningún 
aspecto de la vida pública o privada. 

Luego de finalizada la Guerra Grande, “sin vencidos ni vencedo¬ 
res ”, se requiere para ocupar la Presidencia de la República una per¬ 
sonalidad capaz de afrontar la situación de desastre a que ha que¬ 
dado reducido el país. El candidato natural es el General Eugenio 
Garzón (1796-1851), quien muere (al parecer por la rotura de un 
aneurisma aórtico) en circunstancias que ocasionan el enjuicia¬ 
miento, por sus pares, del principal responsable de su asistencia 
médica, el bearnés, “Doctor ’ -en relidad era “Officier de Santé”- 
Pedro Capdehourat (1803-1880). La elección presidencial recae 
entonces, en 1852, en Juan Francisco Giró (1791-1863), que es 
depuesto al año siguiente y sustituido -a fin de completar el pe¬ 
ríodo establecido en la Constitución- por un triunvirato integrado 
por Venancio Flores (1808-1868), Fructuoso Rivera (1784-1854) y 


3i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Juan Antonio Lavalleja (1784-1853). La muerte de los dos últimos 
hace que Flores ejerza interinamente la Presidencia entre 1854 y 
1855, ausentándose luego a Buenos Aires. 

Al año siguiente, es electo Gabriel Antonio Pereira (1894- 
1861), que pretende hacer un gobierno de concordia, libre de los 
enconos partidistas del pasado. Sin embargo, en enero de 1858, tie¬ 
ne lugar un alzamiento comandado por el General colorado César 
Díaz (1812-1858), cuyo fallido intento por tomar la capital deter¬ 
mina el desvío de su ejército al interior del país, donde es vencido 
primero en Cagancha y más tarde, el 28 de enero, en Quinteros, 
por las fuerzas oficialistas al mando del General Anacleto Medina 
(1788-1871). Cuatro días después -y pese a las garantías de respeto 
de su vida que otorgara el gobierno a los cautivos- son fusilados 
más de ciento cincuenta de ellos, incluyendo a Díaz y al General 
Manuel Freyre (1792-1858) (uno de los Treinta yTres Orientales), 
en el episodio conocido como la “Hecatombe de Quinteros ”, fruto 
del apasionamiento de los grupos en pugna y-si nos hemos de guiar 
por la versión de Pereira-, de un desgraciado retraso en la transmi¬ 
sión de las órdenes, que eran contrarias a tan sangrienta conducta, 
pero que no llegaron a tiempo a los jefes del ejército. La muerte de 
Manuel Oribe y el ya señalado alejamiento de Flores hacia Buenos 
Aires, hacen posible que Pereira culmine su período presidencial sin 
más incidentes. 

En 1860, es designado Bernardo Prudencio Berro (1803-1868), 
que procura hacer, al igual que su predecesor, un gobierno de co¬ 
participación. Convencido de que ello no sería posible mientras 
hubieran exiliados políticos, dicta una ley de amnistía, la que no 
tiene las auspiciosas consecuencias esperadas, puesto que los adver¬ 
sarios (seguidores de Flores) permanecen en Buenos Aires rodeando 
a su caudillo, mientras esperan una oportunidad para alzarse en 
armas. La actuación de Berro es destacada desde muchos puntos de 
vista, pero un análisis al respecto no corresponde en esta síntesis. 
En 1863, Venancio Flores invade el país con el apoyo del presidente 
argentino Bartolomé Mitre, lo que obliga a Berro a refugiarse en 
Paraguay. En marzo, vencido el período presidencial de este último 
y ante su ausencia, Atanasio Cruz Aguirre (1801-1875), presidente 


32 



Ricardo Pou Ferrari 


del Senado, ocupa interinamente la Primera Magistratura. El Brasil 
interviene entonces enviando cañoneras y tropas que, con la ayu¬ 
da de su aliado Flores, ponen sitio a Paysandú. La ciudad cae el 
2 de enero de 1865, siendo destruida y fusilados sus defensores, 
incluyendo al Comandante de Paysandú Coronel Leandro Gómez 
(1811-1865). Las fuerzas de Flores sitian Montevideo, Aguirre re¬ 
nuncia a la Presidencia, que es ocupada interinamente por Tomás 
Villalba (1805-1886), y, a partir del 25 de febrero, por Flores, en 
calidad de Gobernador Provisorio. Poco después, el dictador se in¬ 
volucra en la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay. En su 
ausencia, deja como Gobernador Delegado a Francisco Antonino 
Vidal (1827-1889). El mandato de Flores finaliza el 15 de febrero 
de 1868. Cuatro días después, es asesinado; en la misma jornada, lo 
es también su opositor Berro. 

Entre este año y 1872 transcurre el gobierno constitucional 
del General Lorenzo Batlle y Grau (1810-1887), época de crisis fi¬ 
nancieras e intentos revolucionarios, que culminan en la Revolución 
de las Lanzas , promovida por el General blanco Timoteo Aparicio 
(1814-1882). De acuerdo a los historiadores “por su duración y sus 
efectos destructivos sobre la riqueza ganadera, es el conflicto civil que 
mejor puede compararse a la Guerra Grande”. Estos acontecimientos 
no son los únicos responsables del atraso que sufría el país y de las 
dificultades en el encauzamiento del déficit económico, también lo 
son las estructuras socio-económico propias de una cultura gana¬ 
dera. 

Los ferrocarriles, que se inauguran en 1869 en tramos cortos 
próximos a Montevideo, tienen rápido desarrollo en años posterio¬ 
res con la participación de empresas británicas. Por la misma época 
comienzan a funcionar en Montevideo los tranvías de caballos. 

La primera experiencia de telegrafía en América del Sur tiene 
lugar en Montevideo en 1855, a modo de simple ensayo. Diez años 
más tarde se hace el tendido del cable submarino entre Montevideo 
y Buenos Aires y en 1873 se inicia la instalación de cuatro mil qui¬ 
lómetros de cables en el interior del país. Luego vendrá el telégrafo 
inalámbrico. 


33 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En cuanto a temas culturales, existen varias salas teatrales en 
Montevideo. El Teatro Solis, cuya construcción se inicia en 1842, 
recién se inaugura en 1856, una vez finalizado el sitio; allí se ofrecen 
frecuentes conciertos, especialmente líricos. 

En materia de educación, en setiembre de 1858, a su retorno 
de Estados Unidos, José Pedro Varela (1845-1879) dicta una con¬ 
ferencia en el Instituto de Instrucción Pública, oportunidad en que 
se produce la fundación de la Sociedad de Amigos de la Educación 
Popular, cuyos estatutos son aprobados pocos días después, que¬ 
dando constituida una Comisión Directiva presidida por Elbio 
Fernández (1842-1869). Bajo su responsabilidad se establece una 
escuela gratuita y laica. 

Además de la Universidad de Montevideo, establecida en 
1849, deben mencionarse otros centros de cultura, en donde se 
dictan cursos sobre materias tanto científicas como humanísticas y 
constituyen el foro de discusiones filosóficas, como son la Sociedad 
Universitaria, el Club Católico, el Ateneo de Montevideo, etc. La 
Biblioteca Nacional, formada en base al legado de José Manuel 
Pérez Castellano (1743-1815), es reorganizada e inaugurada, 
conjuntamente con el Museo, en 1839, por Dámaso Antonio 
Larrañaga (1771-1848). Luego de varias alternativas, en 1900 
Joaquín de Salterain organiza el Museo Histórico. A este personaje 
se debe también la refundación en 1915 del Instituto Histórico 
y Geográfico, creado en 1843 por iniciativa de Teodoro Miguel 
Vilardebó y Andrés Lamas (1817-1891). 

Entre los médicos que se destacan, con anterioridad o en torno 
a la época que consideramos, cabe citar aTeodoro Miguel Vilardebó, 
primer oriental graduado en París; Fermín Ferreira (1805-1867), 
egresado del Instituto Médico Militar de Buenos Aires, cirujano del 
Ejército, Rector de la Universidad, primer presidente de la Sociedad 
de Medicina Montevideana; Adolphe Brunel (1810-1871), francés, 
autor de un trabajo sobre la epidemia de fiebre amarilla de 1857; 
Henrique Muñoz (1810-1860), oriental, formado en Edimburgo; 
Gualberto Méndez (1824-1883), oriental, graduado en París, al 
igual que su coterráneo Francisco Antonino Vidal (1820-1889); 


34 



Ricardo Pou Ferrari 


Germán Segura (1842-1902), de la misma nacionalidad, con tí¬ 
tulo de Buenos Aires, médico del Ejército y filántropo; Pedro 
Vavasseur y Juan Francisco Nolet, ambos franceses de larga actua¬ 
ción; Patricio Ramos, oriental, graduado en la capital argentina; 
Cari Brendel (1835-1922), alemán que actuaría en Montevideo 
entre 1868 y 1892, siendo uno de los introductores del método 
antiséptico y autor de las primeras intervenciones ginecológicas; 
Emilio García Wich, graduado en París; Francisco Azaróla; Pedro 
Arnaud; Francisco de Velazco y Luis Michaelson. En el interior, ca¬ 
be mencionar a José French y José Mongrell (Paysandú); Francisco 
Olascoaga y Pedro Blanes (Mercedes); Apollon de Mirbecky Carlos 
Olascoaga, graduado en Estrasburgo (Salto). Tendremos ocasión de 
ir conociendo a los restantes facultativos que tienen una relación 
más directa con Pouey. 

*** 

En este clima político y cultural se desarrolló la infancia y ju¬ 
ventud de Pouey. Es muy probable que la familia se mantuviera al 
margen de las banderías partidarias y que la vida cotidiana conti¬ 
nuara con apacible rutina en el hogar de estos emigrantes franceses. 
Transcurría para ellos la etapa de aclimatación y consolidación eco¬ 
nómica y social, muy probablemente dentro del medio restringido, 
endogámico y hasta cierto punto artificial de la colectividad france¬ 
sa. Vinculado con la educación, si bien no figura descollante en ese 
ámbito, Marcos Pouey estuvo treinta años al frente de su Colegio, 
otorgándole seriedad y nivel; del mismo surgirá el emblemático 
Lycée Francais de Montevideo. No puede dejar de mencionarse las 
vinculaciones de los franceses con las logias masónicas, a una de las 
cuales, llamada “Eterna Amistad ", ingresó Marcos Pouey en 1882. 

*** 

No menos dramáticos ni preocupantes eran los hechos que te¬ 
nían lugar en Francia. En plena crisis económica y social bajo el 
régimen de Luis Felipe se desata la revolución popular de 1848, 
circunstancia en la que el pueblo de París se opone ferozmente a 
la brutal represión oficial, ocasionando la caída de la monarquía. 
Luego de un breve gobierno provisorio, Carlos Luis Napoleón 


35 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Bonaparte (1808-1873), sobrino de Napoleón I, es electo presiden¬ 
te de la Segunda República, voto popular mediante. En 1851 da 
un golpe de Estado y al año siguiente se declara Emperador de los 
franceses con el nombre de Napoleón III. Su reinado termina con la 
predecible derrota en la guerra contra Prusia, seguida por el sitio de 
París y una nueva revolución popular, conocida como la Commune 
(1871) que conduce al establecimiento de la Tercera República. 

*** 

Enrique Pouey fue hijo único durante seis años, hasta el naci¬ 
miento de su hermana María en 1864. Puede suponerse que en ese 
período, tan crucial en la vida de cualquier ser humano, la circuns¬ 
tancia apuntada acentuó el esmero puesto en su formación. En lo 
que a enseñanza se refiere, estuvo bajo la tutela del padre, tanto en 
el ámbito hogareño como en el del Colegio Franco-Inglés. Allí adqui¬ 
rió dominio de las lenguas francesa e inglesa y se destacó por su pre¬ 
coz inclinación hacia las ciencias naturales. Nos consta que en ese 
centro de enseñanza se brindaba una formación bastante completa, 
tanto en el ciclo primario como en el secundario, rigiéndose a la 
vez por los programas uruguayos y franceses. Se dictaban cursos de 
gramática, ejercicios de lectura y traducción, se enseñaba geografía 
e historia nacional y universal, también aritmética, geometría, álge¬ 
bra, física, mineralogía, fisiología e higiene. Para quienes deseaban 
una inserción laboral más inmediata, había cursos de teneduría de 
libros. Además se brindaban clases de dibujo y pintura, música y 
educación física. 

Enrique Pouey inició muy joven el estudio del violín con Luis 
Sambucetti (1832-1914), primer director de orquesta del Teatro 
Solis y padre del también profesor, ejecutante y compositor del 
mismo nombre (1860-1926) -verdadero niño prodigio, violinista 
desde los cinco años- que sería compañero de Pouey en París entre 
1884yl888. Durante toda su vida éste último siguió ejecutando el 
violín en privado con singular habilidad. 13 


13 Pou Orfila, Juan. “Discurso en homenaje al Profesor Enrique Pouey”, en: Discursos 
Universitarios y Escritos Culturales , Montevideo, Ed. Atlántida, 1941, 2: 56. 


36 



Capítulo V 


1876-1879 

Bachillerato en París 


E ntre 1871 y 1876, período durante el que Pouey cursa los 
estudios secundarios en Montevideo, los mismos están, en 
su fase de Preparatorios, bajo la órbita de la Universidad. 
Como introducción a la carrera de Derecho, se dictan: la¬ 
tinidad, filosofía, matemáticas, física, química, zoología, botánica, 
geografía e historia universal. 

La ideología dominante en el ámbito académico es el esplri¬ 
tualismo ecléctico, cuyo adalid fue el profesor de filosofía Plácido 
Ellauri (1815-1894). Arturo Ardao, 14 en notable síntesis, así define 
la atmósfera intelectual de entonces: 


“[...] No por reducida a la acción puramente docente 
[la] influencia [del esplritualismo] dejó de ser poderosa en la 
historia de nuestra cultura. Su [...] imperio durante todo el 

14 Ardao, Arturo. Esplritualismo y Positivismo en el Uruguay. México, Fondo de Cultura 

Económica, 1950:49-55. 


37 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


tercer cuarto de la pasada centuria, coincidió exactamente con 
una específica etapa de la evolución nacional: la que se extien¬ 
de desde la Guerra Grande hasta el ciclo militarista, etapa de 
honda anarquía social y política, caracterizada por la máxima 
tensión del conflicto entre el caudillismo y el civilismo. La filo¬ 
sofía espiritualista al modo ecléctico de Víctor Cousin cumplió 
entonces, por encima de sus limitaciones e insustancialidades 
doctrinarias, una positiva misión histórica de cohesión moral e 
intelectual. Conformó, es cierto, a la minoría ilustrada en una 
mentalidad desprovista de espíritu científico y de sentido socio¬ 
lógico, divorciada en razón de un extremo teoricismo académi¬ 
co de la realidad semibárbara del país [...]. La Universidad 
de Montevideo, orientado ya el país hacia la cultura francesa, 
encontró así al nacer [...] un espíritu no exento de señorío hu¬ 
manista, emancipador del dogmatismo teológico a la par que 
inspirador de un liberalismo de alta escuela que ha dejado 
huella profunda en nuestras tradiciones intelectuales y cívicas”. 


Entre 1874 y 1876, José Pedro Varela publica sus dos obras 
pedagógicas capitales, La educación del pueblo y La Legislación esco¬ 
lar, al tiempo que Francisco Suñer y Capdevilla (1842-1916), Julio 
Jurkovski (1834-1913) y José Arechavaleta (1838-1912), de deci¬ 
siva intervención en el inicio de la Facultad de Medicina, difunden 
ideas de tono materialista, que contribuyen a la irrupción del posi¬ 
tivismo, filosofía que queda instalada a partir de 1880 con la desig¬ 
nación (por primera vez) de Alfredo Vásquez Acevedo (1844-1923) 
como Rector de la Universidad. El joven estudiante Enrique Pouey, 
ya influido por este ambiente, afianza su adhesión al positivismo 
durante los estudios que realiza en Francia. A su regreso en 1879, 
reinicia las vinculaciones con las distintas asociaciones culturales. 

El Uruguay pasa por un momento de extrema inestabilidad 
socio política. En enero de 1875, en oportunidad de la elección 
del Alcalde Ordinario (cargo para el que se postulaba José Pedro 
Varela), y sin mediar causal significativa, ocurre la masacre de ci¬ 
viles en la plaza Matriz, de la que es testigo Joaquín de Salterain 
-de 19 años de edad y ya por entonces amigo de Pouey- que dejó 


38 



Ricardo Pou Ferrari 


al respecto un notable relato. 13 A raíz del sangriento hecho, José 
Ellauri Obes (1834-1893) hace abandono de la Presidencia de la 
República -por la que nunca había tenido interés ni vocación- y es 
sustituido por Pedro José Varela Olivera (1837-1906) para comple¬ 
tar el período de su predecesor. El 10 de marzo de 1876 es depuesto 
por el hasta entonces Ministro de Guerra, Coronel Lorenzo Latorre 
(1844-1916), quien se autoproclama Gobernador Provisorio. 

En ese entorno, mientras en los cuarteles se gesta el régimen 
totalitario, Plácido Ellauri Obes (1815-1894), hermano del derro¬ 
cado Presidente, en su carácter de Rector de la Universidad (lo fue 
en dos ocasiones, entre 1871 y 1873 y entre 1875 y 1876), no 
ceja en los intentos por instalar la Facultad de Medicina, tal como 
lo venía haciendo desde antes, de acuerdo con lo previsto por el 
Decreto de creación de la Alta Casa de Estudios de 1849. Son bien 
conocidos los cabildeos, así como las sucesivas y fallidas reuniones 
que el Rector mantiene con los más notorios médicos orientales de 
entonces, Francisco Antonino Vidal, Pedro Visca, Germán Segura 
y Gualberto Méndez, sin obtener de ellos respuesta favorable. 
Finalmente, a fines de diciembre de 1875, el Poder Ejecutivo emite 
un decreto con la firma del Ministro de Gobierno, el jurista Tristán 
Narvaja (1819-1877), por el que se crean las cátedras de Anatomía 
y de Fisiología, que comienzan a funcionar a partir de junio del año 
siguiente. 


La finalidad del viaje que Pouey emprende a París en 1876 
es permitirle completar el bachillerato y alejarlo de los aconteci¬ 
mientos que, entre otras cosas, habían conducido a la supresión de 
los estudios preparatorios en la Universidad. Don Marcos, al igual 
que buena parte de los franceses emigrantes de cierto nivel cultural, 
deseaba para su hijo una formación sólida como -en su mentali¬ 
dad- sólo podía obtenerla en Francia. La posición económica de la 
familia era acomodada pero no lo suficiente como para solventar la 

15 De Salterain y Herrera, E. Latorre. La unidad nacional. Montevideo, Barreiro y Ra¬ 
mos Imp., 1975, págs. 130-133.. 


39 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


totalidad de las erogaciones que significaban este viaje. A través de 
sus vinculaciones con la Legación francesa en Montevideo, siendo 
ya un ciudadano de cierto renombre, Don Marcos obtiene para su 
hijo una beca en el Colegio Sainte Barbe. Es probable que alguno de 
los numerosos parientes y amigos tarbesianos residentes en la capital 
francesa brindara apoyo al joven estudiante, que permanece tres 
años lejos de su familia. 

En carácter de pupilo, Enrique ingresa al famoso Collége Sainte 
Barbe. En 1927, el cirujano e historiador de la medicina Velarde 
Pérez Fontana (1897-1975), mientras recorría las calles del Barrio 
Latino en compañía de su Maestro, escuchaba la evocación que 
éste hacía de su juventud parisina. El Collége Sainte Barbe, uno de 
los primeros de su género existentes en la vecindad de la Sorbonne , 
había sido fundado “ durante el reinado de Carlos VII en 1460 [...]. 
A pesar de una historia llena de vicisitudes [...] continuó hasta nues¬ 
tros días en su primitivo solar, que fuera un viñedo anexo a la Abadía 
de Santa Genoveva en la rué Cujas, 16 en la esquina de la plaza del 
Panteón, próximo a la Biblioteca [de aquel nombre]. Los alumnos de 
este colegio se llamaban Barbarains, Barbarini o Barbistas, de donde 
se derivó más tarde la denominación de Barbistes. Allí estudió Ignacio 
de Loyola y también nuestro maestro Henri Pouey, organizador de la 
cirugía en Uruguay I 1 ' No es un hecho menor que Pouey se for¬ 
mara junto a la élite de la intelectualidad francesa, lo que explica, 
además de su sólida formación, la reciedumbre de su personalidad. 
Con anterioridad, otro oriental había sido alumno del mismo co¬ 
legio. Cuando en 1843, se inicia el Sitio de Montevideo, el matri¬ 
monio formado por Luis de Herrera y Basavilvaso (1803-1869) y 
María Inés Pérez Muñoz, junto a sus hijos Inés, Luis Pedro y Juan 
José (1832-1898), pasaron a vivir en París, donde permanecieron 
casi una década. El último de los nombrados, luego casado con 
Manuela Quevedo y Antuña, fue el padre del político e historia- 

16 En la época de Pouey, efectivamente, el acceso al Colegio era por la rué Cujas, siendo 
luego trasladado a su actual emplazamiento en la rué Valette, frente a la terminación 
de la rué Laplace. La rué Cujas se halla a escasos metros, continuándose con la rué 
Clovis, en la intersección con la de Vállete. 

17 Pérez Fontana, Velarde. Andreas Vesalius Bruxellensisy su época. Montevideo, Imprenta 
Nacional, 1963, pág. 95. 


40 




Ricardo Pou Ferrari 


dor Luis Alberto de Herrerra Quevedo (1873-1958) y de Manuela, 
futura esposa de Joaquín de Salterain. Ingresó en el Sainte Barbe 
gracias a una recomendación de José de San Martín (1778-1850), 
que por entonces vivía en París y cultivaba la amistad de muchos de 
los sudamericanos que alli habitaban. 18 


nraitx 





El Profesor Enrique Pouey y su época 


Fachada del Sainte Barbe , por la rué Valette (fotografías tomadas por el autor, 
en 1998). 


Luego de quinientos años de funcionamiento ininterrumpi¬ 
do, la venerable institución de enseñanza cerró definitivamente sus 
puertas en 1998. Parte del edificio persiste intacto con acceso por 
la rué Valette. Actualmente funciona allí un anexo de la biblioteca 


>«li 






Ricardo Pou Ferrari 


Sainte Geneviéve. 19 Sus vicisitudes históricas fueron numerosas, ya 
que pasó por épocas tan variadas como la Reforma, la monarquía, 
la Revolución, los dos imperios, las sucesivas repúblicas, varias gue¬ 
rras y hasta el levantamiento estudiantil que en 1968 conmocionó 
París, mientras sus protagonistas proclamaban “L’imagination au 
pouvoirF. Sainte Barbe se caracterizó siempre por una gran toleran¬ 
cia en cuanto a ideas y creencias religiosas; no lo rozaron los anate¬ 
mas que sus vecinos -los doctores de la Sorbonne- lanzaron contra 
la fraternidad de Port Royal, ni el sutil manejo que de las reales con¬ 
ciencias hacían los jesuítas, ni tampoco tembló su prestigio frente 
a las denuncias de sus simpatías con la fe reformada, ni trepidaron 
sus fundamentos frente al anticlericalismo republicano. Algunos de 
sus directores pertenecieron a la masonería; dos de sus alumnos fue¬ 
ron santos; varios, pensadores, médicos, historiadores, ingenieros, 
etc. El propósito que animó a los fundadores fue dar alojamiento a 
estudiantes de cualquier proveniencia; sus primeros residentes fue¬ 
ron setenta estudiantes pensionados por el Rey de Portugal. A di¬ 
ferencia de los demás colegios, que llevaban el nombre de la región 
de donde procedían sus alumnos, éste recibió el de una santa que 
en épocas del cristianismo surgente, había salido triunfante frente 
a los ataques de los infieles, por la fuerza de sus argumentos (en 
este caso, “hechos son amores y también buenas razones ...”). Si bien 
se dictaban cursos (en particular los del bachillerato, luego de que 
este fuera instaurado por Naponeón I en 1808), Sainte Barbe era 
una residencia para estudiantes, donde eran vigilados y orientados 
por preceptores conocidos como “piones”. Paul Broca (1824-1880), 
el famoso cirujano y antropólogo, actuó en calidad de tal durante 
1848, mientras cursaba el primer año de su carrera médica. Refería 
así su impresión al respecto: “no me sentía como profesor asistente, 
sino como un verdugo” . 20 Los escolares se llamaban “assistants” y los 
de medicina, “carabins”. Este último término provenía del francés 
medieval, “ escarrabin” , y significaba escarabajo devorador de cadáve¬ 
res y también sepulturero, aplicándose a los estudiantes de esa carrera 


19 Nosotros hemos visitado el Collége con recogimiento y cierta emoción, en sucesivas 
oportunidades, desde que conocimos su historia, esto es, entre 2008 y el momento 
actual. 

20 Schiller, Francis. Paul Broca, fotmder ofFrench anthropology. Los Ángeles, University 
of California Press, 1979, 350 pág. 8. 


43 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


porque tal era su tarea durante las epidemias de peste. Más tarde, se 
conoció popularmente a los cirujanos con el apodo de “ carabins de 
Saint Come”, ya que los egresados del Colegio de ese nombre, que 
era el de su cofradía, 21 tenían fama de liquidar a sus pacientes. 

La mayoría de los pupilos no pagaban ya que tenían subven¬ 
ciones. Esta es la razón por la que las finanzas del colegio fueron 
siempre deficitarias y sus autoridades se vieron obligadas a conse¬ 
guir donativos de monarcas, ricos empresarios o de sociedades sin 
fines de lucro. Nunca tuvo apoyo oficial. Sus profesores eran selec¬ 
cionados entre los más destacados del ámbito intelectual; de ahí 
que los resultados en las pruebas de ingreso a las Facultades o a las 
Hautes Ecoles, fueran siempre muy superiores entre los barbistas que 
entre quienes provenían de otros colegios. Había un Colegio Mayor, 
que ocupaba el primitivo edificio y otro Intermedio o Preparatorio, 
de instalación posterior, destinado a los jóvenes que se aprestaban a 
ingresar a la enseñanza superior. 22,23 Fue a éste último al que asistió 
Pouey. 

Entre los barbistes famosos mencionaremos algunos, por or¬ 
den alfabético: Michel Adamson (1727-1806), naturalista; Arséne 
D’Arsonval (1851-1940), médico y físico; Emil Borel (1871-1956), 
matemático y político; Nicolás Bouillet (1798-1864), filósofo; Jules 
Cloquet (1790-1863), anatomista y ciruj ano; Jean Nicolás Corvisart 
(1755-1821), notable clínico, médico personal de Napoleón I; 
Alfred Dreyfus (1859-1935), militar, del que nos ocuparemos en¬ 
seguida; Mathieu Dreyfus (1857-1930), industrial, hermano del 
anterior; Alexandre Dumas (1824-1895), escritor y académico; 
Gustave Eiffel (1832-1923), ingeniero, célebre por sus obras en 
hierro; Pedro Favre (1506-1546), cofundador de la Compañía de 
Jesús; Jean Francois Fernel (1497-1558), fisiólogo y médico de los 

21 Los santos patrones de los cirujanos fueron Cosme y Damián, a quienes se atribuye 
haber sido los primeros en realizar un injerto de pierna a un soldado que había sufrido 
la amputación de una de las suyas, empleando para sustituirla la de un moro, lo que 
era evidente por el color de su piel, luego de la exitosa intervención. 

22 Nouvel, Édouard, “Le collége de Sainte Barbe. La vie d’un collége parisién de Charles 
VLLL a nos jours”. París, le collége Sainte-Barbe et l’association des anciens éléves. París, 
Collége Sainte Barbe, 1948, 31 lp. 

23 Quicherat, J. Histoire de Sainte-Barbe. Collége, communauté, institution. París, Ha- 
chette, Ed., 3 vol„ 1864. 


44 



Ricardo Pou Ferrari 


Reyes de Francia; San Francisco Xavier (1506-1552), cofundador 
de la Compañía de Jesús; San Ignacio de Loyola (1491-1556), fun¬ 
dador de la Compañía de Jesús; Pierre Janet (1859-1947), filóso¬ 
fo y organizador de la psicopatología moderna; Alphonse Laveran 
(1845-1922), médico e investigador, descubridor del agente de la 
malaria y Premio Nobel; Charles Le Beau (1701-1778), historiador; 
Charles de Montalembert (1810-1870), parlamentario, defensor de 
la escuela libre y académico; Jacques de Montgolfier (1745-1799), 
industrial e inventor, con su hermano, del globo aerostático; Louis 
Franpois Panhard (1841-1908), industrial y creador de los automó¬ 
viles que llevan por marca su nombre; Charles Peguy (1873-1914), 
escritor; Eugéne Scribe (1791-1861), autor dramático y académi¬ 
co. 

En el período comprendido entre 1876 y 1879, Pouey tuvo entre 
sus compañeros a Alfred Dreyfuss, futuro capitán del Ejército fran¬ 
cés, conocido por el desafortunado “ajfaire” que injustamente le tocó 
protagonizar en 1894. Fue acusado de traidor a la Patria, destituido 
y aprisionado en la Isla del Diablo (Guayana francesa). La revisión 
del juicio (impulsada por su hermano y por innumerable cantidad de 
personalidades, entre ellas Emile Zola, que publicó su famoso artí¬ 
culo periodístico “ JAccuse ”) finalizó con el indulto del prisionero, su 
reintegro al servicio activo y el otorgamiento de la Légion d’Honneur. 
Simultáneamente, en Montevideo, Pedro Figari (1861-1938), inicia¬ 
ba la defensa del Alférez Enrique Almeida, acusado por un asesinato 
al que se le atribuyeron causas políticas y que también fue declarado 
inocente años después. 24 Otros condiscípulos de Pouey fueron el futu¬ 
ro político socialista Jean Jaurés (1859-1914) -que visitó Montevideo 
en 1911-, el dramaturgo y ensayista Paul Bourget (1852-1935) y el 
escritor belga Maurice Maeterlink (1862-1949). 

*** 

Los cursos y exámenes de bachillerato en Francia eran muy 
exigentes. Se requería al menos 16 años de edad para ser admitido, 
tanto en letras como en ciencias, las dos ramas en que se dividía. El 


24 Figari, Pedro. Causa célebre. El crímeno de la calle Chaná. Indicación del Alférez Enri¬ 
que Almeida. Montevideo, Dormaeche y Reyes, 1896 y Sanguinetti, J. M. El Doctor 
Figari. Montevideo, Aguilar Biografías, 2002. 


45 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


examen final era una prueba escrita de latín, matemáticas y física, 
seguida por otra oral que incluía comentarios de obras literarias y 
disertaciones sobre lógica, historia, geografía, matemáticas, ciencias 
físicas y naturales. El bachillerato para medicina, llamado “ restringi¬ 
do ”, sólo difería del “ completo ” por requerir una composición sobre 
historia natural en lugar de la prueba de matemáticas. Al leer los 
programas se comprende que la formación de los egresados, si bien 
quizás demasiado general y teórica, con ciertas reminiscencias de 
los estudios medievales, les otorgaba recursos intelectuales amplios 
para abordar los más diversos asuntos. 

El título de Bachelier es Sciences , concedido a Pouey, lleva la 
firma del Rector de la Universidad de París y del recién designado 
Ministro de Instrucción Pública, Jules Ferry (1832-1892). 

*** 

En 1878 tuvo lugar en la capital francesa la primera de varias 
“exposiciones universales”. El Uruguay participó de la misma, opor¬ 
tunidad en la que Juan Jackson, Lucas Herrera y Obes, Modesto 
Cluzeau Mortet y Juan Lataillade, obtuvieron Medallas de Oro en 
distintos ámbitos de la actividad cultural. Pouey asistió a la misma 
y tuvo oportunidad de apreciar los últimos adelantos científicos y 
técnicos. Por otra parte, su colegio resultó uno de los ganadores en 
los certámenes organizados en esa oportunidad. 

Consigna el periódico montevideano La France, editado por la 
colonia francesa en su idioma, con fecha 6 de agosto de 1879: 

Deseamos dar la bienvenida al Sr. Henri Pouey, alumno del 
Colegio Sainte Barbe, que ha finalizado los cursos de bachillerato 
con el mayor de los éxitos. El Sr. Pouey ha sido uno de los alum¬ 
nos más brillantes de ese instituto, de donde han surgido tantos 
Maestros. Es para nosotros un placer hacerle llegar nuestras más 
calurosas felicitaciones. 25 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 5. 


25 “Faits divers”, en La France. Montevideo, n° 381, 10 de noviembre de 1879. 


46 



Capítulo VI 


1880-1884 

Estudios de Medicina en 
Montevideo* 


¿Cuál es el ambiente que encuentra Pouey a su regreso a 
Montevideo en 1879? En su ausencia, han ocurrido acontecimien¬ 
tos políticos que marcan la declinación del “ caudillismo” y el co¬ 
mienzo del “militarismo 

En el seno del debate y confrontación entre espiritualistas y 
positivistas ya está gestándose en la sociedad urbana, una concien¬ 
cia nacional, que se desarrolla más o menos vertiginosamente y que 
tiene su manifestación paradigmática cuando, en 1879, el joven 
periodista y escritor Juan Zorrilla de San Martín (1855-1931) lee 
públicamente, en presencia de Latorre, en oportunidad de la inau¬ 
guración del monumento a la Independencia en Florida, su poema 
épico La Leyenda Patria , que a pesar de provenir de una mentalidad 
católica militante, se va a erigir en un emblema del nacionalismo 
uruguayo. Cabe señalar, por su vinculación de amistad con Pouey, 
que en esa ocasión el estudiante de medicina y secretario de la 


47 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Facultad, Joaquín de Salterain, quien ya venía publicando poemas, 
obtiene el segundo premio por su composición Lira rota. El pri¬ 
mer galardón es otorgado a Mariano Berro por su poema Al monu¬ 
mento elevado en la Florida, en conmemoración de la Independencia 
Nacional, en tanto que la referida composición de Zorrilla queda 
“fuera de concurso ’ por exceder el límite máximo de estrofas estable¬ 
cido en las bases del concurso. 26 

Ese mismo año, fallece José Pedro Varela, paradojalmente el 
mismo día en que se inaugura el Colegio del Sagrado Corazón de los 
Padres Jesuitas. Dada su vinculación con el oficialismo, un grupo 
de principistas de “ElAteneo de Montevideo” se niegan a rendirle un 
homenaje que se había programado en el segundo aniversario de su 
desaparición. Refiere al respecto Alberto Palomeque: 

“Una tarde, después de aquel rechazo inmerecido e injusto, 
paseábamos por la calle 18 de jidio en compañía de Joaquín de 
Salterain, Manuel Herrero y Espinosa, Eduardo Acevedo y Arturo 
Terra, cuando un grupo de jóvenes, encabezado por Alfredo Vidal 
y Fuentes y Segundo Posada, nos detuvo para rogarnos que qui¬ 
siéramos firmar una nota dirigida al Presidente de la Sociedad 
Universitaria, con la finalidad de efecttiar una conmemoración. 
Entre ellos estaban los jóvenes Vidal y Fuentes, Posada, Parietti, 
Garabelli, Pouey, Rodríguez, Lapeyre, Sampérez, Carbonell y 
Vives, Mestre, Murguía, Martínez, Taladriz, Gutiérrez, Grolero, 
López, Eastman, Mussio, Mora, Magariños, Gutiérrez, López, 
Barbagelata, Tintoré, Giribaldi, Freitas, Morador y Otero, Rivero, 
Lacueva, Errandonea, Costa, del Campo, Alberti, Muiños”. 27 

La iniciativa tuvo andamiento; se hizo una nueva edición de 
las obras pedagógicas varelianas y se entregó una ayuda pecuniaria 
a la viuda, que había quedado en situación de pobreza; uno de los 
primeros en colaborar fue el joven Pouey. 


26 Inauguración del monumento a la Independenm. Montevideo, Impr. La Reforma, 
1878, 139 págs. 

27 Palomeque, Alberto. Rev. Soc. Univ. Montevideo, 1885, 4 (33-42):6. 


48 



Ricardo Pou Ferrari 


La fundación de la Facultad de Medicina de Montevideo tu¬ 
vo lugar -como ya se vio- con el decreto del 15 de diciembre de 
1875. ¿Qué médicos o estudiosos en Montevideo, nacionales o ex¬ 
tranjeros, podían tener jerarquía de formación universitaria y de 
actuación clínica para enseñar en la novel institución? Por un lado, 
nuestros primeros facultativos que se hallaban entonces en plena 
actuación profesional, algunos con notorio desempeño político, ta¬ 
les como Francisco Antonino Vidal, Gualberto Méndez y Pedro 
Visca, formados en París; Germán Segura y Diego Pérez, egresados 
de la Facultad de Medicina de Buenos Aires y Enrique Estrázulas, 
doctorado en Filadelfia. Por otro lado, los más destacados médicos 
y cirujanos extranjeros, como los alemanes Cari Brendel, Eduardo 
Kemmerich y Guillermo Leopold; los italianos Giovanni Antonio 
Crispo Brandis, Antonio Testasecca, José Pugnalin y Vicente Stajano; 
el polaco Julio Jurkovski y los españoles Alfonso Espinóla, Antonio 
Serratosa, Francisco Suñer y Capdevilla, Joaquín de Miralpeix y 
Ferrer, Alejandro Fiol de Perera, Secundino Fernández Viñas, Julián 
Alvarez y Pérez y José Arechavaleta. En este emporio de profesiona¬ 
les predominan los últimos y fueron ellos quienes se volcaron, tal 
vez por necesidad o por atisbos vocacionales, a formar el primer y 
magro cuerpo profesoral de la incipiente institución universitaria. 

Si bien el gobierno militar procuró tener ingerencia dentro de 
la nueva Facultad, pretendiendo que los catedráticos fueran de¬ 
signados directamente por el Poder Ejecutivo, la Universidad, en 
un acto que la enaltece, en defensa de su autonomía, propugnó 
y logró concretar el concurso de oposición como único medio de 
acceso a las cátedras. Ingresaron de este modo a la de Anatomía, 
Julio Jurkovski, quien presuntamente -puesto que no existe ningún 
documento demostrativo- había sido Prosector en la Facultad de 
Medicina de Montpellier, y a la de fisiología, el médico y político 
republicano catalán Francisco Suñer y Capdevilla, que asimismo 
será el primer decano, autor del Reglamento de la Facultad (1877) e 
impulsor -junto a un grupo de emigrados catalano-baleares- de la 
primera revista médica universitaria, La Gaceta Médica , de efímera 
vida (1877-1878). 


49 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


A consecuencia de las dificultades en la integración de los tri¬ 
bunales de concurso, debidas a la sucesiva desvinculación de las 
figuras médicas nacionales, los cursos de Medicina recién se inau¬ 
guraron en junio de 1876. Surgieron luego nuevos obstáculos, entre 
ellos, las luchas por la obtención de un local (que terminó siendo 
una parte de la exigua e inhóspita “ Casa de Ejercicios ’, donde tam¬ 
bién funcionaba el resto de la Universidad, en la esquina de las 
calles Sarandí y Maciel) ; por los materiales de estudio -al decir de 
Augusto Turenne, “ la épica lucha por los cadáveres ”- 28 ; por un sitio 
adecuado para las disecciones y ejercicios de medicina operatoria y 
un acotado usufructo de las salas hospitalarias para el aprendizaje 
clínico. Estos dos últimos aspectos llevaron a un enfrentamiento 
que subsistió hasta la última década del siglo XIX, entre la Facultad 
-representante de la ideología liberal- y la Comisión de Caridad y 
Beneficencia Pública, administradora del único hospital público y 
constituida por personajes de ideas conservadoras. 

Los cursos duraban cuatro años: Primero: Anatomía y Ciencias 
auxiliares (física, química, botánica y zoología); Segundo: Anatomía 
segundo curso, Fisiología, Higiene y Patología general; Tercero: 
Patología médica, Patología quirúrgica, Terapéutica; Cuarto: Clínica 
quirúgica, Clínica médica,Operaciones y vendajes, Medicina legal 
y toxicología. Debía darse examen de cada materia, el denominado 
examen general y presentar una tesis, que había de ser defendida 
ante un tribunal, generalmente presidido por el Decano. El título 
de Doctor en Medicina y Cirugía se otorgaba en acto público de 
colación de grados. 

Cuando “ Henrf Pouey, a poco de obtener su diploma de 
Bachellier es Sciences en la Universidad de Paris, llega a su ciudad 
natal en agosto de 1879, lo primero que intenta es revalidarlo en la 
Universidad de Montevideo, en forma tal de quedar en condiciones 
para ingresar a la “ Sala de Doctores” 29 e inscribirse en la Facultad de 


28 Turenne, Augusto. Los precursores, la fundación y los primeros tiempos de la Facidtad de 
Medicina. An Fac Med Montevideo 1936; 21(l-3):5-17. 

29 En 1878, en efecto, los estudiantes de la Universidad solicitan al gobierno de Latorre 
que se les concediera nombrar una parte del Consejo Universitario y de la Sala de 
Doctores, a lo que el Ejecutivo accede, lo mismo que hará más tarde ante el pedido 


50 



Ricardo Pou Ferrari 


Medicina. Colisionó entonces -durante el rectorado de Alejandro 
Magariños Cervantes (1825-1893)- con la burocracia administra¬ 
tiva; el cuerpo de abogados puso trabas, por aparentes defectos en 
la documentación exhibida. 30 La lentitud, tanto en las comunica¬ 
ciones con Europa como en los trámites dentro de la Universidad, 
hizo que los meses transcurrieran, por lo que el interesado no tuvo 
otro recurso que solicitar ser admitido como oyente en los cursos de 
primer año correspondientes a 1880, 31 cuyos exámenes rindió en 
forma “librey condicional a la regularización de los papeles ”, gestión 
que recién culminó en diciembre de ese año, 32 ya durante el primer 
rectorado de Alfredo Vásquez Acevedo. Perteneció, por consiguien¬ 
te Pouey, a la quinta generación de estudiantes que ingresaron a la 
Faculad de Medicina. 

Entre sus compañeros en el momento del ingreso, figuraban: 
José Scoseria, Adolfo Folie, Emilio Jiménez de Aréchaga, Eduardo 
Acevedo, Arturo Terra, Saturnino Alvarez Cortés, Manuel Herrero 
y Espinosa, Alberto Gómez, Emeterio Camejo, Esteban Buela, 
Alberto Gianelli y Carlos Odizzio. Entre los que cursaban segundo 
año: Gabriel Honoré, Andrés Crovetto, Pedro Hormaeche, Benito 
del Campo, Luis Murguía, Federico Susviela Guarch, Santos 
Errandonea, José Parietti, Pantaleón Pérez y Avelino Figares. En 
tercer año, estaban inscriptos: Joaquín de Salterain, Oriol Solé, 
Luis Barattini, Jacinto de León, Atanasio Zavala Carriquiri, Ernesto 
Fernández Espiro, Angel Brian, Agustín de Vila (el que ensegui¬ 
da veremos fue ayudante de Fort), Juan Alzamora, Francisco Soca, 
Eugenio Piaggio, Fermín Messa, Manuel Zavala, Oscar Ortiz, 
Pascual Zavala y Florentino Felippone. El único matriculado en 
cuarto año era José María Muñoz y Romarate. 33 

Entonces ocurre un acontecimiento relativamente importante, 
que vincula a la Facultad de Medicina de París con la de Montevideo: 


de suprimir el título de Licenciado, el traje de etiqueta en las colaciones de grado, así 
como la rebaja de los derechos de título. 

30 Ver Apéndice Documental. Anexo N°7. 

31 Ver Apéndice Documental. Anexo N°8, A. 

32 Ver Apéndice Documental. Anexo. N° 8, B. 

33 Cantón, Elíseo. Historia de la Medicina en el Río de la Plata. Madrid, Soc. Historia 
Hispanoamericana, 1928, vol. III, págs. 319-320. 


5i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


llega a esta ciudad Joseph-Auguste Fort (1835-1912), profesor libre 
de anatomía de la Ecole Pratique de París, autor de textos de anato¬ 
mía, patología quirúrgica y medicina operatoria y de quien Pedro 
Visca había sido discípulo. Viene en misión oficial del Ministerio 
Instrucción Pública francés para estudiar la enseñanza de la anato¬ 
mía en las Facultades de Medicina de Buenos Aires, Montevideo y 
Río de Janeiro. 34 Este encargo le es concedido por el titular de dicha 
cartera, el político republicano, liberal y fracmasón Jules Ferry y su 
verdadero propósito fue amainar la confrontación encarnizada que 
Fort mantenía con los dirigentes republicanos de la Facultad fran¬ 
cesa y particularmente con el Jefe de Trabajos Prácticos Anatómicos , 
Louis-Hubert Farabeuf (1841-1910). En Montevideo, Fort dicta 
dos conferencias sobre anatomía del sistema nervioso en la Facultad 
de Medicina, a las que podemos suponer asistió el estudiante Pouey. 
Cabe destacar, en el caso particular de Fort que, en un nuevo perío¬ 
do de auge de la medicina francesa y en particular parisina, uno de 
sus profesores -si bien no de primera línea- realiza el camino inverso 
al de la mayoría, cruzando el Atlántico hacia el Río de la Plata, en 
misión oficial primero y deteniéndose ulteriormente en las princi¬ 
pales ciudades del Cono Sur americano para practicar la cirugía. 

Alumno brillante y aplicado, Pouey concurre a la Facultad en 
una etapa sumamente crítica de la misma, ya que, además de las an¬ 
tes citadas dificultades, debe apañárselas con un cuerpo profesoral 
integrado por médicos de distinta formación, docentes improvisa¬ 
dos, algunos de ellos poco estrictos, tanto en lo referente al control 
de asistencias como en el dictado completo de los programas. Los 
decanos, de acuerdo a lo dispuesto en los reglamentos, cambian 
anualmente, por lo que no disponen de tiempo suficiente para con¬ 
cretar sus proyectos. Por otra parte, un mismo docente pasa de una 
materia a otra, como es el caso de Guillermo Leopold, primero 
profesor de clínica quirúrgica, luego de clínica médica y por último 
de anatomía patológica. Los que están a cargo de cursos clínicos 
se consideran imposibilitados para mostrar un panorama más o 
menos completo de su asignatura, ya que sólo tienen unos pocos 


34 


Mañé Garzón, Fernando. Pedro Visca, fundador de la Clínica Médica en el Uruguay , 
Montevideo, Barreiro y Ramos, 1983, 2 vols. 



Ricardo Pou Ferrari 


enfermos, muchos de ellos crónicos o simples “asilados” y todos 
varones, como puede apreciarse en el brillante petitorio realizado 
por Pugnalin al Decano. 

La enseñanza de la medicina: 

“ tuvo que ser por la fuerza de las cosas, esencialmente teórica, a 
base de reflexión y verbalismo, dado que la Facultad carecía en absoluto 
de laboratorios y de clínicas hospitalarias donde la instrucción pudiera 
hacerse en forma experimental; esto vendría fatalmente y por fortuna, 
pero más tarde. Por entonces habíase conseguido, después de vencer se¬ 
rias resistencias, por parte de la Faculad, que le fueran cedidas tres salas 
del Hospital de Caridad, para la enseñabnza de ciertas materias clíni¬ 
cas, que fueron: la sala Maciel, la sala Vilardebó y la sala Larrañaga, 
donde se instalaron las clases de clínica quirúrgica, de patología gene¬ 
ral y de clínica médica, respectivamente. [...] Disposiciones absurdas 
y hasta deprimentes para la autoridad del profesor y la dignidad de 
la Facultad, como fue la impuesta al ceder la sala Guaraní, para la 
enseñanza clínica de la cirugía, estableciendo que el profesor no podría 
efectuar operación alguna sin el asentimiento previo de los médicos del 
nosocomio, quienes visarían así los diagnósticos del catedrático”. 

Durante los años 1878 y 79 se hicieron algunas modificaciones 
en el rudimentario edificio, donde se inició una pequeña bibliote¬ 
ca, con ‘das generosas donaciones, hechas por los profesores Jurkovski 
y Kemmerich, de libros sobre medicina, y de algunos otros cedidos por 
la Universidad con el mismo objeto”. Se comenzó la organización de 
los gabinetes de química y física y un esbozo de museo de anatomía 
normal con preparaciones hechas por los estudiantes. Kemmerich 
hizo venir de Alemania “elementos para la enseñanza objetiva de la 
anatomía, botánica, física y química, adquiridos en capitales euro- 


35 Cantón, Elíseo, op. cit. 


53 




Facultad de Medicina, capilla de los Ejercicios 7 Anfiteatro de clase en 1887 
(De: Otero y Roca, « Morquio », Montevideo, 1938). 


Entre 1880 y 1884 -años en los cuales Pouey cursa sus estu¬ 
dios- son Decanos de la Facultad de Medicina, sucesivamente: Juan 
A. Crispo Brandis (1880-81); Guillermo Leopold (1881-82); José 
Pugnalin (1882-83) y Secundino Fernández Viñas (1883-84). 

A comienzos de 1881 egresa la primera partera, Adela Peretti; 
en diciembre de ese mismo año, el primer médico, el sevillano José 
María Muñoz y Romarate; 36 en agosto de 1882, el primer dentista, 
Francisco Casullo y en agosto del mismo año, el primer flebótomo, 

36 Contrajo matrimonio en Buenos Aires con Ernestina Cruz del Carmen Martínez 
Vivot. 


54 







Ricardo Pou Ferrari 


el italiano José Scarabrini. También en 1882, obtienen el doctora¬ 
do el segundo y tercer médico, Luis Barattini (oriental) y Atanasio 
Zavala Carriquiri (español), respectivamente. En 1883, egresa el 
segundo galeno oriental, nada menos que Francisco Soca, quien es 
eximido de pagar los derechos de título por resolución del Consejo 
Universitario, a solicitud unánime de sus compañeros estudiantes 
de medicina, entre quienes figura Pouey, quienes habían dirigido al 
efecto una nota al Rector. Entre 1883 y 84 se registran 12 títulos, 
entre ellos, los de Salterain y Pouey. 37 

El cuerpo de catedráticos que dictan cursos durante la forma¬ 
ción médico quirúrgica montevideana de Enrique Pouey se reparte 
entre siete españoles, tres italianos, dos alemanes, un polaco y un 
criollo, a quienes hay que sumar la dedicación laboral, pero con 
espíritu militante y constructor, del secretario de la Facultad, el es¬ 
tudiante uruguayo Joaquín de Salterain, coetáneo y ulterior com¬ 
pañero de beca a París y amigo de por vida de Pouey. Casi ningu¬ 
no de dichos catedráticos tenía experiencia docente previa, salvo el 
profesor criollo, Juan José González Vizcaíno (1813-1884), queala 
sazón frisaba la edad de setenta años, lo que lo diferenciaba de todo 
el resto de sus colegas, quienes rondaban los treinta a cuarenta años. 
Era farmacéutico, graduado en 1839 en el Buenos Aires rosista; ha¬ 
bía enseñado química en la Universidad de Montevideo desde 1868 
a 1877 (fecha en que esta cátedra fue suprimida por decisión del go¬ 
bierno de Latorre) siendo entonces reclutado para enseñar Química 
médica en la nueva Facultad de Medicina. Los demás, aspiraron a 
convertirse en catedráticos a partir de sus variopintas formaciones 
de médicos, cirujanos, algunos con experiencia como cirujanos na¬ 
vales y/o “ naturalistas ”, (como ocurrió con alguno de los italianos), 
otros como médicos militares (tal el caso de Serratosa) y otros (co¬ 
mo los alemanes) provenientes de escuelas médicas con reconocido 
desarrollo científico. 

En este ambiente irrumpe, al dar su examen de reválida en 
diciembre de 1882 y ser inmediatamente designado Profesor de 
Anatomía segundo curso, el primer catedrático uruguayo de forma- 

37 Homenaje a la Universidad 1849-1929. Montevideo, Boletín de la Federación de Pro¬ 

fesionales Universitarios del Uruguay, año 2, N°2, 18 de julio de 1929. 


55 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


ción médico quirúrgica completa, que rápidamente toma las rien¬ 
das de la Facultad en calidad de Decano (entre diciembre de 1884 
y diciembre de 1887), José Máximo Carafí (1853-1895). Había 
viajado a Europa en 1871, luego de actuar durante el año anterior 
como Practicante en la Sanidad del Ejército, bajo la dirección de 
Germán Segura, en ocasión de la revolución de Timoteo Aparicio. 
En 1871 y 1872 cursa el bachillerato en Barcelona, iniciando en 
1873 su carrera de medicina en Montpellier. Pese a que la tradición 
oral asevera que allí actuó como Ayudante de anatomía, el único 
dato concreto es que fue alumno del profesor Amedée Courty, 38 
afamado cirujano, ginecólogo y partero, autor de importantes mo¬ 
nografías en las que se adhiere al método listeriano y de un volu¬ 
minoso tratado de enfermedades de las mujeres, que tuvo varias 
ediciones. 39 En 1874 Carafí se traslada a París, donde primero gana 
el concurso de Practicante externo y luego, en 1877, el de Interno de 
los hospitales, cargo que desempeña entre 1878 y 1881. 40 Presenta 
varios trabajos ante la Société Anatomique, a propósito de observa¬ 
ciones recogidas durante su actuación clínica. 41 Defiende su tesis de 


38 Referencia a la actuación de Carafí como “alumno del Servicio” del Sr. Profesor Cour¬ 
ty: Le Double, Anatole. Kleisis Génital etprincipalement de l’occlusion vaginale et vid- 
vaire dans les fistules uro-genitalesl , Paris, Delahaye et cié, éd, 1876,: 80-81. 

39 Courty, A. Traité pratique des maladies de l’utérus et de ses annexes, considérées princi- 
palement du point de vue du diagnostic et du traitement, contenant un appendice su les 
maladies du vagin et de la vulve.Vms, P. Asselin, 1870, 1240 págs. 

40 Fue interno en los servicios de: OctaveTerrillon (1844-1895), Joseph Le Fort (1836- 
1902) y Juste Lucas-Championiére (1843-1913). 

41 Carafí, J. M. Aneurisme artério-veineux de l‘artére et de la veine fémorale superficielles 
ayant subi les modifications suivantes : communication avec le sac ; suppression de la 
communication avec le sac; cessation de la phlebartérie; gangréne de lapoche, ouverture; 
mort. Bull Soc Anat Paris (1881), 4 eme série. Tome VI : 706-713 y Progr. Méd. NI 
30: 582. 

- Monstre anencéphaleprésentantplusieurs vices de conformation- Bec de li'evre com- 

misstiralgénial d gauche- Bec de liévre latéral.- Colobome de lapaupiére inférieure et de 
l’iris a droite. Bull Soc Anat Paris (1881), 4 eme série, Tome VI : 733-34 

- Calcul salivaire du canal de Warthon expulsé spontanément Bull Soc Anat Paris 

(18 81), 4 eme série, Tome VI : 736-737. 

- Fracture indirecte de la neuviéme vertebre dorsale : déformation, réduction- Mort le 

8' jourpar hémorrhagie cérebrale traumatique, Bull Soc Anat Paris (1881), 4 eme série, 
Tome VI : 752-756. 

- Modification de la méthode de Kocherpour les luxations de l’épaule. Rev Chir, 1881 

- Tremblement hystérique d'origine traumatique du membre inférieur droit. Elongation du 

nerf sciatique. Guérison. La France médicale, 26 janvier 1882. 


56 








Ricardo Pou Ferrari 


doctorado en 1881, la que versa sobre tratamiento de las fracturas 
recientes del raquis. 42 

Pouey pudo verse favorecido en más de un sentido del espíri¬ 
tu universitario carafiano. No cabe duda que Carafí, con estrechas 
vinculaciones en la Facultad de París, alienta a la autoridad univer¬ 
sitaria para enviar becarios a perfeccionarse allí. Es quizás ésa una 
de las razones por las que en 1884, el gobierno otorga las becas a 
los noveles médicos. Además, según deja expresa constancia en su 
último discurso como Decano, 43 Carafí promueve los viajes -en 
ambos casos con aquel destino- de Eugenio Piaggio para “observar 
los métodos de enseñanza de la fisiología” (cosa que no puede llevar 
adelante y que retrasa la introducción de la práctica experimental 
básica en nuestra Facultad, ya que enfermó gravemente de viruela) 
y del disector Irineo Pórtela, “a fin de compenetrarse en los métodos de 
conservación de cadáveres y piezas anatómicas”. Estimamos que a tra¬ 
vés de Carafí, Pouey toma contacto con Doléris, sólo un año mayor 
que aquél y de quien era amigo, según lo atestigua la dedicatoria 
manuscrita de su tesis de doctorado, así como el agradecimiento “al 
colega Carafí’ , interno de la Maternidad del Hospital Cochin, que 
consta en la misma publicación. 44 

Discutido como profesional, el Ojficier de Santé Julio Jurkovski, 
es el primer profesor de Anatomía y el segundo Decano. Con 
condiciones de hábil cirujano, realiza algunas de las primeras 
laparotomías, 45 y ya radicado en Salto, la primera sinfisiotomía, 46 
procedimiento quirúrgico que permite ampliar el canal del parto, 
haciendo posible que el nacimiento ocurra por vía vaginal, en una 
época en que las cesáreas son casi siempre mortales para las ma¬ 
dres. 


42 Carafí, J. M. Etude sur le traitement des fractures récentes du raquis, París, David Imp., 
88 págs., Thése du doctorat de París N° 455, Tomo IV. 

43 Carafí, J. M. “Discurso del Decano”; en : Cantón, E. op. cit., T III: 362-366. 

44 Doléris. J.A. La Fievre Puerpérale et les organismes inférieurs. París, Balliére et fils, 
1880, pág. 75. 

45 Brian, Angel. Primeras laparotomías realizadas en la República Oriental del Uruguay. 
Historia de la cirugía uruguaya. Tesis para optar al grado de Doctor en Medicina, 
Montevideo, 1883. 

46 Danieri, Jerónimo. Historia de la sinfisiotomía. Tesis para optar al grado de Doctor en 
Medicina, Montevideo, 1887. 


57 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En lo que se refiere a Fisiología, Francisco Suñer y Capdevila, el 
primer catedrático, solicita licencia en 1877, por lo que la materia 
es dictada interinamente, durante todo el año 1878, por Joaquín 
Roldán. El 15 de diciembre de ese año, Suñer presenta renuncia 
por medio de una nota enviada desde Barcelona, siendo sucedido 
por Pedro M. Castro, hasta que al año siguiente éste a su vez dimite 
al ser nombrado médico del Hospital de Caridad. En consecuen¬ 
cia, quien enseña fisiología a Pouey y sus compañeros es Secundino 
Fernández Viñas, médico español, graduado en Valladolid, que in¬ 
mediatamente después de inscribir su título, el 6 de setiembre de 
1880, es nombrado interinamente Catedrático de Fisiología y que 
al año siguiente concursa por dicho cargo, al que accede como titu¬ 
lar en abril, 47 ocupándolo hasta 1885. Fa enseñanza de la fisiología 
es teórica, sin demostraciones ni iniciación de los estudiantes en el 
método experimental, lo que inauguraría Juan B. Morelli, recién a 
partir de 1892. 

El ya nombrado Juan J. González Vizcaíno es el catedrático de 
Química médica. En 1882 publica un programa del curso; 48 tam¬ 
bién confecciona herbarios y recopila plantas medicinales, reco¬ 
rriendo los departamentos de Maldonado y Flores con esos fines 49 . 

En Física Médica se desempeña Juan Álvarez y Pérez. 

El catedrático de Higiene y Medicina Fegal es, entre 1882 y 
1884, Antonio Martín Galindo, español, licenciado en Medicina 
y Cirugía en la Universidad de Madrid (1843) y que llegó a 
Montevideo en 1879. 50 

Uno de los auténticos investigadores en esa naciente Facultad 
es José Arechavaleta. Español, boticario, autodidacta, inicia los es- 


47 Mané Garzón, F. y Mazzella, Héctor. Historia de la Fisiología en el Uruguay, Montevi¬ 
deo, Oficina del Libro, A.E.M., 2000. 

48 González Vizcaíno, José. Programa del Aída de Química Médica, Montevideo, 1882. 

49 De Pena, C.M. Homenaje de un discípulo. Montevideo, An. Ateneo Urug, 1884, 7: 
150-156. 

50 Soiza Larrosa, Augusto. Historia de la Cátedra de Medicina Legal de la Facidtad de 
Medicina de Montevideo. 1877-1974. Montevideo, Ses. Soc. Urug. Hist. Med., 9-10: 
259. 


58 



Ricardo Pou Ferrari 


tudios micrográficos y bacteriológicos en nuestro país hacia 1884; 51 
asimismo, es autor de una obra botánica original. 

Antonio Serratosa es el profesor de Patología general y, durante 
algún tiempo, de Anatomía patológica, tal como se desprende del 
elenco profesoral que figura en la tesis de Joaquín de Salterain. Deja 
huellas en sus discípulos, tanto en conocimientos, como en ética y 
comportamiento “de caballero español ’, 52 

Juan Antonio Crispo Brandis, que practica medicina y cirugía, 
tiene considerable influencia sobre distintos aspectos organizativos 
y docentes de la Facultad de Medicina. Es el médico personal de 
Pouey durante su grave fiebre tifoidea. Su hijo, de nombre César 
Crispo Acosta fue uno de los primeros colaboradores de Pouey en 
la Clínica Ginecológica, donde actuó por espacio de más de veinte 
años. 

Guillermo Leopold, catedrático de Clínica Médica, poco apre¬ 
ciado por sus alumnos, abandona dicha asignatura en 1885 para 
pasar a dictar la de Anatomía Patológica. Pese a un curioso episodio 
en el que publica como propias las conclusiones de Juan B. Morelli 
y José Musso sobre la posible etiología microbiana del beri-beri, 
sus intervenciones en la Asociación Médica de Montevideo (1885) 
con referencia a la fiebre puerperal, lo mismo que sus pondera¬ 
das y justas apreciaciones sobre los trabajos que Soca envía desde 
París (en discrepancia con los otros miembros de la comisión y pe¬ 
se a haber tenido un altercado con Soca cuando era estudiante en 
Montevideo), nos hacen pensar que estamos ante una mente lúci¬ 
da, con buena formación patológica y clínica, firme razonamiento 
científico y recta intención. Acaso su actuación en diversas cátedras, 
que se ha tenido como un rasgo en su desmedro, es, al contrario, 
demostración de una capacidad docente superior a la de la mayoría 
de sus colegas. Sin duda, es una personalidad que merece un estu¬ 
dio historiográfico serio. 


51 De acuerdo a la muy precisa fecha aportada por Cantón, la incorporación de Arecha- 
valeta al cuerpo docente de la Facultad tuvo lugar en 1884 y a mediados del año 1886, 
creó un laboratorio de bacteriología.! Cantón, E., op, cit. 111:360). Sin embargo, en 
1882, es autor de un programa de su materia. 

52 Turenne, Augusto. Los precursores ..., op.cit., 1936. 


59 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Hospital de Caridad, fotografía de 1880. 


Alejandro Fiol de 
Perera, mallorquín, li¬ 
cenciado en Barcelona, se 
aposenta en Montevideo 
por fuerza de las cir¬ 
cunstancias, ya que su 
destino final proyectado 
era Buenos Aires. Como 
muchos de los médicos 
emigrantes en esa épo¬ 
ca, no había obtenido el 
doctorado, para lo que 
se requería hacer cursos 

durante cierto tiempo y rendir exámenes en Madrid, lo cual no 
siempre era fácil si el estudiante provenía de lejos y no contaba con 
medios materiales suficientes. Fundador y director de La Gaceta de 
Medicina, fue divulgador de las novedades científicas. Primer titular 
del Aula de Enfermedades de las Mujeres y Niños, a la que accede por 
concurso en 1882. 53 Fiol dictó esa asignatura en forma casi total¬ 
mente teórica, aunque durante algunas de las repetidas y prolon¬ 
gadas licencias del profesor Isabelino Bosch 54 ocupa interinamente 
la Cátedra de Clínica Obstétrica. Honesto y laborioso, Fiol fue un 
tocólogo hábil y un filántropo. Si bien no tuvo solidez científica 
suficiente para abordar los temas médicos con espíritu innovador, 
fue recordado como buen profesional y docente. Llama la aten¬ 
ción la asiduidad con que concurre a las reuniones de la Sociedad 
de Medicina, donde vierte opiniones en general anticuadas pero 
que ponen en evidencia su sagacidad clínica; los demás asistentes, 
antiguos discípulos suyos, le manifiestan siempre respeto y consi¬ 
deración. 


53 Pou Ferrari, Ricardo Historia de la Ginecología y la Obstetricia en el Uruguay. Monte¬ 
video, Ses. Soc. Urug. Hist. Med., 1980. 

54 Universidad de Montevideo. Legajo correspondiente a la designación de Alejandro 
Fiol de Pereda como Catedrático interino de Clínica Obstétrica, por licencia de su 
titular, el Dr. Isabelino Bosch, Montevideo, 1889. 


6o 



Ricardo Pou Ferrari 



L’MIVUntDAD Oí U «En III11* ÍUH* IMV 



UU 


Reconstrucción del edificio de la Universidad hacia 
1849. De: Documentos para la Historia de la Repú¬ 
blica Oriental del Uruguay , T I. Facultad de Huma¬ 
nidades y Ciencias, Montevideo, 1949 (Láms. XII, 
XIII y XIX). 


61 










El Profesor Enrique Pouey y su época 


La Cátedra de Patología Quirúrgica es ejercida por Juan 
Testasecca, quien es padrino de la tesis montevideana de Pouey. 
Forma parte de los italianos, procedentes en su mayoría de Nápoles 
(donde existía una bien organizada Facultad de Medicina, con tra¬ 
dición en algunas materias clínicas, particularmente en aquellas 
vinculadas a la Patología externa ). No debe olvidarse que en esa 
ciudad, por circunstancias derivadas de su posición estratégica, se 
sucedieron diversas y enriquecedoras influencias en las más variadas 
áreas de la cultura. La tradición de la docencia médica era allí es¬ 
pecialmente antigua, siendo de los primeros sitios donde se exigió 
examen y título para el ejercicio profesional. 

En Terapéutica y Materia Médica actúa José María Muñoz y 
Romarate, de quien pocos datos nos han llegado, salvo las despec¬ 
tivas alusiones que hace Soca acerca de su capacidad técnica en las 
cartas desde París y la noticia de que se casó y falleció en Buenos 
Aires. 

En 1882 “se matricularon en el aula de homeopatía, nueve alum¬ 
nos. La tal aula había sido creada, dos años antes, por una humorada 
legislativa, confiándose su desempeño al médico español don Ramón 
Valdezy García, cátedra que desapareció más tarde de la Facultad ’. 55 
Lo que Cantón no explica es que la misma no prosiguió porque los 
estudiantes, que finalmente no fueron amonestados por su indisci¬ 
plina, inundaron el salón, según lo refiere, en forma asaz pintoresca, 
Augusto Turenne. 56 

En lo que tiene que ver con la temprana vocación quirúrgica 
de Enrique Pouey, el más significativo de sus profesores fue José 
Pugnalin. Veneciano de cuna, se doctoró en Bolonia y ejerció como 
cirujano de la Armada Italiana, lo que le otorgó familiaridad en el 
tratamiento conservador de las heridas. A la postre, esto le permite, 
en Montevideo, ganar prestigio, clientela y una posición económi¬ 
ca desahogada, cuando la amputación era la terapéutica habitual 
de las heridas complicadas de los miembros. Luego de ejercer en 

55 Cantón, E., op. cit., III: 330. 

56 Turenne, A., Historia de la Facultad de Medicina de Montevideo: vida, pasión y muerte 
de la cátedra de homeopatía. Montevideo, Arch.Urug. Med. Cir. Esp, 1946; 28 (5-6): 
330-340. 


6 2 



Ricardo Pou Ferrari 


Colonia y Tacuarembó, retorna a Europa para perfeccionar sus co¬ 
nocimientos. Otra vez en Uruguay, actúa en Pando y finalemente, 
en la capital. En 1879 obtiene -por concurso- la Cátedra de Clínica 
Quirúrgica, en la que permanece por espacio de veinte años, hasta 
que renuncia a ella un año antes de su muerte, ocurrida en Italia en 
1900. Fue un convencido partidario de la Unidad Italiana y de la 
figura de Garibaldi, el león de Caprera. 

Una muestra elocuente de las dificultades a que se enfrentaba la 
enseñanza clínica en el Hospital de Caridad, es la comunicación que 
dicho profesor dirige, en marzo de 1887, al entonces Decano José 
Máximo Carafí. Manifiesta allí: 

“Es mi más vivo deseo de procurar a los Sres. Estudiantes de 
Clínica Qiiirúrgica el que puedan, en cuanto sea posible, cursar 
con mayor provecho esta importante asignatura [...] conseguir con 
urgencia, lo que abajo se indica, siendo hoy de absoluta necesidad 
para que dicha Clínica pueda prestar sus modernos y grandes be¬ 
neficios, a la humanidad doliente. La Sala Maciel, destinada al 
estudio de la Clínica Qiiirúrgica, es de dimensiones demasiado pe¬ 
queñas para contener 18 camas, y además aglomerando en ella, un 
número de enfermos, que no está en proporción con [su] capacidad 
[...] [donde están] mezcladas toda clase de afecciones —infecto con¬ 
tagiosas— [y] no es posible muchas veces obtener los resultados que 
se desea, practicando graves operaciones, así como tratando los más 
simples casos de Cirugía”. 

Requiere a continuación: 

“...sacar de la sala cierto número de camas y recomendar a los 
Médicos del establecimiento, no destinen a ellas los enfermos de eri¬ 
sipelas, gangrena, pioemia, tubercidosis, sarna, etc”. 

Puesto que carece de 

"... una sala para operaciones, que esté próxima a la de Cirugía, 
pues es impropio y penoso [...] practicar operaciones de toda clase, 


63 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


en presencia de los demás enfermos”. Propone destinar “a tal objeto 
elsegrmdo cuarto de baños, sacando de él las camas que contiene pa¬ 
ra dejar sola, la de operaciones, un armario con arsenal quirúrgico y 
los diferentes aparatos de irrigación [...] pudiendo servir al mismo 
tiempo para las lecciones clínicas \... La Cirugía moderna, que ha 
llegado al apogeo de las Ciencias Médicas, y que tanto ennoblece a 
aquel que a ella se dedica necesita de un vasto campo para estudiar¬ 
la y practicarla convenientemente”. 

Señala la necesidad de disponer de 

“[...] 12 ó 15 camas del reparto quirúrgico de mujeres, propor¬ 
cionando así un nuevo e importante contingente a los jóvenes estu¬ 
diantes, a los cuales hasta la fecha no lefue permitido poder estudiar 
clínicamente las afecciones quirúrgicas de las mujeres”. 

También sugiere la urgencia por disponer de colaboradores: 

“Para el mejor servicio, y en conformidad con el reglamento, 
es indispensable también el nombramiento de un Jefe de Clínica 
Qtiirúrgica, que tenga disposición y pueda auxiliar al Catedrático 
en su pesada tarea; así como es necesario que el alumno interno se 
quede día y noche en las Salas de las Clínicas —siendo un hecho 
tanto doloroso como conocido— la indiferencia y casi abandono en 
que son dejados por el personal sanitario del Hospital, los enfermos 
asistidos en las indicadas salas. 

Debiendo ser que los alumnos internos —uno para cada clínica- 
podrían estos alternarse para hacer el servicio de guardia constante 
en las salas Clínicas. Para que se acostumbren los Señores Estudiantes 
a un severo y minucioso examen de los enfermos, debería obligárseles 
a tomar apuntes de todas las observaciones clínicas de los pacientes a 
cada uno asignado para leerlas a pedido del Catedrático en la hora 
de visita, y presentarlas a fin de año a la mesa examinadora”. 

Para ofrecer una visión lo suficientemente amplia y moderna 
de las afecciones quirúrgicas, Pugnalin argumenta y solicita la in¬ 
tervención del Decano, de reconocida filiación católica, ante los 


64 



Ricardo Pou Ferrari 


administradores del Hospital, correligionarios en su mayoría, bajo 
el siguiente vigoroso texto: 

“[...] espero se dirigirá a quien corresponde, para obtener lo 
expuesto y además conseguir el permiso de pasar a otras salas del 
Hospital los casos de enfermedades crónicas que no presenten interés 
para los Estudiantes”. 

Y remata su nota: 

“Faltando al Hospital un buen arsenal quirúrgico y útiles de 
medicación para poder practicar cualquier operación, es de ur¬ 
gencia que el Sr. Decano provea lo necesario para que la Clínica 
Qiiirúrgica pueda cumplir su cometido. [...] La reconocida compe¬ 
tencia del Sr. Decano suplirá en lo posible cuanto pueda faltar a las 
indicaciones hechas y en la esperanza qtie no omitirá esfuerzos para 
conseguir lo que de justicia se solicita .. 5 

Otro dato acerca de Pugnalin es que recluta como ayudan¬ 
tes a dos médicos oriundos de Cerro Largo, los hermanos José y 
Martín Samarán, que habían realizado los estudios secundarios en 
París y universitarios en Zurich y Berlín. De ellos dice Velarde Pérez 
Fontana: 58 


“José Samarán [nacido en Meló el 9 de setiembre de 1850] 
fue el primer cirujano que en Montevideo conoció la operación de 
MacBurney. [...] Se había graduado en Zurich y doctorado en 
Berlín el 21 dejtdio de 1877. Acompañó a Pugnalin en la Clínica 
Qiiirúrgica desde 1880 hasta 1899. J. Samarán fue un cirujano 
estudioso, un profesional dotado de gran erudición, no sólo médica, 
sino también literaria, lingüística y musical. Samarán dejó el país 
a comienzo del siglo y falleció en Chamonix en 1908. Su biblio- 


57 Ver este jugoso y aleccionador documento completo en el Apéndice Documental, 
Anexo N° 16. 

58 Pérez Fontana, Velarde. “Cincuentenario de la fundación del Servicio de Cirugía de 
Urgencia, Hospital Maciel, 1912-1962. La apendicitis en el Uruguay”, en: Gil Pé¬ 
rez, Juan Ignacio. Bibliografía Nacional sobre apendicitis. Montevideo, Ses. Soc. Urug. 
Hist. Med., 1999, 8:34-35. 


65 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


teca pasó a mis manos por intermedio de la virtuosa señora Doña 
Catalina Victorica de Carbajal. Sus libros, llenos de anotaciones 
en los márgenes, nos permiten revivir y evocar su personalidad, hoy 
olvidada. 

[Su hermano] Martín [nació el 31 de enero de 1852, tam¬ 
bién] en Cerro Largo donde sus padres eran poseedores de tierras. 
En Montevideo habitaron la finca de su propiedad que hoy existe en 
25 de mayo y Solís, estudiaron en Zurich, se doctoraron en Berlín 
en 1877y luego se radicaron en Montevideo [...] 

[...] En los tiempos azarosos de la dictadura de Latorre, ambos 
hermanos Samarán vivieron alejados del ambiente político y no se 
les vio actuar. Don Martín fue médico del Hospital Maciel, donde 
además ejerció y actuó como especialista de oídos, nariz y garganta. 
Cuando el sonado asunto de los carpinteros catalanes, que fueron 
martirizados bajo el Gobierno de Santos, Don Martín fue desti¬ 
tuido como médico del Puerto porque su informe (a propósito del 
caso) no complacía las exigencias del Capitán General. Falleció en 
Montevideo en 1925 alejado de sus tareas profesionales, dedicado a 
sus sobrinos Manuel y fian José Carbajal Victorica”. 

Sus tesis de doctorado, 59,60 fueron localizadas en la Biblioteca 
de la Universidad de Berlín por Juan Ignacio Gil Pérez. Se ignora 
por qué razón, a la hora de realizar su preparación médica, acudie¬ 
ron al mundo germánico, en un momento en que Francia mono¬ 
polizaba la atracción de los jóvenes de estas latitudes. Su acceso a la 
bibliografía alemana, habitualmente desconocida en Montevideo, 
hizo de ellos piezas claves en el inicial funcionamiento de la Clínica 
Quirúrgica. 61 


59 Samarán, Martin . Uber die Tenotomie des Tensor Tympani (Sobre la tenotomía del 
tensor del tímpano). Welche zur Erlangung der Doctorwürde in der Medicin und 
Chirurgie mit Zustimmung der Medicinischen Facultát der Friedrich-Wilhelms-Uni- 
versitát zu Berlín am 14 August 1877. Berlín, Buchdrhckerein von Gustav Schade 
(Otto Francke), 46 págs. 

60 Samarán, José. Uber die Veránderungen der Gelenkknorpel bei Rheumatismus und 
Artthritis derformans, Berlín am 18 Márz 1878. Berlín, Buchdrhckerein von Gustav 
Schade (Otto Francke), 46 págs. 

61 Pou Ferrari, Ricardo y Mañé Garzón, Fernando. Luis Pedro Lenguas, Maestro de ci¬ 
rujanos y precursor de la doctrina social católica en el Uruguay. Montevideo, Eltoboso 
Imp., 2005, 367 págs. 


66 



Ricardo Pou Ferrari 


Luego se les unirá otro profesional, de formación francesa, 
Gerardo Arrizabalaga (1869-1930), quien: 

. .e]« 1885, se trasladó a París [por su propia cuenta] para 
estudiar medicina, [...] fue practicante interno en 1894, año en 
que presenta su tesis sobre tema ginecológico . 62 

[...] Revalidó su títido en Montevideo, ocupó las cátedras 
de Anatomía, Medicina Operatoria, Patología externa y Clínica 
quirúrgica. [...] Integró el Consejo de Enseñanza Secundaria y 
Superior, así como la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia 
Pública. [...] Durante el período 1910 y 1916fue Presidente de la 
Sociedad de Medicina de Montevideo y [... ] del I Congreso Médico 
Nacional (1916). Integró en varias oportunidades el Consejo de la 
Facidtad de Medicina. Se suicidó, hiego de habérsele diagnosticado 
un tumor cerebral”. 63 

Pugnalin, en uno de sus numerosos viajes, trajo de Europa la 
idea del método listeriano y fue, junto a Cari Brendel, de los pri¬ 
meros en aplicarlo en Montevideo. También importó y puso en 
funcionamiento en su servicio hospitalario, la primera estufa de 
Poupinel , por lo que debemos considerarlo como al precursor del 
método aséptico, que por muchos años se utilizó conjuntamente 
con el primero. Estos adelantos permitieron abatir la morbi-mor- 
talidad quirúrgica, tanto tratándose de intervenciones vinculadas 
a la patología llamada “externa como -y principalmente- en las 
que significaban acceder a las cavidades del organismo (patología 
“interna'). Dicho cirujano fue el primero en efectuar, en la ciudad 
de Pando, ayudado por su coterráneo Salvador Spada, una “ ovario - 
tomía con sobrevida de la enferma. 64 

En el ámbito creado en torno a Pugnalin se fueron reunien¬ 
do aspirantes, atraídos por los logros de la cirugía. Entre ellos, el 
propio Enrique Pouey, y además Luis P. Lenguas, Luis P. Bottaro, 


62 Arrizabalaga, Gerardo Tmitementdes retro-déviations utérinesparlafixation de l ’utérns 
d laparoi vaginale antérieure: Colpohystéropéxie antérieure. Paris, Bataille éd., 1894,84 
págs,. 

63 Gerardo Arrizabalaga. Noticia necrológica.. Buenos Aires, La Nación, 1930. 

64 Brian, Angel, op.cit. 


67 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Luis P. Mondino, José Mondino, Alfonso Lamas y Juan Francisco 
Canessa. 

La afinidad de nuestro biografiado por los temas quirúrgicos 
se ve reflejada en el tema de su Tesis de 1884, titulada Algo sobre el 
tratamiento antiséptico de las heridas , que estudiaremos en capítulo 
especial. 

Durante sus dos últimos años de formación montevideana, 
Pouey se desempeña como Alumno interno de las Clínicas , cargo al 
que accede por concurso y que fuera concebido por el grupo lide¬ 
rado por Suñer y Capdevila, como una especie de émulo de estirpe 
española del Practicantado interno francés. 

En enero de 1884 Pouey “ solicita prestar examen libre de Clínica 
médica y quirúrgica, Obstetricia y Enfermedades de la Mujer”. 65 

Pronto para rendir sus últimos exámenes, sufre, en abril de 
1884, una grave fiebre tifoidea. Según refiere el interesado, en oca¬ 
sión de solicitar nuevo tribunal para rendir los exámenes extraordi¬ 
narios 66 y el examen general, 67 su médico tratante es Crispo Brandis. 
De acuerdo con la pormenorizada información que sobre la enfer¬ 
medad del cuasidoctor brinda el periódico La France, fue Joaquín de 
Salterain quien “ cuidó del enfermo y salvó su vida” C 

Una vez recuperado y rendida la prueba antes mencionada, en 
junio de 1884, Pouey defiende la Tesis y recibe el Título de Doctor 
en Medicina y Cirugía en “colación privada” f excepción que pro¬ 
bablemente solicita por el tiempo limitado de que disponía para 
emprender su segundo viaje a Francia. 

65 Enrique Pouey solicita prestar examen libre de Clínica Médica y Quirúrgica, Obste¬ 
tricia y Enfermedades de la muger (sic), Enero 5, 1884. Secretaría de la Universidad. 
N a 221, 1 hoja, s/f. 

66 Enrique Pouey solicita examen de las asignaturas que debía rendir a principios del 
año corriente (exámenes extraordinarios). Secretaría de la Universidad N° 185, Abril 
22, 1884, 2 hojas, s/f. 

67 Enrique Pouey solicita prestar exámen general de Medicina y Cirugía. Secretaría de 
la Universidad, junio 30 de 1884. 

68 Artículo periodístico. Sobre la enfermedad de Enrique Pouey. La France, Montevideo, 
1884. 

69 Facultad de Medicina de Montevideo. Legajo en el que el Br Enrique Pouey solicita 
colación privada para recibir el título de Doctor en Medicina y Cirugía. Secretaría de 
la Universidad, N° 190, junio 5, 1884 1 hoja, s/f. (Ap. Doc. Anexo N° 13). 


68 



Ricardo Pou Ferrari 


Mientras Pouey marcha becado a París, la acción de Carafí 
como Decano se abocará con intensidad paulatina a reorganizar la 
Facultad y también a desarrollar un nuevo espíritu universitario, 
acorde al tenor que le imprime, a la Universidad en su conjunto, 
el Rector Vásquez Acevedo. Al año siguiente a la partida de Pouey, 
aparecerá en el ámbito académico la figura consular de Pedro Visca, 
también expracticante interno de los Hospitales de París (1868- 
1870) y graduado en esa ciudad en 1870. 

*** 


Durante el siglo XIX existieron en Uruguay varias publica¬ 
ciones que recogían observaciones y actualizaciones médicas. Las 
mismas constituyen una significativa fuente de difusión del cono¬ 
cimiento y de aprendizaje para las nuevas generaciones, así como 
una invalorable cantera para el investigador en historia de la medi¬ 
cina. La serie ha sido cuidadosamente reseñada por Fernando Mañé 
y Sandra Burgués Roca en el repertorio de publicaciones médicas 
de los siglos XVIII y XIX, 70 libro que nos ha servido para nume¬ 
rosas consultas en la redacción de la presente biografía. Entre ellas, 
cabe mencionar: Anales de la Sociedad de Medicina Montevideana 
(1853-1856), Revista Farmacéutica de Montevideo (1869) y Boletín 
Médico-Farmacéutico (1874- 1883). Simultáneamente con ésta úl¬ 
tima, entre 1877 y 1878, aparece La Gaceta Médica. Periódico bi¬ 
mensual , primera publicación médica universitaria, propiciada por 
un grupo de médicos españoles, especialmente catalanes, “precurso¬ 
res” de la Facultad de Medicina -para emplear el preclaro concepto 
de Turenne-, bajo la dirección de Francisco Suñer y Capdevila y 
Alejandro Fiol de Perera. Cabe tener en cuenta que este conjunto 
de emigrantes catalanes -continentales e insulares- que se involu¬ 
craron de lleno en la organización del germen de nuestra Facultad, 
eran de estirpe ideológica republicana; tal como sabemos a ciencia 
cierta del primero, era un político que había sido electo Diputado 
en Cortes durante la Primera República, al igual que su hermano 

70 Mañé Garzón, F. y Burgués Roca, S. Publicaciones médicas uruguayas de los siglos 
XVIIIy XIX. Montevideo, Universidad de la República, Facultad de Medicina, Ofici¬ 
na del Libro, 1996, 253 págs. 


69 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


-homónimo del anterior, aunque sea esto una curiosidad- que ante 
el golpe de Estado del general Pavía y la caída del régimen republi¬ 
cano, emigró al Uruguay junto con algunos colegas, en los primeros 
meses de 1874. Apenas integrados al cuerpo médico montevideano 
y por razones que desconocemos, se volcaron hacia la docencia uni¬ 
versitaria y al periodismo médico. 

La última de las publicaciones mencionadas recoge el espíritu 
que animaba a quienes participaron en el primer período luego de 
la fundación de la Facultad de Medicina. En la presentación de la 
Gaceta, los responsables exponen su preocupación y anhelo de su¬ 
peración a través de la asociación profesional, universitaria y cientí¬ 
fica en torno a la revista. 

“Si atendemos al rápido incremento que las ciencias médicas 
han alcanzado en esta República, el amor desplegado por su flore¬ 
ciente juventud hacia el arte de curar [...] Si nos fijamos en los óp¬ 
timos frutos que está dando la Facultad de Medicina recientemente 
creada, veremos que era de rigurosa necesidad el que apareciera un 
Periódico exclusivamente dedicado a esta interesantísima materia. 
La medicina, como la cirugía, avanza a pasos agigantados hacia la 
senda del progreso; ayer descansaba sobre el empirismo, hoy se afian¬ 
za en el raciocinio; ayer era la experiencia unida a la hipótesis, la 
que guiaba a los antiguos sabios para la confección de esos libros que 
hojean con respeto las modernas generaciones, hoy han adelantado 
las ciencias físicas, químicas y naturales, y con el adelanto de estas 
ciencias ha tenido que avanzar necesariamente la medicina [...] 
Las naciones europeas y el continente americano cuentan muchas 
publicaciones de esta clase”. 

Son, pues, conscientes con esta aseveración de que el mundo 
médico, académico o universitario, se basa ya, tanto o más que en 
los libros, en las revistas y publicaciones periódicas médico-científi¬ 
cas, existentes a esa altura en todos lados. 

“En esta República en que la mayor parte de nuestros 
colegas han llevado a cabo operaciones difíciles y arriesgado- 


70 



Ricardo Pou Ferrari 


ras, y que los resultados más lisonjeros han correspondido a 
sus deseos; no han contado con un órgano de publicidad que 
indicase a sus compañeros de América y de allende el océano, 
los menores detalles con que aquéllas fueran ejecutadas; esto 
ha esterilizado para la ciencia sus provechosas aplicaciones, 
relegando al profundo sarcófago del olvido el procedimiento 
por ellos empleado”. 

En este momento histórico de la medicina, la cirugía se está 
convirtiendo en una disciplina que, gracias a la creación de nue¬ 
vos procedimientos y particularmente de innovaciones en temas 
anestésicos, quirúrgicos y antisépticos, aborda a pasos más o menos 
acelerados, regiones, cavidades y órganos, que se manipulaban só¬ 
lo excepcionalmente hasta entonces. Las grandes operaciones de la 
década de 1860 se van consolidando en práctica sistemática en la 
década de 1870 y no dejarán de perfeccionarse hasta bien entrado el 
siglo XX. Es necesario destacar entre estos procedimientos, la que- 
lotomía o herniotomía, la operación del ano preternatural o artificial 
para resolver algunos casos de oclusión intestinal, la ovariotomía 
por apertura de la cavidad abdominal y la histerectomía, tanto por 
vía vaginal como abdominal. De este modo, la intervención con¬ 
sistente en abrir la cavidad abdominal, conocida en el mundo an¬ 
glosajón como celiotomía o laparotomía y como gastrotomía (porque 
se practicaba la apertura del gaster o pared abdominal anterior) por 
los franceses, se convirtió en la principal operación quirúrgica de la 
segunda mitad del siglo XIX. En efecto, partiendo de la intención 
de extirpar los más o menos voluminosos quistes de ovario, fue in¬ 
corporando nuevas indicaciones en la tentativa de resolver distintos 
problemas de diagnóstico quirúrgico (oclusiones intestinales, peri¬ 
tonitis y heridas o perforaciones de los órganos intra-abdominales 
de diversa causa, cánceres, particularmente del estómago e intestino 
y las infecciones y litiasis biliares). 

Continúa la antes citada publicación: 


“Animados por el deseo de que no se pierdan los frutos de 
la inteligencia y de la observación en el campo erial del silen- 


71 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


cío, y teniendo en cuenta el vacío que a este respecto existía; 
no hemos vacilado en presentar esta publicación contando 
para ello con el beneplácito de nuestros compañeros y con la 
tregua que nos dejen las ocupaciones. Colaboradores [como] 
Jurkovski, Pérez, Kemmerich, Miralpeix, Serratosay Aguirre, 
han tenido la fina galantería de acompañarnos en esta difícil 
tarea. Estableceremos entre las varias sesiones con que contará 
la Gaceta, una crónica que estará a cargo de los estudiantes 
de medicina bachilleres O. Solé y F. Felippone”. 71 

La invitación a participar a ciertos estudiantes de medicina in¬ 
auguró en el seno de la Facultad de Medicina de Montevideo la 
tradición de incorporarlos a la vida académica. Es cierto que en 
algunas publicaciones de la época había un atisbo de esta partici¬ 
pación estudiantil, como en El Club Universitario. Periódico cien- 
tífico-literario, órgano de la Sociedad de su nombre (1871-72) y La 
Revista Uruguaya. Periódico semanal de ciencias y literatura (1875). 
Esto tampoco era una originalidad local, ya que en Buenos Aires 
se habían creado, por iniciativa de los estudiantes de medicina, los 
Anales del Círculo Médico Argentino (1869-1910). 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 6 a 17. 


71 La Gaceta Médica. Periódico Bimensual. Año I, n° 1, 10 de setiembre de 1877. Cf. 
Mañé Garzón, F. y Burgués, op.cit.: 73-74. 


72 



Capítulo VII 


1884 

Tesis de Montevideo* 


C omo disponía el reglamento vigente del 15 de mayo 
de 1877, el doctorando debía presentar una tesis y de¬ 
fenderla en público ante los profesores designados por 
la Facultad de Medicina, previamente a la colación de 
grados y al otorgamiento del título universitario. Enrique Pouey 
cumplió, como es obvio, con este requisito. Es de hacer notar que 
el mismo, antes de ser suprimido definitivamente en julio de 1902, 
lo había sido ya el 12 de agosto de 1884 -o sea muy poco después 
del egreso de Pouey-, para ser reinstaurado por la Ley Orgánica del 
14 de julio de 1885 -para aquellos estudiantes que terminaran la 
carrera después de febrero de 1887-; otra vez fue suprimido por 
Ley del 25 de enero de 1888 y de nuevo exigido por disposición 
legal del 31 de julio de 1890. 72,73 

72 Buño, Washington y Bollini-Folchi , Hebe. Tesis presentadas a la Facidtad de Medi¬ 
cina de Montevideo entre 1881 y 1902. Montevideo, Rev. Histórica, 1980, 52 (154- 
156): 1-246. 

73 Pou Ferrari, R. y Mañé Garzón, F. op.cit.-. 72-74. 


73 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


La Tesis que analizaremos se titula “Algo sobre el tratamiento 
antiséptico de las heridas” 7 A Juan Testasecca, profesor de Patología 
externa, fue el Padrino de Tesis y Juan Antonio Crispo Brandis, 
catedrático de Patología médica, el de grado. 



Carátula de la Tesis de Pouey, presentada en 
Montevideo en 1884. (Biblioteca del Dr. Or¬ 
lando Gil Solares). 


A primera vista, parece un trabajo de poco fuste, lo que po¬ 
dría ser refrendado, hipotéticamente, por no haber sido incluido en 
la cuidadosa edición de las obras científicas de Pouey, realizada en 
1942 por su leal discípulo y amigo, Juan Pou Orfila. Es de suponer 
que ello no fuera una omisión casual sino que probablemente quien 
conocía bien las opiniones del Maestro, supiera que éste no consi¬ 
deraba ese trabajo a la altura del resto de su producción. Sin embar¬ 
go, como veremos enseguida, la tesis tiene un gran interés (al menos 

74 Pouey, Enrique. Algo sobre el tratamiento antiséptico de las heridas. Tesis para optar al 
Grado de Doctor en Medicina y Cirugía. Montevideo, Tipografía a vapor “La España”, 
calle 25 de mayo, 142, 1884, 50 pp. + I il. Ver: Bibliografía de Pouey. 


74 




Ricardo Pou Ferrari 


histórico) y constituye el comienzo de una trayectoria bibliográfica, 
cuyo estilo literario y metodología científica se mantiene a lo largo 
de los años. 

En síntesis, consiste en una serie de comentarios bibliográficos, 
a los que se agregan algunas referencias a casos clínicos observados 
en la Clínica quirúrgica del Hospital de Caridad. 

¿Cómo se ubica el estudiante de medicina y cirugía que va a 
elaborar esta tesis? Su primera condición, entre 1882 y 1884, fue la 
de Alumno interno por concurso , símil del Practicante interno de los 
hospitales franceses. No sabemos a ciencia cierta en qué consistía 
el concurso; si era sólo por la escolaridad o debía rendirse alguna 
prueba clínica, escrita u oral; sí sabemos que los Interinos, aparte 
de cumplir tareas en alguna de las salas asignadas a las cátedras clí¬ 
nicas, desempeñaban una guardia semanal de veinticuatro horas. 
Podemos inferir que esta responsabilidad implicó para Pouey su 
primera formación clínica directa y que probablemente ésta deci¬ 
dió su inclinación hacia la moderna cirugía , ya por el estímulo de 
Pugnalin o debido a los vientos propicios que entonces soplaban para 
consagrarse a ella. Lo más factible es que la definida vocación de 
Pouey en tal sentido haya sido nutrida y estimulada en el medio 
hospitalario que, aunque acotado en sus recursos, se caracterizó por 
la pronta incorporación de las novedades. 

Poco antes de que Pouey presentara su tesis, el Hospital de 
Caridad, ampliado y remozado, había comenzado a ofrecer servi¬ 
cios asistenciales a personas con medios económicos suficientes pa¬ 
ra pagar su internación en salas privadas, separadas de los espacios 
tradicionalmente destinados a los pobres. En este sentido, sería in¬ 
teresante conocer si los catedráticos incorporaban a los estudiantes 
aventajados como colaboradores en la asistencia privada -especial¬ 
mente en las operaciones quirúrgicas- ya fuera en ese nuevo ámbito 
hospitalario o en el domicilio del paciente, sitio donde éstas se efec¬ 
tuaban hasta entonces. Conocemos el caso de Joseph-Auguste Fort, 
quien incorporó como ayudante quirúrgico al estudiante de medi¬ 
cina Agustín de Vila, que finalmente se doctoró en la Facultad de 
Nápoles, luego de que su mentor hubiera sido, de alguna manera, 


75 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


empujado a abandonar el ejercicio profesional en nuestro medio. 
En igual sentido, refiere Luis Morquio, con referencia a sus estudios 
médicos, iniciados en 1886: 

“[...] buscábamos aprender por todos los medios, ofreciéndo¬ 
nos a nuestros profesores para cuidar a domicilio a sus enfermos, 
y es así, como hemos aprendido muchas cosas que no veíamos en 
el Hospital”P 

Para enfatizar la importancia del tema que ha elegido para la 
tesis, asevera Pouey: 

“El método listeriano ha recibido la sanción práctica más es¬ 
pléndida en todos los grandes hospitales, cuyos cirujanos han que¬ 
rido ceñirse a los infinitos detalles de su realización; establecimien¬ 
tos hospitalarios en que la erisipela, la septicemia, la pioemia, la 
gangrena de hospital, hacían de cada enfermo una víctima casi 
segura, como los de Copenhagen, Munich, Leipzig, Halle, Berlín, 
Mackedeburg, Bonn, se han visto libres para siempre del espectácido 
triste que ofrece un médico al consumirse en estériles esfuerzos para 
salvar a un enfermo irrevocablemente condenado a muerte 

En la anterior afirmación está implícita la idea de que en esos 
sitios del extrajero se disponía de profesionales bien formados, de 
medios materiales suficientes y de una organización hospitalaria óp¬ 
tima, circunstancias que distaban mucho de la realidad asistencial 
en Montevideo. 

Quizás el objetivo primordial del trabajo en consideración es 
dar respuesta, desde la perspectiva de la medicina de laboratorio -la 
nueva patología microbiológica-, a los acuciantes problemas que 
planteaba la cirugía, muy en especial los que tenían que ver con 
las complicaciones infecciosas. Pouey nos ilustra en tal sentido: “la 
infección supurada pone en peligro la vida de la parte [del cuerpo] y 
del individuo, si no se le hace partícipe de los beneficios de la moderna 
cirugía ’. Esto no se resolvería solamente con la antisepsia (rauda- 


75 Otero y Roca, Solís. Morquio, Montevideo, 1938: 17. 


76 



Ricardo Pou Ferrari 


mente encaminada a la asepsia), sino también desde la patología y 
la higiene experimental, en particular la microbiológica. 

De hecho, la tesis representa, en nuestro medio, un cruce de 
caminos entre los dos grandes problemas de la cirugía: enfrentar la 
infección en la clínica y en el acto quirúrgico y entender su pato¬ 
logía y patogenia. El primero de estos senderos venía siendo tran¬ 
sitado, en el hemisferio norte, desde hacía al menos tres décadas, 
por obstetras, cirujanos y médicos (académicos y asistenciales). Ahí 
están los hitos que suelen destacarse en la historia de la medici¬ 
na, protagonizados por Ignaz P. Semmelweiss (1818-1865) en el 
centro de Europa, Olliver Wendell Holmes (1841-1935) en el este 
norteamericano y, el más alabado, Joseph Lister (1827-1912) en 
Gran Bretaña, a los que agregamos en el territorio francés a Eugéne 
Koeberlé (1828-1915), ejerciendo en Estrasburgo. El otro camino, 
el de la patología de la infección, se entronca con la línea de pensa¬ 
miento también vigente desde épocas previas, la de las enfermeda¬ 
des producidas por vermes y ácaros, que fue llamada patología ani¬ 
mada en los siglos XVII y XVIII, a lo que se suma el conocimiento 
temprano -en las primeras décadas del siglo XIX- de las afecciones 
provocadas por hongos y protozoarios; recordemos, en tal senti¬ 
do, la primera descripción del favo o tiña favosa, realizada en 1834 
por el célebre clínico y patólogo Johann Lukas Schoenlein (1793- 
1864), a la sazón profesor en Zurich. Pero quizás lo más importante 
en esta secuencia es que un científico profesional, considerado casi 
un intruso en el campo médico y quirúrgico, Louis Pasteur (1822- 
1895), químico avenido a microbiólogo, estaba iluminando el re¬ 
ferido camino desde hacía veinte años. A partir de 1865, sus ideas, 
nacidas en el laboratorio, fecundaron la experiencia clínica del antes 
mencionado cirujano Joseph Lister. Cuando eso ocurre, éste últi¬ 
mo, al igual que muchos de sus colegas, ya habían comenzado a en¬ 
frentar la infección con ideas tomadas de prestado de los higienistas 
y sanitaristas, los que, por su lado, luchaban contra las epidemias e 
infecciones aplicando métodos proto-antisépticos. 76 


76 Varios autores. Lister centenary conference. Historical Symposium. “The man who made 
Surgery safe”. Londres, The British Journal of Surgery, vol 54, Special Number, págs. 
405-427. 


77 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Para hacer más nítida la distinción de estas sendas, explicitamos 
a continuación la secuencia general del razonamiento seguido en la 
tesis de Pouey, que puede resumirse en los siguientes pasos: 1) la 
putrefacción es debida a gérmenes presentes en el aire; 2) las heridas 
infectadas tienen características comunes con la descomposición de 
la materia orgánica, por lo que dicha complicación podría obedecer 
a igual causa; 3) los gérmenes del aire son seres vivos, sólo visibles 
al microscopio, cultivables e inoculables y podrían ser los causan¬ 
tes de los dos procesos antes mencionados; 4) su número depende 
de factores ambientales (“ higiénicos’)', 5) su capacidad de provocar 
infección (“ virulencia”) aumenta al cabo de sucesivas inoculaciones 
en animales de experimentación; 6) el organismo portador de una 
herida cuenta con factores (“ 'fuerzas ”) que incrementan o reducen 
su “resistencia vital ’; 7) para “ luchar contra la putrefacción o la in¬ 
fección de las heridas” , puede recurrirse a: A) reducir el número de 
gérmenes a los que ellas están expuestas (según el sitio donde se 
asiste el paciente, el tiempo transcurrido entre la herida y el co¬ 
mienzo de su tratamiento, la exposición al antiséptico, ya sea por 
medios del “ spray” y el “ vendaje antiséptico ”) ; B) evitar la llegada de 
los microbios mediante la interposición obstáculos (“ vendajes”) que 
simulen la protección que naturalmente ofrecen los tegumentos y 
las mucosas a la invasión microbiana; C) crear las condiciones loca¬ 
les menos favorables a la proliferación de los gérmenes (hemostasis, 
drenaje, lavado); D) dar lugar y favorecer la reacción del organismo 
que conducirá a la “ restitutio ad integrum ”; E) utilizar, como medios 
para destruir los gérmenes, recursos físicos, químicos y quirúrgicos 

A efecto de exponer el problema de la infección, el autor utiliza 
dos tipos de lenguajes patológicos. El primero es el de tradición hu- 
moralista y miasmática, que ya a partir de este momento comienza 
en declive para desaparecer años más tarde. Ejemplo claro de ello 
son expresiones tales como: “ humores fétidos ', “putrefacción”, “ sus¬ 
tancias pútridas” , “gérmenes del aire”. El segundo, con clara influen¬ 
cia de la química biológica pasteuriana, es el que ganará rápidamen¬ 
te terreno, el nuevo lenguaje microbiológico: “células o especies de los 
infinitamente pequeños ”, “microbios ”, “bacterias ”, “estéril', etc. 


78 



Ricardo Pou Ferrari 


La tesis está dividida en dos partes, (como para subrayar los dos 
grandes caminos que hemos identificado) expuestas en forma con¬ 
secutiva, siguiendo a veces una dirección paralela o entretejiendo la 
información proveniente de las ciencias biológicas y químicas por 
un lado y de la clínica por otra. La primera sección se refiere a los 
agentes de infección y la segunda a los métodos antisépticos que se 
aplican para el tratamiento de las heridas. 

El trabajo se inicia con la siguiente breve pero significativa ase¬ 
veración: “En el aire reside la causa de la descomposición de las heri¬ 
das”. La misma nos evocaría la vieja teoría miasmática, todavía vi¬ 
gente, en especial entre los higienistas. Pese a ello, lo que el autor en 
realidad intenta demostrar es la gran novedad científica de la época, 
que nos la transmite en clave experimental pasteuriana. Su formu¬ 
lación sería que la causa de la infección, si bien procede del exterior 
-como ya afirmaba la teoría miasmática- no consiste en un efluvio 
misterioso, sino en seres vivos microscópicos, capaces de invadir el 
organismo, atravesando sus fronteras, y vencer sus resistencias, para 
provocar finalmente lesiones y enfermedades específicas. “Los in¬ 
finitamente pequeños ” pueden ahora identificarse y caracterizarse, 
tal es el objetivo de la ciencia microbiológica; su acción deletérea 
puede aminorarse y a ese blanco apuntan la antisepsia primero y la 
asepsia después. 

El primer ejemplo que Pouey utiliza para ilustrar este nudo con¬ 
ceptual biológico-quirúrgico, pertenece a la Patología externa, más 
específicamente a la patología ósea traumática: “Todos los cirujanos 
conocen la gravedad de una fractura ósea cuyo foco comunica con el 
aire atmosférico, merced a una solución de continuidad del tegumento”. 
De este modo, deja nítidamente dibujada la idea de que “laputre¬ 
facción de los elementos [tejidos] ”es poco probable mientras persista 
“un velo protector, que conserva inalterados los líquidos exudados, los 
elementos mortificados y permite que ellos sirvan a la nutrición de los 
elementos vivos circunvecinos, que la naturaleza encarga del trabajo de 
la restitutio ad integrum ”. Deseamos enfatizar que el método liste- 
riano tenía como objetivo, no sólo ni principalmente destruir los 
gérmenes (al menos en la época de la primera publicación de 1867) 
sino crear una frontera artificial que proteja el proceso reparador, 


79 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


sustituyendo la que naturalmente forman la piel y las mucosas . En 
el curso del decenio siguiente el listerismo irá complementándose al 
plantear otros objetivos y procedimientos, llegando durante la dé¬ 
cada de 1890, al desiderátum de la supresión de los gérmenes, que 
es el principio de la asepsia. 

Para dejar más claro el mecanismo de la infección de las heridas 
y de cómo evitarla mediante el método de Lister, Pouey expresa: 

“[...] pero ba demostrado este gran clínico que coágulos de san¬ 
gre, fragmentos de hueso y de tejidos blandos, sin despertar reacción 
inflamatoria sensible sobre los tejidos vivos circunvecinos, sirven a 
la nutrición de esos y desaparecen completamente por absorción, 
dejando en su kigar una cicatriz que en ningún caso llega a tener la 
extensión de la que hubiera reemplazado a una éscara desprendida 
de los tejidos vivos. Pero para obtener este residtado es necesario 
poner los tejidos muertos, en condiciones que se asemejen lo más 
posible a las que se encuentran los de una lesión subcutánea”. 

Entiende muy bien el problema visto desde su experiencia clí¬ 
nica. A lo anterior agrega que en ciertas circunstancias las bacterias 
persisten en las granulaciones 'fofas” , que es preciso retirar quirúr¬ 
gicamente. 

De un modo didácticamente muy correcto -que hace pensar 
en la ocupación de profesor en el colegio de su padre, que entonces 
Pouey compartía con sus estudios médicos-, describe en primer 
término las experiencias de Pasteur, desde las efectuadas, en torno 
a 1862, para refutar la teoría de la generación espontánea, hasta 
las muy numerosas posteriormente dedicadas a observar, cultivar e 
inocular gérmenes y que datan del período comprendido entre esa 
fecha y la de la tesis. Algunos experimentos son referidos con tal pre¬ 
cisión -incluso se incluye un grabado de una microfotografía de las 
bacterias, así como figuras que representan tubos y matraces-, que 
bien podría pensarse que el postulante los efectuó en Montevideo. 
Esto es posible, dado que con la incorporación de José Arechavaleta 
como catedrático de Botánica Médica de la Facultad de Medicina, 
se creó un pequeño laboratorio en el que se practicaban las diferen- 


8o 



Ricardo Pou Ferrari 


tes técnicas, lo que marcó el inicio de nuestra escuela bacteriológica. 
Otro argumento a favor de la suposición antedicha es que en uno 
de los informes enviados por Pouey desde París en colaboración con 
de Salterain, hace referencia a un experimento practicado cuando 
eran alumnos internos del Hospital de Caridad. 

Entre las fuentes bibliográficas utilizadas, están los trabajos de 
JohnTyndall (1820-1893), físico inglés que mediante el empleo de 
una cámara oscura, comprobó la presencia de partículas invisibles 
suspendidas en el aire, que fueron consideradas los vehículos que 
transportaban los gérmenes responsables de las infecciones. 

También se describen los experimentos de M. Miquel (1850- 
1922), “ médico del parque de Montsouris, de París ”, quien, “ usan¬ 
do globos de vidrio con líquidos orgánicos esterilizados y láminas de 
vidrio embadurnadas con glicerina”, demuestra que el número de 
microorganismos es tanto mayor cuanto más polucionado está el 
lugar de donde provengan las muestras. Sostiene que “felizmente 
los gérmenes del agua no pueden desarrollarse en la economía, quizás 
porque son aerobios y las células del organismo retienen el oxígeno con 
bastante energía”, salvo cuando se trata de ciertos “ vibriones, a la 
vez aerobios y anaerobios”, que luego de inoculaciones sucesivas en 
conejos, “vencen a las células orgánicas y el animal muere de infección 
purulenta [...] Por eso se lo ha llamado vibriónpiógeno”. En función 
de lo antedicho, “se comprende el peligro a que se expone un herido 
lavándolo con agua”. 

Asume seguidamente el autor que “el vibrión séptico es anae¬ 
robio” , por lo que “el mejor modo de tratar una herida pútrida sería 
inundarla de aire y de agua aereada”. 

Refiere también los estudios sobre “ sepsis ” de Pierre Léon Coze 
(1819-1896) y Victor Feltz (1835-1893), médicos de Estrasburgo 
que se adelantaron a algunos de los descubrimientos de Pasteur, al 
demostrar que, a medida que aumentaba el número sucesivo de 
inoculaciones efectuadas en animales sanos con muestras de sangre 
provenientes de otros afectados, “se llegaba a tener una sangre viru¬ 
lenta a tal grado que no se necesitaba más que de una fracción mínima 
para matar a un conejo en menos de 24 horas”. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Para destacar la influencia de la “ resistencia vitaF , recurre a la 
siguiente cita de Pasteur: 

“¡Qiíé demostración sorprendente de la influencia de la vi¬ 
da para combatir las consecuencias de la muerte! [...] Pero, ¡ay!, 
¿cuántas veces esa resistencia vital es importante, cuántas veces la 
constitución del herido, su debilidad, su estado moral, las malas 
condiciones del apósito, no oponen sino una barrera insuficiente a 
la invasión de los infinitamente pequeños?”. 

Hace seguidamente una revisión de los medios físicos aplica¬ 
dos para destruir a los “ microbios ”, especialmente el calor, siendo 
ésta la única ocasión en que cita a Robert Koch (1843-1910) para 
rebatir su afirmación de que hay gérmenes que “resisten más de dos 
horas a un calor de 150 grados”. Finalmente, enumera las sustancias 
químicas antisépticas, haciendo pormenorizada descripción de las 
soluciones de ácido fénico, cloruro de zinc, ácido bórico, prepara¬ 
dos salicílicos, acetato de albúmina y eucaliptol. 

Establece el nexo entre las ideas de Pasteur y las de Lister, para 
lo que trae a colación la historia, referida por este último en su tra¬ 
bajo inicial de 1867, acerca de cómo, observando la utilización del 
ácido fénico, en su forma sólida denominada “ creosota alemana o al¬ 
quitranada”, para combatir el olor nauseabundo de los pantanos de 
Caslyle -próximos a su vivienda-, advirtió la acción “ desinfectan¬ 
te ” de esa sustancia, que entonces aplicó para el tratamiento de las 
fracturas abiertas. El cirujano británico no tenía conocimiento de 
que los químicos ya habían preparado formas cristalinas de carbol 
lo suficientemente puras como para ser solubles en agua, ni de que 
algunos cirujanos las habían utilizado con análoga finalidad que él, 
aunque sin su decisión y tenacidad. 

Describe el “ apósito de Lister ” y el modo de emplearlo. Hace 
referencia al “ catgut antiséptico ” -también ideado por Lister-, a la 
“seda antiséptica o fenicada” , a las “ crines de caballo ” y al drenaje de 
Chassaignac, tubo de vidrio que se colocaba en los focos supura¬ 
dos, ampliamente usado, y al que algunos cirujanos (como Robert 



Ricardo Pou Ferrari 


Lawson Tait [1854-1899]) atribuían sus buenos resultados en las 
laparotomías. 

Señala el empleo de las pulverizaciones de ácido fénico sobre el 
campo operatorio, utilizadas por Lister en la primera época, para lo 
que usaba el aparato de Richardson. Este recurso era complicado, 
costoso e insumía mucho tiempo. También provocaba irritación de 
la piel, tanto del paciente como de los cirujanos. Por eso, finalmen¬ 
te se prescindió del spray. Pouey acota: “Lo cierto es que se obtienen 
resultados notables, y muy parecidos, aunque inferiores, a los del trata¬ 
miento riguroso de Lister”. 

Trayendo a colación citas del mundo germano, donde se prefe¬ 
ría el tratamiento abierto de las heridas, señala un trabajo de Rudolf 
Krónlein (1847-1910) en el que su autor compara ambos métodos, 
en vista de los resultados obtenidos con anterioridad por Richard 
von Volkmann (1830-1889), CarlTiersch (1822-1895) y Edmund 
Rose (1836-1914), y donde 

“demuestra claramente que la mortalidad es sensiblemente la 
misma, pero que la duración de la curación es casi la mitad con el 
método listeriano que con el abierto. Este hecho puede explicarse 
del modo siguiente: los gérmenes atmosféricos se ponen en contacto 
con la herida pero gracias al desagüe perfecto encuentran un líqui¬ 
do orgánico demasiado concentrado qtie dificulta su desarrollo; a 
más, gracias a la perfecta ventilación, todos los recodos de la herida 
están en contacto con el oxígeno del aire, el cual, como sabemos por 
los trabajos de Pasteur, mata el vibrión séptico, que es anaerobio y 
esteriliza sus gérmenes”. 

En estas consideraciones se perciben ciertos defectos en la com¬ 
prensión de la microbiología, por otra parte justificables, habida 
cuenta de las lagunas y contradicciones de la bibliografía en cuanto 
a procedimientos y resultados. 


83 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Ilustración de la Tesis de Pouey, Montevideo, 1884. 


Recogiendo su experiencia en la Clínica Quirúrgica del 
Hospital de Caridad, detalla Pouey el procedimiento de las ligadu¬ 
ras vasculares y de las suturas de las heridas, así como la preparación 
del ambiente y del campo operatorio, el uso del spray antiséptico, 
la colocación del apósito una vez finalizada la intervención y su “re¬ 
novación diaria ". Esta descripción es, tal como afirma Washington 
Buho, una fehaciente prueba de que a la fecha, la antisepsia se em¬ 
pleaba en Uruguay más cuidadosamente que en donde había sido 
concebida. Cari Brendel la puso en práctica en Montevideo desde 
1869. A partir de 1879, fueron decenas las operaciones abdomi¬ 
nales y las maniobras tocúrgicas efectuadas en nuestra ciudad por 
diferentes cirujanos, utilizando el método listeriano. 77 No obstante, 

77 Brian, Angel, op.cit. 


84 



Ricardo Pou Ferrari 


la pesada influencia de la teoría miasmática continuaba viva en el 
espíritu de muchos médicos, como puede apreciarse en la discusión 
mantenida en 1885 entre Bren del y Eustaquio Herrero y Salas en el 
seno de la Asociación Médica Montevideana, en torno al tema de la 
fiebre puerperal. 78 

El tratamiento de las heridas -refiere Pouey- es diferente “se¬ 
gún sean quirúrgicas o traumáticas ”, y entre éstas últimas, “ según sean 
incisas, contusas o fungosas Frente a las primeras, propone el uso 
“inteligente ” de la sutura y el drenaje. En las segundas, “existen en 
toda la superficie [...] colgajos mortificados [...] que les invaden con 
rapidez y pueden hacer sentir su acción a cierta distancia en el tejido 
vivo, que por lo general reacciona y rechaza, merced a la formación de 
granulaciones y de supuración, la capa superficial del tejido muerto y 
con ella la invasión de los microbios”. 

Otro detalle práctico que destaca, citando otra vez a von 
Volkmann, es el siguiente: 

“Hay pues motivos más que suficientes para destinar a esa pri¬ 
mera cura todo el tiempo necesario, tal vez una hora o más, a fin 
de practicarla con la más escrupidosa atención y los más minuciosos 
cuidados. Ese modo de proceder nos ahorrará de seguro para lo suce¬ 
sivo mucho tiempo y muchos sinsabores”. 

También menciona el tratamiento de fístulas, abscesos “estru¬ 
mosos” , quemaduras, abertura de serosas y articulaciones, así como 
la conducta a seguir ante fracturas complicadas, heridas del periné 
y de los genitales externos. 

En las heridas accidentales, supone que los gérmenes provie¬ 
nen del exterior, directamente o a través de las manos, los instru¬ 
mentos, etc. 

Un problema práctico que se planteaba a consecuencia del 
empleo de soluciones de ácido fénico, era la intoxicación por ese 


78 Mañé Garzón, F y Ayestarán, A (ed.) El gringo de confianza. Memorias del médico 
alemán Cari Brendel en el Río de la Plata. 2° ed. Montevideo, Moebius, 2010, 363 
págs. 


85 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


producto, tanto de los pacientes como de los cirujanos. Por esta 
razón, Pouey la describe y advierte: 

“es preciso reconocer [sus etapas] en su inicio para interrum¬ 
pir a tiempo la aplicación de la sustancia y lograr de este modo su 
involución [...] Para combatir la intoxicación Baumann considera 
el sulfato de sosa como muy útil por ser capaz de convertir el ácido 
fénico que puede existir en la sangre en ácido sidfo fenólico que se 
elimina rápidamente por la orina. Sonnemburg ha comprobado 
clínicamente el valor de este medicamento’’/ 9 

En estos casos, el autor se manifiesta partidario del empleo del 
yodoformo, con cuyo uso moderado “nunca hemos visto accidentes 
en la Clínica Quirúrgica”. Con respecto a la cura con este producto, 
fue Albert Ritter von Mosetig Moorfhoff (1838-1907), profesor en 
Viena, quien introdujo los vendajes con esta sustancia, que “lle¬ 
varon a los prácticos, sobre todo los alemanes ” a usarla; entre ellos 
estaban Georg Ferdinand Küster (1839-1930), Theodor Billroth 
(1829-1894), Fédéric Hoffmann (1823-1904), Heinrich Wilhelm 
Franz Leisrink (1845-1885), Friedrich Julius Rosenbach (1842- 
1923) y Thiersch. 

Con respecto al yodoformo señala: 

“es precioso en los casos en que no es posible el tratamiento lis- 
teriano: lesiones de la boca, periné, vagina, hematoceles vaginales 
tratados por la incisión, resecciones óseas parciales, en las heridas 
contusas en que es imposible obtener una desinfección segura, como 
también en ciertos casos de fístulas, afecciones tuberculosas, etc. En 
todos estos casos es preferible el uso del yodoformo al tratamiento 
listeriano, puesto que este se limita a rechazar los gérmenes atmosfé¬ 
ricos en vez que el yodoformo por sus emanaciones continuas y lentas 
que no irritan la herida como el ácido fénico, reduce a la impoten¬ 
cia a los microbios que existen ya en la herida”. 


79 Está citando a un bioquímico y a un cirujano clínico, el primero Eugen Baumann 
(1849-1896) fue quien demostró la presencia de yodo en la glándula tiroides y el 
segundo, Eduard Sonnenburg (1848-1915), un cirujano en Berlín. 


86 



Ricardo Pou Ferrari 


Muy interesantes son las consideraciones sobre los trabajos de 
Emil Behring (1854-1917), quien estudió “la conversión del yodo en 
yoduro, que no es riesgoso, no siendo excesiva la cantidad de yodoformo 
usado, siempre y cuando la sangre sea alcalina y los riñones sanos”. De 
estas investigaciones resultaron las importantes aportaciones futu¬ 
ras de este autor, quien inicia el tratamiento específico de las infec¬ 
ciones mediante sueros para neutralizar los microbios. 

Se refiere, finalmente, a “otros procedimientos ” para el trata¬ 
miento de las heridas: la “cura de la naftalina” , la “algodonosa de 
Alfonso Guérin [1816-1895]”, la “húmeda con alcohol ’ y el “método 
de curación al aire libre”. Con referencia a este último, señala que 
“los estudios en clínicas alemanas, indicaron que su empleo arroja sen¬ 
siblemente la misma mortalidad que si se utiliza el método listeriano”, 
lo que atribuye “alperfecto drenaje, que asegura que el líquido orgáni¬ 
co, demasiado concentrado [...] dificulte el desarrollo [de los gérmenes 
atmosféricos], a más [que], gracias a la perfecta ventilación, todos los 
recodos de la herida están en contacto con el oxígeno del aire, el cual, 
como sabemos por los trabajos de Pastear, mata al vibrión séptico, que 
es anaerobio, y esteriliza sus gérmenes”. 

El alcohol fue ampliamente usado para la curación de las he¬ 
ridas de guerra bajo su forma alcanforada durante las campañas 
napoleónicas, quizás por influjo del desarrollo que había tomado la 
química en París. Este recurso, habiendo dado tan buenos resulta¬ 
dos, fue luego abandonado. Pouey hace mención al uso que hacían 
nuestros gauchos de la caña para desinfectar las heridas: 

“El aguardiente o el alcohol tienen la propiedad de coagular la 
sangre, cuya propiedad se utiliza para proteger una herida por un 
coágtdo antiséptico o por lo menos aséptico [...] A su intervención y 
su alejamiento de las grandes causas de infección debe atribuirse la 
facilidad con que los habitantes de nuestra campaña se curan de sus 
heridas con simples lavados de caña”. 

La tesis que hemos analizado es significativa por múltiples ra¬ 
zones: 


87 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


1) Constituye la expresión del pensamiento médico de una de las 
primeras generaciones egresadas de la incipiente Facultad de 
Medicina de Montevideo. Es preciso situarse en ese momento 
en que casi todo era proyecto y casi nada realidad. A ocho años 
de instaladas las dos primeras cátedras, defenderá Pouey, toda¬ 
vía convaleciente de una fiebre tifoidea, en colación privada, su 
ponencia. A conciencia de sus limitaciones y de acuerdo con 
su espíritu modesto y veraz, la titula tímidamente , “Algo sobre el 
tratamiento antiséptico de las heridas ’. 

2) En el ambiente, donde ya se practicaba el procedimiento lis- 
teriano, el Alumno interno de la Clínica Quirúrgica y Cátedra 
de Anatomía topográfica y Medicina operatoria, presenta, por 
primera vez en la literatura médica uruguaya, un trabajo donde 
figura el nombre del método que hará posible, en pocos años, 
el notable avance de la cirugía, ámbito al que el autor adhirió 
con predilección desde el inicio de su carrera. 

3) Se basa en el estudio esmerado de la bibliografía, no sólo ema¬ 
nada de los grandes artífices del procedimiento -Pasteur y 
Lister-, sino también de otros autores franceses, y, lo que es 
más notorio, del mundo germano, que quizás le había llegado a 
través de los hermanos Samarán o de Federico Susviela Guarch, 
recién egresado de la Facultad de Medicina de Berlín. 

4) Refiere procedimientos de laboratorio que pudieron haber sido 
ya realizados personalmente en Montevideo a partir del inicial 
laboratorio de José Arechavaleta. 

5) Da cuenta de obervaciones procedentes de la clínica quirúrgica, 
en la que se aplicaba el método antiséptico, de acuerdo a crite¬ 
rios más estrictos que en el medio donde se originó. 

6) Señala el inicio de una senda que conducirá a Pouey hasta los 
mismos laboratorios de Pasteur en París, donde profundizará 
conceptos y prácticas, que le permitirán más tarde redactar la 
tesis con la que obtiene su título en Francia. 

7) Fa tesis de Montevideo, con todas sus limitaciones, constituye 
un magnífico exponente de la mentalidad microbiológica que 


88 



Ricardo Pou Ferrari 


venía revolucionando la medicina, al hacer posible el diagnós¬ 
tico etiológico específico de algunas enfermedades y que con¬ 
duciría a la cirugía a adentrarse en la “térra incógnita de las 
cavidades esplácnicas, hasta entonces casi totalmente vedadas, 
al menos en lo que a la práctica sistemática concernía. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 18. 


89 




Capítulo VIII 


1884 

Becarios del Gobierno de 
Máximo Santos 


E l otorgamiento, por parte del gobierno de Máximo Santos, 
de las becas a los tres médicos orientales en 1884, con la 
finalidad de que pudieran perfeccionar sus estudios de me¬ 
dicina en París, recaído en las personas de Francisco Soca, 
Enrique Pouey y Joaquín de Salterain, debe ser apreciado en un 
escenario más amplio que el de un mero hecho burocrático. 

Como antecedentes, en el sentido de que el Estado subven¬ 
cionara estudiantes en el extranjero, se mencionan los siguientes: 
la beca concedida en 1847 por el gobierno del Cerrito a Gualberto 
Méndez -aún no decidido por la medicina, en la que culminó gra¬ 
duándose en París-; la conferida en 1860 a Clemente César (1812- 
1861) para estudiar Ciencias y Bellas Artes en Europa -quien a su 
regreso se desempeñó como arquitecto-; la pensión que usufructuó 
Laurentino Sienra y Carranza (1840-1904) a partir de 1860 para 
perfeccionarse en Ingeniería en el viejo continente y, en el mismo 


9 i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


año, las concedidas a Juan Manuel Blanes (1830-1901) y Luis Félix 
Maturana (1827-1860) para estudiar pintura en Italia; por últi¬ 
mo la subvención que se concedió en 1861 a Pedro Visca (1840- 
1912) para estudiar medicina en París, de cuya Facultad egresó en 
1870. 80 

En el año 1879, la Facultad de Medicina de Montevideo, a tres 
años de iniciados los cursos, había tocado fondo. Un periódico de 
la época señalaba que se estaba gestando una reforma por la que se 
reducirían a la mitad los sueldos de los catedráticos, medida que era 
vista desfavorablemente por el articulista, ya que, lejos de estimular 

el celo docente, desalentaría al profesorado, al extremo de ocasionar 

• • 81 

su renuncia masiva. 



Máximo Santos, por Juan Manuel Blanes. 

Las clases se dictaban irregularmente, por inasistencia tanto de 
los profesores -a los que el Rector amonestó en varias oportunida¬ 
des - como de los estudiantes; los programas no se completaban 

80 Mañé Garzón, op.cit., 1983,1: 33-34. 

81 “La Faculté de Medicine”. La Frunce. Montevideo, No. 340, 26 sep. 1879. 


92 



Ricardo Pou Ferrari 


y reinaba la indisciplina. En 1882, ocurrió la denuncia contra el 
primer egresado de la Facultad, José María Muñoz y Romarate, a 
quien se acusó de ejercer la profesión sin título habilitante, ya que 
el suyo, expedido por la nueva Facultad, no había sido revalidado 
ante la Junta de Higiene Pública, como era el trámite hasta enton¬ 
ces. En ese mismo año, el Poder Ejecutivo presentó a la Asamblea 
General un proyecto de reorganización de la Educación Secundaria 
y Superior, que se concretó al año siguiente. De este modo se res¬ 
tablecían los estudios preparatorios (suprimidos por disposición de 
Latorre en 1878), se llevaba a cinco años la duración de los cur¬ 
sos secundarios y se definían las cuatro Facultades que integra¬ 
ban la Universidad (Ciencias y Letras, Jurisprudencia, Medicina y 
Matemáticas). El Consejo Superior estaría formado por el Rector y 
doce vocales, designados por el Ejecutivo y tres por los profesores 
más antiguos. Finalmente se autorizaba el ingreso de las mujeres. El 
Rector José Pedro Ramírez (1836-1913) consideró que esta dispo¬ 
sición atentaba contra la autonomía de la Universidad. 

A fines de 1884, el profesor de Historia Universal, Luiggi 
Desteffanis (1839-1904) publicó en el diario Vitalia un artículo 
poniendo en tela de juicio la personalidad de Artigas, a quien se 
procuraba entonces presentar como el fundador de la nacionalidad 
uruguaya. Santos destituyó al catedrático, frente a lo que el Consejo 
Universitario reaccionó, dado que, si bien no compartía plenamen¬ 
te las opiniones del docente, consideraba que estaban amparadas 
por la libertad de cátedra. Como alternativa, y en un intento por re¬ 
solver el incidente, dicho órgano elevó una nota al Poder Ejecutivo 
sugiriendo la escisión de la referida cátedra en dos, una de Historia 
universal , que conservaría Destéffanis y otra de Historia nacional , 
para la que se designaría un nuevo responsable. El Ministerio del 
ramo devolvió la misiva, en la que aparecían tachadas las cláusu¬ 
las sustanciales de la modificación propuesta, al tiempo que ad¬ 
juntaba una denuncia contra el profesor de Derecho Constitucional , 
Justino Jiménez de Aréchaga (1850-1904) por haber vertido opi¬ 
niones contrarias al Partido Colorado. El Consejo rechazó ambos 
procedimientos. Acto seguido, Santos, previa venia de la Asamblea 


93 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


General, destituyó al Rector, junto al mencionado catedrático y a la 
mayoría de los miembros del Consejo. 

Mientras tanto, unos días antes, los profesores de la Facultad 
de Medicina habían hecho llegar a la prensa un comunicado en el 
que manifestaban que no se adherían a las opiniones del Consejo y 
que las suyas eran tareas exclusivamente docentes y administrativas. 
De inmediato, el Rector observó severamente al decano Fernández 
Viñas, haciéndole notar que su investidura estaba subordinada 
jerárquicamente al Consejo y que no le era permitido emitir jui¬ 
cios por cuenta propia sobre asuntos que tuvieran que ver con la 
Universidad. Al mismo tiempo, lo citaba con urgencia para la se¬ 
sión del día siguiente, que nunca llegó a verificarse, puesto que esa 
noche ocurrió la ya relatada intervención de la Universidad por el 
Ejecutivo. 

Se nombró como Rector a Alfredo Vásquez Acevedo y se de¬ 
signó en calidad de miembros del Consejo a los doctores Cristóbal 
Salvañach, Manuel Garzón, Juan Saráchaga, Ernesto Frías, Arturo 
Terra, Manuel Herrero y Espinosa, Augusto Acosta y Lara, Segundo 
Posadas, Eugenio Piaggio y Luis Reggio. 82 

Refiere Vásquez Acevedo en sus Memorias las circunstancias en 
las que accedió al cargo: 

“A/ General Santos, con expresiones calurosas admitió todas 
mis condiciones, llegando a decirme que se haría todo lo que yo 
quisiese y nada más que lo que quisiese; que jamás tendría la más 
leve difictdtad, para lo cual no tendría más que dirigirle dos líneas o 
pedirle una entrevista en la segtiridad de que sería en el acto atendi¬ 
do. El General Santos cumplió fielmente sus promesas, todas sus pro¬ 
mesas. Me proporcionó inmediatamente los fondos ofrecidos, mandó 
a las Cámaras y apoyó con su influencia el Proyecto de Ley Orgánica 
de la Universidad, formulado por mí, [...] consiguió su rápida san¬ 
ción, y por último, respetó e hizo respetar en más de una ocasión mi 
completa independencia en el desempeño del Rectorado”. 83 


82 Acevedo, Eduardo. op.cit.:528. 

83 Ardao, María Julia. Eduardo Vásquez Acevedo. Montevideo. Rev. Hist. N°s 106-108, 
pág 195. 


94 



Ricardo Pou Ferrari 


El 14 de julio de 1885 quedó aprobada la nueva Ley Orgánica 
de la Universidad. La gestión de Vásquez Acevedo representó un 
giro copernicano para la institución, muy especialmente en lo que 
refiere a la Lacultad de Medicina. 

Subrayamos la circunstancia de que un pariente político de 
José Pedro Varela que había colaborado con él en la reforma de la 
Enseñanza Primaria durante la dictadura de Latorre, ahora era pro¬ 
movido a la máxima jerarquía universitaria por otro militar, sucesor 
del antes mencionado. Si bien en muchas ocasiones se ha puesto en 
tela de juicio la corrección moral del proceder de Varela, jamás se 
ha objetado el de Vásquez Acevedo. José Claudio Williman asevera 
al respecto: 

“[La] obra realmente trascendente [del gobierno de Santos] se hizo 
a nivel universitario, al punto que puede afirmarse que la Universidad 
actual en su espíritu profesionalista, conserva la estructura y las carac¬ 
terísticas de la ley de 1885 [...]”. 84 

Decíamos que en la Lacultad de Medicina el cambio favorable 
había sido particularmente notorio. Coincidentemente con la sus¬ 
titución de las autoridades universitarias, se designó como Decano, 
a fines de 1884, a José Máximo Carafí, que continuó en ese cargo 
hasta fines de 1887. 

Planteamos la hipótesis, que sólo podrá ser confirmada si algún 
día se encuentran documentos probatorios, de la gravitación que 
pudo haber tenido Carafí en la concesión de las becas a los médicos 
orientales. Recién arribado a su patria, se integró a la vida asistencial 
y académica cuando la Universidad vivía la “ triple crisis la deca¬ 
dencia docente en la Lacultad de Medicina, las desavenencias entre 
autoridades nacionales y universitarias y la de éstas últimas con la 
Junta de Higiene Pública y la Comisión de Caridad y Beneficencia 
Pública. La visión fresca de un hombre inteligente que había vivido 
en Lrancia durante diez años, quizás le permitió tener un panorama 
objetivo del abismo existente entre la realidad académica local y la 
europea, que probablemente lo indujo a recoger las sugerencias ver- 

84 Williman, José Claudio. Santos. La consolidación del Estado , Montevideo, Ed. Banda 
Oriental, 1979, 197 págs. 


95 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


tidas poco antes en el Parlamento, en el sentido de enviar jóvenes a 
formarse en universidades del extranjero, aunque descartando la se¬ 
gunda parte de dicha propuesta, que era la de clausurar la Facultad 
de Medicina. Nada más natural que Carafí tomara como ejemplo 
el ambiente que mejor conocía, que era el de París, facilitando sus 
contactos a fin de establecer vínculos entre las dos Facultades. 

Otra personalidad que pudo haber influido e incluso estimu¬ 
lado el empuje de Carafí, fue la de Pedro Visca. De la secuencia 
histórica de médicos uruguayos graduados en París, éste fue el ante¬ 
cesor directo del primero. Igualmente en el terreno de las hipótesis, 
pensamos que Visca haya brindado alguna recomendación para que 
Pouey se relacionara con su excompañero y amigo Samuel Pozzi. 

No cabe duda, de acuerdo con lo demostrado por Héctor 
Muiños en su exhaustivo análisis del contenido conceptual y la 
cronología del epistolario de Francisco Soca con Ramón López 
Lomba, 85 que fue el primero quien, a través de misivas y entrevis¬ 
tas, tanto con el funcionario jerárquico del gobierno como con el 
propio Presidente Santos, les hizo ver las carencias de la formación 
en el medio montevideano -tal como lo expresa contundentemente 
también en el proemio de su Tesis de Montevideo-, así como la 
urgencia en enviar profesionales para perfeccionarse en París. 

En esta línea, no dudó el Presidente en otorgar generosas becas 
de 250 pesos mensuales, durante el lapso que durara la estadía, más 
un viático de 1000 pesos a cada uno. Esta política de incentivo de 
la cultura nacional a través de ayudas económicas, Santos la hizo 
extensiva a otros sectores de la cultura. A partir de 1885, Alfredo 
Navarro viajó también a París, donde culminó con especial destaque 
su carrera. Casi todos estos becarios volvieron al país y demostraron 
con su obra renovadora el alcance fermental de la “inversión en 
cerebros” realizada por Santos. Estas consecuencias pudieron 
apreciarse cuando el gobernante no sólo había abandonado el poder 
sino que, desterrado por ley y próximo a la muerte, estaba exiliado 
en Buenos Aires. Paradojalmente, allí también vivía, rodeado del 


85 Muiños, Héctor. '‘Biografía”, en: Soca, F. Selección de Discursos. Montevideo, Col. 
Clás. Urug., Min. Educ. Cult., 1972, tomos I y II, págs. VII-CCCLV. 


96 




Quedarán elementos en duda con respecto al mecanismo por 
el que se eligieron los becarios. Suponemos que, siendo el concur¬ 
so una de las primeras condiciones planteadas y ganadas por la 
Universidad de Montevideo frente a la autoridad gubernamental, 
como garantía de su autonomía y de la ecuanimidad de las desig¬ 
naciones, se hayan tenido en cuenta los promedios de escolaridad 
y otros méritos. De Soca es sabido que fue exonerado del pago de 
los derechos de título por el Consejo Directivo, a solicitud unánime 
de los estudiantes de medicina, por considerárselo intelectualmente 
excepcional. Lo propio sabemos de Pouey, quien desde su época de 
estudiante de secundaria, tanto en Uruguay como en Francia, se ca¬ 
racterizó por su capacidad para el trabajo y su madurez intelectual. 
Joaquín de Salterain también se destacó desde joven como estu¬ 
diante en su disciplina así como en su calidad de alto funcionario 
de la Universidad. 

Llama la atención que el decreto de Santos, del 12 de mayo de 
1884, es anterior en dos meses y medio a la graduación de Pouey, 
ocurrida el 24 de julio de ese año, cuyo título fue inscripto ante el 
Consejo de Higiene Pública el I o de agosto. De Salterain lo había 
hecho el 30 de mayo de ese año. No obstante, en el referido decreto, 
sus nombres van precedidos por el título de “ doctor ”, aunque estric¬ 
tamente no lo eran aún, a diferencia de Soca que había obtenido el 
suyo en 1883. 


97 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


El apremio de Pouey por adelantar sus exámenes queda en 
evidencia al solicitar por nota al Consejo de la Facultad, el 5 de 
enero de 1884, para rendir en forma libre las pruebas correspon¬ 
dientes a Clínica Médica y Quirúrgica, Obstetricia y Enfermedades 
de las Mujeres. Hacia fines de febrero, nuestro biografiado sufrió 
una grave enfermedad, más precisamente una fiebre tifoidea, casi 
seguramente contraída en el hospital donde actuaba como alumno 
interno, que lo mantuvo imposibilitado hasta fines de junio. Esta 
circunstancia lo obligó a requerir al Consejo, el 20 de abril, nueva 
fecha especial para rendir los exámenes finales y el 30 de junio, para 
presentarse al examen general, así como para defender su tesis de 
doctorado en colación privada. No deja de ser curioso, sin embar¬ 
go, que tan importante designación, que lo distinguía del resto de 
sus compañeros, dándole oportunidades innegablemente superio¬ 
res a ellos, ya estuviera decidida antes de culminar sus exámenes y 
de conocer sus calificaciones definitivas. 

Otro elemento a tener en consideración es que, en oportuni¬ 
dad de la partida de los becarios, el Ateneo del Uruguay: 

“deseando asegurar colaboración que nos tenga al corriente del 
adelanto de las ciencias en Europa, acordó la Junta que se nombra¬ 
sen socios corresponsales a los doctores Salterain, Pouey y Soca, pen¬ 
sionados por el Gobierno para perfeccionar sus estudios en Europa ’. 

86 

Como primera y, que sepamos, única contribución, figura en 
los Anales de la institución una crónica de Joaquín de Salterain, 
referente a su estadía en Londres, donde asistió a diversas clínicas a 
fin de observar los adelantos de la cirugía. 87 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 19 a 22. 


86 

87 


Anales del Ateneo del Uruguay, Montevideo, 1884, 7: 30. 

De Salterain, J. Desde Londres. Anales del Ateneo del Uruguay, Montevideo, 1884, 7: 


333-340. 


98 



Capítulo IX 


Medicina y Cirugía en Francia 
EN EL SIGLO XIX 


C on la Revolución Francesa, en 1790 se suprimen las ins¬ 
tituciones de enseñanza médica, tanto el Collége Royal de 
Chirurgie como la Faculté de Médecine. Luego de la pro¬ 
puesta hecha ante la Convention en noviembre de 1794 
por Antoine Fourcroy (1755-1809), en diciembre se aprueba la ley 
que dispone la creación de tres Ecoles de Santé, en París, Estrasburgo 
y Montpellier. La sugerencia del reformador de los estudios médi¬ 
cos, que se inscribe en la filosofía utilitarista de los “ idéologues” (cu¬ 
yas figuras descollantes fueron Etienne Bonnot de Condillac [1715- 
1780] y Jean Pierre George Cabanis [1757-1809]), se resume en la 
siguiente frase suya: “ [los estudiantes de Medicina] deben leer poco, 
ver y hacer mucho". Luego de tres años de estudio y concurrencia a 
los hospitales y anfiteatros en dichas Escuelas, egresan con el título 
de Officiers de santé (por analogía a la designación de los médicos 
militares). En 1796, dichos centros de formación toman el nombre 
de Ecoles de Médecine, cuyo número aumenta a seis, con las que se 
fundan en Lille, Metz y Toulon con la finalidad de preparar a los 


99 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


médicos del ejército. En 1797, en el seno de la de París, se crea la 
Ecole pratique de dissection, destinada a profundizar la formación 
anatómica de los estudiantes, con miras a hacer de ellos buenos ci¬ 
rujanos, sobre todo para el campo de batalla, objetivo que sin duda 
se cumple, habida cuenta de los nombres gloriosos de los “ cirujanos 
napoleónicos ” surgidos de esta institución. En 1802, se estatuyen 
los cargos de externe e interne en los hospitales parisinos, iniciativa 
tendiente a facilitar que los estudiantes estén en contacto día y no¬ 
che con los enfermos y puedan realizar el mayor número posible de 
autopsias, principios básicos de la formación médica en el apogeo 
de la escuela anatomo clínica de París. En 1808, se retoma la desig¬ 
nación Faculté de Médecine, tan resistida por los revolucionarios, 
que pretendieron abolir títulos y privilegios; la misma abarca en 
sus programas -como venía ocurriendo en sus predecesoras- tanto 
la medicina como la cirugía, exigiéndose, a partir de entonces, el 
diploma de bachiller como requisito para acceder a ella. Deseamos 
subrayar esta fusión de las dos ramas del arte de curar, hecho de sin¬ 
gular importancia y repercusión, con lo que ambas adquieren igual 
jerarquía académica y que garantiza que los poseedores del título 
tienen idoneidad en los dos aspectos. 

Con los profesionales egresados de las mencionadas institu¬ 
ciones se pensaba cubrir las necesidades asistenciales mínimas de 
la población civil y militar. En las décadas siguientes, Francia se 
ve involucrada en conflictos bélicos varios; la cantidad de heridos 
y enfermos que llegan a los hospitales produce el colapso del siste¬ 
ma asistencial, más aún por carecer del personal religioso y de las 
subvenciones privadas de que gozaban durante el Anden Régime, 
suprimidas por los revolucionarios. Esta crisis conduce, progresiva¬ 
mente, a la reorganización y fundación de numerosos hospitales. 

La nueva metodología de abordaje paralelo, clínico y necrópsi- 
co, se había iniciado en el siglo XVIII con la obra magna de Giovanni 
Battista Morgagni (1682-1771). A comienzo del siguiente, hace 
eclosión en la capital francesa la llamada escuela anatomo-clínica de 
París. La misma postula la necesidad de correlacionar los datos de 
la clínica con los de la anatomía patológica (autopsia). El paciente 
vivo y el cadáver son los “libros” en los que los clínicos descubren, 


IOO 



Ricardo Pou Ferrari 


ubican y caracterizan las lesiones. El hospital es el epicentro de la 
enseñanza y de la investigación médica, dado que allí se concentran 
casos de las más diversas patologías, lo que permite comparar y 
definir entidades nosológicas, al tiempo que aplicar el método nu¬ 
mérico o matemático, esbozo de la actual estadística médica. 

La autopsia es, en consecuencia, la mesa de investigaciones del 
clínico y del anatomista. A través de la observación macroscópica 
se verán impulsados progresivamente al universo de su intimidad 
celular, lo que abrirá el fructífero campo de la histopatología. El 
anatomopatólogo de la primera época , que es la que estamos conside¬ 
rando, no es un profesional, tal como lo concebimos hoy, sino un 
practicante interno, un médico o un cirujano, que lleva sus piezas 
al laboratorio para estudiarlas por medio de técnicas nuevas. Los 
precursores franceses de esta revolucionaria escuela son, entre otros, 
Xavier Bichat (1771-1802), campeón de los estudios autópsicos 
y enemigo del microscopio; Jean-Nicolas Corvisart (1755-1821) 
-alumno de Sainte Barbe como Pouey-, que se consagra a las enfer¬ 
medades del corazón y da a conocer la importancia de la percusión; 
René Théophile Hiacynthe Láennec (1781-1826), orientado hacia 
las afecciones bronco pulmonares, adalid de la auscultación inme¬ 
diata y mediata (con el “ estetoscopio ” de su invención), así como 
gran partidario del seguimiento evolutivo de los casos, consignán¬ 
dolos en historias clínicas. 



Pierre Dessault (1738-1795). 


Xavier Bichat (1771-1802). 



IOI 




El Profesor Enrique Pouey y su época 



René Laénnec (1781-1826). Jean Nicholas Corvisart 

(1755-1821). 


Erwin Ackerknecht 88 rescata la siguiente aseveración de K. 
Wunderlich: 89 “De hecho, toda la nueva orientación de la medicina 
francesa ha surgido de la escuela quirúrgica”. A punto de partida de 
esta sentencia puede advertirse claramente que en Francia -lo mis¬ 
mo que en otros países y aún antes de Morgagni-, era eminente¬ 
mente el cirujano quien estaba habituado a realizar la observación 
cuidadosa (semiología) de las lesiones que formaban parte del que 
era su campo de acción, la llamada “ patología externa ’ y fue ese el 
criterio directriz de los precursores de la escuela de París, quienes 
afirmaban que “ consideraban los datos de la medicina con el ojo del 
cirujano”. La mayoría poseían formación de tales, ya que primero, 
durante el siglo XVIII, la Académie Royale de Chirurgie de París había 
mantenido enhiesta la tradición del “ localismo ” de los anatomistas- 
cirujanos; segundo, la obligatoriedad del servicio militar los imbuía 
en los principios de la cirugía; tercero, en la escuela de Montpellier, 
cirugía y medicina habían permanecido cercanas y en cuarto lugar, 
luego de 1776, en el seno de la Société Royale de Médicine, surgió 
el clamor por la unidad de la medicina y la cirugía, así como por la 
jerarquía de la anatomía y de la observación clínica, lo que recién 


88 Ackerknecht, E. H. La médicine hospitaliére a París (1794-1848). París, Payot, 1986 : 
40-45. 

89 Wunderlich, K. R. A. Geschichte der Medizin. Stuttgart, 1859. 


102 



Ricardo Pou Ferrari 


vino a concretarse en período revolucionario. Para consolidar los 
conceptos previamente expuestos, transcribimos de Temkin: 

“La cirugía, por siglos, se había basado en el diagnóstico ana¬ 
tómico objetivo. Tornándose hacia la patología localizada, la me¬ 
dicina adoptó el punto de vista que prevalecía entre los cirujanos 
[...] Puesto que, en sus posibilidades prácticas, la cirugía estuvo 
aún restringida hasta el advenimiento de la anestesia y la antisep¬ 
sia, la medicina dio la impresión de ser una rama más progresista. 
Sin duda, la cirugía se benefició enormemente de la reforma de la 
medicina, pero no estaba necesitada de un diagnóstico y de una 
revolución patológica (con la excepción de la bacteriología), y en 
cuanto al tratamiento, estaba aún en ventaja. La medicina estaba 
sumida en el nihilismo terapéutico, en tanto que la cirugía, con 
todas sus imperfecciones anteriores a 1846, podía y efectivamente 
curaba con cierta seguridad”. 90 

La cirugía no es, por consiguiente, ajena a esta nueva tendencia 
anatomo-clínica, destacándose de brillantes cirujanos napoleóni¬ 
cos, Guillaume Dupuytren (1777-1835), Dominique-Jean Larrey 
(1766-1846), Pierre Francois Percy (1754-1825) y René Nicolás 
Desgennetes (1762-1837), formados en la Ecole Pratique de dissec- 
tion. Esta sólida base anatómica es uno de los pilares que sustentan 
la extraordinaria escuela quirúrgica francesa, como lo ha hecho ver 
reiteradamente el Maestro de la cirugía uruguaya contemporánea e 
historiador de la de medicina, Raúl C. Praderi. 91 


90 Temkim, O. The Role ofSurgery in the Rise ofModern Medical Thought. Bull Hist Med, 
1951, 25:248-59 y en: Temkim, O Tlje Double Face ofjanus and Others Essays in the 
Flistory of Medicine. Baltimore and London, The Johns Hopkins University Press, 
1977, 33:487-496. 

91 Raúl Praderi, com. per. 


103 




Los cirujanos napoleónicos, de izquierda a derecha y de arriba 
abajo: Dupuytren, Larrey, Percy y Desgenettes. 


En 1849, se créala AssistancePublique, organismo centralizado 
de administración, que reformula la salud pública, lo que repercute 
sobre la enseñanza de la medicina, centrada -como acabamos de 
ver- en los cada vez más numerosos hospitales parisinos. Así pues, 
la evolución de la docencia médica procede más de las decisiones de 
la Administración central o municipal que de las políticas trazadas 
por las autoridades universitarias. 


El gran número de estudiantes hacía difícil que todos tuvie¬ 
ran contacto directo con los enfermos, lo que lleva a concebir para 


104 



Ricardo Pou Ferrari 


ellos, entre 1801 y 1802, cargos asistenciales a los que acceden a 
través de los concursos del “externado ”-al inicio de la carrera- y del 
“internado ”-poco antes de la graduación-. 92 Quienes logran ocupar 
esos puestos, especialmente los del segundo grupo, son colabora¬ 
dores directos del jefe de clínica , cargo creado en 1813, del profesor 
agregado, establecido en 1823, así como del catedrático ,le patrón. 
Estos son los escalones sucesivos de la carrera docente, que va for¬ 
mando una élite médica, la que tiene asegurada excelente forma¬ 
ción, muy buena posición en la práctica profesional, renombre y 
más veloz ascenso económico y social. Esta estructura será incorpo¬ 
rada en forma progresiva a la Facultad de Medicina de Montevideo 
y a la Asistencia Pública Nacional. 

Hacia la mitad del siglo XIX, la escuela anatomo clínica de 
París alcanza su culminación, para declinar después. 93,94,95 La ciru¬ 
gía francesa, en cambio, continúa progresando por el advenimiento 
de recursos que ampliaron sus horizontes (anatomía quirúrgica, an¬ 
tisepsia-asepsia y hemostasia), por lo que sigue siendo, hasta el últi¬ 
mo cuarto de esa centuria, una de las academias más importantes de 
Europa, sin ignorar el surgimiento de la alemana, que se caracteriza 
por la organización de institutos, la dedicación de los docentes y la 
profesionalización del investigador científico. 


92 Huard, Pierre; M. J. Imbault-Huart. Strncture et fonctionnement de la Faculté de Mé- 
decine de París en 1813. París, Rev. Histoire Scienc., 1975; 28 (2): 139-168. 

- Concepts et réalités de l’éducation et de laprofession médico-chirurgicalespendant 

la Révolution. París, Jour. Sav., 1973, 1:126-150. 

93 Gelfand, T. Gestation ofthe clinic. Londres, Med Hist., 1981, 25: 169-180. 

94 Ackernecht, E. H. Medicine at the París Flospital. Baltimore, The Johns Hopkins 
Press, 1967, XIV-242 págs. 

95 Jacyna, L. S. Au lit des malades: A. F. Chomel’s Clinic at the Charíté, 1828-9. Londres, 
Med. Hist., 1989, 33: 420-449. 


105 




El Profesor Enrique Pouey y su época 



La lección de Claude Bernard, por Lhermitte. 


No obstante lo antes aseverado, acontecimientos posteriores a 
1850 dieron nuevo lustre a la escuela médica francesa, con el surgi¬ 
miento de la investigación fisiopatológica experimental de Claude 
Bernard (1813-1878) en el ámbito del Collége de Frunce -que no 
tendrá mayor repercusión inmediata sobre la clínica, a diferencia 
de lo que sucedió en Alemania- y la labor de Louis Pasteur -en su 
propio Instituto-, que termina por desacreditar la teoría de la ge¬ 
neración espontánea y echar las bases de la “teoría microbiológica de 
la enfermedad ’, que significa la introducción del criterio etiológico 
específico. De ésta derivará -como hemos visto en el capítulo pre¬ 
vio- la cirugía antiséptica. 


Creemos necesario esbozar el surgimiento de la cirugía gine¬ 
cológica en París, ya que allí realizará Enrique Pouey su formación 
inicial en ese campo. 

Las primeras laparotomías se efectúan con la finalidad de ex¬ 
tirpar quistes y tumores de ovario, por lo que se las designa “ ovario - 
tomías”. El primer caso se efectúa en América del Norte, en 1809. 


106 




Ricardo Pou Ferrari 


Desde mediados del siglo XIX tales intervenciones comienzan 
a practicarse más regularmente también en Europa; el británico 
Thomas Spencer Wells (1818-1897) publica -entre 1870 y 1900- 
sucesivas series de casos, con una mortalidad que va decreciendo del 
50 al 15 %. 96 

En 1850, al mismo tiempo que algo similar ocurría en Londres, 
la Académie de Médicine de París condena la ovariotomía. No obs¬ 
tante, Auguste Nélaton (1807-1893), 97 profesor de cirugía del hos¬ 
pital Saint-Louis, al enterarse de las novedades quirúrgicas inglesas, 
viaja a Londres en 1860; intenta luego aplicarlas en su patria, pero 
fracasa rotundamente, por lo que no tarda en abandonarlas. Hacia 
1870, primero Just-Lucas Championniére (1843-1913) y luego 
Samuel Pozzi (1846-1918) visitan a Lister, que entonces trabaja ya 
en Edimburgo e introducen la antisepsia en Lrancia, que tardará 
todavía una década en generalizarse. 

Los pioneros de la cirugía ginecológica fueron cirujanos que, 
sin abandonar el terreno que les era propio y tradicional, comen¬ 
zaron a incursionar con cierta regularidad en el tratamiento qui¬ 
rúrgico de patologías del tracto genital femenino. Ello obedeció, 
primero, a la frecuencia con que observaban tales enfermedades en 
la clínica quirúrgica, que debían tratarse si se querían salvar las vidas 
de las pacientes y segundo, a que los proto-urólogos se encargaban 
ya, a esta altura, de hacer lo propio con las enfermedades genitales 
masculinas. Eugéne Koeberlé, de Estrasburgo y Jules Péan (1830- 
1898), de París, -ninguno de los dos adscriptos a las consignas lis- 
terianas-, casi simultáneamente inventaron la pinza hemostática y 


96 En el siglo XIX, Inglaterra es asiento de una activa vida académica y asistencial. Tanto 
en Londres como en Edimburgo, Manchester, Birmingham y otras ciudades británi¬ 
cas, hay escuelas médicas de jerarquía, personificadas por figuras de enorme gravita¬ 
ción. No obstante, encandilados por la fama de los cirujanos parisinos y atraídos por 
la cultura francesa, de amplia difusión en el Río de la Plata, los jóvenes estudiantes y 
médicos orientales, al igual que los de otras procedencias, no valoran suficientemente 
el aporte británico, con la sola excepción de Henrique Muñoz, que estudia en Edim¬ 
burgo, siendo discípulo de Lister. 

97 Auguste Nélaton fue alumno de Dupuytren y maestro de Velpeau, cirujano de Na¬ 
poleón III, de Garibaldi, profesor de Clínica Quirúrgica, miembro de la Societé de 
Chirugie. Tuvo actuación renovadora en la cirugía abdominal y ginecológica que po¬ 
dría calificarse de valiente por la pobreza de sus resultados iniciales. Fue profesor de 
Vilardebó. 


107 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


fueron los primeros cirujanos ginecológicos franceses. El alsaciano 
es autor de una de las primeras cesáreas con sobrevida materna pu¬ 
blicadas en Francia; el segundo, que tiene como principal ayudante 
al partero Paul Ségond (1851-1912), incursiona en las ovariotomías 
e histerectomías por vía vaginal y abdominal. 



Elenri de Toulouse Lautrec (1861-1901), 
Jules Péan (óleo sobre tabla, 1891-1892 74 
x 50 cms., Sterling and Francine Clark Art 
Institute, Williamstown, Mass.). 


Antoine Bourdelle (1861-1929). Eugéne Koe- 
berlé, Bronce, 56x68x30 cms., 1914, Musée 
D’Orsay, París. 


" Henri Gerveux( 1852-1929) Antes de la operación 
. o El Doctor Péan enseñando su descubrimiento de 
j la compresión de los vasos sanguíneos en el Elospital 
I Saint Louis (óleo sobre tela, 242 X 1,88, Musée 
| d’Orsay, París). 


•I >■ -V • : 


-r 




Ricardo Pou Ferrari 


En este elenco deben figurar al menos tres cirujanos más: 
Eugéne Doyen (1859-1916), oriundo de Reims, nunca admitido 
como docente, anatomista y microbiólogo (colaborador de Pasteur 
en su juventud), destacado cirujano ginecológico; Samuel Pozzi 
(1846-1918) y Jacques A. Doléris, cuyos perfiles serán trazados en 
el capítulo siguiente. 



John Singer Sargent (1856- 1925): Samuel Pozzi at homey en una fotografía. 



Medalla acuñada en homenaje a Jacques 
Amedée Doléris. 


109 





Capítulo X 


1884-1888 

POUEY, ESTUDIANTE DE MEDICINA 

en París 


H emos reseñado en el capítulo previo los tan rotun¬ 
dos como significativos alcaces de la medicina fran¬ 
cesa. Veremos ahora la importancia de la Facultad de 
Medicina de París en el período durante el cual Pouey 
realiza allí sus estudios (1884-1888). 

Una pregunta que se impone es la siguiente: ¿por qué los es¬ 
tudiantes y médicos de todo el mundo acudían a París, como si se 
tratara del único lugar donde se podía aprender medicina? 

La organización político administrativa francesa -incluyendo 
la médica- se caracterizaba por su centralización en la capital. Esta 
era el buque insignia de la III República, en el que se procuraba fo¬ 
calizar las miradas del mundo. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


“Después de Waterloo, París fue la Meca para los estudiantes y los 
médicos extranjeros”. 98 Ello obedecía a muchos factores, entre los 
cuales mencionaremos sólo algunos. En primer lugar, la enseñan¬ 
za médica era un sistema abierto , compuesto por distintos cursos 
-oficiales y privados-, servicios clínicos en numerosos hospitales 
-con mayor o menor especialización-, diversidad de academias, la¬ 
boratorios, museos e institutos. Todos ellos formaban una vasta e 
interconectada red, que comprendía más de medio millar de docen¬ 
tes, quienes actuaban en forma simultánea en más de una de dichas 
entidades, interconectándolas y transfiriendo entre ellas intereses, 
resultados y metodologías. En segundo término, allí funcionaban la 
Ecole Pratique y el Ampbitbéatre anatomique de Clamart. En ambos 
se enseñaba la práctica de la disección y de los procedimientos ope¬ 
ratorios, con amplia disponibilidad de material cadavérico y docen¬ 
tes de la más alta jerarquía. “ En París se puede ser un operador hábil 
en pocas semanas”, afirmaba Oliver Wendell Holmes, el famoso mé¬ 
dico de Boston, quien también hizo su pasantía francesa. En tercer 
lugar, la gran variedad de cursos cortos, dictados privadamente por 
docentes calificados, sobre temas puntuales o especiales, permitían a 
los alumnos adquirir una preparación sólida en aspectos concretos, 
descuidados o inexistentes en sus respectivos países. Al retorno con 
todo ese bagaje, lograban una rápida inserción, asistencial y acadé¬ 
mica. 

Entre estos extranjeros, figuraron, durante más de un siglo, los 
estudiantes y profesionales uruguayos. 

En marzo de 1884, unos meses antes de que hicieran lo pro¬ 
pio Pouey y de Salterain, zarpó rumbo a París el médico sanduce- 
ro Florentino Fellipone (1852-1939)," graduado en Montevideo 
el año anterior, con la finalidad de seguir cursos junto al químico 
Marcellin Berthelot (1827-1907). 


98 Gardner, August K. lite French Metrópolis. París as seen during the spare hours of a 
medicalstudent. N York, Boston, C.S.Francis & Co.,1850. 

99 Scholkin, Augusto I. Florentino S. Felippone (1852-1939) en; Flistoria de Pausandií. 
Diccionario Biográfico. Buenos Aires, Ed. Von Roosen, 1958, 3 tomos. Tomo I: 450- 
456. 


I 12 



Ricardo Pou Ferrari 


Casi al mismo tiempo partió Francisco Soca, que según los 
datos aportados por su correspondencia, 100 en julio de 1884 ya se 
hallaba en París, absorbido por el estudio y el trabajo, voluntaria¬ 
mente alejado de sus compañeros. Mientras de Salterain, luego de 
haber profundizado sus conocimientos en oftalmología, regresó a 
Uruguay en 1890, Pouey y Soca cursaron íntegramente de nuevo la 
carrera en Francia, obtuvieron el doctorado en junio y noviembre 
de 1888, respectivamente, retornando en ese año a Montevideo. 

Resulta de gran interés citar la carta enviada por de Salterain 
al Presidente Santos en abril de 1885. ¡En esa época, los médicos 
se carteaban con el Presidente de la República, por más autoritario 
que fuera, y su opinión era tenida en cuenta! La misma da una 
idea del ritmo de estudio y el régimen de vida austero que llevaban 
tanto él como su “ antiguo amigo y consecuente compañero de estudio 
el Dr. Pouey”. Si bien París era un escenario de amplios horizontes, 
abundaban las dificultades y obstáculos, “que sólo se vencen a fuerza 
de constancia, de tiempo y de trabajo asiduo”. Es curiosa la siguiente 
afirmación: 

“Por más que nos halagara, renunciamos a ese propósito [ob¬ 
tener el título en París] y creyendo interpretar mejor las elevadas 
miras del Gobierno, estudiamos y seguimos estudiando por hospita¬ 
les y clínicas aquello que consideramos más útil y más provechoso, 
obrando siempre de común acuerdo en todas nuestras resoluciones. 

Mi compañero el Dr. Pouey, dedica todo su tiempo, toda su 
actividad y todos sus recursos, al estudio de una especialidad que yo 
considero útil para aquel país: las enfermedades de las mujeres. Yo, 
señor, dedico mi mejor voluntad, todo mi tiempo y los últimos entu¬ 
siasmos de los años de juventud que me quedan, a las enfermedades 
de la vista”. 


La misma duda con respecto a la repetición de la carrera en 
París -ya que no era posible revalidar los exámenes de Montevideo- 
la planteó Soca en la ya citada correspondencia. Optó por llevar 
adelante, en forma paralela, con supremo esfuerzo que inclusive 


100 Muiños, Héctor, op cit. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


afectó su salud, tanto los tediosos estudios curriculares como las 
prácticas en las clínicas de su elección. Al comienzo pensó en pre¬ 
sentarse al concurso del internado, pero su edad era un obstáculo 
(dice entonces tener veintiocho años). Suponemos que a su influjo 
o por consejo de Doléris, Pouey decidió seguir el mismo camino, 
mientras que de Salterain mantuvo el proyecto original. 

Al arribo de los becarios a París, finalizaban allí su carrera mé¬ 
dica Eugenio Piaggio 101 y Enrique Figari (1859-1940), 102 que luego 
de presentar sus respectivas tesis, 103 retornaron a Montevideo. 

En 1885, llega Alfredo Navarro (1868-1951), quien obtiene el 
doctorado en 1894 104 , luego de ser Interne des Hópitaux , para incor¬ 
porarse al año siguiente al cuerpo médico montevideano. 

Pouey, de Salterain y Navarro compartían un apartamento 
en el Quartier Latín, junto con Antonio Harán, que se graduó en 
1890. 105 Al grupo de convivencia pronto se agregó el músico Luis 
Sambucetti (1860-1926), ex condiscípulo de Pouey en el conser¬ 
vatorio montevideano, quien costeó su estadía, realizando una bri¬ 
llante carrera como violinista, para regresar a la patria en 1889. 106 

El último de los cirujanos formados en París en ese período fue 
Gerardo Arrizabalaga (1869-1930), cuya familia le subvencionó la 
carrera, que finalizó, previo internado en 1894, con una tesis sobre 
tema ginecológico. 107 

101 Luego de su regreso a Montevideo, en 1884, se desempeñó como Profesor de Fisiolo¬ 
gía. En 1887 Carafí lo envió nuevamente a París, para compenetrarse en los adelantos 
de la enseñanza de esa materia. 

102 Siete años mayor que su hermano Pedro, luego de sus estudios secundarios en Mon¬ 
tevideo, se trasladó a Paris, donde realizó toda la carrera de Medicina. Fue Externo de 
los Hospitales y Médaille de Bronze de l’Assistance Ptiblique. Defendió su tesis en 1884 
y regresó ese mismo año a Montevideo, donde actuó como Jefe de Clínica de Pedro 
Visca. 

103 Piaggio, Eugéne. Sur une nouvelle théorie du phénoméne respiratoire de Cheyne-Stokes, 
Paris, Davy, 1884, 66 págs. y Figari, Henry. Quelques considérations sur l’hematocéle 
rétro-utérine , Paris, Davy, 1884, 88 págs. 

104 Navarro, Alfredo. Contribution a l’étude de l’hydronéphrose. París, Thése, Davy, 1894, 
72 págs. 

105 Harán, A. Contribution a l’étude de l’arthrectomie dans les arthrites tuberculeuses du 
genou. 1890 : 86 págs. 

106 Muller, María V. de. Luis Sambucetti. Montevideo, Rev. Nac. Lit. Art. Cieñe., octubre 
1943, año VI, 70:30-52. 

107 Arrizabalaga, G. Op. cit. 



Ricardo Pou Ferrari 


¿Cómo era la Facultad de Medicina de París? De acuerdo 
con los pormenorizados datos proporcionados por Auguste Corlieu 
(1825-1907) en el libro del centenario de la Facultad de París, 108 en 
1885 el número de estudiantes era de 3700, con 108 mujeres y 533 
extranjeros, de los que 

“...algunos ingresan en octubre de 1885, otros están cursando 
estudios y también hay doctores que vienen a completar entre no¬ 
sotros una escolaridad más o menos integral. Al fin del año escolar 
1885-1886, son en total 533, de los que 128 son americanos, 104 
rusos, 109 49 españoles, 45 ingleses, etc. ”. 

Los cursos tenían un costo que rondaba los mil francos, repar¬ 
tidos entre derechos de inscripción a la Facultad, tasas de examen, 
uso de la biblioteca y defensa de la tesis. Tan sólo una minoría de 
los alumnos franceses, herederos de los “ enfants de la Patrie ” de la 
época de la Revolución, obtenían las becas que daba la Asistencia 
Pública. 

Las materias se impartían a lo largo de cuatro años, con opción 
a cinco, durante los cuales era preciso acreditar al menos uno de 
asistencia a las clínicas. Los exámenes eran cinco, a los que se suma¬ 
ba la tesis. Las ciencias básicas incluían: anatomía -macro y micros¬ 
cópica-, fisiología, química, física médica y medicina operatoria. 
Junto a las patologías interna y externa, se dictaban las respectivas 
clínicas. También higiene, medicina legal, terapéutica e historia de 
la medicina, y los cursos de clínicas especiales (neurológica, oftal¬ 
mológica, de niños). Los exámenes podían rendirse en forma libre, 
pero en la secuencia establecida en el programa, 110 razón por la que 
podía imprimirse mayor o menor aceleración a la carrera, como lo 
muestra el caso de Soca, que en su afán de excelencia, dedicó mu¬ 
cho tiempo a la preparación de las materias. 


108 Corlieu, Auguste. Centenaire de la Faculté de Medicine de Paris (1794-1894). Paris, 
Doin, 1894. 

109 La gran cantidad de rusos obedecía a que en ese momento se había clausurado la 
Facultad de Medicina de San Petesburgo. 

110 Ver Apéndice documental, Anexo N° 23. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Conocida es la importancia que se otorgaba al estudio de la 
anatomía. El profesor de la materia era Philibert Sappey (1810- 
1896), 111 sucedido en 1886 por Louis-Hubert Farabeuf, hasta 
entonces Jefe de trabajos prácticos en la Ecole Pratique. Los estu¬ 
diantes hacían allí sus prácticas de disección y medicina operatoria. 
Farabeuf, el “anatomista nacional”, formó una pléyade de cirujanos, 
sin haber pisado jamás un quirófano. 112 En sus cursos: “todo estaba 
previsto, indicado-, lasfacilidades, los obstáculos y los errores posibles. En 
algunos segundos, bajo su mano hábil, la operación estaba terminada 113 
[...] Concibió la Facultad como una escuela profesional, de un interés 
social considerable [por lo que] era preciso restringir los programas a lo 
útil, a lo indispensable, a lo estrictamente necesario}^ 

Su gravitación en la cirugía clínica, queda bien refleja¬ 
da en la siguiente reflexión, contenida en una carta a Just-Lucas 
Championniére, uno de sus discípulos predilectos: “Ele puesto quin¬ 
ce años en rehacer la técnica quirúrgica cadavérica y en educar a los 
cirujanos en ciernes. Usted ha empleado el mismo tiempo en volver 
inofensivas las operaciones; como si fuéramos dos albañiles, yo haciendo 
los ladrillos, Usted edificando”} 1 '’ 


111 Autor de un famoso tratado, empleado en Montevideo desde la creación de los estu¬ 
dios médicos: Sappey, P. C. Traité d’anatomie descriptive. Paris, V. Adrien Delahaye 3 
volumes, 1847-1863. 2 eme éd.en 4 vol., 1867-1874. 

112 Henri Hartmann, Pierre Sébileau (1860-1953), Félix Lejars (1863-1952), Paul Lé- 
céne (1878-1929), Alexandre Couvelaire (1878-1948), Paul Delbet (1861-1957), 
Pierre-Alfred Duval (1874-1941)- el padrino de tesis de Pouey-; Anselme Schwartz 
(1872-1957), Paul Descomps (1881-1930), Victor-Emil Veau (1871-1949), Mau- 
rice Heitz-Boyer (1876-1950), Raymond Grégoire (1875-1942) y Charles Dujarier 
(1870-1931) 

113 Richet, Charles. Mémoire sur moi et sur les Mitres. Souvenirs inédits. París, Arch. Acad. 
Méd.TIII : 150-3. 

114 Guivar’ch, Marcel. Louis, Hubert Farabeuf. Paris, Louis Pariente, éd., 2005 :120. 

115 Fonds Dromigny: 129 lettres á ou de Farabeuf. Don de Mademe Jean Dromigny, de 
Bray (77), del 15 de mayo de 1988. Bibl. Soc. Hist. Et Archéol. de Provins. 



Ricardo Pou Ferrari 



Farabeuf, según el clásico retrato fotográfico, que presi¬ 
día el anfiteatro de Operaciones -hoy desparecido- en 
nuestra Facultad de Medicina. 

Su “Manuelsur l’anatomie topographique et opératoire”, era con¬ 
siderado una obra indispensable para todo cirujano práctico de 
aquel momento. Cuando se hicieron más frecuentes las laparoto¬ 
mías, Farabeuf pidió a sus colaboradores que se ocuparan de esos te¬ 
mas ajenos a su formación clásica, que era la propia de la Patología 
externa. 

Notable universitario y militante republicano, su vida transcu¬ 
rrió durante un período significativo de la medicina francesa, ins¬ 
cribiéndose, sucesivamente, en los regímenes de Louis Philippe, la 
II República, el II Imperio, la guerra de 1870, la Comuna y la III 
República. 

Debemos subrayar la decisiva influencia que la Medicina ope¬ 
ratoria farabeufiana ejerció sobre nuestra novel Facultad. Si bien no 
sabemos a ciencia cierta quién la introdujo entre nosotros -muy 
probablemente el mismo Pouey- su retrato presidía el anfiteatro de 
Medicina operatoria, que llevaba su nombre, lamentablemenente 
reconvertido en 2009 en un salón de clases supuestamente moder¬ 
no, con lo que se perdió un espacio patrimonial y emblemático de 
la Escuela médico-quirúrgica uruguaya. 


ir 7 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


I-RÍCIS 


HtiYlEL OI'ClATOIIIE 


L M. P ARASE Uf 



PARIS 

< IASU1M. IMTIUI 


Carátula del Manuel opératoire. 


Charles Richet (1850-1935) fue el profesor de fisiología en ese 
momento. Miembro fundador de la SociétéFrangaise d’Antbropologie, 
fue autor del libro Séléction humaine (1919) -donde sostenía “la 
aristocracia de los blancos, la raza pura estuvo involucrado en 
movimientos pacifistas, fue francmasón, partidario del esperanto e 
iniciador de los estudios sobre fenómenos paranormales. En fisiolo¬ 
gía, investigó los mecanismos de termorregulación; en terapéutica, 
intentó aplicar la seroterapia al tratamiento de la tuberculosis. En 
1901 obtuvo el Premio Nobel por sus investigaciones sobre anafi- 
laxis. 

En histología, Pouey concurrió a los cursos de Mathias Duval 
(1844-1907), conocido además por sus libros sobre transformismo, 
darwinismo y genética. Fue condiscípulo y amigo de Pedro Visca. En 
sus cartas, Soca relata un encuentro casual con el famoso profesor en el 
café Voltaire, ocasión en la que intentó escabullirse, pero fue reconoci¬ 
do por el catedrático, quien lo saludó cortésmente, haciendo mención 
al brillante examen que el uruguayo había dado dos meses antes. 116 


116 Muiños, H. H. op. cit.: CU. 





Ricardo Pou Ferrari 


Georges Dieulafoy (1839-1911), maestro de Clínica Médica, 
fue autor de un libro de Patología Interna , con numerosas ediciones 
y traducciones, texto fundamental durante más de treinta años. 117 
Como ocurrió con otros maestros de la clínica, contempló desde 
la medicina algunas patologías para las que propuso soluciones 
quirúrgicas; concretamente, la intervención precoz en la apendi- 
citis aguda y en la perforación intestinal tifoidea. 118 También fue 
Dieulafoy íntimo de Visca, a quien éste consultó en ocasión de un 
quebranto de salud de su esposa. 119 

Charles J. Bouchard (1837-1915), uno de los propulsores de 
la microbiología aplicada a la clínica, igualmente vinculado con 
Visca, era el catedrático de patología y terapéutica general. En los 
años 1887 y 1888, dicta un curso de Patología general, recogido 
por Paul-Louis Le Gendre (1854-1936) bajo el título Thérapeutique 
des maladies infectieuses. Antisepsie . 12 ° El mismo es un ejemplo de 
la nueva patología médica, que ya había transitado por su etapa 
celular, lo que significó el impresionante desarrollo de la histopato- 
logía y que ahora, con el descubrimiento de los agentes etiológicos 
específicos, arriba a una nueva fase. La misma no es denomina¬ 
da inmediatamente Patología microbiológica , sino que se la incluye 
en el gran concepto de la Patología general , que es precursora de 
la Fisiopatología. En el curso de este libro plantea el asunto de las 
enfermedades infecciosas y la antisepsia, único recurso útil hasta 
entonces para enfrentarlas. 

Jean Casimir Félix Guyon (1831-1920) -luego maestro de 
Alfredo Navarro-, lo fue igualmente de Pouey y Soca en Patología 
quirúrgica. 

Jean Martin Charcot (1825-1893), primero profesor de 
Anatomía Patológica y más tarde de Clínica de Enfermedades del 
Sistema Nervioso, fue una figura significativa para todos sus alum- 

117 Dieulafoy, Georges. Manuel depathologie interne. París, Masson, 1880-1884, 2 vol. 

118 Dieulafoy, Georges. De l’intervention chirurgicale dans les peritonitis de la fiebre ty- 
phoide. París, Bull. Acad. Méd. 1896.36: 475. y Dieulafoy, G. Etudes sur l’appendicite. 
Paris, Masson, 26 págs, 1896 (Bull. Acad. Méd., 1896). 

119 Mañé Garzón, F. Pedro Visca, op.cit. 

120 Bouchard, Ch. Therapeutique des Maledies infectieuses. París, Antisepsie, F. Savy, 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


nos, entre ellos para Soca, en cuyo servicio elaboró la tesis sobre la 
enfermedad de Friedrich. 121 Charcot ha quedado como legendaria 
imagen del gran patrón, con algo de genio y algo de actor. 

Léon Le Fort (1829-1893) -jefe de Carafí en sus tiempos de 
interno parisino- fue primero catedrático de operaciones y aparatos 
y, en estos años, de Clínica quirúrgica. 

Germán Sée (1818-1896) y Cari Potain (1825-1901) -maestro 
reverenciado por Soca-, fueron los profesores de Clínica médica. 

Aristide Verneuil (1823-1895) y Ulysse Trélat (1828-1890), 
eran los “ patrones” de Clínica quirúrgica. 

Adrián A. Proust (1834-1903) se desempeñaba como profesor 
de Higiene y Jean A. Fournier (1832-1914), de enfermedades de la 
piel. Señalemos que este último asistió a Soca por sus persistentes 
cefaleas y descartó de plano el diagnóstico de sífilis que le había 
formulado Potain, dándole tranquilidad y nuevos bríos a nuestro 
compatriota. 

Luego de la demolición del hospital de Clínicas en 1878, el 
Servicio de partos fue trasladado a un nuevo edificio especialmen¬ 
te diseñado para tal cometido e inaugurado en 1881; allí trabajó 
Pouey bajo la dirección de Doléris. La cátedra de Clínica obstétri¬ 
ca estuvo a cargo, sucesivamente, de Henri Depaul (1811-1883) 
-entre 1867 y 1883-, Charles M. Pajot (1816-1896) -de 1883 a 
1887- y Stéphane E. Tarnier (1828-1897), a partir de 1887. En 
la nueva instalación aludida se habilitó un laboratorio de análisis 
clínicos y bacteriológicos. 

Por “ sus importantes estudios de anatomía”, realizados mientras 
permaneció en Francia, la Societé Anatomique de París designó a 
Pouey Miembro Correspondiente , 122 En los Comptes Rendus de dicha 
Sociedad no localizamos ninguna contribución suya; tampoco figu¬ 
ra su nombre en la lista de Miembros Correspondientes. 


121 Soca, Frarujois-Vincent. Etude clinique sum la maladie de Friedreich. Thése, París, Da- 
vyéd., 1888, 192 págs. 

122 Pouey, E. Curricidum vitae, mecanografiado; en: Archivo de la Facultad de Medicina 
de Montevideo. 


120 



Ricardo Pou Ferrari 


U 


FlEVRE PUEUPÉRALE 

ORGANICES 1NFÉR1EURS 

nrn<.»¡£tiE «t mtiurKUTiouK 
v OCIHC«tS INFWTIKUX DK> SUITES l)K COUCHKS 

l* o* J. Amíd*» OOI.KHIS, ^r--1 


m 


uUtu n n 


Carátula de la obra de Doléris, de 1880, dedicada por el autor a 
Carafí en estos términos: /l mon collégue ami Carafí, ]. Doléris. 34, 
rué de la bienfaisance (Facultad de Medicina de Montevideo, Depar¬ 
tamento de Hist de la Med.). 


Llegado a París, Pouey tomó inmediatamente contacto con 
Jacques Amedée Doléris, amigo de Carafí. Oriundo del Béarn -lo 
que explica su versación en temas vitivinícolas-, 123 Doléris fue a 
estudiar medicina a París enl873, un año antes que aquél. Interno 
de los hospitales en 1876, fue, al mismo tiempo, colaborador de 
Pasteur. Puede considerárselo el creador de los cultivos bacterioló- 


123 Luego de la visita a la Argentina, en 1910, publica el siguiente trabajo : Le Nil argen- 
tin: étude économique et agricole sur les régions du sud Argentin; Río Negro, Neuquén. 
Paris, P. Rogers, 1912. (2 éme éd., Aviard, Ch et Dóleris, J.A.). Más tarde, escribe otra 
contribución sobre el particular: Le vin et les médecins, le pro et le contre. Paris, Vigot 
Fréres, 1931. 


121 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


gicos a partir de muestras de sangre [hemocultivó), que entonces se 
obtenían por medio de escarificaciones y punciones en los pulpejos 
de los dedos, antes de popularizarse el empleo de la jeringa ideada 
por Gabriel Pravaz (1791-1853) en 1852. Durante los años 1878 
y 1879, actuando como interno en el hospital Lariboisiére , Doléris 
facilitó a Pasteur muestras de secreciones y sangre de mujeres inter¬ 
nadas con el diagnóstico de “fiebre puerperal’ , así como las respecti¬ 
vas historias clínicas y el protocolo de las autopsias. Estos materiales 
permitieron al bacteriólogo anunciar ante la Académie de Sciencies , 
en octubre de 1879, 124 que el agente causal de la complicación, res¬ 
ponsable de más del 10% de muertes luego del parto en las princi¬ 
pales maternidades europeas era una bacteria “en cbapelets de grains” 
(conocida luego como Estreptococo). Es sobre esta enfermedad y su 
correlación con los hallazgos microbiológicos y anatomopatológicos, 
macro y microscópicos, que Doléris publica su tesis de doctorado en 
1880. 125 Orientado a la obstetricia, se integra al laboratorio anexo a 
la Maternidad. En 1883 y 1884 es Jefe de Clínica de Pajot. Cuando 
la Asistencia Pública crea el cargo de Accoucheur des Hópitaux, en 
forma paralela al de cirujano, Doléris fue uno de los primeros en 
ocuparlo. Finalmente, accede a la jerarquía de Professeur Agrégé. Si 
bien estaba más vinculado a la tocología, dio a su actividad una 
fuerte inclinación quirúrgica. 126 Una vez obtenido el doctorado, en 
1880, visita los principales centros gineco-obstétricos germanos. Al 
año siguiente, funda un Instituto privado de ginecología , donde se 
formaron discípulos de la talla de Paul Petit, R. Pichevin y Stéphane 
Bonnet. Allí acudieron numerosos extranjeros, entre ellos Pouey, 127 

124 Pasteur, Louis. Sur l'extensión de la théorie microbienne a l’étiologie de certaines affec- 
tions fréquentes. París, Comptes Rendus de l’Académie de Sciences, XC, pag. 1033- 
44,1880. 

125 Doléris, J. Amédée. La fiévre puerpérale. op. cit. 1880. El ejemplar existente en el 
Departamento de Historia de la Medicina de la Facultad de Montevideo, lleva la 
siguiente dedicatoria manuscrita; “A mon collégiie et ami Carafi, J. Doléris. 34, me de 
la Bienfaisance”. 

126 Los trabajos posteriores de Doléris se refieren a temas obstétricos, con algunas ex¬ 
cepciones como los concernientes a la técnica para la corrección quirúrgica de la 
retrodesviación uterina por medio de la plicatura extraperitoneal de los ligamentos 
redondos. 

127 Un libro con apuntes de un viaje a Alemania fue publicado por un alumno brasileño, 
A. Brissay, con una Introducción de Doléris : Brissay, A. Fragments de chirurgie et de 
gynécologie opératoire contemporaines, complétés par de notes recueillies au cours d’une 


122 



Ricardo Pou Ferrari 


razón por la que Doléris quedó muy vinculado con América del 
Norte y los países sudamericanos. En 1910 forma parte, junto con 
Samuel Pozzi y Georges Clemenceau (1849-1929), de la delegación 
médica que el Gobierno francés envió a Buenos Aires, con motivo 
de las celebraciones conmemorativas del primer centenario de la in¬ 
dependencia argentina. 128 Visita nuevamente Montevideo en 1926, 
oportunidad en que ofrece conferencias en la Maternidad y asistie 
a la fundación de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay. Notorio 
dirigente de la Société d’Obstétrique et de Gynécologie de París, pre¬ 
senta en su seno numerosas comunicaciones, que fueron recogi¬ 
das en revistas tales como La semaine gynécologique, Gynécologie et 
Obstétrique, así como en libros, entre ellos el Traité de Gynécologie 
pratique 129 de 1896, redactado en colaboración con Pichevin. De la 
lectura del prólogo de esta obra puede sacarse una idea de la situa¬ 
ción bastante precaria de la ginecología francesa en ese momento, 
ya que señala que los alemanes, si bien fueron discípulos de los 
franceses, luego organizaron Institutos universitarios propios, de 
los que surgieron abundantes publicaciones que, traducidas al fran¬ 
cés, fueron consideradas obras claves de la especialidad, en Francia 
y en el mundo. Asimismo plantea el problema creado al no haber 
una cátedra oficial de ginecología, por lo que los casos eran tratados 
por cirujanos. Finalmente, señala que en su experiencia, fue muy 
fructífera la actividad docente en el ámbito privado, donde, como 
se ha señalado, había tenido muchos discípulos. 

Como consecuencia de su formación biológica experi¬ 
mental, Doléris continuó como asiduo colaborador de la Société 
anatomique, 1311 de la Société de Biologie de París y de la Société 
Frangaise pour l’avancement des Sciences. Más adelante, incursionó 

mission scientifique du gouvernementfranjáis en Autriche et en Allemagne. Précédés dune 
introduction par J. A. Doléris. París et Rio de Janeiro, Doin, 1887. 

128 Clemenceau, G. Notes de voyage dans lAmérique du Sud. Argentine. Uruguay. Brésil. 
París, Hachette, éd., 1910. 

129 Doléris, J. A. et Pichevin, R. La pratique gynécologique diagnostic gynécologique, tech- 
niques des moyens d’exploration et des méthodes spéciales de traitement. París, Rueff, 
1896. 

130 Fundada el 19 frimario del año XII, reconstituida el 12 de enero de 1826. Objeto: 
estudio de la anatomía, de la histología y de la fisiología, normales y patológicas. Sede 
social: Ecole de Médecine (Ecole pratique). Publicación: Bullein (mensual, en octava, 
LXXX año; reuniones: hebomadarias). 


123 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


además en temas de índole médico- 
social. 131 

Por su intermedio, Pouey ingre¬ 
só al laboratorio de la Maternité y se 
vinculó al Instituí Pasteur, especial¬ 
mente con Emile Duclaux (1840- 
1904). En aquel ámbito, aprendió 
la técnica microbiológica y adquirió 
una recia mentalidad experimental. 

Dotado naturalmente de una 
especial habilidad manual, su técni¬ 
ca quirúrgica fue depurándose junto 
a Doléris, lo mismo que la capaci¬ 
dad diagnóstica y la fineza en la in¬ 
dicación terapéutica. Más adelante, 
siendo ya profesor, la vinculación 
de amistad entre Pouey y Doléris, 
le abrió al primero las puertas de las 
sociedades médicas francesas, donde 
presentó y publicó sus trabajos. Fue ésta la via por la que se di¬ 
fundió internacionamente su aporte original a la técnica quirúrgica 
ginecológica, el “vaciamiento conoideo”. 

El otro orientador de Pouey en Paris, si bien no tan cercano 
afectivamente ni tan generoso en su colaboración como Doléris, fue 
Samuel Pozzi. 132 Nacido en Bergerac (al igual que Cyrano [1619- 
1655], personaje que dio motivo a la obra teatral homónima, creada 
en 1897 por Edmond Rostand [1868-1918]), Pozzi fue interno en 
1867, en la misma generación que Pedro Visca. De porte elegante, 
lo que bien le vahó el apelativo de “le bel Pozzi”, fue Prosector de la 
Ecole Pratique y Profesor Agregado de cirugía. Alumno del cirujano 



De izq. a der., abajo: Farabeuf y 
Broca; primera fila: Hartmann, 
Sébileau y Léjars; segunda fila: Le- 
céne, Couvelaire, Delbet y Duval; 
tercera fila: Schwartz; Descomps 
y Veau; en alto: Heitz-Boyer, Gré- 
goire y Dujarier. 


131 Doléris, J. A. La protection des femmes et des enfants dans les usines. Paris, Masson, 
1916. Doléris, J. A. et Bouscatel, J. Hygiéne et morale sociales. Malthtisianisme, mater¬ 
nité etféminisme; éducation sexuelle. Paris, Masson, 1918. 

132 Hemos consultado, a propósito de la vida y obra de Pozzi, entre otras obras, la si¬ 
guiente: Vanderpooten, Claude. Samuel Pozzi, chirurgien et ami des femmes. París, In 
fine, éd.,1992, 587 págs. 


I2 4 



Ricardo Pou Ferrari 


y antropólogo Paul Broca, con él compartió, lo mismo que Visca, 
la fundación y los primeros años de la Société d’Anthropologie. Su 
actividad asistencial pública se desarrolló en el Hópital de Lourcine, 
establecimiento fundado en 1835 como asilo para mujeres porta¬ 
doras de enfermedades venéreas. En dicho centro desarrollaron su 
actividad connotados sifilógrafos y cirujanos de precoz orientación 
ginecológica. 

Pozzi fue un cirujano de talento que desde 1887 defendió, en 
contra de la opinión de la mayoría de sus contemporáneos, la inter¬ 
vención quirúrgica precoz en las heridas penetrantes de abdomen. 
Conocedor del inglés por su ascendencia materna británica, visitó a 
Lister en 1888 y fue, paralelamente con Just-Lucas Championniére, 
el introductor en su país del método antiséptico. Actuó en congre¬ 
sos de cirugía franceses (de los que fue promotor y secretario duran¬ 
te muchos años), ingleses, norteamericanos y alemanes. Hizo giras 
por los países germanos, advirtiendo, en especial en la clínica Ernst 
Alfred Hegar (1830-1914) de Friburgo, la importancia del estudio 
de las enfermedades del aparato genital femenino y de su trata¬ 
miento quirúrgico “especializado”. Sin descuidar la cirugía general 
-como Agrégé, suplantaba a Broca durante las licencias del catedrᬠ
tico de clínica quirúrgica- orientó progresivamente su actividad a 
la ginecología. Junto a sus colaboradores Félix Jayle (1866-1945) y 
Robert Proust (1873-1935) remodeló progresivamente las salas del 
annexe Pascal del ya mencionado hospital, que fue luego denomina¬ 
do por iniciativa suya “ Hópital Broca” . Puesto que era un médico de 
prestigio, recurrió a sus influencias para hacer de esas míseras salas 
un servicio ginecológico modelo. 

En 1890 publicó el Traité de Gynécologie, 133 para cuya redac¬ 
ción se retiró por espacio de dos años a Montpellier; esta obra al¬ 
canzó gran difusión en distintos idiomas y numerosas ediciones. 
Paralelamente, impulsó la fundación de una revista con la que in¬ 
tentaría marcar el paso hacia la nueva ginecología operatoria, a la 
que denominó Revue de Chirurgie abdominale et Gynécologie. 


133 Pozzi, S. Traité de Gynécologie Clinique et opératoire. París, Masson, 1890, XXIV, 
1096 págs., 493 figs. 


I2 5 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Intentó Pozzi —en vano al principio, frente a la oposición del 
viejo profesor Le Fort- fundar una cátedra de ginecología en París. 
Dictó, de todos modos, cursos libres, cuyos participantes -entre los 
que se contó Pouey- asistieron a conferencias, visitas a sala y ope¬ 
raciones. Recién en 1899, la Municipalité de la Ville de París brindó 
los medios económicos necesarios para fundar la tan necesaria cᬠ
tedra. Se hizo el llamado a concurso para proveerla; los postulantes 
fueron Pozzi y Eugéne Doyen. El primero accedió a dicha jerarquía 
académica en 1901. 

Casado con una acaudalada lionesa, de quien terminó divor¬ 
ciándose luego de tener dos hijos, vivió muchos romances, entre 
ellos con Sarah Bernard (1844-1923) para quien Pozzi era “le doc- 
teur dieu” . En compañía de una mujer cuyo nombre ha permaneci¬ 
do en el anonimato, realizó numerosos viajes por Europa, en busca 
de ejemplares para sus colecciones de monedas y antigüedades clᬠ
sicas. Vinculado al “tout París” , formó parte de los salones litera¬ 
rios y artísticos quedando su figura en un retrato, obra del pintor 
impresionista americano John Singer Sargent (1856-1925). Muy 
relacionado con la familia Proust, lo estuvo también con Marcel 
(1871-1922), el creador de la Recherche. Hay quienes consideran 
que Pozzi inspiró el personaje del docteur Cotard, pero los rasgos 
del médico de ficción son totalmente opuestos a los de Pozzi, y por 
otra parte hoy se sabe con certeza que fue tomado de un neurólogo 
y psiquiatra de ese nombre, amigo del padre de Proust. 134 

Miembro de la Académie de Médecine, Pozzi realizó viajes de 
estudio por Norteamérica (donde ocupó la tribuna, en 1909, como 
representante francés, en el homenaje organizado por la American 
Gynecological Society en Nueva York, en conmemoración del cen¬ 
tenario de la primera ovariotomía realizada por el médico rural de 
Kentucky, Ephrain Mac Dowell), Argentina (en ocasión de los 
festejos del centenario de la independencia de ese país) y Brasil. 
Con tal motivo publicó dos memorias, versiones escritas de sendas 
conferencias pronunciadas en la Academia de Medicina de París, 

134 Pearn, J. Gardner-Thorpe, C. A biographical note on Marcel Proust’s Professor Cottard. 

Londres, J Med Biogr. 2003 May; 11 (2): 103-6. Trujillano, A. C . Jules Cotard (1840- 

1889) Neurology. 2003 Jan 14;60( 1): 153. 


126 



Ricardo Pou Ferrari 


una sobre el viaje a Sudamérica 135 y otra referida a los hospitales 
de Buenos Aires y Brasil. 136 En la primera, en una nota al pie de 
página, menciona su pasaje por Montevideo, en cuya Facultad de 
Medicina dictó una conferencia sobre “ cuello cónico En esa bre¬ 
vísima noticia consigna la calurosa acogida que le brindaron los 
colegas uruguayos, entre ellos Pouey. Fue fotografiado junto a Visca 
y Arrizabalaga. Aparte de este último, el otro alumno uruguayo 
de Pozzi fue Alfredo Navarro, quien, en ocasión de una gira de la 
Bernard al Río de la Plata en 1905, hubo de evacuarle por punción 
una importante hidrartrosis de la rodilla derecha. Muchos años 
después, la diva sufrió la amputación de ese miembro a causa de 
un “ tumor blanco ” de rodilla, afección de origen tuberculoso que 
quizás era incipiente cuando visitó Montevideo. El mal recuerdo 
que la actriz guardó de esa experiencia, se resume en una nota que 
envió a Pozzi antes de que este emprendiera viaje a Buenos Aires, 
en la que lo despide así: “ Mon pauvre docteur dieu, tu vas entre les 
barbares... ” 

La bibliografía de Pozzi es vastísima. Puede considerárselo co¬ 
mo fundador de la ginecología francesa. Es de destacar que fue el 
traductor al francés de la obra de Darwin, La emoción en el hombre 
y los animales. 

Murió en 1918, casi terminada la Gran Guerra, en la que había 
tenido valiente y profusa actividad como cirujano, a consecuencia 
de las heridas en el vientre provocadas por disparos que le infirió un 
antiguo paciente -por entonces ya curado-, enajenado mentalmen¬ 
te, que inmediatamente después se quitó la vida. Procuró Pozzi, de 
acuerdo a sus viejas convicciones, que se lo interviniera quirúrgica¬ 
mente; así lo hicieron sus discípulos, pero murió durante la opera¬ 
ción. En esta ocasión, Pouey publicó una de las dos biografías de 
que es autor (la otra es la del doctor Crile), por demás sucinta y 

135 Pozzi, Samuel. Voyage chirurgicalepar lArgentine et le Brésil. París, Masson, 1911. 

136 Pozzi, Samuel. Les Hópitaux a Bísenos Aires et au Brasil. Paris, Masson, 1911. En este 
último denota su preocupación por incrementar la influencia francesa, no sólo en lo 
que concierne aspectos técnicos, sino en cuanto a lograr una mayor presencia de la 
industria francesa de material quirúrgico y medicamentos. Constantemente refiere la 
superioridad de los servicios sudamericanos con respecto a los parisinos y a la notoria 
ascendencia anglosajona que se nota en los primeros. 


127 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


crítica, aunque de tono admirativo y donde, no hace mención a su 
vinculación con él. 137 

La relación de Pouey con Pasteur queda demostrada en los dos 
trabajos enviados a Montevideo, en colaboración con de Salterain, 
que versan sobre “el método de la vacunación antirrábica”. En ellos 
se relata la asistencia a la sesión de la Academia de Ciencias en la 
que Pasteur demuestra la efectividad del procedimiento. 138 

La amistad entre Pouey y de Salterain es notoria y surge de 
las referencias a su época de estudiantes en Montevideo, cuando el 
segundo actuaba como secretario de la Facultad de Medicina, así 
como las que tienen que ver con la grave enfermedad sufrida por 
Pouey poco antes de su viaje, durante la que fue tratado por “su 
amigo” , el novel médico Joaquín de Salterain. También en la carta 
enviada por de Salterain al Presidente Santos en 1885. Con respec¬ 
to a la relación personal entre Pouey y Navarro, su cercanía parece 
menos evidente. Cuando éste último llega a Montevideo, en 1895, 
se presenta como un cirujano de fuste, procura ganar el liderazgo en 
ese terreno, cosa que en realidad logra, siendo el fundador de una 
importante escuela quirúrgica en el Uruguay. Por entonces, Pouey 
llevaba un lustro de actividad asistencial y docente, ésta última en 
la Cátedra de Operaciones , en la que sería sucedido por el propio 
Navarro a partir de 1895. De las comunicaciones y discusiones en 
el seno de la Sociedad de Medicina, surgen perfiles diferentes para 
ambos compañeros. Mientras Pouey es modesto, sintético y mode¬ 
rado en la exposición de sus trabajos e intervenciones, Navarro se 
muestra impetuoso, arrogante y particularmente agrio en su trato 
hacia el primero. 

La actividad no médica de Pouey en Paris fue quizás acota¬ 
da, debido a su intensa actividad estudiantil. No tenían, relata de 
Salterain, ni tiempo para verse en su común domicilio, dado que 
ambos debían hacer frente a las grandes exigencias que les planteaba 

137 Pouey, E. El doctor Pozzi ha muerto. Montevideo, An. Fac. Med., 1918. Bibliografía 
de Pouey, 1918. 

138 Pasteur, Louis. Méthodepourprévenir la rage aprés morsure. París, Comptes rendus de 
l’Académie des Sciences. Séance du 26 octobre 1885, C.I. p. 765-773, Bull. Ac. Sci. 
27 octobre 1885, 2 eme série, XIV, p. 1431-1439. 


128 



Ricardo Pou Ferrari 


-especialmente en su calidad de extranjeros- el medio altamente 
competitivo donde actuaban. Esto también lo señala Soca, aunque 
su mentalidad un tanto obsesiva, lo llevó a encerrarse en hospitales 
y bibliotecas y a no frecuentar a sus coterráneos, porque haciéndolo 
-relata- perdía la fluidez y corrección del francés. No obstante, por 
su formación, su gusto por la música, la proximidad con Sambucetti 
y la época que le tocó vivir en Paris, es muy probable que Pouey ha¬ 
ya participado también de la actividad cultural. Igualmente, debió 
estar atento a los acontecimientos políticos, frente a los que, si bien 
se mantuvo siempre distante, no fue nunca indiferente. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 23. 


129 




Capítulo XI 


1885-1887 

Trabajos enviados desde París 

POR LOS MÉDICOS BECARIOS DE 

Máximo Santos* 


M ientras Pouey estudia en Paris, está bien asentada la 
mentalidad fisioclínica, basada en la interrelación de 
conocimientos surgidos en dos grandes ambientes: la 
clínica y los laboratorios (especialmente los hospita¬ 
larios). En el primero de ellos, uno de los principales aportes es 
la termometría, desarrollada por el alemán Cari Reinhold August 
Wunderlich (1815-1877) y adoptada rápidamente en el resto del 
mundo; en el segundo, se conciben los procedimientos de análisis 
y de investigación, tanto a nivel de los líquidos orgánicos como de 
los tejidos. El paradigma de esta tendencia lo constituye la obra de 
Claude Bernard, que permitiría llegar a una concepción científica 
de la medicina. 


131 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


La mentalidad microbiológica-etiológica, detrás de la cual 
Pouey va afanosamente en busca, ya evidenciada en su tesis de 
Montevideo, está en camino al éxito irreversible a partir de la déca¬ 
da de 1830, con el descubrimiento de los hongos patógenos (tanto 
para los animales como para el hombre), pasando por el hallazgo del 
agente del carbunclo realizado por Casimir Davaine (1812-1892) y 
la comprobación experimental, por parte de Jean Antoine Villemin 
(1827-1892), de que la tuberculosis era contagiosa y probablemente 
producida por un microorganismo, que fue descubierto por Robert 
Koch (1843-1910) en 1882. 



Casimir Davaine Louis Pasteur (1822-1895). Robert Koch (1843-1910) 
(1812-1882). 


En la atmósfera en que se desarrolla la teoría microbiológica, 
la Medicina y los Estados venían librando una batalla en común 
que, hacia la década de 1880 ya duraba más de un siglo y que tenía 
por gigantesco estandarte la investigación del ambiente en el que 
ocurrían las enfermedades: nos referimos a la Higiene. El higienismo 
se engendra en pleno siglo XVIII como fruto de una preocupación 
de los Estados monárquicos, que organizan sus ámbitos de Policías 
Sanitarias y que terminan por plasmar esta política con la organiza¬ 
ción de las Juntas o Consejos de Higiene Pública, que actúan como 
proto-Ministerios de Salud Pública. Ulteriormente, dicha tenden¬ 
cia pasó a aplicarse, no sólo en lo público -especialmente en los 
hospitales- sino que se infiltra también en diferentes aspectos de 
la vida privada, de lo que surge la tan mentada Higiene privada, 
que vio su máximo florecimiento en la bibliografía médica de la se- 


132 




Ricardo Pou Ferrari 


gunda mitad del siglo XIX. La confrontación entre uno de los más 
serios problemas de la Higiene pública y privada -léase la teoría 
miasmática como causa de las enfermedades infecciosas- por un 
lado y el desarrollo científico de la Medicina anatomo-clínica y de la¬ 
boratorio por otro, van arrinconando a los higienistas tradicionales, 
en un largo proceso, hasta lograr los primeros triunfos hacia fines de 
la década de 1870 y durante toda la siguiente -la que nos incumbe 
porque coincide con la formación médica de Enrique Pouey-. Por 
lo tanto, para un estudiante de medicina de una Facultad de espí¬ 
ritu científico todavía muy inmaduro, como era la de Montevideo, 
los cambios en la mentalidad médica parecían venirse en avalancha, 
tanto en lo referente a la cirugía como en el combate clínico de las 
enfermedades contagiosas; eso se daba a través del desarrollo de las 
nuevas ciencias médicas en los laboratorios. Tal vez en este contexto 
podamos asimilar más fácilmente que el interés de los jóvenes be¬ 
carios médicos orientales por trasladarse a Europa con la finalidad 
de alimentarse con estas primicias, fuera tanto o más intenso que la 
preocupación de los gobernantes de turno por enviar noveles profe¬ 
sionales para que trajeran al país dicho bagaje a su regreso. 

Con antelación a lo que acabamos de mencionar había sur¬ 
gido la teoría celular, a través de las observaciones del médico y 
botánico Jacob Schleiden (1804-1881) 139 y del médico, zoólogo y 
fisiólogo Theodor Schwann (1810-1882), 140 que fundamentaron 
la categórica afirmación del médico y patólogo Rudolph Virchow 
(1821-1902), Omnia cellula e cellula, formulada en su famosa obra 
Cedularpathologie (1858), 141 con la que el solidismo rechaza el hu- 
moralismo, vigente desde hacía siglos. Asimilándose a la teoría ce¬ 
lular, que queda así consolidada, y aplicándola al tejido enfermo, 
Virchow concluye que la enfermedad asienta en la célula y no en el 
magma tisular como se creía desde muchos años antes, por ejemplo 
en la pequeña escuela histológica parisina de Charles Robin (1821- 

139 Schleiden, ]¿\íob.Beitráge zur Phytogenesis (1838) , Grundzüge der u/issenschaftlichen 
Botanik (1861). 

140 Schwann, Theolor. Mikroskopische Untersuchungen über die Ueberinstimmung in der 
Strktur dem Wachstum der Tiñere und Plantzen. Berlín, 1839. 

141 Virchow, Rudolf. Die Cellularpathologie im ihrer Begriindung auf physiologische und 
pathologische Gewebelehre. Berlín, A. Hirschwald, 1858. 


133 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


1885). El ingreso de la Cellularpathologie al mundo francoparlante 
tiene por vía, más o menos indirecta, la influencia provocada por 
la traducción al inglés de la obra de Virchow, a partir de la segunda 
edición alemana (aparecida inmediatamente luego de la primera, 
de 1859) realizada en Londres en el año 1860. 142 La traducción 
al francés, en 1861, de dicha edición alemana, fue obra de Paul 
Picard, graduado en Würzburg e interno en París, revisada y co¬ 
rregida por el propio Virchow, impresa en París por los libreros de 
la Academia Imperial de Medicina, J. B. Bailliéres . 143 Apreciemos 
cómo la edición inglesa difunde el concepto moderno de la histopa- 
tología, que para el mundo francófono va a demorar un poco más 
en desarrollarse. 



Emile Duclaux (1840-1904). La Maternité de París, donde se hallaba el laboratorio en 

que Pouey hizo sus prácticas microbiológicas. 


142 Virchow, R. Cellularpathology as based on physiogical andpathological histology as ba- 
sed uponphysiologicaland histological study. Trad. Franck Chance. London, Churchill, 
1860. 

143 Virchow, R. La pathologie cellulaire basée sur l’étude physiologique et pathologique des 
tissas, trad. Paul Picard. París, J. B. Balliére éd., 1861. 


134 






Ricardo Pou Ferrari 



Rudolph Virchow (1821-1902) y la carátula de la traducción francesa de su obra 
(1864). 


Una reflexión a propósito de las contribuciones, valiosas to¬ 
das ellas, pero a nuestro modo ver diferentes, enviadas desde París 
por Soca, por un lado, y por de Salterain y Pouey por el otro. El 
primero toma por guía y ejemplo a los clínicos que cultivaban en 
forma excelsa la práctica fisioclínica, entre ellos Pierre C. E. Potain 
y Segismund Fran^ois Jaccoud (1838-1913); su otro maestro Jean 
Martin Charcot, quien, a un perfil de cuño anatomoclínico tradi¬ 
cional agregó uno de los campos más fructíferos de la nueva medi¬ 
cina de laboratorio, la llamada primeramente micrografíapatológica 
y ulteriormente histopatología. En su actuación posterior, Soca con¬ 
servó la tendencia aprendida en París, no muy distante de la que 
ejercía en su magisterio clínico paralelo Pedro Visca, formado en el 
mismo medio pero casi veinte años antes. 

En cambio, tanto de Salterain como Pouey, más inclinados a 
lo quirúrgico, profundizaron sus conocimientos y destrezas en el la¬ 
boratorio y en la sala de operaciones, sin descuidar por eso el apren¬ 
dizaje clínico. Su adalid fue Pasteur. Basta leer los informes, que 
trasuntan no sólo interés frente a los descubrimientos sino también 
admiración por la personalidad de este sacerdote de la microbiolo- 


135 





El Profesor Enrique Pouey y su época 


gía. Una vez incorporados definitivamente al medio de donde eran 
oriundos, ambos abandonan el ámbito del laboratorio. En el caso 
de de Salterain concreta su actividad más destacada en una notoria 
carrera de higienista-sanitarista, por la que bien podría considerár¬ 
selo el precursor de esa disciplina en nuestro medio. Pouey se dedica 
de lleno a la clínica ginecológica, en cuyo espacio incorpora tanto la 
microbiología como la histopatología. Esta última la deja a cargo de 
aventajados profesionales, en primer término José Agustín Aguerre, 
proveniente de la escuela de Berlín, luego Juan Pou Orfila, discípu¬ 
lo de Cajal, formado en Alemania y que fue uno de los primeros 
docentes de histología de nuestra Facultad. 

La figura del entonces Ministro de Justicia, Culto e Instrucción 
Pública, Juan Lindolfo Cuestas (1837-1905), cobra rasgos de auto¬ 
ritarismo, cuando en febrero de 1885, emite un decreto solicitando 
a los becarios que envíen trimestralmente un informe de sus acti¬ 
vidades como prueba del aprovechamiento de sus estudios; de este 
modo pretendía en realidad defender los intereses del Estado. En 
la correspondencia con López Lomba, Soca reacciona con disgusto 
ante tal exigencia, no obstante lo cual elabora trabajos de alto ni¬ 
vel. 



Juan Lindolfo Cuestas (1837-1905). 


136 



Ricardo Pou Ferrari 


En una ulterior disposición reglamentaria referente al mismo 
tema, Santos procura atenuar la severidad del Ministro, otorgando, 
indirectamente, un nuevo voto de confianza a “sus” becarios. A la 
burocrática severidad de Cuestas, debemos, sin embargo, la publi¬ 
cación de los trabajos enviados desde Paris, efectuada en la Imprenta 
de la Escuela de Artes y Oficios , obra que constituye una valiosa pieza 
de la incipiente bibliografía médica del Uruguay. 


Cuadro de los trabajos enviados desde París por los 
becarios de Santos. 


Autores 

Títulos 

Fecha en Paris 

Publicación 

Montevideo* 

Joaquín de 

Salterain 

Notas sobre cirugía 

marzo 7 de 1885 

1888,11:5-17 

Francisco Soca 

El tratamiento de la 
pleuresía purulenta 
en el niño 

marzo 31 de 1885 

1888,1: 1-111 

Enrique Pouey 

Preparaciones 

microscópicas 

mayo 25 de 1885 

1889: IV:l-22 

Joaquín de 

Salterain 

Técnica 

Microscópica del ojo 

julio 22 de 1885 

1888, II: 19-31 

Francisco Soca 

De algunos 
progresos de la 
semeyótica cardíaca 

julio 30 de 1885 

1888,1: 113-157 

Enrique Pouey y 
Jacques Doléris 

Albuminuria 
gravídica y 
eclampsia 

agosto 3 de 1885 

1889, VI: 5-11 

Joaquín de 

Salterain 

Notas sobre cirugía 

setiembre 10 de 

1885 

1888; II: 1-17 

Francisco Soca 

Auscultación del 
corazón. El ruido 
de galope 

noviembre 17 de 

1885 

1888,1: 161-198 

Joaquín de 
Salterain y 

Enrique Pouey 

Profilaxia de la 
rabia 

mayo 31de 1886 

1888, III: 5-24 


Modificaciones 
introducidas 
por Pasteur en 
el tratamiento 
profiláctico de la 
rabia 

diciembre de 

1886 

1888,111:24-34 


137 









El Profesor Enrique Pouey y su época 


Enrique Pouey 

Tratamiento de 
los accidentes 
consecutivos al 
aborto. Antisepsis 

enero de 1887 

1889,VI: 23-33 

Joaquín de 

Salterain 

Contribución 
al estudio de la 
oftalmía pundenta 
de los recién nacidos 

febrero de 1887 

1888: V: 5-69 


*Los números romanos de las publicaciones de Montevideo, son a los efectos de 
diferenciar las publicaciones hechas por separado en algunos casos y que no se corres¬ 
ponden con las fechas de envío 


^REPARACIONES MICROSCOPICAS 


t immN: L* W b .. . . , 

- • —¿ ZlZITTf.'*-' " " **"*“ *• 


*•* - CUtfra 

•« 


It'l» - hiitiM •ftu 

- »!•! 


" •* - *—* •• UPU. HUi. .L.. 


r. din» | Mla (i 

r iHrv %m m iWpt 
r 1M MflNH A 


r, Ora ra «t( u . 


«*»K b» ^41. — u Mhra« 


*“ • —n— — . .gr 

*“• *~r“ » — «*»*■ * -k~—__ 


U Htei M 

* • ». - tí-, I, «^ fc wrt|ut 


Primera página de “Preparaciones micros¬ 
cópicas”, 1885. 


En mayo de 1885, Pouey envía una colección de preparaciones 
microscópicas 144 

144 Nota del Secretario del Rector, Enrique Azaróla, al Decano Carafí, remitiéndole una 
caja conteniendo las preparaciones microscópicas enviadas al Ministerio de Justicia 
por el Dr. Enrique Pouey y que hacen parte del trabajo científico del propio Dr. 
Pouey que se halla informe de la Facultad de Medicina. Secretaría de la Universidad, 
julio 21, 1885. 


138 





Ricardo Pou Ferrari 


“efectuadas en el Laboratorio de histología y microbiología de 
la clínica de partos de la Facultad de Medicina, bajo la dirección 
de Doléris”. 

Se trata de 16 preparaciones, 7 de las cuales “provienen de lí¬ 
quidos orgánicos y las restantes corresponden a muestras obtenidas de 
tejidos de riñón e hígado de conejos muertos por carbunclo”; las demás 
pertenecen a extendidos de secreciones obtenidos en la clínica o son 
cortes de tejidos de animales inoculados con cultivos de microor¬ 
ganismos. En todos los casos, efectúa la fijación y coloración de los 
especímenes por diferentes procedimientos. 

En la nota que acompaña el envío, agrega el autor: 

“[...] me he dedicado casi exclusivamente a cirugía y afecciones 
de mujeres, pero, comprendiendo la bienhechora influencia ejercida 
en terapéutica quirúrgica y ginecológica por la noción de los infi¬ 
nitamente pequeños, he creído indispensable dedicar parte de mi 
tiempo a la microbiología”. 

Para juzgar este primer remito, el Decano Carafí nombra 
una comisión integrada por nuestro primer microbiólogo, José 
Arechavaleta, y por tres clínicos, dos formados en la escuela fran¬ 
cesa, Enrique Figari -Jefe de la Clínica Médica- y Eugenio Piaggio 
-encargado de la cátedra de Fisiología— y el tercero, Guillermo 
Leopold, proveniente de la escuela alemana y encargado del Aula 
de Anatomía Patológica. Dicha comisión concluye que, si bien no se 
trata de un trabajo original, el mismo es encomiable, 

“[...] aunque [la Comisión] hubiera leído con placer algunas 
explicaciones sobre la utilidad del estudio del bacillus del carbun¬ 
clo para la protección de los animales ovinos y bovinos, que consti¬ 
tuye una de las principales riquezas de este país. En otro orden de 
ideas, hubieren apreciado en mucho, algunos comentarios sobre el 
micrococcus de la blenorragia y el bacillus del estreñimiento perti¬ 
naz [...]”. 


139 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Con respecto a esta primera contribución de Pouey, llama la 
atención su brevedad y sencillez, en especial si se la compara con 
las notables y elaboradas memorias enviadas simultáneamente por 
Soca. 

En el mes de agosto de 1885, Enrique Pouey remite el traba¬ 
jo correspondiente al primer semestre de estadía. El mismo había 
sido presentado y publicado previamente en París, como puede 
apreciarse “[...] en el número adjunto del periódico de la Sociedad 
de Biología de París, realizado en colaboración con el doctor Jacques 
Amédée Doléris, ventajosamente conocido en el mundo científico’’. 

A propósito de quien era su principal mentor, agrega: 

“[...] a mi llegada a París el doctor Doléris puso a mi disposi¬ 
ción los conocimientos que en el laboratorio y bajo la dirección de 
Pasteur había él adquirido en microbiología, y me facilitó sus inves¬ 
tigaciones en el laboratorio perfectamente organizado de la clínica 
de partos, de la mal él era jefe”. 

Para terminar afirma: 

“La microbiología siempre fue objeto de mi estudio preferente; 
las conquistas que, bajo el impidso de Pasteur, esa ciencia ha conse¬ 
guido ya en el terreno de la práctica, sus promesas para el porvenir, 
—principalmente en la profilaxis de las enfermedades—, siempre me 
interesaron vivamente. De ahí que me haya dedicado a esa rama de 
la ciencia, al mismo tiempo que a cirugía y afecciones de mujeres”. 

El artículo se titula “Albuminuria gravídica y eclampsia por los 
Señores Doléris y Pouey”. 115 El mismo tiene como antecedente la ex¬ 
periencia del primero en el año 1883, consistente en la “inyección 
intravenosa de animales con cultivos aislados” (inferimos nosotros que 
provenían de mujeres con eclampsia), luego de lo cual comprobó la 
aparición albuminuria y “accidentes eclamptiformes” y en cuyos ri- 

145 Doléris, Jacques A. y Pouey, Henri. Albiiminuria gravídica y eclampsia por los Señores 

Doléris y Poney. Montevideo Imprenta de la Escuela Nacional de Artes y Oficios, 
1885. (Ver Bibliografía de Pouey, 1885). 


140 



Ricardo Pou Ferrari 


ñones, estudiados histológicamente, mostró la existencia de “nefritis 
micróbicas Concluía que podía ser que las mujeres afectadas, pa¬ 
decieran previamente una infección de localización renal. El objeti¬ 
vo de la nueva investigación que emprendieron era volver a estudiar 
el tema que “luego de un tiempo, se había complicado mucho”. 

Pese a las dificultades técnicas a que se enfrentan, los autores 
estudiaron la orina de mujeres en el noveno mes de embarazo. En 
“centenares de casos” comprueban que el porcentaje de albuminúri- 
cas es de una de cada veinte. 

Recogen orina de “unas 50 embarazadas normales” mediante 
una sonda esterilizada, previa antisepsia rigurosa de los genitales ex¬ 
ternos y la someten a estudio microscópico y bacteriológico. En una 
quinta parte de los casos hallan “bacillus vulgaris” [que tienen] de 
4 a 10 mil. de mm.”, lo que podría deberse a contaminación de los 
especímenes por el contenido vaginal, que normalmente presenta 
estos gérmenes. En 20 embarazadas albuminúricas, utilizando cul¬ 
tivos, comprueban la presencia constante de microbios, lo que no 
implica que los mismos procedan de la sangre. Para comprobarlo, 
hicieron el cultivo de una gota de sangre tomada en el pulpejo de 
un dedo. 

En las embarazadas albuminúricas y eclámpticas, por medio 
del cultivo de la orina, hallan microbios; también los comprueban 
en dos cultivos de sangre. En uno de los casos positivos, pudie¬ 
ron “ seguir con una precisión notable, la progresión de los acciden¬ 
tes clínicos y su marcha paralela con la infección microbiológica de la 
orina y de la sangre”. Luego de las convulsiones, hicieron cultivos 
en balones conteniendo caldo esterilizado y ligeramente alcalino. 
Por la observación microscópica en fresco, tanto en orina como 
en sangre, observan numerosas “granulaciones”. Los cultivos desa¬ 
rrollan estafilococos y “ cadenillas ” (se refieren a los estreptococos, 
que Pasteur había identificado en 1879 como causa de la fiebre 
puerperal). Iguales resultados obtienen a partir de materiales pro¬ 
cedentes de enfermas con albuminuria, algunos días después de las 
convulsiones; estos permanecían estériles cuando las muestras se re- 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


cogían diez días después de la desaparición de la albuminuria. De 
lo anterior concluyen: 

“1 )pneden casualmente observarse microbios en la vejiga de emba¬ 
razadas sin albúmina y sin que nada autorice a creer que es del 
riñón ; 2) en la orina de las mujeres claramente albuminúricas, han 
encontrado constantemente organismos con predominancia de es¬ 
treptococos í; 3) la sangre de las anteriores contiene a menudo, si 
no siempre, organismos evidenciados por el cultivo; 4) la orina y la 
sangre de ciertas albuminúricas y eclámpticas contienen microbios, 
pudiéndose observar la marcha creciente y decreciente de la nefritis 
micróbica y de la infección sanguínea, paralelamente con los acci¬ 
dentes convulsivos”. 

Los autores manifiestan la intención de “reasumir las ten¬ 
tativas de inoculación hechas con organismos aislados y cultivados”. 
Asimismo: 


“[...] se proponen mostrar, por el análisis clínico, que la gesta¬ 
ción no desempeña sino un papel secundario en la albuminuria y 
que, casi siempre, se encuentra la verdadera causa de la nefritis en 
un accidente inmediatamente anterior a la gestación o contempo¬ 
ráneo con ese estado”. 

Precisan: 

..] que es menester exonerar al gravidismo del papel patogé¬ 
nico que se le asigna muy fácilmente, y acostumbrarse a buscar a la 
mujer enferma detrás de la mujer embarazada”. 

En otras palabras, expresan que el embarazo no juega un pa¬ 
pel preponderante en el origen de la toxemia, sino que la misma 
sería provocada por enfermedades, en particular renales, previas 
a la gravidez. Estamos en el momento de la “higiene particular o 
privada (de los trabajadores, de los niños, del matrimonio, de las 
embarazadas, la higiene mental) por lo que podemos relacionar la 
preocupación de estos dos clínicos y microbiólogos por anticiparse 


142 



Ricardo Pou Ferrari 


a la enfermedad y comprender sus interrelaciones con el embarazo. 
En el cada día más rico universo de las revistas obstétricas, gineco¬ 
lógicas y referidas a los recién nacidos que se publican en Francia 
en la década de 1880, encontramos que, por lo menos en un caso, 
estas investigaciones de Doléris, se ofrecen como una línea de inves¬ 
tigación a la vez atrayente y difícil de desentrañar. Tal cosa indican 
las publicaciones de un jefe de Clínica Obstétrica de Lyon, Emile 
Blanc, tituladas: “Actionpathogéne d’ un microbe trouvé dans les uri¬ 
ñes des éclamptiques” , 146 que siguiendo también una metodología 
pasteuriana, a la que este clínico suma rigurosos estudios histopato- 
lógicos, intenta develar la etiología de la eclampsia. 

Esta vez, la comisión designada en Montevideo por el Decano 
para juzgar el trabajo que comentamos, está integrada por Juan 
Antonio Crispo Brandis y Alejandro Fiol de Perera. Los mismos 
reconocen las dificultades para realizar trabajos experimentales: 

“Es inútil indicar que ese género de trabajos experimentales 
conduce a establecer la verdadera causa y resolver la verdadera pa¬ 
togenia de muchas nefritis, y en particular de las nefritis gravídi- 
cas, que pueden acompañar a la eclampsia puerperal. Es notorio, 
que se necesitan investigaciones delicadísimas, que suponen mucha 
maestría en el difícil arte de experimentar, que a su vez reclaman 
muchísima contracción y muchísimo tiempo, y que el sólo hecho 
de emprender una serie de observaciones y experimentos en el sen¬ 
tido expresado, constituye un mérito relevante, puesto que inves¬ 
tigar, constatar con observaciones y experimentos, la causa de un 
estado morboso gravísimo, conduce a modificar ventajosamente los 
conocimientos adquiridos acerca de la enfermedad y a reconocer y 
enmendar los errores que profesáramos. Concluimos manifestando 
que el Dr. Pouey en esa breve relación demuestra la contracción al 
estudio, el celo y la paciencia vertidas en sus experimentaciones y la 
familiaridad que ha adquirido en las investigaciones en el dominio 
de las ciencias biológicas, que día a día enseña, descubre y evidencia 


146 Archives de Tocologie et des Maladies de Femmes et des enfants nouveaux nés, fondés par 
leprof. Depaul, Tome XVI, mars 1889, págs. 182-190 y avril 1889, págs. 285-297. 


143 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


el papel interesante de los microbios en la génesis de muchas enfer¬ 
medades”. 

Estos dos catedráticos, formados en el criterio anatomo-clínico, 
pero que habían visto nacer la ruta de la histopatología, reconocen 
con cierta admiración el esfuerzo por dilucidar enigmas clínico- 
patológicos empleando la “ medicina experimentad, en especial re¬ 
ferida a la biología microbiológica, que ya estaba dominando en 
varios ámbitos institucionales europeos y particularmente alemanes 
-la higiene experimental-, la que se concretaría en nuestro pequeño 
ambiente universitario montevideano, en 1896, con la puesta en 
marcha del primer Instituto de Higiene Experimental. 

Constituye el presente un caso más de los muchos que se 
dieron en esa época, de pretender relacionar las más variadas en¬ 
fermedades con la presencia de microbios. En Montevideo se fra¬ 
guaron dos ejemplos relevantes en la década de 1890. El primero 
protagonizado por un microbiólogo y patólogo italiano de exce¬ 
lente formación, Giuseppe Sanarelli (1864-1940), que, habiendo 
sido contratado por la Facultad de Medicina para dirigir el antes 
citado Instituto, en una de sus líneas de investigación se abocó a 
descubrir el agente etiológico de la fiebre amarilla; creyendo haber 
tenido éxito en su investigación, publicó y divulgó ampliamente el 
hallazgo del Bacillus icteroides, una bacteria supuestamente patóge¬ 
na que había encontrado en diversos tejidos y líquidos de pacientes 
aquejados de esa enfermedad. El segundo, fue el hallazgo, por parte 
de Juan B. Morelli y Juan Musso, de un micrococcus en la sangre y 
en los cadáveres de enfermos de beri-beri. En ambas circunstancias 
terminó por demostrarse que se trataba de uno o más microbios co¬ 
existentes con enfermedades de origen viral y vitamínico carencial, 
respectivamente. 

Las investigaciones de Sanarelli son la expresión de un nuevo 
profesional de la medicina, el patólogo y microbiólogo, cuyo ám¬ 
bito de trabajo son los institutos de higiene experimental, tanto al 
estilo alemán como francés, como fue el caso del Instituto Pasteur. 
El caso de Morelli y Musso, es muy parecido al de Doléris y Pouey; 
se trata de clínicos con diferentes grados de formación como pató- 


144 



Ricardo Pou Ferrari 


logos, microbiólogos o fisiólogos, que trabajan en campos de la me¬ 
dicina experimental más o menos directamente relacionados a su 
práctica clínica. Un tercer ejemplo, contemporáneo a nosotros, tu¬ 
vo un origen más o menos remoto en Montevideo por la formación 
inicial de su protagonista en nuestra capital. La investigación que 
estamos considerando se desarrolló en la Universidad de Loyola en 
Chicago y en ella estuvo implicado un distinguido ginecotocólogo 
de nacionalidad uruguaya, Silvio Aladjem (Montevideo, 1928), por 
entonces Profesor de su especialidad, que con un equipo de investi¬ 
gadores, creyó encontrar el origen de la enfermedad trofoblástica y 
de la toxemia gravídica, en un presunto parásito, al que denominó 
Hydatoxi lualba, hallado en distintos líquidos y tejidos de pacientes 
con esas afecciones, 147 al tiempo que creyó reproducirlas median¬ 
te la inyección intraperitoneal de esos materiales a perras Beagle 
preñadas. 148 Poco tiempo después, se demostró que el agente que 
tantas expectativas había causado no era sino un artefacto derivado 
de las fibras de los hisopos de algodón utilizados para recoger las 
muestras. 149 Como vemos, en la década de 1980 se siguió la tradi¬ 
ción de la medicina y/o la patología experimental desarrollada por 
primera vez en nuestro medio por Morelli. 

*** 

Los trabajos de de Salterain se titulan “ Notas sobre cirugía 
“ Técnica microscópica del ojo” y “Contribución al estudio de la of¬ 
talmía purulenta del recién nacido ”. 150 Junto a este colega, Pouey 
remitió una publicación sobre las investigaciones de Pasteur sobre 
vacunación antirrábica. En el opúsculo titulado “ Profilaxis de la 


147 Lueck, J., Breuer, J. I., Aladjem, S. T Novetny, M. Observations ofan organism found 
in patients with gestational trophoblastic disease and in patients with toxemia ofpregnan- 
cy. Am. J. Obstet. Gynec., 1983, january 1, vol 145, N° 1: 15-26 

148 Aladjem, S., Lueck, J y Breuer, J. I. Experimental induction of toxemia-likesyndrome in 
thepregnantBeagle. Am J. Obstet. Gynec., 1983, vol. 145, N°l: 27-38 

149 Sibai, B. M. y Spinnato, J. A. Hydatoxi lualba: artifact produced by sulphation. 
Am.J.Obstet. Gynecol. 1983, dec 1, vol 147, N°7: 854 

150 De Salterain, Joaquín. Notas sobre cirugía, 1885, 16págs.; Técnica microscópica del ojo, 
1885, 8 págs ;Contribución al estudio de la oftalmíaptirulenta del recién nacido, 1888: 
1 - 686 . 


145 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Rabia” 151 dirigido al Ministro Juan Lindolfo Cuestas, los autores 
aseveran: 

“Hemos asistido, con verdadero interés a las inoculaciones hechas 
por el Doctor Grancher en el laboratorio del Instituto Pasteur y bajo 
la dirección de este último. Relataremos pues, el procedimiento seguido 
(mayo de 1886J, [...] en el cual por la magnitud de la empresa, como 
por la delicadeza del sujeto, nos hemos ceñido a la observación de los 
hechos y a la descripción minuciosa y nunca estéril, de los procedimien¬ 
tos observados. El tema escogido, traspasa algo los límites del cuadro 
restringido de nuestras respectivas especialidades. No es por ello menos 
cierto, Excmo. Señor, que sus fines interesan al médico como al higie¬ 
nista, al legislador, como al pueblo, pues en él se resuelve, según nuestro 
modo de ver, una cuestión de salud pública, apenas esbozada hasta 
ahora, en el arsenal de los humanos conocimientos”. 152 


FWitUü 31 U EUBM 


EL METODO DE PASTEUR 






MiM THIIC» 



Carátula del trabajo enviado por 
Pouey y de Salterain en 1886. 


151 Trabajos de los Doctores Salterain y Pouey. Secretaría de la Universidad, N° 14, agos¬ 
to de 1885 ; Nota del Rector al Decano Carafí, remitiendo nuevamente los trabajos 
enviados por Salterain y Pouey al Ministerio de Justicia, Secretaría de la Universidad, 
n a 15, Agosto de 1885; Nota del Rector al Decano Carafí, solicitando la constitución 
de la comisión para informar del valor científico. Secretaría de la Univerdad, N° 18, 
Agosto de 1885. 

152 De Salterain, J y Pouey, H. Profilaxis de la rabia-. 23. Bibliografía de Pouey, 1885. 


146 




Ricardo Pou Ferrari 


Jacques-Joseph Grancher 
(1843-1907) era un clíni¬ 
co, Médico de los hospita¬ 
les, que por su formación 
en clínica de niños acababa 
de ser encargado, en el mo¬ 
mento en que toma contac¬ 
to con de Salterain y Pouey, 
para sustituir al gran Joseph 
Marie Jules Parrot (1829- 
1883). Soca asistió también 
por cierto tiempo al Servicio 
de aquél. Tenía una sólida 

e histopatólogo, adquirida 
junto a Jean Antoine Ranvier 
(1835-1922) y André Victor 
Cornil (1837-1908). Los 
nuevos estudios microbio- 
lógicos se basaban en buena 
medida en la histopatología 
de las lesiones producidas por las bacterias. Desde su época de in¬ 
terno y en su tesis de doctorado, Grancher se había dedicado al 
estudio de las lesiones microscópicas de la tuberculosis pulmonar, 
lo que le permitió afirmar la unidad de origen de las diferentes for¬ 
mas de dicha enfermedad, así como la existencia de una barrera 
fibrosa en torno a ellas, que era -a su modo de ver- la manifes¬ 
tación morfológica del proceso de curación. 153 Parte de su trayec¬ 
toria, Grancher la compartió con Pasteur, siendo el encargado de 
efectuar las primeras inoculaciones humanas contra la rabia; más 
tarde se vinculó al trabajo científico y a la dirección del Instituto 
Pasteur. Tuvo, en parte por su vigorosa filiación republicana, facetas 
de higienista, al proponer, a nivel escolar, medidas para prevenir el 
contagio de la tuberculosis, así como otras -simples pero eficaces-, 


formación como histólogo 



Grancher inoculando contra la rabia, bajo la 
mirada de Pasteur 


153 Grancher, J. J. De l’unité de laphthsie. París, A Parent, éd., 1873, 52 págs, Thése de 
Paris, N° 50, T. 10. 


147 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


con la finalidad de evitar la diseminación del bacilo entre los niños 
internados por esa causa en su servicio. Destacamos que Grancher, 
si bien tenía experiencia en el campo histopatológico, era un clínico 
con mentalidad de microbiólogo, al tiempo que un higienista. Tal 
vez por estas dos últimas facetas de su personalidad médica pudo 
asociarse con espíritu científico y médico a las preocupaciones de 
Pasteur que, como bien sabemos, además de auténticamente cien¬ 
tíficas, eran también humanitarias. Quizás por lo que significaba 
la personalidad de Grancher, podemos concluir que, en el seno del 
Instituto Pasteur, fue un tutor de calidad excepcional para nuestros 
jóvenes médicos compatriotas. 

Pouey y de Salterain refieren un hecho interesante que sienta un 
precedente en los intentos de diagnóstico de rabia en Montevideo 
mediante procedimientos de laboratorio, una experiencia vivida en 
su época de estudiantes; se trata “del caso de una mordedura ocurrida 
en 1883 en la villa de Guadalupe[ Canelones] que culmina con su 
muerte ’. Los Alumnos internos del Hospital de Caridad, aunando el 
viejo método anatomo-clínico por medio del estudio autópsico con 
el método microbiológico, efectuaron. 

“[...] una traqueotomía en el cadáver, introduciendo luego 
en la tráqriea una esponja munida de una sonda, a fin de poder 
extraer las mucosidades bronquiales. Poco después, inyectaron las 
mucosidades bronquiales en los abdómenes de dos conejos. Lo mis¬ 
mo [hicimos] con la sangre recogida en los mismos animales veri¬ 
ficamos dos inoculaciones. La sangre de la enfermita es observada 
al microscopio. Los glóbulos no están deformados. Se notan algunos 
micrococcus, pero escasos y ninguno caracterizado. En el líquido 
que llenaba la tráquea y que era de color verdoso, células epitélicas, 
cilindricas con pestañas vibrátiles y poliédricas [...]”. 

Prosigue el informe: 

“¿Cómo no debimos sentirnos electrizados, Excmo. Sr., cuando 
llegó a nuestros oídos que la Academia de París, en acto público se 
ocuparía del tratamiento de la rabia instituido por Pasteur? 


148 



Ricardo Pou Ferrari 


Abandonándolo todo, acudimos al llamado y emocionados es¬ 
cuchamos la palabra autorizada del venerable anciano que, enri¬ 
queciendo el tesón de los conocimientos humanos, ha dedicado los 
últimos años de una vida gloriosa y honrada, al tratamiento de la 
rabia. Las sencillas, pero elocuentes palabras, pronunciadas en se¬ 
mejante acto por el presidente de aquel centro científico, dicen mu¬ 
cho más que los comentarios que nosotros pudiéramos agregar: “Los 
aplausos con que ha sido acogida la comunicación del Mr. Pasteur, 
demuestran elocuentemente nuestra admiración por el inmenso be¬ 
neficio con que ha dotado a la humanidad. Yo no quiero hablar 
del reconocimiento de la Academia para con el ilustre sabio que de 
tal manera ha acrecentado la gloria de Francia, pues que para ello 
tendría que hablar, no en nombre de nuestra asociación, sino en el 
de la humanidad entera. 

El interés, de actualidad, de nuestro trabajo parece sobrada¬ 
mente explicado. Los medios que pusimos en práctica para llegar, 
entre los primeros, hasta Mr. Pasteur, los solicitamos del Ministro 
Residente Coronel Don Juan José Díaz [1839-1902], quien con 
amabilidad exquisita, nos facilitó una nota de introducción, llena 
de términos lisonjeros. Cumplimos, pues elevar hasta VE. la expre¬ 
sión de nuestro agradecimiento. 

En posesión de ese oficio, días después, y no sin emoción, nos 
dábamos cita en el laboratorio de Mr. Pasteur, para asistir a sus 
experiencias y si grande, Excmo. Sr., había sido nuestra admiración 
por tan eminente sabio, mayor fue nuestro entusiasmo al mirarle de 
cerca, que por su modestia y afabilidad, como por su benevolencia 
para con los pobres enfermos, impone su superioridad a todos los 
que le rodean. Laboratorio y aparatos, procedimientos y experien¬ 
cias, todo fue sometido a nuestra observación durante los días que 
allí transcurrieron, su buena voluntad tan sincera, fue más que 
nunca, quisiéramos que nuestra palabra tuviera algtma autoridad 
para poder significar nuestro íntimo reconocimiento [...] Mayo 31, 
1886”. 

En esta memoria, los autores hacen una pormenorizada des¬ 
cripción del procedimiento de preparación de la vacuna, así como 
de las circunstancias que condujeron a Pasteur a efectuar las prime¬ 
ras inoculaciones en humanos. 


149 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En diciembre de 1886, los becarios elevan una ampliación del 
informe previo, titulada “Modificaciones introducidas por Pasteur en 
su tratamiento profiláctico de la rabia”, 154 en la que describen los 
experimentos realizados por este investigador en animales, que lo 
llevaron a aumentar el número y precocidad de las inoculaciones en 
humanos, con respecto al momento de inicio de las manifestaciones 
clínicas. Adjuntan un cuadro con 11 casos nuevos y otro de 6 ni¬ 
ños fallecidos “ entre los 1.700franceses vacunados, durante el período 
1885-1886” 

Ambos trabajos, fueron aprobados por el Ministerio de Justicia, 
Culto e Instrucción Pública, luego de los informes favorables de 
sendas comisiones, integradas por los ya citados Eugenio Piaggio y 
Enrique Figari en el primer caso, y este último y Pedro Visca en el 
segundo. 


“En efecto —dicen los dos primeros— el trabajo que exami¬ 
namos tiene un doble alcance: 1) abordar una cuestión por de¬ 
más delicada, tal vez la más trascendental de la ciencia moderna, 
llamando así la atención de las autoridades competentes hacia la 
«magna empresa» a la cual el sabio Pasteur ha consagrado toda su 
vida. Segundo, observa los hechos y procedimientos que se relacio¬ 
nan exclusivamente con la profilaxis de la rabia, por el llamado 
procedimiento de Pasteur. Respecto a estos hechos y procedimientos 
nada tenemos que agregar por ahora. Tienen la palabra los sabios 
experimentadores de ambos mundos que febril actividad se ocupan 
de repetir y controlar los hechos anunciados por Pasteur. Cuando el 
famoso Claudio Bernard anunció al mundo científico su descubri¬ 
miento de la acción glucogénica del hígado, todos los laboratorios 
de Europa se pusieron a la obra para verificar un hecho de trascen¬ 
dentales consecuencias para la fisiología y para la patología. Puede 
asegurarse que a la fecha no hay laboratorio científico serio en el 
cual no se repitan a porfía los experimentos de Pasteur sobre la rabia 
de los conejos, perros, lobos, etc.. En Dorpath y en toda la Rusia, 
en Berlín y demás centros de Alemania, en Viena y en todo el país 

154 De Salterain, Joaquín y Pouey, Henri. Modificaciones introducidas por M. Pasteur en 
su tratamiento profiláctico de la rabia. Montevideo, Imprenta de la Escuela Nacional 
de Artes y Oficios, 1886. Bibliografía de Pouey, 1886. 


150 



Ricardo Pou Ferrari 


de Austria, en Bélgica, en Inglaterra, en Italia, en Estados Unidos, 
lo mismo que en toda la Francia, no faltan hombres competentes 
para cidtivar la fecunda semilla que ha sido incubada, a costa de 
una vida entera de sacrificios y privaciones, por «el menos locuaz 
y más observador de los experimentadores modernos». Los diarios 
anuncian que en el Janeiro y en Buenos Aires se trabaja también 
en el mismo sentido y con noble entusiasmo. Casi íbamos a añadir: 
¡en la facultad de Montevideo también! Porque allí no falta ni la 
dedicación ni el entusiasmo para participar y contribuir a las más 
nobles conquistas del humano entendimiento. Pero la verdad sea di¬ 
cha, Señor Decano, la dolorosa verdad. En nuestra joven Facultad 
no hay ni laboratorio adecuado, ni elementos para ello”. 

El informe que acabamos de transcribir del profesor de fisiolo¬ 
gía y del joven jefe de clínica de Pedro Visca, pone sobre el tapete, tal 
vez con un espíritu de tiro por elevación al Rector Alfredo Vásquez 
Acevedo, el ya serio problema de los laboratorios experimentales 
en nuestra Facultad de Medicina. Creemos que en el referido ta¬ 
pete se empiezan a barajar las ideas y las ilusiones para crear un 
laboratorio de medicina y/o higiene experimental. Probablemente 
los principales protagonistas que se sientan en esta mesa fueron: 
José Scoseria, condiscípulo de Pouey y de Salterain y flamante pro¬ 
fesor de Química Médica, hombre de laboratorio pero probable¬ 
mente no de investigación, más bien ideólogo organizacional en 
el campo de la Higiene pública; Joaquín de Salterain, militante en 
la organización de la Facultad desde su puesto de Secretario de la 
misma, orientado hacia la Higiene social y a la oftalmología como 
profesión particular; Enrique Pouey, joven cirujano con vocación 
por los estudios microbiológicos y también abocado a “ campañas 
higiénico sociales, primero en la lucha contra el Quiste Hidático y luego 
del Cáncer Genital Femenino ”; 155 Juan B Morelli, joven profesor de 
fisiología, con aspiraciones de experimentador, bacteriólogo y pa¬ 
tólogo, que en los hechos fue el principal acompañante de Scoseria 
en el impulso de crear el primer Instituto de Higiene Experimental de 
Montevideo ; pensamos que debe incluirse como integrante de esta 


155 Pou Orfila, J. “Bosquejo biográfico del Profesor Enrique Pouey” en: Trabajos científi¬ 
cos del Dr. Enrique Pouey, Montevideo, 1942: 8-12. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


mesa en la que se proponen “jugar” para enfrentar serios proble¬ 
mas médico sociales, al estudiante recién ingresado a la Facultad, 
Augusto Turenne. 

De los informes enviados por Pouey de París, el último co¬ 
rresponde a enero de 1887 y se titula “Tratamiento de los accidentes 
consecutivos al aborto” El mismo describe la conducta a seguir en 
los casos de abortos completos o incompletos. Divide las situacio¬ 
nes clínicas de acuerdo a la etapa del embarazo en que se presentan 
y consigna las consecuencias que pueden tener en forma inmediata 
(hemorragia y sepsis) o alejada (lesiones del útero o anemia). Hace 
una revisión de los últimos aportes bibliográficos, tanto franceses 
como alemanes e ingleses. En el tratamiento y más que nada para 
la prevención de las complicaciones sépticas, presenta la técnica del 
“escobillón de Doléris y el curetaje propiamente dicho”. Hace especial 
hincapié en el procedimiento de dilatación del cuello, en el empleo 
de la “ cucharilla ” y en las precauciones antisépticas a tomar. Estas 
últimas consisten en introducir los instrumentos, previamente al 
acto quirúrgico, en “glicerina creosotada” , así como en efectuar una 
irrigación intrauterina al final del procedimiento empleando líqui¬ 
do antiséptico (sublimado de mercurio al 1/2000). 

Esta publicación, basada en un trabajo presentado por Doléris 
ese mismo año, 157 fue inpiradora de la tesis de doctorado de Luis P. 
Bottaro. 158 Con la nueva técnica se aseguraba la vacuidad del útero 
luego de un aborto, que si era efectuada con máximas precauciones 
antisépticas, minimizaba las consecuencias infecciosas derivadas de 
la retención de restos ovulares. A partir de entonces, pasa a ser ésta 
una de las intervenciones ginecológicas más frecuentemente reali¬ 
zadas por los especialistas, pese a que, hasta unos años antes, era 
puesta en tela de juicio en algunas de las cátedras de la Facultad de 
Medicina de París, como lo demuestra la sucinta historia con que 

156 Pouey, E. Tratamiento de los accidentes consecutivos al aborto, Estudios Médicos. Monte¬ 
video, Tipografía de la Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1889. (Ver Bibliografía de 
Pouey, 1887). 

157 Doléris, J. De l’endometrite et de son traitement. París, Publication des Nouvelles Ar¬ 
chives d’Obstétrique et Gynécologie, 1887. 

158 Bottaro, Luis P. Sobre el mretaje uterino. Tesis para optar al Grado de Doctor en Me¬ 
dicina y Cirugía, Montevideo, 1891, 121 págs. 


152 



Ricardo Pou Ferrari 


se abre una tesis de doctorado al respecto, publicada en 1888 por 
Paul Despreaux, 159 interno y colaborador de Samuel Pozzi, quien, 
al igual que Doléris, era un convencido partidario de dicho proce¬ 
dimiento. 

En cuanto a los trabajos bacteriológicos llevados a cabo por 
Pouey en París, de Salterain relata: 

“Durante el mes de febrero de 1885, poco más o menos, nues¬ 
tro distinguido colega el Dr. N. [pensamos que puede estar refi¬ 
riéndose a Pouey], ocupado en estudios de bacteriología se inocidó 
en el meato urinario el líquido proveniente de cultivos verificados 
con el pus blenorrágico. Pocos días después quedó constituida una 
verdadera blenorragia que molestó a nuestro amigo durante algún 
tiempo. Qiieriendo renovar sus experiencias nos propuso, así como a 
uno de nuestros jóvenes compatriotas [¿a Alfredo Navarro tal vez?] 
dejarnos inocular el mismo virus con ánimo de llevar a cabo un 
estudio completo de este punto interesante. La experiencia tanto de 
nuestro amigo y con nosotros mismos , dio resultados completamente 
negativos, sin experimentar después de la inoculación, la más míni¬ 
ma molestia ”. 160 [¡asombroso!] 

La tesis de doctorado presentada por Pouey en París en 1888, 
que es considerada en capítulo especial, versa también sobre un te¬ 
ma bacteriológico. Se titula Recherches sur les microbes du pus blen- 
norrhagique m y muestra a las claras el interés, podríamos decir casi 
el compromiso de Pouey con la microbiología, que hará de él en la 
clínica, paralelamente con Arechavaleta y Morelli en el laboratorio, 
uno de los paladines de la disciplina y del estudio científico de la 
etiología de las enfermedades infecciosas, con repercusión sobre su 
tratamiento y prevención. 


159 Despreaux, Paul. Du curettage de l’utérus; indications et techniques. Thése, París, Stein- 
heil, 1888, 82 págs. 

160 de Salterain, J. “Contribución al estudio de la oftalmía purulenta de los recién naci¬ 
dos ”, en: Notas sobre cirugía. Montevideo, Tipografía de la Escuela Nacional de Artes 
y Oficios 1888, pág. 52. 

161 Pouey, Henri. Etudes bactériologiques sur le pus blennorrhagique\ Bibliografía de Pouey, 
1888. 


153 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Nos queda una duda en relación a dos cartas enviadas por de 
Salterain desde París. La primera, en mayo de 1885, está dirigida al 
Ministro Cuestas en los siguientes términos: 

“Anisando recibo del Sr. Ministro, notificándome del decreto 
del superior gobierno sobre el envío de un trabajo científico cada tres 
meses, remito a VE. las adjuntas observaciones por la carencia de 
tiempo y por la premura con que la referida exige inmediato cum¬ 
plimiento. Al mismo tiempo, Excelentísimo Señor, aprovecho esta 
ocasión para adjuntar a VE. un número de Lé Progrés Médical, 
en que como se verá, debido a mi humilde iniciativa, figura por 
vez primera, en estos centros, nuestra Facultad de Medicina. Si el 
ilustrado señor Ministro considera acertado mi proceder, no dejaré 
de obrar en idéntico sentido, en el año corriente, para lo cual solici¬ 
taría su poderoso apoyo, a fin de que el decano, o la autoridad que 
V E. juzgara, quisiera remitirme con tiempo todos los datos que se 
refieren a aqtiella institución”. 

En una segunda oportunidad, en febrero de 1887, Salterain 
le remite otra misiva al Ministro, que ahora es el Dr. Duvimioso 
Terra: “ajustándose a los términos establecidos en su petición, y que 
el gobierno aprobó, el infrascripto se encontraba de lleno entregado 
al esttidio de una especialidad. 

No obstante, envió su trabajo que en opinión de su excelencia 
el Ministro por aquel entonces Sr. Cuestas, fue juzgado de escaso o 
ningún mérito, por encontrarlo de cortas dimensiones. El segtmdo 
trabajo Técnica microscópica del ojo, más corto que el primero, 
dolorosamente, aunque fruto de seis meses de esttidio, no tuvo los 
honores de ser tomado en cuenta, lamentándolo de veras el infras¬ 
cripto, no por su mérito, pues no lo tenía, si no porque con él se 
solicitaban datos oficiales relativos a nuestra Facultad para ampliar 
los que el Progrés Médical publica hace años según nuestras indi¬ 
caciones. Por destinarse esa hoja científica al mundo médico entero, 
creyó el infrascripto, deber aprovechar la oportunidad para hacer 
conocer nuestra Escuela de medicina. El Ministerio, empero, juzgó 
lo contrario, y hasta la fecha no he tenido el honor de tener con¬ 
testación. La tercera Memoria, en colaboración con mi ilustrado 
amigo el Doctor Pouey, sobre el Tratamiento preventivo de la rabia 


i54 



Ricardo Pou Ferrari 


tenía el mérito de la iniciativa, y los que la firmaron, el honor de 
contarse entre los primeros médicos extranjeros, que se acercaron 
a Mr. Pasteur. El Gobierno así lo comprendió y el informe de los 
distinguidos colegas Figari y Piaggio, colmó nuestras esperazas. La 
cuarta, en colaboración también, y corolario de la tercera, por tra¬ 
tarse del mismo asunto, acabamos de enviarla al Ministerio, no 
sin antes recibir una amarga queja por nuestra dilación en nuestro 
envío del trabajo ”. 

Y podemos expresar nuestra reflexión en los términos siguien¬ 
tes: en las delicadas relaciones que los miembros de la Facultad de 
Medicina, fueran profesores o estudiantes, sostuvieron con las au¬ 
toridades del período militarista, las manifestaciones de Joaquín de 
Salterain dejan entrever su lucidez y comprensión del sutil terreno 
en que se estaba moviendo y sin dejar de reconocer el privilegio 
de que era acreedor, lo mismo que sus colegas becados, no renun¬ 
cia a marcar los reclamos que la Universidad debía expresarle al 
Gobierno, ya fuera en aspectos nimios o circunstanciales, así como 
también en lo científico. Creemos además ver un reclamo en el 
relato de los hechos sobre la solicitud de datos a las autoridades 
universitarias, no atendida por las mismas, los que hubieran sido 
remitidos a la revista Progrés Médical, que era una publicación em¬ 
blemática del republicanismo médico universitario de París. 


155 




Capítulo XII 


1888 

Tesis de Doctorado de París* 


L a última de las contribuciones bibliográficas referidas a la 
investigación microbiológica es presentada por Pouey en 
1888 ante la Facultad de Medicina de París, como Tesis de 
doctorado y se titula Recherches sur le pus blennorrhagique. 
Como solía ocurrir con este tipo de trabajos emanados de la pres¬ 
tigiosa institución, el que comentamos es citado en varias publica¬ 
ciones sobre el particular y en los catálogos científico-médicos de la 
época, especialmente alemanes, en que se reseñaban las contribu¬ 
ciones más notorias aparecidas en determinado período. 

Hemos consultado el ejemplar original existente en la 
Bibliothéque Interuniversitaire de la Santé de la Facultad de Medicina 
de París, cuya carátula reproducimos. 


157 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


FACULTÉ DÉ MÉDECINE DE PARIS 


* “*■ THÉSE N '_. í 

PODR 

LE DOCTORAT EN MÉDECINE 

Prisentée tt toutenue le 28 Juin 1888, á 1 heure 


Par Hbnri POUEY ^ 

Aaatw <• l^Ul U CU*iU U 

N9 k MonUridM (üru|n«jr), l« 8 M»ra 1959 7>í 


RBCHBRCHES 


SOR LtS 





PrMdtnt: M. DUPLAY, fnfmimr. 

Jugn . | FERNET, prc/íwnr. 

* I BOUILLY, SCHWARTZ, agrigU. 


Le Candida/ répondra aur questions qui lui seront faites tur les diversei 
par lies de Censeignement médica/. 


PARIS 

A. PARENT, 1MPR1MKUR DE LA FACULTE DE MEDECINE 
A. DAVY, succeMeor. 

51, rl'i Madavk ai «ot COKimit, 3 

1888 


Carátula de la Tesis de París, 1888. 


A primera vista, la tesis parece demasiado básica para las exi¬ 
gencias -al menos formales- que se requerían para esta categoría 
de trabajos. Sin embargo, la sencillez y brevedad de su presentación 
forma parte del estilo que el autor mantendrá a lo largo de toda la 
trayectoria científica, reflejando su modalidad modesta y desintere¬ 
sada frente a los reconocimientos, a la vez que estrictamente apega¬ 
da a la observación veraz, cuidadosa de no caer en generalizaciones 
apresuradas y en juicios poco fundados. Esta tesis tiene, en efecto, 
la particularidad de omitir el preámbulo -donde habitualmente se 
definía la hipótesis y el estado actual de la cuestión, así como las 
citas bibliográficas- y hasta las conclusiones finales, secciones que 
formaban parte infaltable de las publicaciones de este género. 


158 



Ricardo Pou Ferrari 


Debemos detenernos en los referentes a los que el autor men¬ 
ciona como mentores y hacernos una idea de la categoría de quienes 
juzgaron la tesis y la importancia clínico-bacteriológica del tema 
que aborda. El trabajo está dedicado al Decano de la Facultad de 
Medicina, Paul Camille Hyppolite Brouardel (1837-1908), figura 
de gran destaque en el campo de la Medicina legal, abanderado de 
la causa de la Higiene, en aspectos tales como las enfermedades ve¬ 
néreas, el alcoholismo, el abuso de los niños, etc. 



Paul Camille Hyppolite Brouardel (1837- Fotinos Panas 

1908). (1831-1903). 


Pouey agradece al profesor Fotinos Panas (1831-1903), discí¬ 
pulo de Nélaton, precursor de la ovariotomía, listeriano de la prime¬ 
ra hora e inicialmente asiduo colaborador de Pasteur, más conocido 
por su valioso aporte a la cirugía oftalmológica. Se supone que su 
vinculación con el tema de la tesis tiene que ver con la Opbtalmia , 
frecuente consecuencia de la infección gonocócica. Finalmente, re¬ 
conoce su deuda intelectual para con Emmanuel Simón Duplay 
(1834-1924), presidente del tribunal de tesis, entonces profesor de 
Patología quirúrgica, luego de Clínica quirúrgica, fundador de la 
Liga contra el cáncer , autor de un Traité de chirurgie en colaboración 


159 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


con Paul Reclus (1847-1914) y de otro libro titulado Les tumeurs, 
en el que propone la etiología bacteriana del cáncer y la posibilidad 
de su contagio; 162 hay una enfermedad asociada con su nombre: la 
bursitis subacromial y subdeltoidea. 



Emmanuel Simón Duplay (1834-1924). 


Al igual de lo que sucederá más tarde cuando Pouey elija y 
aborde temas ginecológicos, el de esta tesis es de la mayor trascen¬ 
dencia clínica, médico social, higiénica y científico experimental. 

Hacia la última fase del siglo XIX, la bacteriología, lo mismo 
que la fisiopatología, constituye uno de los campos de mayor acti¬ 
vidad en el laboratorio experimental y donde se alcanzan sus más 
notables logros. Por otra parte, las enfermedades venéreas, junto a la 


162 Karamanous, M; Agapitos, E; Androistsos, G. Simón Emmanuel Duplays (1836- 
1924) essay on cáncer contagión. One. Rev. Springer Publishing Company Int., 2011, 
41 (2): 90-98. 


160 



Ricardo Pou Ferrari 


tuberculosis, eran un desafío para las ciencias médicas del momen¬ 
to, tanto a nivel individual como social. Luego se sumará el cáncer, 
que dominará el imaginario colectivo y será foco de atención de 
científicos y médicos, entre ellos el propio Pouey. 

En lo que a las enfermedades infecciosas se refiere, la Nación- 
Estado , que es la forma política por excelencia de este perío¬ 
do histórico, es la encargada, a través de organismos reguladores 
(Asistencia Pública, Ministerios de Salud Pública, Juntas, Consejos, 
Comisiones), de hacer efectivas las estrategias para el control de 
las enfermedades a través del diagnóstico y tratamiento, precoz y 
eficaz. 

Las medidas sanitarias frente a la blenorragia están íntimamen¬ 
te vinculadas con otras de la higiene referidas a la prostitución, que 
en ese mundo Victoriano de doble moral, es vista, al mismo tiempo, 
como una “ lacra sociad y como un “ mal necesario ’ para encauzar la 
“impostergable necesidad de saciar el apetito sexual” (de los varones). 
En los organismos de contralor antes citados, existen departamen¬ 
tos encargados de hacer el examen periódico de las meretrices y hos¬ 
pitalizar a las que tengan estas infecciones hasta que, completado el 
tratamiento, dejen de constituir un “ peligro saciad. 

En París, en la década de 1880, había dos instituciones desti¬ 
nadas a pacientes portadores de enfermedades venéreas, el Hópital 
du Midi para varones y el Hópital de Lourcine para mujeres. Tenían 
las características de asilos o lazaretos, donde los enfermos perma¬ 
necían largos períodos con la finalidad de aislarlos de la sociedad 
y evitar la propagación de sus males. A esto se sumaba el estigma 
social de que eran objeto, muy especialmente las mujeres, consi¬ 
deradas prostitutas por el sólo hecho de estar internadas en esos 
“espacios de las enfermedades pecaminosas ”. Tal era el grado de aisla¬ 
miento, que las reglamentaciones disponían una estricta restricción 
de las visitas y la Facultad de Medicina prohibía a los estudiantes 
realizar allí sus prácticas. Si tomamos como ejemplo el hospital de 
Lourcine, recién en 1880 se estableció una Clinique Gynécologique et 
Syphilographique, dependiente de la Assistance Publique, que estuvo 
a cargo de Louis Martineau (1836-1888), quien inició investiga- 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


dones microbiológicas sobre blenorragia femenina en colaboradón 
con Gouguel, que efectuaba los experimentos en el laboratorio de 
Pasteur. En 1884, Martineau dictó el primer curso universitario 
en torno a este tema, que incluyó varios del dominio de la gineco¬ 
logía, cuya versión es recogida por sus internos y publicada al año 
siguiente bajo el título de Legons cliniques sur la Blennorrhagie chez 
la femme. l6i En el mismo ámbito hospitalario actuó Samuel Pozzi, 
según ya hemos visto. 

Los ginecólogos ocuparon un lugar primordial en el diagnósti¬ 
co y tratamiento de las enfermedades venéreas, así como en la reali¬ 
zación de investigaciones epidemiológicas. En este sentido, es muy 
elocuente la colección de historias de gonorrea femenina , realizada 
por el cirujano Alphonse Guérin en su libro Maladies des organes 
génitaux externes, 16 ^ de 1864, donde presenta los casos como si fue¬ 
ran escenas de la vida cotidiana de sus enfermos, muy ilustrativas 
acerca de la conducta sexual de la burguesía, tan bien reflejada, por 
otra parte, en la obra de escritores de la talla de Emile Zola (1840- 
1902). 

En manos de los ginecólogos estuvo en un principio el trata¬ 
miento de la gonococia con los pocos recursos médicos y quirúrgi¬ 
cos existentes. La cirugía de las supuraciones pélvicas de la mujer 
fue un tema de especial interés en los Congresos de Obstetricia y 
Ginecología hasta comienzos del ‘900, por su frecuencia y compli¬ 
caciones alejadas, como por ejemplo los embarazos ectópicos. Otra 
razón para justificar su tratamiento quirúrgico era eliminar focos 
residuales o crónicos de infección, causantes de malestares y respon¬ 
sables de contagios repetidos. Con esa finalidad, Pouey ideó su téc¬ 
nica del “ vaciamiento conoideo del cuello uterino” para el tratamiento 
de las “metritis cervicales crónicas”. 

Si el ginecólogo era además quien asistía los partos, a las an¬ 
teriores preocupaciones se sumaba la de prevenir y diagnosticar la 
blenorragia en la madre -antes y durante el embarazo- así como 

163 Martineau, Louis. Legons cliniques sur la Blennorrhagie chez la femme. París, Adrien 
Delahaye et Emile Lecrosnier, Ed., 1885, 232 págs. 

164 Guérin, Alphonse. Maladies des organes génitaux externes. París, Martinet Ed., 1864, 
519 págs. 


162 



Ricardo Pou Ferrari 


en el recién nacido. Por ejemplo, consignamos la importancia del 
empleo rutinario de una instilación de nitrato de plata en los ojos 
de los recién nacidos para evitar la ophtalmia neonatorum, procedi¬ 
miento conocido como “ método de Credé”, en memoria de quien lo 
propuso en 1881, el obstetra de Leipzig, Cari Sigmund Franz Credé 
(1819-1892). 

Era habitual que cirujanos, obstetras y ginecólogos, concurrie¬ 
ran a congresos de sifilografía y dermatología e incluyeran temas 
relacionados en sus propias reuniones. También incorporaban a si- 
filógrafos en sus equipos, como fue el caso de Pouey, que contó en¬ 
tre sus colaboradores, a partir de 1905, a Juan Antonio Rodríguez 
(1873-1921), uno de los más destacados sifilógrafos uruguayos. 

El paso previo indispensable para prevenir y tratar cualquier 
enfermedad es diagnosticarla. Con las nuevas armas de la micro¬ 
biología, las enfermedades que -como la blenorragia- reunían las 
condiciones propias de las infecto-contagiosas (“virulentas” en el 
lenguaje de la época), fueron objeto de estudio cuidadoso. En un 
comienzo, se ponía en tela de juicio que la gonorrea fuera una en¬ 
tidad nosológica especial y se la consideraba sólo un “ catarro ” de 
la membrana mucosa, simple reacción frente a agentes irritantes 
diversos. Tampoco se la distinguía de la sífilis. Alfred Donné (1801- 
1878) planteó que el agente causal era un protozoario. 165 Félix Pierre 
Jousseaume (1835-1921), por su parte, atribuyó la enfermedad a la 
presencia de un alga, a la que denominó “ genitalia” en su trabajo 
“Parasite végétale, cause de la blennorrbagie”, incluido en su tesis de 
doctorado. 166 J. H. Salisbury, en 1868, relacionó las enfermedades 
venéreas con agentes que incluyó dentro de las criptógamas con las 
designaciones de Crypta syphilitica y C. gonorrboea, los que bien ca¬ 
racterizó como esporas, agrupadas de a dos o de a cuatro elementos 
o en forma de filamentos. 167 Finalmente, otros autores -entre los 


165 Donné, A. Recherches microscopiqiies sur la nature du mucus et de la matiére des diverses 
écoulements des divers organes génito urinaires chez l'homme et chez la femme\ description 
des nouveaux animalcules décoiwertes. París, l’auteur, 1837, 70 págs + 1 pl.. 

166 Jousseaume, F. P. Le végétaux parasites de l’homme. París Imp. Rignaoux, 1862, 72 
págs. + 2 lám. 

167 Es un hecho bien conocido que Salisbury en un período anterior a las coloraciones 
microbiológicas, reconoció el gonococo, especialmente dentro de las células epitelia- 


163 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


que puede incluirse a Pouey- consideraban que podía haber más de 
un agente microbiano responsable de la blenorragia o bien que al¬ 
guno de ellos adoptara formas variables, que se correlacionaban con 
diferentes etapas de la evolución o formas clínicas de la enferme¬ 
dad. En 1879, Albert Neisser (1855-1916), asistente en el servicio 
de dermatología de Breslau, individualizó un microorganismo, más 
tarde conocido como Neisseria gonorrhae, en el pus de pacientes con 
uretritis blenorrágica, al que por sus peculiares características mor¬ 
fológicas y tintoriales consideró el agente de la enfermedad. Pero si 
bien el mismo era fácilmente cultivable, al ser inoculado en anima¬ 
les de experimentación no inducía la aparición de lesiones similares 
a las de la enfermedad humana, por lo que no cumplía con el tercer 
postulado de Koch y, en consecuencia, no podía aseverarse estricta¬ 
mente su relación causal específica con la blenorragia. Por eso, las 
investigaciones sobre el asunto siguieron teniendo especial vigencia 
y continuaron publicándose trabajos al respecto en años siguientes. 
En esta corriente es que Pouey llevó a cabo su investigación, en el 
laboratorio anexo a la Clínica de Partos, bajo la dirección de Doléris, 
inspirado por algunos trabajos contemporáneos. 

Ciñéndonos al comentario de la tesis de París, la misma no difie¬ 
re demasiado de los informes previamente enviados a Montevideo, 
de acuerdo a lo dispuesto por las autoridades gubernamentales. Las 
experiencias consignadas habían sido efectuadas entre el segundo 
semestre de 1884 y octubre de 1886. Describe primero la metodo¬ 
logía, conocida en los medios científicos del hemisferio norte, pero 
probablemente novedosa en el incipiente núcleo de bacteriólogos 
de Montevideo. Sin embargo, la descripción de Pouey tiene el valor 
de haber sido realizada por el propio autor, quien demuestra con 
esta publicación que, en poco tiempo (si se considera como criterio 
de comparación la tesis de Montevideo, cuatro años anterior) había 
adquirido los conocimientos y habilidades para llevar a cabo perso¬ 
nalmente los experimentos. 

Las muestras de pus blenorrágico empleadas por Pouey en 
sus experimentos procedían de enfermos de distintos servicios pa¬ 
les de la secreción muco purulenta uretral, pero no los pudo identificar como tales. 
Cf. Norris, 1913. 


164 



Ricardo Pou Ferrari 


risinos, a los que tenía acceso por intermedio de los Practicantes 
internos , cuyos nombres consigna especialmente (Marcel-Urbain 
Crivelli [1859-1948], en el Hópital du Midi y Léonard Marie 
Luden Jacquet [1860-1914], perteneciente al servicio de Ernest 
Henri Besnier [1831-1909]). 

Utiliza el instrumental y los procedimientos emanados de la 
escuela de Louis Pasteur, transmitidos a través de Doléris, así como 
de las clases de Emile Duclaux. 

El medio de cultivo utilizado es generalmente caldo de car¬ 
ne alcalino; sólo en casos excepcionales emplea medios sólidos, de 
agar-agar y gelatina, que eran los propios de la escuela de Berlín. 
Para el primer tipo de experiencias, usa los balones de Pasteur; para 
los últimos, tubos de ensayo. Este material de vidrio es esterilizado 
previamente por medio del calor, manteniéndolo en la estufa a 140 
grados por espacio de dos horas. Sistemáticamente comprueba si 
el procedimiento ha sido eficaz, por la observación prolongada de 
algunos de estos balones y tubos no sembrados y mantenidos en la 
estufa de cultivo a 35 grados, los que -de ser estériles- deben per¬ 
manecer tan transparentes como al principio. En la realización de 
las distintas manipulaciones, también toma precauciones asépticas, 
como el flambeado de los cuellos de balones y tubos y de los instru¬ 
mentos. Destacamos aquí que la asepsia se incorporó como práctica 
habitual en el laboratorio de investigación mucho antes que en el 
quirófano, donde por entonces predominaba la antisepsia. 

El microscopio utilizado es de buen aumento (1000 X), segu¬ 
ramente con inmersión y provisto de la fuente de iluminación de 
Abbe. Describe la presencia de los gonococos, tanto en el material 
directamente obtenido de los enfermos como en muestras tomadas 
de los cultivos, en fresco o luego de desecarlos y teñirlos con azul 
de metileno o violeta de genciana. Para preservar las preparaciones, 
a fin de su eventual utilización posterior, recurre al bálsamo del 
Canadá. El autor refiere su preferencia personal por la observación 
en fresco, que le ofrece la posibilidad de ver los “movimientos” de 
las bacterias, espontáneos o inducidos por el balanceo del portaob- 


165 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


jeto. Describe con exactitud la forma, el tamaño, el tipo de agolpa¬ 
miento y la ubicación extra e intra celular de los microorganismos. 

Es de destacar que Pouey identifica el gonococo con exactitud, 
según las características clásicamente descritas, pero también otra 
variedad de bacterias, de mayor tamaño y de forma cúbica, junto a 
otras no pertenecientes al tipo del gonococo. Vinculando las carac¬ 
terísticas microscópicas con los hechos de la clínica (formas agudas 
o crónicas de la blenorragia; capacidad de contagio por medio de 
inoculación en humanos) y con el número de repiques previos al 
cultivo a que pertenece la toma, el autor supone que la primera mo¬ 
dalidad morfológica corresponde a cepas más virulentas, que más 
tarde se debilitan y cambian de aspecto, evolucionando hacia las del 
segundo tipo; este proceso sería -en su opinión- reversible. Justifica 
la presencia de microorganismos ajenos a la especie Neisseria gono- 
rrbaea por la competencia entre ellos, mecanismo por el que éste 
último perdería su virulencia. 

Son de interés los comentarios realizados a propósito de los 
cultivos. La mayor velocidad con que el medio de cultivo se torna 
turbio está en relación directa con la virulencia del gérmen. Hace 
la experiencia siguiente: agrega al medio de cultivo concentracio¬ 
nes crecientes de bicloruro de mercurio -antiséptico empleado para 
el tratamiento de la blenorragias en la clínica-, comprobando que 
más allá de una dilución de 1 en 20.000, el producto inhibe la 
aparición del aspecto turbio en el contenido de los balones, donde 
tampoco observa diplococcus con el microscopio. Cuando este mis¬ 
mo material se inocula en el único de los voluntarios humanos que 
había desarrollado la enfermedad en una experiencia previa, este no 
presenta manifestación clínica alguna. 

Hace mención a inoculaciones uretrales que ha realizado en seis 
voluntarios humanos, de los que sólo uno contrajo la enfermedad, 
aún cuando el material pertenecía a un cultivo que, luego de ser 
repicado varias veces, debido a defectos en el funcionamiento de la 
estufa, había permanecido algunos días a la temperatura ambiente 
del laboratorio (¡5 grados centígrados!) y más tarde cierto tiempo a 
41 grados. De ello deduce que probablemente la bacteria es poco 


1 66 



Ricardo Pou Ferrari 


sensible a la acción del calor. Refiere que cuando el cuadro clínico 
de la blenorragia se hizo muy notorio en el voluntario, lo trató con 
irrigaciones uretrales de bicloruro de mercurio, procedimiento que 
lo “curó” en pocos días. Seguramente esta confianza en la definitiva 
desaparición de los síntomas y con ellos de las complicaciones a 
largo plazo, hacía menos cuestionable éticamente el procedimiento 
experimental. De Salterain refiere que Pouey realizó un ensayo de 
autoinoculación; muchos clínicos y patólogos, antes y después del 
trabajo que comentamos, recurrieron a éste recurso. El caso más no¬ 
torio es el de John Hunter (1728-1793), autor de un tratado sobre 
enfermedades venéreas, famoso en su época. En 1757, se inoculó 
en el pene, utilizando una lanceta, pus proveniente de un enfermo 
con blenorragia. El propósito del experimento era saber si ésta y la 
sífilis eran una misma enfermedad; llegó a una conclusión negativa, 
puesto que desarrolló un chancro luético. Debido a la autoridad 
del investigador, durante muchos años fue esta hipótesis unicista 
la que prevaleció. En Francia, contemporáneamente con Pouey, se 
efectuaron inoculaciones de muco-pus en la uretra de una paciente 
que consultó en el hospital de Lourcine por trastornos miccionales 
que se atribuían a un cuadro de histeria. Los investigadores alema¬ 
nes también habían llevado a cabo ensayos en enfermos terminales, 
así como en estudiantes de medicina voluntarios sanos. En algunas 
publicaciones incluso se refiere la instilación del material purulento 
en los ojos de niños, ocasionándoles la consiguiente oftalmía. 

De las observaciones previas, Pouey concluye que el contagio, 
lejos de ser una constante, requiere, por un lado, cierto “volumen 
de pus infectado” y por otro, suficiente “virulencia” del gérmen. Esta 
última puede atenuarse en forma espontánea o por el agregado de 
sublimado de mercurio. Nuestro joven y novel experimentador 
relaciona esta disminución del efecto “con la forma cúbica que el 
microbio presentaba en los cultivos”. m No toma en consideración 
el « terreno» individual, ni -como es de esperar si se considera que 
este trabajo precede en diez años las investigaciones de Emil von 


168 Existía tendencia, también observable en otros trabajos bacteriológicos de la época, a 
vincular la morfología microbiana con la evolución clínica de la infección. Cf: Dolé- 
ris, Jacques A. Emdes sur la fiévrepuerperale.Vaxís, Thése, 1880. 


167 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Behring sobre “inmunidad'—, la reacción de defensa que la inocu¬ 
lación podría suscitar. 

Lo que se desprende de la lectura de la tesis es que su autor 
considera que la blenorragia puede ser producida por varios agentes 
microbianos, incluyendo, entre otros, al gonococo de Neisser. 

La única cita bibliográfica, con excepción de las menciones que 
hace de Pasteur y Duclaux, es la referente a un trabajo de John 
Tyndall (1820-1893), al que ya había hecho alusión en la tesis de 
Montevideo. Brillan por su ausencia las fichas de los investigado¬ 
res franceses y alemanes, que tanto habían aportado ya entonces 
al asunto, en calidad y cantidad, empezando por las del propio 
Neisser. 

En la tesis, hay indudablemente una tendencia a investigar y je¬ 
rarquizar los hallazgos en función de su significación clínica. Pouey 
afirma que sólo tienen sentido las investigaciones que den por resul¬ 
tado alguna consecuencia terapéutica. Concretamente, refiriéndose 
a la inoculación que indujo la enfermedad en uno de los volunta¬ 
rios, afirma: “Sin embargo, no hemos considerado útil, publicar esos re¬ 
sultados, porque siempre hemos pensado que este tipo de investigaciones 
no son interesantes más que si conducen a un objetivo terapéutico ". 

A continuación destaca la significación científica de sus hallaz¬ 
gos y el proyecto de continuar su investigación: “Esta experiencia era 
para nosotros la demostración de la influencia patogénica del microbio 
del pus blenorrágico; la consideraríamos como el primer paso de un es¬ 
tudio que teníamos el deseo de continuar, estudio de las condiciones de 
existencia de los organismos blenorrágicos”. 

Especial mención debemos hacer a las dos referencias que 
Pouey hace a su “livre d’observations”, del que no tenemos otra do¬ 
cumentación, que debería ser en un todo similar al que llevaban 
los investigadores a modo de bitácora y que seguramente era una 
rutina que el joven médico aprendió a su ingreso al laboratorio de 
la Clínica de Partos. 


168 



Ricardo Pou Ferrari 


A lo largo de la tesis, el autor es muy cuidadoso en deslindar sus 
observaciones ya sea en el campo científico como, según lo estable¬ 
ce específicamente, desde el punto de vista médico legal. 

Muy interesantes son las escuetas reseñas de las experiencias 
llevadas a cabo conjuntamente con de Salterain sobre bacteriología 
de las lágrimas humanas. 


A efectos de ubicar cronológicamente el aporte de Pouey, refe¬ 
riremos con cierto detalle la bibliografía en ese momento al respec¬ 
to. 

No fue hasta la obra del cirujano y venereólogo francés Phillippe 
Ricord (1800-1889), entre 1831 y 1837, tiempo en el que se había 
consolidado absolutamente la medicina anatomo-clínica y, a su vez, 
en el que comenzaba la medicina experimental, que la diferencia 
entre gonorrea y sífilis se fue dilucidando. Dicho autor efectuó más 
de 650 inoculaciones de pus gonorreico, sin observar un sólo caso 
de sífilis, mientras comprobó que el material de una úlcera uretral 
luética determinaba la aparición de otra similar. 

En 1857, el cirujano francés Gustave-Louis-Richard Bernutz 
(1819-1887) y su discípulo Jean-Ernest Goupil (1829-1864), re¬ 
portaron casos de infección blenorrágica de los anexos uterinos y el 
peritoneo pélvico. 

En 1872, Emil Noeggerath (1827-1895), médico alemán radi¬ 
cado en Nueva York, publicó su conocido trabajo sobre “ blenorragia 
latente”. Allí establece que: “De cien mujeres casadas con hombres con 
antecedente de gonorrea, aparentemente curada, tan sólo diez permane¬ 
cen sanas, el resto sufre de algún padecimiento” . Respecto a la difusión 
ascendente de la infección, señala las perimetritis agudas, recurren¬ 
tes o crónicas, así como las ooforitis, que aparecen con posterioridad 
a las lesiones del aparato genital inferior. Agrega: “Una mujer que 
en cierto momento sufre gonorrea, debe esperar luego de un período 
variable, un ataque de peritonitis”. También destaca la frecuencia de 
esterilidad, lo mismo que de sepsis post parto, como consecuencias 


169 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


alejadas de la gonorrea. Como escribió Ernst Bumm (1858-1925), 
Noeggerath fue más afortunado que Ignaz Semmelweis, ya que vi¬ 
vió lo suficiente para asistir a la confirmación de sus observaciones. 
Sobre el problema del contagio de la gonococcia en las mujeres por 
relaciones sexuales con portadores sanos, Pouey presentará una bre¬ 
ve pero tajante comunicación al II Congreso Médico Nacional, en 
1921, síntesis de una conferencia que dictó en 1917 en la Sociedad 
de Medicina de Montevideo.. 

A comienzos de 1872, el botánico y patólogo Ernst Hallier 
(1831-1904) reportó el hallazgo de un micrococo (Coniotbesium 
gonorrhoicum ) en el pus gonorreico. 

Como ya expusimos, en julio de 1879, aparece la contribución 
fundamental del dermato sifilógrafo Albert Neisser. Entre esta fe¬ 
cha y 1886, la bibliografía sobre la etiología microbiana de la go¬ 
norrea es tan copiosa que Bumm 169 encuentra 52 contribuciones. 
Las publicaciones continúan desde ese momento sin interrupción, 
hasta los magistrales trabajos del propio Bumm primero (1885) y 
de Ernst Wertheim (1864-1920) después (1892). 

Como era de esperar, no todas las aseveraciones de Neisser fue¬ 
ron inmediatamente aceptadas; aún en 1890 existían considerables 
dudas en la mente de muchos investigadores con respecto al papel 
del gonococo en la producción de la gonorrea, que por otra parte 
están latentes en la tesis de Pouey. 

Nos importa señalar las fichas bibliográficas francesas referi¬ 
das al tema de la tesis, anteriores y coincidentes con la misma, las 
que probablemente fueron consultadas y alguna de las cuales pu¬ 
do inspirar ciertos experimentos. Ninguna de ellas aparece citada 
en su trabajo. Destacamos la tesis de P. Arnaud sobre endometritis 
en la blenorragia, de 1884. 170 Muy especialmente, la de Georges 


169 Bumm E. Beitdz. Kenntniss. Gonococcus, Wiesbaden, 1885 ; Der Mikroorganismus 
d. Gonorroidschen Scleinhaut-Erkrankungen, Gonococcus Neisser, seg. Ed. Wiesbaden, 
Bergmann, 1887. 

170 Arnaud, P. Contribution a l’étude de l’endometrites dans la blennorrhagie. París, Thése 
de París, 1884, Tome 1, N a 155 


170 



Ricardo Pou Ferrari 


Chameron, 171 del mismo año, quien estudia el tratamiento de esta 
infección, que el autor supone es producida por un parásito, por 
medio de inyecciones de bicloruro de mercurio a la dilución que 
más tarde Pouey utilizó en sus experiencias de laboratorio. De gran 
interés son las ya citadas lecciones clínicas sobre la blenorragia fe¬ 
menina, dictadas por Martineau en 1885. Igualmente, los trabajos 
de Luden Jacquet, de un carácter más dermatológico, correspon¬ 
dientes a los años 1886 y 1888. 172 Finalmente, el de Marcel Crivelli, 
al igual que el anterior, amigo de Pouey, que en 1886 publicó su 
tesis sobre naturaleza y tratamiento de la blenorragia. 173 

Con referencia a la terapéutica empleada en 1888, pero que no 
entra en los objetivos de la tesis de Pouey, se dividía en: 1) medidas 
higiénico dietéticas y 2) medicamentosas, especialmente tópicas. 
Entre éstas últimas, se empleaban principalmente: A) los astringen¬ 
tes (acetato de plomo al 2 por ciento; sulfato de zinc al 2 por mil; 
permanganato de potasio, al 0,05 por 150; el alumbre, el bórax, el 
tanino, al 3 o 5 por mil; el subnitrato de bismuto, del medio al uno 
por ciento; el sulfuro de cadmio al 1 por mil; el sulfato de cobre, 
etc.) y B) los desinfectantes , aún en forma preventiva (inyección ure¬ 
tral de nitrato de plata al 1/30, en 15 a 25 aplicaciones; cloroformo, 
agua de cal, bálsamo de copaiba). Eran varios los aparatos diseñados 
para poder efectuar una aplicación más o menos profunda de los 
productos. C) Entre los balsámicos , cabe citar los de copaiba, de 
Tolú, del Perú, etc., administrados por vía oral en forma de gotas. 

También se usaron pomadas extendidas sobre bujías o suposito¬ 
rios; candelillas medicamentosas compuestas por manteca de cacao, 
gelatina o glicerina, que se introducían directamente en la uretra. 


171 Chameron, Georges. Du traitement de la blennorrhagie considéré comme affection pa- 
rasitairepar les injections au bichlorure de mercare d 1/20.000’, Thése, París, 1884, A. 
Parent, Imp. de la Faculté de Médecine, A Davy, Succ., 82 págs. 

172 Jacquet, Lucien. Des érythémes papuleux fessiers post-érosifs, París, Steinheil, 1886, 19 
págs., in 8 a . 

. Des syphiloides post-érosives. Etnde de pathologie infantile. París, Steinheil, 

1888, in 4°,42 págs. Thése París, 1887-1888, N° 358. 

173 Crivelli, Marcel Urbain. Nature et traitement de la blennorrhagie , París, Steinheil, 
1886, 146 págs. (Thése de Paris, 1886-1887, Tome 5, N° 14). 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


Otros recursos eran las insuflaciones de medicamentos en pol¬ 
vo, mediante el uso de balones. 174 

Como resumen de lo que hemos expuesto sobre la tesis de París 
de Enrique Pouey, podemos enunciar las siguientes conclusiones: 

1) Esta tesis corresponde a la redacción de un informe acer¬ 
ca de un trabajo científico experimental elaborado por un 
clínico, con propósitos más que nada diagnósticos y tera¬ 
péuticos. Demuestra que el autor había adquirido conoci¬ 
mientos y habilidades como investigador en un laborato¬ 
rio de patología microbiológica, que serían útiles para sí 
mismo o para transmitirlos a sus futuros alumnos y hacer 
de algunos de ellos auténticos microbiólogos. 

2) Su tema era uno de los problemas científicos en pleno tra¬ 
bajo de investigación en muchos laboratorios, clínicas e 
institutos, no obstante lo cual recién comenzaban a vis¬ 
lumbrarse concepciones más o menos certeras al respecto. 

3) La gonorrea era un problema médico social, que quedaba 
englobado en la Higiene, pública y privada o individual. 

4) Las observaciones microscópicas, así como los cultivos, 
permiten al autor corroborar la presencia del diplococo, ya 
descrito con anterioridad, aunque describe además otras 
morfologías (algunas de las cuales interpreta como de va¬ 
riantes vinculadas con la virulencia del gérmen) y también 
otros gérmenes distintos. 

5) Son de destacar las conclusiones acerca de las diluciones 
progresivas de los antisépticos incorporadas al líquido de 
cultivo, que, a partir de cierto grado, inhiben el crecimien¬ 
to de diplococos en los cultivos. 


174 Cf. Grunfeld (Viena, sifilografía)'. “Blenorragia”, en: Eulenburg, A. (direc.) Dicciona¬ 
rio enciclopédico de medicina y cirugía prácticas , Madrid, 1886 pags. 83-100 y Rollet, 
J / Beaugrand, E. Blennorrhagie I “Bibliographie”, en Dechambre, A. Dictionnaire 
Encyplopédique des Sciences Médicales, París, Masson,1868, T. IX: 638-699. 


172 



Ricardo Pou Ferrari 


6) Reproduce las experiencias de inoculación en humanos sa¬ 
nos, ya efectuadas por otros investigadores, único modo 
de lograr reproducir la enfermedad; con ellas logra sólo un 
caso positivo sobre seis. 

7) Llama la atención la ausencia de una hipótesis de trabajo, 
ya que la tesis consiste en la simple descripción de proce¬ 
dimientos, que se supone eran conocidos en el mundo del 
laboratorio bacteriológico; también es curiosa la ausencia 
de referencias bibliográficas, muy numerosas en ese enton¬ 
ces y la carencia de conclusiones que pudieran ser objeto 
de una “defensa ”, tratándose de una tesis de doctorado. 

8) Es de destacar la continuidad del esfuerzo de Pouey en 
el mismo sentido, en años posteriores, si bien ya no des¬ 
de el laboratorio, cuando inventa una técnica quirúrgica 
destinada específicamente al tratamiento de las metritis 
crónicas (léase gonocócicas) cervicales, así como la publi¬ 
cación que efectúa junto con Carlos Stajano acerca de la 
presentación clínica “engañosa ”, en el abdomen superior, 
de las infecciones pélvicas, por entonces casi todas de esa 
etiología. 

9) Queda en evidencia que con los datos presentados, Pouey 
piensa que si bien el gonococo de Neisser tiene relación 
con algunas uretritis, no es el único gérmen responsable. 

10) Mucho más adelante en su trayectoria profesional, el autor 
se ocupará todavía de la prevención de las enfermedades 
venéreas, así como de las uretritis asintomáticas del varón, 
responsables de contagios y complicaciones alejadas. 


173 



El Profesor Enrique Pouey y su época 




FACULTÉ DE MÉDECINE DE PARIS 


Doyen 


M. BROUARDEL. 


PrtftiMora 

» . . . - ....MM FABABEU?. 

Anatomía... . GH. HICHIT. 

Phjíujlogte........••••••. 0AR1EL. 

Ssart^^a^-aasa. ¡u;,™. 

Iliitoire naturelie médieale. »«..■-.** .• *************** nniirmiiii 

Palhologic el Ihtrapcutlqua gíeérale.. UAMASCUINO. 

Patholocie mSdicale.*.* ¡ DIKULAFOY. 

. . I GUYON. 

palhologic chirurglcale..... j lANNELONOUE. 

Analomio pclholcgiqM.V.l'.V.'.i'.'.'.I'.l'.'.'.'. lUtaúa' DUVAL 

OptralSn» el appireBi.. hkoÍuOLD. 
ThírapcoUqao’éí matitré mVd’icaie. pnoíjST 

MCJccta o ' ítgiU .' .' '■ ■ .' • •' •' • •’ • • • * • broiurrel. 

AccouchcmcnU, roaládic* de» femnie» en couchc» el Txn uti?n 

des* cafante nouvcou-né*.......... * • . i \nnin nfeNK 

Hlatolrc de lo médccinc et de lo chjrurgw. LABOULBKNK. 

Palhologic comparte et experiméntale. r»— 


G. SER. 

POTAIN. 

JACC/HJD. 

PKTKR* 

GUANCHES- 

BALL. 


Qtmkque médicale.• ... 

Oinlque de» andadles des enfantá....•••••• 

Clluique de pathologie mcnlalo et do» malacuo» ae 

G¿n^ < ue P de» C mMadics'cuUnéft* et »yptailltlquc». niAllCOT^* 

Ciaique de. maladie. du »y»l¿mc ncrveux. mCJIET 

{ VSttMHQL. 

Oinlque eiürtxrgicale..... J TRKI.AT. 

( LE FORT. 

Clinlque ophlalmologiquo.....••4.^ 

Qiniquo .. 

Prorasmr, honomírc : MM. GAVARRET, SAPPEY. HARDY. RAJOT. 
Agrégés on exorcice : 

MM 


BALLET. 

BLANCHARD. 

BOU1LLY. 

BRISSAUD. 

URUN. 

BUDIN- 

CAMPENON. 

CHAUFFARD* 

DEJER1NE. 


MM. 

GUEBI1ARD. 

HANOT. 

IIAMIIOT. 

HUTINKL. 

JALAGUIKR. 

JOKKHOY. 

KIltMISSUN. 

LANUOÜ/.Y. 

MAYGIUEtt. 


Ol.l.l VlER 
PKYROT. . 
pdlltlKlt. chof de- 
Travaux anat. 
|»0» GIIET. 
OUKNIJ. 
QUISOUAGD. 

HA Y.MONO. 
HETJ.US. 


REMY. 

UEYMER. 
nUlllMüNT-DES- 
SAHíSES. 
IIOIIIX (Albert). 
SCHWAllTZ. 
SKGOND. 
THOISIER. 
VllXEJEAN. 


L< teorHairt de ln FueulU: Cu. PUP1N. 


Par dillWr^doa •» du » <!*«■ H«. “ “ comma propraa * 

- diaaartallOBa qmi luí M»o«t prwa»J«:>» «*viv«ui tu o i m .,rcbaUoO» 

L'.li* cucíltnr Í...K.K*- »|.|tr«fc.ll»B al 


tu 


Lista de las autoridades y profesores de la Facultad de Medicina de París, que acom¬ 
paña a la tesis de Pouey. 


174 





























Ricardo Pou Ferrari 


A M. LE PROFESSEUR BROUARDEL 

Dojeo de la Faculté de médecina de Paria, 
Membre de I’Acedé mié de Midecine, 
Médecio dea hópitaux, 

Commandeur de la Légion d’honncur. 


Témofgnage de *We gratitude #t de reapectueua* aycnpalhie 


A M. LE PROFESSEUR PANAS 

Chirurgiea dea hópitaux. 

Membre de t’Académie de médccioc, 
Chevalier de la Légioo d*booneur. 


A MON PH¿Sll>ÜNT DE TIlkSE 


M. LE PROFESSEUR DUPLAY 

Chlrurgien de# hfipiteux 
Membre de l'Acedimie de midecine 
Chevelíer de le Ligion d'honneur. 


Dedicatorias de la tesis de Pouey de París. 


175 



Capítulo XIII 


1888 

Retorno a Montevideo 


C uando Pouey retoma a Montevideo, semanas después 
de su graduación en París, la situación política del 
Uruguay había llegado a un momento de relativa esta¬ 
bilidad, luego de una rápida sucesión de acontecimien¬ 
tos, ocurridos a partir del inicio de 1886, a saber: 28 de marzo, la 
revolución del Quebracho ; 21 de mayo, Santos inicia un nuevo pe¬ 
ríodo en la Presidencia; 17 de agosto, el Capitán General es herido 
de bala cuando asiste a una velada lírica en el Teatro Cibils; 31 de 
octubre, el titular del Ejecutivo convoca a diferentes personalidades 
del ámbito político para formar el llamado Ministerio de la concilia¬ 
ción y 18 de noviembre, Santos presenta renuncia a la Presidencia 
de la República y es sucedido por el General Máximo Tajes (1852- 
1912), quien ocupa el cargo por el resto del período que hubiera 
correspondido a su antecesor. 

El primero de marzo de 1890 tiene lugar la elección de Julio 
Herrera y Obes (1841-1912) como Presidente de la República, 
hecho con el cual finaliza el militarismo y se inicia el civilismo. 


177 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Perteneciente al Partido Colorado, de gran talla intelectual y re¬ 
conocida actuación, el nuevo gobernante impone la política de la 
“influencia directriz ” y procura desplazar el positivismo dominan¬ 
te en la intelectualidad y sustituirlo por un nuevo esplritualismo. 
Durante su gobierno ocurrió una profunda crisis económica, que 
sus enemigos políticos le imputaron, aunque en gran parte fue la 
consecuencia de hechos previos que recién hicieron eclosión en ese 
momento. 

En la Facultad de Medicina, refiere Eduardo Acevedo: 


“proseguía la vieja lucha entre los profesores, que exigían cadáve¬ 
res para la sala de disección y clínicas en el hospital, y la Comisión de 
Caridad que oponía resistencias a una y otra cosa, temerosa de una inva¬ 
sión de atribuciones que consideraba fatal para su administración. Pero 
asimismo, era esa Facrdtad la que más vigorosamente se desenvolvía en 
su carrera principal y en sus ramas anexas de Obstetricia, Farmacia y 
Odontología, organizadas en 1886y 1888 [...] Paso a paso fue triun¬ 
fándola Universidad, mediante transacciones sucesivas, hasta conseguir la 
totalidad de los cadáveres disponibles y organizar las clínicas en los últimos 
reductos constituidos por la sala de mujeres, la sala de partos, la sala de 
niños y el Manicomio ’’. 175 


En los anuncios de prensa referentes a los profesionales monte¬ 
videanos, Pouey figura como “Doctor en Medicina y Cirugía de las 
Facultades de París y de Montevideo” y “especialista en enfermedades 
de las mujeres y afecciones quirúrgicas”. Si bien algunos otros médicos 
efectuaron intervenciones ginecológicas con anterioridad, como fue 
el caso de Cari Brendel, no existía en nuestra capital otro profesio¬ 
nal con la preparación de Pouey en la materia. 


175 Acevedo, Eduardo, op.cit., T.V:40. 


178 



Ricardo Pou Ferrari 


HENRI POU EY 

DOCTKUM r.N M f.DECINC KT I N CHIRUKQIE 
Det facultes de F*arts ct Je AfuntluJio 

Spéoíiliate daMs lo» maladíos dea 
rommos at lea alToctiona ohírurgi- 
caloa. 

C 2 of**uItatÍo*>» «le 1 livurc A a. 

(U)ii*ultJtiom K^atuitc* «Je 4 A 5 les i*.mer- 

crccti» ct vendredi»pour la «_)»<» urgic ct les mardi», 
(cuJis et MmcJit pour le» iiiaUdic» Jes remitió. 

Uruguay 37 f , esquina Cuareim 


Le Courrier Frangais, Montevideo, 21 de noviembre de 
1888. 


A los treinta años, abre el consultorio en su residencia de la 
Avenida Uruguay 371 (actualmente 1205), esquina Cuareim (no¬ 
reste, hoy demolida). En el ambiente provinciano de Montevideo, 
corre con rapidez el comentario acerca de su capacidad profesional, 
al punto que comunica que: “se guarda el derecho a seleccionar las 
pacientes que solicitaran consulta, en forma de excluir a las que lo 
hacen por esnobismo o por dolencias ajenas a su especialidad”. 176 En 
un principio, también asiste partos, práctica que pronto abandona, 
debido a su ajetreada actividad en las demás áreas a las que se ha 
consagrado. 

En esa época y durante por lo menos veinte años, Pouey ejer¬ 
ce activamente, además de su especialidad, la cirugía general. Era 
frecuente que otros médicos o cirujanos lo llamaran en consulta 
para resolver situaciones difíciles. En los trabajos de entonces, pue¬ 
de comprobarse que entre quienes solicitaban su opinión estaban: 
Francisco Suñer y Capdevila, Juan Antonio Crispo Brandis, Pedro 
Visca, Francisco Soca. Sus asiduos ayudantes eran Bottaro, Alfonso 
Lamas, Luis Pedro Mondino y ocasionalmente Luis Pedro Lenguas 
y Gerardo Arrizabalaga. Es interesante señalar la vinculación entre 
Pouey y Morquio. Éste último, que recién se hacía cargo de la sa¬ 
la de niños del Hospital de Caridad, seguía atentamente todos los 
casos y con cierta frecuencia diagnosticaba afecciones quirúrgicas, 
especialmente apendicitis agudas, que requerían la actuación de un 
cirujano, ocasiones en la que acudía a Pouey. Otro dato puntual: 

176 La Ihistración Uruguaya, Montevideo, 1898, 1 :1. 


179 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


en 1899, Pouey fue llamado por Luis Pedro Lenguas para efectuar 
una traqueotomía a Francisco Bauzá, quien padecía de un cáncer 
laríngeo; al iniciarse la administración del cloroformo, el paciente 
sufrió un síncope y falleció. 177 

Las intervenciones quirúrgicas eran numerosas, si bien no siem¬ 
pre se trataba de casos de cirugía mayor. Algunos pacientes venían 
de Paraguay, Argentina o del sur del Brasil, ya que nuestra capital 
estaba -en cuanto a medicina se refiere- a un nivel superior al del 
resto del Cono Sur americano. Se operaba, tratándose de familias 
de posición acomodada, en el domicilio del paciente, o bien, si la 
situación económica era precaria, en el Hospital de Caridad. Como 
puede verse en el antes citado anuncio del Courrier Francais , Pouey 
atendía gratuitamente tres días semanales. 

Cuando la operación se practicaba en el ámbito doméstico, el 
improvisado quirófano era una de las habitaciones amplias y lumi¬ 
nosas de la casa. Luego de retirar muebles y alhajamiento, se lava¬ 
ban pisos y paredes y se pulverizaban con ácido fénico. El paciente 
era ubicado en una mesa de madera provista de una colchoneta, 
pero también había modelos de mesas de operaciones ginecológi¬ 
cas, plegables y transportables. El cirujano llevaba sus instrumen¬ 
tos en cajas especiales, así como las esponjas -que eran auténticas 
poríferas , especialmente tratadas para quitarles los restos de la sal 
marina- y las palanganas donde verter el antiséptico. Previo ba¬ 
ño completo del enfermo y desinfección de la región a intervenir, 
el cirujano y sus ayudantes se lavaban cuidadosamente las manos, 
usando agua hervida y jabón, sumergiéndolas luego en yodofor- 
mo. Salvo para realizar las maniobras o tiempos vaginales de las 
intervenciones ginecológicas, hasta 1905 no se utilizaban guantes 
de caucho. Tampoco se usaba otra prenda adicional que un delan¬ 
tal, un guardapolvo y a veces un gorro. 178 El tapaboca comenzó a 
emplearse en Europa después de 1897, fecha en la que Mickulicz 


177 Pivel Devoto, J.E. “Estudio preliminar”, en: Francisco Bauzá. Historia de la Domi¬ 
nación Española en el Uruguay. Montevideo, Min. Ed. Cul. Biblioteca Artigas, 1965, 
vol. 2:241. 

178 En el trabajo de Enrique Llovet, de 1904, sobre el Sanatorio de Pouey, refiere que 
utilizaban “gorrosy túnicas esterilizadas”. (Ver apéndice Documental, Anexo N° 34) 


180 



Ricardo Pou Ferrari 


presentó ante el Congreso Alemán de Cirugía la evidencia emanada 
de los experimentos de Pflüge sobre el transporte de microbios en 
las pequeñas gotas de saliva, emitidas al hablar o toser. 

La anestesia se realizaba mediante el procedimiento llamado “a 
la reina”, consistente en dejar gotear la solución de anestésico sobre 
una máscara, cubierta de una gasa, que se aplicaba sobre la boca y 
la nariz del paciente. Si bien el más usado de los agentes anestésicos 
era el cloroformo, Pouey prefería el éter, probablemente a causa de 
algunos accidentes ocurridos con el primero. 

No tenemos noticia de que Pouey asistiera pacientes en el 
Hospital Italiano ni tampoco en el Británico, reservados a médi¬ 
cos y enfermos de las respectivas colectividades, si bien sabemos 
que Navarro y Turenne actuaron allí pese a no pertenecer a ellas. 
En 1898 Pouey inauguró su propio sanatorio, ubicado en la calle 
Sierra, que a mediados del año siguiente pasó a funcionar, hasta su 
cierre definitivo, en la esquina de Uruguay y Cuareim, frente a su 
domicilio. 

Además de su desempeño como Profesor de Medicina 
Operatoria -que será estudiado en el capítulo siguiente-, duran¬ 
te un año, Pouey ocupó el cargo de Médico de Salubridad de la 
Junta homónima, que estaba en la órbita de la Junta Económico 
Administrativa de la capital. 179 180 Contaba dicha dependencia con 
un buen edificio, la Casa de Desinfección, todavía existente en la 
confluencia de las calles Dante y Defensa. Sus funciones eran la 
supervisión de la higiene en la ciudad: la ventilación y limpieza 
de habitaciones (especialmente tratándose de pensiones y conven¬ 
tillos), el suministro de agua potable (las obras de aguas corrientes 
se habían iniciado durante la década anterior), la eliminación de los 
efluentes, la desinfección de locales y objetos que hubieran estado 
en contacto con enfermos contagiosos, el control de los alimentos y 


179 Pouey, E. Curriculum vitae, presentado ante la Facultad de Medicina de Montevideo, 
1925. 

180 El Digesto Nacional. Compendio de las Leyes, Decretos del Gobierno y demás Resoluciones 
y Actos oficiales de la República Oriental del Uruguay. Formado por Adolfo Rodríguez, 
abogado de la matrícula del Estado. Montevideo, Establecimiento tipográfico y litográ- 
fico de Luciano Mége, 1860, 307 págs. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


bebidas, etc. Contaba con policlínicas e incluso ambulancias para el 
traslado de enfermos, así como vehículos cerrados para transportar 
materiales contaminados. Un aspecto a destacar, dentro de las fun¬ 
ciones de esta Junta de Salubridad, era el control de los cementerios, 
que se consideraban como posible fuente de contagio. Otro objeti¬ 
vo era la detección de las epidemias que pudieran aparecer dentro 
de los límites de la ciudad, así como el control de las meretrices, 
prostíbulos y personas aquejadas de enfermedades venéreas. Aún 
había en ese momento cierta superposición de tareas entre depen¬ 
dencias como la que estamos comentando -que tenía sus pares en 
cada capital de Departamento-, el Consejo de Higiene Pública y la 
Comisión de Caridad y Beneficencia Pública. Debe agregarse a ellas 
otro organismo, la Sanidad del Puerto, dependiente del Ministerio 
de Gobierno, que a través de sus médicos se encargaba de la vigi¬ 
lancia sanitaria de los viajeros y las mercaderías que pasaban por el 
puerto de Montevideo y de hacer cumplir las cuarentenas en el la¬ 
zareto de la isla de Flores, existente desde 1867. Durante el gobier¬ 
no del General Máximo Tajes, se nacionalizaron todos los servicios 
de caridad y beneficencia, incluyendo el Hospital de Caridad, el 
Manicomio, la Casa de Huérfanos y la Escuela de Artes y Oficios. 

En 1892 el Ministro de Gobierno, Francisco Bauzá, procedió a 
una nueva integración del Consejo de Higiene Pública, designando 
a José Máximo Carafí, Luis Pedro Lenguas, Enrique Pouey, Carlos 
Heguy, Pedro Regules y Arturo Berro. Muy poco tiempo después, a 
raíz de desavenencias con la Junta de Salubridad, debido a que ésta 
había ocultado que en Montevideo hubiera ocurrido una epidemia 
de cólera, los integrantes del Consejo, con la excepción de Berro y 
Regules, presentaron dimisión a sus cargos. 181 

En ese mismo año, se funda, a instancias de Joaquín de Salterain 
y José Scoseria, la Sociedad de Medicina de Montevideo, hecho que 
será considerado en capítulo aparte. 


181 Sobre la renuncia de los integrantes de la junta de Higiene Pública. Rev. Med. Far., 
1892 


182 



Capítulo XIV 


1888-1895 

Profesor de Medicina 

OPERATORIA* 


B ajo el decanato de Elias Regules (1861-1929), en 1888, 
se decide escindir la Cátedra de Medicina Operatoria y 
Anatomía Topográfica de la Clínica quirúrgica, donde has¬ 
ta entonces se dictaba. 

La Medicina operatoria era la puerta de entrada a la Clínica 
quirúrgica, basada, más que nunca entonces, en el conocimien¬ 
to morfológico y en la adquisición de habilidades manuales, que 
guiadas por conocimientos seguros, facilitaban la rápida y certera 
ejecución de los procedimientos quirúrgicos, cuando, por diversas 
razones, el cirujano debía actuar con celeridad. Precisamente en ese 
momento se iniciaba la cirugía abdominal. 

Enrique Pouey ocupa interinamente la nueva cátedra hasta 
1889 y a partir de entonces como titular, hasta 1895, cuando pa¬ 
sa a desempeñarse al frente de la recién creada Cátedra de Clínica 


183 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Ginecológica. Entre 1895 y 1899, conserva el primero de los cargos 
mientras es interino en el segundo de ellos. 

Al acceder a la cátedra, manifiesta que es “un deber retribuir al 
Estado parte de lo que este había insumido en [su] preparación ’, por 
lo que dona el “ sueldo para subvencionar el de los ayudantes que lo 
necesite 

Velarde Pérez Fontana es bien explícito en afirmar que los pri¬ 
meros destacados cirujanos orientales, tales como Alfonso Lamas, 
Luis Pedro Lenguas, Luis Pedro Mondino, Luis Pedro Bottaro 
(“los tres Luises ” según la designación de este médico historiador) 
y Juan Francisco Canessa, fueron discípulos de Pouey en la cáte¬ 
dra de Medicina operatoria, donde aprendieron lo básico, no sólo 
en cuanto a técnicas, sino también sobre manipulaciones, uso de 
aparatos y realización de vendajes. Más adelante, esos profesionales 
tuvieron ocasión de iniciarse en la realidad de la clínica quirúrgica 
junto a Pugnalin. 

*** 


Aunque podamos repetirnos en algunos datos, parece inevi¬ 
table hacer referencia a la génesis de la disciplina en el sitio don¬ 
de Pouey la aprendió, París. La Medicina operatoria es el resultado 
-tanto en la práctica como en la concepción científica- de la cirugía 
surgida en la Ilustración. Dichos aspectos tuvieron, en forma res¬ 
pectiva, dos grandes sustentos institucionales, verdaderos talleres de 
aprendizaje, creados en el seno de la flamante Ecole de Santé entre 
1795 y 1796: por un lado, la Ecolepratique de dissection y la Clínica 
quirúrgica hospitalaria y por otro, la Cátedra de operaciones. De este 
modo, al conocimiento anatómico por la vía de la investigación 
-básica diríamos hoy- se sumaba el aporte de la escuela anátomo- 
clínica de París. Un tercer escenario, de innegable importancia en el 
desarrollo de la cirugía, antes y después de la fecha indicada, fue la 
actuación de los cirujanos en el campo de batalla. También forma¬ 
ban parte de este aparato docente los anfiteatros particulares, donde 


184 



Ricardo Pou Ferrari 


destacados profesores brindaban cursos privados, también llamados 
libres. 

Ante la necesidad de incorporar a la práctica el nuevo corpus , la 
Medicina operatoria, los cirujanos -ya bien identificados y acepta¬ 
dos socialmente- elaboraron, en forma un tanto desarticulada, pro¬ 
cederes o habilidades para ejecutar rápida y eficazmente su arte. 

En la clínica, el aprendizaje quirúrgico era más complejo, rico 
y quizás menos sistemático. 

La incorporación de esta disciplina al ámbito académico, con 
Raphaél Bienvenu Sabatier (1732-1811) como primer catedrático 
en 1796, significó colocarla a la misma altura que la enseñanza de 
la medicina (tal como lo sugiere su propia denominación), hecho 
que fue resistido por los viejos cirujanos que creían así defender su 
autonomía. 

Los hechos referidos ocurrían en la pesada atmósfera política 
del proceso revolucionario, que había llevado a la supresión de las 
máximas corporaciones quirúrgicas. 

Por ende, podemos aseverar que la formación de los nuevos 
cirujanos, asimilada a la medicina anatomo-clínica científica ilus¬ 
trada, pasaba a sustentarse sobre un trípode constituido por la 
Medicina operatoria, la Patología externa y la Clínica quirúrgica, es¬ 
calones sucesivos que recorrían, tanto los profesores en su carrera 
docente, como los estudiantes hasta su graduación. En la primera se 
enseñaba la anatomía topográfica, los instrumentos y aparatos, las 
maniobras y las técnicas. En la segunda, las enfermedades que por 
su localización eran accesibles a la vista (directamente o a través de 
los orificios naturales), la anatomía patológica, la etiopatogenia y 
los procedimientos terapéuticos. En la tercera, se reconocía la afec¬ 
ción en el enfermo concreto por medio de maniobras semiológicas, 
su evolución, se elaboraba el pronóstico y se decidía el tratamiento, 
médico u operatorio. En la sala de necropsias podían comprobarse 
las lesiones y compararlas con las que habían sido planteadas ( “ima¬ 
ginadas”) en la clínica. 


185 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Tal y como lo refiere Sabatier, 182 la Medicina operatoria en la 
Ecole de Santé, perfiló un centro público de enseñanza. Así surgió la 
nueva disciplina científica de la cirugía, que debía animar la inves¬ 
tigación por vocación y no sólo por cumplir con los deberes hacia 
la Patria. 

Otra rica tradición nacida al final de la Revolución Francesa 
en París fue el internado de los hospitales, concretado en torno a 
1800, vinculado tanto a la medicina operatoria como a la medicina 
anatomo-clínica. 

Una importante etapa ulterior en la historia de la Medicina 
operatoria francesa y de los ámbitos de influencia de ésta, fue la que 
marcó -como fue visto- la prolongada enseñanza de Louis Hubert 
Farabeuf a través de sus tan valiosos tratados sobre amputaciones, 
desarticulaciones y ligaduras. 183 


La muy pequeña y precaria Facultad de Medicina de 
Montevideo, que sustentaba su sentido de existencia en la enseñan¬ 
za clínica en el Hospital de Caridad, carecía de medios para ofrecer 
a los alumnos la formación en la moderna cirugía. Esta había co¬ 
menzado a desarrollarse en el hemisferio norte desde finales de la 
década de 1860, con marcada predominancia de las operaciones 
por patologías ginecológicas. 

Por otro lado, en nuestro medio, la anatomía ya había inicia¬ 
do su tradición docente, con la breve actuación de Julio Jurkovski. 
Bajo la égida de José Máximo Carafí, la disciplina continuó desa¬ 
rrollándose. A pesar de saberse relativamente poco de su biografía, 
existen testimonios provenientes de sus discípulos, que lo refieren 
como un clínico riguroso. Si bien podría haberse embarcado en el 
desarrollo de la nueva cirugía, sospechamos que no fue así. Ahora 

182 Sabatier, R.B. De la médicine opératoire on des opérations de chirurgie que sepratiquent 
les plus fréquement. París, Didot le jeune impr. 3 vol., 1796. 

183 Farabeuf, L. H. Précis de Manuel Opératoire. Paris, Masson, éd, 1885. (Volumen de 
la Biblioteca de la Facultad de Medicina de Montevideo, firmado y subrayado por 
Américo Ricaldoni.). 


186 



Ricardo Pou Ferrari 


bien, un profesor con la jerarquía intelectual, la formación clínica y 
el espíritu universitario de Carafí, es casi seguro que no fue ajeno a 
la necesidad de incorporar la Medicina operatoria como cátedra in¬ 
dependiente de la Clínica quirúrgica. Es razonable pensar también 
que pudo haber sido Pugnalin el primero en apoyar esa iniciativa, 
ya que, como testimonia en las notas que dirigió a las autoridades 
universitarias, estaba desbordado por sus obligaciones docentes y 
asistenciales. Hombre de la vieja escuela, si bien permeable a las 
novedades que iban surgiendo, no habrá querido seguir afrontando, 
adicionalmente, las exigencias requeridas por la modalidad docente 
con la que la Medicina operatoria se impartía en Europa, por me¬ 
dio del dictado de las clases utilizando recursos demostrativos, en 
forma de preparaciones anatómicas, dibujos, esquemas, etc. Si bien 
Carafí habría sido un candidato ideal para desempeñar la nueva 
cátedra, de ocurrir así hubiese dejado vacante la de Anatomía, para 
la cual Pouey no estaba especialmente preparado. Sin embargo, éste 
último, uno de cuyos principales impulsos durante su formación 
francesa había sido la nueva cirugía , especialmente la ginecológica, 
si bien -por su edad- tenía una jerarquía docente inferior a la de 
Carafí, sí estaba en condiciones de enseñar Medicina operatoria, 
dedicarle su aplicación, formar a los jóvenes estudiantes, captan¬ 
do a aquellos que, como Bottaro, tenían afinidades vocacionales y 
realizando el “ camino de ida y de vuelta” entre la cátedra y la sala de 
operaciones. 

La cátedra de Medicina operatoria montevideana nace y se en¬ 
columna en el movimiento que lideran varios profesores y médicos 
cirujanos uruguayos formados en París y otras universidades extran¬ 
jeras o en el terruño; clínicos unos e higienistas otros; varios de ellos 
con cierta experiencia de trabajo experimental en el laboratorio. 
Nos referimos primeramente a Pedro Visca, “fundador de la Clínica 
Médica en el Uruguay ” y a su muy dedicado primer Jefe de clínica, 
Enrique Figari. Más tarde, hacia 1896, se sumará a la Clínica médi¬ 
ca universitaria Francisco Soca con su acendrado espíritu político y 
autopreciado. En ese mismo momento, irrumpe como catedrático 
de Clínica de niños, el joven profesor de Patología general Luis 


187 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Morquio, cargado de vigor semioclínico. La Clínica quirúrgica era 
-como se sabe- conducida por Pugnalin desde 1879. 



Alumnos de Pouey en Medicina Operatoria, alrededor de 1887: Morquio, 
Bottaro, Nicola Rodríguez (Sebastián) .Gutiérrez. (De Otero y Roca, S., 

op.cit.). 


La anatomía quirúrgica, según Pérez Fontana, cultivada en pri¬ 
mer término por los tocólogos del siglo XVIII, tomó de la anatomía 
descriptiva los imprescindibles conocimientos con el propósito de 
utilizarlos para llevar a cabo operaciones, en forma tal de acceder a 
la estructura deseada con máxima rapidez, menor compromiso de 


188 



Ricardo Pou Ferrari 


los elementos vecinos, procurando respetar e incluso restaurar las 
funciones. Por eso, sus cultivadores tuvieron presente, además, la 
situación del paciente concreto, la oportunidad, estrategia, táctica 
y técnica de cada operación. Muchas veces su formulación requirió 
incluso recurrir a la cirugía en animales. Ello significó, por un lado, 
experiencia clínica y por otro, poseer las habilidades manuales, na¬ 
cidas de la repetición de las maniobras en el cadáver, para familia¬ 
rizarse además con los instrumentos y materiales empleados en sec¬ 
ciones, ligaduras, suturas y drenajes. Otra parte del entrenamiento 
del cirujano era la realización de “ curaciones” y “ vendajes” (a veces 
incluidos dentro de la “ pequeña cirugía ’). Por eso, a la denomina¬ 
ción de Medicina operatoria, se agregaba a veces la de vendajes y apa¬ 
ratos. Estos incluían los empleados para la tracción de los miembros 
fracturados o de las articulaciones luxadas; los destinados a inmo¬ 
vilizar sectores del cuerpo; los diseñados para lograr la isquemia de 
un miembro, o para aproximar los bordes de las heridas quirúrgicas, 
así como los concebidos para constreñir un pedículo visceral o para 
administrar los gases anestésicos. 

La anatomía quirúrgica o su equivalente, la medicina operatoria , 
fue el preámbulo de la clínica quirúrgica. La formación de un ci¬ 
rujano no era completa sin pasar por la etapa previa de la Medicina 
operatoria , conforme en su carrera el estudiante requeriría, como 
complemento, el entrenamiento propio del Alumno interno al lado 
de los cirujanos avezados “ junto a la cama del enfermo”. 

Dentro de las publicaciones francesas utilizadas por Pouey en 
su etapa de formación, hemos hallado el libro de Joseph Francois 
Malgaigne (1806-1865), hoy en la Biblioteca de la Facultad de 
Medicina de Montevideo, titulado Manuel de Médecine Opératoire , 184 
que lleva su firma. Como textos se utilizaron en la cátedra los libros 
entonces disponibles, todos excepcionales por la claridad del len¬ 
guaje y la potencia gráfica de sus ilustraciones, como el de Farabeuf, 
el de Claude Bernard y Huette 185 o el gran Tratado de Bourgery, 


184 Malgaine, J. F. Manuel de Medicine opératoire. 2 éme Ed., Paris, Balliére Ed., 1874. 

185 Bernard, C; Eluette, Gh. Précis iconographique de Medicine opératoire et d’Anatomie 
Chirurgicale. Paris, Balliére, Ed., 1866. 


189 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Claude Bernard y Jacob. No puede descartarse que se empleara 
también la obra de Joseph-Auguste Fort. 186 



Ejemplar de la obra de Malgaigne con autógrafo de Pouey, 1874. (Bib. Fac. Med.) 


La lectura atenta de estos tratados de Medicina operatoria, así 
como la cuidadosa contemplación de sus ilustraciones, es un medio 
inmejorable para sumergirse en la atmósfera de la cirugía del siglo 
XIX. Los mismos describen todos los procedimientos quirúrgicos 
imaginables, como si estuviera al alcance de la habilidad del autor 
o del lector, en un mundo ficticio e inanimado, sin dolor ni apre¬ 
suramiento, del que en realidad procedían, ya que se basaban en 
la experimentación cadavérica. Llama la atención que sus autores 
no fueran cirujanos prácticos, sino anatomistas e incluso fisiólogos 
o fisiopatólogos experimentales, que desarrollaban una habilidad 
manual quirúrgica asombrosa a través de las intervenciones que rea¬ 
lizaban en los animales de laboratorio. 


186 Fort, J. A. Traité de Médecine Opératoire. París Delahaye, éd., 1880. 


190 






Ricardo Pou Ferrari 


Un rasgo notorio de los libros que estamos comentando -y 
por consiguiente de la enseñanza de la Medicina Operatoria- es la 
importancia que concedían al instrumental. Todo cirujano o anato¬ 
mista de cierto prestigio, con la ayuda de hábiles fabricantes artesa¬ 
nos, ideaba sus propios instrumentos, de los que están vigentes muy 
pocos: las pinzas hemostáticas de Kocher o de Peán, los separadores 
de Farabeuf, las valvas de Doyen, etc. En tal sentido es ilustrativa la 
lista de muy variados instrumentos donados por Pouey con destino 
a su clínica ginecológica en 1897 y 1898. Los cientos de modelos 
de fórceps obstétricos son otro ejemplo revelador de esta preocupa¬ 
ción por optimizar el rendimiento de las manos, prolongándolas y 
haciendo su operativa más precisa. 

¿Qué y cómo se enseñaba en la Cátedra de Medicina operatoria y 
Anatomía topográfica de Montevideo, entre 1888 y 1895? No pode¬ 
mos responder a esta pregunta con seguridad, ya que no hemos en¬ 
contrado referencia al programa, ni siquiera la publicación del año 
1882, correspondiente a dicha materia, elaborada por Pugnalin, 
conforme lo hicieron todos los demás catedráticos. 

Del Informe del Rector a la Sala de Doctores de la Universidad, 
de 1892, se desprende que la Anatomía, la Anatomía Patológica y la 
Medicina Operatoria se enseñaban en el mismo sector del edificio 
de la Facultad de Medicina. Es quizás el documento más descriptivo 
que poseemos, ya que, como se lamenta más tarde Lorenzo Mérola: 
“ los anteriores profesores de Operaciones no realizaron buenos informes 
de sus respectivas actuaciones ’. Afirma el reporte citado que la sala de 
disección era un local reducido: “ una de las instalaciones que más se 
resiente de la modesta instalación de nuestra Facultad”. Al anterior se 
sumaba el espacio algo más generoso concedido para los estudiantes 
de Anatomía, quienes “ concurren durante dos años escolares de 8 me¬ 
ses cada uno ” que disponía de: U una sala de metros 6por 6 destinada 
al servicio de autopsias y a los ejercicios de medicina operatoria. Tiene 
además las dependencias necesarias para la preparación y depósito de 
cadáveres, lavado y vestuario para los estudiantes, etc”. 

Continúa el informe: 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


“Posee un material de enseñanza e investigación que es todo lo 
más completo que puede desearse. En virtud de un convenio hecho 
ya hace algunos años con la Comisión de Caridad y Beneficencia 
Pública, la Facultad puede disponer de la mayor parte de los cadᬠ
veres de los Hospitales, Manicomio Nacional, Asilos, etc.; de modo 
que hay ahí más elemento del que la Facultad necesita en la actua¬ 
lidad. Concretamente sobre la Cátedra de Medicina Operatoria 
agrega: “Cuenta además la sala con un arsenal quirúrgico completo 
para el curso de Operaciones, en el que se practican trabajos de ciru¬ 
gía general y hasta las más delicadas operaciones de cirugía especial; 
tiene todavía todo el instrumental que exige el estudio útil de la 
Anatomía (aparatos de embalsamamiento, aparatos de inyecciones 
gruesas y finas, baños, etc.)”. 


Con referencia al personal docente y auxiliar, señala: 

“La Sala está dotada de un personal no muy numeroso pero su¬ 
ficiente, si se tiene en cuenta la cantidad de alumnos que concurren 
a la Facultad. Aparte de los profesores de Anatomía, Operaciones y 
Anatomía Patológica, que hacen en ella sus investigaciones, la sala 
tiene un personal compuesto de tres disectores, estudiantes de medi¬ 
cina nombrados por concurso, que se encargan de guiar a los alum¬ 
nos en sus trabajos y a los profesores preparando las piezas que estos 
necesitan para su curso, y de dos auxiliares que tienen por cometido 
la preparación de los cadáveres, ráctica de inyecciones conservado¬ 
ras, inyecciones coagulantes para el estudio de los vasos, preparación 
de piezas secas, huesos, etc”. 


El modo de funcionamiento de este sector, verdadero Instituto 
de Ciencias Morfológicas dice: 

“Desde el punto de vista de la enseñanza, la Sala está di¬ 
vidida en tres secciones: una de Anatomía Patológica, adonde 
concurren los estudiantes de esa materia a practicar autop¬ 
sias bajo la dirección inmediata del profesor; una sección de 
Operaciones en la que el profesor hace lecciones prácticas dos 
veces por semana, y en la que los alumnos hacen las opera- 


192 



Ricardo Pou Ferrari 


clones dirigidos por el profesor y ayudados por los disectores; y 
una sección de Anatomía destinada a la Disección 

Y concluye: 


“Como se ve, la enseñanza de estas materias es esencial¬ 
mente práctica; los estudiantes de Anatomía, para ser ad¬ 
mitidos a examen, tienen que hacer durante el año, por lo 
menos, treinta preparaciones frescas y dos preparaciones secas; 
en el examen se les exige un ejercicio de descubierta de órga¬ 
nos en el cadáver y la preparación de una pieza fresca para lo 
cual se les concede cuatro horas de tiempo; estos trabajos son 
practicados en presencia del tribunal examinador que con¬ 
cede o niega la autorización para pasar al examen teórico. 
Del mismo modo, a los alumnos de Anatomía Patológica y de 
Operaciones, se les exige un determinado número de autop¬ 
sias y de ejercicios durante el año y un examen práctico que 
precede al examen teórico ”. 187 

Con referencia a los contenidos de la materia, sabemos que co¬ 
mo introducción a los procedimientos operatorios, se enseñaban las 
técnicas de antisepsia y asepsia (de los instrumentos, del ambiente 
operatorio, del lavado de las manos). 

Se hacía pormenorizada mención al tipo de anestésico y al 
modo de administrarlo. 

Se iniciaba a los estudiantes en el reconocimiento y manejo de 
los instrumentos (cómo tomar el bisturí, las pinzas, las sondas, etc). 
Seguidamente, sobre cuáles eran los materiales de sutura y ligadura, 
según el lugar y el propósito con que se emplearan (seda, crines de 
Florencia, seda, catgut), las agujas (rectas, curvas, de Reverdin), el 
modo de realizar los nudos, etc. Un capítulo de singular importan¬ 
cia (etapa imprescindible al finalizar todo procedimiento abdomi¬ 
nal en el que se había detectado una infección) era el lavado de las 
cavidades y los drenajes (de vidrio de Chassaignac, tubos de caucho, 
gasas, hilas de lino, etc); también se hacía la práctica de colocación 

187 Informe del Rector a la Sala de Doctores de la Universidad. Montevideo, Anales de 

la Universidad, 1892: 679-680. 


193 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de apósitos y vendajes (el algodonoso de Guérin, el antiséptico de 
Lister, etc.). 

La anatomía topográfica comenzaba a jugar su papel protagó- 
nico cuando se enseñaban las distintas formas de acceder a estruc¬ 
turas u órganos (incisiones de piel, descubierta de paquetes vásculo 
nerviosos, traqueotomía) o a las cavidades (incisiones de la pared 
abdominal, trepanaciones, toracotomías). Eran para ello importan¬ 
tes los puntos de referencia externa en las distintas regiones, los pla¬ 
nos quirúrgicos, la ubicación de los pedículos, el trayecto de vasos 
y nervios, etc. 

La repetición de aquellas operaciones a las que con más fre¬ 
cuencia podía verse enfrentado el estudiante en su futura práctica, 
conducía, en cierto modo, a la automatización, que permitía hacer¬ 
la con seguridad, rapidez y buenos resultados. 

La metodología docente es un aspecto a destacar, por su precoz 
afán por la “ demostración ’, ya sea en el cadáver, en las “ preparacio¬ 
nes ■” o en “ cortes conservados ”, por medio de planchas murales, dibu¬ 
jos en el pizarrón, ilustraciones de los manuales y, hacia fin del siglo 
XIX, también mediante el uso de proyecciones luminosas. Es bien 
conocida la habilidad dibujística de Faubeuf o las notables ilustra¬ 
ciones en colores ejecutadas por Jacob para el tratado de Bourgery, 
por no citar más que dos ejemplos. 

Relacionado con lo anterior es la importancia que tenían los 
“museos ”, que contaban con gran número de cortes de piezas, plan¬ 
chas, dibujos, etc., para demostrar la relación topográfica de las es¬ 
tructuras anatómicas, según los diferentes planos de corte adopta¬ 
dos y comprender así la lógica de los procedimientos operatorios. 

En Montevideo, como en París, la cátedra de Medicina 
Operatoria fue el preámbulo de la de Clínica quirúrgica o gine¬ 
cológica, no sólo en la secuencia de los cursos sino en la carrera 
de los profesores. Pouey y sus sucesores (Alfredo Navarro, Gerardo 
Arrizabalaga, Jaime H. Oliver, Lorenzo Mérola, Eduardo Blanco 
Acevedo, Velarde Pérez Fontana, Abel Chifílet) pasaron, luego de 
períodos relativamente cortos a cargo de ella, a las cátedras clíni- 


194 



Ricardo Pou Ferrari 


cas, ámbitos en donde ya se desempeñaban mientras profesaban la 
primera. De esto modo, afirmaron en sólidas bases conceptuales y 
didácticas su futura actuación hospitalaria. 

Un hecho que nos parece fascinante y poco enfatizado hasta 
el presente es el que refiere Pérez Fontana sobre los canales por los 
cuales se comunicaban los conocimientos de generación en genera¬ 
ción. Sus maestros transmitieron una fuerte tradición de “anatomía 
quirúrgica , tanto en la patología como en la clínica, general o es¬ 
pecializada. Señala que, ante la exigencia que la práctica quirúrgica, 
especialmente la de urgencia, imponía a la vida de esos precursores, 
estos escribieron (publicaron) relativamente poco. Por ésta razón 
fue tan importante, en sagas respectivas, la tradición oral, la cita 
de dichos, la evocación de los procederes, memoria que vinculó 
al cabo del tiempo a los sucesivos eslabones de estas cadenas que 
constituyeron las escuelas quirúrgicas. Este hecho las diferenció de 
las escuelas de medicina interna o especialidades médicas, más pro¬ 
clives a publicar casos o concepciones patológicas y terapéuticas, 
en revistas o libros. De este modo se hace más ostensible el “linaje 
académico ’ de las distintas generaciones de las “familias” y más fácil 
su identificación y seguimiento para el historiador de la medicina. 
En las escuelas quirúrgicas, las ascendencias se detectan con más di¬ 
ficultad, en general a través de referencias concretas o recuerdos que 
persisten -aún hoy- en su forma oral primitiva, aunque muchos 
ya han sido organizados historiográficamente. Este aspecto es muy 
notorio en el caso de Pouey, cuyas contribuciones bibliográficas, 
si bien numerosas, son puntuales y breves, lo que contrasta con la 
fama de sus enseñanzas clínicas, de sus procedimientos quirúrgicos, 
así como de sus frases, recogidas por alumnos y colaboradores. 

Este influjo de Pouey se inicia, sin duda, en sus años de Profesor 
de Medicina operatoria, preparando a los futuros nuevos cirujanos 
para las lides en la clínica y especialmente en el quirófano; también 
se traduce en la sugerencia de temas para las tesis de doctorado, vin¬ 
culados a su actividad y basados en su casuística. Por último pero no 
lo menos importante, fue la tónica moral que Pouey imprimió a su 
labor docente, aspecto que dejó profunda huella en sus discípulos. 


195 




Capítulo XV 


189H892 

La Universidad y la Sociedad 
de Medicina de Montevideo* 


E n 1891 comienzan a publicarse los Anales de la Universidad, 
que durante cierto tiempo constituyeron el único medio de 
difusión de las novedades académicas, científicas y admi¬ 
nistrativas surgidas en ese ámbito. Por su lectura, es posible 
apreciar el nivel alcanzado por la institución en las distintas etapas 
de su historia. Refiere entonces Vásquez Acevedo, en cuanto a la 
situación de la Facultad de Medicina: 

“Larga y llena de incidencias fue la lucha entre la Factdtad de 
Medicina, empeñada en dar orientación práctica a la enseñanza, 
y la Comisión de Caridad, empeñada en sustraer a la acción de los 
estudiantes los cadáveres con destino a la mesa de disección y las sa¬ 
las de enfermos con destino a las clínicas. Paso a paso fue triunfando 
la Universidad, mediante transacciones sucesivas, hasta conseguir 
la totalidad de los cadáveres disponibles y organizar las clínicas en 


197 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


los últimos reductos constituidos por la sala de mujeres, la sala de 
partos, la sala de niños y el Manicomio”. 

Entre los ejemplos de estos diferendos, dicho autor relata un 
episodio relacionado con uno de los becarios de París: 

“El doctor Joaquín de Salterain, que regresó al país en 1890, 
desptiés de haber ocupado el puesto de jefe de clínica del primer 
consultorio de ojos de Francia, gestionó la creación de una clínica 
oftalmológica gratuita, con la que deseaba retribuirla bolsa de viaje 
que la legislatura de 1884 le había acordado a él y a los doctores 
Francisco Soca y Enrique Pouey. Pero no pudo conseguirlo, por las 
mismas resistencias de la Comisión de Caridad, y entonces fundó a 
sus expensas una policlínica gratuita, en la que desde el primer año 
atendió alrededor de 400 enfermos y practicó 143 operaciones, se¬ 
gún él mismo se encargó de documentarlo al agradecer el homenaje 
de sus clientes”. 

Los enfrentamientos entre las dos entidades hicieron crisis nue¬ 
vamente en 1893, con motivo de la denuncia presentada por el 
estudiante de Medicina e Interno Augusto Turenne (1870-1948) 
-futuro insigne profesor de Clínica obstétrica-, quien manifestó 
que las autoridades del Hospital de Caridad le habían prohibido de¬ 
sarrollar las funciones inherentes a su cargo en la Clínica Obstétrica, 
dirigida por el profesor Isabelino Bosch (1854-1924), quien era al 
mismo tiempo jefe del Departamento de mujeres que estaba bajo la 
égida de la Comisión Administrativa del Hospital. A raíz de este he¬ 
cho, el Rector desarrolló un notable alegato, a la altura de su talento 
como jurista, señalando que la Cátedra referida había sido fundada 
en 1886, momento a partir del cual actuaban allí los estudiantes de 
medicina, para quienes la experiencia clínica era condición indispen¬ 
sable para una formación adecuada. Retomando viejos argumentos, 
que empleó como recurso retórico para llegar a la conclusión con¬ 
traria, destacaba el Rector que si no se cumplía con el requisito 
de la práctica, más valía que las cuantiosas sumas dedicadas por el 
Estado a la enseñanza de la medicina fueran utilizadas para costear 
becas en universidades donde los alumnos no se vieran impedidos 


198 



Ricardo Pou Ferrari 


-como ocurría en la de Montevideo- del contacto directo con los 
enfermos. Refrendaba sus aseveraciones con las certeras afirmacio¬ 
nes que habían sido expuestas por Francisco Soca, en ocasión de 
ser nombrado Catedrático de la Clínica Infantil (1892), en el sen¬ 
tido de exigir que la docencia tuviera lugar en las salas de niños del 
Hospital de Caridad. Finalmente, el Rector señalaba las bases lega¬ 
les que, desde 1877, sustentaban el aprendizaje clínico, así como la 
Ley de Presupuesto de 1889, que asignaba fondos de la Universidad 
para tal cometido. Refutaba enérgicamente el argumento invocado 
por la Comisión de Caridad para justificar la decisión de impedir la 
actuación de los internos (la resistencia de algunas internadas a ser 
vistas por los practicantes) a la vez que hacía notar que si se siguiera 
estrictamente este criterio, las enfermas también podían negarse a 
la intervención de los médicos de sala, dependientes del Hospital; 
de ser atendidos estos supuestos reclamos, se caería en la omisión 
de asistencia. Otra queja que la autoridad universitaria sumó a las 
anteriores, fue la prohibición del acceso al hospital que la referida 
Comisión había impuesto al catedrático de Clínica quirúrgica José 
Pugnalin, a raíz de la denuncia de una paciente, a quien este había 
reanimado a causa de un paro cardíaco, mediante maniobras inter¬ 
pretadas como maltrato físico. El expediente fue elevado al Ministro 
de Gobierno, solicitando su mediación para resolver las desavenen¬ 
cias allí planteadas. El Secretario de Estado pasó los antecedentes a 
la Comisión de Caridad, ésta a las Comisiones Auxiliares, a saber, 
la Comisión Interna -encargada directamente de la administración 
del Hospital- , la Comisión Técnica -integrada por Juan L. Heguy 
y Pedro Visca— y la Comisión Económica. Los informes respectivos 
reconocieron como verdaderos los hechos expuestos por el Rector, 
al tiempo que señalaban que la mayoría de ellos ya habían sido re¬ 
sueltos favorablemente en la práctica. 

*** 


El l4de setiembre de 1892, bajo la convocatoria deJoséScosería 
y Joaquín de Salterain, se funda la Sociedad de Medicina , cuya pri¬ 
mera sesión tiene lugar el día el 11 de octubre. Rubén Gorlero 


199 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Bacigalupi hace mención a las Actas Fundacionales, 188 donde están 
los nombres de quienes las suscribieron y que figuran como Socios 
fundadores, si bien “no pretendían otra cosa que ser los continuadores 
de la labor iniciada por los pioneros de 1852”. Ellos eran: Antonio 
Serratosa, José Máximo Carafí, Albérico Isola, Jacinto De León, 
Guillermo Leopold, Alejandro Fiol de Perera, Joaquín de Salterain, 
Juan B. Morelli, Antonio Pruné, Alfonso Lamas, Enrique Figari, 
Pedro Visca, Isabelino Bosch, José Arechavaleta, José Guglielmetti, 
Antonio P. Carlosena y Alfredo Vidal y Fuentes. En este acto, casi 
todos los profesores de la Facultad de Medicina, conjuntamente 
con otros destacados miembros del cuerpo profesional, nombran 
como Presidente a José Máximo Carafí, acto de estricta justicia, tra¬ 
tándose de un clínico y docente de notable jerarquía, que había sido 
resistido e irrespetuosamente tratado por los estudiantes de medici¬ 
na, lo que había motivado el fracaso de su postulada reelección, una 
vez finalizado su fecundo decanato en 1887. La nueva corporación 
es una manifestación “delespíritu de estudio [que] seguía [...] inten¬ 
sificándose dentro de nuestro cuerpo médico”. 

La instalación de esta Sociedad marca, a nuestro juicio, un hito 
en la historia de la medicina en el Uruguay, ya que de este modo se 
afianza la cohesión del cuerpo docente de la Facultad, al abrirse un 
ámbito de discusión de alto nivel académico entre sus integrantes, 
y establecerse un nexo entre dicha institución y los profesionales 
médicos de todo el país -con lo que se plantean para su estudio y 
consideración los principales problemas sanitarios y asistenciales de 
la población- se inicia una fase creativa en la producción científico- 
médica nacional que comienza a independizarse del colonialismo 
intelectual europeo. 189 Especial influencia en este sentido cobra la 
acción desarrollada por José Arechavaleta en el laboratorio bacte¬ 
riológico y la de su discípulo, Juan B. Morelli, iniciador de la in¬ 
vestigación y enseñanza de base experimental de la fisiología preci¬ 
samente a partir de ese año. Más allá de las contribuciones iniciales 
de Morelli, el espíritu de su enseñanza se difunde al conjunto del 

188 Gorlero Gacigalupi, R. Historia de las Sociedades Médicas del Uruguay. Montevideo, 
S, M. U„ 1978, 7 págs. 

189 Cf. Mané Garzón, F. Ciencia colonial y ciencia independiente. Montevideo, Cuadernos 
de Marcha, Ciencia y Tecnología, setiembre, 1991: 45-47. 


200 



Ricardo Pou Ferrari 


pensamiento y de la producción médica, que empieza a afianzarse 
con una base científico experimental, fisiopatológica, etiológica y 
farmacológica. 

Las primeras sesiones de la nueva Sociedad están reseñadas en la 
única revista vinculada estrechamente a la medicina existente alre¬ 
dedor del tiempo de crearse la corporación, el Centro Farmacéutico 
Uruguayo. Revista Mensual. Organo de la Sociedad de su nombre, 
dirigida por Antonio P. Carlosena y José C. Guglielmetti, que co¬ 
mienza a aparecer en julio de 1893. El espíritu de esta última so¬ 
ciedad y de su publicación es una muestra valiosa de la relación 
estrecha y fructífera que se desarrolló entre la medicina clínica y 
académica por un lado y la química farmacéutica por otro. Esto ya 
se evidenciaba desde 1888, fecha de publicación de La Farmacia 
Uruguaya. Revista Quincenal de Farmacia y Ciencias Auxiliares, tam¬ 
bién dirigida por Carlosena, que duró solamente un año y que fue 
continuada, ahondando en el vínculo que estamos exponiendo, por 
la Revista Uruguaya de Medicina y Farmacia, entre cuyos encargados 
aparecen, además de sus iniciadores, los estudiantes avanzados de 
medicina Juan B. Morelli y Américo Ricaldoni y entre los colabora¬ 
dores, los profesores de la Facultad de Medicina, casi todos jóvenes, 
Pedro Visca, José Máximo Carafí, Enrique Pouey, José Scoseria, 
Elias Regules y Alfredo Vidal y Fuentes. Esta publicación contó só¬ 
lo con un número, pero su vocacional y persistente director, volvió 
a la carga, como vimos, en 1893, en un ambiente ya más maduro 
para la concreción de la fundación de una sociedad científica médi¬ 
co farmacéutica, aunque ya con una marcada preeminencia médico 
quirúrgica. 

Debe quedar claro que “el órgano del Centro Farmacéutico 
Uruguayo ” es la única publicación que cobija la información acer¬ 
ca de la fundación de la Sociedad de Medicina de Montevideo, el 
contenido de su sesión inaugural del 11 de octubre y los trabajos 
presentados y discutidos en las sesiones subsiguientes de ese año. El 
orden del día de la primera reunión es: “ El bacterium colli comune 
en las aguas del Santa Lucía ,, , por Juan B. Morelli; “ Medios profilác¬ 
ticos que deben ponerse en práctica para librar a Montevideo de una 
epidemia de cólera ’, por Joaquín de Salterain y “ Curación de fístula 


201 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de ano en la clínica del Hospital de Caridad ’ por José Samarán. En la 
siguiente, el 8 de noviembre y acorde con el espíritu de la primera, 
figuran los siguientes temas: “ Sobre las aguas del Santa Lucía , de 
J. B. Morelli; “Cuarentena y desinfección contra el cólera”, de J. de 
Salterain y aparece la ponencia del líder de los farmacéuticos con es¬ 
píritu científico y salubrista, Antonio Carlosena, “ Observaciones so¬ 
bre la composición de la leche de vaca que se expende en Montevideo”. 

El 26 de octubre de 1893, Alfonso Lamas, presenta “un caso de 
colecistostomía” , que es considerado por algunos historiadores de la 
medicina como la primera operación de esta índole de que se tiene 
noticia en nuestro país. El 1 de octubre de 1894, se presenta un 
aporte de Carafí, a propósito de la “ Muerte del feto en los primeros 
meses del embarazo y su expulsión al término normal del mismo; pre¬ 
sentación de la pieza anatómica”. 

Con referencia a una supuesta “epidemia de cólera morbo en 
Montevideo y en el interior del país ”, la Sociedad de Medicina de 
Montevideo se enfrasca en una discusión, enfrentándose nada me¬ 
nos que a la Dirección de Salubridad, que al parecer quería ocul¬ 
tarla; como resultado se produce la renuncia de los miembros del 
Consejo Nacional de Higiene. En el número 6 del año 1896, dice: 
“ Noticia: En Montevideo hubo cólera, con 134 atacados y 105 falle¬ 
cidos, es decir el 80%”. A continuación, se consigna la “ Memoria de 
los trabajos anuales y del estado de la Sociedad’. Luego se señala la 
nueva integración del Consejo de Higiene, con Joaquín Canabal 
como presidente, Ernesto Fernández Espiro, Diego Pérez, Gabriel 
Honoré y Antonio Harán como vocales. 

En 1896, Américo Ricaldoni presenta el proyecto de realizar 
un Congreso de Medicina del Uruguay, que tendría lugar el 25 de 
agosto del año siguiente, el cual no llegó a concretarse a raíz del 
estallido de la primera revolución de Aparicio Saravia. De esta ini¬ 
ciativa participan, a efectos de redactar las bases de organización 
de la reunión científica, Alfonso Lamas, Mario Isola, Joaquín de 
Salterain y José Máximo Carafí, que fallecería en setiembre de ese 
año a consecuencia de un absceso hepático. También se publican 


202 



Ricardo Pou Ferrari 


los “ reglamentos para los ejercicios prácticos de enseñanza en diversas 
materias de la Facultad de Medicina y Farmacia". 

En esta circunstancia, como puede apreciarse, los médicos co¬ 
bran conciencia de la magnitud de su responsabilidad higiénica, 
sanitaria y social, lo que determina distintas acciones, entre las que 
merece destacarse el inicio de la serie de artículos sobre Demografía 
Nacional publicados por Joaquín de Salterain, el asesoramiento 
brindado por varios médicos a la Junta Económico Administrativa 
de Montevideo sobre la calidad del agua corriente, etc. Estas in¬ 
quietudes desembocarían en la creación, en 1895, del Instituto de 
Higiene Experimental . 190 

Comienzan asimismo a formularse reglamentaciones con in¬ 
tención sanitaria, por ejemplo en el asunto de la prostitución, 191 tan 
vinculado con las enfermedades venéreas y en el que intervendrán 
decisivamente los ginecólogos. En el cumplimiento de estas dispo¬ 
siciones interviene el Poder Ejecutivo, representado por el Ministro 
de Gobierno Francisco Bauzá, que en su celo moralista se vio en¬ 
frentado con el Poder Legislativo, según el siguiente relato tomado 
de Eduardo Acevedo: 


“El Ministerio de Gobierno dictó un decreto a principios de 
1892, por el que fijaban radios determinados a la prostitución, 
[...], y la Policía intimó en el acto el desalojo a las casas de pros¬ 
titución [...] Algunos de los propietarios acataron la orden. Otros 
recurrieron al Juzgado Letrado Departamental, y éste, luego de 
consultar a los principales abogados, que opinaban que el decre- 

190 Mañé Garzón, F. Vida, pasión y vigencia del Instituto de Higiene Experimental en el 
centenario de su creación. Montevideo, Revista Médica Uruguay, 1996, 12:59-68 y 
1997, 13: 163-184. 

191 Nuestro primer higienista fue T. M Vilardebó que en 1838, ante el incremento de 
las enfermedades venéreas, propone, en la Junta de Higiene de la que era miembro, 
una serie de medidas para su contralor y tratamiento, que causaron estupor entre sus 
colegas y en la población en general. (Cf. Rafael Schiaffino. Vida y obra de Teodoro 
M. Vilardebó. Médico y naturalista, higienista e historiador. Montevideo, El Siglo Ilus¬ 
trado, 1940, págs. 57-58 y Mañé Garzón, F. Vilardebó (1803-1857). Primer médico 
uruguayo , en: Héctor Mazzella y F. Mañé Garzón. Apuntes tomados por Teodoro M. 
Vilardebó del primer curso de Phisiología experiméntale, dictado por Claude Bernard en 
el Collége de France (1847-1848). Montevideo, Acad. Nac. Med. Urug., 1989, págs. 
281-282). 


203 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


to administrativo y el desalojo eran inconstitucionales, amparó a 
los recurrentes y mandó suspender el desalojo. La Policía resolvió 
hacer caso omiso de la sentencia judicial y entonces el Juez Letrado 
dio cuenta al Tribunal Pleno, el ctial se dirigió en el acto al Poder 
Ejecutivo sosteniendo la perfecta legitimidad del mandato desaca¬ 
tado por la Policía. Francisco Bauza afirmó que desde 1883 está 
en vigencia un reglamento que demarca el radio de las casas de 
prostitución y reglamenta su inspección higiénica y policial. Ese re¬ 
glamento no ha sido hasta ahora acatado por nadie. [...] Lo que 
ha querido el Gobierno, es dar cumplimiento al decreto de la refe¬ 
rencia, desoyendo a los dueños deprostíbidos que invocan las dispo¬ 
siciones constitucionales que protegen en su vida, honor y segtiridad 
a los cmdadanos y garanten la libertad individual. El Gobierno 
creyó que semejantes fundamentos eran impertinentes, por cuanto si 
la libertad de entregarse al vicio o al crimen es una facultad deri¬ 
vada del libre albedrío y sólo enfrentable por el sentimiento moral, 
nunca constituye un derecho en la acepción correcta que la palabra 
tiene. [...] Como el conflicto restdtaba insoluble, tanto el Tribunal 
Pleno como el Poder Ejecutivo resolvieron dirigirse a la Asamblea 
General, y así lo hicieron. Adjuntaba a la vez el Poder Ejecutivo 
un proyecto de ley que reglamentaba el establecimiento de casas de 
prostitución”. 

El 21 de diciembre de 1897 “varios miembros de la Sociedad de 
Medicina de Montevideo, emitieron la idea, favorablemente recogida 
por todos los socios, de la fundación de un periódico. La misma sociedad 
nombró de su seno el primer comité de redacción que debía ocuparse de 
la dirección del periódico”. 192 Dicho comité estuvo integrado por los 
Dres. Brito Foresti, Demicheri, Lamas, Morelli, Morquio, Navarro, 
Pouey, Quintela, Ricaldoni, Scosería, Soca y Turenne. 

Se expresa en el exordio del primer número de la Revista 
Médica del Uruguay: 

“En medio del impulso vigoroso que todas las ramas de los co¬ 
nocimientos han adquirido en la última mitad de este siglo, la me¬ 
dicina ha sido de las más obstinadas en cambiar su viejo material, 

192 Rev. Med. Urug., 1898,1, 1:3-4. 


204 



Ricardo Pou Ferrari 


empíricamente acumulado, por material nuevo que ha de elevarse 
de la condición de arte a la condición de verdadera ciencia, basado 
en hechos rigurosamente establecidos de los que se desprenden las le¬ 
yes que rigen el organismo sano, con el enfermo. El centro intelectual 
del mundo, la vieja Europa, ha abierto anchamente este camino y 
el nombre de Pasteur evoca toda una nueva faz por las ciencias mé¬ 
dicas, sin la que tal vez la medicina hoy seguirá su antigua marcha, 
tan lenta como segura. 

[Las ideas] son hoy producidas por cambios menos eminentes 
pero mucho más numerosos. El camino de la experimentación, que 
le ha enseñado al hombre a desconfiar de sus intenciones para buscar 
en los hechos observados o provocarlos, con ayuda del razonamiento, 
la cima y la razón de su existencia [...] Los conocimientos médicos 
se han difundido grandemente y a eso se debe el número enorme de 
trabajadores y los resultados que se adquieren día a día. 

A este bello movimiento, la joven América no podía permane¬ 
cer indiferente. La América del Norte tiene hombres de primera fila 
y periódicos generales y especiales que archivan los trabajos que allí 
se hacen. Casi todos los países de América Latina poseen su prensa 
médica; nuestro país ha sufrido también el Movimiento General 
del mundo médico; nuestra Facultad de Medicina ha progresado 
mucho; el grupo de profesores de la Factdtad y de médicos nacio¬ 
nales fundaron hace varios años una Sociedad de Medicina, en la 
que se leerían casos, trabajos, experimentos, etc., que beneficiarían 
de la discusión y de la instrucción mutua; a su vez esta Sociedad, 
creyendo que el material por ella recogido y que muchos trabajos que 
se hacían fuera de ella eran dignos de su publicación, inició la fun¬ 
dación de su periódico, que fuera el grano de arena con que nuestro 
país contribuiría a la obra magna de progreso científico. 

Dentro de los trabajos que aparecen en los primeros números 
de la Revista Médica del Uruguay, merecen destacarse algunos como 
botón de muestra-, Arrizabalaga hace una exposición sobre el tema 
de su tesis de París, la histeropexia anterior para tratar las retro- 
desviaciones uterinas; 193 Navarro publica las dos comunicaciones 
que había presentado a la Primera Reunión del Congreso Científico 


193 Arrizabalaga, G. De la histeropexia anterior en el tratamiento de las retrodesviaciones 
uterinas. Montevideo, R. M. U. 1899,1: 42-48. 


205 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Latinoamericano de Buenos Aires en 1897. 194 Antonio Harán, pre¬ 
senta un caso de cáncer de frenillo de la lengua, 195 operado por 
Pouey y Lamas en noviembre de 1891 y cuya confirmación anato- 
mopatológica había sido efectuada por Morelli. Lamas publica un 
artículo sobre colcistostomía, 196 leído en la sesión del 29 de noviem¬ 
bre de 1893, referente a un enfermo de Serratosa, visto en 1886; en 
la discusión Carafí manifiesta tener experiencia clínica quirúrgica 
y necrópsica en casos de este tipo. Cabe agregar otro trabajo de 
Arrizabalaga 197 sobre extirpación de un quiste de ligamento ancho 
por colpotomía, operación efectuada en marzo de 1897 “con mi 
colega y amigo el doctor Pouey”. Podríamos seguir citando, pero cae¬ 
ríamos en un exceso, fuera del alcance de este libro. 

Otros hechos de gran trascendencia para la medicina nacional, 
acontecidos en este decenio, fueron: el comienzo, en 1892, del dic¬ 
tado de los cursos de Fisiología, con demostraciones prácticas por 
parte de Juan B. Morelli, antes mencionado; la fundación, en 1895, 
del Instituto de Higiene Experimental, bajo el impulso de Morelli 
y José Scoseria; el inicio de las especialidades, como áreas del cono¬ 
cimiento, de la práctica médica y en la enseñanza médica, si bien 
algunas no formaban parte todavía del curriculum de la carrera. 


194 Navarro, A. (Cirugía) del espacio subfrénico. Montevideo, R. M U .,1898, 1:49-52 y 
Contribución al estudio de los traumatismos del cráneo. Montevideo, R. M. U., 1898, 1: 
53-57. 

195 Harán, A. Epitelioma del frenillo de la lengua. Operación. Curación. Montevideo, R. 
M. U.,1898, 1: 70-71. 

196 Lamas, A. Un caso de colecistostomia. Montevideo, R. M. U. 1898, 1:79. 

197 Arrizabalaga, G. Quiste del ligamento ancho extirpado por vía vaginal. Montevideo, R. 
M. U., 1898, 1: 152- 156. 


206 



Capítulo XVI 


1895 

Cátedra de Clínica 
Ginecológica 


E n el mismo año en que se funda el Instituto de Higiene 
Experimental 198 y se establecen las primeras policlínicas es¬ 
pecializadas en el Hospital de Caridad (otorrinolaringolo¬ 
gía y oftalmología), en abril de 1895 se crea la Cátedra de 
Clínica Ginecológica de la Facultad de Medicina, asignándosele co¬ 
mo local la sala Santa Rosa , una de las que hasta entonces formaba 
parte del servicio de Mujeres del Hospital de Caridad, 199 regenteado 
por Isabelino Bosch. 200 


198 Mañé Garzón, F. op.cit., 1996 y 1997. 

199 La Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, acusa recibo a la comunicación 
sobre nombramiento de Catedrático de Clínica Ginecológica. Universidad de Mon- 
tevdeo, N’ 185. Mayo de 1895, 2 págs., sf, en: Arch. Fac. Med. Montevideo. 

200 Al respecto, Turenne afirma que Bosch era un excelente partero y profesor, pero, co¬ 
mo carecía de temperamento quirúrgico, le fue quitada de su Departamento del Ffos- 
pital de Caridad la Sala Santa Rosa, que, entregada al profesor Pouey, reunió todos 
los casos que tenían que ver con cirugía ginecológica. Cf. Turenne, A. Los precursores, 
op.cit., 1936. 


20 7 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Sala Santa Rosa, 1890. 



Planta baja del Hospital Maciel, superponible al primer piso. La Sala Santa Rosa y sus de¬ 
pendencias aparecen con el N° 17. De: Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pú¬ 
blica. Sus establecimientos y servicios, Montevideo, 1905. 


208 













Ricardo Pou Ferrari 


Pouey ocupa el nuevo cargo en carácter interino, 201 hasta 1899, 
fecha en que es designado en propiedad, 202 probablemente por el 
régimen de traslado, ya que no hay constancia de que se haya cele¬ 
brado concurso. El catedrático solicita al Consejo 203 que mientras 
no sea nombrado el titular, se le mantenga su cargo en el Aula de 
Medicina Operatoria y que con su nuevo sueldo se cubra el de Luis 
P. Bottaro, 204 que ha elegido como Jefe de Clínica. 


“En ese momento los Servicios Hospitalarios eran de una pobre¬ 
za franciscana, y en cuanto a las dependencias, salas de operaciones 
y curaciones, eran de lo más primitivo. Mesas de madera para las 
últimas. Una mesa de Bazzini de Padua, en que con gran dificul¬ 
tad se conseguía la posición inclinada de Trendelenburg y el resto 
del menaje corría parejo con estos principales elementos. En 1896, 
aparte de otros instrumentos [Pouey] compró una mesa articulada 
de Matthew, que fue la primera con que contó el Hospital. 



Hospital de Caridad, Sala de Operaciones. Pouey es el pri¬ 
mero a la izquierda. “El Uruguay Ilustrado”, 1899, Año II, 
N°9:129. 


201 El Gobierno aprueba el nombramiento del Dr. Enrique Pouey para Catedrático inte¬ 
rino de Clínica Ginecológica. Universidad de Montevideo, N° 50, Abril de 1895, 5 
págs., s/f. En: Arch. Fac. Med. Montevideo. 

202 El Ministerio de Fomento comunica que ha aprobado el nombramiento del Dr. En¬ 
rique Pouey para Catedrático de Clínica Ginecológica. Universidad de Montevideo, 
N’44, junio 23 de 1899, 2 págs, sf. (Apéndice Documental. Anexo N° 26) 

203 Pouey, Enrique. Solicitud al Consejo de la Facultad de Medicina, en: Arch. de la Fac. 
de Med., 1895. 

204 El Dr. Dn. Enrique Pouey cede a favor del Jefe de su Clínica, Dr. Bottaro, el sueldo 
que le corresponde. Universidad de Montevideo, N’ 122, Julio, 1895, 4 págs., sf. 


209 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Mesa de operaciones de Mathiew, como la que Pouey donara en 1896 a la Clínica Ginecoló¬ 
gica de la Facultad de Medicina. 


Al poco tiempo, se instaló un laboratorio de histología y de 
urgencia, para los exámenes que el Laboratorio Central no podía 
realizar con premura. Y ese pequeño laboratorio se instaló en un 
ángtdo de la sala, en el sitio que antes ocupaba una cama. 

Ya desde 1903, se agregó un embrión de museo de piezas 
anatomo patológicas, que fue honroso precedente de la estupenda 
colección anatomo patológica ginecológica que el doctor Domínguez 
conserva en nuestro pabellón y en el de Curieterapia [se refiere al 
Hospital Pereira Rossell]”. 205 

Los colaboradores se hicieron cada día más numerosos a partir 
del binomio inicial constituido por el profesor y su Jefe de Clínica. 
Se iban reclutando entre los estudiantes que cursaban el último año 
o que asistían a la sala como internos. Varios quedaron impresio¬ 
nados, como bien lo refiere Pou Orfila, del carisma del maestro y 
de las condiciones de clínico eximio de su principal colaborador. 
Algunos, luego de graduarse, continuaron aprendiendo ginecolo¬ 
gía y casi sin advertirlo se hicieron especialistas, marcados por las 
aristas eminentemente quirúrgicas que Pouey le había impreso a la 
disciplina. 


205 Bottaro, L. P. Homenaje al Profesor Pouey. Bol Of. Liga Urug. Cáncer Gen. Fem, 
1939, año XIII, N° 48: 23-26. 


210 



Ricardo Pou Ferrari 



Pouey y sus discípulos en 1904. Primera fila: Luis Calzada, Luis P. Bottaro, Pouey, Juan Pou 
Orfila. Segunda fila: José Infantozzi, José Foladori, Madame Villavedra, José Bonaba, César 
Crispo, H. RafFo. Tercera fila: J. P. Colistro, Mario Simetto, D. Carriquiri. 


211 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


Se trata de los futuros ginecotocólogos. Empleamos esta desig¬ 
nación porque prácticamente todos, a excepción del profesor que 
fue ginecólogo puro, también ejercieron la obstetricia, que a par¬ 
tir del ingreso de Turenne como profesor cambió de encare, pues¬ 
to que de estar basada en maniobras e instrumentos que le eran 
propios, pasó a tener un encare más quirúrgico. Entre estos están: 
Luis P. Bottaro, Luis Calzada, Juan Jaume y Bernat, Enrique Llovet, 
Augusto Turenne, Juan Pou Orilla, Miguel Becerro de Bengoa, 
José Infantozzi, Melchor Pacheco González, César Crispo Acosta. 
Carlos Colistro, Pablo F. y Juan Carlos Carlevaro, José Colistro, 
José García San Martín, Paulina Luisi, María Armand Ugón, 
Enrique Schaffner, Miguel Rago, Diego Martínez Olascoaga, Juan 
José Crottogini, etc. 

Otros, no menos destacados, continuarían por los derroteros 
de la cirugía general, como es el caso de Carlos Stajano, que nunca 
se apartó totalmente de la ginecología y de Velarde Pérez Fontana, 
gran artífice de la hidatidología en nuestro medio y en el mundo, 
que como todo cirujano general, continuaba años después de fina¬ 
lizado su pasaje por la clínica ginecológica, realizando alguna ope¬ 
ración de esta especialidad. 

Algunos desarrollaron su actividad asistencial en el interior 
del país. Otros pertenecían a disciplinas diferentes pero en algún 
punto afines a la ginecología. Entre estos últimos cabe mencionar 
a Juan Antonio Rodríguez, que luego de una esmerada especia- 
lización en París, fue un distinguido dermato sifilógrafo e inició 
su actividad como Jefe de Clínica Adjunto de Pouey. Asimismo, 
José Agustín Aguerre, con una importante actuación, en su época 
de estudiante, en el laboratorio de anatomía de Oskar Hertwig en 
Berlín y que se graduó en Montevideo en 1900 con una tesis so¬ 
bre histología de la neuroglía humana, elaborada en Europa; actuó 
como histopatólogo en el grupo de Pouey hasta 1906 y más tarde 
en el Laboratorio Central de las Clínicas; en esa fecha fundó una 
Clínica Electro Radiológica, en sociedad con Pedro Barcia. Sus fun¬ 
ciones en la Clínica Ginecológica pasaron entonces a ser desem¬ 
peñadas por Pou Orfila, quien creó allí un pequeño laboratorio y 
el museo de piezas anatomopatológicas. Cabe mencionar también 


212 



Ricardo Pou Ferrari 


a Buenaventura Delger, urólogo de nota, que fue consultante del 
Servicio de Mujeres del Hospital de Caridad. Más adelante, tam¬ 
bién debe incluirse a Félix Leborgne (1904-1970), quien realizó 
una fecunda y original carrera en radiología y radioterapia, a la que 
más tarde se incorporó su hermano Raúl (1908-1986), a quien de¬ 
bemos considerar uno de los creadores mundiales de la técnica de 
la mamografía. 

El único cargo presupuestado, aparte del de Practicante Interno, 
era el de Jefe de Clínica , nombrado directamente por el profesor 206 . 
Ocuparon este cargo como titulares sólo dos personas durante los 
tres decenios que duró el profesorado de Pouey: Luis P. Bottaro, 
entre 1895 y 1922 y Velarde Pérez Fontana, entre 1922 y 1928. 

Refiere Bottaro: 

“El deseo de ensanchar la enseñanza, así como su generosidad 
frente a los médicos jóvenes, lo condujo [a Pouey] a nombrar por 
períodos de dos a tres años, a jefes de clínica adjuntos que al lado del 
eximio maestro se hicieron verdaderos ginecólogos”. 207 

Varios destacados profesionales desempeñaron, en tan prolon¬ 
gado período, los cargos mencionados, así como los de Asistentes. 

El curso de ginecología era semestral, durante el último año de 
la carrera y consistía en la enseñanza de los aspectos clínicos, ya que 
la Patología era tema de estudio en el Aula de Enfermedades de las 
Mujeres y los Niños, más adelante denominada Cátedra de Ginecología 
y Obstetricia, cuando al retirarse Alejandro Fiol de Perera, fue ocu¬ 
pada por Augusto Turenne. Esta Cátedra equivalía a las de Patología 
de las otras asignaturas clínicas y se dio también el caso que tanto 
profesores como estudiantes hacían un pasaje por ella antes de pasar 
a la Clínica. La ocuparon, sucesivamente: Juan Pou Orfila (1912- 
1915), José Infantozzi (1915-1927), Héctor García San Martín 


206 Esta modalidad de acceso fue objeto de una discusión encendida en 1926, entre 
miembros del Consejo Directivo en representación de los docentes y de los estudian¬ 
tes, partidarios estos últimos -no sin razón- de que el cargo fuera llamado a concurso 
de oposición. (Pou Ferrari, Ricardo. Juan Pou Orfila. op.cit.) 

207 Bottaro, L. P.,op. cit., 1939. 


213 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


(1927-1932), Manuel Rodríguez López (1932-1945), Hermógenes 
Alvarez (1945) y Américo Stábile (1945-1952). 

De acuerdo a lo establecido por el Horario y régimen interno 208 
y por el Reglamento, 209 redactados por Pouey en 1898, el Profesor 
compartía la docencia con el Jefe de Clínica y los Asistentes de más 
larga trayectoria. Luis P. Bottaro dictaba un curso de semiología 
ginecológica, en el que hacía gala de su sentido clínico y de sus 
copiosas lecturas de libros y revistas, procedentes tanto del ámbito 
francés como de anglosajón. Carlos Stajano fue uno de los docentes 
más asiduos, ya que dictó, entre 1917 y 1927, innumerables cursos 
de “ verano ” sobre fisiopatología ginecológica y abdominal. Lo pro¬ 
pio hizo Pérez Fontana durante el período de su permanencia en la 
Clínica. Los alumnos (que no sobrepasaban la decena en la década 
del '20, pero que fueron más numerosos a medida que crecía el 
número de inscriptos en la Facultad) eran admitidos a los ateneos, 
las reuniones de coordinación quirúrgica y convocados como ayu¬ 
dantes en las intervenciones. La médula de la enseñanza clínica era 
-según la más pura tradición francesa- la visita de sala que el pro¬ 
fesor realizaba diariamente, a primera hora de la mañana, ocasión 
en que el Practicante Interno daba cuenta de los ingresos, de la 
evolución de las internadas y se elegían los casos que serían motivo 
de las clases clínicas, así como de las cirugías. 

Las observaciones semio-clínicas se complementaban con los 
datos del laboratorio (análisis de orina, sangre, bacteriológicos, estu¬ 
dios anatomo-patológicos de las piezas quirúrgicas) y con los resul¬ 
tados endoscópicos (cistoscopía y rectoscopía). La radiografía se in¬ 
corporó a partir de 1897, fecha en que se dispuso del equipamiento 
correspondiente en el Laboratorio de Fotografía, dirigido desde 1892 
hasta 1907 por Augusto Turenne. En 1914 se incorporó el radium, 
transformándose por Ley dicha sección en Instituto de Radiología, 


208 El Catedrático, Dr. Pouey, sobre horario y régimen interno de la Clínica a su cargo. 
Universidad de Montevdeo, N° 30, Agosto 18, 5 págs., sf. En: Arch. Fac. Med. Mon¬ 
tevideo. 

209 Nota del doctor Pouey sobre reglamentación de la Clínica Ginecológica. Universidad 
de Montevideo, N° 46, Agosto 20 de 1898, 5 págs., sf. (Ver Apéndice Documental: 
Anexo N° 34). 


214 



Ricardo Pou Ferrari 


cuya dirección fue encargada a Carlos Butler (1879-1945), que fue 
además catedrático de la materia a partir de esa fecha. 

Las historias clínicas, redactadas por el interno, llevaban adjun¬ 
tas la gráfica de temperatura y la hoja de evolución. Se archivaban 
según un número de identificación, que también figuraba en una 
tarjeta entregada a cada paciente al ser dada de alta. Refiere Bottaro 
que “ cada enferma tenía su historia detallada, que se trazaba sobre un 
esquema que era imitación de los usados por Leopold, el gran ginecó¬ 
logo de Dresden, [...]” 21 ° A partir de la inauguración del Pabellón 
de Ginecología, en 1922, comenzó a emplearse el procedimiento 
ideado por Miguel Becerro de Bengoa, denominado “fichero uni¬ 
versal’ , que permitía, en base a cuatro letras, tener rápido acceso a 
los datos requeridos. Este repertorio, lo mismo que el fichero pri¬ 
vado de Pouey, sirvieron para elaborar estadísticas y trabajos. Eran 
documentos de incalculable valor histórico, que lamentablemente 
desaparecieron. 

El 4 diciembre de 1895, pocos meses después de la creación 
de la Clínica Ginecológica, se instaló la Policlínica correspondien¬ 
te, que funcionaba lunes, miércoles y viernes, asistida por distintos 
miembros del equipo, según los días. Con anterioridad a esa fecha, 
existían, desde 1889, una de Medicina y otra de Cirugía; en 1894, 
entre febrero y abril, se abrieron las de otorrinolaringología, pedia¬ 
tría y oftalmología. 



Policlínica de Ginecología del Hospital de Caridad (Tomadas de: Comisión Nacional de Cari¬ 
dad y Beneficencia Pública. Sus establecimientos y Servicios, Montevideo 1905: 186-187). 


210 Bottaro, L. P., op.cit., 1939. 


215 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


En una nota firmada por Pouey y Bottaro, que sirve de intro¬ 
ducción al informe sobre la actividad de la Clínica Ginecológica 
correspondiente al año 1897 (durante el cual hubo pocas inter¬ 
venciones porque el Hospital estuvo ocupado por los heridos de 
la revolución de Lamas y Saravia) y al primer trimestre 1898, 211 
se ponen de manifiesto datos que tienen valor histórico, ya que se 
refieren al período fundacional de la cátedra. 

Manifiestan sus responsables que hasta tanto no comience a 
funcionar el Servicio especialmente destinado a enfermedades de 
transmisión sexual, son internadas en su sala “ un buen número de 
enfermas afectadas de infecciones venéreas agudas [que] no pertenecen 
propiamente a la ginecología”. El problema que esto planteaba era 
la ocupación prolongada de las pocas camas disponibles que eran 
necesarias para la asistencia y la enseñanza. 

Seguidamente, señalan que han adoptado el éter como úni¬ 
co agente de anestesia, administrándolo mediante la máscara de 
Chalot. La situación permaneció más o menos incambiada hasta 
que se generalizó el empleo del aparato de Ombredanne, traído por 
Pouey de París en 1911. Luego de la introducción de la cocaína y 
la novocaína, algunos casos eran intervenidos con anestesia local y, 
hacia el inicio del siglo XX, con anestesia raquídea, variedad que 
tendrá gran popularidad entre los ginecólogos. 



Aparato de Ombredanne. 


211 Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Hospital de Caridad. Movi¬ 
miento estadístico correspondiente al año 1897y primer trimestre del año 1898. Monte¬ 
video, Tipografía Escuela Nacional de Artes y Oficios, 1898, págs. 155-156. 


216 




Ricardo Pou Ferrari 


Pasan luego a enumerar los procedimientos quirúrgicos, que en 
las tablas que adjuntamos en el Apéndice Documental, se pueden 
correlacionar con los diagnósticos respectivos, así como apreciar su 
frecuencia. 

La incisión de las paredes vaginales era la vía de acceso preferida 
para las patologías pélvicas, por ser la menos expuesta a compli¬ 
caciones infecciosas. Podríamos decir que este procedimiento era 
propio de los ginecólogos y los diferenciaba de los cirujanos ge¬ 
nerales, gracias al mismo comenzaron a incursionar en la cavidad 
abdominal. Efectivamente, dicen estos especialistas: por medio de 
la “colpotomía (anterior o posterior, según los casos) hemos llegado a 
evacuar colecciones hemáticas o purulentas, a extraer quistes serosos, 
dermoideos, hidáticos, desarrollados en el ovario, el ligamento ancho, la 
vejiga. En general, después de dichas operaciones hemos establecido un 
drenaje por medio de un tubo de goma colocado en la abertura vaginal; 
hemos preferido tener una válvula de escape en muchas operaciones en 
que hubiéramos suturado la herida, si hubiéramos tenido más confian¬ 
za en la asepsia de nuestro local operatorio, en el cual hasta ahora se 
hacían todas las curaciones sépticas”. 

La precisión con que exponen las técnicas hace pensar que las 
descripciones sólo pueden provenir de su experiencia. “En la his- 
terectomía vaginal hemos abandonado el uso de las pinzas hemostᬠ
ticas permanentes; empleamos la ligadura con seda, pero para evitar 
fistulizaciones ulteriores, quitamos dicha seda al cabo de 5 días por un 
procedimiento sencillo que no es del caso describir”. 

En el tratamiento de los prolapsos uterinos emplean los clási¬ 
cos procedimientos plásticos que han persistido hoy por su nota¬ 
ble concepción estrictamente basada en la anatomía quirúrgica; los 
mismos consiten en: “raspaje uterino, amputación del cuello, colpo- 
rrafia anterior y colpoperineorrafia”. 

Ya hemos visto que Pouey fue quien introdujo el curetaje ute¬ 
rino en nuestro medio en 1887, ateniéndose a los principios anti¬ 
sépticos. Dicha técnica había sido resistida hasta entonces, desde 
el momento en que la jerarquizara uno de los precursores de la 
ginecología quirúrgica francesa, Joseph Récamier (1774-1852). Al 


217 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


respecto nos dicen nuestros autores: “El raspaje uterino lo practica¬ 
mos sistemáticamente en todas las operaciones sobre el útero cuando se 
elige la vía vaginal. Lo hacemos seguir del escobillonaje con glicerina 
creosotada y de la introducción de una mecha de gasa iodoformada 
empapada en el mismo líquido (glicerina 80, creosota 20gramos)”. 

No todas las indicaciones responden a patologías orgánicas. 
Con el propósito de mejorar el dolor menstrual, se practica la co¬ 
locación, durante meses, de un “ tallo de aluminio de Lefour, previo 
raspaje”. Este instrumento fue ideado en 1896 por el bordelés Raoul 
Lefour (1851-1916) y más tarde modificado por Paul Petit, pero 
rápidamente abandonado por las incomodidades que ocasionaba a 
sus portadoras. 


DRAINS UTÉRINS 


n*. .»«s 



Fl*. 3084 


3083. Urain de Lefour pour utérus in¬ 
fecté. N« 1. 2. 3 (fig. 3083). 


d084. Drain intra-utérin du D r Petit, 
2 taillcs, 6 et 9 % (fig. 3084). 


Drenaje de Lefour. 


Especial consideración merece la siguiente aseveración, puesto 
que nos permite dilucidar bien el objetivo así como ubicar la fecha 
de comienzo del procedimiento original de Pouey, luego denomi¬ 
nado vaciamiento conoideo-, “La resección completa de la mucosa cer¬ 
vical, facilitada por la incisión bilateral del cuello, la practicamos para 
curar la cervicitis blenorrágica rebelde a los diversos tópicos”. 

La laparotomía ya era un medio muy utilizado por ellos enton¬ 
ces, en su mayoría a través de la línea media y ocasionalmente en las 
zonas laterales de la pared abdominal, cuando la patología a tratar 
parecía más accesible de este modo. Por la primera, operaron “un 
fibroma del ligamento ancho izquierdo, un quiste hidático del ovario 
y del vértice de la vejiga, un quiste dermoide del ovario izquierdo; un 
quiste hialino del paraovario izquierdo, otro del para ovario derecho y 
por fin, una interesante eventración supra umbilical que contenía el es- 


218 





Ricardo Pou Ferrari 


tómago, parte del intestino delgado y grueso y el epiplón. Los resultados 
operatorios así como terapéuticos han sido buenos”. 

Con referencia a la evolución postoperatoria, “salvopequeños in¬ 
cidentes debidos a la impureza del medio ambiente y que desaparecerán 
en lo sucesivo”, no han tenido complicaciones mayores, sirviéndose 
en ocasiones, para que “el corazón desfallecido recobrara su energía y 
los riñones su funcionamiento normal [...] de los graniles, inyecciones 
subcutáneas de agua salada y los pequeños de sulfato de estricnina he¬ 
chos antes y sobre todo después de las grandes intervenciones”. 

A este informe sigue el complementario, correspondiente a la 
totalidad del año 1898 212 y el del año siguiente. 213 La nota de pre¬ 
sentación está fechada en abril 16 de 1900 y firmada por los res¬ 
ponsables de la sala Santa Rosa. Es una síntesis de sus convicciones 
clínicas y quirúrgicas, que, al mismo tiempo, pone de manifiesto 
su experiencia y capacidad: “Seguimos practicando sistemáticamente 
el raspaje como factor de asepsia en todas las operaciones conservadoras 
realizadas por la vagina”. Véase una vez más el ejemplo de una in¬ 
tervención quirúrgica efectuada como medio para “ extirpar ” en su 
totalidad una mucosa infectada. 

Apuntando en la misma dirección, mencionan el método origi¬ 
nal de Pouey y sus indicaciones y objetivos: 

“Para curar la leucorrea uterina que se eterniza cuando las 
lesiones que la producen se limitan al conducto cervical [...] hemos 
practicado la resección de gran parte o de la totalidad de la mucosa 
enferma y hemos obtenido excelentes restdtado en la casi totalidad 
de los casos. Este pequeño hecho tiene —en nuestro concepto— una 
importancia positiva: acorta enormemente la hospitalización de las 
enfermas de esa clase y suprime un foco, causa de complicaciones 
frecuentes en la paciente, y de posibles contagios”. 


212 Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Hospital de Caridad. Me¬ 
moria correspondiente al año de 1898. Montevideo, Tip. de la Escuela N. de Artes y 
Oficios, 1900, págs. 327-339. 

213 Ibídem. Memoria correspondiente al año de 1899. Montevideo. Imprenta “El Siglo”, 
1900, págs. 137-143. 


219 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Aparte de las operaciones plásticas, se mencionan los procedi¬ 
mientos quirúrgicos para la corrección de la retro-verso-flexión ute¬ 
rina -a la que durante años se vinculó con diferentes consecuencias 
patológicas- entre ellos, el acortamiento de los ligamentos redondos 
por plicatura en la pared abdominal, sin abrir la cavidad peritoneal, 
una de cuyas variantes había sido concebida por Doléris y que en la 
literatura también se menciona como técnica de Doléris-Caballero. 
Juzgamos de interés el juicio siguiente, tan válido como si hubiera 
sido formulado hoy, que pinta un rasgo de la mentalidad ginecoló¬ 
gica, respetuosa de la integridad anatómica y funcional del aparato 
genital femenino: 

“ [Con] un espíritu de conservación bien entendida, nos hemos 
esforzado en conservar a la mujer órganos lesionados siempre que la 
lesión no fuera juzgada irremediable o peligrosa”. 

En varios casos, practican la cirugía reconstructiva de las trom¬ 
pas de Falopio, como por ejemplo el debridamiento del ostium pe¬ 
ritoneal (salpingolisis) y la salpingostomía. Esta última se empleaba 
en embarazos ectópicos tubarios sin compromiso de la pared de la 
trompa, a la que dejaban abierta (sin suturar) luego de extirpar el 
saco gestacional. También llevan a cabo la “ ignipuntura” (punciones 
mediante el bisturí eléctrico) de los ovarios “ esclero quísticos ” (hoy 
denominados ovarios poliquísticos), proceder que había sido preco¬ 
nizado por Pozzi. Estas dos últimas tácticas se efectúan actualmente 
mediante laparoscopía, con excelentes resultados en cuanto a la re¬ 
cuperación de la función ovárica. 

Una vez más, insisten en diversos procedimientos por vía vagi¬ 
nal, entre ellos la colpotomía, que también emplean “para completar 
el diagnóstico clínico ” (vemos en esto un esbozo de las laparoscopías 
exploratorias vaginales, que comenzó a efectuar en Francia Raoul 
Palmer (1905-1985) a mediados del siglo XX). Otra alternativa es 
la histerectomía vaginal, según la técnica de Péan (“ morcellemenf , 
en caso de miomas grandes) o de Doyen (“ hemisecciónj. 

Acordes con las ideas de los especialistas más avanzados de la 
época, especialmente los norteamericanos y germanos, aseveran: 


220 



Ricardo Pou Ferrari 


“Hemos abandonado la vía vaginal en numerosos casos en que 
preferimos hoy la vía kipogástrica [laparotomía] que se ha hecho 
más benigna con la experiencia mayor adquirida y los perfecciona¬ 
mientos de la técnica: los gruesos fibromas que exigirían maniobras 
difíciles, penosas y prolongadas en extremo; las supuraciones pelvia¬ 
nas en que se diagnostican o se sospechan adherencias intestinales 
importantes, no deben operarse por la vía vaginal. 

La vía hipogástrica se realiza hoy más a menudo por las razo¬ 
nes indicadas y también con la esperanza de obtener curas radicales 
en afecciones que, operando por vía vaginal, recidivan con desespe¬ 
rante freciíencia. Así el cáncer uterino se ataca hoy preferentemente 
por laparotomía. Los casos son aún demasiado recientes para poder 
juzgar la eficacia del vaciamiento de los ligamentos anchos del pun¬ 
to de vista de las recidivas”. 

Por otra parte, prefieren la histerectomía subtotal a la total. 

Estos avezados cirujanos abdominales no retroceden “ni ante 
lesiones renales adelantadas ni ante una anemia llegada a un grado 
avanzadísimo”. 

Tal es su familiaridad con la laparotomía que no vacilan “en 
abrir el vientre en ciertos casos de diagnóstico dudoso, persuadidos de la 
perfecta inocuidad de dicha operación”. Una vez más se plantea este 
procedimiento como último acto diagnóstico y -eventualmente- 
primer gesto terapéutico. Cuando Pouey visita por primera vez a 
los hermanos Mayo en 1911, criticará dicha táctica, pero dejando 
constancia que está justificada si no se ha llegado al diagnóstico 
por medio de los demás recursos de la clínica, el laboratorio y la 
radiología; estima que no debe prodigarse en aras de una consulta 
apresurada, que puede conducir a errores. 

Antes de finalizar el informe, señalan que: 


“en general [están] satisfechos de las condiciones asépticas del 
medio operatorio. Sin embargo, a veces supuran todas las suturas de 
laparotomía; este hecho viene a demostrar —a [su] modo de ver— que 


221 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


aún queda algo por hacer en el saneamiento del medio ambiente de 
nuestro Hospital de Caridad”. 


Es en 1900 que Pouey y Fausto Veiga presentan su ponencia 
ante la Sociedad de Medicina, acerca de una “ epidemia de infecciones 
operatorias en la sala” , cuya discusión muestra al primero todavía 
atado a conceptos de transmisión de las bacterias a través de par¬ 
tículas suspendidas en el aire, mientras sus oponentes, entre ellos 
Navarro y Turenne, enfatizan -como reviviendo los viejos conceptos 
de Semmelweiss- la vía de las manos del cirujano, de sus ayudantes 
o de quienes realizan las curaciones, como vector principal de la 
infección y la necesidad de su escrupuloso lavado y desinfección, 
como primer modo de prevenir complicaciones de esa índole. 

El 16 de abril de 1902, 214 Pouey y Bottaro remiten el informe 
correspondiente al año anterior. Sucintamente, enumeran tres pun¬ 
tos prioritarios lo que nos permite apreciar mejor las condiciones 
de funcionamiento del Hospital, carente de elementos que parecen 
indispensables hoy día, calefacción y luz eléctrica: 

“No entraremos a comentar nuestros resultados pero debemos 
llamar la atención sobre tres cuestiones, con elfin de mejorarlos. 

I o Se han producido algtmas infecciones que podemos atribuir 
a insuficiencia en la esterilización del apósito, especialmente de las 
gasas. Creemos indispensable un severo control que impida la repe¬ 
tición de lo sucedido. Ustedes sabrán cuáles son los medios condu¬ 
centes. 

2 o La insuficiencia de calefacción en nuestra Sala de enfermas, 
se ha tradticido en algunos casos por complicaciones congestivas to¬ 
rácicas después de nuestras operaciones. 

3 o Sería altamente ventajosa para cierta categoría de enfermas 
la creación de una instalación eléctrica que podría llevarse a cabo 
con pocas erogaciones. ” 

En diciembre de 1904, envían la reseña sobre la actividad de la 
Sala “ Santa Rosa ” en ese año, que no muestra diferencias significati- 

214 Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Hospital de Caridad. Memo¬ 
ria correspondiente al año de 1901. Montevideo, 1902, pág. 253. 


222 



Ricardo Pou Ferrari 


vas con respecto al informe previo y que va precedido de una breve 
nota sin consideraciones de orden técnico ni de otra índole dignas 
de comentario. 

En oportunidad del Segundo Congreso Médico Latino Ame¬ 
ricano reunido en Buenos Aires en abril de ese año Pouey presenta 
-por primera vez después de seis años de practicarla en más de cien 
pacientes- su técnica original del vaciamiento conoideo , que es co¬ 
mentada en capítulo aparte. 

En 1914, se publica en apartado, la Memoria de la Clínica 
Ginecológica de la Facultad de Medicina , 215 admirable por su pro¬ 
lija edición, de la que fue responsable Miguel Becerro de Bengoa. 
Muestra una escuela ginecológica ya en plena madurez, con diver¬ 
sos y calificados colaboradores, un caudal de enfermas muy impor¬ 
tante, sobre todo en relación con las limitaciones locativas (que no 
habían cambiado desde su fundación) y un asombroso desempeño 
quirúrgico, tanto en el número de intervenciones como en la varie¬ 
dad y complejidad de las técnicas empleadas. 

Sin duda, detrás de esto, había mucha lectura de actualización, 
intercambio de novedades y opiniones, viajes de estudio, atenta 
elaboración colectiva de pautas, severa evaluación de resultados, 
prácticas de medicina operatoria en cadáveres y -por último pero 
no lo menos importante- mobiliario e instrumentos apropiados, 
celosa preparación aséptica de los mismos, del material de suturas 
y curaciones, así como del ambiente, aunque las instalaciones edili- 
cias eran aún sumamente precarias. Este equipo técnico había sido 
formado pacientemente por Pouey y su primer colaborador, trans¬ 
mitiéndole en primer término la fe en la semiología y el diagnóstico 
y en segundo lugar, el arrojo para intentar las intervenciones indica¬ 
das y correr los riesgos que éstas aparejaban, lo mismo que cuando 
debían resolver urgencias. 

Todos los testigos son contestes en afirmar que la atmósfera que 
se vivía en la clínica era la sinceridad, especialmente a la hora de 
reconocer o señalar un error, así como la del diálogo teniendo siem- 

215 Facultad de Medicina de Montevideo. Memoria de la Clínica Ginecológica correspon¬ 
diente al año 1914. Montevideo, 1915. 


223 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pre en consideración la jerarquía y experiencia de los mayores, pero 
sin dejar de lado la capacidad inquisitiva o las sugerencias creativas 
de los más jóvenes. Es muy probable que quienes no se adaptaran a 
esas condiciones, espontáneamente se fueran alejando, con lo que 
se produjera una selección al cabo de cierto tiempo. 

A lo largo de los treinta años que duró su magisterio quirúr¬ 
gico, siempre primó el entusiasmo de Pouey para hacer lo mejor y 
lo más reciente, por trabajar teniendo como principal objetivo el 
bienestar de las pacientes, tanto o más con esas mujeres pobres del 
hospital que con las pacientes del Sanatorium. 

Como resumen del estudio que precede, podemos preguntar¬ 
nos: ¿cuáles son los puntos destacables que se desprenden de estos 
informes? 

1) La fineza de la semiología, hecha con las manos (enfati¬ 
zamos que en ese momento no se empleaban sino excep¬ 
cionalmente los guantes de goma) y pocos elementos de 
juicio más (evolución, curva de temperatura, análisis de 
sangre), que permitía a estos cirujanos, herederos directos 
de la escuela anatomoclínica y fisioclínica de París, llegar 
a diagnósticos precisos y complejos, que involucraban a 
varios órganos pelvico-abdominales, con cierta aproxi¬ 
mación etiopatogénica. Tampoco descuidaban el de las 
enfermedades generales, consecutivas o concomitantes 
con las ginecológicas que traían las pacientes al Hospital. 
La colpotomía, la laparotomía y la anatomía patológica 
de la pieza quirúrgica permitían precisar el diagnóstico, 
tal y como aparece consignado en las tablas del Apéndice 
Documental. 

2) El atinado análisis de los elementos de juicio disponibles, 
la ponderación de los beneficios y los riesgos a la hora de 
plantear la oportunidad, la estrategia, la táctica y la técni¬ 
ca quirúrgica que mejor se ajustaba al caso concreto. Es 
llamativa la asociación de procedimientos, en ocasiones 
complementando la vía vaginal con la abdominal, lo que 
probablemente obedecía a la necesidad de suprimir, por 


224 



Ricardo Pou Ferrari 


distintos medios, los focos infecciosos en diferentes loca¬ 
lizaciones, al no disponer de otros recursos eficaces para 
atacarlos. Lo anterior también obedecía a que, dada la pre¬ 
cariedad de la anestesia y los riesgos inherentes a cada una 
de las intervenciones quirúrgicas por separado, se aprove¬ 
chara al máximo la oportunidad de tener la enferma en el 
quirófano. 

3) El hábil manejo, tanto de la vía vaginal (con menores 
riesgos y un resultado más conservador de órganos y fun¬ 
ciones) como la denominada por ellos “ hipogástrica” (que 
ofrecía la ventaja de hacer una evaluación más completa de 
la patología, así como de debridar o extirpar -bajo el con¬ 
trol de la vista- y no a ciegas como en el caso anterior). 

4) La concepción y el comienzo en la realización (que pode¬ 
mos datar entre 1897 y 1898) del procedimiento consis¬ 
tente en la extirpación completa de la mucosa cervical en 
casos de infecciones rebeldes, que luego se denominaría 
vaciamiento conoideo de Poney. En esa primera etapa, los 
ginecólogos plantean que sus ventajas son acortar las inter¬ 
naciones por esa causa (que de otro modo podían prolon¬ 
garse por meses, convirtiendo la sala en un asilo) y abolir 
un foco infeccioso, que conduciría, en primer término, a 
ocasionar íí recidivas , o a localizaciones metastásicas (artri¬ 
tis) y en segundo lugar, a contagios venéreos, aún a largo 
plazo. 

5) El cuidado por seguir las reglas de la antisepsia y de la 
asepsia, tan difícil de lograr en un ambiente con recursos 
precarios como era el hospitalario. También se destaca el 
uso que hacían de los drenajes, a los que los primeros la- 
parotomistas atribuyeron sus éxitos. Es de hacer notar que 
aún está en el espíritu de estos cirujanos la noción de la 
transmisión de los gérmenes por el aire “contaminado 

6) La progresiva seguridad que demuestran estos ginecólogos 
en la vía laparotómica, que les permite una cirugía más 


225 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


completa, incluso el vaciamiento de los ligamentos anchos en 
los cánceres de cuello uterino (operación de Wertheim). 

7) La adopción, de acuerdo a su experiencia, de ciertas moda¬ 
lidades terapéuticas, como la anestesia con éter, las ligadu¬ 
ras con catgut o seda (y el abandono de las pinzas hemos¬ 
táticas dejadas prolongadamente), las inyecciones de suero 
o estricnina como medios de reanimación. 

8) Los buenos resultados quirúrgicos, con una mortalidad 
muy baja, ya desde las primeras estadísticas reportadas, 
consecuencia de las precauciones tomadas y de la estricta e 
individualizada indicación, realización y control. 


¿Cómo era el funcionamiento, en la rutina diaria, desde el pun¬ 
to de vista asistencial, de la Clínica Ginecológica? 

Las enfermas ingresaban a través del Servicio de Urgencia o bien 
eran derivadas de la Policlínica. Mientras que, como ya fue mencio¬ 
nado, las portadoras de enfermedades venéreas, cuya denuncia era 
obligatoria, permanecían internadas por períodos largos, las opera¬ 
das estaban, en promedio, quince días en la Sala. Tratándose de un 
ámbito quirúrgico y docente, donde era preciso mostrar patologías 
diversas y sus respectivos tratamientos, resultaba importante acortar 
los plazos de internación y resolver los casos con la mayor rapidez 
posible. Llama la atención que sin descuidar el estudio previo ni la 
ponderación de la oportunidad operatoria, el número de interven¬ 
ciones se eleva de más de 200 a comienzos de siglo al doble en 1914. 
Se efectuaban al menos tres sesiones quirúrgicas semanales, en un 
horario matinal prolongado (ya que solía prolongarse hasta las 13 ó 
14 horas), repartiéndose entre los cirujanos del equipo con mayor 
experiencia y con la casi constante participación, tanto del profesor 
como de los estudiantes. Las Hermanas de Caridad desempeñaban 
un importante papel como administradoras y ayudantes; también 
las hubo posteriormente cuando la Clínica Ginecológica se trasladó 
al Hospital Pereira Rossell. Es curioso observar que en Uruguay 
sucedió lo mismo que en Francia, donde, frente al furibundo anti- 


226 



Ricardo Pou Ferrari 


clericalismo de las autoridades, con erradicación de todo rastro de 
símbolo o nombre que evocara la religión, no se prescindió de las 
monjas. No existía personal que reuniera las condiciones de éstas, 
su dedicación día y noche, su competencia para actuar como co¬ 
laboradores (es así que en varias fotos aparecen administrando la 
anestesia al paciente que se está interviniendo o colaborando en las 
curaciones) como vigilantes del cumplimiento de distintas funcio¬ 
nes y como administradoras (era clásico verlas con el manojo de lla¬ 
ves que sólo a ellas les permitían el acceso a los guardarropas o a los 
armarios de medicamentos) por su capacidad vocacional de acercar¬ 
se psicológicamente al enfermo (más allá de la labor apostólica que 
pudieran cumplir) hasta cierto punto, como garantía de la conduc¬ 
ta dentro del Hospital su presencia bastaba para que ciertos comen¬ 
tarios no se hicieran en voz alta, así como para aplacar las tentaciones 
resultantes de la larga estadía y convivencia de muchas personas de 
ambos sexos dentro de un recinto casi cerrado. Finalmente, eran 
mano de obra barata, ya que no requerían otra erogación que no 
fuera la de su manutención. 



Sala Santa Rosa. (Tomada de la Memoria del Decanato de Quíntela, 1915). 


227 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


La sala Santa Rosa era simple y reducida. Ubicada en el pri¬ 
mer piso, esquina sur, del Hospital, tenía cuatro ventanas a la calle 
Guaraní y dos a la calle Washington. Estaba particularmente ex¬ 
puesta a los pamperos, por lo que durante los inviernos hacía tanto 
frío que las pacientes internadas a veces contraían gripes o neumo¬ 
nías que agravaban la enfermedad que había determinado su ingre¬ 
so. Como único medio de calefacción había una salamandra en el 
medio de la sala. La pared opuesta a las ventanas lindaba con el pa¬ 
sillo, al que la sala se abría por dos puertas en sus extremos. En una 
de las esquinas, en el sitio que ocupaba una cama, había un espacio, 
separado por delgados tabiques de madera que no llegaban al te¬ 
cho, donde estaba instalado el laboratorio y museo de piezas anato- 
mopatológicas; su presencia se justificaba, ya que el Laboratorio 
Central, que cumplía iguales funciones, no podía atender con la 
suficiente celeridad los requerimientos -que a veces eran urgentes 
para tomar una decisión terapéutica. Cada cama estaba separada 
por cortinas, a manera de biombos, que permitían cierta privaci¬ 
dad, aunque no aislaban de los ruidos ni los olores. Separado de la 
sala por el servicio de Obstetricia, que estaba a continuación por el 
lado de la calle Washington y cercano a las escaleras, estaba el cuarto 
de curaciones, donde, cosa muy llamativa, se efectuaban además 
los procedimientos quirúrgicos menores, en particular el drenaje de 
abscesos. En su inmediata vecindad, estaba la sala de operaciones, 
que era celosamente lavada y desinfectada antes de cada procedi¬ 
miento. La instalación eléctrica fue tardía en el Hospital, por lo que 
al comienzo no se disponía más que de la luz natural o de lámparas 
a gas. Como señala Raúl C. Praderi, el procedimiento listeriano ori¬ 
ginal (complicado, costoso y que insumía tiempo) se conservó por 
mucho más tiempo en nuestro medio que en los hospitales ingleses. 
Según se desprende de las referencias hechas al pasar por los prime¬ 
ros colaboradores, la posición inclinada de Trendelenburg se utilizó 
desde el comienzo de la actividad de la Clínica, si bien sólo después 
de 1896, cuando contaron con la mesa de operaciones articulada 
tipo Mathiew, la misma fue satisfactoria. 

La esterilización se efectuaba, lo mismo que en la sala de 
Pugnalin, mediante una estufa de Poupinel, sin descartar por eso la 


228 



Ricardo Pou Ferrari 


inmersión de los instrumentos en una solución de glicerina creoso¬ 
tada, previamente a cada intervención. El instrumental disponible 
fue creciendo con los sucesivos viajes de Pouey, quien también los 
encargaba por catálogo. Pese a la colaboración de los profesores en la 
adquisición del instrumental, en 1898 la Comisión Administradora 
del Hospital de Caridad, en un intento más por hacer primar su 
autoridad sobre la Facultad de Medicina, intenta organizar un lugar 
centralizado donde albergar aquéllos. Con ese motivo y a solicitud 
del Decano, los distintos profesores de cirugía y especialidades qui¬ 
rúrgicas, manifiestaron su tajante oposición. Finalmente, la iniciti- 
va quedó sin efecto. 


Stérilis*t«ur Poupinel 



Estufa de Poupinel. 


Hasta 1906, sólo se usaban guantes de goma para realizar los 
exámenes ginecológicos en casos de infección o para efectuar los 
procedimientos quirúrgicos por vía vaginal, mientras que para las 
laparotomías se prescindía de los mismos. Esto puede afirmarse con 
certidumbre al consultar el trabajo de Bottaro sobre la incisión de 
Pfannenstiel. Ignoramos cuándo se introdujeron los tapabocas, que 


229 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


son mencionados por Navarro en una discusión a comienzos de 
siglo en la Sociedad de Medicina. 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 24 a 31. 


230 



Capítulo XVII 


1896 

Congreso Internacional de 
Ginecología y Obstetricia de 

Ginebra 


E n 1896, Pouey se embarca por tercera vez rumbo a Europa. 
Primero va a París, donde visita a sus maestros y ami¬ 
gos, hospedándose en casa del colega tarbesiano Doctor 
Peyramalle. Asiste luego al Congreso Internacional Periódico 
de Ginecología y Obstetricia, que tuvo lugar en Ginebra, reunión 
para el cual la Universidad le otorgó una misión de estudios. 116 

La primera de estas reuniones había tenido lugar en Bruselas 
en 1892. A Ginebra asistieron delegaciones en representación de 
distintos países, entre los cuales Uruguay no figura. 


216 Facultad de Medicina. Legajo por el que se designa al Profesor Enrique Pouey como 
delegado de la Facultad de Medicina ante el Congreso Internacional a realizarse en 
Ginebra, Montevideo, 1896. En: Arch. Fac. Med. Montevideo. 


231 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


La sesión inaugural se realizó el 11 de setiembre, bajo la presi¬ 
dencia del famoso cirujano suizo Auguste Reverdin (1848-1908), 
en el Aula Magna de la Universidad, con la presencia del Presidente 
de la Confederación Helvética y del Ministro de Instrucción del 
cantón de Ginebra, quien manifiesto: 

“La ley de progreso y especialización que rige todos los esfuerzos 
del espíritu moderno [...] implica dos partes inmensas, el desctibri- 
miento de la vida microbiana y el porvenir del método antiséptico. 
Esto implica una concepción etiológica de la enfermedad, que ha 
transformado la medicina [...] Ha inducido a la cirugía a dar pa¬ 
sos de gigante, permitiéndole audacias, que entre vosotros mismos, 
señores, se piensa ya en refrenar. [Ahora, las mujeres] son devueltas 
a la vida y a la maternidad, mientras que antes estaban fatalmente 
conducidas alfracaso fisiológico y a la muerte 217 

La mentalidad que trasunta este discurso, dirigido a los gine¬ 
cólogos y obstetras, justiprecia aspectos claves del desarrollo cien¬ 
tífico y tecnológico que ya daban importantes frutos en la práctica 
clínica. Se destaca también la confianza que el mismo trasunta en 
el progreso basado en la ciencia, muy en boga en ese momento. Por 
otro lado, el intenso desarrollo industrial y económico, que favo¬ 
recía a una proporción todavía relativamente pequeña de personas, 
orientaba sus vectores hacia la racionalización y especialización del 
trabajo, criterios provenientes del capitalismo empresarial y conoci¬ 
dos como “ taylorismo ”, 218 que comenzaban a infiltrarse también en 
la mentalidad médica. 


217 Congrés Périodique International de Gynécologie et d’Obstétrique, Genéve, Georg 
et comp. Libraire de l’Université, 1897, 2 vols. 

218 El autor de la racionalización de la empresa de acuerdo a criterios “ científicos ” fue el 
norteamericano Frederick W. Taylor (1856-1915). 


232 




Dr. ENRIQUE POÜEY 


Caricatura de Enrique Pouey, 1894. 


Creemos que estos Congresos de Ginecología y Obstetricia son 
indicio de que la cirugía había terminado por dar a luz una nueva 
especialidad quirúrgica, la ginecología, que ya contaba hacia este 
final de siglo con revistas y sociedades propias, aunque no podemos 
perder de vista que la mayoría de los que la practicaban eran a la 


233 








El Profesor Enrique Pouey y su época 


vez cirujanos generales. La obstetricia, independizada mucho antes, 
también se asociaba a la ginecología, ya que ambas trataban los pro¬ 
blemas médicos de las mujeres. 

Sin duda, Alemania llevaba la delantera por sus institutos uni¬ 
versitarios y privados ubicados en las numerosas ciudades del mun¬ 
do de habla germana, donde una pléyade de ginecólogos, que tam¬ 
bién practicaban la tocología, pasaron a consituir una sólida cohorte 
que marcaba el rumbo, por más que los franceses considerasen que 
aquellos habían abrevado primero en los manantiales galos. 219 

El plenario del Congreso rindió solemne homenaje a los pre¬ 
cursores de la ginecología europea, Joseph Récamier (1774-1852) de 
Francia, Rizzoli de Italia, Friedrich Wilhelm Scanzoni (1821-1891) 
de Alemania y Thomas Spencer Wells (1818-1897) de Inglaterra. 

Con posterioridad a la inauguración, los miembros del 
Congreso realizaron una excursión en barco por el Lago de Ginebra, 
disfrutando de las magníficas vistas que éste ofrece. 

La sesión de ginecología tuvo por temas oficiales: el “tratamien¬ 
to quirúrgico de las supuraciones pélvicas”, la “ cirugía de la retroversión 
uterina ’ y “el mejor modo de cerrar la pared abdominal". 

Las disertaciones sobre el primer asunto, que ya había sido de¬ 
batido en el Congreso de Bruselas (lo que subraya su importancia, 
así como la rapidez con que evolucionaban los criterios terapéuti¬ 
cos) fueron presididas por Samuel Pozzi. 

Las supuraciones obedecían a una de tres etiologías: gonocóci- 
ca, séptica o tuberculosa. Primero se utilizaban terapéuticas médi¬ 
cas, tales como el reposo, el calor, los masajes, las irrigaciones y la 


219 En 1877, Hermann Fehling (1847-1925) funda la famosa revista Zentralblatt ftir 
Gyndkologie. En 1885, bajo el impulso de Alexander Freund (1833-1917) se establece 
la Deutsche Gesellschaft ftir Gynakologie und Geburtshilfe y comienzan los Congresos 
anuales. Entre las figuras más representativas del mundo germano de la ginecolo¬ 
gía, cabe citar a: Cari S. F. Credé (1819-1892), Gustav Veit (1824-1937), Alfred 
Hegar (1830-1914), Robert von Olshausen (1835-1915), Frantz Winckel (1835- 
1911), Christian G. Leopold (1846-1915), Paul Szweifel (1848-1927), Otto Küstner 
(1849-1931), Rudolf Chrovak (1843-1910), Max Hofmeier (1854-1927), Johann 
Veit (1857-1917), Alfred Doderlein (1860-1941), Robert von Franqué (1867-1937) 
y Ernst Bumm (1858-1925). 


234 



Ricardo Pou Ferrari 


electricidad. La lentitud con que éstas hacían efecto o su total inefi¬ 
cacia justificaban que, pese a los riesgos, se adoptara la cirugía como 
solución para aliviar a una paciente, que de otro modo llegaría a 
ser casi una inválida. Según una frase clásica de Pierre Alexander 
Louis (1787-1872): “ Nombre de maladies que font le désespoir de la 
médecine guérissent tres facilement par les sécours de la chirurgie”. 22 ° 
Lo mismo que para las salpingo ovaritis supuradas, la punción o el 
drenaje a través del fondo de saco vaginal posterior podía ser útil. 221 
Otras posibles estrategias eran: el abordaje por vía perineal (vertical 
Sánger, Hegar u horizontal Otto Zuckerkandl [1861-1921]), por 
vía sacra (Emil Zuclerkandl [1849-1910], W. Wiedow, Sánger), por 
medio de una incisión por encima del ligamento de Poupart, deco¬ 
lando luego el espacio preperitoneal de Retzius (laparotomía prepe- 
ritoneal de Hegar), por la vía transperitoneal (Lawson Tait, 1889, 
Christian Fenger [1840-1902], 1886) o por la abertura en dos 
tiempos (Hegar, similar al procedimiento empleado por Richard 
von Volkmann [1830-1889] para los quistes hidáticos, en el que se 
inspiró la técnica de Lamas y Mondino para la cirugía de los quistes 
hidáticos pulmonares). Podía recurrirse también a la histerectomía, 
en sus tres variedades: vaginal o “ evacuadora” (denominada también 
“castración útero ovárica u operación de Pean ), abdómino-vaginal y 
abdominal. En las dos últimas, era indispensable la posición incli¬ 
nada de Trendelenburg. 222 Se daba gran valor al lavado cuidadoso de 
la cavidad peritoneal y a la colocación de drenajes. En determinados 
casos, se recurría a intervenciones conservadoras (salpingostomía, 
resección o ignipuntura del ovario, ésta última muy preconizada 
por Pozzi); en las situaciones graves, la intervencióm preferida era 
la histerectomía. 


220 Pozzi, S. Traité de Gynécologie opératoire. op.cit. 1897, pág 111. 

221 Rodríguez, Isido re. De /’ incisión du cid-de-sac postérieur et du drainage para utérin 
dans les suppurations et hématomes pelviens. Historique. Manuel opératoire. Indications 
Resultáis inmédiats et éloignés. París, Thése, París, Bataille et Cié. Ed., 1895, 95 págs. 
(Citado en el presente Congreso). 

222 Dlengeniére, H. Du plan incliné dans certaines laparotomies. Prog. Méd., 14 y 21 
marzo, 1891. 


235 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Geoges Bouilly. Eugéne Doyen. 


Los disertantes fueron -sucesivamente- Georges Bouilly 
(1843-1903) de París, Max Sánger (1853-1903) de Leipzig y 
Howard Atwood Kelly (1858-1943) de Baltimore. Comparando 
sus ponencias, resulta evidente que en Estados Unidos y Alemania 
se aceptaban criterios más avanzados que en Francia. Bouilly postu¬ 
laba la histerectomía vaginal, que ofrecía más dificultades técnicas 
y el riesgo de romper adherencias inflamatorias y así abrir bolsas 
supuradas en la cavidad peritoneal y lesionar órganos vecinos. Todo 
esto estaba agravado porque las maniobras eran a ciegas, guiadas 
sólo por “el dedo que ve ” del cirujano. 

Como había ocurrido en oportunidad de los congresos franceses 
de cirugía y en el Internacional de Ginecología de Bruselas, también 
en éste se planteó un duro enfrentamiento en el que participaron, por 
un lado, Jules Péan y su discípulo Paul Ségond, y por otro, Eugéne 
Doyen. Este último pretendía que le fuera reconocida su prioridad en 
la concepción y ejecución de la histerectomía vaginal. Péan respondió 
enérgica y despectivamente, recordando que su primera contribución 
había sido presentada en Berlín en 1890, 223 que la misma había inspi- 

223 Péan, J. Comm. au X Congrés International de Berlín. Ann Gyn Obstet., 1890, 
34:110. 


236 


Ricardo Pou Ferrari 


rado una tesis de doctorado de la Facultad de París en 1894 224 y por 
último, que había sido mostrada por Ségond en Bruselas en 1891. 225 
Asimismo, destacaba que la operación llevaba su nombre en una sínte¬ 
sis histórica aparecida recientemente en Berlín. 226 El cirujano parisino 
concluía con el argumento que la técnica de Doyen era diferente a la 
suya, ya que aquélla consistía en la hemisección anterior del útero. 
Doléris, en su Traitépratique de gynécologie 227 asevera categóricamen¬ 
te: “Es Péan y él sólo quien tuvo la idea de la castración útero ovárica por 
vía vaginal; se la ha designado justamente como operación de Péan. Las 
reivindicaciones tardías de Doyen, a las que recientemente en Alemania 
se les ha dado crédito, 228 no podrían de ningún modo quitar a Péan una 
prioridad a la que tiene derecho indiscutible Para los lectores actuales 
puede ser interesante saber que las pinzas hemostáticas se dejaban ¿n 
situ durante 48 horas, siendo luego sustituidas por mechas de gasa. 



Max Sánger. Howard Kelly. 


224 Baudron J. De l’hystérectomie vaginale appliquée au traitement chirurgical des lésions 
bilatérales des annexes de l’utérus (opération de Péan) .Thése de Doctorat, Paris, 1894. 

225 Ségond, P. De l’hystérectomie vaginale dans le traitement des supppurations pelviennes. 
Paris, 1891. 

226 Landau, L. Die vaginale Radikaloperation Technik und Geshichte. Berlin, 1896. 

227 Doléris, J. A. et Pichevin, R. Traité pratique de gyné cologie. Paris, Masson Ed., 
1896. 

228 Sanger, M. Soc Obstet Gynec Leipzig. Centr. f. Gyn, 1896:70. 


237 





El Profesor Enrique Pouey y su época 


Sánger presentó una notable encuesta entre numerosos y des¬ 
tacados especialistas de habla germana, que en su mayoría se mos¬ 
traron favorables al abordaje abdominal. Bernhardt Bardenheuer 
(1839-1913) dio a conocer su casuística de 1626 intervenciones, 
con una mortalidad global del 5,59%, de las que 1323 correspon¬ 
dían a histerectomías vaginales con una mortalidad del 3,5% y las 
restantes a anexo-histerectomías abdominales, con una letalidad del 

4,6%. 

Howard Kelly -que se había formado en Alemania- ofreció 
una visión, a la vez sintética y ordenada, en la que clasifica y define 
las distintas modalidades clínicas como se pueden presentar las su¬ 
puraciones pélvicas y propone las soluciones quirúrgicas adecuadas 
para cada grupo. Subraya su adhesión a la laparotomía, ya que con 
ella es posible una evaluación completa de las lesiones, la ejecución 
de los procedimientos quirúrgicos necesarios bajo control visual y 
-eventualmente- añadir maniobras complementarias. 

Es de hacer notar, para poner en evidencia la sintonía de la 
escuela uruguaya con las novedades mundiales, que en 1901, en 
la Segunda Reunión del Congreso Científico Latinoamericano , en 
Montevideo, Luis P. Bottaro presentó un trabajo sobre el tratamien¬ 
to quirúrgico de las supuraciones anexiales, postulando su extir¬ 
pación o drenaje por vía vaginal; las conclusiones fueron votadas 
como recomendaciones por el plenario del Congreso. 

En el Congreso de Ginebra, Pouey presentó, como comunica¬ 
ción libre, un procedimiento de su invención para el tratamiento 
de las inversiones uterinas crónicas, mediante tracción elástica con¬ 
tinua. A su paso por París, también lo comunicó a la Sociedad de 
Ginecología y Obstetricia, razón por la cual fue publicado en La 
Semaine Gynécologique; el mismo trabajo también apareció en la 
Facultad de Medicina y en francés en la Revista Médica del Uruguay. 
El ingenioso procedimiento consistía en la colocación de un este¬ 
toscopio de Pinard, cuyo extremo abdominal se apoyaba en el fondo 
del útero invertido, mientras que en la circunferencia del pabellón 
auricular se aseguraban tiras elásticas, que se suturaban por el otro 
extremo al reborde del cuello uterino. Las mismas se iban tensando 


238 



Ricardo Pou Ferrari 


progresivamente, en días sucesivos, hasta lograrse la restitución del 
órgano. En Montevideo aparece en 1892, (época en la que segu¬ 
ramente Pouey estaba ya ensayando su procedimiento) la tesis de 
doctorado de Luis Vallvé sobre inversión uterina, 229 apadrinada por 
Pouey. Más tarde, Luis P. Bottaro presentó un trabajo referido al 
procedimiento en cuestión. 

Algunos datos adicionales de interés sobre el viaje de 1896 
fueron referidos por Bottaro: 

“Pouey, en el primer viaje que hizo a Europa [en realidad era 
el tercero], no sólo recorrió las clínicas francesas, donde se había 
formado; sino también las de Alemania, Suiza, Inglaterra y llegó 
hasta Esto colmo para observar las prácticas del gran ginecólogo Jure 
Branot [...] que era un virtuoso de la masoterapia, la que aplicaba 
con gran experiencia a las enfermedades femeninas. 

A su vuelta, trajo un instrumental completo y un mobiliario 
operatorio, que era el más sobresaliente que poseíamos en ese año, 
1896. Todo eso lo hacía a su costo, pues desde el primer día de su 
nombramiento, destinó el importe de sus sueldos para dotar a su 
Qiierida, de todos los elementos indispensables y que ni la Facultad 
de Medicina, ni la Asistencia Pública podía hacerlo”. 230 

TRAlTEMEiNT DE L'INVERSION UTKRINK C1IR0NIQUE 

PAIt LA TRACTION ÉLASTIQUE PltOLON'OÉE I>U COL 
COMBINÉ!-; A LA PROPULSION DU I-'ONI) DK L'CTÉItUS 

Par le L) r llcnri Pouey 

De Montevideo. 


Trabajo de Enrique Pouey, La Semaine Gynécologique (París), 1897, 10: 45- 
53. 


229 Vallvé, Adolfo. Inversión uterina. Tesis para potar al título de Doctor en Medicina y 
Cirugía. Montevideo, Imp. Latina, 1892, 222 págs. 

230 Bottaro, Luis P. op. cit. 1939: 1. 


239 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


MONTEVIDEO 


Julio 1.* de 1397 


A fio nyá^.'é 1 ' * 


LA FACULTAD OE HE 


qUlJACCtOM 
K«|Mlo ttrxal 
H» ntl «ira l>rl(tr 
A»4r4« A. MfWüH'lil 



R EV1S T A Q U I N CENA L_ 

u j»™ * » .1 ^ «JWH.4, a» . 

— f *; ■“ —-c-r (—* 1 «uau 


«fdhwfa 4 Ju BU 
»** j««U /4 ofcntote* |*r «O» 4 ! 

fluWUl * A n róa f Mum Jl< 1 


bCUAtiio - r 1 -f. A A»? 

TMimhMIi 4 i* IttWlUa M««U* aMk r*« 


tault k i» frítate* <W Nula .U «Or* - 
OU.I.I.,!. 1*1. 7 Aaa. iu UkM 4* 

0**»P«W HUte»». I'rul J JU»w4U 
SI Ili p tkm y o ata* ét u> >([U4 [Mullo j 
■ W“l« - CllDlM ten*- 

|Wruliria, l’nl K tf-WJ 1 nluuub 


;v 


GINECOLOGÍA 

Trilaiieitiis li linriioi itcnia crina 

rtM u mo*A* autnu 
rtutom.»#! MI CU El LO LUIHIM i U 
miiMVihw» Mi rodüo m rruo 
l’»r mi l’pof. I’wh-j 

Le diiculud por» reducir ui Invmte* 
j* Migue del útero tu* kidu iioUrii por au 
diui fjru^no*, V tete a» AVJtnbn i Aque¬ 
lla* i}i¿e bku mallín U otado» <ln e»l»Jiar 


Ella piocmliAiaoii) »e rculixiile U bu 
ner* tcfeiiwle. 

ge {aun sois flmridn hilus dr sedo ojul 
disUniei, A mies delcitedo SH útero, m 
ituertui teloabilof A tubos •ilú<uo>« >|ui> 
ic lijiu A U periíon.* del pubdlnn de uu 
tetoluscopii, cura cúpula »i*l» colocada so 
tira el fomdodel úcfaiio: se prudoce asi uní 
pruno* sai re sobre ul 6*odo «luí ¿tero que 
lueocueolm cálemete urapejoloeu el inte¬ 
rior de «o oajuI. que no es otre cose que le 
caifcJMl cerrioJ. canal caja loagitM eu 
mouta pMqivti rímente k coaeecoooeia de 
U toardoo ejerckls sobre el cuollo. 

Si se desee emplear «I proeudiaúeaio, 
M útil oooocer loe duellei eiguieoUt: 

ru/«uwa»iealo preoiu—Se ture hito / ti 
Upuuar U fkgms coa (piu^odafarBuiU, 
daraule bulante Urge tiempo avuideh 
epliceooo del apéralo, coa el objete <le 
perauUr 4 la nnijar <Jc restablecerse da 
las bnaorruiu «m>rio«» que «La ha le 
nulu que lufrir por el baclm de eu le»er- 
SÍoo, uo augurar la eseptia de les re* ge- 
uiul*» f de mULudoui *Jgu il Akro. 

tbu. t i|M>o«ailento prono. qiee tolo. me 
parece, inmtídüuu (u/j bicer U redur 
clon—■ pesar d« un calo teto "toreado 
por el l;r fouar*. que ha iditensdo ua 


nlerledel pebolloo aaii egiijir*» que ser 

viren tur» ps*er hilos da lodu 
. lio urt Um, pim *|un u operación 
tea mas pvoulamenta lermiued». en aUr de 
auleiuaun los hilos al pateiiuu dol «aiel*»»- 
u>po. oíros híloe serán uUiki i lotos de 
dreoáice de 5 lodiiiteirus di»nudo» * du 
tí MiHlitwlros da loagilui; »ou ealos H 
limos Ijilos loe q«e iirewsaráo d cue¬ 
llo f qoe se rooomráa wg ju el grado 
de hinuao que er desén dar al (meter 
cAbcioo, j que, al pnaclfoo, debe ser uto 
de rada. 

Seria de domar que io radlem Ir. doeir 
|*ur oúmoros la lensoVe dH ful*.. *mU el 
inoae/iUo iu eu te pudui. toerlo. »*i ee 
oaíAuriu nlfldar que li circulacim ee hi 
ce mel en «l uiem onlmenioo. oeu pue 
de olisenmrso prr el «uoieu del l*j»d« de 
tele órgeao, quo te présenla rojo, hierba- 
do r muj OouiurrAxiro 

Ee ue:oi»rii lomar ol laido en it 
(motee au uta ase de lulo gruuv - que louus 
mucho legido pam itu cortar el puoki de 
alUUtuou. tm U (imam cnlirnu u m o>» 
eotmk heñías (miedo par esle procadiaeieu- 
lo. i*o horno* i*jw»iIh me* qmi aulra lulos 
i través del aseUo. j le capoiteade uo* lie 
«ftoeñede caaofuida. I<* <|ac nosotros be- 


Enrique Pouey. Trabajo de Ginebra, publicado en Montevideo, julio de 
1897. 



Ilustraciones de la publicación sobre el procedimiento, original de Pouey para 
el tratamiento de la inversión uterina crónica. 


240 




Capítulo XVIII 


1897 

El matriomonio de Alfonso Lamas y 
Genoveva Poliey 

Actuación de Poliey en la Segunda Cruz 
Roja Oriental durante la revollición de 
Lamas y Saravia 


E n enero de 1897, Genoveva Pouey contrae enlace con 
Alfonso Lamas y Delgado (1867-1955), ceremonia en 
la que actuaron como testigos Enrique Pouey y su veci¬ 
no (vivió muchos años a pocos metros de la residencia 
del Profesor y en la casa lindera de la de los Lamas en la Avenida 
Uruguay), colaborador y amigo, Luis P. Bottaro. 231 


231 Ver Apéndice Documental. Anexo N° 32. 


241 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Alfonso Lamas y Delgado. 


Don Alfonso fue, lo mismo que su hermano, el médico psiquia¬ 
tra Eduardo (1865-1937), un apasionado militante en el Partido 
Nacional. Actuó en los levantamientos armados promovidos por 
otro de sus hermanos, el coronel Diego Lamas (1858-1898), con¬ 
juntamente con el caudillo Aparicio Saravia. Algo similar ocu¬ 
rrió con el otro militar de esa generación de la familia, Gregorio 
(1861-1919). Su madre, Mercedes Delgado y Obredor, era hija de 
Manuel Delgado de Barrientos y Pantoja (1790-1857), militar de 
la Independencia y edecán de Rosas, y de Dominga Obredor, natu¬ 
rales de Soriano, donde presumiblemente había nacido la primera, 
que falleció en 1925 en la casa de los Lamas, después de 57 años de 
viudez. 

Alfonso Lamas era oriundo de Buenos Aires, nacido en uno de 
los tantos exilios de su padre, el Brigadier General Diego Lamas 
y Palomeque (1810-1868). La oposición declarada al Partido ofi¬ 
cialista y especialmente a la persona de José Batlle y Ordóñez, le 
costó a Don Alfonso en 1904 la destitución de su cargo de Profesor 
titular de Clínica Quirúrgica de la Pacultad de Medicina, al que fue 
restituido, por mediación de Alfredo Navarro, su adversario políti¬ 
co y académico. Debemos agregar que Mercedes Lamas y Delgado 
(1856-1910) se casó en Salto con el médico español Baldomero 
Cuenca y Arias (1848-1915), fundador del Hospital y del Club 


242 


Ricardo Pou Ferrari 


Español de Montevideo, cuyo hijo, el médico y cirujano Baldomero 
Cuenca y Lamas actuó cierto tiempo como ayudante de Pouey y for¬ 
mó parte, en calidad de Fellotv , del American College ofSurgeons. 

Dos de los hijos del matrimonio Lamas-Pouey, Diego y Enrique, 
también fueron médicos y Profesores agregados de Cirugía; du¬ 
rante cierto tiempo se desempeñaron en la Clínica Ginecológica 
y en el Instituto de Curieterapia, dirigidos por su tío. El primero 
era casado con Antoinette Rod de nacionalidad suiza, con quien 
tuvo dos hijos, Diego y Raúl y el segundo con Emma Pesce, sin 
descendencia. El tercero, Roberto, era propietario de la conocida 
firma de automóviles Lamas y Garrone y se casó con la argentina 
Cecilia Macguire, cuyos hijos fueron Gloria y Enrique. La única 
hija, Mercedes, se casó con el escultor Federico Moller de Berg, de 
quienes desciende Solange. 232 Doña Genoveva, muy afín a la mo¬ 
dalidad filantrópica de su hermano, falleció en 1944, en tanto que 
su esposo la sobreviviría más de doce años. 



De izquierda a derecha: María, Enrique y Genoveva Pouey; Ernesto y Diego 
Lamas, el chofer y tres damas no identificadas. El otro automóvil suponemos 
que fuera el del Dr. Lamas, conducido por el chofer. 


232 Goldaracena, R. El Libro de los Linajes. Arca, Montevideo, 2001, T IV: 108-111. 


243 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


La familia Lamas conserva una foto, que reproducimos, en la 
que sus miembros aparecen junto al de Dion Bouton de Pouey, ca¬ 
mino a la quinta de Las Piedras. Don Alfonso prefería descansar en 
su casa del balneario Las Flores, donde pasaba todos los veranos y 
donde fundó -con la colaboración de su cuñado Enrique- la escue¬ 
la que hoy lleva su nombre. 

*** 


Todo parecía auspicioso luego de la crisis que debió afrontar 
la administración de Idiarte Borda al inicio de su gestión. Sin em¬ 
bargo, el Partido Nacional estaba en franco enfrentamiento; en ese 
mismo año, se formó una Junta de Guerra en Buenos Aires y en 
marzo de 1897, Diego Lamas y Aparicio Saravia iniciaron las accio¬ 
nes armadas. El primer enfrentamiento, particularmente sangrien¬ 
to, fue el de Tres Arboles, que tuvo lugar el 17 de marzo de 1897 y 
en el que los revolucionarios resultaron victoriosos. 

Recién llegado de Europa, Pouey actuó como jefe en la 
Expedición Sanitaria de la Segunda Cruz Roja Oriental. La Primera 
Cruz Roja Oriental, creada en 1890 por una comisión de notables, 
fue disuelta para dar lugar a la que estamos considerando, que pese 
a que también se extinguió luego de 1904, puede considerarse la 
antecesora de la actual. En ese momento, estaba además la Cruz 
Roja de las Señoras Cristianas, liderada por Luis P. Lenguas, que con¬ 
taba incluso con un sanatorio completo, con 60 camas, ubicado 
en la Ciudad Vieja, que nunca llegó a inaugurarse. La historia de 
la Cruz Roja Oriental ha sido magníficamente desarrollada por el 
médico e historiador de la medicina, Augusto Soiza Larrosa, lo que 
nos exime de repetirla. 233 

Con motivo del primer combate referido, la Comisión 
Ejecutiva, con asiento en Montevideo, emitió el siguiente comu¬ 
nicado: 


233 


Soiza Larrosa, A. Medicina y Cirugía en las Guerras Civiles Uruguayas de 1897y 1904. 
Sesión del 14 de julio de 1978. Montevideo, Ses. Soc. Urug. Hist. Med, 1986:1:40- 


159. 


244 



“A las autoridades militares y civiles, sea del Gobierno de 
la República, sea de las fuerzas en armas contra los mismos, que 
Monseñor Ricardo Isasay tres sacerdotes que lo acompañan así como 
los Dres. Pouey y de Velazco y dos practicantes, pasan al campo don¬ 
de se ba librado reciente combate a prestar servicios profesionales a 
los heridos de ambas filas y suplican a esas mismas autoridades quie¬ 
ran prestarles los auxilios que necesitaren, al alcance de sus medios, 
con la consideración debida a su humanitaria misión”. Montevideo, 
17 de marzo de 1897. Fdo. José A. Ferreira, presidente ad-hoc; 
Jacinto de León, secretario”. 

Por consiguiente, en primera instancia, sólo Pouey y de Velazco, 
conjuntamente con dos practicantes, partirían hacia la Estación 
Francia, la más próxima al campo de batalla. Ante la magnitud 
del número de heridos, de lo que se tuvo conocimiento por un 
telegrama, la antedicha Comisión pidió a Miguel Herrera y Obes, 
Ministro de Gobierno, la ampliación de la comitiva. Es así que las 
autoridades de la II Cruz Roja , con la anuencia, aunque no con el 
beneplácito, del Poder Ejecutivo: 

“Envían un tren expreso, que salió de Montevideo hacia el 
Hospital de Sangre de Paso de los Toros el día 18 a las 2 a.m. la 
delegación médica, dirigida por Enrique Pouey, estaba integrada 
por Federico de Velazco, Isidoro Rodríguez, Luis Mondino, Juan B. 
Morelli, Luis P. Bottaro y Luis Demicheri, entre otros. Los practi¬ 
cantes fueron Alberto Stirling, Santiago Puppo, Ernesto Qiúntela, 
Manuel B. Nieto y Felipe Piriz ...” 

Los informes agregan que: 

“eldía 20sale otro convoy de la Cruz Roja de Señoras Cristianas 
con una expedición a cargo de Luis P. Lenguas, acompañado por J. 
Ponce de León, Luis Barattani, J. Etchepare y J.A. Crispo Brandis. 
Entre los practicantes figuraban Horacio García Rodríguez, J. 
Rodolfo Amargos, etc. ”. 234 


234 Lenguas, Luis P. Informe del Director de la Expedición a la Presidenta de la Sociedad de 
Señoras Cristianas. Montevideo, 1897. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Dice la Memoria de la Cruz Roja de las Señoras Cristianas que: 


“El doctor Pouey, refiriéndose a los auxilios prestados por esta 
Cruz Roja, decía en una publicación de aquella misma fecha [21 
de marzo]: Pocas horas después de la partida hacia Montevideo 
de nuestros primeros heridos, llegaba al Hospital de sangre una 
Comisión enviada por la Cruz Roja de Señoras Cristianas y com¬ 
puesta por numerosos y distinguidos miembros, cuyos nombres omi¬ 
timos por temor de que la premura con que hacemos esta comunica¬ 
ción nos haga ctdpables de algún olvido. El doctor Lenguas ofreció, 
en nombre de dicha Cruz Roja, los servicios de esa Comisión, ser¬ 
vicios que aceptamos gustosos; desde ese momento compartimos con 
esa falange las múltiples tareas que exigía el midado de nuestros 
heridos, cuyo número aumentaba a medida que llegaban nuevos ve¬ 
hículos que los trasladaban desde el campo de batalla a nuestro hos¬ 
pital. Además de ese auxilio profesional, hemos recibido de la Cruz 
Roja de Señoras Cristianas un auxilio en útiles: 120 catres con sus 
correspondientes colchones, almohadas, sábanas, camisones, calce¬ 
tines, material de curación, café, hielo, velas, cognac, champagne, 
etc. Tenemos especial agrado en señalar esos actos a la gratitud de esa 
Comisión Directiva” , 235 

Terminadas las actuaciones médicas en el campo bélico, se or¬ 
ganizó el traslado por tren de los heridos, en su mayoría al Hospital 
de Caridad de Montevideo, donde comenzaron a llegar en la maña¬ 
na del 21 de marzo, maniobra que estuvo bajo la dirección de Juan 
B. Morelli. 

Un decreto del 21 de abril establecía que “toda asistencia que¬ 
daría a cargo de la Comisión de Caridad y Beneficencia Pública, con¬ 
siderándose auxiliar cualquier otra organización ’. Pese a ello y por 
razones que se desconocen, cuando ocurrió la batalla de Aceguá, el 
Gobierno (que pretendía entretanto organizar su propia sanidad) 


235 República Oriental del Uruguay. Cruz Roja de Señoras Cristianas. Memoria de sus 
trabajos durante la guerra civil de 1897. Montevideo, Imp artística, de Dornaleche y 
Reyes, págs 54 y 55. 


246 



Ricardo Pou Ferrari 


recurrió a la Cruz Roja Oriental. Sus técnicos, ésta vez sin la presen¬ 
cia de Pouey, también se desempeñaron eficazmente. 

Es curiosa esta fugaz participación de Pouey como médico de 
guerra, que pudo haber obedecido a un mandato moral, así co¬ 
mo a su condición de hábil cirujano. Su retracción posterior, que 
comprende incluso la revolución de 1904, durante la cual continúa 
trabajando, pudo deberse a que no compartía ni toleraba la actitud 
oficial, hostil para con una entidad de beneficencia cuya dignidad 
debió haber respetado y alentado. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 32. 


247 




Capítulo XIX 


1898 

Ideología y política 


L a ideología filosófica, religiosa y política de Pouey es una 
incógnita. En ninguna oportunidad dio el menor indicio 
acerca de ella. 

El que Pouey fuera, durante toda la vida, amigo de Alfonso 
Lamas, además de su cuñado, nos lleva a pensar que estuviera más 
cercano al Partido Nacional. No obstante, nuestro personaje no 
manifestó públicamente sus opiniones al respecto, salvo la que ana¬ 
lizaremos al fin de este capítulo. 

Dedicó su vida a la profesión y a las tareas culturales y filantró¬ 
picas. Lo propio ocurrió con una minoría de los destacados médicos 
de su época, como fue el caso de Luis Morquio o Juan Pou Orfila. 
Era habitual que estuvieran involucrados políticamente y llegaran a 
posiciones relevantes de prestigio profesional. Lo mismo ocurrió en 
otros países europeos y americanos. El nuevo poder médico se hizo 
evidente por la presencia de sus representantes en puestos políticos 
y en las instituciones directrices de la Salud Pública. 


249 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Vamos a hacer una breve enumeración de los más notorios 
“médicos políticos ’ compatriotas, anteriores o contemporáneos a 
Pouey. 



Francisco Antonino Vidal. 


El caso más curioso y por demás conocido es el de Francisco 
Antonino Vidal, egresado de la Facultad de Medicina de París 
en 1853, quien fue Ministro de Gobierno de Flores en 1865 y 
Gobernador Delegado, entre abril de ese año y noviembre de 1866, 
mientras el Gobernador Provisorio se hallaba peleando en la Guerra 
del Paraguay. Electo Diputado por Cerro Fargo en 1868, pasó al 
Senado en 1870 en representación de Montevideo, ocupando la 
presidencia del cuerpo, razón por la que debió ejercer interinamente 


250 


Ricardo Pou Ferrari 


la Presidencia de la República en junio de 1870, mientras Lorenzo 
Batlle estaba en campaña con motivo de la “revolución de las lanzas 
Diputado por Montevideo en 1873, fue promovido a Senador en 
1876, accediendo otra vez interinamente a la Primera Magistratura 
entre el 15 de febrero y el I o de marzo de 1876 -entre la caída de 
Pedro José Varela Olivera y la fecha en la que el Coronel Lorenzo 
Latorre se declara Gobernador Provisorio-. Nuevamente presidente 
del Senado, Vidal ejerce, en dos oportunidades más, interinamente, 
la Presidencia de la Rapública, entre el 15 de noviembre de 1878 
y el I o de marzo de 1879 -cuando Latorre resigna el mando para 
poder ser electo como Presidente constitucional- y entre julio de 
1880 y marzo de 1881 -cuando Latorre solicita licencia-. Ante la 
renuncia de éste, Vidal es elegido Presidente Constitucional por el 
resto del período (hubiera sido hasta 1883), pero depone el cargo en 
1882, asumiendo Santos. Otra vez Presidente del Senado, Vidal es 
electo Presidente interino de la República el I o de marzo de 1886, 
pero rápidamente renuncia, para dar lugar a que el flamante sena¬ 
dor por el recién creado departamento de Flores, que era Santos, la 
ocupara por segunda vez, en su calidad de presidente del Senado. 
Más tarde, Vidal actúa como parlamentario casi hasta su muerte. 
Merece señalarse que en 1889 Vidal, “tan buen médico como pésimo 
gobernante ”, fallece en nuestra capital, como si el fin de su historia 
personal, tan íntimamente ligada al militarismo, desde Flores hasta 
Santos, cerrara la última puerta de una época histórica. 

Gualberto Méndez, doctorado también en París, tuvo a su cargo 
algunas misiones diplomáticas en 1859, durante la Administración 
de su futuro suegro Gabriel A. Pereira. Entre 1877 y 1878 fue 
Ministro de Relaciones Exteriores de Latorre; al momento de su 
fallecimiento era Senador. 

Pedro Visca, igualmente egresado de París en 1870, era fer¬ 
viente admirador de Latorre. Ocupó un escaño en la Cámara de 
Diputados por el departamento de Florida en la XIII Legislatura, 
la que quedó trunca en 1879; fue Senador por el mismo departa¬ 
mento en 1881, no otorgándole, en 1882, el voto a Santos para 
la Presidencia. Fue muy controvertido por sus pares -casi todos 
incondicionales del militar- por sus numerosas inasistencias a las 


251 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


sesiones, pero hizo caso omiso a las reiteradas admoniciones del 
Cuerpo. 

Francisco Soca fue Diputado por el Partido Colorado por el 
departamento de Durazno a partir de 1891, a instancias de Julio 
Herrera y Obes; Consejero de Estado en 1898, por designación de 
Juan Lindolfo Cuestas; nuevamente Diputado en 1908 y Senador 
por Rivera entre 1913 yl919, presidente de la Cámara Alta y por 
tanto, Vicepresidente de la República. En 1919 integró el primer 
Consejo Nacional de Administración. 

Manuel Quintela (1865-1928) -perteneciente al Partido 
Nacional- ocupó una banca parlamentaria en 1927. 

Alfredo Navarro colorado, en principio batllista y luego ad- 
herente a Terra, fue Presidente del Senado y Vicepresidente de la 
República en 1933. 

Juan B. Morelli (1868-1947) -blanco herrerista-, fue Diputado 
y Senador en varias legislaturas. 

Roberto Berro (1896-1986) -de la misma posición que el 
previamente nombrado-, fue Senador, Ministro de la Niñez (sin 
cartera), presidente y fundador del Consejo del Niño, miem¬ 
bro del Consejo Nacional de Gobierno y Ministro de Relaciones 
Exteriores. 

Por no citar sino algunos casos más, José Infantozzi, Carlos 
Butler, Alejandro Gallinal, también fueron parlamentarios. Ya hici¬ 
mos extensa mención a la actuación de Alfonso Lamas en el Partido 
Nacional. 

Las únicas ocasiones en que Pouey ocupó posiciones públicas 
honorarias, fue cuando actuó como miembro del Consejo Nacional 
de Higiene en 1892 y como Vicepresidente del Consejo de la 
Asistencia Pública Nacional, entre 1911 y 1915. Ambos desempe¬ 
ños han sido comentados en los capítulos respectivos. 

Poseemos un solo rastro sobre la posición política de Pouey -al 
menos hasta 1903-, y es que aparece, en calidad de integrante del 
Partido Constitucional, entre los firmantes de la nota en apoyo a 
Juan Lindolfo Cuestas, cuando éste disuelve el Parlamento. Veamos 


252 



Ricardo Pou Ferrari 


rápidamente en qué consistió la circunstancia histórica concreta a 
que hacemos referencia, para luego considerar la historia del men¬ 
cionado grupo político. 

Terminada la gestión de Julio Herrera y Obes, en marzo de 
1894, es electo Juan Idiarte Borda (1844-1897), nunca dueño de 
popularidad y cuya vida terminó trágicamente en la tarde del 25 de 
agosto de 1897, cuando fue muerto a tiros al salir de un Te Deum 
en la Catedral. Este fue el corolario de ese infausto año durante el 
cual los campos de la patria se habían empapado con “ sangre de 
hermanos ”, a raíz de la revolución, finalizada en setiembre por una 
paz negociada entre Cuestas (Presidente del Senado en ejercicio de 
la Presidencia) y los delegados de los blancos, entre los que estaba 
Alfonso Lamas. Esto dejó, al decir de Juan Pivel Devoto, al Uruguay 
con dos gobiernos, uno en la capital, a cargo del Presidente y otro 
en El Cordobés , donde residía y desde donde ejercía su fuerte in¬ 
fluencia política Aparicio Saravia, situación que era una constante 
amenaza de guerra y que se mantuvo, en ambiente casi irrespirable, 
hasta enero de 1904, en que se declaró la guerra civil. 

A consecuencia del magnicidio mencionado, asumió interi¬ 
namente Juan Lindolfo Cuestas en su carácter de Presidente del 
Senado. Joaquín de Salterain ocupaba la Cartera de Relaciones 
Exteriores. Recurramos ahora a los Anales Históricos del Uruguay de 
Eduardo Acevedo: 236 

“El señor Cuestas, que no se resolvía a ir a la disolución del 
Poder Legislativo, porque esperaba siempre que la mayoría de la 
Asamblea proclamara su candidatura presidencial, pidió dos días 
para saber a qué atenerse acerca de la actitud de esa mayoría y com¬ 
pletando el plan de amenazas, hizo publicar en «La Nación» un 
remitido suscrito por un centenar de firmas desconocidas, invitando 
a un mitin para pedir la disolución de la Asamblea”. 

Los adversarios -entre los que estaba Francisco Bauzá, Diputado 
por el Partido Colorado- no se dieron por aludidos y “ obtuvieron 

236 Acevedo, Eduardo. Anales Históricos. Montevideo, Barreiro y Ramos, 1934, vol 5, 
págs. 123-126. 


253 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


que la Comisión Permanente sancionara una minuta por la que se 
invitaba al Poder Ejecutivo a impedir el mitin anunciado Entonces 
Cuestas dictó el decreto de disolución del Parlamento, con “fecha 
del 10 de febrero de 1898y con las firmas de los ministros don Eduardo 
Mac - Eachen, general Gregorio Castro, don Jacobo A. Varela, doctor 
Joaquín de Salterain y doctor José Ramón Mendoza ’, invocando “la 
forma irregular en que se había operado la elección de la legislatura en 
1896”. 

Continúa Acevedo: 

“Todo el país adhirió con demostraciones de júbilo. Las co¬ 
misiones directivas del Partido Colorado, del Partido Nacionalista 
y del Partido Constitucional, invitaron al pueblo a realizar «una 
demostración de simpatía», decía la invitación, al Gobierno provi¬ 
sional del ciudadano don Juan Lindolfo Cuestas y al ejército que, al 
sostenerlo, ha prestado acatamiento a la voluntad nacional”. 

Y acá, lo que nos interesa más concretamente: 

“Entre los invitantes figuraban los siguientes ciudadanos: 
(colorados), José Batlle y Ordoñez, Saturnino A. Camp. Juan 
Campisteguy, Anacleto Dufort y Alvarez, Blas Vidal (hijo), Juan 
Blengio Roca, Pedro Figari, Arturo Santana, Domingo Arena, José 
B. Gomensoro, Alberto Guaní; (nacionalistas), Carlos A. Berro, 
Aureliano Rodríguez Larreta, Jtian Gil, Alfonso Lamas, Enrique 
Anaya; (constitucionalistas), Gonzalo Ramírez, Eduardo Brito del 
Pino, Martín C. Martínez, Enrique Pouey, Eduardo Acevedo, Juan 
Andrés Ramírez, Elias Regides, José Scoseria, Pedro Díaz, Jidián A. 
Saráchaga, José Antonio Ferreira”. 

Finalmente, consigna el historiador, fue José Batlle y Ordóñez 
quien dirigió la palabra a Cuestas en los siguientes términos: 

“En nombre de los 15 mil ciudadanos que formaban la colum¬ 
na popidar, expresando: «Recibís en estos momentos, le dijo, una 
investidura más poderosa que la que hasta ahora habéis tenido. El 


^54 



Ricardo Pou Ferrari 


pueblo mismo viene a proclamar aquí, que sois el ungido con el óleo 
de su confianza y el ejecutor de su voluntad soberana”. 

Más tarde, se integró el Consejo de Estado, con 38 colorados, 
24 nacionalistas y 6 constitucionales. Este órgano legislativo transi¬ 
torio eligió a Cuestas Presidente Constitucional por lo que restaba 
del período de su antecesor. 

El Partido Constitucional tuvo una vida relativamente corta, 
si bien aportó ideas que tendrían peso en el Uruguay de fines del 
siglo XIX. Fue un “ partido de ideas”, heredero de otros previos, ta¬ 
les como la Unión Liberal (1855) y el Partido Radical (1873). Fue 
fundado el 16 de mayo de 1880, por los principistas más intran¬ 
sigentes, entre los universitarios de ambos Partidos. Los “ doctores ” 
habían intentado en varias oportunidades establecer un Partido en 
el que primaran los principios y las ideas, sobre los intereses y la 
adhesión emocional. Al comienzo se lo denominó Gran Partido de 
las Instituciones Libres integrado por figuras prominentes pero que 
carecían de apoyo ciudadano. Su manifiesto fundacional se cen¬ 
tró en el punto de que las instituciones públicas democráticas eran 
soportes de la confianza civil y ciudadana y “ barrera para los unos, 
salvaguardia para los otros, lazo de unión para todos”. Las mismas to¬ 
maban el lugar que hasta entonces tenían los intereses particulares, 
que paralizaban toda iniciativa, por estar siempre condicionados 
por hechos circunstanciales. 

Entre sus impulsores figuraban Carlos María Ramírez (1847- 
1898), Pablo de María (1850-1932), Luis Piñeyro del Campo 
(1853-1909) y otros integrantes del Ateneo de Montevideo. Con 
posterioridad, lo formaron también Gonzalo Ramírez (1846-1911), 
Eduardo Brito del Pino (1839-1928) y (a tener muy presente, por 
su actuación en la Facultad de Medicina y la vinculación ulterior del 
segundo de ellos con Batlle y Ordóñez) Elias Regules y José Scoseria. 
Algunos de estos dirigentes desempeñaron papel importante en el 
momento de transición del autoritarismo a la democracia en 1887 
-léase la integración del Ministerio de la Conciliación, en el que 
José Pedro Ramírez (1836-1913) tuvo desempeño relevante-. El 
Partido Constitucional también influyó en los gobiernos sucesivos 


^55 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de la época entre siglos , en los pactos pacificadores, en los acuerdos 
electorales, en especial orientados a garantizar la representación de 
los grupos minoritarios, que de este modo pudieron acceder a los 
ministerios y a las bancas parlamentarias. Es así que los integrantes 
del Partido Constitucional “ a principios del siglo XX, contribuyeron a 
transformar una conmocionada república liberal, patricia y caudilles- 
ca, en una democracia de partidos y de sufragio popular masculino 
En 1893, los directivos entendieron conveniente su disolución, a 
efecto de que sus afiliados se reintegraran a los Partidos de los que 
provenían, con miras a enfrentarse contra el oficialismo. Sin embar¬ 
go, la agrupación se reorganizó en 1898 (y este es el momento en 
que Pouey formó parte de esta facción política), como ya mencio¬ 
namos, apoyando a Cuestas, junto a los Partidos tradicionales, para 
que éste disolviera el Parlamento y procediera a la integración del 
Consejo de Estado. 

En 1901 se celebró el acuerdo de todos los partidos políticos 
con la decisiva intervención del Partido Constitucional, cuyos diri¬ 
gentes decidieron, en 1903, en oportunidad de una nueva elección 
legislativa, renunciar a toda candidatura, en aras de asegurar la uni¬ 
dad, forma en la que se cerró definitivamente su ciclo vital. Muchos 
lo consideraron como un “ Estado mayor sin ejército ” o una “ minoría 
dentro de la minoría”. Sus dirigentes se integraron entonces a otras 
colectividades. 

Hay quienes ven el Partido Constitucional y sus ideas princi- 
pistas, como un esbozo de lo que sería más adelante el Nacionalismo 
Independiente, escindido del herrerismo en 1931, del que fueron 
principales actores Martín C. Martínez, Arturo Lussich (1872- 
1966) -médico, escritor y político-, Washinton Beltrán padre 
(1885-1920), Javier Barrios Amorín (1899-1964) -médico y polí¬ 
tico-, Alfredo García Morales (1881-1947), Pantaleón Astiazarán 
(1895-1995) -médico y político-, etc. Es de destacar que el pri¬ 
mero de los nombrados, formó parte desde 1916 del grupo de los 
“ principistas” , que junto con Alejandro Gallinal, Alfonso Lamas, 
Arturo Berro y otros, se irán perfilando como contrarios a la ten¬ 
dencia liderada por Luis Alberto de Herrera. Vemos que no está tan 
lejos la suposición de que Pouey estuviera ideológicamente en la 


256 



Ricardo Pou Ferrari 


misma tendencia de su cuñado Lamas y que formara parte de este 
movimiento principista, que pasó más o menos disimulado hasta 
que tuvo lugar la alianza herrerista con Terra, en oportunidad de 
dar éste el golpe de Estado en 1933. 


257 




Capítulo XX 


1898 

El sanatorio quirúrgico 

GINECOLÓGICO DE POUEY* 


E n 1898, Pouey establece su Sanatorio Quirúrgico 
Ginecológico , situado primero en la Calle Sierra y traslada¬ 
do al año siguiente a la que sería su ubicación definitiva, 
sobre la acera norte de la esquina de Cuareim y Uruguay, 
frente a la casa habitación de su propietario. La descripción del sa¬ 
natorio y su funcionamiento está bien hecha en el trabajo que sobre 
la casuística del mismo presentara Enrique Llovet -Médico interno 
de dicho Servicio- al II Congreso Médico Latinoamericano, efec¬ 
tuado en Buenos Aires en abril de 1904. 237 

La cirugía hospitalaria de la segunda mitad del siglo XIX, va 
decantando en el medio capitalino, dando origen a formas de asis¬ 
tencia privada, tendencia adoptada entonces en sustitución -que 
no será inmediata- de la que tenía lugar en los domicilios de los 

237 Llovet, Enrique. Estadísticas de la actividad del Sanatorio Pouey. II Congreso Méd. 
Latino Americano, 1904; 4:80-91. 


259 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pacientes, modalidad que persistirá todavía alrededor de un dece¬ 
nio más. Los médicos cirujanos y parteros están en condiciones de 
formar un equipo técnico más o menos sólido y ofrecer una aten¬ 
ción tanto de internación como de quirófano, acompañada de un 
laboratorio de patología, adecuado o moderno. 

El antes referido trabajo del íntimo colaborador de Pouey nos 
da un marco casi perfecto de las bases científicas de la práctica mé¬ 
dico quirúrgica en el momento de su publicación, que comprende, 
como decíamos, conquistas progresivas de las décadas centrales del 
“siglo XIX largo”. 

En primer término aparece el higienismo, ya muy específico en 
la práctica de una rigurosa antisepsia, evolucionando más o menos 
lentamente hacia la asepsia. Asevera Llovet: 

“Respecto a la desinfección de las enfermas, nada digno de 
mención; toman siempre un baño jabonoso el día antes y en el 
momento de la intervención; la tarea de desinfección de las ma¬ 
nos, punto sobre el cual quiero insistir, podría, a mi juicio, divi¬ 
dirse en dos partes. La primera y tal vez la más esencial, sería la 
relativa a los cuidados y a la vigilancia continua de las manos, 
antes de la intervención, siempre si es posible, tarea a la cual el 
cirujano debe acordar una importancia capital, si quiere obte¬ 
ner excelentes resultados. El método más seguro para desinfectarse 
bien las manos es el de no infectárselas nunca y esto se realiza 
en nuestro sanatorio practicando sistemáticamente las curacio¬ 
nes con guantes de goma, procedimiento que se hace extensivo al 
consultorio, para el examen genital bimanual de enfermas desco¬ 
nocidas, y en particular para aquéllas que se cree son portadoras 
de una infección de naturaleza virulenta. En todos los demás 
casos el examen se practica sin guantes, pero teniendo siempre la 
buena precaución de enjabonarse inmediatamente para impedir 
la impregnación microbiana de las manos, aún cuando no fuere 
sino de especies microbianas de naturaleza poco virulenta”. 

Podríamos tomar este párrafo como una declaración de adhe¬ 
sión contundente a la ya antigua y por mucho tiempo desatendi¬ 
da prédica del malogrado Ignaz P. Semmelweiss con referencia a la 


260 



Ricardo Pou Ferrari 


antisepsia primigenia, previa a la “teoría de los gérmenes”, cuando se 
barruntaba la acción de los mismos en la patología humana. Y sin 
embargo, es notable cómo, pese a la contundencia de la mentalidad 
científica de la Patología microbiana, que Pouey tanto contribuyó 
a desarrollar, ni él ni sus colaboradores podían desprenderse total¬ 
mente de la idea por la que se incriminaba al aire como vehículo de 
infección. 

En segundo lugar, se destaca la higiene en el sentido de la moder¬ 
na patología, en ese momento conceptuada todavía como Patología 
general y centrada en la microbiología. No olvidemos que Pouey, 
durante su formación médico quirúrgica en París, había abrazado la 
Patología general microbiológica en el ambiente pasteuriano, guiado 
por un cirujano partero, Jacques Amedée Doléris, quien a su vez se 
había zambullido desde joven en la investigación microbiológica 
de laboratorio. Dicha decisiva adquisición de Pouey es volcada con 
intensa vocación y profundo sentido, tanto de la responsabilidad 
como de la modernización de la asistencia en Montevideo, y es no¬ 
toria en el precioso documento de su discípulo Llovet. Refiere éste, 
señalando la metodología seguida en el Sanatorio: 

“Allí se examinan y cultivan en la estufa todos los líquidos 
sospechosos que encontramos en el curso de las operaciones, estu¬ 
dio que se complementa por medio de inoculaciones en conejos y 
cobayos”. 

Tercero, en el sanatorio de Pouey también se practicaba en 
forma casi sistemática -aunque paradojalmente de manera no tan 
esencial- la obligatoria anatomía patológica histológica de las piezas 
extraídas, para lo cual contaba con el doctor José Agustín Aguerre, 
“competentísimo especialista en anatomía patológica, a cuyo cargo está 
el laboratorio, [y que] se ocupa del examen de todas las piezas intere¬ 
santes que se extraen, y a su dedicación debe el doctor Pouey un precioso 
e interesante museo de anatomía microscópica”. No perdamos de vis¬ 
ta que la histopatología de cuño virchowiano (que llega a nuestro 
medio especialmente a través de la traducción francesa de la obra 
del investigador germano y de obras francesas de Robin, Cornil y 
Ranvier), se había impuesto en la práctica médico quirúrgica —es- 


261 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pecialmente hospitalaria- en el hemisferio norte, en las décadas de 
1860 y 70, o sea sensiblemente antes que los estudios de patología 
microbiológica. Pero, tal y como creemos entenderlo a través del 
documento elaborado por Llovet, ésta última tenía más jerarquía 
que la primera a la hora de pretender dar solución a los problemas 
clínicos, sobretodo a aquellos más graves, que eran los que conlle¬ 
vaban procesos infecciosos. En definitiva, esta actitud es una de las 
grandes marcas que imprime “el organizador de la cirugía uruguaya 
en nuestro medio, quien la plasma progresivamente para el benefi¬ 
cio de sus numerosas pacientes, tanto uruguayas como procedentes 
de regiones vecinas, como el litoral argentino, Paraguay y el sur del 
Brasil. 

La labor de este Sanatorio, lo mismo que la de los otros que se 
fueron creando en Montevideo consecutivamente, tiene dos gran¬ 
des campos de acción: la cirugía general propiamente dicha, que 
abarca todo el cuerpo humano y por otro lado, la cirugía especial, 
en este caso ginecológica, que tenía su máxima expresión, tanto 
cualitativa como cuantitativamente, en la cirugía intra abdominal, 
dado que la mayor parte de las intervenciones se practicaban a través 
de la operación emblemática de ese tiempo, la laparotomía, que ya 
había permitido el inicio del desarrollo de la otra gran especialidad 
quirúrgica de esta época, la urológica. De todas maneras, la ausen¬ 
cia todavía de una práctica quirúrgica de especialización definida, 
potenciaba en cada acto quirúrgico una especie de asociación de 
procedimientos y maniobras. Estas eran practicadas por un mismo 
cirujano, que ya había abrazado -sin embargo- una tendencia de 
la cirugía en este tiempo, y que le permitía presentarse como, por 
ejemplo, cirujano ginecólogo, cirujano urólogo, cirujano partero. 
Tal vez menos claro resulta esto en aquellas especialidades que ya 
habían definido su campo de acción a regiones más restringidas y 
específicas del organismo, como es el caso de los cirujanos oftalmó¬ 
logos u otorrinolaringólogos, que prácticamente no operaban más 
allá del cuello. 

¿Qué fenómeno explica el hecho, tan naturalmente relatado 
por Llovet en sus consideraciones estadísticas, de que estos ciruja¬ 
nos y ginecólogos (con Pouey organizador a la cabeza) resolvieran 


262 



Ricardo Pou Ferrari 


con tanta frecuencia más de una patología con el vientre abierto y/o 
por medio de la vía vaginal? Tal vez la doble formación adquirida 
por Pouey, tanto en Montevideo, en calidad “ Alumno interno ’ en 
las salas del Hospital de Caridad, como en los hospitales y labora¬ 
torios de París, marcaron un camino de vocación asistencial ancho 
pero de bases rigurosas, con abundante formación clínica y semio- 
lógica, rica versación en la nueva patología y la nueva cirugía y con 
un serio desarrollo de criterios, tanto éticos como tácticos, que lo 
empujaron a resolver con mucha frecuencia más de un evento pa¬ 
tológico en el mismo acto operatorio. Puede valer como botón de 
muestra de este espíritu, la anécdota vivida y trasmitida oralmente 
por Velarde Pérez Fontana, quien, ayudando a su querido maestro, 
al ver que este resolvía en el curso del mismo acto quirúrgico, una a 
una, varias situaciones diferentes, le expresó su asombro, a lo que el 
primero respondió que era preciso aprovechar la oportunidad para 
hacer todo lo que estaba en sus manos en bien de la paciente. 238 

Llovet refiere, entre otros datos, que tanto exámenes ginecoló¬ 
gicos como intervenciones, se realizaban “a mano desnuda”, previo 
lavado cuidadoso, salvo en las “enfermas desconocidas o infectadas ”, 
situación en las que se empleaban guantes de goma. 

Las precauciones de antisepsia pre operatoria eran las propias 
del método listeriano tradicional, a las que se fueron sumando la 
asepsia de instrumentos, campos y compresas. 

Las indicaciones quirúrgicas excedían a las de índole gineco¬ 
lógico. Se realizaban colecistostomías, extirpación de quistes hidá- 
ticos abdominales y hasta un caso de descompresión craneana por 
trepanación, en un niño portador de un tumor de cerebelo, que 
murió horas después. El autor admite que en muchas de estas in¬ 
tervenciones, no estrictamente ginecológicas, actuaban destacados 
cirujanos, no pertenecientes al equipo de Pouey, que venían a ope¬ 
rar al Sanatorio. 

Entre las operaciones ginecológicas, la mayoría eran -como 
ocurría en el Hospital- legrados y “vaciamientos conoideos cervica¬ 
les”, pero también se efectuaban histerectomías, así como corrección 

238 Dr. Orlando Gil Solares, comunicación personal. 


263 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de prolapsos y de retrodesviaciones uterinas, éstas últimas según la 
técnica de Doléris. La mortalidad quirúrgica total estaba alrededor 
del 10%. 

En ese Sanatorio también actuaron como ayudantes: Bottaro, 
Pou Orfila, Becerro de Bengoa, Crispo Acosta y Pacheco. Los dos 
primeros, así como también Llovet, quedaban a cargo del estableci¬ 
miento durante las ausencias de Pouey. 

El Sanatorio Pouey fue uno de los primeros de su índo¬ 
le en Montevideo. Casi simultáneamente, Alfonso Lamas y Luis 
P. Mondino fundaron su propio instituto, situado primero en el 
centro y después en la zona de Tres Cruces. Alfredo Navarro esta¬ 
bleció el suyo en las inmediaciones de Agraciada y Asencio. Luis P. 
Lenguas, junto a Fausto Veiga, instaló otro sanatorio en 1903 en la 
calle Nueva Palmira (hoy Luis P. Lenguas ). 239 

Debe destacarse, no obstante, que la institucionalización de la 
medicina privada había comenzado con anterioridad, como “asis¬ 
tencia mutua?. Valen como ejemplos la Asociación Española Primera 
de Socorros Mutuos (1852), el Hospital Británico o de los extranjeros 
(1857), el Ospedale Italiano (primero en 1850, en los alrededores de 
Libertador y Paysandu, luego en Soriano y Río Negro y finalmen¬ 
te, en 1890, en su actual ubicación), el Círculo Católico de Obreros 
(1885) y mutualistas vinculadas a otras colectividades. Sobre las 
consecuencias indirectas que este fenómeno tuvo sobre la medicali- 
zación de la vida, ya nos hemos ocupado en otra publicación. 240 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 34. 


239 Pou Ferrari, Ricardo y Mañé Garzón, Femando. Luis P. Lenguas , op.cit.: 23. 

240 Pou Ferrari, Ricardo Augusto Turenne, op.cit.: 43. 


264 



Capítulo XXI 


1898-1904 

Vaciamiento conoideo, 

OPERACIÓN DE POUEY * 



El doctor Pouey, de, El Uruguay Ilustrado. Revista 
Quincenal, Año 1,3: 1. 


265 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En la década de 1880 y muy especialmente en la del 90, el desa¬ 
rrollo de la patología microbiológica, tanto experimental (piénsese 
en la prolífica labor de los Institutos de Higiene Experimental que 
en esencia lo eran de estudios microbiológicos) como histopatológi- 
ca (que si bien tenía una base eminentemente clínica era una disci¬ 
plina en pleno desarrollo de técnicas y pautas de trabajo), llamaron 
a los cirujanos, fueran de tendencia ginecológica o pertenecieran a 
las otras especialidades en ascenso, a una rica y fructífera mesa de 
trabajo. 

Estos profesionales, que se abocaron a formarse en los labora¬ 
torios para estudiar y entender algunos de estos procesos infecciosos 
(como la infección gonocócica en la mujer o las que provocaban 
apendicitis y otros cuadros de peritonitis), desarrollaron -de alguna 
manera- una nueva mentalidad para enfrentar los serios y a menu¬ 
do complejos problemas clínicos que estas afecciones conllevaban. 
De hecho, esta nueva mentalidad debió haber colaborado al desa¬ 
rrollo de las especialidades quirúrgicas en sentido moderno (pense¬ 
mos en la ginecología, la urología, la neurocirugía, la cirugía ósea, 
etc.). Un ejemplo, ya bastante bien conocido al día de hoy, es la 
historia de la cirugía apendicular, que hasta que no se logró cruzar, 
en forma fehaciente y precisa, su patología microbiológica con su 
histopatología, no fue posible justificar el requerimiento de extirpar 
este órgano de aspecto tan banal y que, sin embargo, provocaba la 
muerte en muchos casos, por la incontenible evolución de la infec¬ 
ción aguda (apendicitis aguda). 

Los ejemplos que a nosotros nos han puesto en el camino de 
estudiar y reflexionar este problema histórico, son nada menos que 
los que motivaron a Enrique Pouey a trasladarse a París y enfrascar¬ 
se en los laboratorios de bacteriología, para profundizar y conocer 
en detalle la patología de la infección vinculada al embarazo y al 
parto (la tan temida y mentada infección puerperal) y de la gono¬ 
rrea (relacionada, al igual que la sífilis, a la transmisión conocida 
entonces como venérea). 


266 



Ricardo Pou Ferrari 


De este modo, se va gestando una mentalidad terapéutica nue¬ 
va, que a su vez es prolífica, en el sentido que va abriendo nuevos 
caminos. Estos senderos son más el producto de la diferente menta¬ 
lidad científica -de algún modo invadiendo el campo de la cirugía- 
que la consecuencia de la aplicación de las medidas antisépticas, na¬ 
cidas de los conceptos primitivos de la microbiología pasteuriana. 
Los nuevos cirujanos aprenden experimentalmente la patogenia de 
las infecciones que ven en la clínica y consecuentemente desarrollan 
una concepción terapéutica más rica y eficaz. 

Este fenómeno podría ser ejemplificado con el aporte original 
de Enrique Pouey para el tratamiento de la infección crónica del 
cuello uterino (metritis cervical crónica), casi siempre de causa go- 
nocócica. Como hemos tratado de demostrar, se trata de un ciru¬ 
jano, que se comprometió ante el Estado y la ciudadanía uruguaya 
-que en definitiva financiaron su viaje-, a formarse como cirujano 
ginecólogo. En París se va a exponer a un doble esfuerzo intelectual: 
por un lado, la formación en los laboratorios, y por otro en la clíni¬ 
ca hospitalaria y en el terreno privado donde estos protagonistas se 
desempeñaban. Como consecuencia de esta intensa experiencia for- 
mativa y de actuación clínico asistencial, Pouey se verá impulsado 
primeramente a pensar en profundidad y, según el nuevo criterio 
quirúrgico, a extirpar la infección gonocócica del cuello uterino, 
que, como él bien sabía -por la anatomía microscópica peculiar 
del canal uterino-, podía permanecer en el fondo de las glándulas 
y, en ciertas condiciones, ascender por el tracto genital e infectar la 
cavidad peritoneal. Es por medio de este criterio que luego, sin difi¬ 
cultad y por analogía, los ginecólogos, antes que otros especialistas, 
incursionarán en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de cuello 
uterino. Dejamos planteado así con especial destaque, el paralelo 
entre antisepsia y terapia oncológica; por medio de aquélla se pro¬ 
curó, en primera instancia, evitar la propagación del microbio des¬ 
de su sitio de invasión y luego, promover la acción a distancia del 
producto antiséptico más o menos específico (léase: lavados, sueros, 
neosalvarsán, sulfas, antibióticos). En la oncología, se buscó al ini¬ 
cio que el agente terapéutico destructor de las células cancerosas 
actuara localmente -extirpación quirúrgica, cáusticos, aplicación de 


267 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


radium, “emanaciones”- y más tarde, también en forma regional o 
sistémica -excéresis o irradiación de ganglios tributarios, quimiote¬ 
rapia, hormonas, antihormonas, etc.-. 


t XjEQOHSTS 


L’ANATOIIE I’ATKOÍMIQUB' 

DES MÉTIin i.S, DES SÍU'lMaf 

kt ^ 

DES CA.NCERS DE I/DTEKIS 

'■'/h « 

r’A.ITES -A. L’HOTEL ÍXtJ§2 U 


IMR 

M. V. Cornil 

l’rufüüwur »• In Fncnlt«> do nt<vl<*hi«* «Ir» l'nri», momltiv 
ilo rAaulOniiv >!• iniVlonlue, 

kt NKccKii.i.tiof i»ab M. LAFFITTK, Ltraisi: un nóntait 
« M. *.k IKhtvl’Ií TOUPET, axi’ikx rarenn imu núiitaux 


^«=5-* 


I* AIIIS 

Anciennc Labra i rio Cfermer Tínilli.'-re «V C ! 

FÉLIX A LOAN. KDITEUR 

108 , UOUI.KYAKD KAINT-OKRH AIX, 108 
1880 

Ton* dmtu réurvw. 


Carátula de las Lecciones de anatomía patológica de Cor¬ 
nil, 1889. 


268 



Ricardo Pou Ferrari 


Nos ha parecido singularmente revelador el libro de Victor 
Cornil (1837-1908), que reúne sus clases de anatomía patológica 
microscópica, dadas en el Hótel-Dieu de París, presuntamente en 
el curso del año 1888. 241 En efecto, constituye un vivo documento 
del estado de desarrollo de los conocimientos histológicos e histo- 
patológicos al final del período de estudios médicos de Pouey. Si 
bien ya en 1864, aquel autor publica un trabajo titulado Recherches 
sur la muqueuse du col utérin a l’état normal 242 -lo que pone en evi¬ 
dencia la temprana incursión en la investigación histológica-, en la 
obra que estamos analizando asevera que la misma ha sido posible, 
“gracias a las audacias de los cirujanos, que en ciertos casos no dudan 
en realizar la ablación de los anexos y aún del útero entero, ya fuere 
mediante la laparotomía o por la histerectomía vaginal”, entre los que 
se cuentan “ los queridos colegas Mrs. Péan, Terrillon, Pozzi, Routier, 
Bouilly, Doyen, Doléris, etc”. Estos ejercicios quirúrgicos, producto 
de un nuevo empuje clínico terapéutico, renovaron el interés de un 
micrógrafo consumado como Cornil, tanto para reeditar sus viejos 
estudios histológicos como, muy particularmente con el “ empleo 
de nuevos métodos”, ahora junto a Mr. Brault, para aplicarlos a las 
piezas emergentes de las salas de operaciones. De este modo, ha 
podido disponer de material fresco donde efectuar los estudios mi- 
crográficos con mayor precisión. Es así que en su obra muestra los 
preparados, cuyas imágenes son reproducidas en admirables dibu¬ 
jos, correspondientes a casos de endometritis, cervicitis, salpingitis 
y cánceres. Las observaciones son notablemente exactas, si bien, 
salvo en el caso de las infecciones tuberculosas, los microorganis¬ 
mos no se observan. 

La aplicación específica de la nueva y fructífera mentalidad 
quirúrgico patológica pondrá a los “ nuevos ” cirujanos en el camino 
de adecuar los procedimientos de resección del cuello uterino, 


241 Cornil, V. Legons sur l’anatomie pathologique des métrites, des salpingites et des cancers 
de l’utérus, faites a l’Hdtel Dieu et reccueillies par M. Laffite, interne des Hópitaux et M. 
le doctettr Toupet, anclen interne des Hópitaux, originalmente publicadas en el Journal 
des connaissances médicales , luego como libro: París, Ancienne Librairie Balliére, Félix 
Alean, éd., 1888, 139 págs. 

242 Cornil, V. Recherches sur la muqueuse du col utérin a l’état normal”. París, Journal de 
l’Anatomie, ler juillet, 1884. 


269 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


desarrollados en la segunda mitad del siglo XIX, para aplicar un 
tratamiento eficaz y de intención curativa de la gonorrea (la causa 
más frecuente según diversos estudios, de los que la tesis de Pouey 
de París da cuenta). No podemos perder de vista que mientras 
este ginecólogo incuba la creación de su técnica del “vaciamiento 
conoideo ” del cuello uterino, tanto la medicina clínica como la del 
laboratorio -y muy especialmente las autoridades político sanitarias, 
que van organizando sesudamente sus labores y servicios- tienen 
como premisa dominante la “higiene pública y privada ’ de los 
ciudadanos. Extirpar completamente el locus de la infección -lo 
cual quedaba en evidencia por el estudio histopatológico de las 
piezas- equivalía, al mismo tiempo, a curar definitivamente los 
síntomas que a ella se vinculaban y, además, a tomar una medida de 
profilaxis contra la propagación de esta enfermedad venérea. Como 
ocurrirá con el paso del tiempo, cuando se vaya teniendo conciencia 
de la frecuencia de los cánceres de cuello uterino, se insinuará que 
las infecciones crónicas, por irritación, podrían ser además -entre 
otros- un factor desencadenante de aquellos. 


o J 



Ilustración de Cornil, cáncer cervical. 


270 



Ricardo Pou Ferrari 


También tenemos que tener en cuenta las peculiaridades de 
Montevideo en plena Belle Epoque. Tal vez la marca socio económi¬ 
ca que identificaba a nuestra capital era la de ciudad portuaria, con 
un intenso comercio marítimo —principalmente tránsito de merca¬ 
derías- y en un momento histórico de gran afluencia inmigratoria, 
circunstancias ambas que ponían en contacto a una población ex¬ 
tranjera de importante magnitud y a la vez de riesgo de enferme¬ 
dades de trasmisión sexual -emigrantes, marinos y comerciantes- 
con nuestros ciudadanos. El complejo y tantas veces desgarrador 
fenómeno de la prostitución y “ trata de blancas ” puso en jaque a 
las autoridades policiales por un lado (dado que la oferta sexual 
estuvo mayormente organizada por grupos de estilo mafioso) y a las 
autoridades médico sanitarias por el otro, para intentar controlar el 
desarrollo de los males venéreos. Pero, a su vez, este intenso tránsito 
de personas sirvió en bandeja o, si se quiere mejor, sirvió en las 
camas, a nuestros clínicos, que tuvieron la oportunidad de atender 
muchos más casos, particularmente de infecciones genitales femeni¬ 
nas. Si bien, como es obvio, se trataba de un mal compartido entre 
hombres y mujeres, éstas sufrieron, aparte del encerramiento en el 
medio hospitalario, la terapia quirúrgica agresiva. También la pro¬ 
paganda higiénico sanitaria intentó amedrentar o coaccionar a los 
varones para encauzar de alguna manera sus prácticas sexuales. Por 
otra parte, los clínicos desarrollaron ciertos métodos profilácticos 
de las enfermedades venéreas, como sucedió en nuestro medio con 
Pou y Orfila, quien trajo de Alemania, para evitar la infección vené¬ 
rea masculina, un procedimiento consistente en “la aplicación sobre 
el pene de una solución de protargoly luego pomada de calomeF a pos- 
teriori del coito, que publicó en 1908. 243 Una de las consecuencias 
alejadas de la blenorragia masculina era la estrechez uretral, que con 
diferentes grados de anfractuosidad llegaba a la retención de orina, 
complicación para la cual, desde principios de siglo XIX, los pro- 
to cirujanos urólogos desarrollaron procedimientos para resolverla, 
mediante el empleo de sondas y bujías, maniobras por otra parte 
riesgosas para los pacientes. El auge de esta enfermedad durante la 
Belle Epoque -al menos en el mundo occidental- determinó que 
cirujanos y urólogos, que no habían llegado a ser aún ni lo uno ni 

243 Pou Orfila, J. Profilaxia individual práctica de las enfermedades venéreas en el hombre 

según el procedimiento de Blokucevsky. Montevideo, R. M. U., 1908: 11 (4): 197-200. 


271 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


lo otro, se dedicaran al tratamiento específico de esta complicación. 
Es así que, cuando Pouey termina su carrera en Montevideo y se 
embarca para especializarse en París, un aspirante frustrado a ciru¬ 
jano, de buen desempeño como profesor libre de anatomía en dicha 
ciudad, Joseph Auguste Fort, dedicó buena parte de su oferta profe¬ 
sional, tanto en Brasil como en el Río de la Plata, al tratamiento de 
estas estrecheces por electrólisis lineal y que, de regreso en París, con 
el bagaje de experiencia recogido en nuestro continente, se dedicara 
a aplicar este método con gran éxito asistencial y económico. 

Como antecedente nacional al estudio del tratamiento quirúr¬ 
gico de las cervicitis o metritis cervicales , contamos con la tesis para 
optar al grado de doctor en medicina y cirugía de Augusto Turenne, de 
1894, seguramente inspirada por el entonces Profesor de Medicina 
Operatoria y Padrino de tesis y de grado, Enrique Pouey, quien le 
proporciona buena parte de la casuística de las amputaciones cer¬ 
vicales, siendo este procedimiento entonces utilizado. 244 Comienza 
Turenne planteando esta pregunta: 


FACULTAD DE MEDICINA 

COHTRIBUCIÓN AL ESTUDIO 

DEL 

Tratamiento Quirúrgico 

DE LAS 

CEEVICITIG 

TESIS 

nunuoi mi cm» u cubo oc doctm er if ten i okiuU 

roí 

^Augusto íLurcnnc 

'» < ' 

MONTEVIDEO 

IMPRIMIA «El troco ILCMRAIK)», DE TORMMC, VARZI V C.* 



Tesis de Turenne sobre tratamiento quirúrgico de las 
cervicitis (1894), inpirada por Pouey. 


244 Turenne, A. Contribución al estudio del tratamiento quirúrgico de la cervicitis. Tesis de 
doctorado. Montevideo, Imp. El Siglo Ilustrado, 1894. 


272 




Ricardo Pou Ferrari 


“¿Tiene importancia el estudio de la cervicitis? La tiene y en sumo 
grado. ¿Cuántas y cuántas mujeres pasan meses y años, cuando no la vi¬ 
da entera, en un estado desesperante por su resistencia a los tratamientos 
más o menos racionales a los que se someten o de que son víctimas? Su 
vida no es más que un continuo tormento moral y material; presa de 
dolores, si no vivos, constantes, de trastornos vesicales y rectales, dispep¬ 
sias interminables, fenómenos histéricos de todo género, neurastenia que 
las tiene elle y las hace assommantes como dice Charcot en sus lecciones 
clínicas; interrumpida esta marcha crónica por empujes agudos, del que 
no siempre se libran los anexos, y que concluyen por hacer de la desgra¬ 
ciada enferma un ser impotente e inútil, para sí y para los suyos”. 

La cervicitis se configura en el plano médico quirúrgico, pe¬ 
ro también en el más puro plano de la nueva ginecología, como 
un cantón o acantonamiento, no sólo de microbios potencialmente 
muy peligrosos, sino como un foco de auténtico histerismo. Lo que 
estamos tratando de expresar es que estos microbios se introducen 
en una muy sensible zona anatómica de las mujeres, prácticamen¬ 
te siempre por medio de una relación sexual, lo que conlleva la 
presión de íntimos resortes o el toque de delicadas cuerdas de su 
instrumento corporal y vital. Ergo, el fenómeno patológico y toda 
la sensibilidad auténtica que lo rodea se asienta en el útero, en el 
hysteros, por lo que allí se desarrolla un proceso al cual primero po¬ 
dríamos calificar de hysterosis, en estricto lenguaje médico, pero que 
la sociedad y muy especialmente los médicos de las “enfermedades 
de las mujeres” , como se denomina a los nuevos ginecólogos, inclu¬ 
yen dentro del imaginario de la histeria femenina. Corresponde a 
los cirujanos, a esa altura de los acontecimientos, poner remedio 
definitivo -si bien a veces sometiendo a sus pacientes a tratamien¬ 
tos heroicos- al estado desesperante, de tormento moral y material 
que las aquejaba. Queda estampado, en relación con este tema, el 
nombre del viejo patólogo, convertido en neurólogo, con visos de 
psiquiatra, Jean Martin Charcot, la mayoría de cuyas pacientes eran 
mujeres (no obstante haber dedicado parte importante de su obra 
al estudio de la histeria masculina) y de cuyas clases Sigmund Freud 
(1856-1939) tomará nota para desarrollar -a punto de partida de la 
hipnosis- su revolucionaria concepción del análisis de la psiquis. 


273 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Charcot tratando a una histérica por medio de la hipnosis, en el Hospital 
de la Salpetriére. 


El vaciamiento conoideo , la aparentemente “ pequeña contribu¬ 
ción ’ -como solía tildarla su creador- se agrega a la ya importante 
bibliografía en materia de cirugía ginecológica. Comenzó a efec¬ 
tuarse en 1898, tanto en medio hospitalario, sanatorial (el sanatorio 
quirúrgico ginecológico de Pouey, fundado precisamente ese año), 
como 11 en ville ” (en una época donde aún algunas operaciones se 
practicaban en el domicilio de los pacientes). Cuando, en 1900, 
conjuntamente con la Exposición Universal de París, se celebra en 
dicha ciudad el Congreso Médico Internacional, que reúne a espe- 
cialitas en distintos campos de la medicina, Pouey ejecuta su opera¬ 
ción ante el grupo de los discípulos de Doléris. De este modo, ella 
es conocida, a través Paul Petit, anatomista, cirujano y ginecólogo, 
quien la publica al año siguiente, en la Presse Médicale, bajo la de¬ 
signación de “ operación de Pouey’ , con notables ilustraciones, que 
luego son reproducidas en diferentes trabajos. Al finalizar esta co¬ 
municación, su autor expresa que vio a Pouey desempeñarse con el 


274 






3 A 


Flrur» 2 II 



Pirara 3. 


Ilustraciones del trabajo de Paul Petit sobre el vaciamiento conoideo, en la Presse 
Médicale, 1901. 


En abril de 1904, mientras en nuestro territorio se desarrolla¬ 
ba la violenta conflagración civil, Pouey presenta oficialmente por 
vez primera su técnica, en ocasión del Segundo Congreso Médico 
Latinoamericano , reunido en Buenos Aires, que reproducimos ínte¬ 
gramente en el Apéndice Documental. La publicación es un nota¬ 
ble ejemplo del estilo de su autor; en menos de dos carillas, con sen¬ 
cillez pero precisión, consigna el procedimiento, sus indicaciones y 


245 Petit, Paul. Cure radícate de la cervicite, procédé de Pouey. París, Presse Médicale, N° 
41, mercredi 22 mai, 1901, págs. 238-239. 






El Profesor Enrique Pouey y su época 


contraindicaciones, las precauciones y consecuencias alejadas, tanto 
desde el punto de vista de la infección como del futuro reproducti¬ 
vo de la paciente. Curiosamente, no ofrece una casuística traduci¬ 
da en números, no obstante lo cual muestra singular confianza en 
su aporte terapéutico. Tampoco lo ilustra con figuras explicativas. 
Comienza la comunicación señalando que considera “ recomendable 
su procedimiento ” ya que: 


\E\xiste toda una categoría de enfermas que el higienista, más 
aún que el ginecólogo, desea ver curada a la mayor brevedad: en 
esas mujeres de vida irregular, los medios suaves, aplicados con más 
o menos constancia, no dan resultados apreciables y es común ver 
persistir por meses una secreción muco-purulenta abundante —su¬ 
puestamente virulenta— producto de una mucosa infectada y ex¬ 
puesta a repetidos traumatismos. La supresión precoz de este foco 
es un beneficio para la salud de la enferma, a la vez que para la 
higiene pública. Es pues, interesante determinar las condiciones en 
que se debe intervenir, conciliando los intereses de la enferma con 
los de la comunidad. 


Esta frase introductoria, sintetiza con sutileza y exactitud, a la vez 
que con un gran criterio médico social, la intención del cirujano, que 
a punta de bisturí procura resolver, tanto la situación individual como 
la “ amenaza sociaL representada por las enfermedades venéreas. Pudo 
ser consciente Pouey que estaba ofreciendo un recurso para las mu¬ 
jeres de “ vida irregular" , en plena atmósfera de la “ Belle Epoque" , en 
que se propendía a un juego más libre de la sexualidad que en épocas 
inmediatamente anteriores y en la cual, a falta de antimicrobianos o 
antisépticos útiles y eficaces para penetrar en el foco infeccioso de una 
estructura peculiar como es el cuello del útero, nuestro cirujano gine¬ 
cólogo concibe un procedimiento en el cual el clásico bisturí se con¬ 
vierte, en este caso, en el antimicrobiano. En esta frase está designando 
-además— a dos especialidades médicas del momento, la del higienista 
y la del ginecólogo. Con la primera de ellas, Pouey está pensando en 
su amigo, el cirujano, oftalmólogo, médico y esencialmente higienista 
Joaquín de Salterain. Tan ponderada era la posición de Pouey, que 


276 



Ricardo Pou Ferrari 


antepone a su propia y naciente especialidad -supeditada a la cirugía- 
una que podríamos llamar “medicina so ciaT , a la cual él, como todo 
profesional bien avenido en ese instante, debe justipreciar: la higiene, 
que es sinónimo de salud pública. Se pliega entonces, con su bisturí, a 
la práctica de la higiene -tanto privada como pública—, tanto como a 
la salud individual. Pouey ha “ crecido ” en un ambiente que puede verse 
reflejado en la historia de las instituciones públicas, cuyas sucesivas 
denominaciones -Consejo de Higiene Pública y el Consejo Nacional 
de Higiene— implica el involucramiento del Estado en la regulación 
del balance entre la higiene privada y pública. 

En el mismo Congreso, quien era su ayudante en los diferentes 
ámbitos quirúrgicos antes señalados, Enrique Llovet, presenta un 
trabajo sobre la casuística del sanatorio de Pouey, que ya estudia¬ 
mos. 

En 1905, en una “nota del traductor ” del Atlas Manual de 
Operaciones Ginecológicas de Schajfer, 246 que lleva una dedicatoria 
“Al Doctor Enrique Pouey, Catedrático de Clínica Ginecológica de la 
Facultad de Medicina de Montevideo, en testimonio de afecto y grati¬ 
tud, su discípulo,” Pou Orilla refiere: 

“Varios autores han reprochado al procedimiento de Schroeder 
el ocasionar, en general, la atrofia de la porción de mello que queda 
después de la operación [...] y quita más tejido que el que es necesa¬ 
rio extirpar. Teniendo en cuenta estos hechos, creemos útil describir 
aquí el procedimiento ideado por nuestro maestro Pouey, para la 
cura radical de la cervicitis. El vaciamiento conoideo, de Pouey, 
consiste en suprimir los tejidos enfermos escindiendo del cuello ute¬ 
rino, como lo indica el nombre del procedimiento, una masa en for¬ 
ma de cono truncado. Sus ventajas son las siguientes: I o ) no produce 
atrofia post operatoria. 2 o ) Se opera con menos hemorragia que en 
la operación de Schroeder. 3 a ) Se puede graduar la extensión de la 
operación a voluntad, extirpando del cuello la cantidad de tejidos 
necesarios, tanto en espesor como en altura. En efecto, puede extir- 

246 Pou Orfila J. “Nota del traductor”, en: Schaeffer, Oskar Atlas Manual de las Ope¬ 
raciones Ginecológicas, Traducción del alemán por Juan Pou Orfila. Madrid, Librería 
Académica/ Imprenta y encuadernación de E. Raso, 1905, págs 49-51. 


277 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


parse desde un cono músculo-mucoso de ancha base, como en los 
casos de cervicitis con hipertrofia del cuello o ectropion considerable, 
hasta un simple cilindro mucoso en los casos de cervicitis simple: 
y la altura del cono o cilindro, puede tener de 2, 3 ó 4 cms, según 
crea conveniente”. 


Luego describe los pasos del procedimiento y presenta las men¬ 
cionadas figuras del trabajo de Petit, sin mencionar expresamente 
su origen. Es de hacer notar que en la obra alemana original, en el 
capítulo referido a los procedimientos quirúrgicos sobre el cuello 
uterino, se presentan sólo los denominados de Emmet (traquelorra- 
fia) y de Schroeder (escisión cuneiforme del cuello uterino). 

También en 1905, Pouey hace llegar a la redacción de la Semaine 
Gynécologique, una “ Lettre a M. Pichevin” , 247 en la que, si bien le 
agradece al cirujano francés que haya bautizado con su nombre el 
procedimiento, hace observaciones con referencia a la aseveración 
de Pichevin acerca de que la operación está contraindicada en los 
casos de “ grueso cuello con eversión, lleno de quistes”. Con la habitual 
gentileza de trato, expresa que “dese[ a] protestar suavemente contra 
esta última afirmación” , haciendo referencia a su “ experiencia de seis 
años, basada sobre cerca de 300 operaciones hechas por [él] mismo o 
[sus] asistentes”. Destaca su casuística quirúrgica y su experiencia 
que le permite reconocer el límite externo de las lesiones por donde 
debe pasar la sección quirúrgica inferior; en cuanto a la que interesa 
el orificio interno, no siempre es tan fácil de ubicar, debido a los 
procedimientos de dilatación y legrado que en general se practican 
inmediatamente antes. Para definirlo, recurre a los valores compro¬ 
bados por la histerometría. También señala -cosa que nos interesa 
sobremanera subrayar- que “h[ a] hecho cortes histológicos de los frag¬ 
mentos, a fin de estudiar la disposición de las glándulas cervicales. En 
todos los casos comprob[ó\ que es necesario extirpar una lámina inferior 
a la mitad de espesor de la pared del cuello para comprender todos los 
fondos de saco glandulares”. Esto es de importancia porque define a 
las claras el objetivo de la operación, ya que “si no se extirpa en forma 
correcta la mucosa enferma, habrá un fracaso, porque lo que queda es 

247 Ver Apéndice Documéntale Anexo N° 33. 


278 



Ricardo Pou Ferrari 


suficiente para reproducir el flujo cervical, es decir la blenorragia en¬ 
carnada en el tejido, lo que en definitiva desespera a las pacientes ’. Acá 
se nos revela -una vez más- la importancia de esta técnica, simple 
“detalle de la cirugía ginecológica según su autor. La misma debe 
adaptarse a las condiciones anatomo patológicas de la enfermedad 
que procura curar “ radicalmente ” de los microbios de esta afección 
-acá dice por única vez que se trata de los de la gonococia-, estudia¬ 
dos por él durante su estadía parisina de post doctorado -diríamos 
hoy-, que se alojan en los fondos de saco glandulares y son respon¬ 
sables, no sólo de las recividas del síntoma, sino -y fundamental¬ 
mente- de los contagios que ocurren aún en ausencia de aparente 
enfermedad femenina, como ya Noeggerath había señalado. Estos 
justificadamente preocupaban a Pouey-como higienista- en su co¬ 
municación al Congreso de Buenos Aires del año anterior. 

Lo más interesante de todo lo que acabamos de expresar, es 
que dichos conceptos, aplicados, más de medio siglo después, a la 
progresión de las lesiones neoplásicas de esa misma topografía, ha¬ 
rían del procedimiento de Pouey, asociado a un cuidadoso examen 
anatomo-patológico seriado de la pieza extirpada, un medio pre¬ 
cioso para el diagnóstico y tratamiento de las formas incipientes 
de cáncer cervical, tema en el que el ginecólogo uruguayo y sus 
discípulos se zambulleron a partir de la segunda mitad de la década 
de 1910. 



Pinza de Petit diseñada para la operación de Pouey. 


En 1906, Joseph Lefranc, inspirado por Petit y Récamier, pu¬ 
blica su tesis de doctorado de París, titulada “ De la résection du col 


279 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


utérin dans les cervicites chroniques par le procédé de Pouey”M En 
dicho trabajo, el anclen interne del hospital Saint Michel presenta 
siete casos clínicos propios y uno “brindado por el doctor Pouey de 
Montevideo Este último corresponde a una enferma cuya evolu¬ 
ción obstétrica posterior fue complicada, debido a una estenosis 
cicatricial del cuello, consecutiva a la intervención. Refiere Lefranc 
la frecuencia con que esta técnica es empleada en el servicio donde 
actúa, prefiriéndosela allí a las previamente descritas por Schroeder, 
Bouilly, Simon-Markwald y Emmet. Describe dos instrumentos 
diseñados por Paul Petit para facilitar la técnica de Pouey: uno es 
una pince porte-mandrin, con garfios para afianzar el cuello uterino 
y munida de una bujía, similar a una bujía de Hegar número 9, 
ubicada entre las ramas de la pinza, que sirve como guía para la 
disección y al mismo tiempo para que el cirujano pueda orientar 
el útero, sin necesidad de utilizar varios instrumentos a la vez. El 
otro es el bistouri a grissiére con un tope deslizante cuya ubicación se 
adapta según la longitud del cuello, previamente determinada por 
histerometría. Pasa Lefranc a continuación a hacer una minuciosa 
descripción de cada paso de la operación, tomada en gran parte 
literalmente del trabajo original de Pouey. Concluye que la endo- 
metritis cervical es tributaria, en primera instancia, del tratamiento 
médico, el cual es preferible aunque en general insuficiente, o bien 
-si los anteriores son ineficaces- de los procedimientos quirúrgi¬ 
cos, que son “recursos heroicos ’. Entre ellos, prefiere el de nuestro 
compatriota porque “«0 deja ninguna espina en la herida y conduce 
a una curación durable y no seguido de ningún inconveniente ”, habida 
cuenta que la intervención está indicada cuando se halla aún “ acan¬ 
tonada en el cuello uterino”. 


248 Lefranc, Joseph. De la résection du col utérin dans les cervicites chroniques par le procédé 
de Pouey. París, Imp. de la Faculté de Médecine, 1906, 50 págs. 


280 



Ricardo Pou Ferrari 


ronrasiTfi ok parís — faculté dk medlcixe 


ie0 * THÉSE 

ron 

LE DOCTORA! EN MÉDECINE 

PtAnMfr rt MMJnw Ir Jtwdi 17 Mái ttfOC, 4 t htmrr. 

MI 

Jrmtn LEFRANC 

la fe !••<»«« fe Cvu. 

U'Maraa U IWfaMI t^.Ufe. lal 


DE LA RÉSECTION 1)U COL UTÉRIN 

DANS LES CERVIOTES CORONIQUES 

Par le procédé de Pouéy 


román» i M. MWS, |n/ow. 

r ** nofcuow. . 

/a»o : ) DEBO». j 

i MMMUI, 


PARIS 

IMifUMUU»; Df. LA FACULTE DC MEDECIXE 
99. nt Ni.Ua.a 

1900 



Carátula de la tesis de doctorado de París, 
de Joseph Lefranc, a propósito del procedi¬ 
miento de Pouey (1906) 


En 1907, en ocasión del Tercer Congreso Médico Latino 
Americano , reunido en Montevideo, Pou Orfila presenta, ante la 
Sección de Ginecología, un trabajo titulado “Ventajas del vacia¬ 
miento conoideo en el tratamiento de la metritis cervical crónica”. 249 
En el mismo, 


“demostró una pieza anatómica de bisterectomía vaginal, pro¬ 
cedente de una enferma a quien varios meses antes se había prac¬ 
ticado un vaciamiento conoideo. La pieza en cuestión presentaba 
una “cicatriz operatoria perfecta” y una completa permeabilidad 
del conducto cervical. Concluye que: I o ) El vaciamiento conoideo 
de Pouey es elprocedimiento más sencillo para la extirpación radical 
de la mucosa del cuello, en los casos de metritis cervical crónica Sus 
resultados anatómicos son evidentemente superiores a los de la ope¬ 
ración clásica de Scbroeder. 2 o ) Realizando una técnica cuidadosa 
no produce estenosis cervical. 3 o ) Por lo que ha podido ser observado 


249 Pou Orfila, J. Ventajas del vaciamiento conoideo en el tratamiento de la metritis cervical 
crónica.Actas y trabajos del 3er Congr. Méd. Latino-Americano. Montevideo, Imp El 
Siglo Ilustrado, 1907, vol 3: 306-331 y Rev. Med. Urug., 1907, 11 (7): 352-355. 


281 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


en centenares de casos en los nueve años en los cuales se practica, el 
vaciamiento conoideo influye a veces favorablemente en ciertos casos 
de esterilidad, a condición de que no coexistan lesiones de oclusión 
tubaria. 4 o ) No se ha observado la producción de abortos ni de 
partos distócicos serios que puedan atribuirse al vaciamiento conoi¬ 
deo”. 



La “jareta” de Becerro de Bengoa 


En 1942, también Pou Orfila, en un estudio sobre la técnica 
de Pouey, titulado “ Sobre el vaciamiento conoideo, de Pouey, en el 
tratamiento quirúrgico de las metritis cervicales crónicas” 250 expone 
aspectos históricos, detalles de la técnica, con la modificación lla¬ 
mada “el punto enjareta concebida por Miguel Becerro de Bengoa 
en 1921 251 y una variante, la sección transversal completa del cono, 
practicada en forma previa a su extirpación, propuesta (en época al 
parecer próxima a este trabajo) por el propio Pou Orfila. Es de des¬ 
tacar la importancia que el comentarista concede a la iconografía, 
reproduciendo, en primer término, las figuras de Paul Petit de La 

250 Pou Orfila, J. Sobre el “vaciamiento conoideo”, de Pouey, en el tratamiento quirúrgico de 
las metritis cervicales crónicas, en: Trab. Cient, 1942: 50-64, op. cit. . 

251 Becerro de Bengoa, M. El punto enjareta. Montevideo, Bol. Of Lig. Urug. Can. 
Genit. Fem. 1931, N° 29. 


282 



Ricardo Pou Ferrari 


Presse Médicale y también las ilustraciones que el mismo ginecólo¬ 
go incluyó en una obra posterior en colaboración con su maestro 
Jacques Doléris, en 19 26. 252,253 Hace Pou Orfila una consideración 
semántica, afirmando la mayor exactitud de la designación primi¬ 
tiva de conoideo asignada por Pouey, sobre la de vaciamiento cilin¬ 
drico que le otorgan los autores franceses, ya que considera que la 
primera palabra es más amplia y por consiguiente inclusiva de las 
diversas formas que puede adoptar la pieza operatoria. Reivindica 
la prioridad de Pouey a propósito de la técnica, que fuera luego 
mundialmente conocida como de Sturmdorf dado que este gine¬ 
cólogo norteamericano publicó un procedimiento casi idéntico al 
de Pouey en 1916. 254 Señala finalmente que Henri Hartmann, en 
su Traité de Gynécologie opératoire , caracteriza a la citada técnica di¬ 
ciendo: “ procédé décrit et executé par Pouey, préconisé par Forgue, 
l’évidement du col est commenement connue en Amérique du Nordsous 
le nom d’opération de Sturmdorf . Leyendo detenidamente el trabajo 
de Sturmdorf, reproducido en Gynecoplastic technology, 255 se aprecia 
que, si bien la primera parte del procedimiento es exactamente la 
de Pouey, a quien el norteamericano no cita, la etapa de sutura es 
original de Sturmdorf, utilizando dos “ puntos imaginantes” (muy 
similares a los de Víctor Bonney), que son magníficamente ilustra¬ 
dos. 


252 Doléris, J. A. y Petit, P. Etude de gynécologie clinique et opératoire, París, 1926, págs 
155 y sig. 

253 Es de hacer notar que, en el mismo momento y en la misma ciudad, en la séptima 
edición del “Précis de technique opératoire par les prosecteurs de la Faculté de Paris”, R. 
Proust y J. Cherrier (“ Chirurgie de l’appareil génital de la femme ”, Paris, Masson et 
comp. Ed., 1927 : 90-110), en su capítulo segundo C Chirurgie du col de l’utérus”) ha¬ 
ce una presentación de ocho operaciones, procedimientos o variantes de los mismos 
para distintas patologías con asiento en el “hocico de tenca . Dentro de la descripción 
de las “amputations intravaginales du coP está incluido el procedimiento de Schroeder 
y las variantes del mismo, preconizadas por Doléris y por Houzel pero omite el “pro¬ 
cedimiento de Pouey” o “vaciamiento conoideo”. Inclusive dentro de este mismo tópico, 
desarrolla la técnica de Simon-Marwaldt, subtitulada “amputación parcial cuneiforme 
a dos colgajos”. 

254 Sturmdorf, Arnold. Tracheloplastic method and results. Chicago, Surg Gyn. Obst, 
1916, 22: 93-104 

255 Sturmdorf, Arnold. Gynecoplastic technology Iwith a chapter on “sacralanesthesia”, Phi- 
ladelphia, F. A. Davis Company, publishers / English depot Stanley Phillips, London, 
1920, págs. 58-83. 


283 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Gynoplastic Technology 

WITM A CMAFTIR OM 

“SACRAL ANF.STHES1A- 


■r 

ARNOLD STURMDORF, M.D. 

Ci.isicit IIoi emoi or Gynrcolooy. Kb>y York Pw-tcumic Medical ttcnoo&i 
Yisitimo (¡rxiccoLOuir, Niw York Polycumic ilixn iu; Coxxxiiru 
<• ymrcologist to i«r Maniiattax State IIo^tjtai.; Piuow o r 
TilK AMRR1CA* COLIEOE nr (trioiox*: K»u.nw nr TtIR 
New York Acadrmy or Umicin:: Piuow or 
tur Amuiiar Mrimcal Atrociatiok, 

Ktc.. Ktc. 


IlluNtratcJ wilh 1S2 Half-tonc and Photo-cngraving» in Ihe 
Texí. sume ¡n Colora, and 23 Full paüe Piales, 
wilh 33 Figures, all in Colora 



PM 1 LADKLPMIA 

F. A. DAVIS COMPANY, Pi bi.isiifr.s 
Ekglisk Depot 
Stanley Phillips. London 
1920 


La portada del libro de Surmdorf, de 1920, donde expone la técnica 
del “vaciamiento conoideo ”, publicada en Surgery, Gynecology and Obs- 
tetrics, en 1916. 


Refiriéndose al tratamiento de la cervicitis crónica, Sturmdorf 
comenta, en primer lugar, la operación de Schroeder -en que se 
seccionan dos cuñas, anterior y posterior-, así como otros métodos 
de amputación cervical. Luego añade: 


“la dificultad en todos los anteriores métodos de amputación 
cervical se hallan cuando se intenta la sutura del borde vaginal 
con el endometrial, dada la extrema friabilidad e inaccesibilidad 
de este último, lo que frecuentemente vuelve imposible la acertada 
aproximación y la permanente retención de la sutura. 


284 




Ricardo Pou Ferrari 


Brevemente, la cura de una endocervicitis crónica, ya sea en el 
cuello de una nulípara o de una multípara, requiere: 1) Completa 
enucleación de la totalidad de la mucosa endocervical, tanto del 
orificio externo como del interno, con preservación de su estructura 
muscular. 2) Adecuado revestimiento del canal cervical denudado 
labrando un manguito cilindrico a partir de la mucosa vaginal. El 
siguiente método cumple con las demandas fisiológicas, alcanza las 
indicaciones patológicas y obvia las dificultades técnicas enumera¬ 
das. El procedimiento es aplicable en cuellos infectados de nulíparas 
o multíparas y comprende: 1) Demarcación y completa liberación 
de un amplio manguito de mucosa vaginal a partir de la incisión 
externa del cerviz. 2) Enucleación de la totalidad de la mucosa 
endocervical hasta el orificio interno con preservación de su capa 
muscular vecina. 3) Sutura de inversión del casquete vaginal en la 
cavidad cervical denudada. 

El principal objetivo en el primer paso es el tallado de un am¬ 
plio manguito de mucosa de la túnica vaginal de cuello. Con esto 
en vista, se practica una incisión rodeando el área erosionada que 
aparece alrededor del orificio externo, siguiendo de cerca el borde de 
demarcación entre la mucosa vaginal sana y la endocervical enfer¬ 
ma, que modo que la incisión corra paralela a cualquier irregula¬ 
ridad de la laceración. 

El manguito cilindrico así trazado es ampliamente liberado de 
la superficie anterior y posterior del cuello a nivel del orificio inter¬ 
no. El orificio externo lacerado, con sus labios hipertróficos en ever¬ 
sión, así como la totalidad del revestimiento cervical hacia arriba, 
hasta alcanzar el orificio interno del ctiello, quedan de este modo 
separados del lecho muscular, como un cono completo. 

El cuello presenta ahora un túnel muscular, que queda ubica¬ 
do dentro del manguito cilindrico de mucosa vaginal ampliamente 
tallado. La inversión de ésta última de manera que cubra el área de 
la herida y su sutura de coaptación en el nivel correcto, se logra del 
modo siguiente: Comenzando con el segmento anterior del mangui¬ 
to circular, se hace, a la hora doce, un punto con un hilo de seda, 
cuyos dos extremos laterales se pasan, mediante una aguja curva 
similar a la de Reverdin, entrando por el músctdo a nivel del orificio 
externo, de adentro a afuera y saliendo por el fondo de saco vaginal 
anterior, por encima del punto mediano inicial. Se hace lo mismo 
con el labio posterior. Se anudan adelante y atrás los dos puntos. Se 
coloca una gasa yodoformada fina, que se retira al tercer día. Los 
puntos se quitan al fin de la tercera semana, cuando ya están flojos 
y son más accesibles”. 


285 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



TRKATMEST <»I J CHKONIC F.VDOrF.KVICITIS. 


iMl,’. 2 K.—Trachc1ot>ln>1> lllrllMnl). I ►llllilim 

il»r n»|> oii the tumniil «Inútil ni |li« (mu alottic I 
intr lint l»i»nn ihr iMtniuil viiinil mnl ilurmnl cr 


Ir »<lirl<>j>U«t) lautlioi’* nivlluitt), Outliniitn til* Hie oí lh< 
ll«|> •>! til* vaumal «hcutli n< thr carvíx al»nu the ilcinarcating 
linr lirtwcen Ihe nornial «auiual añil lli* illmm! milocervical 
niutoia iii a cate ni iiiilllpatou* liirnmc •miocervlcitl* 


l»Y\ECO PLASTIC TECHNOLOGY 


;vxkc« in.Asni: tkchnologv 









Ricardo Pou Ferrari 


TKEATMKXT OI CHKOMIC EVDOCEKVICITIS 77 



Ibr M||hl Irrr mil <if |hr sntmor «iiturr, «nrrein* on lile anterior 
v«vliial furni» at ibr tu« <i| ilw Itap 


»0 GYNttCO PLASTIC TECHNOLOGY. 



l-ilí. SK. —Tr«rhi‘lii(il»ih iamluir'* int-tlunl). Trartlnn un the 
I».» anterior ••■tur» nula .Ira», the anterior vacinal íl*i> tntutcnl 
inlo tlw ■ rrviml rav>t«. atol u|>|>ro«onatc« itt olgr to the circitm- 
frrrltrr ■•( thr ilrninlril Itiit-rnal 


PI.ATK XVIII. 


7IIATMBKT 0» QIROXK CXUH EIV10TIS. 



Tracliclu|>lasly i ainlior'» ructluHll. Schcmutic sayittal view 
oí thc suture courae in the anterior flajt scgmcnt. A, F.'lgc 
oí thc ryliniirical vacinal rtap, B. Ií-Ikc «*í «lemnleil cervical cavity 
l*. CoiirA oí suture throujjh thc imtsculaturc to thc base oí thc 



(11 Cimi|irtc ci 
rlation oí tile mi 
cmlocmical muco 
inuti cxhrtul (o mi 
tul o», ttilh jirexr 
lion oí itt ranicul 
«trurturt. 

(2) Accurate 
liitii^' oí the ilrtiut 
cervical anal bv a • 
luithical cutí oí íl» t a 
ral ‘healh. 

The Mkwing i 
iíkn| tiiHiDs the |Jiy» 
knjial «Icuarals me 
ibc |Qll>4i}orcl mi* 
tiüOi, aml oheiates l 
icdmical Jwtomm 
«imucraiol Hiep 
cubrir i> a^dicablc 
raícrtal nnílijarniN 
iiiulliparoot ctrvi 
altkc, aml corapno 

0)1 hilliuing a 
ircc lilttaiioii oí 
ampie cutí oí muci 

ín«n thc vagina! site 

oí thc emix. 

(2) Fnudcation 
the cntire cmlnccrvi 
tuno na to the imer 
ts, wiili prewation 
itt sirmunilim; mu> 


La técnica de Sturmdorf, con la ubicación de ios puntos anterior y posterior 
y la aguja empleada. 


287 








El Profesor Enrique Pouey y su época 


En consecuencia, de acuerdo con lo expuesto y para ser to¬ 
talmente fieles a la verdad histórica, debería hablarse del “va¬ 
ciamiento conoideo de Pouey ’ y de los “ puntos invaginantes de 
Sturmdorf (inspirados en los de Bonney). 

A fin de jerarquizar la significación histórica del procedimien¬ 
to y nuestra sugerencia de que el mismo pasó, progresivamente, 
de ser un recurso en el tratamiento de la cervicitis a constituir un 
medio para el diagnóstico precoz del cáncer cervical, reproducimos 
la siguiente aseveración de Juan José Crottogini, formulada en una 
reunión de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay, en 1942: 
“Hay un punto que no ba sido tratado en esta discusión, el valor del 
vaciamiento conoideo del cuello uterino como procedimiento de exa¬ 
men biópsico. Además de su valor terapéutico y profiláctico, el cono ex¬ 
tirpado puede ser estudiado en cortes seriados para la investigación del 
cáncer, cuyo procedimiento ba dado éxitos a la escuela anatomo-clínica 
de Montevideo 256 

En ese mismo año, Eduardo Schaffner, asistente del Instituto 
de Curieterapia Ginecológica y discípulo de Pouey, publica un tra¬ 
bajo titulado “ Profilaxis del cáncer del cuello uterino” P 7 El mismo se 
centra en la importancia de la detección y tratamiento de las lesio¬ 
nes “precancerosas” , 258 Es una muestra de la adecuada comprensión 
de la patología y su manejo clínico, que podría considerarse actual, 
de no faltar el aporte de la citología y una mejor valoración del pa¬ 
pel de la colposcopía. 

Posteriormente, con los trabajos de C. F. Fluhman y otros, 
destacándose los de la escuela argentina (Juan Carlos Ahumada, 
Guillermo Di Paola, Leoncio Arrighi, etc.), el procedimiento del 
“vaciamiento conoideo”, con variantes en cuanto a la técnia de epi- 


256 Crottogini, Juan. J. Comentarios. Montevideo, Bol. Of. Liga. Bol de la Liga Urug 
Cáncer Gen Fem. 1942, 17: 5. 

257 Schaffner, Eduardo. Profilaxis del cáncer del cuello uterino. Trabajo dedicado a la me¬ 
moria del Profesor Doctor Enrique Pouey. El vaciamiento conoideo de Pouey. Montevi¬ 
deo, Bol. Of. Liga Urug. Cáncer Gen. Fem., 1943, 18: 19-24. 

258 Debe señalarse que Pou Orfila criticó esta denominación, por considerarla una “ fa¬ 
lacia de petición de principio”, y propuso sustituirla por la de lesión “ canceroclina , 
que significa “tendiente al cáncer”, sin que ésta dé por sentado que necesariamente lo 
precede. 


288 



Ricardo Pou Ferrari 


telización, fue considerado como método insuperable en el diag¬ 
nóstico y a veces en el definitivo tratamiento de las hoy llamadas 
lesiones estratificadas intraepiteliales (S.I.L.), que ha hecho posible 
(con la ayuda de la citología, la colposcopía y recientemente la iden¬ 
tificación y prevención por medio de una vacuna de la infección 
por el virus del papiloma humano y sus variedades) la prevención 
y el adecuado manejo de las formas incipientes del cáncer de cuello 
uterino. 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 33 y 35. 


289 




Capítulo XXII 


1899-1916 

POUEY Y LA HIDATIDOSIS* 


J uan Pou Orfila, en su bosquejo biográfico del Maestro, señala 
que “intervino muy activamente en campañas higiénico-sociales, 
principalmente en las luchas contra la Hidatidosis y contra el 
Cáncer Genital Femenino” 259 Si la segunda tarea es más evi¬ 
dente, no es menos importante la primera, que se originó de los gi- 
necocólogos actuantes en la Sociedad de Medicina de Montevideo 
en torno a 1899 y que constituyó un ejemplo sobre el cual ellos 
mismos encararían, casi veinte años después, las estrategias seguidas 
por la Liga contra el Cáncer Genital Femenino. 260 

Hacia comienzos del siglo XX, en el ámbito de dicha Sociedad, 
se plantea el tema de la alta prevalencia clínica de la hidatidosis, 
problema quizás acentuado por el incremento del ganado ovino y 
bovino, fuentes de riqueza del Uruguay. Los primeros trabajos pu- 

259 Pou Orfila, Juan. Bosquejo biográfico del Profi Pouey, en: Trab Cient., op. cit, 1942: 

11 . 

260 Debemos recordar que en 1902, a iniciativa de Joaquín de Salterain se había creado 
la Liga Uruguaya con la Tuberculosis y en 1915, a partir de una idea de este mismo 
personaje, la Liga contra el alcoholismo. 


291 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


blicados por los diferentes integrantes de la corporación, especial¬ 
mente los cirujanos, son de casuística médica. En la medida en que 
estas comunicaciones se suceden (probablemente como repercusión 
de la bibliografía argentina, bastante frondosa e ilustrativa, espe¬ 
cialmente El quiste bidático en la República Argentina, de Marcelino 
Herrera Vega y Eduardo J. Cranwell) la cuestión asume el carácter 
de problema médico-social. Recuérdese que alrededor del 1900 la 
medicina social era concebida en Alemania como el estudio de los 
problemas patológicos en sus vertientes sociales. No tenemos evi¬ 
dencia de que los clínicos más prominentes de entonces -Crispo 
Brandis, Visca, Soca, Figari, Ricaldoni- hayan prestado especial 
atención sobre la hidatidosis, al menos a través de publicaciones. 
Fueron por consiguiente los cirujanos allí reunidos, como grupo 
razonante y no ya como comentaristas de pasillo, quienes encara¬ 
ron, entre otros, este asunto, como patología que les llegaba con 
frecuencia. 

Juan Francisco Canessa refiere que “en el año 1894 se operó en 
un hospital de nuestro país [al parecer en el Hospital de Caridad\, el 
primer caso de quiste bidático. Tuve el honor de ser el médico operador 
y la felicidad de coronar la operación con un éxito admirable. ” 261 

La primera tesis de doctorado de Montevideo sobre hidatidosis 
fue la de Pascual Vero, de 1896, titulada “Contribución al estudio 
de los tumores vasculares y quistes hidáticos de la órbita”. 261 Al año si¬ 
guiente, aparecen las de Alejandro Gallinal 263 y Alberto Stirling. 264 

En 1898, se reúne en Buenos Aires, por primera vez, el Congreso 
Científico Latinoamericano , del que, entre los cirujanos uruguayos 
participan Navarro, Arrizabalaga y Demicheri. Una sesión del mis¬ 
mo es consagrada al tema “ Tratamiento de los quistes hidáticos ”, cuyo 
relator es el emblemático cirujano argentino, a la sazón Profesor 

261 Perez Fontana, V. “ Centro de tratamiento y profilaxis de la hidatidosis”. 1937: 327. 

262 Vero, Pascual. Contribución al estudio de los tumores vasculares y qtiistes hidáticos de la 
órbita. Tesis para optar al Grado de Doctor en Medicina y Cirugía. Montevideo, Imp. 
La Razón, 1896, 70 págs. 

263 Gallinal, Alejandro. Observaciones sobre quistes hidáticos delpulmón. Tesis para optar al 
Grado de Doctor en Medicina y Cirugía. Montevideo, Imp. La Razón, 1897, 55 págs. 

264 Stirling, A. Quistes hidáticos del hígado. Tesis para optar al Grado de Doctor en Medici¬ 
na y Cirugía. Montevideo, Imp. La Razón, 1897, 44 págs. 


292 



Ricardo Pou Ferrari 


suplente de Medicina operatoria, Alejandro Posadas. Se plantea co¬ 
mo tratamiento la marsupialización con drenaje consecutivo. En 
la discusión interviene Navarro, aseverando que “la operación ha 
sido reglada hace ya varios años [...] pero [que] en los de gran tamaño 
queda una cavidad tan grande [...] por lo que [dicho] procedimiento 
es aplicable [solamente] para los de pequeño tamaño”. 

Los primeros trabajos sobre el tema que aparecen en la Revista 
Médica del Uruguay son del año 1899, entre los que figuran los 
de Turenne, 265 Pouey 266 y Bottaro. 267 En años posteriores Albérico 
Isola 268 y Luis Morquio 269 hacen nuevos aportes. La conocida técni¬ 
ca en dos tiempos de Lamas y Mondino para el tratamiento de los 
quistes hidáticos de pulmón, corresponde recién al año 1905. 

En ocasión de la Segunda Reunión del Congreso Científico 
Latinoamericano , que tuvo lugar en Montevideo entre el 21 y el 
31 de marzo de 1901, los ya citados autores argentinos presentan 
un trabajo sobre quistes hidáticos de pulmón, 270 al igual que otra 
ponencia sobre “ Distribución geográfica de los quistes hidáticos espe¬ 
cialmente en Sud-América” ; 271 Alcibíades J. López, expone la suya, 
titulada “ Quiste hidático de riñón. Nefirectomía transperitoneal”; 272 
Tomás Varsi, sobre “ Tratamiento quirúrgico de los quistes hidáti- 


265 Turenne, A. Embarazo y quiste hidático de riñón. Montevideo, R. M. U., 1899, 2: 
175. 

266 Bibliografía de Pouey, 1899. 

267 Bottaro, Luis P. Quiste hidático de la región braquialanterior. Montevideo, R. M. U., 
1899,2:279 

268 Isola, A. Quiste hidático de la órbita. Montevideo, R. M. U., 1900, 3: 29 y 58. 

269 Morquio, Luis. Quiste hidático intracraneano en un niño. Montevideo, R. M. U., 1901, 
4: 343. 

270 Cranwell, A. y Herrera Vegas, J. Quistes Hidáticos de Pulmón, Segunda reunión del 
Congreso Científico Latino-americano, II, Trabajos de la VI a Sección [Ciencias Médicas]. 
Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustrado, de Turenne, Varzi y Cia., 1903: 189-212. 

271 - y - Distribución geográfica de los quistes hidáticos especial¬ 

mente en Sud-América. Segunda reunión del Congreso Científico Latino-americano, II, 
Trabajos de la VI a Sección [Ciencias Médicas]. Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustra¬ 
do, de Turenne, Varzi y Cia., 1903: 212-235. 

272 López, A. Quiste hidático de riñón- Nefirectomía transperitoneal. Segunda reunión del 
Congreso Científico Latino-americano, II, Trabajos de la VI a Sección [Ciencias Mé¬ 
dicas], Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustrado, de Turenne, Varzi y Cia., 1903: 
235-238. 


293 





El Profesor Enrique Pouey y su época 


eos del hígado ”. 273 Intervienen en la discusión Alejandro Gallinal, 
quien asevera que “estima en más de cincuenta el número de quistes 
hidáticos del hígado observados en 1896 en el Hospital de Caridad 
de Montevideo Luis P. Lenguas, quien “cree que en Montevideo, a 
pesar de la frecuencia de los quistes hidáticos, los quistes del pulmón 
son muy raros [y que] el mejor tratamiento es la marsupialización”. El 
Congreso deja aprobada la siguiente moción; “Que las autoridades 
sanitarias se preocupen de llevar al conocimiento de los pueblos el peli¬ 
gro creciente e inminente de la enfermedad hidática, y que las nociones 
de profilaxia pertinentes formen parte de la enseñanza primaria”. 274 
Más adelante, en el marco de la misma discusión, Jaime H. Oliver 
manifiesta que “cree que la opinión del doctor Varsi pone de acuerdo, 
en cuanto a los resultados operatorios en los quistes hidáticos del hígado, 
tratado por la abertura, extracción de la membrana fértil y sutura, a 
los cirujanos argentinos y uruguayos”; que, “basándose en los resultados 
enunciados por los doctores Herrera Vegas y Varsi y en los resultados 
obtenidos por los cirujanos uruguayos, se puede afirmar que el método 
australiano es peligroso y da un gran porcentaje de supuraciones poste¬ 
riores” , al igual que “en el plazo de 20 días, dado por el doctor Varsi 
para dar de alta a los enfermos, es insuficiente, y cita un caso personal 
en el que la supuración se estableció 70 días después de la operación, en 
seguida de un ataque de influenza”. El procedimiento empleado por 
el orador “es el siguiente: abertura del quiste, extirpación de la mem¬ 
brana germinativa, secar con una gasa la cavidad quística, suturar con 
un surget de catgut la boca abierta y fijar después con unos puntos de 
catgut esta boca cerrada al peritoneo parietal; por encima se cierra la 
pared abdominar . 275 


273 Varsi, T. Tratamiento quirúrgico de los quistes hidáticos del hígado. Segunda reunión del 
Congreso Científico Latino-americano, II, Trabajos de la VI a Sección [Ciencias Médicas]. 
Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustrado, de Turenne, Varzi y Cia., 1903: 239-244. 

274 Conclusiones. Segunda reunión del Congreso Científico Latino-americano, II, Trabajos 
de la VI a Sección [Ciencias Médicas]. Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustrado, de 
Turenne, Varzi y Cia., 1903: 235. 

275 Oliver, J. H. Discusión. Segunda reunión del Congreso Científico Latino-americano, II, 
Trabajos de la VI a Sección [Ciencias Médicas], Montevideo, Imprenta El Siglo Ilustra¬ 
do, de Turenne, Varzi y Cia., 1903. 244-245. 


294 



Ricardo Pou Ferrari 


En 1901, Ricardo Mackinnon da a conocer otra completa tesis 
sobre el particular, 276 donde analiza los casos de quistes hidáticos 
entrados en el Hospital de Caridad en el quinquenio 1896-1900, 
que clasifica según su procedencia, la población de los departamen¬ 
tos respectivos, la nacionalidad de los enfermos, la proporción entre 
animales y habitantes por departamento, que compara con datos si¬ 
milares de otros países (refiere explíticamente a los “datos brindados 
por Herrera Vegas y CranweW) y que finaliza con un capítulo sobre 
profilaxis. En este último aspecto dice que “las iniciativas que ya han 
sido tomadas y puestas en práctica por nuestras autoridades” y que “la 
Municipalidad [...] ha puesto en práctica desde tiempo atrás [con] la 
llamada Ley de perros, análoga a la de la República Argentina” [Artículo 
4 o de la Ley 1796 del 9 de junio de 1885] [...].Esta “no se cumple 
por el conocimiento que se tiene de su ineficacia”, por lo que “creo que 
daría mejores resultados, porque se cumpliría con mejor buena volun¬ 
tad, cualquier otro proceder que se dictara, por ejemplo la adopción y 
aplicación de las conclusiones a que se arribó e hizo suyas el Segundo 
Congreso [Científico] Latinoamericano, celebrado en esta ciudad en 
marzo del presente año. Estas conclusiones, resultantes del trabajo de los 
doctores Cranwell y Herrera Vegas y formuladas por el doctor Lenguas, 
se reducen a la siguiente aspiración: “El Congreso Médico, vería con 
satisfacción, que tanto el H. C. de Higiene como la Asociación Rural, 
hicieran ver al pueblo, por todos los medios a su alcance, los estragos 
que causa la enfermedad, los peligros que entraña su desconocimiento y 
hacer conocer los medios más adecuados para combatir su desarrollo”. 
En esta tesis, el autor propone que la herramienta general para la 
profilaxis de la enfermedad es “un poco de higiene [...] evitando la 
promiscuidad con los perros, haciendo que estos no se reinoculen co¬ 
miendo detritus de mataderos y carnes de otros animales infectados, etc. 
etc.”. De este modo, concluye, “elpueblo comprenderá las disposicio¬ 
nes expuestas en la ley de “Patente de perros”, con lo que disminuirá el 
número de perros, los que existan serán mejor alimentados y cuidados”, 
medios estos últimos que serán “más clínicos y humanos y más en 
armonía con nuestro anhelo de progreso”. 

276 Mackinnon, R. Contribución al estudio de los quistes hidáticos en el Uruguay. Tesis para 
optar al Grado de Doctor en Medicina y Cirugía. Montevideo, Imp. La Razón, 1901, 
103 págs. 


295 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Probablemente la Sociedad de Medicina haya procurado abor¬ 
dar el asunto de la hidatidosis por intermedio de los organismos es¬ 
tatales -Consejo Nacional de Higiene, Comisión Nacional de Caridad 
y Beneficencia Pública y Dirección de Salubridad- que tenían a su 
cargo la higiene pública. Es en este contexto que en 1902, Jaime 
H. Oliver, joven y pujante cirujano, integrante de la Sociedad de 
Medicina, presenta ante el Congreso Interdepartamental realizado en 
San José, el primer proyecto de profilaxis y lucha contra la hida¬ 
tidosis, que si bien al parecer es de cuño personal, sin duda fue 
elaborado en las discusiones que debieron tener lugar en la referida 
sociedad entre 1898 y esa fecha. En la misma oportunidad, Pouey 
hace una corta comunicación sobre una variedad que considera es¬ 
pecial de los quistes hidáticos abdominales, por su carácter múlti¬ 
ple, quizás debida a la infestación a partir de la rotura de un quiste 
de hígado, que convierte a la enfermedad en una situación grave, 
difícil de encarar para el cirujano. 



Fotografía tomada en Mercedes en una de las giras para la propaganda anti- 
hidática, a comienzos del siglo. De izquierda a derecha: Enrique Pouey, Ge¬ 
rardo Rodríguez Gallego, Alfonso Lamas, [sin identificar], [sin identificar], 
[sin identificar], [sin identificar], área 1905. Departamento de Historia de la 
Medicina, Facultad de Medicina de Montevideo. 


296 



Ricardo Pou Ferrari 


En 1905, también en el seno de la Sociedad de Medicina, se 
constituye una Comisión para la Profilaxia de la Hidatidosis, in¬ 
tegrada por Pouey, Bottaro y Turenne, la que decide realizar una 
propaganda destinada a la población, en forma de folleto-cartilla 
y de afiche ilustrativo, documento este último que es lo que nos 
ha quedado como legado. En palabras de Pouey, consultado por 
Pérez Fontana en 1937 sobre la importancia de la “ Lucha contra la 
Hidatidosis ”: 

“En gérmen todo está contenido en el cartel que ideó y realizó 
la Sociedad de Medicina de Montevideo en el año 1905. La difi¬ 
cultad, basta el éxito, es de detalle y es creada por la ignorancia y la 
despreocupación de casi todos, frente a las causas de la enfermedad, 
en general, así como a la falta de continuados y vigilantes esfuerzos 
para evitarla”. 277 

En 1913 se publican en la Revista Médica una serie de tra¬ 
bajos sobre hidatidosis, que constituyen una puesta al día, en la 
que se incluye especialmente casuística y presentación clínica de 
las localizaciones más infrecuentes a cargo de Carlos Brito Foresti 
y José Bonava”; 278 de las topografías habituales a cargo de Pouey; 279 
Morquio 280 y de Pena se refieren a los quistes hidáticos en los 
niños”; 281 del diagnóstico y tratamiento se ocupa Enrique Llovet 282 
y Domingo Prat, del encare del asunto desde el punto de vista mé¬ 
dico social. 283 


277 Pérez Fontana, V. Centro de Estudio y Profilaxis de la Hidatidosis. Antecedentes y Reso¬ 
luciones. Arch. Int. Hidat. 2 (2): 315-343; aquí pág. 324. 

278 Brito Foresti, C. y Bonava, J. Quistes hidáticos del corazón. Montevideo, R. M. U.,16: 
538-39, 1913 

279 Pouey, E. Bibliografía, 1913. 

280 De Pena, P. El tratamiento de los quistes hidáticos. Montevideo, R.M.U., 16: 561-655, 
1913. 

281 Morquio, L. Quistes hidáticos observados en la clínica de niños. Montevideo, R. M. 
u.,16: 546-560, 1913. 

282 Llovet, E. Consideraciones sobre diagnóstico y tratamiento de los quistes hidáticos. Mon¬ 
tevideo, R. M. U., 16: 656-669,1913. 

283 Prat, D. El quiste hidático en el Uruguay. Montevideo, R. M.U., 16: 467-485, 1913. 


297 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En 1916, en la misma revista aparece un Informe de la Comisión 
de profilaxis , firmado por Enrique Pouey, Prudencio de Pena, Luis 
Mondino y Domingo Prat. 2S ^ 

La Asociación Internacional de Hidatidosis se funda en el de¬ 
partamento de Colonia en 1932. Los Archivos Internacionales de 
Hidatidosis, en 1934, siendo su promotor y editor, Velarde Pérez 
Pontana, discípulo de Pouey. 

En 1942 se publica el famoso libro de divulgación Cachito 
y Rigoleto, cuyos autores son Antonio Soto ( Boy) y Velarde Pérez 
Pontana, que es una joya de la literatura para ser utilizada en la 
Escuela Primaria, con la debida armonía entre el texto y las imáge¬ 
nes, ejecutadas por Luis Macaya y Mario Radaeli. 

En el curso de los años, la Lucha antihidática, que naciera, 
como vimos, a comienzos del siglo XX en la Sociedad de Medicina 
de Montevideo , continúa desarrollándose, primero en el marco del 
Ministerio de Salud Pública, más tarde como Comisión Honoraria 
para la Lucha contra la Hidatidosis y transformada por último en 
Comisión Honoraria contra las Zoonosis. 

En conclusión, la lucha antihidática, surge del grupo de los 
adalides de la medicina operatoria, Pouey y Oliver, no en vano era 
la cirugía el recurso útil para el tratamiento. Ellos fueron docentes 
con capacidad para difundir las ideas y además, que recibían en 
sus servicios capitalinos los casos más difíciles. Ignoramos si hubo 
algún médico del interior que hiciera con anterioridad una pro¬ 
puesta similar. Mirando y analizando en forma pormenorizada la 
iniciativa de la Sociedad de Medicina en la lucha antihidática, hay 
que poner como mojón la guerra civil de 1904, dado que, además 
de ser una confrontación entre blancos y colorados, lo fue entre la 
población de campaña, saravista, y la política batllista montevidea- 
na. La ya mencionada iniciativa de Oliver, de 1902, se dio mientras 
el país vivía y se deslizaba hacia la última gran conflagración civil; a 

284 Pouey, E., Mondino, L., Pena, P. de, Prat, D. Sociedad de Medicina de Montevideo: 
Informe de la Comisión de Profilaxis del Quiste hiddtico. Breves nociones sobre la enfer¬ 
medad hidática: manera de evitar y combatir esta enfermedad; campaña contra la enfer¬ 
medad hiddtica. Manera de evitar los quistes hiddticos (Vejigas de agua). Montevideo, R. 
M. U„ 19: 33-50, 1916, 


298 



Ricardo Pou Ferrari 


posteriori de dicha contienda, la campaña antihidática de 1905, se 
desarrolló en la atmósfera de un país que quería ordenarse rápida¬ 
mente y enfrentar los problemas más acuciantes o más importantes. 
En la medicina social, éste -el de una enfermedad con tintes de 
cuño nacional- era uno de ellos. Esa fecha coincide con el cambio 
trascendental (señalado por Turenne en una biografía de Scoseria) 
consistente en la nueva integración y en la nueva política a desa¬ 
rrollar por parte de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia 
Pública, con una mayoría de librepensadores. Ese movimiento y ese 
impulso fue conducido por el todavía joven y muy pujante ideólo¬ 
go de la salud pública y de la Facultad de Medicina, José Scoseria, 
quien logra crear los nexos entre ambos campos, desarrollando una 
verdadera red de colaboración y compromisos mutuos. Esto era 
una tendencia de los médicos más esclarecidos, de los médicos que 
actuaron en el período de entre siglos, independientemente de su 
posición ideológica. 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 36. 


299 




Capítulo XXIII 


1900 

Congresos de Medicina y 
de Higiene en ocasión de la 
Exposición Universal de París 


C oincidiendo con la Gran Exposición Universal de París de 
1900 (acontecimiento sobre el que disponemos de vasta 
información, que abarca a todos los países del mundo, 
en sus más diversas manifestaciones culturales) se reali¬ 
zaron congresos de varias disciplinas, entre ellas la medicina. 

Transcurre la Be lie Epoque, en medio del siglo XIX largo. El 
mundo disfruta de prosperidad y paz. Todas las naciones -tanto las 
metrópolis como las colonias reales o virtuales- se consideran parte 
de un sistema planetario que gira en torno a aquéllas. Europa es aún 
el sol que conglutina los grandes imperios mundiales, atrayendo e 
iluminando a sus satélites, pretenciosos por equipararse a ella, aún 
al precio de su idiosincrasia. A esta altura, la revolución industrial 
se profundiza a través de la introducción del acero y el perfeccio- 


301 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


namiento de las máquinas a vapor. Gran Bretaña es una gigantesca 
fábrica de embarcaciones, al tiempo que su flota mercante domina 
los mares, llevando productos manufacturados y trayendo materias 
primas. El ferrocarril sigue explayándose, tanto en Europa como en 
las regiones más remotas. Ya asoman, sin constituir todavía el recur¬ 
so característico de esta época, las nuevas fuentes energéticas, prove¬ 
nientes de la química y la electricidad. Debuta el motor a explosión, 
a cuyo impulso se desarrollará la industria automovilística, que en 
poco tiempo más se democratizará en manos de Henry Ford. 

En este período de preponderancia de las naciones-estado, 
liberales-constitucionalistas, la economía se globaliza, por más que 
algunos países adoptan medidas proteccionistas. Las metrópolis 
compiten entre sí por las industrias, exportan los productos de sus 
fábricas y -en especial Gran Bretaña- también el producto invisi¬ 
ble del manejo de la economía y las finanzas. Los trusts conducen 
progresivamente a los oligopolios; el taylorismo , procura organizar 
científicamente las empresas para mejorar su rendimiento. Los em¬ 
pleados o burócratas aún no son muy numerosos; los empresarios, 
representantes visibles de los antiguos grupos familiares, son pro¬ 
gresivamente reemplazados por ejecutivos a sueldo, anónimos y en¬ 
greídos. Las naciones-planeta, disfrutan de la riqueza emanada de la 
exportación de las materias primas que producen, diferentes según 
las zonas y países. El Uruguay agrega a las ya tradicionales, la carne 
congelada y la lana. Hay en estas latitudes ricos, con pesos fuertes, 
considerados en Europa como magnates y con acceso al gran mun¬ 
do. Los obreros y asalariados, no obstante los sindicatos, las huelgas 
y conflictos -emanados de la internacional socialista y del anar¬ 
quismo-, disfrutan de relativa holgura económica. Es el momento 
en que surge el consumo a gran escala (los grandes almacenes, los 
productos en serie más accesibles, los pagos en cuotas), la propa¬ 
ganda, los medios masivos de comunicación escrita, los adelantos 
tecnológicos que rápidamente estarán al alcance de la clase media, a 
la que cambiarán la vida, ahorrándole esfuerzo -especialmente a las 
mujeres- y dejándole tiempo libre para el esparcimiento. Las creen¬ 
cias religiosas se debilitan, pero, más que nada, declina la influencia 
que la Iglesia Católica ejercía sobre el Estado, el que se torna laico 


302 



Ricardo Pou Ferrari 


e incluso ateo y anti-clerical. Hay cada vez mayor porcentaje de 
individuos que viven en ciudades, que son más populosas, no sólo 
en el mundo desarrollado, sino en áreas tan lejanas como Buenos 
Aires o Bombay. Se inicia el feminismo, la lucha por la igualdad de 
derechos, por el voto femenino, por la anticoncepción y por el ac¬ 
ceso de la mujer al mundo del trabajo y la política. Es propia de esta 
época una liberación en las costumbres, las modas, las conductas 
sociales, la sexualidad. La educación se extiende a franjas poblado- 
nales más amplias, al igual que la higiene y la salud; se construyen 
grandes hospitales y sistemas internacionales de promoción y con¬ 
trol; comienzan a funcionar los organismos de seguridad social. Las 
artes son un ámbito de investigación, a través del cual se ponen en 
tela de juicio los conceptos tradicionales, aparecen las vanguardias, 
el art nouveau, el art déco , que en cierta medida llevan la estética 
al terreno del consumo. La telefonía y la telegrafía contribuyen a 
entrelazar los pueblos. La radio, el fonógrafo, la fotografía y el cine, 
permiten un acercamiento a paisajes y culturas desconocidas, así 
como el acceso al mundo fantasioso de las estrellas cinematográficas 
y la ficción, que a veces no tarda mucho en hacerse realidad. 

En ocasión de la Gran Exposición Universal , París es la capital 
del mundo. Con justa razón, puesto que la Lrancia republicana ha¬ 
bía trabajado mucho para hacer de ella lo que el Segundo Imperio 
había comenzado, a través de las grandes obras de urbanización, 
las construcciones cada vez más audaces, que usaban nuevas tec¬ 
nologías en hierro y vidrio, la promoción de las artes decorativas 
en la arquitectura, el amoblamiento y los enseres domésticos; la 
concentración de los científicos -no olvidemos el culto a Pasteur-, 
los grandes museos, los estudios, las Universidades, el mundo del 
intelecto, donde todo puede ser puesto en tela de juicio. A esta con¬ 
vocatoria, para la cual se construyen palacios y se hacen demostra¬ 
ciones de pintura, cine, aviación, etc., asisten miles de turistas que 
procuran disfrutar, compartir y aprender. 285 

En lo que concierne a las ciencias, dentro de las cuales está 
incluida la medicina, cada una aprovecha para aglutinar a sus más 

285 Cf. Hobsbawm, Eric. La era del imperio: 1875-1914. Paidós, Buenos Aires, 2007, 
404 págs. 


303 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


conspicuos representantes en congresos internacionales de mate¬ 
máticas, biología, física, química, etc. Es así que también se reúne 
el XIII Congreso Internacional de Medicina , con distintas seccio¬ 
nales (especialidades) y el Congreso Internacional de Higiene. Con 
ese motivo, el gobierno uruguayo, entonces presidido por Juan 
Lindonfo Cuestas, nombró una delegación, presidida por Gerardo 
Arrizabalaga. La Sociedad de Medicina de Montevideo designó a 
Alfredo Navarro como representante ante el primero de los eventos 
mencionados, y a él junto a Enrique Pouey, para el segundo. 286 

Una crónica del congreso es la escrita por el futuro ginecotocó- 
logo uruguayo, recientemente Licenciado en Medicina y Cirugía en 
Barcelona y que al año siguiente será Doctor de Madrid, Francisco 
Cortabarría. 287 Relata que en 1900 residió cierto tiempo en París, 
“con el fin de hacer práctica de idioma francés, así como para conocer 
el ambiente y trato en los hospitales”. Allí tuvo ocasión de asistir a 
las clínicas de Potain, Dieulafoy, Pozzi, Déjérine, Huchard, Faisans 
y Pierre Merklen. Este último tenía un servicio de medicina que 
le resultó muy atrayente “por la manera completa como examina¬ 
ba a sus enfermos”. En esa ocasión encontró en París a un grupo 
de médicos uruguayos, por supuesto que a Pouey y Navarro, pero 
además a Buenaventura Delger, Eugenio Bruel, Juan Aranguren, 
Juan Cóppola y Esteban Toscano. Se explaya en consideraciones 
sobre la personalidad del Cónsul del Uruguay, Dr. Evaristo Ciganda 
(1868-1910), quien solía enviar crónicas a diversos medios escritos 
de Montevideo. 288 Igualmente, traba conocimiento con los médi¬ 
cos argentinos Gregorio Aráoz Alfaro y Adabo Guillermo Güemes. 
Asiste al “ banquete del acuerdo” , en el que los uruguayos residentes 
en París y los representantes vinculados a la diplomacia, la medici¬ 
na, la banca, el comercio y la industria, festejaron el fugaz acuerdo 
político alcanzado luego de la elección de Juan Lindolfo Cuestas co¬ 
mo Presidente constitucional, por el período 1901-1903, personaje 
que terminaría sus días precisamente en París en 1905. 

286 El Doctor Enrique Pouey solicita una licencia. Universidad de Montevideo, N° 213, 
Mayo 23 de 1900, 3 págs, sf. En: Arch. Fac. Med. Montevideo. 

287 Pou Ferrari, Ricardo. Augusto Turenne, op.cit.: 213-218. 

288 Ciganda Evaristo. Ecos de Europa. Vida Moderna. Revista Mensual. Historia, Cien¬ 
cias, Letras, Artes, Año I, Tomo II. Montevideo, 1901, págs. 119-218. 


304 



Ricardo Pou Ferrari 


La participación de Pouey en la Sección Obstetricia y 
Ginecología del Congreso de Medicina, nos ha llegado a través de la 
comunicación que envía a la Sociedad de Medicina de Montevideo, 
frente a la que, aún no siendo su delegado, “se ve en la obligación 
moral de informar sobre los asuntos tratados en el área de sus intere¬ 
ses ’. Los temas oficiales de ginecología fueron el cáncer del cuello 
uterino y el tratamiento de las metritis cervicales crónicas. Ambos 
ocuparían la atención de Pouey en años posteriores. A propósito 
del primero, se discute si el tratamiento quirúrgico está justificado 
“cuando la lesión va más allá del útero y lo consienten las fuerzas de la 
enferma". Richelot es escéptico para la cura quirúrgica abdominal 
cuando los ganglios están comprometidos, mientras otros “ jóvenes 
cirujanos”, entre ellos Legueu, defienden esa posición, basándose en 
sus fracasos por recidiva cuando emplearon la vía vaginal. Otros, 
como Ionesco y Faure, se pronuncian por la vía alta -opinión que 
Pouey no comparte-. “En resumen, la cuestión no ba dado un paso, 
y todos en el fondo, han proclamado la escasa curabilidad quirúrgica 
del cáncer uterino, cualquiera sea el procedimiento adoptado. Este re¬ 
sultado no ba de sorprender a nadie, pero es bueno tomar nota de esa 
declaración, para que ella sirva a incitar el celo de los investigadores 
que deben buscar en otro sentido”. Cita también algunos intentos por 
descubrir un microorganismo responsable del cáncer y encauzar la 
prevención y tratamiento de la enfermedad a través de sueros y va¬ 
cunas. 

Con respecto al segundo tema oficial, dice que tuvo “el desen¬ 
canto que no se presentaba nada nuevo al congreso”. Cita, sin embar¬ 
go, novedades en el tratamiento conservador de los miomas y de 
la retroversión uterina. Con espíritu muy vazferreiriano, termina 
afirmando que, en conjunto, “no se tuvo en cuenta la multiplicidad 
de variedades que la práctica ofrece al clínico y prevaleció el espíritu 
sistemático”. Pouey presenta dos comunicaciones, una sobre cura 
quirúrgica del cáncer uterino y otra sobre tratamiento quirúrgico 
de las retrodesviaciones. 

De la Sección de obstetricia, Pouey destaca en su informe el te¬ 
ma referido a la “etiología y naturaleza de las septicemias puerperales”, 
en el cual todos están de acuerdo con la absoluta proscripción de las 


305 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


irrigaciones vaginales profilácticas. Plantea la importancia de apor¬ 
tar estas ideas a sus colegas de Montevideo, para evitar el problema 
que se plantea “ cuando los médicos brindan opiniones diferentes de 
una enfermedad tan grave”. 

En ocasión de su estadía en París, Pouey tiene la oportunidad, 
como ya lo señalamos en el capítulo correspondiente, de demostrar 
en la práctica, ante sus colegas y amigos parisinos, su técnica ori¬ 
ginal del “ vaciamiento conoideo ”, publicada por primera vez, como 
ya fue dicho, como “ opération de Pouey” , en la “ Presse Médicale” por 
Paul Petit al año siguiente. 

Durante el Congreso de Higiene, que era uno más de la larga 
serie que se venía celebrando en diferentes partes del mundo, los 
nombres de Pouey y Navarro sólo figuran en las comisiones en¬ 
cargadas de confeccionar las listas de denominaciones de las en¬ 
fermedades, que tenían el propósito de que, al ser universalmente 
aceptadas, se tuviera uniformidad de criterios, con el fin de elaborar 
estadísticas e informes fidedignos. 

Suponemos que Pouey aprovechó ese viaje para recorrer dis¬ 
tintos países europeos, ya que había solicitado al Consejo de la 
Facultad de Medicina una licencia por seis meses, “a efectos de reali¬ 
zar un viaje de instrucción ’. No tenemos datos con respecto a estas 
otras probables actividades. 


306 



Capítulo XXIV 


1907 

Trabajo de Bottaro sobre 

INCISIÓN DE PFANNENSTIEL, 
INSPIRADO POR POUEY* 


O tro de los jalones que marcan la influencia del magis¬ 
terio quirúrgico ginecológico de Pouey es el trabajo a 
propósito de la incisión laparotómica de Pfannenstiel, 
presentado por Luis P. Bottaro al Tercer Congreso 
Médico Latino Americano, reunido en Montevideo en 1906. 289 


289 Bottaro Luis P. La incisión de Pfannenstiel en las laparotomías ginecológicas. Comunica¬ 
ción presentada al Tercer Congreso Médico Latinoamericano. Montevideo, Imprenta El 
Siglo Ilustrado, 1907, 82 págs.(Apartado). 


307 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


¿X — * SI /*. A.yC,^ 

UKMilMIMMHns. / 

UIMMÍ1S (¡imílill)/ 

f 

r-M M. ü*. 2¿_ 


— / 
ta- un» r. iottakm 



Carátula del trabajo de Bottaro sobre 
incisión de Pfannenstiel para las lapa¬ 
rotomías ginecológicas, 1907. 


El autor reconoce el impulso dado por Pouey para iniciar la 
nueva técnica: “Los brillantes resultados que [Wilhelm Johannes] 
Pfannenstiel [1862-1909 ], 290 [Bernhard] Krónig [1863-1917], 
[Cari] Menge [1865-1945] y otros respetables autores han publicado, 
indujeron a mi distinguido maestro el doctor Pouey, catedrático de la 
Clínica Ginecológica de la Facultad de Medicina a ensayar esa manera 
de abrir la pared abdominal y yo he tenido la suerte de seguir sus hue¬ 
llas, aplicando al principio el método con bastante mesura, y a medida 
que comprobábamos sus ventajas, con más decisión, a diversos casos, y 
hemos conseguido reunir desde octubre de 1904 hasta el 31 de diciem¬ 
bre de 1905, 67 casos que forman la base de nuestra convicción”. 


290 W.J.Pfannenstiel: Ueber die Vortheile des suprasymphysdren Fascienquerschnitts jur die 

gynakologischen Koeliotomien. [Volkmann’s] Sammlung klinischer Vortráge, Leipzig, 
1900, n F. 268 (Gynák. Nr. 97), 1735-1756. 


308 




Ricardo Pou Ferrari 



W. J. Pfannestiel 
(1862-1909). 


La gran importancia de la técnica radicaba, no en la trayectoria 


horizontal de la incisión cutánea, 
Otto Küstner (1849-1931) y O. 
Rapin (1868-1959) en 1896, así 
como porHenriHartman (1860- 
1952), Paul Ségond (1819-1908) 
y otros más tarde, sino en la “ge¬ 
nial idea de Pfannentiel, dada a 
conocer en 1899, de “que no sólo 
se incindiera la piel y el tejido ce¬ 
lular subcutáneo transversalmente, 
sino que también en esa dirección 
se cortara la fascia que recubre los 
rectos, y recién cuando ésta estuvie¬ 
se levantada, pasar entre ellos se¬ 
parando sus bordes internos, para 
penetrar en la cavidad abdominal, 
luego de incindida la fascia trans- 
versalis y la serosa longitudinal- 
mente”. 


que ya había sido propuesta por 


•2BH. 

.«'•Iteltjit Mr. « 7.1 


Ober dic Vorthello dea soprujnnphjriron Fucianquar- 
•dinitta fúr die fyo&koloRÚobao Küliotomleo, ugbufc 
flln Boitrag m der IndikatiooMrteUnng der Opentioaiwcge. 


J. rfknactMtlrl. 


•ol(4«a tikrullMv.. J,, 
xhIi i. p», 


U&h.. 

•U Kt 4 fvk<Jc« 


'■«"“I— »V*'*•«»**» Ua. hIi .mUAi 

loan hII u 4 |U> Mil Kfu 

*•**•. »W* Irn 
«*■ **W*«Ua mml Y. 

■Ich* -Jl KM KiU ■nUluIn . 


• «M»h n* wit m »u>l« 

----««I áa alié* 4» •»- 

t l«m^i fcUe 4 m Opmu^iM o»4 mm airkt 

«♦«*1.. f It a- MitfcaWii Jn ak> *, ..LlT: . 

«Iprrim* r* aih .Wa « ..41 fli, 4ea 
wi» fil dU Nnlpuk ‘ 
kouuM, , 1 - kuli 



• "Mullía •■*0 WtmIXiM Mt 4 «« iúJ. 

i t (fpuuu*. im x, u 


Carátula del trabajo de Pfannenstiel, 1899. 


309 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


kñm 



Sehcm* der SekoittfOhmng 
I>i» bogcbfovnijKc tnurmdi Ua* 
Udvutel «]cu Schuitt darth ILmt, 
I-ntvrhaatf«tira«relie uad di* Fudci.! 
<1í« |Kiiiktirtc IJuU dea CWhaitt ixinh 
di* ■•tabea den MwtnB rectí **- 
* l f** ,,e Bindm- ■ ebuelJehU dk Fucú 
Unoeveran und du Ptnteocum. 


4 



uuiiiiiim 4»r.k 


■ 11* nt 


Mnuri ourrtj.lt <l«r I.ine. 


• rroicijcuUri. DoagU.lL 

» * •» »l * M oM iat i M- un., , M 
/IWlnm ubM lli.*, 




Ilustraciones del trabajo de Pfannenstiel. 


Hace Bottaro un cuidadoso estudio de la anatomía de la pa¬ 
red abdominal, aplicado al problema concreto que encara, basán¬ 
dose en los trabajos de Paul Poirier (1853-1907) y Adrien Charpy 
(1848-1911), así como en las referencias de los autores alemanes ya 
citados, Pfannenstiel y Kronig, experiencias que abarcan el período 
comprendido entre 1899 y 1903. 

El capítulo titulado “Manual Operatorio”, consta de una cui¬ 
dadosa descripción de cada una de las maniobras, que están mag¬ 
níficamente ilustradas con dibujos ejecutados por el artista plástico 
italiano radicado en Montevideo, Godofredo Sommavilla (1850- 
1944), basados en fotografías tomadas durante las intervenciones 
por “el estudiante ” Miguel Becerro de Bengoa. Describe las variantes 
de la técnica original, para cuya elección deben tenerse presente las 
condiciones especiales del caso, lo que amplía considerablemente el 
espectro de las patologías de la pelvis pasibles de ser resueltas con es¬ 
ta incisión. Hace especial referencia a los procesos infecciosos, que 


3 io 




Ricardo Pou Ferrari 


motivan gran parte de las laparotomías ginecológicas; recordemos 
que era éste un tema de singular importancia entonces, tratado en 
los dos primeros Congresos Periódicos Internacionales de Ginecología 
y Obstetricia y objeto de una comunicación del propio Bottaro a la 
Segunda Reunión del Congreso Científico Latinoamericano , que tuvo 
lugar en Montevideo en 1901. 





Ilustraciones del trabajo de Bottaro. 


Cuando se trata de la extirpación de tumores, señala que “el 
volumen de los mismos no es una circunstancia que contraindique el 
corte suprasinfisario”. Termina destacando que “[...] aparte de es¬ 
tos casos que podrían ser litigiosos y han merecido ser apuntadas como 
contraindicaciones, se realizan con entera comodidad todas las otras 
intervenciones de la cirugía abdominal ginecológica". Plantea como 
únicas contraindicaciones: “I. Las anexitis agudas supuradas a viru¬ 
lencia elevada; LI. Las peritonitis supuradas; LIL. Los tumores sólidos 
malignos del aparato genital interno”. 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


Estamos en pleno desarrollo y despliegue de una nueva y mo¬ 
dernista medicina operatoria. Pouey ya había transcurrido, con pie 
firme y buena base de sustentación patológica, por la nueva cirugía , 
la que había convertido a la laparotomía en la operación estrella, 
ventana para abordar e intentar curar múltiples enfermedades que 
se alojaban en vientres de hombres y especialmente de mujeres. 

El manual operatorio de un nuevo procedimiento , o sea la téc¬ 
nica quirúrgica , requería un sostén, que ponía en primer lugar a 
la primogénita de la medicina operatoria, la anatomía quirúrgica, 
pero debía contar con otros recursos, porque ésta -por sí sola- no 
llenaba las necesidades a las que obligaban los intentos por resolver 
las nuevas y complejas patologías intra abdominales o pelvianas, 
especialmente las infecciosas y tumorales. Ahora se requería lo que 
no era casi posible entre 1860 y 1880, es decir, introducir las ma¬ 
nos en la cavidad abdominal. Para resolver los problemas quirúrgi¬ 
cos en este tiempo tal maniobra era obligada a efectos de explorar, 
identificar, debridar, drenar y extirpar. Tal como lo destacó el exi¬ 
mio cirujano ginecólogo francés Jean Louis Faure (1863-1944), la 
posición de Trendelemburg, ideada por un vocacional y pujante 
cirujano, regaló a los nuevos cirujanos ginecólogos una posibilidad 
de operabilidad extraordinaria para manipular en el fondo de la 
pelvis. Logrado esto, la nueva medicina operatoria a que nos refe¬ 
rimos necesitaba, no sólo operar con sumo cuidado y limpieza de 
corte hemostático sino, además, necesitaba acceder al celoma y salir 
de él, abriendo los planos con criterio científico y cerrándolos con 
el mismo cuidado y espíritu. Por lo tanto, esta cirugía fasciotómi- 
ca creada por Pfannenstiel funcionó como una especie de ejemplo 
de una nueva mentalidad anatomo-quirúrgica más sofisticada, que 
probablemente marcó caminos hasta entonces desconocidos a se¬ 
guir, dado que las exigencias en los procedimientos cortantes se ex¬ 
tendieron a más regiones del organismo. Puede que esta mentalidad 
tenga su inicio en el pensamiento, no sólo anatómico sino también 
funcional, quizás proveniente de la experiencia de los ortopedas, 
yendo hacia la cirugía funcional de los órganos intracavitarios. 

¿Cómo llegan nuestros dos primeros cirujanos ginecológicos 
académicos a conocer la técnica de Pfannenstiel? El discípulo, Luis 


312 



Ricardo Pou Ferrari 


Pedro Bottaro se encarga de la elaboración del trabajo que va a 
difundir esta técnica entre nosotros. Nos relata que su “ distinguido 
maestro ’ puso en su conocimiento la novedad quirúrgica. También 
nos testimonia que fue el Profesor quien la practicó por primera 
vez, el 28 de noviembre de 1904, en el Hospital de Caridad, ayu¬ 
dado por “ médico interno del Sanatorio de Poney" y colaborador de 
la Clínica ginecológica, Enrique Llovet. Casi todas las subsiguientes 
fueron realizadas también en el servicio hospitalario y algunas en el 
medio privado. Pero, en definitiva, ¿dónde Pouey leyó el trabajo de 
Pfannenstiel? Las referencias bibliográficas que nos brinda Bottaro 
son dos, la primera, una del propio Pfannenstiel publicada en el 
Zentralblatt für Gunaekologie en 1903 y la segunda es la exhaus¬ 
tiva y muy bien ilustrada descripción de la técnica que aparece en 
el libro de los colegas y coetáneos del cirujano de Breslau, Albert 
Dóderlein (1860-1941), de Tübingen y Bernhardt Krónig (1866- 
1917), de Freiburg, 291 donde figura el procedimiento. No sabemos 
a ciencia cierta si alguno de los dos cirujanos orientales leyó el tra¬ 
bajo de Pfannenstiel en alemán o lo conocieron a través de revistas 
francesas o norteamericanas o si la fuente donde bebieron las bon¬ 
dades de la técnica fue el libro antes mencionado. Como hipóte¬ 
sis, factible pero no probada, debemos pensar si no fue el “ Jefe de 
Clínica Adjunto de la Clínica Ginecológica , Juan Pou Orilla, (quien 
en 1906 terminaba una pasantía de dos años en Berlín y que había 
ingresado en calidad de Miembro vitalicio en la Sociedad Alemana de 
Ginecología y Obstetricia con el propio Pfannenstiel como padrino) 
el que comunicó la novedad a su tan apreciado maestro, como lo 
hiciera más adelante con otros trabajos aparecidos en revistas ale¬ 
manas o relatos en los congresos de habla germana a los que había 
asistido y que luego publicaría en Montevideo para facilitar su co¬ 
nocimiento por parte de los colegas rioplatenses. De todos modos, 
resulta interesante hacer notar que en la Argentina no se practica¬ 
ba la incisión de Pfannenstiel. En efecto, refiere en su autobigrafía 
el gran cirujano argentino José Arce (1881-1968): “El Presidente 
Figueroa Alcorta me designó para representar al Gobierno Argentino 


291 Dóderlein, Ay Krónig B. Operative Gynakologie. Leipzig, Verlag von Thieme, 1905, 
págs. 108-117. 


313 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


en el Congreso Médico Latino Americano de Montevideo (1906). 
Fue en esa oportunidad que vi emplear la incisión de Pfannenstiel en 
el Servicio del profesor Pouey; la utilicé, modificada, cuando propuse y 
realicé la operación que Cirio bautizó con el nombre de las “4 A”. 292 

Todos los especialistas orientales, desde finales de la década de 
1960, hemos utilizado sistemáticamente, tanto para la cirugía ab¬ 
dominal obstétrica como ginecológica, la incisión de Pfannenstiel, 
incluso en situaciones de emergencia. En efecto, quien se ha fami¬ 
liarizado con esta técnica la practica con gran rapidez, empleando 
los dedos para separar haces musculares y disecar los planos, respe¬ 
tando al máximo la anatomía y la función, con mínimo sacrificio de 
elementos y escasísimo sangrado. No hay, según lo estableció clara¬ 
mente Bottaro hace más de un siglo, ningún impedimento para el 
cirujano entrenado, ni en lo referente al volumen ni a la naturaleza 
de la afección que se opera. Debe recordarse que durante cierto 
tiempo se utilizó el “ portacampos separador ” de Becerro de Bengoa 
como complemento útil en este tipo de incisiones laparotómicas, 
que hoy ha caído en el olvido. Sí se emplea la valva suprapúbica y el 
separador bivalvo para favorecer la inspección y las maniobras. Tal 
como lo afirma Bottaro, la altura de la incisión y la modalidad más 
o menos arqueada a concavidad superior de la misma, es elección 
del cirujano, según la situación especial que enfrenta, pero, más 
que nada, según el hábito que haya desarrollado en este aspecto. 
Quizás la única indicación aún vigente de la incisión mediana sea 
en la cirugía oncológica, ya que permite una mejor inspección del 
hemiabdomen superior. Debemos, por consiguiente, a Pouey y a su 
primer discípulo esta herencia, con la drástica disminución de las 
evisceraciones y eventraciones que ella supone. 

Apoyándonos en el análisis conceptual que el distinguido ciru¬ 
jano y ginecólogo francés Jean Louis Faure hizo del desarrollo de la 
nueva cirugía antiséptica en el capítulo correspondiente a la gineco¬ 
logía en la Historia de la Medicina de Laignel-Lavastine, vinculamos 
el aporte de la incisión ideada por Pfannestiel a la anterior y tras¬ 
cendente propuesta de táctica quirúrgica, concebida por Friedrich 

292 Arce, José. Mi vida: auto-recopilación de hechos y comentarios para una posible biogra¬ 

fía. Buenos Aires, Ed J. de Oteyza, 1957, 514 págs. 


314 



Ricardo Pou Ferrari 


Trendelenburg (1844-1924), el uso de la posición operatoria “incli¬ 
nada” , que al parecer tomó de algún predecesor desconocido para 
nosotros y luego decidió aplicar para intentar manejarse y manipu¬ 
lar dentro de la cavidad abdomino pelviana, haciendo desaparecer 
el efecto de la fuerza de gravedad, al colocar los pies del paciente 
en una situación más alta que la cabeza. De este modo, puso a los 
cirujanos con nuevo espíritu en una senda terapéutica que se fue en¬ 
sanchando progresivamente hasta bien entrado el siglo XX. Pozzi, 
uno de los maestros de Pouey, en su Traité de 1891, cita la posición 
con el nombre de “dorso sacra declive ”, y se refiere concretamente al 
aporte de Trendelenburg, quien la habría utilizado primero -según 
esta referencia- en el diagnóstico de tumores de vejiga. Pero tal cita 
es indirecta, a través de un trabajo de Willy Meyer (1854-1932). 
Pozzi también hace mención a Maurice Arthur Mendes de León 
(1856-1924), un ginecólogo de Amsterdam, que al parecer trabajó 
en Berlín y que, entre otras cosas, se ocupó de la cirugía en el trata¬ 
miento de los trastornos psiquiátricos de la mujer, como varios otros 
destacados ginecólogos de esa época (Battey, Baker-Brown, Hegar), 
que habría difundido el empleo de la posición de Trendelenburg. 

De acuerdo a las referencias sobre los inicios de la Clínica 
Ginecológica de la Facultad de Medicina en la Sala Santa Rosa , des¬ 
de el comienzo se habría empleado la posición de Trendelenburg, 
primero con las dificultades inherentes a la primitiva mesa de ma¬ 
dera disponible, luego, antes del fin del siglo XIX, con gran como¬ 
didad, gracias a la donación realizada por Pouey de una magnífica 
mesa articulada de Matthew. 


315 




Capítulo XXV 


1910-1911 

Reorganización de la Salud 
Pública. La creación de la 
Asistencia Pública Nacional 


E lecto Presidente de la República en 1903, José Batlle y 
Ordóñez (1856-1929) debió afrontar el sangriento con¬ 
flicto armado promovido por el caudillo blanco Aparicio 
Saravia, que se insinuó ese mismo año y fue declarado a co¬ 
mienzos del siguiente, con una duración de nueve meses. Culminó 
en setiembre, luego de la muerte de Saravia a consecuencia de las 
heridas recibidas en la batalla de Masoller, a lo que siguió la firma 
de la paz, que significó un triunfo para Batlle. 

Este gobernante promovió, en todo el país, la participación de 
las “bases ”, a través de los clubes seccionales y de la Convención del 
Partido Colorado. Contó con el apoyo de su diario, El Día, medio 
accesible y masivo de comunicación de ideas. Estructuró un sistema 
centrado en su persona, de la que emanaba la mayoría de las direc- 


317 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


tivas, otorgando y quitando sus adhesiones, aún tratándose de per¬ 
sonas fidedignas e intelectualmente valiosas como fue el caso, entre 
otros, de Pedro Figari y José Enrique Rodó. Rechazó de plano la 
coparticipación y el diálogo con el Partido Nacional. La oposición 
tenía voz en el Parlamento -y a veces notables iniciativas- pero sólo 
era un anémico límite ante el apabullante despliegue del oficialis¬ 
mo. En el transcurso de su primera presidencia, entre 1903 y 1907, 
Batlle y Ordóñez trazó las bases de su programa, que puede resu¬ 
mirse en el republicanismo, el estatismo, el laicismo y una fuerte 
directriz socializante. A partir de esos principios, su política influyó 
sobre la asistencia médica, que se convirtió en uno de los aspectos 
sociales en que más involucrado se vio el Estado y sobre el que no 
se ha insistido lo suficiente. 

Por decreto presidencial del I o de agosto de 1905, se reformula 
la integración de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia 
Pública, que pasa a estar presidida por el librepensador, profesor y 
exdecano de la Facultad de Medicina, José Scoseria, e integrada por 
Ramón Montero Paullier, Alfredo Vidal y Fuentes, Alfredo Navarro, 
Eugenio J. Lagarmilla, Alejandro Beisso y Guillermo West. De este 
modo, Batlle barre de un plumazo a los personajes conservadores, 
que tanto habían enlentecido el avance de la Facultad de Medicina, 
dificultándole el acceso en el único ámbito clínico con que contó 
durante sus años iniciales. Por si podía quedar alguna duda sobre las 
intenciones del Gobierno, al mes siguiente, la Comisión Delegada 
del Hospital, formada por Alfredo Navarro, Manuel Quiniela y 
Joaquín Canabal, “resuelve prohibir obligar a los enfermos a partici¬ 
par de cualquier acto religioso y procede al retiro de los crucifijos de las 
salas del hospital”. 293 Este episodio despertó la esperada reacción de 
los católicos y la no tan previsible del pensador y escritor batllista 
José Enrique Rodó (1872-1917), que en las páginas de La Razón 
publicó un artículo titulado Liberalismo y Jacobinismo , que a es¬ 
ta altura es un clásico de nuestra ensayística. Se trenzó enseguida 
Rodó en una disputa, no sólo con los liberales, sino con sus propios 
correligionarios. Batlle por supuesto adhirió en forma categórica a 

293 Da Silveira, Pablo y Monreal Susana. Liberalismo y jacobinismo en el Uruguay batllis¬ 
ta. La polémica entre José E. Rodó y Pedro Díaz. Montevideo, Taurus, 2003:14-15. 


318 



Ricardo Pou Ferrari 


la decisión de la Comisión Delegada. De este modo, se cerraba una 
larga etapa en cuanto a la filosofía y modalidad de prestación de 
los servicios de salud, hasta entonces guiada por el principio de la 
caridad y con la participación de la Iglesia Católica, ya que era éste, 
junto al de la educación, uno de los aspectos que formaban parte 
de su tradicional misión. Para agravar la situación, poco sobreviviría 
a estos acontencimientos la figura que, a través de la inteligente y 
moderada mediación de Juan Zorrilla de San Martín, ejerció cierta 
influencia moderadora sobre Batlle; en efecto, mientras navegaba 
de regreso a Montevideo, en 1908, frente a las costas de España, fa¬ 
lleció Monseñor Mariano Soler (1846-1908), primer Arzobispo de 
Montevideo. Esto dio comienzo a una fase asaz difícil para la Iglesia 
uruguaya, que todavía sería la religión oficial del Estado hasta la en¬ 
trada en vigencia de la segunda Constitución, en 1919. Durante ese 
prolongado período intermedio los sucesivos gobiernos pusieron 
dificultades al reconocimiento de las autoridades eclesiásticas, pese 
a las gestiones de una comisión enviada al Vaticano. Las medidas 
batllistas fueron decididamente anticatólicas y se adelantaron a lo 
que ocurriría al respecto en el resto del mundo, con la excepción de 
Francia, que había acelerado este proceso de laicización una vez ins¬ 
taurada la Tercera República en 1871. Ente las decisiones batllistas, 
está la prohibición de manifestaciones religiosas en actos oficiales o 
cuando se rendían honores fúnebres; se suspenden las evocaciones 
religiosas en el seno del Ejército; se promulga la ley de divorcio; se 
elimina progresivamente los nombres de ciudades y los feriados que 
rememoraran temas religiosos. Otra gran lucha, que había comen¬ 
zado a librarse desde el siglo anterior y continuó en este momen¬ 
to, fue la referida a la laicidad de la enseñanza y al monopolio del 
Estado en cuanto a programas y exámenes. Finalmente, se prohibió 
la enseñanza de todo tipo de ideas religiosas. Por otro lado, siendo 
el Uruguay un país de emigrantes, con estos llegaron los vientos 
revolucionarios y los movimientos sindicales; Batlle, que pretendió 
acercarse siempre a los obreros, debió enfrentar estos conflicos, a los 
que más bien procuró orientar que combatir. 


319 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


El entonces Rector de la Universidad, Eduardo Acevedo 
(1847-1958), otorgó una nueva impronta de profesionalismo a la 
Universidad, atendiendo a aquellas áreas prioritarias como fuentes 
de riqueza y trabajo para el país, a través de la contratación de noto¬ 
rios profesionales y científicos alemanes y norteamericanos. Fundó 
las Escuelas -más adelante Facultades- de Agronomía y Veterinaria. 
Desde el decanato de la Facultad de Medicina, Alfredo Navarro 
-entre 1904 y 1907- implemento la creación de Institutos y el re¬ 
fuerzo de la docencia a través de los profesores agregados. 

Durante la presidencia de Claudio Williman (1861-1934), en 
el período comprendido entre 1907 y 1911, se aprobó, en 1908, 
la nueva Ley Orgánica de la Universidad, disposición que fue re¬ 
sistida en los medios académicos, puesto que creaba -según estos- 
una “federación de escuelas ”, con sus respectivos Consejos, con lo 
que la institución perdía su unidad orgánica. Las disidencias de¬ 
terminaron el alejamiento del Rector (sucedido en ese cargo, du¬ 
rante un corto período, por Francisco Soca) y de varios decanos, 
entre ellos el de Medicina (a quien reemplazó Augusto Turenne) al 
igual que de integrantes de los Consejos, como Américo Ricaldoni. 
En 1907 se inauguró el Instituto de Química en la Facultad de 
Medicina, mientras ya estaban en marcha los de Anatomía Normal 
y Fisiología, “cuyos directores fueron pensionados para permanecer un 
año en Europa a efectos de estudiar la estructura definitiva que iba a 
darse a dichos Institutos y para adquirir instrumental y aparatos” 
También se llevó adelante la organización de la Asistencia Pública 
Nacional, hecho de una enorme importancia médico social, que 
estudiaremos en detalle a continuación. 

Entre las gestiones gubernativas de Williman, hay una vincula¬ 
da a la Salud, que está alineada con la más pura ideología batllista 
y que desmiente el “quietismo” que se ha atribuido a esta adminis¬ 
tración. La misma es la aprobación de la Ley N° 3724, del 7 de no¬ 
viembre de 1910, por la que se crea la Asistencia Pública Nacional. 
Constituye la culminación de una larga etapa previa, tejida tanto en 
el ámbito académico como político, a través de la cual se fue leudan- 

294 Buño, Washinton. Historia de la Facidtad de Medicina de Montevideo. Buenos Aires, 
Medicina, 39: 270-271, 1979. 


320 



Ricardo Pou Ferrari 


do la idea de solidaridad-, el pueblo y el Estado no han de atender a 
los necesitados por caridad, sino que tienen el deber de hacerlo en 
la medida en que todos y cada uno de los ciudadanos que no están 
en esa posición de desprotección, adquieren la obligación de devol¬ 
ver a la comunidad parte de lo que de ella han recibido. Esta nueva 
visión, proveniente de corrientes ideológicas, filosóficas, jurídicas, 
sociológicas, sobre todo francesas (téngase en cuenta la progresiva 
ordenación de la Assistance Publique, establecida en 1849, que se 
concretaron durante los primeros años de la Tercera República), tie¬ 
ne especial influencia en lo que se refiere a la atención de los niños, 
las mujeres, los enfermos en general y los dementes en particular 
(recuérdese la obra de Santín Carlos Rossi en esa época), los ancia¬ 
nos, etc. El Estado, tal como lo concebía Batlle, debía ser el “ escudo 
de los desprotegidos' . Todavía habría de transcurrir más de un siglo, 
pasando por períodos de mayor o menor conservadurismo, para 
que la idea de solidaridad diera paso a la de seguridad social y, más 
aún, para que ésta se llevase a la práctica. Incluso durante una época 
que podría considerarse a priori anti liberal, como fue la del terris- 
mo (1931-1938), tuvieron lugar empujes en materia médico social, 
entre los que cabe recordar la aprobación del nuevo Código Penal de 
Irureta Goyena, con la despenalización -que fue efímera- del abor¬ 
to provocado; el establecimiento, a través de la aprobación de un 
Código del Niño, de un Ministerio de la Infancia, luego convertido 
en Consejo del Niño. Otra innovación fue la creación del Ministerio 
de Salud Pública, que abarcaría las funciones y atribuciones tanto 
de la asistencia como de la higiene, hasta entonces bajo la órbita 
de la Asistencia Pública Nacional y del Consejo Nacional de Higiene, 
respetivamente. No obstante las diferentes fases evolutivas de este 
largo proceso, la concreción de la Asistencia Pública Nacional es un 
paso de singular significación, que debe considerarse el resultado 
de la política batllista en la materia, iniciada, como fue visto, con 
la modificación de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia 
Pública en 1905. 

La historia de la génesis de la Ley de la Asistencia Pública 
Nacional ha sido expuesta con brillantez y erudición por el médico 


321 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


e historiador de la medicina José María Ferrari, 295 estudio que nos 
servirá de guía en la siguiente exposición, a la que procuraremos 
dar un orden cronológico y a la vez vincularla con otros hechos de 
importancia para la Medicina nacional. 

El Presidente Williman integró una Comisión para el estu¬ 
dio del tema concreto que estamos refiriendo, formada por José 
Scoseria como presidente, Alfredo Vidal y Fuentes -presidente 
del Consejo Nacional de Higiene-, Gabriel Honoré -director de 
Salubridad Municipal de Montevideo-, Luis Morquio -profesor de 
Clínica pediátrica desde 1896 y abanderado de la pediatría social-, 
Benjamín Fernández y Medina -escritor y político-, José Ramasso 
-médico y político- y Juan José de Amézaga -joven abogado, inte¬ 
grante de la Cámara de Diputados, encargado posteriormente de la 
redacción de la Ley y futuro Presidente de la República entre 1943 
y 1947-. 

“La Comisión -comenta Ferrari-, entre abril y junio de 1910, 
elabora un informe según el cual los principales problemas para los que 
se planteaban las respectivas soluciones eran: la elevada morbi mortali¬ 
dad materno infantil, las enfermedades infecto contagiosas como causa 
principal de defunción y las afecciones crónicas como la sífilis y la tu¬ 
berculosis. Asume que el sistema vigente es insuficiente para enfrentar y 
solucionar tantos riesgos en materia asistencialy social de una sociedad 
en creciente dinamismo pero con instituciones anticuadas y totalmente 
desbordadas, afectando el presente y el futuro de nuestra población. 
Propone cambios importantes en lo conceptual, la salud considerada 
como un derecho individual y público debe ser asumida como una res¬ 
ponsabilidad del Estado y prestada a través de instituciones públicas 
y laicas, como ocurría desde años atrás con la educación, aunque sólo 
gratuita para los indigentes, al contrario de la educación, gratuita para 
todos”. 

Con la firma del Presidente de la República y de su Ministro 
de del Iinterior, José Espalter (1868-1940), se envió al Parlamento 
el anteproyecto de Ley. Por el mismo se creaba el nuevo organismo, 

295 Ferrari, José María. A cien años de la Ley de Asistencia Pública Nacional. Reflexiones 
sobre la Ley de la Asistencia Pública Nacional. Montevideo, Ses. Soc. Hist. Med. (En 
prensa). Sesión científica del 5 de octubre de 2010, 16 págs. 


322 



Ricardo Pou Ferrari 


dependiente del Poder Ejecutivo a través del Ministerio del Interior, 
al que se daba la denominación de Asistencia Pública Nacional. “Se 
racionalizaban todos los servicios, que hasta la fecha no lo estaban, 
en función de lo que disponía en el artículo 19. Se creaba para su 
Dirección un Consejo de Salud Pública de 21 miembros y el cargo de 
Director General; ambos designados por el gobierno y que durarían seis 
años en sus funciones, pudiendo ser reelectos”. 

El anteproyecto fue objeto de una detenida aunque rápida dis¬ 
cusión en la Cámara de Diputados, donde sobresalió la interven¬ 
ción del entonces Representante Nacional Joaquín de Salterain. 
Este “ [n] o comparte la nacionalización total de los servicios, pues en¬ 
tiende que se limita el derecho de autonomía municipal. Se aceptan 
estos argumentos y se crean las Comisiones Asesoras Departamentales 
con activa participación de las autoridades locales”. También conside¬ 
ra ese Diputado excesivas las atribuciones del Director General, a 
lo que responde, a modo de justificación, el Miembro informante, 
Juan José de Amézaga aduciendo que tal criterio había sido adop¬ 
tado para aumentar la ejecutividad de dicha figura, que estaba tan 
limitada, en los términos en que la Ley de la Comisión Nacional de 
Caridad y Beneficencia Pública, de julio de 1889, definía para su 
Director; añade Amézaga que, el jerarca, por otra parte, estaría con¬ 
trolado por un Consejo Nacional y asesorado en diversas materias 
por una Comisión Técnico Administrativa, formada por expertos. Es 
de destacar que ambos organismos se integraron por primera vez 
incorporando un representante de la Facultad de Medicina, lo que 
desapareció años más tarde. Ajustado el texto, fue votado por una¬ 
nimidad el 7 de noviembre de 1910 y promulgado el mismo día 
como Ley, con la firma de Williman y Espalter. 

Sus autoridades entraron en funciones en los primeros días de 
enero de 1911. La lista de los integrantes del primer Consejo fue 
la siguiente: doctores Alfredo Vidal y Fuentes, Augusto Turenne, 
Enrique Pouey, Agustín Sanguinetti, Francisco Soca, Américo 
Ricaldoni, José Ramasso. Ernesto Fernández Espiro, José Martirené, 
Bernardo Etchepare, Claudio Williman, Pedro Figari, Antonio 
María Rodríguez, Andrés Lerena, Federico Fleurquin; Ingenieros 
José Foglia y Leopoldo Peluffo; señores Luis Supervielle, Diego 


3 2 3 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Pons, Alejandro Beisso y Santiago Rivas. Actúa como secretario 
del cuerpo, Antonio María Márquez. La Dirección General estu¬ 
vo presidida por José Scoseria, siendo secretario, tesorero y conta¬ 
dor, Carlos María Gurméndez, Julio Anavitarte y Federico Mora 
Magariños, respectivamente. 

En 1913, el Consejo tenía por presidente a Claudio Wi 11 i man, 
por vicepresidente a Enrique Pouey (es la segunda vez, luego de 
1892, que su nombre aparece en un organismo público, en ambos 
casos se trata de cargos honorarios) y por vocales, a los restantes 
miembros de la primera lista. 

Es de destacar la jerarquía de los miembros de este Consejo, 
no sólo de los médicos -casi todos catedráticos de la Facultad de 
Medicina-, sino también de los abogados, ingenieros y de otros 
personajes representativos de diversos órdenes de la actividad na¬ 
cional. Esa lista da la impresión de ser una demostración del apoyo 
unánime que la sociedad prestaba a esta iniciativa de tanta signifi¬ 
cación. Es interesante también resaltar que -lo mismo que ocurrió 
en 1905- cuando debía impulsarse un proyecto batllista de gran 
envergadura en materia de salud, quien lo encabezaba, al menos en 
una primera etapa, era José Scoseria. 

*** 

En 1911 Batlle retorna de Europa luego de cuatro años de 
ausencia y es elegido Presidente de la República por segunda vez, 
por el período 1911-1915, con la abstención del Partido Nacional. 
Casi simultáneamente, llega de igual procedencia, el adalid de la 
obstetricia social, Augusto Turenne, que estaba estudiando en París 
la organización concebida por su Maestro Adolphe Pinard (1844- 
1934), con la finalidad de disminuir la mortalidad materna -tan 
elevada entonces como antes de conocerse, en 1879, el agente de 
la fiebre puerperal- así como la de los recién nacidos. Con este 
objeto, el obstetra parisino (que puede bien considerarse fundador 
de la perinatología) había creado, con la cooperación de un equipo 
excepcional, en forma paralela a los servicios que habitualmente se 
brindaban en la Maternidad, una red de policlínicas zonales, donde 
las pacientes, embarazadas o luego de haber tenido su hijo, debían 


324 



Ricardo Pou Ferrari 


consultar y controlarse periódicamente. En ese momento, la ali¬ 
mentación a pecho del recién nacido era esencial para su sobrevida, 
de ahí que, o bien se requería la participación, siempre dificultosa, 
de nodrizas, o se les brindaba leche almacenada, en estos consulto¬ 
rios, que se llamaron, como más adelante en nuestro país, “ gota de 
leche”. Estas preocupaciones médico sociales, aparte de su impor¬ 
tancia propia, tenían repercusiones sobre el número y la salud de los 
futuros ciudadanos, cosa significativa en países como Francia, siem¬ 
pre en riesgo de enfrentar una guerra. Al mismo tiempo, flotaba 
en el ambiente el asunto de la mejorar la raza, ciencia denominada 
eugenesia , originada en Inglaterra y que se había desparramado por 
el mundo -también en Sudamérica- con graves implicancias ideo¬ 
lógicas de naturaleza socio política, como desafortunadamente se 
pudo comprobar en Europa durante el siglo XX. Cuando Turenne 
llega, pleno de ideas, encuentra el medio propicio para llevarlas a 
cabo a través de la Asistencia Pública Nacional, de la que formaba 
parte y que estaba en la etapa de trazar objetivos y prioridades. Es 
así que la primera obra (respaldada por el trabajo incansable de 
Turenne y su inteligente diagramación de un sistema de asistencia 
obstétrica en domicilio, así como de una Clínica, a la vez Refugio 
para embarazadas y puérperas) fue la Casa de la Maternidad, cuya 
inauguración tuvo lugar, con la asistencia del Presidente Feliciano 
Viera, en 1915. Como veremos, las obras fueron continuadas, en 
el mismo predio del Hospital Pereira Rossell, por las destinadas 
a la salud de la mujer no embarazada, el Pabellón de ginecología 
“Enrique Pouey”, inaugurado, como se verá luego, en 1923. 

En el mismo año de su instalación, el Consejo de la Asistencia 
Pública, decidió modificar los nombres de sus diversas dependen¬ 
cias, reconociendo sin embargo a quienes habían sido precursores 
de la misma. Se designa “ Hospital MacieP al Hospital de Caridad; 
“Dámaso Antonio Larrañaga”, al Asilo de Huérfanos y Casa cuna 
(creado en 1818); “ Dr ; Luis Piñeyro del Campo ” -último presidente 
de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública-, al 
Asilo de Crónicos y Mendigos de la Unión (existente desde 1860); 
“Juan D. Jackson ” -vieja figura de un ciudadano acaudalado y fi¬ 
lantrópico-, a la Casa Maternal N°l; “Vilardebó”, al Manicomio 


3 2 5 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Nacional y “Dr. Fermín Ferreira’ , a la Casa de Aislamiento del 
Buceo. 

La Asistencia Pública Nacional promovió en esta primera etapa, 
la creación de la Escuela de Nurses, según las ideas y el impulso de 
Carlos Nery Salvañach (1865-1927) 296 y la Colonia de Alienados, 
con la prestigiosa figura de Santín Carlos Rossi (1884-1936) a su 
frente (1913). 


En cuanto a la Universidad, el segundo gobierno batllista se 
caracterizó, como el primero, por el incondicional apoyo brindado 
a dicha insitutción, lo que se tradujo por un avance notable en su 
nivel académico. Poco antes, había sido inaugurado el nuevo edi¬ 
ficio central de la Universidad; en 1912 se hacía lo propio con el 
de la Facultad de Medicina, cuya piedra fundamental había sido 
colocada, también por Batlle, en 1904. 297 Parecería como que el 
gobernante hubiera tenido una especial y razonable preocupación, 
formando parte de su proyecto del “país modelo ”, por estimular la 
formación de universitarios, si bien él mismo sólo había cursado 
poco tiempo estudios superiores, no obstante lo cual mantuvo una 
vinculación amistosa y de respeto con personajes del mundo aca¬ 
démico, en especial, aunque no exclusivamente, con aquellos que, 
como Soca, Ricaldoni o Navarro, pertenecían a su grupo político. 

Entre 1909 y 1915 la Facultad estuvo regida por el Decano 
Manuel Quíntela, cuya gestión representa la primera etapa de vi- 

296 Nery era hijo de un brasileño, José Betbeze de Oliveira Nery, y de una uruguaya, 
Ángela Ana Salvañach Álvarez. Hizo la totalidad de su carrera médica en París, donde 
presentó la Tesis en 1895. (De Oliveira Nery, Carlos. Etude clinique sur les brülures 
causees par /’ électricité industrielle , París, Steinhal, 1895, 87 págs.) bajo la dirección 
de Félix Terrier (1837-1908). Durante su estadía conoció a quien sería su esposa, la 
hija de Juan Lindolfo Cuestas, con quien tuvo dos hijos varones. Su única hermana, 
María Elena, se casó con Alfredo Navarro, con quien tuvo un hijo. Luego se divorció 
y volvió a casarse con Lola Lussich. 

297 Es de hacer notar que la Facultad de Medicina no había cambiado su ubicación, 
hallándose desde su fundación en 1876, en la Casa de Ejercicios de la esquina de 
Sarandí y Maciel, que lamentablemente fue más tarde destruida para la construcción 
de una escuela pública, todavía existente. Hasta 1940 albergó el Instituto de Higiene 
Experimental. 


326 



Ricardo Pou Ferrari 


gorización de la institución, bien reflejada en la Memoria que el 
Decano publica al término de este mandato. Dicho destacado per¬ 
sonaje de la otorrinolaringología uruguaya y figura de relieve en el 
Partido Nacional, volverá a ocupar dicha jerarquía en el período 
1921-1927. 

En el año 1912 y otra vez en 1922, Pouey fue electo miem¬ 
bro del Consejo Directivo, en representación de los docentes, y en 
ambos casos presentó inmediatamente su renuncia, aduciendo que 
el desempeño de ese cargo le hubiera significado abandonar sus 
prioritarias tareas al frente de su cátedra, así como desatender la 
asistencia de las pacientes y la confección de los trabajos que fueran 
definiendo los frutos de su experiencia. 

En 1912 desparecen dos figuras de trascendental importancia 
en la historia de la medicina uruguaya, José Arechavaleta y Pedro 
Visca, que dejaron una impronta imborrable. 

Durante la presidencia de Feliciano Viera (1872-1927), entre 
1915 y 1919, este batllista fervoroso -que luego se separó del líder 
y formó su propio grupo, el Partido Colorado Radical- frenó algunos 
de los impulsos más radicales de Batlle en materia social y económico 
financiera, hecho que se conoce como el “alto de Viera”. Los histo¬ 
riadores han visto en esto una reacción conservadora, en respuesta 
a las presiones ejercidas por los poderosos productores rurales, así 
como por los capitales extranjeros, que temían una radicalización 
de los cambios iniciados por Batlle 

Un hecho significativo de esta administración fue la convo¬ 
catoria de Asamblea Nacional Constituyente , con la finalidad de 
elaborar el proyecto de una nueva Carta Magna, aprobada por el 
plebicito de julio de 1916 y que entró en vigencia en 1919, si¬ 
multáneamente con el inicio de la presidencia de Baltasar Brum 
(1883-1933). El batllismo debió transigir en muchos aspectos, lo 
que dio lugar a una fórmula ambigua, con un “ Ejecutivo bicéfalo", 
formado por el Presidente de la República y el Consejo Nacional de 
Administración, de nueve miembros, entre los cuales estaba Soca. 
Otra de las consecuencias notorias de esta reforma fue la separación 
de la Iglesia del Estado. 


3 2 7 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


A partir de 1915, la integración de la Asistencia Pública Nacional 
sufrió modificaciones; José R. Martirené fue su nuevo Director 
General -que continuaría en el cargo por espacio de un cuarto 
de siglo-; el vicepresidente era Agustín Sanguinetti y los vocales, 
Manuel Herrera y Reissig, Víctor Pérez Petit, Miguel Becerro de 
Bengoa, Leopoldo Peluffo, Francisco Ghigliani, Pascual Quartino, 
Manuel Quiniela y Gerardo Arrizabalaga, mientras que Carlos 
María Gurméndez siguió en la secretaría. 298 

En esta fase, se inauguró, como fue visto, la Casa de la 
Maternidad (1915), al igual que el nuevo hospital de Paysandú 
(1916), la red de policlínicas zonales de Montevideo (1917); tuvo 
lugar el Primer Congreso Nacional de Lechería (1918) y la creación 
del Instituto Profiláctico de Lucha contra la Sífilis , en cuya dirección 
e integración la Asistencia Pública actuará conjuntamente con el 
Consejo Nacional de Higiene Pública (1919). 

*** 


Un hecho de singular importancia tuvo lugar en ese período, 
al cual se le otorgó casi el significado de una apoteosis: una de las 
figuras más representativas de nuestra Medicina, Francisco Soca, 
ingresaba en 1917 como Miembro Extranjero de la Academia de 
Medicina de París, suceso de especial significación por la raigambre 
francesa de la medicina nacional. Años después también formarían 
parte de esa corporación, Alfredo Navarro, Juan C. Mussio Fournier 
y Diamante Bennatti. 


Una etapa de oro se abre para la Facultad de Medicina de 
Montevideo con el decanato de Américo Ricaldoni, entre 1915 y 
1921. En ese período se promovieron distintas iniciativas, nove¬ 
dosas y de gran impacto académico, a saber: la fundación de los 
“Anales de la Facultad de Medicina” (1916); la participación libre de 


298 Boletín de la Asistencia Pública Nacional, 1911-1929. 


328 



Ricardo Pou Ferrari 


los estudiantes en reuniones periódicas con los profesores; la pro¬ 
puesta de creación de la Academia de Medicina y de la Escuela de 
Medicina Experimental -proyectos no concretados-; la incorpora¬ 
ción de obras de arte alusivas para la decoración del edificio de la 
Facultad; la realización de “ veladas literiario musicales’ ’ -en alguna 
de las cuales Pouey participó brindando conciertos de violín- y el 
intercambio de profesores con otras Escuelas de Medicina. Esta últi¬ 
ma propuesta se hizo efectiva en innumerables conferencias de pro¬ 
fesores extranjeros, que continuaron desarrollándose a lo largo de 
años posteriores, así como en la concurrencia de nuestros catedráti¬ 
cos, especialmente a Buenos Aires. Se estimularon así las relaciones 
científicas entre países vecinos, puesto que, además, Montevideo 
recibió la visita de las “ caravanas ” médicas brasileñas. Más adelante, 
Ricaldoni propuso la publicación de un Tratado Latinoamedicano 
de Medicina , a cargo de las principales figuras médicas de sudamé- 
rica, entre ellas los profesores uruguayos. En 1924, invitó a Pouey 
para formar parte del grupo editorial de esta obra, que no llegó a 
realizarse. 299 


Durante las administraciones sucesivas de Brum (1919-1923), 
José Serrato (1923-1927) y Juan Campisteguy (1927-1931), la 
Asistencia Pública promovió la organizción del hospital de Durazno 
(1920), la fundación Hospital Pasteur (1922) y del hospital pe¬ 
diátrico Dr. Pedro Visca (1922), la inauguración del pabellón de 
Ginecología Profesor Enrique Pouey (1923) -sobre lo que nos exten- 
dermos después-, la edificación de los hospitales de Tacuarembó, 
Treinta y Tres y Colonia (entre 1924 y 1927), el establecimien¬ 
to del Dispensario Profiláctico de la Tuberculosis Dr. Calmette, la 
Colonia para convalecientes Gustavo Saint Bois (1928), el Servicio 
de Asistencia y Preservación Antituberculosa (1929). 

En 1927 tuvo lugar el Primer Congreso de la Asistencia Pública 
Nacional , bajo la presidencia de Martirené, en el que se trataron 

299 Wilson, E. y Mané Garzón, F. Américo Ricaldoni. Artífice de la medicina uruguaya. 

Montevideo, Ed. de la Plaza, 2009, 398 págs. 


329 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


tanto los palpitantes problemas de la salud como los no menos sig¬ 
nificativos vinculados a su administración. 


Otros hechos históricos en la medicina nacional acontecieron 
en esa época. Francisco Soca falleció en 1922. Figura consular, des¬ 
pués de Visca, de la Clínica Médica, había accedido a ella en 1896, 
previa actuación en las cátedras de Patología médica y de Clínica de 
Niños. Dejó una impronta duradera en varias generaciones, pudien- 
do considerarse a Américo Ricaldoni como el tercer maestro que 
también murió, en plena madurez, en 1928, luego de concretar su 
obra magna, el Instituto de Neurología, que había sido oficialmente 
inaugurado el año anterior. 

*** 


En 1914, estalla la Gran Guerra, que se extiende hasta 1918, a 
la que Uruguay se pliega, de parte de los “ aliados ’. Dicha contien¬ 
da, considerada como la auténtica transición entre los siglos XIX 
y XX, finaliza con la derrota de Alemania y el consecutivo reorde¬ 
namiento socio político y económico debido, entre otras cosas, a 
la desaparición de los grandes imperios. El Tratado de Versalles y la 
Sociedad de las Naciones, en las que se cifró la esperanza de lograr 
paz y concordia, indujeron un estado de equilibrio político inesta¬ 
ble, que estaría en el origen de la siguiente conflagración mundial, 
a partir de 1939. Tampoco ha de omitirse, que en 1917 tuvo lugar 
en Rusia la revolución de octubre, con el derrocamiento del zarismo 
y el inicio de la experiencia marxista -no menos imperialista que 
sus antecesores- que intentó llevar a la práctica la “ dictadura del 
proletariado”, culminando en un estrepitoso fracaso, más de medio 
siglo después. 

Durante la Gran Guerra, el Uruguay vivió pendiente de lo que 
acontecía en Europa. Francia fue socorrida, tanto a nivel público 
como privado. La colectividad francesa en nuestro país, acaudillada 
por Pouey y Julio Mailhos, envió continuamente ayuda en dinero, 


330 



Ricardo Pou Ferrari 


frazadas, ropas y alimentos. En 1917, nuestro biografiado organizó 
una gran colecta entre sus colegas, que él encabezó con la donación 
de tres mil francos y de la totalidad de sus sueldos como Profesor, 
para ayudar a los médicos franceses afectados por la guerra. Esto dió 
lugar con posterioridad a un homenaje, ofrecido en París por parte 
de la Asociación de los Médicos de Francia, a una delegación urugua¬ 
ya, de la que Pouey no formó parte. 


331 




Capítulo XXVI 


1911 

Vinculación con los 
Estados Unidos 


L a vinculación de la medicina y particularmente de la cirugía 
uruguaya con la norteamericana marca una nueva etapa en 
la historia de nuestra ciencia, que se acentuará en los lustros 
siguientes. 

*** 

En 1911, Pouey emprende un viaje a Europa y de regreso, 
visita los Estados Unidos. 300 Con una formación francesa marcada 
a fuego, descubre en Norteamérica, con la sagacidad que le era pro- 


300 Licencia del Dr. Enrique Poney, reemplazo por el Dr. Bottaro, encomendando informe 
sobre la organización de la enseñanza de la ginecología en los países que visite. Arch. Fac. 
Med. Montevideo, mayo 29, 1911,2 págs, s£; Solicitud de prolongación de la licencia 
concedida al Dr. Enrique Pouey. Arch. Fac. Med. Montevideo, 16 de noviembre de 
1911, 5 págs., sf; Nota manuscrita del Dr. Enrique Pouey, dirigida al Decano Dr. Ma¬ 
nuel Quiniela, comunicándole que está dispuesto a volver a hacerse cargo de su Servicio. 
Arch. Fac. Med. Montevideo, abril 12, 1012, 2 págs., sf. 


333 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pia, una nueva visión de la Medicina y en particular de la Cirugía. 
Refiere al respecto: 

“Desde muchos años atrás, concebí el proyecto de conocer 
a los Hermanos Mayo, cuya fama mundial llegó hace tiempo a 
Montevideo [...] Estos tan grandes cirujanos, como perfectos caba¬ 
lleros, [me atendieron] durante mi estadía de dos semanas [en] la 
pequeña ciudad de Rochester”. 

William Worral Mayo (1819-1911), médico inglés emigra¬ 
do a Estados Unidos en 1846, luego de varios destinos previos en 
Norteamérica, se radicó en 1866 en Rochester, Minnesota. Era ésta 
una zona agreste pero próspera y de gran actividad comercial, ubi¬ 
cada en el Far East, en un entronque de caminos y vías férreas, sali¬ 
da obligatoria hacia del río Missisipi, de los abundantes y variados 
frutos producidos en una amplia área vecina. Los dos hijos de Mayo 
estudiaron medicina y se hicieron cirujanos. En 1883 un violento 
tornado redujo a escombros la pequeña ciudad de Rochester, lo que 
puso en evidencia la necesidad de contar con un hospital. A partir 
de entonces, Mayo sénior y las hermanas de la caridad de la orden 
de San Francisco, pusieron manos a la obra. El hospital St. Mary s 
abrió sus puertas en 1889 y allí comenzaron su carrera los dos jóve¬ 
nes hijos, ya médicos y cirujanos, William James y Charles Horace. 
El mayor, nacido el 29 de junio de 1861, egresó de la Michigan 
State Medical School en 1883, completando sus estudios en la New 
York Post-Graduate Medical School and Hospital en 1884 y en el New 
York Polyclinic en 1885. El segundo, nació el 19 de julio de 1865, 
graduándose en la Chicago Medical School en 1888. Fueron dos per¬ 
sonalidades sobresalientes, que actuaron siempre unidos e hicieron 
de la Clínica Mayo la meca de la medicina mundial. Fallecieron con 
dos meses de diferencia, el 28 de junio y 26 de mayo de 1939, res¬ 
pectivamente. Destacamos las fechas, para poner en evidencia que 
ambos coinciden generacionalmente con Pouey. 301 


301 Clapesattle, Helen. Medical History in Minnesota; a simposinm. The Mayo Brothers, 
makers of history Bull Med Libr Assoc. 1959, January; 47(1): 18-23. 


334 



Ricardo Pou Ferrari 


Desde el comienzo, cultivaron el espíritu de equipo y una “po¬ 
lítica de puertas abiertas ” para con los médicos visitantes. Durante 
las operaciones tenían por costumbre ir comentando los procedi¬ 
mientos a medida que los ejecutaban para enseñar a los concurren¬ 
tes invitados, que llegaban cada vez en mayor número. A efectos 
de mejorar el aprovechamiento de estas pasantías, a partir de junio 
de 1908, comenzó a funcionar el International Surgeons’ Club -que 
poco después se denominaría simplemente Surgeons’ Club- con seis 
cirujanos visitantes como fundadores. Al comienzo de la jornada, se 
daban a conocer las coordinaciones quirúrgicas que tendrían lugar 
y, al término de la misma los miembros del Club comentaban los 
casos. 

En 1915, se fundó la Mayo Gradúate School of Medicine, razón 
por la que el Club fue desapareciendo, a medida que se incremen¬ 
taban las conferencias y seminarios, inherentes a la nueva actividad 
académica. 

Los Mayo viajaron extensamente por el mundo. Como sabe¬ 
mos, en 1920, William presidió la delegación del American College 
of Surgeons que recorrió algunos países sudamericanos y se detuvo 
unos días en Montevideo. Charles nos visitó, en compañía de su hijo 
John en 1930, en ocasión de la Conferencia Nacional Anticancerosa. 
Estas vinculaciones panamericanas motivaron la afluencia a la Mayo 
Clinic, no sólo de médicos sino también de pacientes de habla his¬ 
pana. Los famosos cirujanos de Rochester también frecuentaban los 
países europeos; en 1911 William hizo una visita a París -coinci¬ 
dentemente con la efectuada ese mismo año por Pouey-, de la que 
dejó una crónica. 302 

En un reciente artículo, 303 su autor, W. Bruce Fye, comienza 
con una cita de un visitante canadiense que estuvo en Rochester en 
1906: 


302 Mayo, William. La chirugiefrangaise. (Trad. Víctor Pauchet). París, Le Mans, Imp. de 
Monnoyer, 1912. 

303 Fye, W. Bruce. Presidential Address The origins and Evolution ofthe Mayo Clinic from 
1864 to 1939: A Minnesota family practive becomes an International “Medical Mecca”. 
Baltimore, Bull Hist Med 2010, 84 (3): 323-357. 


335 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


“La especialización y la cooperación con lo mejor que existe en 
cada departamento, es aquí el lema. 

Y prosigue: 

“Elpapel significativo de la clínica Mayo (subestimado) fue el 
riguroso entrenamiento de los graduados (especialidad). A diferen¬ 
cia de otros centros médicos académicos tradicionales que enfatiza¬ 
ban la investigación, la principal misión de los Mayo fue siempre el 
cuidado de los pacientes. Esta actividad ha sido siempre encarada 
en un ambiente enriquecido por programas dedicados al entrena¬ 
miento en las especialidades y a la investigación clínica”. 

Según lo percibe Pouey, al denodado esfuerzo por la superación 
en materia médica, se aunaban principios empresariales, tal como 
habían sido concebidos, en otras actividades, por Ford, Carnegie y 
Taylor. En el transcurso de los años acudió “un ejército de enfermos, 
procedentes de 1000 leguas a la redonda”, atraídos por “la organiza¬ 
ción que con admirable tenacidad e indomable energía [los hermanos 
Mayo habían] sabido dar al mecanismo quirúrgico [y por] su labor 
científica [que era] apreciada, [puesto que asistían] a numerosos con¬ 
gresos, [y escribían] folletos que, aunque lacónicos, [expresaban] las 
ideas avanzadas de Rochester”. 

En ese entonces la medicina de beneficencia se brindaba en 
hospitales, algunos provistos de sectores para pacientes privados. A 
la financiación estatal se sumaban las donaciones y el producto de la 
autogestión; más tarde se agregó el aporte de los seguros. 

El bien remunerado ejercicio profesional permitió a los orga¬ 
nizadores de la Clínica Mayo, trazar planes edificios ambiciosos y 
además: 


“Durante 20 años [...] atraer como colaboradores a médicos 
como H. L. Gijfin, W. F. Braasch, H. S. Plummer, Christopher 
Graham, Justus Matthews; a anatomopatólogos como Louis 
Blanchard Wilson, Bird C. Willis, V Carpenter McCarty, Bernard 


33 6 



Ricardo Pou Ferrari 


F. McGratb y a una falange de jóvenes cirujanos asistentes, entre los 
cuales desctiellan Juddy Bekmann, perfecta hechura de los Mayo”. 

Muy probablemente, a nuestro compatriota le llamó la aten¬ 
ción el contraste entre la medicina estadounidense y la francesa; 
entre el democrático trabajo en equipo y el dogmatismo autocrático 
del patrón ; entre el valor de la experiencia -traducida en casuísticas, 
rigurosamente recogidas, interpretadas y actualizadas- y la opinión 
emanada de la rutina. Sin dejar de lado la relación humana entre 
médico y paciente, la salud y el bienestar de este último era el más 
preciado objetivo empresarial en el centro médico norteamericano. 

El equipo vive placenteramente donde trabaja; allí encuentra 
un ambiente adecuado para desarrollar su vida personal y profe¬ 
sional, lo que probablemente es el preámbulo de una práctica de 
riguroso espíritu universitario (que, en el fondo, era alemana), au¬ 
gurando lo que progresivamente se convertiría en el régimen de 
dedicación total. Al respecto, dice Pouey: 

“El medio es tranquilo y pueden entregarse con ardor, lejos de 
las distracciones que ofrecen los grandes centros, a su labor quirúr¬ 
gica”. 

Con perspicacia agrega: 

“El medio es sano [...], la Clínica lo suficientemente distante, 
como para que se establezca un filtro de enfermos graves, que po¬ 
drían ennegrecer las estadísticas. [Los médicos y cirujanos de la 
Mayo Clínica] son good boys, son justos, piden honorarios equita¬ 
tivos [por sus intervenciones], hasta hacerlas gratuitas en mtichos 
casos, son buenos, son hábiles, son listos, sin precipitación, tienen 
excelente técnica, el diagnóstico es seguro”. 

La biblioteca, bien provista de publicaciones anglosajonas, “es 
muy pobre en revistas francesas, lo que, según me han dicho, se debe al 
escaso conocimiento que del idioma tienen los americanos”. También 
atesora colecciones de valor histórico, que integran uno de los fon- 


337 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


dos bibliográficos más notables aún existentes. Dicho sea de paso, 
este último se vio enriquecido por el gesto de desprendimiento que 
tuvo, a principios de la década de 1960, Velarde Pérez Fontana, uno 
de los principales discípulos de Pouey, al donar a la institución en 
donde había sido becario en 1926, un selecto grupo de libros histó¬ 
ricos de su biblioteca personal, entre los que se cuenta una edición 
de la Fabrica de Vesalio. 

Ya a comienzos del segundo decenio del siglo, los hermanos 
Mayo habían reunido gran experiencia en distintos campos de la ci¬ 
rugía; se esbozaba así la especialización, sin perder de vista la visión 
global de cada caso. 

Pouey observa con admiración, aunque con espíritu crítico, las 
intervenciones de vías biliares, de las que él había sido un precursor 
en nuestro medio, desde fines de la década de 1890: 

“La operación consiste en colecistotomía o —más raramente— 
colescistectomía. Posee la Clínica una experiencia de 4.000 casos, 
de la que han sacado útiles conclusiones, entre ellas la de que los 
calados parecen favorecer la degeneración cancerosa de la mucosa 
vesicular (85/4.000 casos). La mortalidad en esta cirugía es de 1.25 
a 2.08”. 

Estas consideraciones se enmarcan en el desarrollo más o me¬ 
nos vertiginoso de la cirugía biliar y pancreática, que se protago¬ 
nizaba en ambos márgenes del Atlántico Norte. Como ha enseña¬ 
do el Maestro uruguayo de la cirugía Raúl C. Praderi, Hans Kehr 
(1862-1916) estaba echando las bases de la cirugía biliar moderna 
y ya se hallaba en marcha, al inaugurarse el siglo XX, la práctica de 
las complejas duodeno pancreatectomías de Walter Kausch (1867- 
1928). 

También Pouey se muestra interesado por la cirugía gástrica, 
tema sobre el que publica más tarde un trabajo de revisión, basado 
principalmente en la práctica de los hermanos Mayo. Allí describe 
el tratamiento de úlceras y cánceres de estómago mediante la técnica 
conocida como Billroth LL. Ilustra ese texto con dibujos realizados en 
Rochester, donde existía una buena escuela de ilustradores médicos. 
La cirugía gastrointestinal conoció su despegue en la década de 1880, 


338 



Ricardo Pou Ferrari 


en la prolífica escuela de Theodor Billroth (1829-1894) en Viena. De 
hecho, la relación de Pouey con los Mayo, dará, en pocos años más, 
en este preciso problema moderno de la cirugía, un brote surgido de la 
observación y la pluma del recién citado Velarde Pérez Fontana, que a 
su regreso de Rochester, en 1927, publicó una serie de artículos titula¬ 
dos “La cirugía Gastro-Duodenal en la Mayo Clínica ”. 304 

Hace también mención a las operaciones de las “ apendicitis en 
frío ” que eran practicadas con frecuencia en la Clínica Mayo. 

Describe en detalle las condiciones de trabajo en el quirófano, 
las que, a su juicio, explican 11 tan brillantes resultados”. Se emplea la 
más rigurosa asepsia quirúrgica, utilizándose sin excepción el auto¬ 
clave. 

“La Hermana Superiora actúa como ayudante directo del 
doctor William; siempre está presente en la sala de operaciones un 
anatomopatólogo y su ayudante, de quienes depende, en muchos 
casos, la conducta que sigue el cirujano”. 

Enfatiza el uso sistemático de los guantes de goma -introduci¬ 
dos a principios de siglo por William Halsted-, que los cirujanos de 
Rochester calzaban luego de una no muy prolongada desinfección 
de las manos, menos rigurosa por cierto de la que el autor había 
tenido ocasión de ver durante ese mismo viaje en Alemania. 

Despiertan la curiosidad del visitante los cuidados preopera¬ 
torios, la desinfección de la zona quirúrgica y el empleo de campos 
estériles. 

“La anestesia es sólo con éter -salvo casos excepcionales—, me¬ 
diante máscara similar a la empleada antes para el cloroformo”. 

Relata la organización del Hospital St. Mary, dedicado a casos 
de cirugía y dirigido por las Hermanas. “El volumen de pacientes es 
de 8000 enfermos al año, no obstante lo cual, el número de auxiliares, 
médicos o no, son escasos”. 


304 Pérez Fontana, V. La cirugía gastroduodenal en la Mayo Clínica, en: Rev. Soca ,1929,4: 
5-15; Ibídem, 1930, 7: 2-19 y 19-28; Ibídem, 1931, 8:38-52; Ibídem, 1931, 9: 6-26 
e Ibidem, 1931, 12: 46-54. 


339 



El Profesor Enrique Pouey y su época 
















Operación en la Clínica Mayo {área 1911). Images ofthe History 
of Medicine, N.L.M. 

No obstante la variedad de estudios complementarios que se 
utilizan: 


“Los errores de diagnóstico no son raros, algunos [de los cuales] 
hubieran sido fácilmente evitados si se hubiera dado simplemente 
más importancia a la anamnesis. Es que, los hermanos Mayo — 
aunque no lo confiesen— consideran la exploración manual intra 
operatoria como el más seguro de los métodos diagnósticos. Dan fie, 
que en sus manos, puede dicha exploración considerarse como casi 
inocua [...] Por mi parte, creo que deben agotarse los medios de 
diagnóstico antes de recurrir a la laparotomía”. 

Pouey queda impresionado por la personalidad de sus colegas 
norteamericanos, responsables y trabajadores, a la vez que distendi¬ 
dos, jocosos y directos. Describe los meetings del Surgeons’ Club, en 
las que se comentan casos clínicos o trabajos y que dan oportunidad 


34i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


para los participantes que todos los participantes expongan sus opi¬ 
niones, sin espíritu de enfrentamiento, por más que sean señalados 
errores cometidos por sus compañeros. Refiere concretamente: 

“Se reúnen a diario para comentar las operaciones realizadas, 
con breves resúmenes de los casos, seguidos por una discusión “a lo 
yankee”, algo brusca a veces, y siempre desprovista de vehemencia, 
que nunca pone en duda —ni por un instante— la razón que tuvo 
el cirujano para proceder como lo hizo. Por lo demás, durante la 
reunión, el relator ha podido disipar cualquier duda interpelando 
al operador, quien, evitando cuidadosamente toda intransigencia 
dogmática, contesta siempre con palabra llana y afectuosa. Me ha 
tocado la honra de presidir esa reunión, asumiendo un papel que 
hubiera sido superior a mis fuerzas, de no haber mediado la amable 
colaboración que me prestó un inteligente secretario”. 

También hay conferencias destinadas al personal médico y se¬ 
manalmente, una reunión general, con la finalidad: 

“De discutir ampliamente, con prescindencia absoluta de toda 
jerarquía, la cuestión libremente promovida. Es un bello ejemplo de 
democratización científica la de los hermanos Mayo, consintiendo 
en discutir como el más modesto de los médicos. 

Pouey visita además otros centros hospitalarios norteameri¬ 
canos, como el Johns Hopkins Hospital, de Baltimore, Maryland, 
donde se vincula con Howard Kelly. Traba amistad con George 
Crile, uno de los grandes cirujanos norteamericanos del momento, 
a quien dedica una nota biográfica. 

*** 

En 1880, a instancias de Samuel D. Gross (1805-1884), el 
gran maestro de Boston, se funda la American Surgical Association, 
que cinco años después comienza la publicación de los Annals of 
Surgery. 303 En 1905, los cirujanos norteamericanos inician otra re¬ 
vista, Surgery, Gynecology and Obstetrics, cuyo título es extremada- 

305 Mayo, William J. Masters of surgery in the early years ofthe annals of surgery. New York, 

Ann. Surg. 1925, 81 (1): 3-8. 


342 



Ricardo Pou Ferrari 


mente revelador, dado que reúne las tres tradiciones que fundaron 
la cirugía moderna: la quirúrgica, la obstétrica y, producto de estas 
dos, la ginecológica. En 1913, durante la tercera de una serie de 
convenciones anuales, a iniciativa de Franklin Martin, se crea el 
American College ofSurgeons. 

Luego de la Gran Guerra esta entidad decide incrementar 
sus relaciones con América del Sur. En 1920 y 21, las autorida¬ 
des del College realizan sendas visitas a varios países latinoame¬ 
ricanos. Durante la primera, se concreta en Montevideo la crea¬ 
ción de un Comité de Credenciales, presidido por Pouey y Horacio 
García Lagos. En las reuniones del mismo, que tuvieron lugar du¬ 
rante ese bienio, fueron recomendados como fellows-. Baldomero 
Cuenca y Lamas, Horacio G. García Lagos, Juan C. Munyo, Julio 
Nin y Silva, Alejandro Nogueira, Juan Pou Orilla, Enrique Pouey, 
Augusto Turenne, Manuel Albo, Gerardo Arrizabalaba, Luis P. 
Bottaro, Miguel Becerro de Bengoa, Alfonso Lamas, Luis Mondino, 
Jaime H. Oliver, Manuel Quiniela, Lorenzo Mérola, Albérico 
Isola, Alfredo Navarro, Carlos A. Beillieure, J. L. Bado, A. Liado, 
Lorenzo Lombardini, Manuel B. Nieto, T. Arcos Pérez, Ernesto 
Quintela, Pascual Vero y Héctor Antúnez Saravia. 306 En la reunión 
del Colegio, que tuvo lugar en Montreal en 1921, fueron admitidos 
35 cirujanos sudamericanos en calidad de miembros de los que 14 
eran de Perú, 11 de Chile, 2 de Argentina y 8 de Uruguay. 307 Estos 
últimos fueron: Baldomero Cuenca y Lamas (urología), Horacio 
G. García Lagos (cirugía), Juan C. Munyo (cirugía), Julio Nin y 
Silva (cirugía), Alejandro Nogueira (urología), Juan Pou Orilla (ci¬ 
rugía), Enrique Pouey (cirugía), Augusto Turenne (Ginecología, 
Obstetricia). En 1922, se sumaron James Hipolite Oliver (cirugía) 
y Manuel Quintela (cirugía). 

*** 

Norteamérica es un país extenso y rico; su población, hete¬ 
rogénea y con un fuerte componente ideológico protestante, cuya 
mentalidad, prevalesciente en el noreste y centro del país, estimula 

306 Martin, Franklin H. South America from a surgeonspoint ofview. New York-Chicago, 
Fleming H. Revell Company, London and Edinburgh, 1922, pág. 125. 

307 American College of Surgeons, Ninthyear hook, Chicago, 1921, pág. 8. 


343 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


la superación personal así como el éxito económico y social. La 
excelencia es un objetivo en todas las áreas, también en materia de 
medicina. Esta sociedad de consumo “educa” para “ elegir ” y “exigir”. 
Los grandes centros hospitalarios tienen la concepción de buenos 
hoteles, con distintas “ categorías ” según la condición económica de 
los clientes, otorgando servicios a todos análoga calidad. Luego del 
informe Llexner, los hospitales más renombrados se vinculan con 
universidades, tal como había sucedido antes en Alemania. Esto 
implica un mejoramiento de las condiciones asistenciales (mayor 
número de técnicos más competentes por paciente) y una notoria 
superioridad en el nivel científico. En la Clínica Mayo, a partir de 
1915, se crean carreras de perfeccionamiento para médicos ya egre¬ 
sados -hoy diríamos cursos de post-grado-; muchos años después, 
da comienzo el dictado de los programas completos, a partir de la 
etapa de pregrado. Algo similar sucede en Johns Hopkins, donde se 
nombran médicos residentes, que permanecen siempre en el hospi¬ 
tal y desarrollan sus actividades en diferentes orientaciones, bajo la 
dirección de jefes calificados. 



Johns Hopkins Hospital, área 1911. 


Un buen indicio del tipo de la atención médica brindada es 
la estructura y funcionamiento de los hospitales. ¿Qué sucede en 


344 


Ricardo Pou Ferrari 


Europa? En Hamburgo y en Berlín, lo mismo que en Edimburgo y 
en Londres, París y Roma, los antiguos hospitales son remodelados, 
cuando no abandonados y sustituidos por edificios de moderna 
concepción. Los principios de la “higiene” , patrocinados entre otros 
por von Pettenkoffer (de Munich) conducen a elegir con cuidado la 
ubicación y orientación de los inmuebles, así como a estar atentos 
a la provisión de agua potable y a la eliminación de los residuos 
contaminados, a la circulación separada de materiales limpios y su¬ 
cios, a la ventilación de los recintos, al aislamiento de los enfermos 
contagiosos, etc. La incorporación a la medicina hospitalaria de 
los conceptos bacteriológicos, antisépticos y finalmente asépticos, 
impulsados por Pasteur, Koch, Lister y von Bergmann, respectiva¬ 
mente, agrega nuevas exigencias edilicias que tienen en cuenta las 
precauciones para evitar la aparición y diseminación de las infeccio¬ 
nes; con esto cambia el aspecto de los recintos de internación, pero 
más que nada el de las salas de operaciones. 

Las concepciones antes mencionadas llevan a imponer, casi 
universalmente, la arquitectura “ lazareto-pabellonaria” , que ya ha¬ 
bía sido adoptada -al menos teóricamente- en París, con motivo de 
las discusiones desarrolladas en la Académie des Sciences a raíz de la 
demolición y recontrucción del viejo Hótel-Dieu. Según este crite¬ 
rio, las salas desbían estár separadas por patios, orientadas paralela¬ 
mente, en forma tal de recibir el máximo de luz solar y favorecer las 
corrientes de aire. En Estados Unidos, la modalidad antedicha fue 
la adoptada por instituciones de vanguardia, como el Johns Hopkins 
Hospital de Baltimore, aunque debemos tener en cuenta en este 
caso, que el lapso de casi dos décadas transcurrido entre su plani¬ 
ficación y su ejecución, volvió obsoletos ciertos planes. A partir de 
los primeros años del siglo XX, en la Clínica Mayo , la arquitectu¬ 
ra hospitalaria fue evolucionando hacia los bloques verticales, que 
equivalían a los rascacielos de la arquitectura civil. Provistos de ha¬ 
bitaciones individuales o dobles, con sistemas electromecánicos de 
ventilación, iluminación eléctrica, adecuada separación entre áreas 
sucias y limpias, flujo racional de pacientes, técnicos y material, se 
evitaba la exposición innecesaria a la infección y también se pro- 


345 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


curaba una mayor economía de personal, energía y dinero (nueva¬ 
mente el “taylorismo”). 

Mientras Pouey hacía estos descubrimientos en Norte América, 
con sus ojos de filántropo puestos en una futura organización hos¬ 
pitalaria óptima, en Uruguay se llevaban a cabo los trabajos de 
construcción de la Maternidad y el Pabellón de ginecología del 
Hospital Pereira Rossell, con planos del arquitecto francés Henri 
Ebrard, según un diseño arquitectónico típicamente “pabellonario”. 
El edificio que albergará el Servicio de Pouey fue inaugurado en 
1923, si bien concebido unos diez años antes, razón por la cual 
guarda el mismo modelo. 

Mencionamos antes, al pasar, la significativa acción de las ór¬ 
denes religiosas en la Clínica Mayo, que sólo tardía y lentamente se 
van incorporando en la Alemania protestante, donde las diaconesas 
luteranas ocupan ese lugar. La presencia de las monjas católicas brin¬ 
da el adecuado ambiente caritativo y humano y ofrece contención 
espiritual a los enfermos. Ellas son, al mismo tiempo, administra¬ 
doras y en algunos casos -particularmente en Estados Unidos-, in¬ 
tegrantes de las Juntas Directivas de los hospitales fundados y man¬ 
tenidos por organizaciones de su confesión religiosa. En nuestro 
primer hospital civil, el Hospital de Caridad, en la segunda mitad 
de la década de 1850, se incorpora la fuerza y el espíritu de servicio 
de las hermanas de la caridad. La sensibilidad y el disciplinamiento 
propio de estas monjas hospitalarias, lograron un reconocimiento 
de tal magnitud, que a pesar de que en el Uruguay se acentuaba el 
proceso laicizador, en casi todos los ámbitos, no sólo se respetaron 
las órdenes que ya estaban, sino que fueron incorporadas otras, para 
ocupar puestos de servicio tanto en el ámbito público (hospitales 
Pasteur, Pereira Rossell, Vilardebó, etc.) como privado (hospitales 
Italiano, Español, Círculo Católico, Sanatorio Uruguay, etc.). 

La experiencia de la enfermera británica Florence Nightingale 
(1820-1910) durante la guerra de Crimea, mostró la importan¬ 
cia que tenían las mujeres debidamente preparadas, que unían la 
competencia técnica a su innata capacidad femenina para cuidar; 
identificadas por sus uniformes, tenían la apariencia de seres espe- 


346 



Ricardo Pou Ferrari 


cíales, dignos de respeto y ungidos de autoridad. En los hospitales 
ingleses se adoptó este sistema con relativa rapidez. En América del 
Norte, se fundaron escuelas universitarias de enfermería en las que 
se ofrecía una educación médica integral, adaptada a sus funcio¬ 
nes. Ocuparon, desde fines del siglo XIX, un lugar progresivamente 
más notorio en los equipos de salud, tanto en las salas de interna¬ 
ción como en las de operaciones. El famoso médico canadiense, 
William Osler (1849-1918), uno de los organizadores del hospital 
Johns Hopkins, escéptico -no sin razón- con respecto a los recursos 
terapéuticos entonces disponibles, consideró que dichas enfermeras 
calificadas eran un factor decisivo para la recuperación de los en¬ 
fermos, cualquiera fuera su padecimiento. 308 En Uruguay, Carlos 
Nery organizó en 1912, quizás a punto de partida de observaciones 
en Inglaterra, la Escuela de Enfermería que hoy lleva su nombre. En 
1915, cuando se abrió la nueva Casa de la Maternidad, sus alumnas 
tuvieron un lugar destacado en el funcionamiento de la flamante 
institución; lo mismo sucedió en el Pabellón de Ginecología, a par¬ 
tir de 1923. 

*** 


Si bien la Clínica Mayo obedeció, como fue indicado, a la ini¬ 
ciativa privada, en otros sitios de América del Norte, al igual que en 
Alemania, fueron los municipios los que lideraron la construcción 
y gerenciamiento de los hospitales. Juntas de vecinos notables por su 
influencia, poder económico y conocimientos, evaluaban los gastos, 
inversiones y ganancias. Nuestro Hospital de Caridades un ejemplo 
claro de esta modalidad administrativa, aunque bajo la supervisión 
del Cabildo de Montevideo primero y de diferentes reparticiones 
del Estado después. En otros casos, como fue el de Johns Hopkins, 
fueron decisivas para su fundación las donaciones, bien adminis¬ 
tradas por un grupo selecto y exigente de ciudadanos. El caso del 
Instituto de Curieterapia de Montevideo se aproxima a este último 
modelo, aunque aquí se delegan casi totalmente en la Asistencia 


308 Como fuente de estudio de los hospitales: Cf. Risse, Guenter. Mending bodies, saving 
soids: a history ofhospitals .Oxford, University Press, 1999, 716 pags. 


347 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Pública Nacional primero y en el Ministerio de Salud Pública des¬ 
pués, las funciones de administración y supervisión. 

En Prusia, se instala, en 1884, un sistema de “ seguro social'. 
Alemania, una vez unificada por Bismark y sometida a un riguroso 
plan sistematizador de las prestaciones estatales, es el país que in¬ 
augura el primer régimen de esa índole en cuanto a servicios mé¬ 
dicos. Esto significa la garantía de la asistencia para la mayoría de 
la población, subvencionada a través del aporte comunitario. A su 
vez, siendo dicho tributo la fuente principal de la financiación del 
sistema, se vió aminorada la construcción de hospitales. Por otra 
parte, debido a la resistencia planteada por los médicos y cirujanos 
“generalistas” en contra de la “ especialización” -como consecuencia 
de la retribución diferencial que existía para cada una- ésta última 
también se enlenteció. 

Más adelante, en la década del ’20, los seguros de Salud, priva¬ 
dos o públicos, fueron cobrando más presencia en Estados Unidos. 
La gran depresión económica de 1929 frenó, durante toda la década 
siguiente, las inversiones en la materia, cuyas instituciones habían 
tomado, -en el período inmediatamente anterior, con las críticas 
consiguientes- los perfiles de empresas de lucro. 

*** 

Pouey, filántropo desde joven, primero donó instrumentos y 
recursos para mejorar las deplorables condiciones -por él mismo 
así catalogadas- del Hospital de Caridad. En 1922, obsequió la to¬ 
talidad del instrumental quirúrgico para el nuevo pabellón de gi¬ 
necología del Hospital Pereira Rossell. En 1933, costeó el Instituto 
de Curieterapia Ginecológica. Otros filántropos también contribu¬ 
yeron a reforzar la asistencia estatal, Alejandro Gallinal y Alejandro 
Beisso. Estas iniciativas, con un resabio de espíritu caritativo, lue¬ 
go de períodos no muy prolongados, fueron destinadas a objetivos 
diferentes a los estipulados por los donantes, rasgo ostensible del 
“canibalismo burocrático ” que, ignorando los propósitos originales, 
utiliza los recursos para auto alimentar su pesado y costoso engra¬ 
naje, con la excusa de que con cada nueva administración, se hacen 


348 



Ricardo Pou Ferrari 


nuevos proyectos, en ausencia de políticas coherentes e ignorando 
la realidad económico social reinante. 


Pese a que éstas son historias alejadas de la visita de Pouey a los 
hermanos Mayo, las hemos bosquejado en este sitio para poner en 
paralelo dos realidades -la de Uruguay y la de Estados Unidos y 
Europa- que, no obstante estar cercanas en esa época, en cuanto al 
nivel de formación técnica y en las ideas sanitarias de sus jerarcas, 
quedaron progresivamente más y más alejadas entre ellas por la evo¬ 
lución dispar de sus respectivas ideologías, economías y políticas, 
que también distanciaron sus realidades sociales. Nos importa seña¬ 
larlo ya que Pouey fue uno de los principales actores en este proceso. 
Por un lado, asimiló la reorganización de la asistencia y la higiene 
pública promovida por el Estado; incluso fue protagonista, como 
un integrante de evidente jerarquía tanto del Consejo Nacional de 
Higiene como del Consejo de la Asistencia Pública Nacional. Pero 
por razones profundas que en esencia desconocemos, su espíritu 
humano no se desprendió de la práctica de la caridad pública y 
privada, cediendo partes importantes de su riqueza personal y fa¬ 
miliar para la creación y funcionamiento de unidades asistenciales. 
También, al embarcarse precozmente en una empresa privada de 
servicios sanatoriales, que sin duda debió atraer a muchos usuarios 
pudientes, Pouey supo abrir generosamente el juego para que sus 
jóvenes colegas y discípulos trabajaran en ese ámbito y, con cierto 
espíritu de equipo, pudieran repartir el esfuerzo para asistir a otros 
no tan pudientes. 


349 




Capítulo XXVII 


1912 

El cáncer ginecológico 


L a teoría microbiológica permitió el conocimiento de los 
agentes causales específicos de algunas enfermedades y su 
modo de transmisión, por lo que comenzaron a trazarse las 
estrategias para su prevención y tratamiento. En el camino 
iniciado durante los decenios previos al conocimiento de la existen¬ 
cia de los gérmenes, los higienistas diseñaron medidas sanitarias, 
consistentes en la eliminación de los vectores, la potabilización del 
agua, el control bromatológico de los alimentos, la eliminación de 
efluentes contaminados y su ulterior tratamiento, el mejoramiento 
de las condiciones de nutrición, vivienda, trabajo o el relativo ais¬ 
lamiento de los enfermos (con la creación de hospitales especiales 
en sitios geográficamente favorables), todas las cuales tuvieron re¬ 
sultados significativos. A ellas se agregaron las que podríamos lla¬ 
mar prolongaciones de la antisepsia, vale decir el generoso empleo 
de agentes desinfectantes (en locales, personas, aguas, alimentos, 
mercancías), la esterilización de materiales, la aplicación de vacunas 
y sueros y -finalmente- los ensayos por administrar sustancias al 


35i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


enfermo de modo que éstas llegaran -a través de la circulación- a 
los tejidos lesionados, actuando a ese nivel como los antisépticos 
(en este sentido es digno de mención, la aplicación de los productos 
yodados, por ejemplo). El primer logro en este sentido fue la “bala 
mágica ’ o el salvarsán, más tarde el neosalvarsan, productos arsenio¬ 
sos empleados para el tratamiento de la sífilis, que se administra¬ 
ban por vía parenteral para que actuaran (como lo haría una bala, 
específicamente en el blanco) y que le valieron el Premio Nobel a 
su inventor, Paul Ehrlich. Esta estrategia fue la precursora de la 
quimioterapia, más tarde perfeccionada en ejemplos tales como las 
sulfamidas y antibióticos. 

Estos fascinantes conceptos se extendieron por analogía al pro¬ 
blema del cáncer, que venía perfilándose como otro de los flagelos, 
responsables de un gran número de muertes. Muchos investigado¬ 
res y clínicos buscaron el bacilo del cáncer, algunos creyeron hallarlo, 
(como fue el caso del ginecólogo francés Eugéne Doyen); también 
se prepararon “ vacunas anticancerosas ”. Este aspecto del parelismo 
de la infección y el cáncer no dio nunca resultados; sí lo tuvieron 
las observaciones histopatológicas, por la semejanza entre la forma 
de difusión de las bacterias -dando lugar a metástasis a distancia 
del foco original o infecciones generalizadas- y la modalidad de 
diseminación de las células cancerosas. Ambos asuntos alentaron la 
investigación anatómica de las vías linfáticas, siendo paradigmáticas 
las obras de anatomistas franceses Paul Poirier o Henri Rouviére 
(1876-1952). El mismo camino del estudio microscópico de las 
infecciones siguió el de los tumores, lo que permitió conocer sus 
vías de diseminación (por vecindad, linfática, hemática, a través de 
las cavidades esplácnicas). Así como en cierto momento uno de los 
medios preferidos para el tratamiento de las supuraciones pélvicas 
-recuérdese las ponencias al Congreso de Ginecología y Obstetricia 
de Ginebra en 1896, ya consideradas-, fue el quirúrgico (su drenaje 
y la extirpación de los órganos afectados), algo similar fue concebi¬ 
do para el caso de los tumores. 

En la elaboración de esta nueva “ cirugía oncológica ’ fue fun¬ 
damental el aporte del cirujano norteamericano William Halsted 
(1852-1922), quien concibió y practicó con relativo éxito a partir 
de 1898, en el Jobns Hopkins Hospital, la mastectomía radical, téc- 


352 



Ricardo Pou Ferrari 


nica que hoy lleva su nombre. Tal procedimiento, que era relativa¬ 
mente inocuo por la ubicación superficial del órgano, fue puesto 
en tela de juicio. En el caso del cáncer de cuello uterino (el más 
común para el ginecólogo y causa del mayor número de muertes 
entre las mujeres de cualquier edad y condición), se concibió una 
táctica similar, que fue preconizada, poco tiempo después de las pu¬ 
blicaciones del norteamericano, por Ersnt Wertheim de Viena. Esta 
ciudad, cuna de una fecunda escuela de cirujanos tenía dos cátedras 
de ginecología de orientación eminentemente quirúrgica, que es¬ 
tuvieron sucesivamente a cargo de Vincenz Czerny (1842-1916) y 
Friedrich Schauta (1849-1919), este último el adalid de la cirugía 
por vía vaginal. Cabe señalar que Wertheim era autor de una mo¬ 
nografía sobre el gonococo, 309 cuatro años posterior a la de Pouey, 
lo que demuestra cómo la teoría de los gérmenes había troquelado 
su concepción patológica. Designado en 1897 cirujano jefe de la 
Clínica de Mujeres y dos años después, profesor de ginecología, 
Wertheim concibió y llevó a la práctica la intervención laparotómi- 
ca radical para el tratamiento del cáncer cervical uterino, que prac¬ 
ticó por primera vez en 1898 y que hoy lleva su nombre. La primera 
serie de casos data de 1900, con 29 operadas y 38% de mortalidad. 
310 La comunidad médica internacional se opuso al procedimiento 
por su agresividad y mortalidad, pero el Maestro británico de la ci¬ 
rugía ginecológica, Thomas Spencer Wells, bien impresionado por 
la propuesta del vienés, lo invitó a Londres en 1905. Consideró 
que la conferencia ofrecida entonces por Wertheim 311 era “el trabajo 
más importante que se [había] publicado sobre el tratamiento quirúr¬ 
gico del cáncer de útero y del cáncer de cualquier otro órgano ’. 312 A 
partir de entonces, un grupo de cirujanos ingleses, con Comyns 
Berkeley (1865-1946) y Victor Bonney (1872-1952) a la cabeza, 
adoptó la técnica y obtuvo con ella alentadores resultados. 313 Su 


309 Wertheim, Ernst. Die aszendrerende Gonorrae beim Bakteriologische und klinische Stu- 
dier zur Biologie der Gonococcus neisser. Archiv für Gynákologie, 1892; 42: 1-86. 

310 Wertheim, Ernst. Arch. Gynákol, 1900; 61: 627-668. 

311 Wertheim, Ernst. The diagnosis and treatment of cáncer ofthe uterus. Br. Med. J. Satur- 
day, September 23th, 1905: 740-741. 

312 Obituary. Professor Wertheim, Vienna, Brit. Med. J., 1929, march 27:455- 456. 

313 Berkeley, C. and Bonney, V. On the radical abdominal operation for carcinoma ofthe 
cervix (“Wertheim’s”), with notes ofeighteen cases ofwhich sixteen were too adveancedpor 
vaginal hysterectomy. Londres, Br Med. J., oct. 3: 961-966, 1908. 


353 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


inventor continuó depurando la técnica, adaptó los instrumentos 
{“pinza de Wertheim ”) y mejoró los cuidados pre y post operatorios. 
Durante un viaje a Chicago, también encontró eco favorable entre 
sus colegas norteamericanos -especialmente Howard Kelly-. Con 
ellos procuró extremar las precauciones en la disección de los uréte¬ 
res, a efecto de disminuir las fístulas urinarias, que eran una de las 
principales causas de fracaso. En 1911, Wertheim publicó una serie 
de 500 casos, con una mortalidad del 10%. 314 

La ginecología francesa, no obstante haber tenido precoces y 
notorios representantes, quedó opacada por el empuje de la escuela 
alemana. Jean Louis Faure, sucesor de Samuel Pozzi en la Cátedra 
de Clínica Ginecológica en París a partir de 1918, refiere que, pese a 
no haber tenido tanta difusión como los trabajos de habla germana, 
en París se ejecutó un procedimiento similar al de Wertheim, del 
que él fue, durante décadas, decidido partidario, circunscribiendo 
su indicación a los casos de cánceres de cuello “ móviles ’, es decir, 
cuya infiltración no alcanzaba la pared pélvica. 

El gran problema práctico era que la mayoría de las mujeres 
afectadas llegaban a la consulta en etapas avanzadas, fuera del alcan¬ 
ce de la cirugía. Para estas enfermas no había otro recurso que dejar¬ 
las morir o -a lo sumo- aplicar antisépticos, resecar o cauterizar las 
masas tumorales, sin que esto les evitara una dolorosa agonía. 

En Montevideo, de acuerdo a las Memorias de la Clínica 
Ginecológica de 1899, 315 se practicaron entonces tres casos de “ his - 
terectomía total y vaciamiento de los ligamentos anchos" por cáncer de 
útero, con dos fallecimientos. En la Memoria de 1914, 316 constan 
78 histerectomías (entre totales y subtotales), de las que fallecieron 
7 y sólo dos operaciones de Wertheim, de las que murió una. 


314 Wertheim, Ernst. Die erweiterte abdominale Operation bei Carcinoma colli aterí (auf 
Grund von 500 Fallen). Berlin-Wien, 1911. 

315 Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública. Hospital de Caridad. Memo¬ 
ria correspondiente al año de 1899. Montevideo, Imp “ El Siglo” , 1901, pág 141. 

316 Facultad de Medicina. Clínica Ginecológica, Me?noria del año 1914. Montevideo, 
Peña hermanos, impresores, 1915, 28 págs, 9- 12 



Ricardo Pou Ferrari 



William Halsted. (1849-1919). Friedrich Schauta (1864- Ernst Wertheim (1852- 

1920). 1922). 


Refiere Luis P. Bottaro: 317 

“[Antes de la introducción del radium] la única forma de 
tratar [el cáncer de cuello uterino], era la quirúrgica más o menos 
ampliada. Por esa vía, iniciamos en nuestro Servicio de Clínica 
Ginecológica, dirigido por el eminente Profesor Pouey, la terapéuti¬ 
ca radical del cáncer. Se realizaban las diversas formas de histerec- 
tomías, ya vaginales, ya abdominales, y nos limitábamos a extirpar 
el útero, o ese órgano y buena parte, 3 a 5 centímetros, de la vagina 
próxima (Mackenrodt). La primera histerectomía ampliada, coin¬ 
cidió con los comienzos de este siglo. Fue siguiendo el Manual de 
Dresde, expuesto por el doctor Cidlen, de Baltimore, en el Congreso 
de Ginecología de París, en 1900, que tuvimos el honor de rea¬ 
lizarla en una enferma de neoplasma cervical vegetante; esta en¬ 
ferma vivía quince años después de operada. Pero la adquisición 
del Radium por la Facultad de Medicina, nos permitió utilizar 
ese elemento, y desde el año 1913 se inició nuestra experiencia con 
suerte muy variable [...] Recién en el año 1922 se pudo realizar 
el mayor número posible de necropsias en las enfermas fallecidas 
en los servicios hospitalarios, medio precioso de conocimiento [...] 
En el año 1928, tuvimos una serie de casos en los que, obtenida 


317 Bottaro, Luis P. Diagnóstico y tratamiento del neoplasma del cuello uterino. Informe 
presentado a la Conferencia Anticancerosa del Uruguay. Montevideo, Bol Of Lig Urug 
Cáncer Gen Fem, 1930; 27: 134 -155. 


355 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


la cicatrización cervical (con radium )[...], luego de seis semanas, 
practicábamos una histerectomía ensanchada de Wertheim”. 

*** 

Entre 1895 y 1898 se descubrieron primero los rayos X y poco 
tiempo después el radium. 318 Al comprobarse que podían tener una 
acción benéfica en lesiones de la piel (que fue la topografía donde 
primero se usaron terapéuticamente en la clínica humana), los mé¬ 
dicos se apresuraron a aplicarlos a tumores malignos, aún sin tener 
claro de qué se trataba la misteriosa emanación ni cómo actuaba 
{“entonces, nadie sabía casi nada \ sentencia Pouey), con resultados 
variables, que a veces parecían alentadores. 

Recordemos brevemente la secuencia exacta de los hechos an¬ 
tes mencionados. El hallazgo de los Rayos X por el físico alemán 
Willhelm Roentgen (1845-1923) ocurre en diciembre de 1895 -rᬠ
pidamente incorporados a la práctica clínica, incluso en nuestro 
pequeño Hospital de Caridad-. Al año siguiente, Henri Becquerel 
(1852-1908) comprobó las radiaciones espontáneas emitidas por 
el uranio. Pierre (1859-1906) y Marie Curie (1867-1934) aislaron, 
en 1898, sucesivamente, dos poderosas sustancias radiactivas, el 
polonio y el radium, purificándolas a partir de toneladas de un mi¬ 
neral de uranio conocido como uraninita o pechblenda. En 1904, 
el empresario Emile Armet de Lisie (1853-1928), en su usina de 
Norgent-sur-Seine, cerca de París, comenzó la fabricación de ra¬ 
dium (allí fue donde Carlos Butler lo adquirió por cuenta de la 
Facultad de Medicina de Montevideo en 1913). 


318 Las radiaciones fueron catalogadas entonces como “un bisturí invisible e inteligente, 
que actúa sobre las células anormales que encuentra en su trayecto, pero no sobre las nor¬ 
males”. 


356 




Marie (1867-1934) y Pierre (1859-1906) Curie. 


357 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Conjuntamente con Claudius Regaud (1870-1940), Madame 
Sklodovska-Curie fundó, en 1906, luego del trágico fallecimiento 
de su esposo, el Instituto de Radiología en París, convertido en 1921 
en Instituto Curie, dependiente a la vez de la Facultad de Medicina 
y del Instituto Pasteur. En 1912, en establecimientos hospitalarios 
pobres, aunque con óptimo respaldo científico y contando con una 
pequeña cantidad de radium, creció y se fundó el Radiumemmet 
de Estocolmo. Si bien habían existido antes, como en el resto de 
Europa, hospitales dedicados al tratamiento del cáncer, recién en 
1929 se creó en Londres el Marie Curie Hospital, consagrado al 
“tratamiento radiológico de las mujeres que sufren de cáncer o de en¬ 
fermedades similares”, exclusivamente a cargo de médicas, ya que las 
feministas consideraban que era ésta una modalidad de tratamiento 
menos agresiva que la cirugía, realizada por hombres. 

En 1905, el cirujano neoyorquino Robert Abbe (1851-1928), 
trabó conocimiento con los Curie en París y adquirió algunos cen¬ 
tigramos de radium. De retorno en su país, inició “ investigaciones 
clínicas ” y obtuvo buenos resultados aplicando el nuevo recurso en 
diversas enfermedades, entre ellas, los cánceres del aparato genital 
femenino. Más tarde -como lo refiere Pouey al relatar una entrevis¬ 
ta que mantuvo con él en 1922- Abbe trabajó en colaboración con 
investigadores básicos de la Columbia University de New York, a fin 
de conocer más a fondo las características físicas de las emisiones, 
sus efectos sobre las células vivas y sus posibles consecuencias tera- 
togénicas. Pero el empleo terapéutico sistemático recién se inició 
en Estados Unidos en torno a 1914, cuando a raíz de la Primera 
Guerra Mundial se frenó la producción europea de radium, lo 
que coincidió con el descubrimiento de yacimientos de uranio en 
Colorado, que eran propiedad, entre otros, del ya mencionado gi¬ 
necólogo Howard Kelly. Esto hizo que Estados Unidos -al menos 
hasta 1918- fuera el ámbito donde la curieterapia se utilizó más 
ampliamente en la clínica humana y de cuyos centros académicos 
surgieron las mejores publicaciones al respecto. Con posterioridad, 
Bélgica se convirtió en uno de los principales productores de ra¬ 
dium a raíz del hallazgo de yacimientos de uranio en sus colonias 
africanas de Katanga. Precisamente en Bruselas fue donde Pouey 


358 



Ricardo Pou Ferrari 


adquirió el radium en 1927, del que su hermana hizo donación a la 
Facultad de Medicina de Montevideo en 1939. 

Debemos resaltar que el asiduo empleo terapéutico de este re¬ 
curso, se inició en Estados Unidos en forma simultánea a su uso 
en Uruguay, que fue el primer país del Cono Sur americano en 
disponer de él. 



Robert Abbe (1851-1928). Howard Kelly (1858-1943). 


Paralelamente a la experiencia clínica se desarrolló mundial¬ 
mente una intensa y precoz actividad de laboratorio. Los científicos 
y clínicos establecieron sociedades que comenzaron a reunirse pe¬ 
riódicamente en congresos internacionales a inicios del siglo XX. 319 
Las memorias de estos últimos permiten advertir la magnitud y ca¬ 
lidad de la investigacón, que procuraba esclarecer, entre otros, los 

319 Por ejemplo, la Asociación Internacionalpara el estudio del cáncer, cuyo primer congre¬ 

so tuvo lugar en Heildelberg y Franckfurt en 1906, bajo la presidencia de Ernst von 
Leyden (1832-1910). El segundo fue en 1910, en París, presidido por Vicenz Czerny 
(1842-1916), secundado por el francés Pierre Delbet (1861-1957). Elubieron más 
de cien asistentes, con algunos representantes de Perú, Chile, Brasil y Bolivia. (Cf. 
Trauvaux de la Deuxiéme Conférence Internationalepoar l’étude du cáncer, tenue á París 
du 1" au5 octobre 1910, París, Libraire Alean, París, 1910, 737 págs.). 


359 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


siguientes tópicos: las posibles causas del cáncer -microbianas, quí¬ 
micas, físicas y “hereditarias” -; las modificaciones que la presencia 
de un tumor podía ocasionar en la composición de los líquidos 
orgánicos -lo que hoy denominaríamos marcadores tumorales-, de¬ 
talles acerca de la histogénesis tumoral; las distintas variedades de 
cáncer según la estirpe celular afectada; la modalidad de división 
celular en función de los casos y las formas de diseminación. Si 
bien en las primeras reuniones, hacia 1910, casi no se hacía men¬ 
ción al radium, sí se procuraba aclarar el mecanismo de acción de 
los Rayos X, tanto sobre tejidos normales como neoplásicos. Es así 
que comienza a advertirse que las radiaciones son capaces de des¬ 
truir las neoformaciones pero también de inducir la aparición de 
tumores o producir otras consecuencias. Es ésta la primera señal de 
alerta, tanto para los pacientes como para los técnicos que utiliza¬ 
ban estos medios, quienes tuvieron consecuencias adversas, a veces 
debido a graves y aún fatales radiactividad. Otro dato significativo 
es el comienzo, hacia 1910, de la publicación de revistas especia¬ 
lizadas en cáncer, tales como el Bulletin de lAssociation Frangaise 
pour l’étude du cáncer (desde 1906), a cargo de Pierre Delbet y R. 
Ledoux-Lebard y La Revue du Cáncer fdesde 1911), bajo el auspicio 
de la Association Frangaise pour l’étude du cáncer. 

*** 

En 1911, por iniciativa de Américo Ricaldoni, miembro del 
Consejo Directivo de la Facultad de Medicina, éste solicita al Poder 
Ejecutivo la adquisición de medio gramo de radium. José Batlle 
y Ordóñez, sensible al asunto de la salud de la población, como 
lo fue respecto a otros aspectos de índole social, envió un proyec¬ 
to de Ley a la Asamblea General Legislativa, que fue promulgado 
el 20 de diciembre de 1912. En el mismo se autorizaba “al Poder 
Ejecutivo para adquirir en Europa, hasta la cantidad de medio gramo 
de Radium [cuya] adquisición y administración [...] se efectuará por 
intermedio de la Facultad de Medicina”. También disponía que “el 
estudio y aplicación del Radium podrá ser incorporado al [...] Servicio 
de radiología -el cualpodrá [ampliarse y] completarse hasta ponerlo en 
las condiciones exigidas por la ciencia y las necesidades hospitalarias- 
en el Instituto de Radiología y Radiumterapia (se supone que hace 


360 



Ricardo Pou Ferrari 


referencia al que se fundará posteriormente), así como podrán crearse 
en algunas clínicas servicios de Radioscopia [confusión de conceptos y 
de nomeclatura] autónomos e independientes de la Dirección General 
de Radiología ’ [¿se trataba de una dependencia proyectada en el se¬ 
no de la Asistencia Pública Nacional?]. Finalmente, autorizaba “al 
Poder Ejecutivo a tomar de rentas generales hasta la suma de sesenta mil 
pesos, destinados a las mejoras indicadas en los artículos anteriores ”. 320 
El servicio a que hace referencia el texto legal se denominó original¬ 
mente de Fotografía y Microfotografía y estuvo a cargo de Augusto 
Turenne entre 1892 y 1907; en 1898 se le anexó el Departamento 
de Radiología, dado que desde 1896 existía allí un aparato de Rayos 
Roentgen a partir de 1897, este servicio denominado Instituto de 
Radiología, pasó a ser dirigido por Carlos Butler. 



Con respecto a la iniciativa de Ricaldoni de 1911, debemos 
recordar que coincide con el viaje de Pouey a Europa y Estados 


320 An. Universidad, op. cit. 1912, 22: 241-242 y 504-507. 


361 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


Unidos. ¿Podría plantearse la hipótesis de que haya sido éste quien 
sugirió a su colega y compañero del Consejo Directivo la adqui¬ 
sición del material radiactivo? Pouey tenía autoridad científica y 
académica como para emitir una opinión contundente; Ricaldoni, 
aparte de reunir análogas condiciones, era allegado a Batlle, al punto 
de que en ese momento era el médico tratante de la hija del gober¬ 
nante, Ana Amalia Batlle Pacheco, aquejada de tuberculosis, afec¬ 
ción a consecuencia de la cual moriría al año siguiente. Batlle, por 
lo demás, siempre apoyó las iniciativas procedentes de la Facultad 
de Medicina, tanto durante la primera presidencia -coincidente 
con el decanato de Alfredo Navarro-, como en la segunda, por más 
que en esta ocasión el Decano fuera Manuel Quiniela, de conocida 
afiliación al Partido Nacional. 

Para enfatizar la importancia que precozmente concedió Pouey 
al nuevo recurso terapéutico, señalemos que en 1912, Miguel 
Becerro de Bengoa, uno de sus más próximos y jóvenes colaborado¬ 
res en la Clínica ginecológica, viajó a Estados Unidos, donde visitó 
la Clínica Mayo y el hospital Johns Hopkins, entrenándose con 
Kelly en los procedimientos de aplicación del radium. Muy proba¬ 
blemente fue el Profesor quien le sugirió tales visitas. 

Las autoridades de la Facultad de Medicina encomendaron a 
Carlos Butler la misión de adquirir el radium, que se concretó en 
la citada usina de Armet-Delisle, en el correr del año 1913. De este 
modo, en enero de 1914, los servicios clínicos de la Facultad, que 
funcionaban todos en el Hospital Maciel, dispusieron de 0,48 gra¬ 
mos de bromuro de radio. 

En diciembre de 1913 se promulgó la Ley de creación del 
Instituto de Radiología, con la finalidad de llevar a cabo investiga¬ 
ción, asistencia y docencia, tanto en radiodiagnóstico como en ra¬ 
dio y fototerapia. Con referencia a la introducción del radium en 
Montevideo y al decreto de creación del Instituto de Radiología 
dice Eliseo Cantón con particular inteligencia en el análisis del 
documento: 321 


321 Cantón, Eliseo. Historia de la Medicina en el Río de la Plata desde su descubrimiento 
hasta nuestros días, 1512 a 1925, Madrid, 1928, III: 504 - 507-242. 


362 



Ricardo Pou Ferrari 


“En posesión del misterioso agente, el Consejo directivo elevó al 
Gobierno todos los elementos de juicio necesarios para la redacción 
del decreto creador del Instituto de Radiología, que lleva la fecha del 
16de diciembre de 1913, justo un año después de sancionada la ley 
que había autorizado la adquisición del radium. 

En sus atinados considerandos, aquel decreto dice: «Que tra¬ 
tándose de una verdadera especialización, conviene organizar un 
Instituto, en donde, al mismo tiempo que se efectúen investigacio¬ 
nes científicas, se enseñará a los alumnos de nuestra Factdtad de 
Medicina esa moderna rama médica. Que el Instituto responderá 
a un doble fin el terapéutico para diagnósticos y tratamientos, y el 
científico para el estudio de los agentes radiológicos y enseñanza a 
los estudiantes de medicina. Que sus gastos deberán cubrirse con 
las entradas que produzcan las aplicaciones terapéuticas, hechas a 
los enfermos pudientes» [...] para terminar con la siguiente resolu¬ 
ción: «ElPoder Ejectitivo, Resuelve: Art. I o . Créase, en la Facultad 
de Medicina, el Instituto de Radiología, en el que se practicarán: 
a) Estudios científicos sobre las distintas radiaciones; b) Cursos de 
enseñanza sobre las mismas; c) Aplicaciones clínicas de las radiacio¬ 
nes al diagnóstico y al tratamiento de las enfermedades. Art. 2 o El 
Instituto de Radiología tendrá el siguiente personal científico, que 
estará, también, encargado de la enseñanza y que gozará de las asig¬ 
naciones que se determinan [...] Art 3 o El sueldo del personal del 
Instituto, así como los gastos que se originen por su funcionamiento, 
renovación del material, adquisición de nuevos útiles y aparatos, 
etc. Se costearán con las rentas que produzca el mismo Instituto. Art 
4 o El Instituto se instalará en el Hospital Maciel, y su funciona¬ 
miento y organización podrá se motivo de un convenio a celebrarse 
entre la Facultad de Medicina y la Asistencia Pública Nacional. 
Batlle, Brum». 

El decreto que antecede sería impecable, a nuestro juicio, si no 
mediara la autorización para celebrar convenio entre la Asistencia 
Pública Nacional y la Facultad de Medicina [...] Por mucho em¬ 
peño y tacto que se ponga para deslindar atribuciones y facultades, 
por medio de convenios o reglamentaciones, para la dirección de los 
establecimientos públicos, se tropezará, tarde o temprano, con las 
dificidtades emergentes de toda dualidad directriz. Atmque parezca 
fácil deslindarlas de una plumada, [...] es difícil prefijar dónde 


363 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


termina la parte o jurisdicción de lo técnico y dónde principia la 
administrativa. En todo Instituto u organismo, sólo debe existir una 
cabeza dirigente, una sola autoridad que mande, según el princi¬ 
pio universal de la unidad del comando, tan útil para la guerra 
como en las horas fecundas de la paz. Los organismos bicéfalos son 
una anormalidad. El convenio señalado estableció que «la Factdtad 
nombrara su personal técnico, fijará sus sueldos y reglamentará la 
enseñanza de la Radiología (comprendidos todos los agentes radio¬ 
lógicos) y la Asistencia Pública, tendrá a su cargo la administración 
del Instituto, nombrará el o los ayudantes o practicantes que sean 
necesarios y el personal de servicio, fijándoles las asignaciones que 
les correspondan» [...] Mucha tendría que ser la buena voluntad y 
disciplina en el Cuerpo de ayudantes y practicantes, nombrados por 
la Asistencia Pública, para no crear dificidtades al personal superior 
designado por la Factdtad de Medicina, bajo cuyas órdenes debe 
colaborar dentro de un establecimiento esencialmente técnico 

Carlos Butler fue nombrado director del Instituto y en 1914, 
también profesor de Radiología. 

En el Instituto existía un sector para la asistencia privada, cuyas 
recaudaciones contribuían al financiamiento del organismo y otro 
para pacientes hospitalarios. Igualmente se “ alquilaba ” el radium 
para que los médicos lo utilizaran en sus sanatorios privados. Es de 
hacer notar que consultaban en Montevideo enfermos procedentes 
de Brasil, Argentina y Paraguay, países que no disponían aún de 
radium en ese momento. El Director Butler informa al decano que 
en 1917: 


“El Instituto ha llegado a percibir por alquiler del Radium la 
suma de 46.469:87, que se aproxima a la cantidad votada por las 
Cámaras para la adquisición de todo su material y que actualmente 
tiene un saldo de 5905:08, después de descontados los gastos que, 
como es sabido, son elevados porque los precios de los artículos que se 
requieren para su funcionamiento son de subido valor”. 322 


322 Butler, Carlos. Informe del Director del Instituto de Radiología, Montevideo, Montever- 
de ed., 1918, 8 págs. 


364 



Ricardo Pou Ferrari 


En la Memoria de la Clínica Ginecológica de 1914, consta 

que: 

“Durante el año 1914 se ha usado el Radium en el servicio 
de Ginecología, con una frecuencia única dentro de los servicios 
hospitalarios. La inmensa mayoría por no decir la totalidad de las 
aplicaciones han sido en cánceres de la matriz. Desgraciadamente, 
la poca cultura de nuestras mujeres en lo que se refiere a la higiene 
genital, ha influido como influye en otros países, para que los re¬ 
sultados del tratamiento no hayan sido los que se deben esperar. El 
89% de las enfermas han llegado a nuestras manos en condiciones 
de inoperabilidad [...] Sólo diremos por el beneficio que la noticia 
pudiera proporcionar, que los resultados han sido a menudo buenos 
y en algunos casos, notables. [...] Se han hecho 78 aplicaciones en 
35 enfermas; salvo en dos casos eran inoperables. [...] Las dosis 
que por separado y en distintas veces se han dado a las enfermas del 
servicio, suman en total21-646 “centigramos hora”, que traducidos 
a dinero hubieran costado, según la tarifa tipo usada para las per¬ 
sonas pudientes, 21.646pesos”. 

En el curso del año 1915 comienzan a aparecer las primeras 
publicaciones nacionales sobre curieterapia. Entre ellas, se desta¬ 
ca la de Butler sobre Conceptos generales de Radiumterapia-, otra de 
Pouey, sobre tratamiento con radium de un caso de cáncer vaginal 
(el primer trabajo nacional en que consta la aplicación de este pro¬ 
cedimiento en ginecología); la de Arrizabalaga y un extenso traba¬ 
jo del Instituto de Radiología, firmado por Butler, Mario Simetto 
(1883-1930) y Federico Susviela Guarch (1851-1928), donde se 
presentan, acompañando el texto con sobresaliente iconografía, 
cien casos de cáncer de piel tratados por medio del radium. En la 
Revista Médica del Uruguay de ese año, donde se recogen los traba¬ 
jos antes señalados, también hay comentarios sobre libros franceses 
y alemanes referentes al nuevo procedimiento. 

En 1916, en ocasión del Primer Congreso Médico Nacional, uno 
de los temas oficiales de la sección de Ginecología y Obstetricia (el 
otro, desarrollado por Augusto Turenne, fue sobre aborto crimi¬ 
nal), versó sobre Cáncer ginecológico y estuvo a cargo de Pouey. Sus 


365 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


conclusiones fueron adoptadas por unanimidad como recomenda¬ 
ciones del Congreso, a las que se agregó, a propuesta de Augusto 
Turenne, la de fundar “un organismo encargado de la lucha contra el 
cáncer ginecológico y cuya dirección queda encomendada al Profesor 
Pouey”. 

Al año siguiente, como corolario de dicha iniciativa, se fundó 
la Liga Uruguaya de lucha contra el cáncer genital femenino, que pre¬ 
sidió Pouey desde entonces hasta su fallecimiento en 1939. Refiere 
el Maestro, en una conferencia dictada en el Sindicato Médico del 
Uruguay en 1926: 

“La Liga Uruguaya contra el cáncer uterino no puede jactarse 
de haber conseguido residtados profilácticos muy brillantes; y tan 
cierto es lo que afirmo que, recientemente un espíritu travieso, pudo, 
hablado en un tono entre serio y juguetón, proponer en el seno del 
Consejo de la Asistencia Pública, la supresión de nuestra Liga, por 
inútil”. 

Y agrega con su acostumbrado tono afable, entre inocente e 
irónico: 

“Y la Liga sigue viviendo de una vida precaria, pero con todo, 
haciendo todo el bien posible en un medio difícil de entusiasmar, 
más difícil aun de mantenerse noblemente excitado”. 

Como reacción frente a tales comentarios pesimistas, uno de 
los miembros de la Liga, Miguel Becerro de Bengoa, redacta un 
proyecto y propone que sea puesto a consideración del Consejo de la 
Asistencia Pública Nacional. Este organismo nombra para su estudio 
una comisión, compuesta por el autor, Pouey, Bottaro, Pou Orilla 
y Turenne, que se expide el 18 de diciembre de 1918, señalando 
que, puesto que la mayoría de las enfermas llegan “a pedir auxilio 
cuando han entrado ya en el período de incurabilidad”, la Asistencia 
Pública debe extender la aplicación de la radiumterapia; enfatizan 
que “los medios de que dispone ésta última (actinoterapia, cirugía) 
son en la actualidad capaces de curar clínicamente o definitivamente a 
estas desgraciadas en un porcentaje muy elevado de casos” siempre que 


366 



Ricardo Pou Ferrari 


consulten precozmente. Estima la Comisión que el acicate para la 
consulta oportuna es “difícil pero no imposible y afirman su fe en la 
eficacia de los esfuerzos sostenidos que podrán realizarse por medio de 
un organismo a crearse, encargado de conseguir por medios variados”. 
Dicho organismo, “que podría denominarse Comité Directivo de la 
Lucha contra el Cáncer Uterino”, estaría “formado de pocos miembros 
nombrados por la Asistencia Pública, que desempeñarían sus funcio¬ 
nes gratuitamente. Tal dependencia debería tener la mayor autono¬ 
mía posible y “poner en práctica todos los medios que la experiencia 
de otros y la propia han demostrado ser eficaces en la obtención del 
diagnóstico precoz y en la cura del cáncer uterino. Para cumplir ta¬ 
les objetivos, su acción habría de ser constante, desde una Oficina 
central con local propio y “hacer conocer a las mujeres, los síntomas 
que pueden considerarse sospechosos (por medio de circulares, conferen¬ 
cia; por la colaboración discreta de la prensa); tratará de estimular el 
celo de los profesionales por medio de circulares, facilitando a estos el 
diagnóstico histológico, que deberá practicar el Laboratorio Central de 
la Asistencia Pública, mientras el Comité no disponga de Laboratorio 
propio”. Asimismo, considera oportuna la “constitución de una Liga 
de médicos y de personas que se interesen en la campaña contra el cáncer 
uterino; entre los primeros se designarán los colaboradores, cuya misión 
sería examinar gratuitamente a toda mujer munida de una tarjeta que 
podría obtenerse sin trámite (por ejemplo en los establecimientos de la 
Asistencia Pública, en todas las farmacias, etc.) y que daría derecho a 
presentarse al consultorio de uno de los médicos elegidos por ella entre 
los inscriptos en la tarjeta”. Finaliza aconsejando que “el tratamien¬ 
to de las enfermas, comprendidas en el artículo primero de la Ley de 
Asistencia Pública del 7 de noviembre de 1910, será hecho en los servi¬ 
cios que ésta designe”. 

“El Consejo Directivo [de la Asistencia Pública Nacional], en 
sesión del 10 de marzo de 1919, resolvió aprobar el proyecto de la 
comisión informante, en la siguiente forma: 

Artículo I o ) Créase bajo la dependencia de la Asistencia 
Pública Nacional, la Comisión de Lucha contra el Cáncer Uterino, 


367 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


formada por cinco miembros, todos médicos, nombrada por el Poder 
Ejecutivo, a propuesta del Consejo Directivo. 

Artículo 2 o ) Los miembros serán honorarios, durarán dos años 
en sus funciones, pudiendo ser reelectos sin limitación. 

Artículo 3 o ) La Comisión tendrá su sede en el local del Consejo 
Directivo, disponiendo para sus tareas del personal de la institución 
que el Consejo designe. 

Artículo 4 o ) Dispondrá hasta la suma mensual de $.... pa¬ 
ra gastos ordinarios, pudiendo además solicitar del Consejo 
Directivo, créditos extraordinarios. Estos gastos se cargarán al rubro 
“Extraordinariosy Eventtiales” del Presupuesto de Diversos Gastos. 

Artículo 5 o ) Gozará de completa libertad en lo relacionado 
con la propaganda; las demás iniciativas técnicas, administrativas 
u otras, deberán ser sometidas, antes de su aplicación, a la conside¬ 
ración del Consejo. 

Artículo 6 o ) Comuniqúese al Laboratorio Central, por interme¬ 
dio de la Dirección General, que debe practicar todos los exámenes 
de Laboratorio que le sean solicitados por la Comisión antedicha. 

Artículo 7 o ) Solicítese la aprobación del Poder Ejecutivo.- 
Martirené. - Gurméndez”. 

Seguidamente, se envían notas para médicos y parteras, así co¬ 
mo para el público en general, en las que se hace referencia a que: 

“el cáncer de útero, horrible enfermedad, que deben temer las 
mujeres, se cura cuando se acude a tiempo por aplicaciones de radia¬ 
ciones, las que pueden ser desprovistas de inconvenientes; y en otros 
casos por medio de una operación quirúrgica. Para obtener la cura 
real y no sólo un alivio, es indispensable atacar a la enfermedad en 
su principio, cuando aún no se han presentado síntomas fácilmente 
apreciables”. 


[También se redactan] carteles que se colocarán en los inqui¬ 
linatos, por no ser posible dirigirse a todas las mujeres por correspon¬ 
dencia cerrada, ni ser presumible que esto fuera lo más eficaz, pues 
no tendría la difusión que tiene la publicidad. 

Finalmente, [se] recurría a los ‘biógrafos ”, encargándose al 
miembro del Comité, doctor Becerro de Bengoa, gestionar de la 


368 



Ricardo Pou Ferrari 


Empresa Max Glucksmann la colaboración necesaria para hacer 
esas proyecciones en los biógrafos de su propiedad, gestiones que ob¬ 
tuvieron el mejor resultado. Las frases que se proyectaron en los pri¬ 
meros días son las siguientes: “El cáncer es una enfermedad curable, 
a condición de que se diagnostique a tiempo ”. “La mujer que muere 
de cáncer es porque ha sido despreocupada y no ha dado impor¬ 
tancia a sus molestias”; “El cáncer es una enfermedad indolora en 
sus principios, no debe esperarse a que el dolor aparezca; ya sería 
tarde”; “La mujer que acude al médico en presencia de sus menores 
molestias, difícilmente muere de cáncer“Existen en el Uruguay 
muchas mujeres sanas y felices y que han tenido cáncer. Tomaron sus 
precauciones a tiempo y se han curado”; “En todas las farmacias del 
país existen tarjetas especiales que dan derecho a la considta gratuita 
con los médicos de la Liga. Pida Usted la suya”. 

Como puede apreciarse, la gestión es todo lo rápida que la im¬ 
portancia del tema merece. La estrategia seguida es muy similar a la 
que se implemento, muchos años antes, para sensibilizar a la pobla¬ 
ción sobre la hidatidosis, tarea de la que fueron activos responsables 
varios de los profesionales que ahora encaran el problema del cáncer 
ginecológico. No cabe duda que la concepción de medicina social 
había calado hondo y que estos cirujanos eran conscientes que para 
que los recursos que ellos ofrecían en la clínica fueran útiles debía 
llevarse adelante una campaña de propaganda que llegara a la ma¬ 
yoría. 

De un grupo privado, la responsabilidad pasa a la órbita del 
organismo estatal, a través del cual se implementa la atención gra¬ 
tuita de todas las que concurran a la red sanitaria creada. Se otor¬ 
gan premios de 50 pesos a las parteras que diagnosticasen cánceres 
precoces del cuello uterino, ocasión en la que Pouey les dirigió una 
alocución. 323 


323 Liga Urug Contra el Cáncer Genital Femenino (Publicación Trimestral). Año V, Enero, 
febrero y marzo de 1930, Año V, N° 24. 


369 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En la tradición médica del Uruguay, está siempre presente la 
faceta social. Tal es el caso de la pediatría, con Morquio a la cabeza; 
de la obstetricia, con la notoria figura de Turenne; de la fisiología, 
bajo la influencia de Morelli; de la sífilis, primero con Rodríguez y 
más tarde con una pléyade de venereo sifilógrafos; de la lucha con¬ 
tra el alcoholismo, encabezada por de Salterain; en fin, a través de la 
educación médica, que dio gran énfasis a la higiene y a la salud pú¬ 
blica y por la organización que gradualmente fueron adquiriendo, 
por obra de de Salterain, Scoseria, Fernández Espiro, Martirené y 
otros, los organismos públicos encargados de trazar las políticas en 
la materia y de concretarlas. A esta tendencia no fue ajena la escuela 
ginecológica de Enrique Pouey. 


370 



Capítulo XXVIII 


1920 

El SINDROME DE STAJANO 


E l gran mérito de Pouey como docente fue, a nuestro juicio, 
su perseverante “acción de presencia , tanto en la Clínica 
como en las Sociedades Científicas y Congresos. Pero, más 
que nada, demostró sus dotes de Maestro por la afectuosa 
acogida que brindó a los jóvenes vocacionales y talentosos, a quie¬ 
nes permitió formarse teórica y prácticamente a su lado y a los que 
incluso ofreció apoyo económico. Recibieron, además, su respaldo 
para desarrollar, en el ámbito de la Cátedra y del Sanatorio privado 
y con el material clínico de esas procedencias, actividades docentes 
y líneas de investigación originales. 


37i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Pouey y Stajano. 


Un capítulo de singular relevancia y difusión universal es el 
llamado “síndrome de Stajano ”, que pasamos a considerar con cierto 
detalle. Actuando en la clínica de Pouey, bajo la inspiración del 
Maestro, Carlos Stajano advierte que algunas enfermas se presenta¬ 
ban con reacciones peritoneales ubicadas en el abdomen superior, 
las que daban lugar a diagnósticos erróneos de colecistitis, perico- 
lecistitis, absceso subfrénico (cuando se localizaban a derecha), pe- 
ricolitis del ángulo izquierdo o procesos supurados periesplénicos 
(si se situaban a izquierda) y que en realidad obedecían a procesos 
infecciosos -de etiología gonocócica, estreptocócica o combinada- 
radicados en el aparato genital, donde daban síntomas más tardíos 
y poco llamativos, origen que sólo se reconocía cuando -en co¬ 
nocimiento de estos hechos- se practicaba el examen ginecológico 
precozmente y se seguía una conducta expectante. De acuerdo a las 
notables reflexiones emanadas de la vigilancia evolutiva atenta de 
las enfermas, la explicación de esta caprichosa presentación clíni¬ 
ca es que obedece a varios factores. En primer término, al tipo de 


372 




Ricardo Pou Ferrari 


agente microbiano y a su singular virulencia en cada caso. La lesión 
inflamatoria producida por el gonococo se extiende en superficie, 
con afectación ascendente del aparato genital primero y del perito¬ 
neo después; mientras no se producen los fenómenos adherenciales 
que los limitan y terminan convirtiéndolos en colecciones supura¬ 
das, alcanzan con rapidez el peritoneo subfrénico derecho, fluyen¬ 
do por la gotera parieto cólica derecha y eventualmente también, 
después, el izquierdo. 324 La irritación de las terminaciones nerviosas 
vegetativas y sensoriales en esta topografía es temprana, debido a 
la escasez del tejido celular subyacente donde éstas asientan; de ahí 
la precocidad de los síntomas que luego serán considerados. En el 
nivel medio de la cavidad peritoneal, las vías nerviosas tunelizan las 
fibras musculares y terminan en un tejido conjuntivo más espeso, 
que las ubica más alejadas de la superficie peritoneal. 

En el caso de la infección por estreptococo, frecuente luego 
de complicaciones del embarazo, la misma progresa predominante¬ 
mente por colonización linfática, lo que determina una afectación 
más intensa, rápida y homogénea de las terminaciones nerviosas, 
responsables del cuadro doloroso; asimismo, la evolución del cua¬ 
dro es más prolongada y sus consecuencias habitualmente más gra¬ 
ves. 

El síndrome es descrito con singular claridad y revela una ex¬ 
tremada perspicacia en la percepción de la conjunción de factores 
etiológicos, anatómicos y clínicos. 

Cuando las terminaciones nerviosas son irritadas, se presenta 
dolor, especialmente por debajo del reborde costal, que aumenta 
con la inspiración, lo que hace que la respiración se vuelva rápida 
y superficial, acompañada de tos e hipo rebelde. Se puede irradiar 
a los puntos frénicos medios -de ubicación paraesternal- o supe¬ 
riores -con una localización inter-escalénica-. Igualmente, se ob¬ 
serva irradiación del dolor al hombro y a la cara interna del brazo 
del mismo lado. No es infrecuente la defensa muscular de la pared 

324 El médico uruguayo José L. Duomarco (1905-1985) fue quien estudió las presiones 
dentro de la cavidad abdominal. A proposito de este tema publicó el libro La presión 
intraabdominal en el hombre en condiciones normales y patológicas. (El Ateneo ed. Bue¬ 
nos Aires. 1947, 159 págs.). 


373 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


anterior del abdomen, la disminución de su motilidad, el abom¬ 
bamiento de la zona, al igual que síntomas pleurales o de las bases 
pulmonares, pudiendo llegar a observarse derrames pleurales o pe- 
ricárdicos. Estos elementos pueden presentarse precozmente, para 
luego disminuir y desaparecer con relativa rapidez (¡lo que el autor 
vincula a la acción terapéutica benéfica de las ventosas cortadas!), 
para instalarse en la pelvis, o bien dar lugar a un balanceo entre los 
hipocondrios y la pelvis, según las alternativas de empuje y acalmia. 
Los elementos de laboratorio muestran rasgos inflamatorios, para¬ 
lelos a la evolución de la sintomatología; lo mismo ocurre con la 
temperatura y el pulso. 

Al inicio del primero de los trabajos, presentado en colabora¬ 
ción con Pouey en 1920 325 figuran las siguientes consideraciones, 
en las que se trasluce más la experiencia del viejo clínico de sólida 
formación, así como su estilo, escueto y contundente, que la imagi¬ 
nación del discípulo: 

“La sintomatología atípica y verdaderamente caprichosa de las 
afecciones del vientre expone a duras pruebas para el sentido clínico 
del que observa, tanto más que la simulación es frecuente dentro 
de la cavidadpélvico-abdominal [...] Frente a un caso agudo de 
vientre, urge un buen diagnóstico, pues de él depende la terapéu¬ 
tica útil y salvadora en el momento oportuno; si no, es el causante 
de intervenciones funestas, de verdaderas herejías terapéuticas o de 
expectativas adversas. La intervención del aparato genital, en la 
mujer, complica grandemente con su contingente de afecciones, la 
patología del vientre, creando situaciones difíciles, que en el hombre 
se descuentan de antemano 

Presentan tres observaciones, que tienen en común su inicio en 
el abdomen superior, con anterioridad a manifestarse francamente 
en la topografía de su sitio de origen genital. Una es debida a una 
infección gonocócica, la segunda a una infección mixta y la tercera 
ocasionada por los “ microbios de la putrefacción”. Concluyen que es 


325 Pouey, E. y Stajano, C. Las reacciones del peritoneo supracelíaco de origen genital (Reac¬ 
ciones Precoces). Montevideo, An. Fac Med 1920; 5: 202. 


374 



Ricardo Pou Ferrari 


preciso “no descartar al aparato genital como causante del cuadro, sino 
después del examen ginecológico”. 

Estamos en la atmósfera plena de la clínica y la fisiopatología 
ginecológica y abdominal y en eso vemos la impronta original del 
joven Stajano, cuya trayectoria será luego considerada con mayor 
detalle. 

Ese mismo año, Stajano publica La reacción frénica en gine¬ 
cología , 326 A partir de este trabajo, posteriormente publicado en 
Gynécologie et Obstétrique (París, 1922) es que se le adjudica al ciru¬ 
jano uruguayo la prioridad en la descripción del síndrome. 



Carlos V. Stajano. 


Hay cierta confusión cuando se lee la literatura anglosajona, en 
la que se conoce al cuadro clínico mencionado como “ síndrome de 
Curtis-Fitz-Hugh”. Estos autores norteamericanos publicaron, en el 
Journal of the American Medical Association, en 1930 y 1934, res¬ 
pectivamente, los hallazgos laparotómicos que, a su modo de ver, se 
asociaban al síndrome descrito por Pouey y Stajano. 327328 Se trata de 


326 Stajano, C. La reacción frénica en ginecología. Buenos Aires, Semana Médica, 1920; 
27: 243-246. 

327 Curtís, H. A cause ofadhesions in the right upper quadrant in women JAMA. Londres, 
1930;98:1221-1222. 

328 Fitz-Hugh, T. Jr. Acute gonococcic peritonitis of the right upper quadrant in women , 
JAMA. Londres, 1934;102:2094-2096. 


375 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


una perihepatitis que se manifiesta por finas adherencias en cuerdas 
de violín , que van de la cara superior del hígado a la inferior del 
diafragma. En consecuencia, si bien estos autores merecen seguir 
figurando en el epónimo, debería anteponerse (por razón de prece¬ 
dencia histórica y en forma sistemática, cosa que casi nunca ocurre) 
el nombre de Stajano, y quizás también -lo cual es nuestra propues¬ 
ta- el de Pouey. Luego del empleo generoso de la laparoscopía, se 
ha advertido la frecuencia de las manifestaciones abdominales altas 
asociadas a las inflamaciones pélvicas. A partir de 1978, se observó 
un aumento progresivo en el número de casos en los que se aislaba 
Chlamydia tracbomatis del líquido peritoneal. 329 


CLÍNICA GINECOLÓGICA 


l*it rearción frénica en ginecología 


trabajo dk la clínica ginecológica 

DEL PROF. ENRIQI'K l'OUK* 

ÜE MONTEVIDEO <K. O. DEL O.) 

»**.•»; kl 

Or. CARLOS STA.IAVO 


I COL* I* >R A CIO* IMUKCTAI 


Trabajo sobre “ reacción frénica”, publicado en la Revista Médica (Buenos 
Aires), 1920. 


329 


Muller Schoop, J. W., Wang, S. P., Munzinger J. et al. Chlamydia tracbomatis as a 
possible cause of peritonitis andperiheptitis inyonng women. Br MedJ, 1978, 1:1002- 


1004. 


376 



Ricardo Pou Ferrari 


Con respecto a la anatomía quirúrgica del síndrome de Stajano, 
nos caben dudas de si, lo que entonces describió y cuya etiología 
microbiana dejó bien establecida, se corresponde o no con los ha¬ 
llazgos consignados por los norteamericanos. En efecto, la lectura 
cuidadosa de las comunicaciones de Stajano, en particular de la 
segunda, revela la puntillosa observación de las modificaciones en el 
aspecto de la serosa peritoneal, en los diferentes pisos de la cavidad 
abdominal y en los distintos momentos evolutivos. Un observador 
tan atento como Stajano, que focalizó su atención sobre el asunto 
desde 1920, no habría dejado de observar las cuerdas de violín , al 
menos en forma alejada y como secuelas de la inflamación perito¬ 
neal responsable de la reacción frénica, teniendo en consideración 
su prolongadísima actuación posterior como cirujano ginecológico 
y general, que se extendió por más de cuarenta años. Quienes, en la 
práctica de un número ciertamente inferior al de las intervenciones 
que haya podido efectuar el insigne profesor compatriota, hemos 
observado la frecuencia y la apariencia característica y manifiesta de 
las adherencias filiformes Ínter hepato frénicas durante laparosco- 
pías efectuadas por diversas indicaciones, no podemos menos que 
plantear que, probablemente, los síndromes de Stajano y de Curtis- 
Fitz Hughs sean próximos pero no idénticos. 


377 




Capítulo XXIX 


1921 

Segundo Congreso Médico 
Nacional 


D urante la presidencia de Baltasar Brum, entre 1919 
y 1923, y especialmente durante las de José Serrato 
(1868-1960), entre 1923 y 1927 y Juan Campisteguy 
(1859-1937), entre 1927 y 1931, la ortodoxia batllis- 
ta, intacta en el primero, se fue diluyendo en los dos siguientes. Por 
cierto que, si bien Batlle sería todavía por dos veces presidente del 
Consejo Nacional de Administración (1921 y 1927), su influencia 
también iba decreciendo. Esta fue la etapa de la República conserva¬ 
dora , como la designan algunos historiadores actuales. Tuvo lugar la 
escisión del riverismo primero (acaudillado por Pedro Manini Ríos 
[1879-1958]), del vierismo después (Partido Colorado Radical ) y 
por último del sector liderado por Julio María Sosa (1879-1931). 
Con el fallecimiento, bastante inesperado, de Viera en 1927, de 
Batlle en 1929 y de Sosa en 1931, se produjo un cierto vacío dentro 


379 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


del Partido Colorado, que dejó abierto el camino a Gabriel Terra 
(1873-1942), que sería el nuevo Presidente a partir de 1931. 


En 1921, antes de partir con destino al hemisferio norte, para 
asistir por primera vez, en carácter de Fellow, a un Congreso del 
American College of Surgeons, Pouey participó, conjuntamente con 
sus discípulos, en el Segundo Congreso Médico Nacional. Puede de¬ 
cirse que en ese momento la escuela ginecológica uruguaya, al igual 
que casi todas las demás ramas de la medicina, se hallaba en su 
plenitud. Al mismo tiempo, la Asistencia Pública estaba por alcan¬ 
zar el objetivo en cuanto a la edificación y organización de centros 
de salud, generalistas o especializados, tanto en la Capital como 
en el interior. Su trabajo en conjunción con el Consejo de Higiene 
Pública , y la Facultad de Medicina, había logrado una armonía, que 
luego de muchos años, comenzaba a dar sus frutos. 

Los ginecólogos -los obstetras lo harán por su cuenta y por 
separado- presentaron en dicha reunión trabajos que traducían ex¬ 
periencia clínica, al tiempo que se destacaba en ellos la importancia 
de la misión social, tan notoria en ginecología, y que es uno de los 
rasgos históricos distintivos de la medicina uruguaya en su conjun¬ 
to. 

El Maestro Pouey, casi convertido en “ cancerólogo ginecológico”, 
hace una presentación sobre el tratamiento del cáncer de cuello ute¬ 
rino, en base a sus observaciones clínicas. No deja ésta de sorpren¬ 
der por la pobreza de los resultados en términos de sobrevida, aun¬ 
que seguramente tiene la importancia de mostrar la introducción y 
perfeccionamiento de una técnica -la curieterapia- que, aplicada a 
casos avanzados, permite solucionar temporalmente algunas com¬ 
plicaciones tardías de la enfermedad, que antes hacían más lamen¬ 
table el fin de la existencia de estas enfermas. Toma sus casos de 
las pacientes de la práctica privada, lo que da idea que el servicio 
hospitalario, que aún tardaría más de un año en abandonar la Sala 
Santa Rosa, dejaba mucho que desear, pese a las donaciones hechas 


380 



Ricardo Pou Ferrari 


por Pouey y a la dedicación de éste y sus discípulos en su atención. 
Señala que en mayo de 1917 había presentado una comunicación 
ante la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires, acer¬ 
ca del mismo asunto. En ella hacía notar que “ entre las enfermas 
tratadas, ocho sobrevivían ’, a lo que agrega ahora que “de esas ocho, 
seis sobreviven aún, sobre cuatro años después de esa época \ Seguimos 
asombrándonos de la pobreza de las cifras, que no lograban sin em¬ 
bargo atenuar el entusiasmo de los ginecólogos de entonces, acos¬ 
tumbrados, desde la época heroica de la cirugía, a ofrecer lo que 
podían a sus pacientes, para lograr los mejores resultados posibles, 
aunque estos fueran muy decepcionantes, vistos en términos ab¬ 
solutos. Describe la técnica seguida, consistente en crear una cavi¬ 
dad, por medio del curetaje de la masa tumoral, que se llena luego 
con pasta de Canquoin (mezcla cáustica, compuesta por cloruro de 
zinc, 32 gramos y harina de trigo, 64 gramos). Pasados diez días, 
se efectúa la aplicación del radioelemento por espacio de 24 horas, 
que se repite cada dos o tres meses, intercalando la colocación de la 
pasta e inyecciones intravenosas de selenio coloidal (supuestamente 
empleado entonces como antiséptico; hoy conocemos bien sus efec¬ 
tos tóxicos). Se practicaban biopsias sistemáticas, para lo cual hasta 
el momento contó con la colaboración de Juan Pou Orilla. Luego 
del traslado del Servicio al Hospital Pereira Rossell, tendrá el apo¬ 
yo de una sección de anatomía patológica, a cargo de un Profesor 
Agregado de la materia, Carlos María Domínguez, que se hará, con 
el pasar del tiempo, un histopatológo especialista en oncología gi¬ 
necológica. 

En casos de cáncer o “adenoma sospechoso” del cuerpo uteri¬ 
no, emplea sólo radium o este recurso y operación, o viceversa. 

Cierra el trabajo con una frase que define bien cómo el radium 
ha pasado a formar parte del armamentarium del cirujano -más 
específicamente del ginecólogo- quien es el encargado de realizar 
los tratamientos y lo utiliza a la par que cualquier otro recurso de 
la cirugía tradicional: “En la actualidad es tan necesario al ginecólogo 
conocer la técnica radiumterápica del cáncer genital, como la técnica 
quirúrgica ’. En los siete años siguientes, al menos en lo que a tra¬ 
tamiento del cáncer de cuello se refiere, la cirugía oncológica del 


381 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


cuello uterino fue perdiendo jerarquía, lo que también sucedería en 
los primeros centros europeos como fue el caso del Radiumemmet 
de Estocolmo ya que los resultados de la curieterapia eran, compa¬ 
rándolos según estadios evolutivos, mejores que los de la cirugia y, 
mientras ésta seguía teniendo una mortalidad relativamente elevada 
del 10%, la primera no alcanzaba al 2 %. Por supuesto que la adop¬ 
ción de estos criterios es asunto delicado, ya que implica una muy 
fiel estadificación de los casos, el empleo de procedimientos estan¬ 
dardizados, en manos de especialistas muy adiestrados, apreciacio¬ 
nes que también caben con referencia a la cirugía. A medida que los 
diagnósticos fueron más precoces, en la década de los ’40 y ’50, a 
impulso de la escuela norteamericana, británica y para Sudamérica, 
de la Argentina, se reintrodujo la cirugía, que se combinó con la cu¬ 
rieterapia pre o post operatoria. A partir de cierto momento, al me¬ 
nos en nuestro medio, esta última terapéutica quedó en manos de 
los radioterapeutas, que en ocasiones procuraron dominar el asunto 
desplazando a los ginecólogos. Esto no sucedió en el país vecino, 
donde estos últimos continuaron cultivando con gran competencia 
-como lo habían hecho sus maestros a comienzos del siglo XX- la 
cirugía oncológica o radical. 

Un segundo trabajo, también de Pouey, tiene que ver con la 
aplicación del radium a patologías ginecológicas no neoplásicas, 
que hasta el momento habían sido de difícil solución. “ Cuando se 
han agotado los medios de diagnóstico y se ha tratado sin éxito una me- 
trorragia persistente e importante, el radio permite suprimir el síntoma. 
En algunas observaciones personales el radio se ha mostrado superior a 
cualquier otro medio terapéutico ”. En ciertos casos la curación pue¬ 
de lograrse luego de una única aplicación, por más que se trate de 
sangrados que no habían podido ser cohibidos “ con todo un arsenal 
terapéutico ”. Entre las afecciones benignas, el radium puede ser útil 
en el tratamiento de los miomas. 


382 



Ricardo Pou Ferrari 



Enrique Pouey, por Miciano (cedida por el Prof. Mañé Garzón). 


Describe la técnica utilizada. Observa que la reducción de la 
hemorragia había sido inmediata. Los síntomas de insuficiencia 
ovárica son poco intensos en casos de “ menopausia radica (esta 
comprobación no está refrendada por las observaciones actuales, 
dependiendo, como antes fue dicho, de la edad, así como de la 
dosis y de la topografía de los focos de radium; en algunos casos se 
hace, en forma previa al tratamiento, la reubicación quirúrgica de 
los ovarios, con la finalidad de sacarlos del campo de acción de las 
radiaciones). “ Sobre 60 irradiadas, una sola murió después de la ope¬ 
ración, que se hizo necesaria por la ineficacia del radium; se trataba de 
un fibromioma pediculado que se esfaceló en una enferma que no pudo 


383 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


vigilarse debidamente por residir en campaña ’ (esta es una contrain¬ 
dicación formal, por la alta probabilidad de infección consecutiva; 
actualmente, aún disponiendo de antibióticos potentes, la misma 
suele observarse, si los mismos son intracavitarios, a consecuencia 
de la necrosis de dichos tumores por microembolización de las arte¬ 
rias mediante minipartículas de calibre estandardizado). 

En una tercera comunicación al Congreso, el Maestro refiere 
brevemente, las conocidas medidas de profilaxis del cáncer gine¬ 
cológico, desarrolladas desde 1917 a través de la fundación de la 
Liga y especialmente, luego de 1919, de la Comisión de Lucha con¬ 
tra el Cáncer Uterino , bajo la dependencia de la Asistencia Pública 
Nacional. 

Entre los discípulos que aportan contribuciones vinculadas con 
el cáncer, está Miguel Becerro de Bengoa quien se refiere a la curie¬ 
terapia y los cánceres del útero. 330 Hace la historia de la curieterapia 
en la Clínica Ginecológica de la Facultad de Medicina a partir de su 
introducción en 1914, distinguiendo dos etapas: la primera, cuan¬ 
do se aplicaban altas dosis (2400 miligramos/ hora en 24 horas, 
llegando a veces hasta 4500); y la segunda, ‘desde mediados de 1917 
hasta fines de 1919 en la Clínica Ginecológica y hasta el momento de 
redactar el trabajo en la clientela particular, con dosis bajas, basada en 
la experiencia del español Nicolás Recasens Agrega a eso la utilización 
de un aparato de su invención, “el dreno permanente de plata”. 

Relata además su experiencia en el tratamiento con radium de 
enfermas embarazadas, tópico sobre el cual publicó un trabajo con 
Luis P. Bottaro. 

Refiere las siguientes anécdotas, de innegable valor histórico- 
médico ya que muestra la fe ciega al recurso que casi no se conoce 
(resabios de la mentalidad mágica): “Hacepróximamente 9 años, a 
fines de 1912, siendo yo asistente del Sanatorio del profesor Howard 
Kelly en Baltimore, Estados Unidos, Rey del radium en el mundo y uno 
de los más afamados cirujanos de la actualidad, debido a los intensos 
fríos de aquel país, 16y 18 grados bajo cero con frecuencia, tuve una 

330 Becerro de Bengoa, M. Curieterapia y cánceres de la matriz, II Congreso Médico 
Nacional, 1922, pág 277-335. 


384 



Ricardo Pou Ferrari 


fisura del labio superior que durante algunos días tomó aspecto sospe¬ 
choso, que llegó a preocuparme. Para salir de mis dudas, le pedí opinión 
a Kelly, el que, ante mi sospecha de que pudiera ser un epitelioma, 
me dijo «no tema, esperemos unos días, si diagnosticamos eso, yo me 
comprometo a curárselo en una semana...» Tal era la fe que hace ya 8 
años tenía el eminente sabio americano sobre las virtudes curativas del 
radium”. 

Cita seguidamente a Dóderlein, en la afirmación de que “el 
papel del bisturí en el tratamiento del cáncer uterino ha pasado” 

Quizás lo más interesante es la discusión que se plantea a con¬ 
tinuación, porque demuestra, -como lo afirma Stajano años des¬ 
pués- que en la Clínica de Pouey la verdad prevalecía sobre todo 
otro valor, razón o emoción; que cuando surgía un enfrentamiento 
académico, no se consideraba agravio la discrepancia de opinión. 
Se percibe por estos comentarios que el Profesor era no sólo quien 
arbitraba asuntos técnicos, sino también en los de índole meto¬ 
dológica, enseñando que la observación personal de los casos era 
el único recurso para el buen clínico, sin caer en teorizaciones ni 
verbalismos. En esta atmósfera interviene Pouey, con cortesía y sua¬ 
vidad, pero a la vez con autoridad y ánimo de “corregir dulcemente ” 
como gustaba él decir: 

“Debo señalar de entre las largas consideraciones teóricas que 
acaba de hacer el doctor Becerro de Bengoa, una inexactitud que me 
interesa personalmente corregir. 

No es exacto que antes que se aplicara en la Clínica Ginecológica 
a mi cargo la técnica radiumterápica del doctor Becerro, del doc¬ 
tor Becerro digo y no la técnica de Recasens, tal como había sido 
aceptada entre ambos. No es exacto que las aplicaciones se hicieran 
vaginales. 

Por el contrario, la mayor parte se hacían intrauterinas y sólo 
se hacían vaginales cuando la lesión progresaba hacia la vagina. 

Para demostrar la superioridad de la técnica por él seguida, 
sería necesario probar que las enfermas en el período 1917-19 cura¬ 
ban mejor que antes y después de ese período. Los hechos observados 
por nosotros en la misma Clínica prueban todo lo contrario. Si el 


385 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


doctor Becerro me hubiera hecho el honor de oír mi comunicación 
en la que desecando elucubraciones me limitaba a exponer descrip¬ 
ción de lesiones, técnicas empleadas en cada enferma y residtados 
bien controlados, hubiera visto sin duda que se obtienen resultados muy 
apreciables con la práctica que seguimos de años atrás, la que obedece a 
ciertos principios que emanan del estudio concienzudo de las propiedades 
del radio y de su acción sobre las lesiones cancerosas uterinas. 

Sin ser maravillosos esos resultados —somos los primeros en de¬ 
sear que sean mejores— es evidente que son superiores a los que se 
obtuvieron en la Clínica con la aplicación de la técnica del doctor 
Becerro. 

Todo lo observado muy de cerca por nosotros en nuestras enfer¬ 
mas, nos lleva a dar preferencia a la técnica que utiliza 100 a 150 
mgr de radio —a veces 200— durante 24 horas. 

Estoy en desacuerdo con muchas de las afirmaciones del doctor 
Becerro. No las rebatiré, no hay tiempo ni interés en hacerlo; las 
actas se publicarán y cada uno podrá apreciar según su criterio 

A las observaciones anteriores se agregan las de Mario Simeto, 
miembro del Instituto de Radiología y vinculado a Pouey desde muy 
joven, que se adhiere a lo expresado por el Profesor. 

Con igual contundencia, Luis P. Bottaro manifiesta su adhesión 
a la técnica empleada en la Clínica Ginecológica, “ dosis grandes y es¬ 
paciadas, de 150 mgs. ”y remata su intervención del siguiente modo: 
“He ensayado el otro tratamiento de Recasens y lo abandoné, como el 
propio autor lo ha abandonado”. 

Becerro replica diciendo que las refutaciones no son válidas 
pues “tenía en la mano todas las historias clínicas, que demuestran 
los óptimos resultados alcanzados por la técnica que he descripto y que 
no he leído en obsequio a la asamblea . No sin razón, afirma que “al 
congreso se han presentado casos aislados, pero nadie ha presentado esta¬ 
dísticas, que es lo único que prueba la bondad de una técnica . 


386 



Ricardo Pou Ferrari 


El mismo autor presenta la propuesta, que ya había esbozado 
en distintas oportunidades, de clasificar estadios evolutivos por los 
casos de cáncer de cuello uterino, estableciendo una escala , 331 

CANCERES DEL CUELLO UTERINO 


CLASIFICACION O ESCALA DE GRAVF.OAO 

CemporaoAn dt lo «Kola uruguaya da Bcctiro 1*17 y lo d. lo Sociedad d* lo* Ñoclo»»»*. 1937 



Comparación entre la estadificación propuesta por Becerro de Bengoa (1917) 
y la de la Sociedad de las naciones, de Ginebra (1929). 


El criterio de mayor exactitud para clasificar los tumores, dis¬ 
ponible hasta ese momento, era en dos grupos, según los progresos 
que hubiera hecho la enfermedad: operables e inoperables. 

En función de los puntos anatómicos de referencia existentes 
en la pelvis femenina, a saber, cuerpo uterino, orificio del cuello, 
porción vaginal del cuello, fondos de saco, tejido celular pelviano, 
pelvis ósea, vejiga y recto, se puede: 

“Establecer con bastante aproximación la siguiente «Escala de 
invasión», casi sinónimo de gravedad, en orden creciente y que se 
esquematiza en los grabados que con los correspondientes números 
se insertan: 

Primer grado: cáncer vegetante del cuello; incipiente. 

Segundo grado: cáncer infiltrante del cuello; incipiente. 

Tercer grado: cuello invadiendo algún fondo de saco lateral. 

331 Becerro de Bengoa, M. Cáncer de útero. Clasificación y escala de invasión. //Congreso 
Médico Nacional, TI: 444 - 452. 


387 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


Cuarto grado: mello invadiendo los dos fondos de saco laterales. 
Sexto grado: mello invadiendo todos los fondos de saco. 

Séptimo grado: cuello infiltrando hasta la pelvis. 

Octavo grado: cuello perforando la vejiga. 

Noveno grado: mello perforando el recto. 

Décimo grado: cuello perforando vagina y recto”. 

Una vez más, la discusión no resulta nada estimulante para el 
autor, ya que el Profesor afirma que: 

“La escala de gravedad es poco práctica, pues obliga a un es¬ 
fuerzo de memoria largo y complicado, y además no están compren¬ 
didos en ella todos los factores de gravedad, por ejemplo, las metás¬ 
tasis ganglionares que en los casos incipientes son índice de mucha 
gravedad y que no figuran en la escala”. 

Carlos Stajano agrega que encuentra dos objeciones serias 
a la escala de Becerro: 

“1) que en ella todas las infiltraciones son consideradas como 
neoplásicas, no teniéndose en cuenta para nada las de origen infla¬ 
matorio, muchísimo más benignas. 2) En la escala tampoco se tiene 
en cuenta la naturaleza histológica del tumor y por esa falla, el cán¬ 
cer infiltrante, que es un cáncer muy grave desde el comienzo, apa¬ 
recería en los números inferiores de la escala, mientras que el cáncer 
vegetante, que es más grande, pero más benigno, aparecería en los 
últimos números como si fuera muy grave. Cree que la escala podría 
servir para indicar la extensión de las lesiones y no la gravedad”. 

Luis P. Bottaro está de acuerdo con las objeciones formuladas, 
ya que es: 


“Muy importante distinguir si una infiltración es neoplásica 
o inflamatoria, porque su gravedad es muy diferente, cosa que no 
se hace en la escala propuesta. Cree que es necesario especificar si el 
tumor es de tejido cilindrico o estratificado. Se declara partidario 
de la descripción de las lesiones por el espécido y el tacto vaginal 


388 



Ricardo Pou Ferrari 


y rectal, que son los únicos que pueden dar una idea exacta de la 
gravedad del proceso 

No obstante este clima adverso de nuestros principales clínicos, 
a partir de 1929, la Sección Medicina de la Sociedad de las Naciones 
y más tarde la Federación Internacional de Sociedades de Ginecología 
y Obstetricia , basándose en el trabajo de destacados cancerólogos 
ginecológicos europeos, elaboraron una clasificación, que no difiere 
en lo esencial de la de Becerro de Bengoa, más que por estar com¬ 
puesta por menor número de grados o estadios, ya que se incluyen 
dentro de algunos de estos últimos, más de uno de los de la prime¬ 
ra. Becerro de Bengoa reivindica años después su idea y muestra, en 
forma gráfica, las correspondencias entre las dos clasificaciones. 


Como aporte al procedimiento del vaciamiento conoideo de 
su maestro, Becerro de Bengoa presenta una técnica para efectuar 
el punto hemostático, que luego será conocida entre los cirujanos 
uruguayos como la “jareta de Becerro ’ y ampliamente usada. 332 

Del siguiente modo la describe: 

“Después de hecha la resección del cuello y mucosa que se desea 
extirpar, se pasa un punto por debajo de la mucosa en forma de 
jareta. Hecho esto se colocan los dos puntos de Bonney; se cierra 
después la jareta y una vez replegada, se hace tracción del punto de 
Bonney. De esta manera, se invierte la mucosa completamente. No 
queda en estas condiciones ninguna superficie cuenta expuesta a la 
vagina, la hemostasis es perfecta, puesto que la compresión se hace 
por igual en toda la circunferencia y la arquitectura del útero se 
modifica muy poco. El punto circular debe hacerse con catgut grueso 
y los puntos de Bonney con crin. Pueden hacerse también con catgut 
crómico de larga reabsorción. Una vez terminado todo se coloca el 
tubo de drenaje y tunelización del orificio. De este modo no es necesario 
sacar puntos”. 


332 Becerro de Bengoa, Miguel. Vaciamiento cervical. Punto circular. II Congreso Médico 
Nacional Pág- 336-339. 


389 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


De las disidencias entre los más notorios representantes de la 
escuela ginecológica y Becerro, puede emerger el interés por hacer 
una interpretación de la personalidad de este último. Este peculiar 
hombre de gran porte físico y que parecía cultivar una imagen me¬ 
nos atildada que la de sus colegas, se comportaba, más que como un 
clínico -que en definitiva esa era la médula de la formación recibida 
en escuela de Pouey- como un creativo o como una especie de ar¬ 
tista o artesano, diseñador de artilugios y aparatos, tanto para uso 
clínico terapéutico como higiénico sanitario, (como la “ bombilla 
higiénica ’ o el “ termógrafo portátil’ ); y de instrumentos quirúrgicos 
(el “ porta-campos separador ”, el “ poncho uterino ”), o para evitar las 
muertes en ocasión de los naufragios {“la navegación gemela”), etc. 
En definitiva, fueron varios sus aportes, productos de una gran ima¬ 
ginación, como correspondía a un pintor y caricaturista (profesor 
del Círculo de Bellas Artes), escritor y periodista. Aparentaba estar 
más motivado por la creatividad también en el campo médico, hi¬ 
giénico y sanitario, así como en el no muy definido gran campo de 
la medicina social, inaugurada en el final del siglo XIX largo. Una 
personalidad de estas características, de estos intereses, de esta sen¬ 
sibilidad, ¿acaso podía adecuarse a un trabajo clínico, patológico y 
terapéutico quirúrgico sistemático? 

Otro de los asuntos que la escuela ginecológica uruguaya en¬ 
cara (a punto de partida en la tesis de doctorado elaborada en París 
por su fundador en 1888 y proseguido en la actividad de la policlí¬ 
nica que éste precozmente organizó a cargo del dermato sifilógrafo 
Antonio Rodríguez, así como en conferencias y artículos) es el de 
las enfermedades venéreas. Pouey se refiere a un tema, que ya había 
tratado ante la Sociedad de Medicina de Montevideo en 1917, el de 
la profilaxis de la gonorrea y la importancia de la uretritis latente del 
hombre. Con su habitual sencillez, advierte que: 

“Al obligar a escuchar la lectura de un largo trabajo, atentaría 
contra vuestra libertad, pues no quiero pensar que os libertaríais 
huyendo hacia las regiones del ensueño mientras os hablara. No 
cometeré, pues, el atentado; seré breve, sumamente breve”. 


390 



Ricardo Pou Ferrari 


Por esta razón procura resumir las enseñanzas sacadas de su 
extensa experiencia. Con sentido del humor, agrega: 

“Pienso hacer una publicación ulterior. De este modo respeto 
vuestra libertad: podréis leer el trabajo si os interesa y si no lo con¬ 
servaréis asimismo en la cabecera de la cama para que os ayude a 
conseguir el sueño cuando el insomnio os impaciente”. 

Sintetiza sus consejos del siguiente modo, haciendo gala de es¬ 
píritu sintético y docente a la vez: 

“I o ) A los médicos diré: pensar en el marido cuando una mujer 
presente flujos vaginales persistentes; practicar el examen microscó¬ 
pico del cuello, principalmente el de los filamentos de la orina en 
el esposo, así como —siendo necesario- el examen de los cultivos de 
esperma”. 

A continuación, algo que todavía tiene relativa validez en la 
clínica: 


“Parece extraño que, al tratar de curar una infección en la 
mujer, no se piense en el factor principal que provoca y mantiene 
esa infección, factor que viene a esterilizar todo esfuerzo terapéutico 
farmacológico y biológico, de resistencia vital, de defensa orgánica y, 
sin embargo, no se piensa”. 

Y en cuanto catedrático de la Facultad de Medicina, emite el 
siguiente juicio que involucra la calidad de la formación de los pro¬ 
fesionales; 


“No condeno a la pena capital a los delincuentes de esta omi¬ 
sión porque yo he hecho como ellos; restdtado de nuestra educación 
médica un poco esquemática por más que desde siempre se proclame 
el más vale prevenir que curar. El médico debe, pues, tomarse el 
trabajo de examinar al esposo y tratar de conquistarlo para qtie sea 
un colaborador eficaz en la cura; de explicarle en detalle los diversos 


391 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


medios que pueden emplearse para suprimirlo como agente de con¬ 
tagio, ya que no es posible hacerlo como marido”. 

Continúa así sus breves consilia: 

“2 o ) A los urólogos diré: Yo veo graves lesiones, vulvovaginitis, 
metritis, anexitis, peritonitis, que demasiado a menudo conducen a 
la esterilidad; todo ello provocado por esa infección ignorada mari¬ 
tal, despreciada, desgraciadamente, no sólo por los enfermos. 

Insistan en curar esas infecciones, no permitan el coito franco 
sino cuando las múltiples investigaciones hechas en el enfermo per¬ 
mitan creer que el contagio es improbable. Asimismo sigan teniendo 
en observación a esos enfermos por un tiempo variable, según el 
caso”. 

Finaliza: 

“3 o ) A los cirujanos, digo: que vean antes de proponer trata¬ 
miento por demás radical, si el esposo no es el causante —por sus 
inoculaciones repetidas— de la metritis juzgada incurable, tal vez 
porque no se ha visto la verdadera causa de la prolongación del 
proceso. 

4 o ) A los cónyuges: al esposo o futuro esposo, decirle que el puede 
labrar la desgracia de su mujer en el mismo momento en que él se 
siente muy feliz. Recomendarle solicite antes de casarse, un examen 
completo de su salud, especialmente de su salud genital; después 
que le diga a su cliente, ya que el médico no puede constituirse en 
profesor de moral, que le diga que estaba equivocado aquel paisano 
al decir y al pensar que él —el paisano— iba a seguro porque siempre 
había andado sólo con sirvientas. Qtie trate de ser monógamo. 

A la esposa: que no desmide los corrimientos vaginales, sean 
mucosos, serosos, purulentos o sanguíneos, que trate de instruirse 
prácticamen te ”. 

Aplicándolos todos con continuidad en el esfuerzo, estoy seguro 
que mejorará enormemente la profilaxis de las enfermedades geni¬ 
tales transmitidas”. 


392 



Ricardo Pou Ferrari 


En el mismo sentido que el anterior, apunta el trabajo de 
Salvador Pintos, que lleva el sugestivo título de Gonococcia Social 333 
Comienza por plantear “el problema de la prostitución clandestina 
[...], la necesidad de educar a las prostitutas reglamentadas [...], la 
importancia de la “educación del pueblo, sin distinción de clases ni 
sexos, constituyendo la profilaxis individual y sociaF. Pasa a conside¬ 
rar luego los diferentes métodos concretos de profilaxis (“ métodos 
de barrera, sustancias antisépticas, antes y después del coito: nitrato 
de plata, bicloruro de mercurio, sublimado, permanganato de potasio, 
calomel”). Vuelve sobre un asunto social, a tener en cuenta por par¬ 
te de las mujeres: “ combatir la ignorancia y el exceso de confianza” . 
Finalmente, al igual que antes lo hacía Pouey, aborda el asunto de 
las gonococias latentes, “ tanto en la mujer como en el hombre, la gota 
militar”, y hace referencia al famoso Noeggerath, a propósito de “la 
necesidad de ilustrar como corresponde a las gentes” . No deja de pro¬ 
poner “la creación de un hospital especial para venéreos”. 

No es posible dejar pasar la ocasión sin mencionar que en este 
mismo congreso, Paulina Luisi, en cierto modo también discípula 
de Pouey, presentó un largo informe sobre educación sexual, que 
dio lugar a una refutación improvisada, pero no menos prolija y 
concienzuda, de Juan B. Morelli, siendo ésta la primera ocasión en 
que este notable médico compatriota se manifiesta públicamente 
como católico, ya que hasta entonces había militado en filas del 
positivismo materialista, tan propio de su generación. 

Un nuevo asunto que vinculará por largo tiempo a la ginecolo¬ 
gía con la jurisprudencia y la moral, es el del aborto provocado. Ya 
en el Primer Congreso Médico Nacional, en 1916, Augusto Turenne 
había presentado el relato oficial sobre el “ aborto criminaF , votán¬ 
dose afirmativamente por unanimidad las medidas que dicho au¬ 
tor proponía para luchar contra ese grave problema social. En esta 
ocasión, Miguel Becerro de Bengoa, hace su aporte al respecto, 334 
en una elaboración intelectual en la que propone una ley que esta¬ 
blezca: 

333 Pintos, Salvador. Gonococcia Social. II Congreso Médico Nacional, T II: 57-68. 

334 Becerro de Bengoa, Miguel. El aborto criminal y la ley. II Congreso Médico Nacional, 
1921, tomo 1:397-444. 


393 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


“l)La obligación de los hombres para con sus hijos naturales 
nonatos como las tienen para con sus hijos nacidos; si no la cumplen, 
habrá penas severas. 2) De ese modo se trata de evitar la trampa que 
sigue a la ley. 3j Se prevén y condenan los abusos por parte de las 
mujeres que quisieran sacar provecho de la ley. 4) Se castiga la in¬ 
citación al aborto: para las casadas se dificulta el aborto, no siendo 
por indicación médica plenamente justificada y se prevé y castiga 
el posible abuso de los médicos que, amparados por la ley, pudieran 
excederse como lo hacen ahora, escudados en el títido. Con diploma 
y con ley, el médico será condenado. Los que abusan así son muy 
numerosos, por de pronto desconfiad de los que se alteren o indignen 
al leer estas reflexiones. Todos los malvados por serenos que sean, 
tiemblan cuando se habla de la guillotina”. 

El propio Becerro publica, también en 1922, el artículo Gotas 
amargas, el aborto criminal y la ley. En oportunidad de discutirse 
la enmienda al Código Penal de 1934 que había despenalizado el 
aborto provocado, Turenne da a conocer numerosos trabajos, más 
bien cercanos al abolicionismo en la materia, línea en la que conti¬ 
nuará escribiendo durante años. En ocasión, Pou Orfila se muestra 
en una posición contraria, en su folleto Los problemas del aborto 
contra natura y la lucha antiabortiva, de 1936. Otros médicos, con 
militancia religiosa, aunque no ginecólogos ni discípulos de Pouey 
-quien no emitió opinión sobre el particular- plantean sus ideas, 
ya sea en el Parlamento o en folletos y libros, como es el caso de 
Morelli, Alejandro Gallinal y Salvador García Pintos. 

Finalmente, algo que no parece tener estrictamente que ver con 
la ginecología, pero será aplicado en la organización de los archi¬ 
vos de historias clínicas y preparaciones anatomopatológicas, tanto 
en el Pabellón de Ginecología como en el Instituto de Curieterapia 
Ginecológica, son los trabajos de Becerreo de Bengoa sobre sistemas 
de organización de bibliotecas y archivos. En el primero, 335 estable¬ 
ce: 


335 Becerro de Bengoa, M. Nuevo sistema de organización de bibliotecas. II Congreso 
Médico Nacional, T I: 134-137. 


394 



Ricardo Pou Ferrari 


“Las formas conocidas de organización de bibliotecas adolecen 
de defectos que, sin ser de gran importancia, no pueden pasar inad¬ 
vertidos. Es teniendo en cuenta esos defectos, que enumeraremos más 
adelante, que he resulto aplicar mi sistema denominado Fichero 
Universal, a la ordenación de las bibliotecas. En este sistema se su¬ 
primen los números en absoluto y se usan las letras para la designa¬ 
ción de salas, estantes, anaqueles y libros. El sistema se basa en el 
método de abscisas y ordenadas, o sea, columnas y filas, cada una se 
marca con una letra del alfabeto y las filas en la misma forma [...] 
En cada una de las casillas hay un libro que se divide en 26 cuader¬ 
nos cada uno, marcado con una letra del alfabeto, y cada cuaderno 
tiene 26páginas, marcadas igualmente con las mismas letras. Así 
resultan 676casillas y cada una con un libro de 676páginas, o sea 
256.976 combinaciones distintas de cuatro letras cada una”. 

En cuanto al segundo asunto 336 el autor propone la adopción 
del Fichero Universal, “que es rápido, práctico y científico En el mis¬ 
mo: 

“se destina una página entera para cada enfermo, donde se 
anotan todos los datos. Cada caso se identifica por una seña distin¬ 
ta formada por 4 letras, dos los da el mueble y dos el libro(...) El 
mueble completo consta de 26 columnas y 26 filas que dan como 
resultado 676 casillas, cada una con un libro. Cada uno de los 
libros consta a su vez de 26 cuadernos, marcados con las 26 letras 
del alfabeto, menos la Lly la ñ y cada cuaderno tiene 26páginas 
marcadas en la misma forma. De esta manera cada enfermo está en 
una página y tiene una seña formada por cuatro letras: la primera 
indica columna, la segunda fila la barra, la tercera, el cuaderno y 
la cuarta la página. 

Cada enfermo nuevo es anotado, sin tener en cuenta sus ini¬ 
ciales, en la página en blanco del cuaderno. Luego se le pasa al 
índice dividido en 26 cuadernos y cada uno en 26 grupos, ambos 
marcados con las 26 letras indicadas. Si el enfermo trae su seña el 
índice es innecesario, se va directamente al libro de historias. Si se 
tiene necesidad de describir mucho puede usarse la carpeta en lugar 

336 Becerro de Bengoa, M. Organización de archivos médicos y hospitalarios. II Congreso 
Médico Nacional, T I: 240-244. 


395 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


de la hoja del libro y en ella se ponen todos los documentos. Entonces 
se usa el mueble que contiene 26 grupos de carpetas y cada grupo 26 
carpetas, todas marcadas con las letras del alfabeto. ” 

Para comprender mejor la amplitud de los intereses del autor 
que venimos considerando, nos detendremos en otras dos contri¬ 
buciones, entendibles quizás por su prolongada actuación como 
miembro del Consejo de la Asistencia Pública Nacional (A.P.N). El 
primer trabajo se refiere a la “ineficacia de la lucha contra la tu¬ 
berculosis ” 337 , el segundo versa sobre los “problemas de la Asistencia 
Pública nacionaF , 338 

Este último es muy interesante como estudio crítico, que, de 
haberse tenido consideración oportunamente, hubiera podido me¬ 
jorar sustancialmente la eficiencia de tan importante como pesada 
institución. El primer problema que señala es “la centralización, 
cuya solución sería el proyecto, nunca estudiado, de la autonomía de¬ 
partamental hospitalaria”, el segundo son “los recursos insuficientes 
para el número de enfermos, y un número de enfermos excesivamente 
alto (4261) para la población de Montevideo (367.000)”. El tercer 
problema es “la generosidad de la Ley, que propone asistencia gra¬ 
tuita a los indigentes, sin que se investigue demasiado ésta condición. 
Excepcionalmente se impone el reembolso a quien puede pagar”. 

Propone algunas soluciones, entre ellas, la conversión del 
Hospital Vilardebó en un hospital general, lo que ya había plantea¬ 
do, sin respuestas, en 1918. Paralelamente sugiere la construcción 
de un “hospital psiquiátrico y colonia de alienados ” (ésta última ya 
había sido puesta en marcha por Santín Carlos Rossi en 1912). 
Destaca la necesidad de una distribución geográfica de los enfermos 
en la ciudad de Montevideo: “elHospitalMacielen la ciudad vieja; el 
Hospital Pasteur en la Unión (en construcción) y el Hospital Policlínico 
en el Reducto; formarán los tres, un triángulo equilátero dentro de la 
planta urbana, abarcando los núcleos de mayor población”. 

337 Becerro de Bengoa, M. Ineficacia de la lucha mundial contra la Ttiberctdosis. La fór¬ 
mula de la victoria (En comprimidos y esquemas). Montevideo, II Congreso Médico 
Nacional, 1922, T II: 27-34. 

338 Becerro de Bengoa, M. Los problemas de la Asistencia Pública. Montevideo, II Congre¬ 
so Médico Nacional, Montevideo, 1922, Tomo II, págs 169-231. 


396 



Ricardo Pou Ferrari 


Propone la modificación de la disposición reglamentaria por la 
que los integrantes del Consejo duran tres años en sus funciones y 
cesan simultáneamente. 

Dada la sobrecarga que significa la asistencia de enfermos ex¬ 
tranjeros, el Estado habría de “prohibir la entrada al país, de personas 
enfermas, que no cuenten con los recursos necesarios para su asistencia 
privada, haciendo saber a todos los países y empresas navieras que serán 
devueltos a su puerto de origen todos los pasajeros que se encuentren en 
esas condiciones, corriendo los gastos por cuenta de las mismas empre- 

yy 

sas... . 

Apunta el problema que implica el traslado de enfermos de 
campaña a Montevideo, con los gastos consiguientes; lo que debería 
hacerse sólo con “aquellos que ajuicio de los médicos de la Asistencia 
Pública Nacional establecidos en campaña, no puedan ser convenien¬ 
temente asistidos en sus departamentos o zonas hospitalarias. La ley da 
derecho de asistencia gratuita a los pobres, pero no da, ni puede dar, 
derecho a elegir médicos y hospitales”. 

Dice que “debería implantarse un seguro de asistencia para el 
servicio doméstico” , así como la pérdida de los derechos en casos de 
enfermos “irrespetuosos, insubordinados o inmorales”. 

Considera que es preciso racionalizar el ingreso de personas al 
Asilo de Inválidos y Crónicos. 

Estima que la Asistencia de Urgencia, establecida en 1913, ha 
contribuido a aumentar los gastos, por el sobre dimensionamiento 
que ha adquirido dicho servicio. 

Otra de las razones del desfinanciamiento de la Asistencia 
Pública Nacional -afirma Becerro- es el mal funcionamiento y de¬ 
fectuosa administración de las Policlínicas. 

La Escuela del Hogar que funciona en el Asilo Piñeyro del Campo 
no puede pesar por más tiempo sobre el presupuesto de dicha ins¬ 
titución. 


397 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


La Escuela de Nurses implica gastos para la A.P.N., sin que ésta 
perciba los beneficios que podrían derivarse si los alumnos se incor¬ 
poraran al servicio de las necesidades de los hospitales. 

Este trabajo pone el dedo en la llaga en los planes y en las 
ejecuciones que, tanto desde el ámbito de la Salud Pública, como 
desde la Facultad de Medicina, el muy vigoroso cuerpo de profe¬ 
sores catedráticos impulsaba desde 1911. La década de 1910, en 
el campo médico montevideano, es de una pujanza y conlleva una 
carga de motivaciones de organización y emprendimientos tal que, 
sin ninguna dificultad, se la puede incluir en el tan mentado con¬ 
cepto del “ impulso ’ liderado por los batllistas. La mayor parte del 
profesorado de la Facultad está implicado en procesos de una nueva 
organización asistencial. Un grupo selecto de estos, convocado muy 
probablemente por el propio José Scoseria, primer presidente de la 
Asistencia Pública Nacional, integra el mismísimo Consejo de este 
ente estatal. El no tan pequeño núcleo de profesores y colaborado¬ 
res de Enrique Pouey no es ajeno a este fenómeno. Casi podríamos 
generalizar: casi todos los profesores de la Facultad de Medicina 
están motivados en la elaboración de ideas y proyectos en el ámbito 
de la Salud Pública. De hecho, este fenómeno se convirtió en una 
especie de legado para la Medicina nacional, del cual, en las décadas 
siguientes, van a continuar surgiendo propuestas e instituciones, 
pese a que, entre el ‘30 y el ‘40, dicho “ impulso ” comienza a ser 
“frenado” quizás, al menos en parte, por intereses afines a la política 
partidaria. 


Víctor C. Stajano se hace presente con el tema El precáncer 
uterino. Traumatismo y epitelioma cervical uterino , 339 Señala allí la 
importancia del factor etiológico traumatismo ” en los antecedentes 
del cáncer epitelial. 


339 Stajano, C. El precáncer uterino. Traumatismo y epitelioma cervical uterino. Montevi¬ 
deo, II Congreso Medico Nacional, 1922, Tomo I, págs. 353 -360. 


398 



Ricardo Pou Ferrari 


Como factores predisponentes también señala los “antecedentes 
hereditarios con grandes taras ”, los cánceres aparecidos precozmente, 
los “factores vinculados con la transición climatérica”. 

Podemos ver en estos ejemplos cómo los distintos miembros 
del equipo de Pouey rondan en torno a los temas propios de su 
especialidad, que son variados, y lo hacen desde puntos de vista 
diferentes, que revelan la libertad que asignaba el profesor a las ini¬ 
ciativas e inquietudes personales de sus colaboradores, a la vez que 
la disciplina que daba a tan variadas orientaciones, la unidad propia 
de una escuela. 


399 




Capítulo XXX 


1922 

Viaje a Estados Unidos y 
Europa 


E n 1922 , al año siguiente de la última de las dos visitas 
realizadas en años consecutivos por una delegación del 
American College ofSurgeons que condujo, luego del infor¬ 
me de la Comisión presidida por Pouey, al nombramiento 
de los “fellows” uruguayos, este último se dirigió a Estados Unidos 
en compañía de Becerro de Bengoa, para asistir al Congreso Anual 
que tendría lugar en Boston. En esa ocasión, fue recibido por el 
presidente electo de la institución, el gran neurocirujano Harvey 
Cushing. 

Aprovecha la oportunidad para hacer una visita a distintos si¬ 
tios del país con el propósito de comprobar las modalidades de apli¬ 
cación de la curieterapia en ginecología. Afortunadamente para los 


401 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


historiadores de la medicina, en 1929 redacta un prolijo informe al 
respecto. 340 

En esta interesantísima reseña, Pouey da una completa visión 
de la cancerología, especialmente ginecológica, en Estados Unidos. 
Su primer referente, al que llegó a través de los miembros de la New 
York Academy of Medicine, es el ya citado Robert Abbe, cirujano del 
Hospital St. Luke de dicha ciudad 341 . Relata que había trabajado en 
colaboración con George Braxton Pegran (1876-1958), físico de la 
Universidad de Columbia, quien estudió los distintos componentes 
de las emanaciones radicas; con Alexis Carrel (1873-1944), cirujano 
francés radicado en Estados Unidos, Premio Nobel de Medicina en 
1912, “que en esa época había llegado [...] en 3 años a obtener arriba 
de trescientas generaciones persistentes e invariables de células idénticas 
de tejidos de pollo”. También colaboró en estos estudios experimen¬ 
tales, Charles E. Packard, biólogo del Laboratorio de Zoología de la 
misma Universidad, que “experimentó en dos invertebrados de mar y 
en varios organismos [...]”. 

Este precursor muestra a Pouey los métodos que emplea y que 
éste transcribe con minuciosa exactitud. Cosa curiosa, para medir 
la intensidad de las radiaciones “insiste en la necesidad para quien 
quiera conocer bien el aparato que va a usar, de probarlo en sí mismo; 
propone tres aplicaciones en la cara interna de la pantorrilla: 5, 10, 
15 minutos si el aparato es fuerte, el doble de ese tiempo si es débil. Se 
debe observar el efecto producido; a los diez días aparece prurito, ardor 
y tal vez ampolla por diez días, al trigésimo día cae la costra que se ha 
formado desde el vigésimo y la piel queda blanda y suave”. 

Luego de una visita a John G. Clark, famoso cirujano gineco¬ 
lógico y radioterapeuta de Filadelfia, Pouey se detiene en Baltimore, 
para ver la clínica privada de Howard Kelly. Este último, además de 
la medicina, cultivó el estudio de las serpientes, sobre cuya biología 


340 Pouey, Enrique. Notas sobre curieterapia tomadas en Norteamérica. Montevideo, An. 
Fac. Med., 1929, 9: 402. Trab. Cient,: 320-353. 

341 Silverstone, S. M. Robert Abbe, founder of radium therapy in America. New York, Bull. 
N. Y Acad.Med, 1956, 32(2): 157. 


402 



Ricardo Pou Ferrari 


hizo algunas contribuciones originales. 342 Fue una importantísima 
figura mundial, autor de varios libros sobre Ginecología médica y 
quirúrgica, ilustrados por Max Brodel. Entre 1913 y 1916, Kelly 
(Johns Hopkins Hospital) y H. H. Janeway ( Memorial Hospital) 
comenzaron a usar radium y radón en el tratamiento de los cán¬ 
ceres, incluso de aquellos situados en la profundidad del cuerpo. 
Disponían de varios gramos, cuyo costo ascendía a 180.000 dóla¬ 
res el gramo. Afortunadamente, eran los únicos beneficiarios de la 
compañía de minería de radium de Colorado. Refiere Pouey que 
tuvo “la suerte de encontrar a un joven físico alemán, Otto Glasser 
(1885-1964), recién llegado a Norte América, que tuvo la deferencia 
de mostrarme en detalle las delicadas maniobras que conducen al exac¬ 
to conocimiento del valor en milicuries de un espécimen dado [...]”. 
Con referencia a los cánceres del tracto genital femenino, refiere 
que en Baltimore obtienen un 20 % de curas clínicas, sin que tenga 
significación en ellas el tipo histológico del tumor. Emplean tanto 
las puertas internas como las transcutáneas, a través del abdomen y 
del sacro. Destaca el uso del radio en el tratamiento de fibromas y 
hemorragias uterinas de causa desconocida. 

A renglón seguido, visita el “ Hospital para cancerosos ’ de 
Boston (Collis P. Huntington, Memorial Hospital^), la clínica de 
Henry Schmitz (1871-1939) de Chicago y el “ Hospital Curie para 
cancerosos”de. la Clínica Mayo (Cari H. Browing, [1881-1972]), 343 
sitio este último donde observa la irradiación profunda por la inter¬ 
posición de bloques de madera de balsa. 


342 Kelly, H. A., Davis, A. W., Robertson, H. C. Snakes ofMaryland. Baltimore, Natural 
History Society ofMaryland Ed., 1936. 

343 Quimby, E. H. Gioachino Failla (1891-1961) and the development ofradiation biophy- 
sics. J. Nuel. Med., 1965; 6: 376-382. 


403 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Verso y anverso de una tarjeta postal enviada por Pouey a Crispo Acosta desde 
Rochester, Minn., en 1922. (At. Dr. Juan I. Gil). 


En el Memorial Hospital de Nueva York, donde también se ha¬ 
bía empleado radium desde 1914, del que poseían cuatro gramos, 
la novedad es la utilización de bare tubes, con mínimas dosis de 
radium, que se dejan abandonados en los tejidos. Anexo al hospital 
hay un Laboratorio de Física, a cargo de Gioachino Failla (1891- 
1961). “Por el momento la base de la terapéutica radiumlógica reside 


404 





























Ricardo Pou Ferrari 


en gran parte en las nociones empíricamente adquiridas en el trata¬ 
miento de las lesiones humanas. En una palabra, al lado y probable¬ 
mente por encima de las constantes físicas, es necesario determinar las 
leyes biológicas que responden a la energía radiante. Entre los clínicos 
que trabajan en el Memorial, se ha establecido una división del trabajo 
que contribuye a mejorar los resultados”. 

*** 


El informe que comentamos incluye además las observaciones 
realizadas en Europa tanto en 1922 como en 1927, considerando 
el autor que, al publicarlo, repara la omisión cometida al no ha¬ 
berlo presentado oportunamente ante el Consejo de la Facultad de 
Medicina. 

Comienza dando cuenta de la organización dirigida por 
Claudius Regaud, compartida entre el Instituí du Radium y el 
Instituí Pasteur. Entre sus principales ayudantes está Lacassagne, 
jefe de biología y encargado de la mayor parte de los estudios his¬ 
tológicos. Hay también otros numerosos colaboradores (Monod, 
Coutard, Ferroux, Richard, Roux Berger, Hautant.) 

Regaud cuenta con un dispensario, donado por el doctor 
Rosthchild, donde asiste personalmente a las enfermas. Las histo¬ 
rias, los archivos, los estudios histológicos, los controles periódicos 
son bien tenidos en cuenta por el visitante quien, algunos años des¬ 
pués, organizaría su propio Instituto en Montevideo. 

En el tratamiento de los cánceres genitales femeninos, especial¬ 
mente de cuello, se emplean, además de los focos intrauterinos clᬠ
sicos, los vaginales, para los que se utilizaba el colpostato, invención 
de Regaud, que fue introducido a partir de entonces a la práctica 
de la Clínica Ginecológica de Montevideo. Según este autor, los 
resultados, con estas modificaciones, han elevado las curaciones de 
10% al comienzo a más de 50%, tratándose de epiteliomas pavi- 
mentosos. Describe la telecurieterapia externa con moldes de cera 
y la roengenterapia profunda, empleadas a partir de 1921, también 
usada en nuestro medio por Félix Leborgne. 


405 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En ciertos casos, se practicaba la histerectomía, actuando como 
cirujano Jean Louis Faure, quien le comenta la situación en esta 
escueta frase: “Al cirujano, los casos precoces ’. 

También se tratan allí enfermos de cáncer en otras topogra¬ 
fías. 

Pouey visita posteriormente el Centro Anticanceroso del hospital 
Necker, a cargo de los doctores Robineau y Paul Degrais “ uno de 
los curieterapeutas de la primera hora”, así como el del Lariboisiére, 
donde actúan Oppert y su asistente Rubens Duval. 

En el Hótel-Dieu hay también un centro anticanceroso, cuyo 
jefe, Henri Hartmann, gran campeón de la Liga Francesa contra 
el Cáncer, es secundado por la doctora Fabre y el doctor Dubois 
Roquebert. Señala que es generosa la dotación en gramos de ra¬ 
dium y en aparatos de radioterapia penetrante, así como “la biblio¬ 
teca, que Hartmann ha fundado hace cierto tiempo, y que cuenta ya 
con cuatro mil volúmenes y un número importante de tesis”. 

Finalmente, en la capital francesa, Pouey visita el Servicio de 
radium “Pierre Curie” , en el hospital Saint-Antoine, a cargo del doc¬ 
tor Fapointe y del doctor Gagey, así como el Centro anticanceroso 
del hospital Ténon, a cargo del doctor Robert Proust y su asistente 
el doctor de Nabias. 

En provincia, asistió al Hospital Civil de Strassbourg, con su 
Centro Regional de Lucha Anticancerosa “Paul Strauss”, dirigido por 
Gunsett; y al de Nancy, bajo la dirección del doctor Hoche, pro¬ 
fesor de anatomía patológica, que ha sucedido al profesor Vautrin, 
recientemente fallecido. Este último servicio “forma parte de la or¬ 
ganización de servicio social destinado a combatir los grandes flagelos 
de la humanidad: sífilis, tuberculosis y cáncer. Esta organización es ma¬ 
ravillosamente dirigida por el profesor Parisot, que no duda en brindar 
su tiempo y su preocupación ’. 

Luego de resumir numerosas observaciones recogidas en los di¬ 
ferentes hospitales visitados, Pouey expone las siguientes Reflexiones-. 
“En presencia de una tal diversidad de tratamientos, uno queda un 
poco perplejo cuando se trata de decidir cuál es la mejor técnica [...] 


406 



Ricardo Pou Ferrari 


Se curan los cánceres más radiosensibles con una técnica aparentemente 
imperfecta [ya que] desgraciadamente no tenemos cómo diagnosticar 
los casos radiosensibles, [...] En lo que a mí concierne -dice Pouey- la 
curación por una pequeña dosis ha sido un hallazgo clínico”, más que 
nada para evitar las acciones indeseables sobre los tejidos vecinos; la 
dosis media, recomendada por Regaud, sería de 40 milicuries por 
día, prolongada durante algunos días, cuidando de no favorecer la 
infección. “Espreciso esterilizar el tumor de un solo golpe. La cuestión 
de los ganglios es delicada, debiendo tratarlos antes o después de la le¬ 
sión inicial por cirugía, curie o radioterapia, no se está nunca seguro de 
lograr la curación, salvo en el caso en que no sean cancerosos [...] El ad¬ 
venimiento de la telecurieterapia con altas dosis de radium (4 gramos) 
puede modificar ese concepto pesimista, pero hace falta más experiencia 
y tiempo suficiente para tener una opinión definitiva [...] El trata¬ 
miento de la lesión primitiva y de los ganglios simultáneamente por 
fuentes internas y externas, como lo hace de Nabias sistemáticamente, 
parece mejorar los resultados. Debemos aún esperar para juzgar”. 


407 




Capítulo XXXI 


1923 

El pabellón 

“Profesor Enrique Pouey” 


L a finalización del pabellón de ginecología, en el predio del 
Hospital Pereira Rossell, tuvo lugar en 1922, bajo la admi¬ 
nistración de la Asistencia Pública Nacional y constituyó un 
hito para la historia de la escuela ginecológica uruguaya. 

En efecto, desde ese momento, se dispuso de un número im¬ 
portante de camas, exclusivamente destinadas a mujeres. Quizás el 
movimiento feminista, que adoptó varias formas en nuestro país 
(cristiano, socialista, anarquista), no tuvo peso decisivo a la hora 
de alentar estas orientaciones en materia de salud de la mujer, foca¬ 
lizándose más bien en aspectos como el derecho a profesar una fe 
religiosa, a recibir una educación igual a la de los varones a todos 
los niveles, a tener una vida sexual libre, a participar de la activi¬ 
dad política y, en última instancia, a ejercer el derecho al sufragio. 
Paulina Luisi que era un personaje de peso dentro del movimiento 
feminista, probablemente haya tenido que ver con el impulso dado 


409 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


a la salud femenina; será por eso, nos planteamos hipotéticamente, 
que hoy el Hospital de la Mujer lleva su nombre. 

El impulso en materia de salud pública se inició en 1905 cuan¬ 
do, con la nueva integración a la Comisión Nacional de Caridad 
y Beneficencia Pública, bajo la presidencia de José Soseria, se dió 
un golpe de timón a la trayectoria conservadora y de tipo caritativo 
que tenía hasta entonces. Esta nueva tendencia continuó sin inte¬ 
rrupciones, siendo un momento decisivo el del establecimiento de 
la Asistencia Pública Nacional en 1911, con la misma persona a su 
frente. No puede dejar de verse una línea política común, segura¬ 
mente orientada por la consigna del batlllismo de que el Estado 
debía ser el “ escudo para los indefensos', espcialmente los enfermos 
-en un lugar muy especial los dementes - , los niños, las mujeres 
y los ancianos. Desde el momento en que el Estado se yergue co¬ 
mo garantía para asegurar la asistencia gratuita de todo aquel que 
no disponga de medios económicos, debe estructurar organismos 
capaces de llevar este precepto a la práctica. La Ley de la Asistencia 
Pública es aprobada a fines de 1910 y puesta en funcionamiento en 
enero del año siguiente, todo lo cual sucedió durante la última eta¬ 
pa del gobierno de Williman. Su primera fase de funcionamiento, 
que consistió en identificar objetivos, trazar estrategias, individua¬ 
lizar prioridades e iniciar, tanto las obras edilicias como -quizás 
lo más importante- implementar su funcionamiento a través de 
reglamentos, tuvo lugar durante el segundo gobierno de Batlle. En 
1915, durante la presidencia de Viera, se inauguó la Maternidad. 
No cabe duda que hay allí una misma línea. Otro aspecto digno de 
destacarse es que las beneficiadas de este empuje asistencial, que se 
inicia alrededor de 1911, fueron las mujeres en el trance del emba¬ 
razo, el parto y el puerperio, para lo que fue decisivo el impulso de 
Augusto Turenne, gran artífice, no sólo de la Casa de Maternidad 
y Refugio para embarazadas, sino también del servicio obstétrico de 
asistencia en domicilio. No debe olvidarse que el parto indebida¬ 
mente asistido constituía una de las principales causas de muerte 
entre las mujeres jóvenes, así como también que de ello dependía 
el porvenir físico y psíquico de los futuros ciudadanos. El maestro 
de Turenne durante sus estudios en Europa, Adolphe Pinard, había 


410 



Ricardo Pou Ferrari 


sido el creador de un nuevo concepto de la obstetricia -que llega 
a nuestro días-, orientada al cuidado del binomio madre-hijo, po¬ 
niendo énfasis en las condiciones en que transcurren los primeros 
meses de vida, razón por la cual se lo considera el fundador de la 
perinatología. 

El otro aspecto referido a la salud de la mujer, lo hemos visto 
en detalle en diferentes capítulos de esta obra. Ellas eran víctimas de 
al menos dos de los flagelos contra los que la medicina luchaba de¬ 
nodadamente: las enfermedades de transmisión sexual y el cáncer. 
Las obras edilicias no fueron sino la concreción de la importancia 
que la escuela ginecológica uruguaya había destacado, durante las 
décadas previas, con referencia a la prevención, diagnóstico precoz 
y tratamiento, especialmente quirúrgico, de las enfermedades de 
la mujer. El gran artesano, en este caso, menos ampuloso y quizás 
con una filosofía de vida más conservadora que Turenne, había sido 
Enrique Pouey, quien continuaría, en años futuros, casi en la vejez, 
dando testimonio con su entusiasmo, a través de la construcción 
del Instituto de Curieterapia ginecológica. 

En otra oportunidad, 344 hemos estudiado cómo, a su retiro 
de la Facultad de Medicina, en 1932, el entonces todavía Inspector 
General de los Servicios Obstétricos, Augusto Turenne, dirige un in¬ 
forme reservado a las autoridades, en el que revela su disconformi¬ 
dad ante el inadecuado funcionamiento del mecanismo que había 
concebido, que atribuía a la falta de interés de parte de sus cola¬ 
boradores. Debe tomarse esto con las debidas precauciones, habida 
cuenta de la personalidad querulante de Turenne y reparando en 
que los asuntos de obstetricia social, que eran los que formaban la 
parte medular de la prédica de este último, continuaron elaborán¬ 
dose, aunque con las lógicas modificaciones que les imprimió el 
paso del tiempo, por muchos años. 

Casi simultáneamente a lo antes referido, en 1933, Pouey, que 
había aglutinado a su alrededor una escuela de gran cohesión, comen¬ 
zaba, pasados sus setenta años, la obra del Instituto de Curieterapia. 
Podemos adivinar, sin tener elementos para probarlo, que dicho 


344 Pou Ferrari, Ricardo. Augusto Turenne. op. cit. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Servicio funcionó de acuerdo a los objetivos de su fundador duran¬ 
te un tiempo relativamente corto, que no iría más allá de mediados 
de la década del 40. Quizás eso tuvo que ver con el cambio en los 
tratamientos, la tecnología y las mentalidades, pero creemos que en 
verdad lo que influyó fue que estas depedencias, en su conjunto, 
eran onerosas en su funcionamiento y conservación y pesadas desde 
el punto de vista administrativo. Quizás la Asistencia Pública contó 
con medios materiales y procedimientos de control adecuados. A su 
desaparición, el Ministerio de Salud Pública se convirtió, con el paso 
de poco tiempo, en una entidad burocrática, megalocefálica, inca¬ 
paz de hacer frente a la compleja red de centros que debía dirigir en 
todo el territorio del país, habiendo aglutinado, por otra parte, las 
responsabilidades, tanto de la Asistencia Pública como del Consejo 
Nacional de Higiene. Sus autoridades dejaron de ser profesionales de 
primera línea, siendo sustituidas, a muchos niveles, por funciona¬ 
rios, a veces elegidos por su posición política más que por su com¬ 
petencia técnica. El hecho es que, quienes tuvimos oportunidad de 
conocer y trabajar, tanto en la maternidad como en el pabellón de 
ginecología al inicio de la década de los 70, pudimos apreciar que 
la infraestructura no había cambiado en lo más mínimo respecto 
de aquélla construida cincuenta años antes; la obsolescencia de los 
edificios, el equipamiento y la aparatología era manifiesta y lamen¬ 
table; las salas de operaciones eran las mismas en las que Pouey y 
sus colaboradores habían trabajado, de características inadmisibles 
luego de transcurrido medio siglo. La maternidad funcionaba en 
condiciones deplorables de abandono y pobreza. ¿Qué había suce¬ 
dido? ¿Era todo eso la consecuencia de la desaparición de las figu¬ 
ras fundadoras? ¿Era debido a la pérdida, por parte del Estado, del 
programa que había animado la creación de estos Servicios? ¿Era, 
acaso, que el desarrollo que, mientras tanto, se había operado en 
las mutualistas de asistencia médica, había quitado en gran parte el 
sentido a la asistencia estatal, a pesar de que los pobres iban en au¬ 
mento? ¿Qué había sucedido con el magnífico impulso que desde la 
Facultad de Medicina respaldó, en su momento, el asombroso cre¬ 
cimiento de la Asistencia Pública Nacional?. Probablemente sucedió 
que, pese a la excelencia mantenida de sus docentes, la institución 


4 12 



Ricardo Pou Ferrari 


universitaria había perdido fuerza o influencia frente al Estado, al 
politizarse ideológicamente en sentido opuesto al oficial, convir¬ 
tiéndose, la Universidad, (que puede considerarse un “cuarto poder 
del Estado ”, del que habían egresado la casi totalidad de las figuras 
descollantes en todas las áreas) se convirtió en un “poder enfrentado ” 
a los restantes. 345 A comienzos de la década del ‘80, cuando ya ago¬ 
nizaba el gobierno de facto, se inician las obras de remodelación en 
la Maternidad, que continúan casi hasta el momento actual, a través 
de sucesivos gobiernos y mientras se van perfilando otras concep¬ 
ciones de la salud pública. Pensemos, para agregar otro elemento a 
la reflexión, en lo sucedido con el Hospital de Clínicas, proyectado 
a fines de la década de los ‘20, cuya piedra fundamental se colocó en 
1930, donde los primeros servicios se instalaron a comienzos de los 
años ‘50, permaneciendo vacíos sin embargo muchos de sus pisos, 
y que inició su decadencia ya a fines de los ’60 -momento en que 
nosotros comenzamos allí nuestra actividad como estudiantes-, sin 
que se haya logrado hasta ahora mejorar el panorama, sino en as¬ 
pectos muy puntuales, debido a diferencias de apreciación entre la 
Universidad, su administradora, y los Poderes del Estado, represen¬ 
tantes al fin del pueblo que allí se asiste. 

*** 

Las obras del pabellón de ginecología siguieron a las de la 
Maternidad. Mientras tanto, la Asistencia Pública otorgó a la 
Facultad de Medicina, léase al patriarca de la especialidad, Enrique 
Pouey, las cuatro salas de la planta baja del nuevo edificio. Otro de 
los sectores fue adjudicado a su principal discípulo, Luis P. Bottaro. 
El restante, fue puesto bajo la batuta de Eduardo Blanco Acevedo, 
figura de especial relieve e influencia política y social, con perfil 
eminentemente de cirujano general y cuya actividad política lo dis¬ 
trajo de las funciones de Profesor libre que tuvo en ese ámbito. 

Debe señalarse que, de este modo, entre 1915 y 1923, el Estado 
incrementó su disponibilidad de internación, exclusivamente para 
mujeres, en unas 400 camas. En cuatro años más, el Servicio dis¬ 
pondrá de su propio capital de radium, a lo que se agregarán sofis- 

345 Esta es una idea que ha sostenido el Profesor Fernando Mané Garzón. 


413 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


ticados aparatos para terapia por rayos X de alto voltaje. En 1933 se 
sumará un Servicio completo de curieterapia ginecológica. 

En un mismo centro quedaron así reunidos los profesionales 
más representativos en cuanto a salud femenina se refiere, en edifi¬ 
cios diseñados y equipados según los conceptos más modernos para 
el momento. Nada se escatimó, por consiguiente, para promover 
la salud de la mujer. Mientras tanto, a nivel legislativo cundían las 
iniciativas, muchas concretadas en disposiciones legales, otras no, 
referentes también a aspectos vinculados con la mujer: su traba¬ 
jo, las licencias especiales, la igualdad de retribución, el derecho 
a pedir el divorcio por su sola iniciativa. No nos cabe duda que el 
batllismo desarrolló una política feminista, a su manera. Algunos 
historiadores ven, como respaldo ideológico de este movimiento, 
las enseñanzas de Carlos Vaz Ferrreira, quien sostuvo el concepto 
del “feminismo compensatorio ’. A su modo de ver, las mujeres tienen 
una inferioridad definida por su biología. Si se procura promover 
su igualación con el varón (y para comprender mejor el problema, 
el filósofo asimila a la primera con el trabajador y al segundo con el 
patrón) sólo se conseguirá profundizar su dependencia y sumisión. 
En cambio, si el Estado busca “ compensar ” la “ debilidad ’, instru¬ 
mentando medidas que, asumiéndola, la respalden y protejan, la 
mujer se verá amparada por el nuevo “Estado escudo". Según lo que 
refirió Domingo Arena, íntimo colaborador y amigo de Batlle y 
Ordóñez, este último compartió las ideas del pensador, apoyándo¬ 
las expresamente en oportunidad en que el Parlamento discutía el 
tema del divorcio. 

Hasta ahora, creemos que no se ha puesto énfasis suficiente en 
lo que significó la obra del primer batllismo a favor de la mujer, en 
especial en lo referente a la atención y promoción de su salud, lo 
que probablemente no tuvo precedentes en otros países latinoame¬ 
ricanos. 

La prosecución de las obras del Hospital Pereira Rossell, con¬ 
cebidas en su totalidad y ejecutadas progresivamente, dio paso, una 
vez inaugurada la Maternidad, a las del Pabellón de ginecología. 
En nota dirigida por el Presidente de la Asistencia Pública Nacional , 


414 



Ricardo Pou Ferrari 


José Martirené, al Decano Américo Ricaldoni, con fecha 31 de 
octubre de 1919, comunica que la corporación ha resuelto ofrecer 
la planta baja del nuevo pabellón para que allí funcione la Clínica 
Ginecológica de la Facultad de Medicina. 346 Consultado Enrique 
Pouey sobre el particular, acepta el ofrecimiento y hace una breve 
memoria de las reuniones que había mantenido con el Arquitecto 
Henri Ebrard, autor del proyecto, a fin de estudiar las modificacio¬ 
nes que podían proponerse a los planos originales de 1912, con la 
finalidad de optimizar su funcionamiento. Sugiere asimismo, que 
sería oportuno que las autoridades de la Facultad visitaran las obras, 
conjuntamente con una delegación del ente estatal, en el cual José 
Scoseria era el representante de la primera. 347 Estos datos ponen en 
evidencia la cuidadosa supervisión y el afán por adaptar mejor el 
edificio a sus cometidos, en continuo cambio, dadas las novedades 
que iban surgiendo en el terreno de la medicina. Aunque no ha 
sido expresamente dicho, Pouey aportó no sólo ideas sino fondos 
para la finalización de las obras y donó la totalidad del instrumen¬ 
tal quirúrgico necesario. 348 


346 Nota del Presidente de la Asistencia Pública Nacional, José Martirené al Decano de 
la Facultad de Medicina, Américo Ricaldoni. Asistencia Pública Nacional. Dirección 
General, N’ 4196, noviembre 5 de 1919. En: Arch. Fac. Med. Montevideo. 

347 Nota del Dr. Enrique Pouey al Decano Ricaldoni. En: Arch. Fac. Med. Montevideo, 
N’l47, setiembre 24, 1919. 

348 Nota del Decano de la Facultad de Medicina, Américo Ricaldoni. En: Arch. Fac. 
Med. Montevideo, diciembre 3 de 1919. 


4M 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Enrique Pouey. Med. y Cir del Uruguay, Año I, T I 
(1) Nov. 1923. 


Cuando Jean Louis Faure, profesor de Clínica Ginecológica de 
París, visitó Montevideo en 1922, quedó gratamente impresionado 
por la arquitectura y funcionamiento del pabellón, que era superior, 
a su modo de ver, a los similares existentes en su país. 349 Lo propio 
sucedió durante la visita de Doléris a Montevideo en 1926. 350 


349 Faure, J. L .En marge de la Chirurgie. Voy age en Amériqne du Sud, París. Les Arts et les 
Livres éd, 1927, T. III, págs. 82-120. 

350 Doléris, J. A.: in: Sindicato Médico Uruguay, 1926, op. cit. 


416 


Estando Pouey de viaje por Estados Unidos y Europa, en 1922 
se abrieron al público las dependencias del nuevo sector, bajo la 
dirección interina de Luis P. Bottaro. Allí se trasladó la Clínica 
Ginecológica desde su original emplazamiento en el Hospital 
Maciel. En esa ocasión, el antes citado presentó al Consejo de la 
Asistencia Pública Nacional la propuesta de editar las estadísticas 
de la policlínica de ginecología, correspondientes al período 1913- 
1922, lo cual fue aprobado en virtud de “su gran valor histórico”, 
aunque ignoramos si se plasmó en realidad. 

En el curso de los últimos meses de ese año, siendo inminente 
el retorno de Pouey, sus colaboradores y antiguos discípulos orga¬ 
nizaron un Comité de Homenaje, iniciativa que pusieron en cono¬ 
cimiento del Consejo de la Asistencia Pública Nacional. Este cuerpo 
se solidarizó con la misma, así como con la propuesta de designar 
al nuevo pabellón con el nombre “ Profesor Enrique Pouey”. El pre¬ 
sidente de la corporación, José Martirené, señaló, con razón, que si 
bien lo planteado era algo inusual y reservado siempre a personas 
desaparecidas, coincidía con la moción -que fue acompañada por 
los restantes miembros del Consejo- habida cuenta de los desco¬ 
llantes méritos del Maestro. 

La inauguración oficial tuvo lugar el 5 de mayo de 1923, en 
presencia del homenajeado, las autoridades y el cuerpo técnico del 
Hospital. 



Vista desde la chimenea, de la mitad oeste del Pabel¬ 
lón Profesor Enrique Pouey, circa 1923. 


417 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


El pabellón está situado en ángulo recto con respecto al de la 
Maternidad, sobre el límite sur del predio del Hospital. Consta de 
un subsuelo y dos pisos. Una sencilla pero elegante entrada princi¬ 
pal, da acceso a un corredor longitudinal, que se extiende sobre el 
eje mayor del edificio y al que se abren cuatro salas, ubicadas per¬ 
pendicularmente a él. Enfrente a ellas, están los apartados , salas de 
operaciones y dependencias destinadas a la preparación del material 
quirúrgico, así como los escritorios y archivos y un salón de clases 
de modestas proporciones. Análoga distribución tienen las depen¬ 
dencias del piso superior, si bien los Servicios que allí funcionan son 
independientes entre sí. 



La entrada al pabellón, en el momento actual. Las ga¬ 
lerías que comunican las plantas altas no estaban en el 
edificio original. 


La capacidad total del pabellón es de más de 200 camas. Las 
salas generales son espaciosas y provistas de amplias ventanas ver¬ 
ticales; en su extremo distal, se abren a un solarium, con balcón y 
salida directa al jardín. 

Esta arquitectura hospitalaria no es tan diferente, en cuanto a 
la disposición de las salas en peine , separadas por amplios espacios, 
de donde reciben generosa luz y ventilación, al principio rector se¬ 
gún el cual se concibió el Hospital de Clínicas, si bien este se de¬ 
sarrolla en bloque vertical. A resultas de un concurso, este proyecto 


418 












Ricardo Pou Ferrari 


fue adjudicado, en 1928, al arquitecto uruguayo Carlos A. Surraco 
(1896-1976). 

Las cuatro salas de operaciones son amplias, con grandes ven¬ 
tanales fijos, que aseguran iluminación natural, pese a estar provis¬ 
tas de scialíticas, inventadas poco tiempo antes. 

El acceso de las pacientes al Pabellón se realiza por entradas 
independientes de la principal, situadas en los patios entre las salas. 
De cada una de ellas puede tomarse el ascensor o las escaleras para 
llegar a los distintos niveles del edificio. 

En el subsuelo, funcionan las policlínicas, comunes a todos 
los Servicios, así como los departamentos de radiología, anatomía 
patológica y gastroenterología. 

El Servicio de puerta es común con la Maternidad, donde se 
halla instalado. Desde allí, los médicos de guardia envían las pacien¬ 
tes, en caso de decidir su internación, ya sea al sector de obstetricia 
o bien al de ginecología. 

*** 


Evoquemos ahora al personal que actuaba en el nuevo sector 
de ginecología. A cargo de cada una de las salas, hay un Asistente , 
en calidad de Jefe de Sala , que, por su jerarquía y experiencia pue¬ 
de tomar decisiones sin la obligatoria anuencia del catedrático. La 
sala 4 (la última hacia el Este) está a cargo de Carlos Stajano y 
allí se internan enfermas oncológicas. La sala 1 (la primera hacia el 
oeste) es dirigida por Pablo F. Carlevaro (1886-1949), quien tam¬ 
bién es médico de guardia, y cuyo nombre llevó ese recinto hasta 
una reciente remodelación. Los demás colaboradores de Pouey son 
sus viejos discípulos: Luis Calzada, César Crispo Acosta, Enrique 
Llovet, María Armand Ugón, Carlos Colistro, Juan Carlos y Pablo 
Carlevaro, entre otros. 

Cuando Bottaro es designado Jefe de Servicio de la Asistencia 
Pública y Profesor libre de ginecología, se hace cargo del Servicio B 
(situado en el primer piso, ala Este). Entonces renuncia a la jefa¬ 
tura de clínica y, de acuerdo a lo estipulado reglamentariamente, 


419 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


el profesor designa, en forma directa y sin mediar concurso, pre¬ 
via anuencia del Consejo Directivo de la Facultad, a Velarde Pérez 
Fontana, que es, en consecuencia, el segundo titular en ese cargo en 
la historia de la cátedra. 

Con Bottaro trabajan Miguel Becerro de Bengoa y Enrique 
Tarigo. Este último sucederá en la jefatura de Servicio al primero, 
luego de su muerte en 1946. Nosotros hemos disfrutado en más de 
una oportunidad del relato vivencial de nuestro Maestro, el historia¬ 
dor de la Medicina Fernando Mañé Garzón, quien fue Practicante 
interno alrededor del año 1950 en la sala regenteada por Tarigo, 
donde también actuaban Luis D. Bottaro y Moisés Rearden. 

Eduardo Blanco Acevedo es el jefe del Servicio C (en el primer 
piso, ala Oeste) y Profesor libre de Clínica Quirúrgica, contando 
con la colaboración, entre otros, de José Luis Morador y de José 
Agustín Aguerre, ginecotocólogo, éste último que era hijo del ex 
colaborador de Pouey en el campo de la histopatología y de su mis¬ 
mo nombre. La formación de Blanco Acevedo era principalmente 
como cirujano -y como cirujano de guerra-, no obstante haber 
sido discípulo en París del ginecólogo Jean Louis Faure. En este 
caso, se ponen de manifiesto, una vez más, los difuminados límites 
que separaban la cirugía general de la ginecología, por más que ésta 
constituía ya una especialidad perfectamente definida. 

El Departamento de Radiología es dirigido por Félix Leborgne 
(1904-1970), figura de condiciones intelectuales de excepción, que, 
junto a Butler, es el primero en tener una formación exclusiva y 
completa en este campo y, más que nada el primero en vincularse 
a la cancerología ginecológica, tanto en sus aspectos diagnósticos 
como terapéuticos. Hacia 1923 comienza a aplicar la roentgentera- 
pia profunda con aparatos de alto voltaje, como complemento de 
la curieterapia, así como para el tramiento paliativo de las metás¬ 
tasis de los cánceres genitales. Junto a su hermano y colaborador 
Raúl (1908-1998), en la década de los años ’40, son los precursores 
mundiales en la técnica de la mamografía. 351 Presenta innumerables 
trabajos y el segundo es autor de uno de los libros pioneros sobre el 


351 Leborgne, Raúl A. Diagnóstico de los tumores de la mama por radiografía simple. Mon¬ 
tevideo, Bol Soc. Cir.Urug., 1949: 407-422. 


420 



Ricardo Pou Ferrari 


nuevo procedimiento diagnóstico. 352 Félix Leborgne, que también 
fue, en colaboración con Becerro, precursor en el Uruguay del uso 
de la colposcopía, así como inventor, en los años ’30, de un bisturí 
por radiofrecuencia, debe considerarse un discípulo predilecto de 
Pouey, vinculación afianzada por la amistad que unía al Profesor 
con el padre de aquél. 

Carlos María Domínguez, Profesor Agregado de Anatomía 
Patológica, es el Jefe del Departamento de “ inyecciones conservado¬ 
ras y autopsias ”. Recién a partir de la instalación del nuevo pabellón, 
en 1922, se pudo contar -según refiere Bottaro- con el estudio 
necrópsico más o menos sistemático de las pacientes fallecidas. Al 
lado de Domínguez, en calidad de ayudante, actuará, a partir de la 
década de 1930, el muy joven Juan José Crottogini, futuro Profesor 
Titular de la Clínica Ginecológica, a la que accedió a los 34 años en 
1946 -el tercero y último titular de esa cátedra-, y que fue, además, 
Decano y Profesor Emérito de la Facultad de Medicina, Rector y 
Profesor Ad-honorem de la Universidad. Al frente de la repartición 
de gastroenterología actúa Julio Carrére, con la colaboración de la 
médica y también notable poetisa Esther de Cáceres. 

Comienzan a utilizarse los ficheros universales , creados por 
Becerro de Bengoa, que permiten la más rápida localización de las 
historias. El seguimiento de los casos no es sin embargo fácil, lo que 
se ve reflejado en el alto porcentaje de enfermas “ perdidas de vista ” 
(50 sobre 230, entre 1923 y 1930), lo que seguramente obedece a 
que proceden de todos los rincones del país, en algunos de los cua¬ 
les, muy remotos, es dificultoso ubicarlas. 

El año 1923 significa un momento de cambio notorio en los 
intereses científicos y clínicos de Pouey, que se vuelca a la curiete¬ 
rapia, disciplina en la que a su vez inicia a sus discípulos. Luego de 
renunciar a la cátedra en 1928, este es el objetivo del viejo profesor 
y quienes le brindan un homenaje entonces, le auguran éxito en la 
nueva etapa. 


352 Leborgne, Raúl A. The breast in roentgen diagnosis. Montevideo, Imprenta Uruguaya, 
1953, 194 págs. 


4 21 




Capítulo XXXII 


1927 

Viaje a Europa 

A comienzos de 1927, Pouey solicita licencia a su cáte¬ 
dra en los siguientes términos: “Debiendo dedicar a la 
revisión de mis observaciones clínicas y a la publicación de 
cierto número de ellas, más tiempo del que puedo disponer 
mientras tenga a mi cargo la dirección de la Clínica Ginecológica de 
la Facultad, pido al H. C. quiera concederme una licencia de 6 meses, 
estrictamente sin goce de sueldo. Durante esa licencia yo deseo que me 
sustituya en el cargo el Profesor Pou Orfila. Creo en efecto que entre los 
Profesores que podrían sustituirme ninguno supera al Dr. Pou en las 
condiciones necesarias para llenar el puesto”. 

En enero de 1927, el Decano de la Facultad de Medicina, Manuel 
Quintela, anunció que presentaría renuncia para incorporarse a 
la Cámara de Diputados. En el seno del Consejo se propusieron 
para reemplazarlo los nombres de Ricaldoni y Arrizabalaga. Los 
estudiantes hicieron una intensa campaña. Al respecto El estudiante 
libre se manifestaba en los términos siguientes: 


4 2 3 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



/Cx. -¿'V'*0^- 

9-rv¿a VvB^e2-*-~jLd &¿¿> 

C' Eut<^v>vC^C ^ y 4^/ ^LL»»v^1 P 

¿CtDj j? *4_> yC-KJL^O 5^-L-t-i-, 

- 2^iV ^ *- *»'*' É **_- 0 “ * 4-^-A^ «*-»v_^. 

/c «- ^X-’c ^ ^ ^ 

_ 6 -<_ /^-* c^CT^J^T -y£s¿*J'o ¿*>C_^> /^. . r 

&e>-*T- C«_ <5^¿é, b*~i^ „ ¿<—i*. -c_> 

v - ■ét.'Ca-y^ t< -U_- í>^ y •&**--■ ¿S\* C.y'iXvví^,. 

c<_- ^LctX^Le^o * 

pjf~t l- u tc^y{¡~ -£ 

y'V ¿C*-^4-í« f *<4__ On^ 1_ -2—ry _ 

-M^. C.«^.jpe * «- Z 7 ^yc<< 

-O DE y ^LZ-O -*- >u -e-^e-^^ír 7-««*_'> -í »*r¿ut_, ~éZ*~zf 

^ ~ 2). r y / , , -*. y-- • 

^Lc^jv^ -tí^K. -ueu^ Z"=- 

— S &<? t3*-~¿i C‘' (“wt;. C^C (Cyy^t <(_ 

Ccr> * fía ¿vzfjD- *- - 



I 121927 


f&Á~L£\ 


¿L /^¿5~t±£*y 


~</=cf 

Solicitud de Licencia de Enrique Pouey, 1927. 


“Desde el día 18 al 25 del corriente enero, se hallará abierto 
un buzón en el local de la Asociación de Estudiantes de Medicina, 
donde se recibirán los votos [...] Creemos que los estudiantes tienen 
poco que cavilar para hallar, entre las personalidades científicas de 
nuestro medio, aquélla que por sus antecedentes de trabajo, su obra 
fecunda y su rectitud moral, merezca el alto honor de ocupar el 
sitial del decanato [...] 7í>¿/<? g'Mé’ conozca la evolución de la 


424 



Ricardo Pou Ferrari 


Facultad de Medicina, habrá comprendido que nos referimos al Dr. 

Ricaldoni”. 

Pero este declinó la candidatura por hallarse abocado a la ya 
próxima inauguración del Instituto de Neurología; es probable que 
también se sintiera enfermo. Arrizabalaga renunció a su postulación 
y el Consejo designó por aclamación a Alfredo Navarro. Este se ha¬ 
llaba a bordo del Lutece rumbo a Europa, donde pasaría el resto del 
año. Los estudiantes le enviaron un telegrama de agradecimiento 
“por prestar su nombre en momentos en que parecía que Arrizabalaga 
iba a ser electo”, lo que denota que no eran partidarios de esta última 
alternativa. En carácter de consejero y profesor más antiguo, Juan 
Pou Orilla fue nombrado Decano interino, cargo que ocupó hasta 
principios del año siguiente. 

*** 

A fines de junio, Pouey decide viajar a Europa, dirigiéndose 
directamente a París. Allí coincide con Navarro y otros cirujanos. 
En efecto, también llega, tras una larga permanencia en la Clínica 
Mayo, Velarde Pérez Fontana; desde Montevideo hacen lo propio 
Pedro Larghero Ibarz, Domingo Vázquez Rolfi y Juan Francisco 
Canessa. En calidad de becario del Ministerio de Relaciones 
Exteriores uruguayo, Rogelio Risso hacía una pasantía en el servi¬ 
cio de Delbet, mientras también se hallaba en París José Gallinal, al 
regreso de Berlín, donde había seguido un curso de Tisiología. 

A partir del 3 de octubre de ese año tuvo lugar en dicha capital 
el Trigésimo Sexto Congreso Francés de Cirugía, evento que se repetía 
anualmente desde 1885. Es probable que quienes viajaron expre¬ 
samente desde Montevideo, lo hicieran para asistir a esa reunión; 
suponemos que también los otros estuvieron presentes. 

Relata Pérez Fontana que durante esta permanencia en París, 
tuvo “la oportunidad de conocer a Víctor Pauchet [1869-1936], que 
era amigo de Pouey y de Navarro”, a Pierre Delbet (1861-1957) -que 
había visitado Montevideo el año anterior-, a Félix Legueu (1863- 
1939) -en su oportunidad también huésped de nuestra capital-, a 
Paul Lecéne (1878-1929) y a “ muchos cirujanos de HospitaF. Refiere 


4 2 5 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


asimismo, el encuentro con otro ocasional invitado a Montevideo, 
Henri-Albert Hartmann (1860-1952), gran campeón en la cirugía 
del tubo digestivo. 

Tanto Navarro como Pouey encontraban a muchos de sus an¬ 
tiguos condiscípulos, ahora profesionales destacados, quienes los 
recibían, en sus servicios hospitalarios y en sus clínicas privadas, 
retribuyéndoles con fina cortesía las atenciones de las que habían 
sido objeto en sus viajes a Uruguay. 

Se vivía el período de entre guerras , al que Mañé Garzón ha 
calificado como la “ segunda Belle Epoque” , del cual París era la ca¬ 
pital indiscutida. El mundo disfrutaba de relativa bonanza y paz. 
Luego de 1924, Francia pasó a ser la principal potencia económica 
europea; los adelantos científicos y tecnológicos hacían pensar en 
un futuro promisorio; se alentaba la idea de una comunidad in¬ 
ternacional armoniosa; los movimientos vanguardistas sacudían la 
literatura, la música, el cine y las artes plásticas; los pensadores ma¬ 
terialistas se confrontaban con los vitalistas, con Henri Bergson a la 
cabeza como gran árbitro del espritfrancais de ese momento. 

Los latinoamericanos, entre ellos los orientales, tenían fama de 
nuevos ricos, capaces de gastar fortunas en Europa. Varias familias 
montevideanas tenían apartamento en París, para pasar la tempo¬ 
rada invernal y casa en Biarritz o en Niza, donde residían durante 
la época estival; otras permanecían varios años en Francia para que 
sus hijos se educaran allí. 

Pouey concurría a las casas de instrumentos quirúrgicos ubica¬ 
das en los alrededores de la Facultad de Medicina, donde los adqui¬ 
ría, tanto para el hospital como para su sanatorio privado. Otro de 
sus entretenimientos predilectos era visitar las librerías del Quartier 
Latín y adquirir libros recién editados o antiguos, puesto que, como 
muchos de los médicos de entonces era, además de estudioso, bi¬ 
bliófilo. Pérez Fontana, entonces un joven profesional, que iniciaba 
su biblioteca, narra al respecto: “compré muchos libros, entre ellos la 
biblioteca del profesor Le Dentu que la adquirí en la rué de l’Ancienne 
Comédie”. Otro polo de atracción era la Biblioteca de la Facultad de 


426 



Ricardo Pou Ferrari 


Medicina, donde hallaban novedades en materia de publicaciones 
periódicas de todo el mundo. 

Lo mismo que Navarro, Pouey visitaba los viejos pasajes en 
torno a la Facultad -donde aún quedaban construcciones del París 
medieval- y procuraban revivir experiencias juveniles. 

Pouey disfrutaba de los conciertos de Théátre du Chátelet , que 
tan familiar le resultaba puesto que allí solía acompañar a Luis 
Sambucetti, cuando este era violín de esa Orquesta. Sensible a las 
artes plásticas, hacía también cortas visitas al Louvre; aunque lo 
conocía casi de memoria, siempre encontraba algún detalle nue¬ 
vo en una vieja obra o se admiraba ante las nuevas adquisiciones. 
Asiduo de las galerías de arte de la rué de Seine, adquiría óleos post 
impresionistas de buena factura, que podían encontrarse entonces 
con facilidad y a bajo precio. Un compromiso ineludible era pasar 
por lo menos una tarde con Pedro Figari, que habitaba un aparta¬ 
mento ubicado en la Place du Panthéon y que ese año había sufrido 
la pérdida de su hijo y colaborador, el arquitecto Juan Carlos Figari 
Castro (1893-1928). 

Nuestro biografiado frecuenta a los ginecólogos parisinos, de los 
que entonces (ya desaparecido Samuel Pozzi) Jacques A. Doléris era 
el decano. El ginecólogo uruguayo asistía a las sesiones de la Société 
Frangaise de Gynécologie et Obstétrique, de la que el era miembro y 
formaba parte además del comité de redacción de su órgano oficial, 
que era la revista Gynécologie et Obstétrique. En la sesión del 12 de 
diciembre, Pouey presenta un trabajo titulado Cáncer de l’utérus 
chez une femme enceinte de six mois et demi, guérison par le radium, 
accouchement normal. En esa misma oportunidad, el Profesor de 
Obstetricia M. A. Couvelaire lee su comunicación, L’obstétricie 
en Argentine, au Chili, en Uruguay, au Brésil. Impression de Voyage, 
donde refiere el viaje al Cono Sur americano, que obedeció a una 
invitación de la Asociación Médica Argentina, ocasión en que, a su 
paso por Montevideo, “ visitó el servicio del Profesor Pouey ”, dictando 
allí una conferencia. 

Como ya lo había hecho en ocasiones anteriores, Pouey acom¬ 
pañó a Doléris a Lembéye, su pueblo natal, ubicado en el Béarn. 


4 2 7 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Alejado de los compromisos científicos, académicos y políticos -no 
olvidemos que había sido diputado por el Partido Republicano 
Radical entre 1921 y 1925-, cuidaba de los viñedos y de la elabora¬ 
ción de sus vinos. Esta antigua afición, casi innata en él por haberla 
recibido de sus ancestros, lo llevó a crear, en 1910, una Cátedra de 
Agricultura en su región. Escribió varios libros sobre vitivinicultura, 
entre ellos, en 1912, el titulado Le Nil argentin, como denominó a 
la zona del Río Negro en la República Argentina, donde hallaba in¬ 
mejorables condiciones para el cultivo de la vid. Transmitió a Pouey 
esas afinidades, estimulándolo a plantar una viña en su granja de 
Las Piedras , región por demás favorable para este cultivo. 

Días después, Pouey se desplazó a Tarbes (Altos Pirineos), la 
ciudad de sus antepasados, donde aún conservaba parientes, a quie¬ 
nes visitaba y de seguro ayudaba pecuniariamente, de acuerdo con 
su natural generosidad. 

En esta oportunidad tomó un crucero por el Rihne que lo lle¬ 
vó hasta Colonia y luego hizo una breve visita a Bruselas, donde lo 
llevaba la finalidad específica de adquirir el radium que usaría en el 
hospital. En la Compañía Belga del Radium de las Minas de Katanga, 
adquirió cerca de 300 miligramos de sulfato de radium, conjunta¬ 
mente con los aparatos necesarios para su aplicación. 

De camino a París, pasó unos días en Estrasburgo, ciudad dis¬ 
putada por los países limítrofes, en cuya Facultad de Medicina ha¬ 
bía nacido, a mediados del siglo XIX, la cirugía ginecológica con 
Eugéne Koeberlé. Admirador de las grandes obras duraderas, fruto 
del tesón de sucesivas generaciones, Pouey era un especialista en las 
catedrales góticas francesas; la de Estrasburgo estaba entre sus pre¬ 
feridas. 

No menos aficionado que a la arquitectura lo era a su nueva 
especialización, la curieterapia. Por esa razón, los servicios parisinos 
en la materia también representaban para él templos admirados, que 
ineludiblemente visitaba durante varias semanas. El preferido, por 
su importancia, era el Instituí Curie. Primero pedía una audiencia 
para saludar a Madame Curie, quien, de no haber sido por su en¬ 
fermedad, hubiera visitado Montevideo en 1930 para participar de 


428 



Ricardo Pou Ferrari 


la Conferencia Nacional Anticancersosa, como lo había hecho en 
1926 en Brasil, donde viajó acompañada por su hija Irene. Luego 
de cumplida esa cortesía, Pouey no hacía más que perseguir a Claude 
Regaud mientras este desarrollaba sus tareas clínicas, apuntando al 
mejor estilo de un alumno interno deseoso por aprender cada deta¬ 
lle nuevo acerca de los procedimientos empleados, así como sobre la 
evolución de los casos de cáncer de las más diversas topografías allí 
tratados. Lo propio hacía en otros centros, tanto de la capital como 
de la provincia. Al fin y al cabo, luego de la etapa microbiológica, 
representada por la figura de Pasteur, de quien había aprendido en 
su juventud, podría decirse directamente, las principales técnicas de 
laboratorio, sobrevino la fase de la radiumterapia, tan francesa co¬ 
mo la anterior, de cuyos precursores también adquiría Pouey ahora 
los principios metodológicos. En este sentido, los cirujanos france¬ 
ses de distintas especialidades, incluyendo a los ginecólogos, habían 
adoptado el radium como parte de su armamentarium terapéutico, 
de modo que su empleo formaba parte del métier , al punto que 
cada servicio tenía su propio “ capital 7 de radium. Dicho elemento 
fue captado por los clínicos y especialmente por los cirujanos, sin 
pertenecer en exclusividad, como había sido el caso de los rayos X, 
a los especialistas en “ electricidad médica , más adelante conocidos 
como radioterapeutas. De esta tradición francesa se nutrió la escuela 
ginecológica uruguaya, que también consideró a la radiumterapia 
como parte integrante de su práctica. 

En años siguientes, Pouey siguió de cerca la evolución de las 
organizaciones francesas para la prevención y el tratamiento del 
cáncer ginecológico, de cuyos centros regionales, especialmente el 
de Nancy, sacó muchas ideas para el Instituto de Curieterapia mon¬ 
tevideano. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 37. 


429 




Capitulo XXXIII 


1928 

Renuncia a la Cátedra. 
Profesor ad Honorem de la 
Facultad de Medicina Homenaje 



Enrique Pouey, 1928. 

En 1928, luego de la prolongada licencia que usufructuara con 
motivo del viaje a Europa que acabamos de comentar, Pouey pre- 


43i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


sentó renuncia al cargo de profesor, para dar lugar a la promoción 
de sus discípulos y con el propósito de estudiar su nutrida casuística 
sobre distintos temas ginecológicos, que aún no había tenido tiem¬ 
po de publicar. En esa ocasión, el Consejo Directivo de la Facultad 
de Medicina, por iniciativa del Decano Alfredo Navarro, le otorgó 
el títuto de Profesor ad honorem y le tributó un homenaje, que tuvo 
lugar el 26 de junio. Por la mañana, se realizó una ceremonia en 
el Hospital Pereira Rossel, oportunidad en que hicieron uso de la 
palabra Enrique Liovet y Carlos Stajano, en nombre de sus antiguos 
discípulos; Carlos María Domínguez, en representación de los mé¬ 
dicos del Hospital y los bachilleres Luis Bado y Abel Chifflet, que 
llevaron la voz de los estudiantes de Medicina. El profesor Pouey 
contestó con una breve pero sentida oración. Este acto fue filmado 
por una “ conocida casa de cinematografía de Montevideo” , película 
que no ha llegado hasta nosotros. El Boletín de la Liga Uruguaya 
de Lucha contra el Cáncer Genital Femenino , dedicó un número es¬ 
pecial, ilustrado con fotografías y un dibujo, a modo de caricatu¬ 
ra, ejecutado por Miguel Becerro de Bengoa, donde Pouey aparece 
ubicado en el centro, rodeado por los profesores que en distintas 
épocas habían sido sus colegas en la Facultad. 



Caricatura-homenaje, debida a Miguel Becerro de Bengoa. 


432 




En el Pabellón “Enrique Pouey”, Stajano hace uso de la palabra, frente al es¬ 
trado, que ocupan, de izquieda a derecha, Bottaro, Pou Orfila, Navarro, Pouey, 
Blanco Acevedo. 


En el salón de clases del Pabellón de Ginecología, donde tuvo 
lugar el acto matutino, el homenajeado ocupaba el centro del es¬ 
trado, acompañado de los doctores Navarro, Pou Orfila, Quiniela, 
Martirené, Bottaro, Saráchaga, Turenne, Llovet, de Pena, Escardó, 
Crispo, Domínguez, Estol, Armand Ugón, Stajano, Barcia, Becerro 
de Bengoa, Tarigo, Pablo Carlevaro, Juan C. Carlevaro, Canzani, 
E. Paysée, Calzada y los bachilleres Juan Bado, Fernando Herrera 
Ramos y Abel Chiífiet, la señorita María Pouey, etc. 



Homenaje a Pouey en el Pabellón de Ginecología. 


433 





El Profesor Enrique Pouey y su época 


Por la tarde, tuvo lugar un acto académico en el Paraninfo de 
la Universidad, donde se le hizo entrega, de manos del Decano de 
la Facultad de Medicina Alfredo Navarro, del diploma de Profesor 
ad honorem y se le obsequió un pergamino y un álbum, donado 
éste último por la Comisión de Damas. El pergamino, que le fue 
ofrendado por Carlos Stajano, era obra del artista nacional H. Berta 
y llevaba la siguiente inscripción: “Al Profesor Pouey, hombre bueno y 
justo, al amigo leal, al médico filántropo, al maestro eminente, progre¬ 
sista, que fue siempre un ejemplo estimulante y armonioso de suavidad 
y de firmaza y que supo como pocos enseñar el culto al trabajo y a la 
verdad! Montevideo, Junio 20 de 1928 



ol hrti't'tí Mtc.alftmiaoíai. 
; ■' ill ÜWiHf» ílliioPw.d IWlfdrofUMflflV 
íÚjyMisin M\( M ¡Ifiivrf III' 

!arif tV fírme?# 

»if w .'««fnsmr el niítoú lra¡«¡¡>4¿ 
0 fft iHYlW ! • „ „ _ 


Pergamino ofrecido a Pouey, 1928. 


434 


Ricardo Pou Ferrari 


Se había pensado ofrecerle también en esa ceremonia una me¬ 
dalla de oro, que sería diseñada por el Arquitecto Villamajó, pero 
finalmente se acuñó, con posterioridad, una de bronce, obra del 
escultor Carlos María de Pena. 353 



Medalla acuñada en homenaje a Pouey, 1928. 


Entre la concurrencia fue distribuida una cartilla con el retrato 
de Pouey, al dorso de la cual se reproducía el texto del pergamino. 

Hicieron uso de la palabra Juan Pou Orfila, en nombre de la 
Facultad de Medicina y de los discípulos y amigos del doctor Pouey 
y el bachiller Fernando Herrera Ramos, en representación de los 
estudiantes, a quienes agradeció el homenajeado. 

El Estudiante Libre se hizo eco del homenaje, 354 elogiando la 
trayectoria del “viejito”, como afectuosamente lo llamaban. 

Sus discípulos y amigos le brindaron un almuerzo en el Polo 
Club de Montevideo, del que quedó una histórica fotografía. 


353 Dr. Enrique Pouey Homenaje, 1928. Autor: Antonio Pena. Circular de 50 mms.. Uni- 
faz, una figura femenina de cánones o gusto griego. La serpiente, símbolo de la Me¬ 
dicina, enroscada en un laurel. Inscripción: “Homenaje al Dr. Pouey.26 de junio de 

1928”. Firmada por el autor. Sello del acuñador Tammaro ( Argüí, José Pedro. “Un 
notable medallista uruguayo”'. Pena [Antonio Pena, 1894-1947], págs. 27-33: y Argüí, 
José Pedro “ Cien medallas del Uruguay”, Montevideo, Banco de la RepúblicaOriental 
del Uruguay, 1971, Medalla N° 34). 

354 Homenaje al Profesor Pouey, El Estudiante Libre, 1928, 86:13. 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Homenaje a Pouey en el Polo Club. Sentados, de izquierda a derecha: Becerro 
de Bengoa, María Armand Ugón, Pou, Pouey, Bottaro, Crispo, J.C. Carie- 
varo. De pie: Bonecarrére, Berthier, Stajano, P. Carlevaro,[sin identificar], 
Bottaro (hijo), Correa, Piarán, Vázquez (hijo), Tarigo, [sin identificar], [sin 
identificar], Schaeffer, [sin identificar], [sin identificar], Apolo. 


Véase Apéndice Documental. Anexos N° 38 a 41. 


436 


Capitulo XXXIV 


1930 

Conferencia Anticancerosa del 

Uruguay 


C omenzaban para Uruguay tiempos de estrechez eco¬ 
nómica, a los que seguirían otros de crisis política e 
institucional. Al comienzo, la Gran Depresión norte¬ 
americana de 1929, no pareció afectar gran cosa a los 
uruguayos, que se aprestaban a festejar el centenario de la prime¬ 
ra Constitución, haciendo de Montevideo, sede del campeonato 
mundial de fútbol, en un estadio constuido por el arquitecto Scasso 
en tiempo record, oportunidad en la que, una vez más, el equipo 
locatario sería el triunfador. Sin embargo, en pocos meses, el peso 
uruguayo, hasta entonces equivalente al dólar y a la libra esterlina, 
comenzó a derrumbarse. Mientras los censos agropecuarios e in¬ 
dustriales mostraban un incremento de las empresas de mediano 
y pequeño tamaño, consignaban además una notoria disminución 
del número de cabezas de ganado -casi exclusiva fuente de riqueza 
del país-, mientras estimaban un leve ascenso de la población, en es- 


437 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


pedal urbana. Las consecuendas de la crisis no se hicieron esperar, 
con un incremento del desempleo, de la conflictividad social, de los 
impuestos y del costo de vida, en tanto que los salarios y jubilacio¬ 
nes fueron congelados. Los grupos de presión, especialmente ban¬ 
queros, empresas internacionales y grandes terratenientes, ejercían 
su influencia en el sentido de fortalecer la posición conciliadora y 
reformista del Presidente de la República Gabriel Terra, que había 
asumido en 1931. Se vieron afectados los negocios con el extranje¬ 
ro, especialmente con Inglaterra y Estados Unidos. Fallecidos, su¬ 
cesivamente, entre 1927 y 1931, Viera, Batlle y Sosa, el liderazgo 
del Partido colorado estaba entre Terra y los representantes del viejo 
batllismo neto de El Día. Las discrepancias entre el Presidente de la 
República, el Consejo Nacional de Administración y los distintos 
grupos políticos comenzaron a hacerse sentir en forma de reproches 
recíprocos y mutuas trabas. 

Puede considerarse que el año 1930 es una charnela entre el 
Uruguay feliz, ajeno a los problemas del resto de América, que se 
autodenominaba la Suiza de América , apegado a la Ley e inmune 
frente a amenazas dictatoriales, y un país de realidades menos gratas, 
con una democracia más frágil de lo que imaginaban sus habitantes 
y una economía que de a poco iba deteriorándose, para arrastrar 
consigo muchos aspectos excepcionales que el Uruguay tenía en el 
panorama sudamericano, en particular en lo que a política y cultura 
se refería. En Europa, el fascismo y el nacionalsocialismo estaban en 
vías de cristalizar dictaduras que arrastrarían al mundo, en menos 
de una década, a la más sangrienta hecatombe de la historia. En el 
entorno geográfico inmediato, también se cernía la amenaza del to¬ 
talitarismo, con los gobiernos militares -ambos iniciados en 1930- 
de Félix Uriburu en Argentina y de Getulio Vargas en el Brasil. No 
obstante, para nuestro pequeño Uruguay, 1930 fue -de todos mo¬ 
dos- un año de feriados, conmemoraciones, festejos y también de 
congresos. 355 Tres años más tarde, el 31 de marzo de 1933, Gabriel 
Terra daría el golpe de Estado, en coalición con el herrerismo, lo 
que conduciría a la convocatoria de una Asamblea Constituyente, 

355 C£: Caetano, G. y Jakob, R. El nacimiento del terrismo (1930-1933). Montevideo, 

Ed. Banda Oriental, 3 tomos, 1991. 


438 



Ricardo Pou Ferrari 


una reforma de la Constitución y la elección de dicho ciudadano 
como Presidente hasta 1938. 



1930: Acto de entrega de premios a las parteras que han diagnosticado pre¬ 
cozmente un cáncer de cuello uterino. En el centro de izquierda a derecha: 
Becerro, Turenne, Pouey, Pou y Orfila, la premiada, Armand Ugón y Stajano 
(Bol Of Liga, 1930, 24:6). 


El el marco de las celebraciones mencionadas tuvo lugar el 
Congreso Médico del Centenario , que contó con una masiva parti¬ 
cipación y cuyas publicaciones abarcaron siete gruesos volúmenes. 
También se reunió en Montevideo el Congreso Internacional de 
Biología. 

En agosto de ese año, la Liga Uruguaya contra el Cáncer Genital 
Femenino, presidida por Pouey, llevó adelante una iniciativa pre¬ 
sentada por Miguel Becerro de Bengoa en mayo de 1929. Entre los 
fundamentos de la propuesta, su autor manifestaba un hecho de 
gran significación histórico-médica: Uruguay era “elprimer país de 
América que tuvo un Instituto para el tratamiento del cáncer por las 
sustancias radiactivas después de haber llegado a la altura de los países 
más adelantados en el tratamiento del cáncer por otros medios conoci¬ 
dos, la cirugía principalmente”. Agregaba otro hito: “fue también —y 
esto es más honroso- el primer país de ambos mundos que tuvo una or- 


439 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


ganización oficial de lucha contra el cáncer: la Liga Uruguaya contra 
el Cáncer Uterino dependiente de la Asistencia Pública Nacional”. 



El Profesor Pouey haciendo entrega del premio, Bol Of Liga, 
1930, 24: 6. 


Se designaron como Presidentes Honorarios de la Conferencia 
a las siguientes personas: Claude Regaud, Profesor del Instituto 
Curie de París; Alberto Demicheli, Ministro de Instrucción Pública; 
Sebastián Recasens, Decano de la Facultad de Medicina de Madrid y 
Profesor de Ginecología; William Mayo, Cirujano y Jefe de la Mayo 
Clinic ; Angel Roffo, Director del Instituto de Medicina Experimental 
de Buenos Aires; Alfredo Navarro, Decano de la Facultad de 
Medicina de Montevideo y Profesor de Clínica Quirúrgica; José 
Martirené, Director General de la Asistencia Pública y cirujano 
del hospital Pedro Visca y José Scoseria, Presidente del Consejo 
Nacional de Higiene y profesor de Química biológica de la Facultad 
de Medicina. 

En la sesión inaugural hicieron uso de la palabra los profeso¬ 
res Pouey, Blanco Acevedo, Turenne, Pou Orilla y Castro Escalada 
(de Buenos Aires). Se eligió la mesa que dirigiría las sesiones y co¬ 
mo presidente de la misma, al “ ilustre profesor y canceró logo doctor 


440 



Ricardo Pou Ferrari 


don Enrique Poney como Vicepresidentes a Becerro de Bengoa, 
Pou Orfila, Turenne y Castro Escalada y como Secretarios, a Carlos 
M. Domínguez y Mariano Carballo Pou; como vocales, a Manuel 
Albo, Juan P. Alaggia, Miguel Calleriza y Félix Leborgne. 

Turenne destacaba en su alocución la importancia de la expo¬ 
sición anexa, puramente científica, reunida en el amplio salón de 
fiestas del Palacio Salvo, pues “ para él, viejo profesor dinámico de la 
Facultad de Medicina, ello era una verdadera revelación del medio'. 
Becerro ponía énfasis en la elección de Pouey, “que era merecedor en 
nuestro país, de todos los honores, [y que] debían ser felices los hombres 
que como él, en plena actividad intelectual, alcanzaban el triple título 
de consagrados, generosos y sabios 



Medalla conmemorativa del Centenario de la Jura de la Constitución, 
1930. 


441 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


El discurso de Enrique Pouey sintetizó la historia de la lucha 
contra el cáncer en sus facetas asistencial y social, subrayando la 
importancia de los factores predisponentes de la enfermedad, en 
especial la infección crónica, cuyo tratamiento constituía el recurso 
profiláctico de más jerarquía. Dejaba claro un concepto, que fue 
retomado por otros congresistas: que la cirugía había dejado de ser 
clave en el tratamiento del cáncer de cuello, siendo sustituida o 
complementada por la curieterapia, convertida en una nueva espe¬ 
cialidad quirúrgica. Finalmente subrayaba, como lo hacía siempre, 
la necesidad de realizar un diagnóstico precoz si se quería curar el 
cáncer. 

Presentó una casuística con los resultados del tratamiento del 
cáncer de cuello uterino en su clínica pública, a partir del momento 
en que ésta se instala en el Hospital Pereira Rossell, donde contaba 
con adecuadas instalaciones y recursos humanos. 356 La frase intro¬ 
ductoria es magistral porque descubre la profunda esencia de la per¬ 
sonalidad humana y profesional del autor, así como su entusiasmo, 
que sigue alentando su esfuerzo a los 72 años de edad: 

“No vengo a deslumbraros con una estadística brillante; muy 
al contrario, la mía es modesta, y, sin embargo, después de haber 
estudiado cuidadosamente las causas de los fracasos, me siento lleno 
de entusiasmo y poseído por la fe para luchar con más éxito en el 
porvenir”. 

Con gran sinceridad, añade: 

“Losprimeros residtados fueron poco satisfactorios, pues con po¬ 
ca experiencia (nadie sabía mucho en esa época), tratábamos sólo 
enfermas que hoy reconocemos incurables. Las pocas enfermas que 
venían en estado de curarse, eran casi todas operadas. Desde esa 
época lejana hasta el año 1923, no hemos encontrado sino 7 enfer¬ 
mas curadas (seguramente han de ser más, pero no hemos hecho la 


356 Pouey Enrique. Resultados del tratamiento del cáncer del cuello uterino en la clínica gi¬ 
necológica de la Faeidtad de Medicina de Montevideo durante los últimos 7 años. Actas, 
13-24. Ver bibliografía de Pouey, 1930. 


442 



Ricardo Pou Ferrari 


búsqueda necesaria para encontrarlas). Estas son entre 9 y 16 años 
después”. 

No deja de sorprendemos que, en nueve años, en un servicio 
donde convergían las enfermas ginecológicas de todo el país, no hu¬ 
biera, entre las que recibieron tratamiento radiante, más que siete 
curaciones. Caben dos aclaraciones que todas las así tratadas eran 
inoperables y representaban casi el noventa por ciento de las que 
consultaron y que, por la carencia de mecanismos de seguimiento 
(nurses , visitadoras sociales y otras formas de comunicación escrita), 
muchas eran inubicables. 

Seguidamente señalaba: 

“Parecerá extraño que practicando la curieterapia desde hace 
16 años, yo me refiera casi únicamente a las enfermas tratadas des¬ 
de el año 1923. Es qué recién en esa época la clínica ginecológica 
pudo disponer, en todo momento y sin demora, del radio suficiente 
para sus necesidades, pudiendo tratarse mayor número de cancero¬ 
sas y organizarse un Servicio de Cancero logia dentro de la Clínica 
Ginecológica... 

De 217 tratadas 86 viven (39,6%), 78 han muerto (35,94%) y 
53 (24,42%) son inubicables. De las primeras, hay 40 que siguen 
aparentemente curadas luego “de un mínimo de tres años, plazo de¬ 
masiado corto para poder admitir que todas van a sobrevivir porque 
a veces la recidiva es relativamente tardía [...]”. Con mucha razón, 
considera que no le es posible sacar conclusiones “por esas razones y 
por otras que mencionaremos en su tiempo, [acerca] del porcentaje de 
curaciones”. 

En tercer lugar, si bien no en forma sistemática, antes o des¬ 
pués de la curieterapia, se ha empleado la Roentgenterapia profun¬ 
da, mediante un aparato de alto voltaje adquirido como parte del 
equipamiento del nuevo Departamento de Radiología del Hospital 
Pereira Rossell y utilizado, con resultados alentadores, por Félix 
Leborgne. Hace seguidamente referencia a la cirugía como recurso 
principal o adyuvante: 


443 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


“Nuestra experiencia nos ba convencido de que es imprescindi¬ 
ble tener a proximidad del centro roentgenterápico una organiza¬ 
ción quirúrgica ginecológica”. 

En cuanto a la cirugía asociada a la curieterapia, relata que ha 
practicado histerectomías en “algunas enfermas que parecían estar 
curadas por radio y, en efecto, hemos comprobado que el microscopio no 
hallaba lesiones en el límite de las incisiones 

La escuela poueyana expone seguidamente la experiencia reco¬ 
gida desde su fundación en materia de cancerología ginecológica, 
esta vez en la topografía vulvar, con una notable y extensa monogra¬ 
fía de Juan Pou Orfila. 357 Luego de un estudio general sobre el tema, 
el autor aborda las técnicas quirúrgicas utilizadas: vulvectomía ra¬ 
dical restringida o mínima (con extirpación complementaria de los 
ganglios inguinales homolaterales), en los neoplasmas vulvares pa¬ 
ramedianos incipientes; y los procedimientos radicales, ampliado o 
máximo, en los cánceres vulvares avanzados, en sus dos variantes: la 
operación de Kehrer y la de Basset, ésta última cuando las lesiones 
están ubicadas en la proximidad del clítoris. El primer caso operado 
corresponde al año 1914. En total suman 20, de los que tan sólo 3 
pueden considerarse curados a los 5 años (15%), mientras que otros 
tantos llevan menos de dos años desde el momento de la cirugía. 

Félix Leborgne, aborda -desde su punto de vista de radiote- 
rapeuta no cirujano-, la experiencia en el uso de los rayos X de 
alta potencia en el tratamiento del cáncer de cuello uterino. 358 Su 
casuística se compone de 291 casos de cáncer de cuello, tratados 
con este procedimiento en forma aislada o asociado con electrocoa- 
gulación, curieterapia o cirugía. En el comentario a esta ponencia, 
Pouey agrega que, si bien “ este procedimiento no será siempre necesa¬ 
rio, es imprescindible, no sólo para fundir los gruesos bloques del cuello, 
sino también y principalmente para el ataque de las metástasis, que ha 
pasado a ser el punto capitalísimo de la cancerología genitalfemenina”. 
Otras contribuciones de Leborgne son la presentación de un radio 


357 Pou Orfila, J. Cáncer vulvar. Actas: 25-63. 

358 Leborgne, F. Roentgenterapia del neoplasma del útero. Actas: 65-71. 


444 



Ricardo Pou Ferrari 


bisturí de su invención, 359 el primero en su tipo; una propuesta para 
estandardizar la medida de las radiaciones en la roentgenterapia. 360 
y un estudio biofísico que demuestra la repartición espacial de los 
rayos gamma. 361 

El aporte de Luis P. Bottaro sobre diagnóstico y tratamiento 
del cáncer cervical uterino, 362 en ausencia del autor que se encontra¬ 
ba de viaje en Europa, fue leído por el Dr. Antonio Harán, hijo del 
viejo compañero de Pouey de París, que daba entonces sus primeros 
pasos en la especialidad ginecológica. Este trabajo, de un gran valor 
histórico-médico, al que nos hemos referido en varias oportunida¬ 
des, aporta datos con la exactitud propia del protagonista de los 
hechos. 


“Criando, haciendo honor a las enseñanzas delprofesor Regaud, 
se combinaron las irradiaciones, superponiendo a la irradiación fo¬ 
cal cervical, la de los parametrios, por medio de tubos colocados en 
los fondos de saco vaginales. En 1928 tuvimos una serie de casos en 
que obtenida la cicatrización cervical, se mantenían lesiones del te¬ 
jido celular pelviano; habida cuenta de la imposibilidad de distin¬ 
guir entre las inflamatorias y las neoplásicas, luego de terminado el 
tratamiento actínico y dentro de las seis semanas, practicamos una 
histerectomía ensanchada de Wertheim, con anestesia raquídea, en 
siete casos [...] Debemos declarar con dolor que los residtados fa¬ 
vorables son demasiado escasos. Ello no depende, por cierto, de la 
voluntad firme que nos ha gtúado en el tratamiento del cáncer ute¬ 
rino, sino de la ignorancia en que aún vivimos respecto del origen y 
desarrollo de esta temible enfermedad”. 

Pouey presenta, en colaboración con Stajano un trabajo sobre 

cáncer de endometrio. 363 Está ilustrado con buenas fotografías que 

359 Leborgne, F. El radio bisturí. Actas: 321-322. 

360 Leborgne, F. Sobre la necesidad de estandarizar las medidas de la roentgenterapia. Actas: 
333-334. 

361 Leborgne, F. Repartición espacial de los rayos gama. Actas: 335-336. 

362 Bottaro, Luis P. Diagnóstico y tratamiento del neoplasma del cuello uterino. Actas: 75- 
114. 

363 Pouey, E y Stajano, C. El cáncer primitivo del cuerpo uterino. Actas: 125-186. Ver 
Bibliografía de Pouey, 1930. 


445 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


permiten apreciar las distintas formas anatomoclínicas descritas. 
Proponen tratarlo mediante radiumterapia, seguida por histerecto- 
mía total abdominal con anexectomía bilateral. 

Carlos María Domínguez, hace una extensa presentación sobre 
los rasgos anatomopatológicos, macro y microscópicos, de los cán¬ 
ceres de cuello uterino y sus metástasis. 364 

Miguel Becerro de Bengoa interviene con aportes de los que son 
característicos de su idiosincrasia intelectual. Propone la unión de 
la Liga original con otras, pertenecientes a distintas especialidades, 
para constituir la Liga Nacional Anticancerosa, 365 así como también 
la utilización de esquemas sintomatológicosN 6 Finalmente, refiere 
que para obtener buenos resultados en el tratamiento del cáncer, es 
conveniente que los enfermos sean dirigidos a los servicios especia¬ 
lizados en cada caso, siendo ésa una aspiración que debe cumplirse 
especialmente con los enfermos asistidos por el Estado. 367 

El Profesor Libre de Clínica quirúrgica, Eduardo Blanco 
Acevedo, hace una muy breve ponencia sobre cirugía del cáncer 
uterino 368 en la que, refiriéndose a la técnica de Wertheim, afirma: 

“es un deber de la hora declarar que esta práctica ha sido aban¬ 
donada por la mayoría de los médicos que tratan el cáncer uterino, 
y que, enptiridad de verdad, son contados los cirujanos en el mundo 
civilizado, que pueden vanagloriarse de conocer a fondo la técnica 
de Wertheim y sus modificaciones”. 

Pouey se adhiere a este modo de pensar, mientras Pou Orfila 
manifiesta, con mayor ponderación, “ que en elfuturo convendrá usar 
la combinación de los métodos, según los criterios de la clínica”. 


364 Domínguez, Carlos M. Anatomía patológica del cáncer uterino y sus metástasis. Actas: 
423-494. 

365 Becerro de Bengoa, M. La Liga Nacional Anticancerosa. Actas: 303-305. 

366 Becerro de Bengoa, M. Lucha contra el cáncer uterino por esqttemas sintomatológicos 
ilustrados. Actas: 307-324. 

367 Becerro de Bengoa, M. Lucha contra el cáncer. Distribución científica de enfermos. 
Actas: 325-329. 

368 Blanco Acevedo, E. La cirugía en el cáncer uterino. Actas: 241-244. 


446 



Ricardo Pou Ferrari 


Debe señalarse que en el evento no sólo intervinieron gine¬ 
cólogos sino también otros especialistas uruguayos, entre los que 
cabe destacar: el profesor de Urología, Luis A. Surraco; 369 el cate¬ 
drático de Anatomía Patológica, Eugenio Lasnier; 370 el director del 
Instituto de Neurología, Alejandro Schroeder 371 y los médicos Julio 
García Otero y Pedro Barcia, autores estos últimos de una exten¬ 
sa y notabilísima monografía sobre cáncer de pulmón. 372 Mariano 
Carballo Pou, médico veterinario, Profesor de Anatomía Patológica, 
de la Facultad de Veterinaria lee un trabajo que denota el concien¬ 
zudo y original estudio de un tema de interés para la ganadería y 
por consiguiente para la economía del país, el cáncer ocular de los 
bovinos. 373 

El cancerólogo francés, Claudius Regaud no asistió al encuen¬ 
tro, enviando un trabajo sobre la duración de la radioterapia de los 
cánceres, que fue leído por Pouey. 374 El conocido científico argen¬ 
tino Angel Roffo hizo una presentación sobre carcinogénesis en el 
conejo por el tabaco. 375 A. Bengolea -importante figura de la cirugía 
ginecológica— y A. Pavlovsky fueron los únicos clínicos argentinos 
asistentes a la Conferencia. 376 

Otros participantes extranjeros fueron: Alejandro Dávalos y 
Juan B. Rivarola de Paraguay, Juan José Mostajo de Perú, Lucas 
Sierra de Chile y Simonne Laborde e Ives Louis Wickham del 
Instituto Gustave Roussy de Villejuif, Francia, Alejandro Cabral de 
República Dominicana. 

En representación de la Clínica Mayo, John Mayo, Fellow 
de cirugía, hace una contribución sobre carcinoma del muñón 


369 Surraco, Luis A. Consideraciones sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer prosté¬ 
tico. Actas: 193-216. 

370 Lasnier, Eugenio. Cáncer primitivo de los ganglios linfáticos. Actas: 215-240. 

371 Schroeder, A. Tumores del Neuro Eje. Actas: 339-346. 

372 García Otero, J. y Barcia P. Cáncer de pulmón. Actas: 495-595. 

373 Carballo Pou, M. El cáncer ocular en los bovinos del Uruguay. Actas: 347-354. 

374 Regaud, C. Sur l’importance de la durée du traitement dans la radiothérapie des cancers. 
Actas: 187- 190. 

375 Roffo, A. H. Desarrollo de un carcinoma en el conejo por el tabaco. Actas:. 248-253. 

376 Bengolea , A. y Pavlovsky, A. A propósito de curieterapia en el cáncer de útero. (Buenos 
Aires,). Actas: 405-412. 


447 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


cervical; 377 William Mayo, antiguo camarada de Pouey, se ocupó de 
la profilaxis del cáncer. 378 

En representación de la escuela de Barcelona acudió Víctor 
Conill Montobbio. 379 

Juan Pou Orfila, en su calidad de Vicepresidente de la Mesa, 
pronunció las palabras de clausura. 

A la conferencia se asoció, con un espíritu de avanzada para 
estos eventos, una Exposición científica, que comprendía material 
(fotografías, carteles, dibujos) sobre cancerología humana, animal, 
experimental y vegetal. Entre los participantes de esta muestra ca¬ 
be mencionar los siguientes: Ministerio de Industrias, Asistencia 
Pública Nacional, Facultad de Medicina, Facultad de Veterinaria, 
Liga Uruguaya contra el Cáncer Genital Femenino, Instituto de 
Pesca y aportes personales de los Dres. A. Schroeder, C. Stajano, M. 
Becerro de Bengoa, F. Leborgne, P. Barcia y J. García Otero y del 
estudiante de medicina Alejandro Pou de Santiago. 380 

Al año siguiente, se reúne en Buenos Aires el Congreso Argentino 
de Cirugía, del que Pouey es designado Presidente de Honor. Diserta 
en esta ocasión sobre el empleo del radium en el tratamiento de los 
miomas uterinos. Nos parece oportuno agregar este dato, puesto 
que, a diferencia de Pou Orfila y más que nada de Turenne, que 
tuvieron una fluida vinculación con la ginecología, la cirugía y la 
historia de la medicina (en el caso del segundo de los nombrados) 
en la Argentina, no conocemos, con respecto a Pouey, más que al¬ 
gunas pocas intervenciones en el país vecino. En cambio, sus viajes 
al Brasil fueron más numerosos, con motivo de congresos o por 
turismo, quizás debido a su vinculación de amistad con el egregio 
profesor de Clínica Médica, Aloysio de Castro (que databa de 1909, 
ocasión en que el Maestro uruguayo asistió al IV Congreso Médico 
Latinoamericano, reunido en Río de Janeiro), o por razones me¬ 
nos académicas, porque Pouey era propietario de un campo en Río 

377 Mayo, Carlos H. y Mayo, José G. Carcinoma del muñón cervical. Actas: 365-368. 

378 Mayo, William. (Rochester). La profilaxis del cáncer. Actas: 413-421. 

379 Conill Montobbio, Víctor D. (Barcelona). Cáncer de la vulva y algunas cuestiones. 

acerca del cáncer ginecológico. Actas: 369-376. 

380 Actas: 609-638. 


448 



Ricardo Pou Ferrari 


Grande do Sul. No debemos olvidar tampoco que, al menos duran¬ 
te los primeros años de su actuación quirúrgica, fueron numerosas 
las pacientes brasileñas que se asistieron en el Sanatorio Quirúrgico 
Ginecológico de Pouey, lo que probablemente creó vínculos más 
fuertes con el país norteño. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 42. 


449 




Capítulo XXXV 


1933 

Instituto de Curieterapia 
Ginecológica 


L uego de su renuncia a la cátedra en 1928, Pouey fue designa¬ 
do Jefe de la Sección curieterdpica de la Clínica Ginecológica 
de la Facultad, dedicándose desde entonces a la planifica¬ 
ción del Instituto de Curieterapia Ginecológica. Es preciso 
recordar que en la década de 1930, en la Facultad de Medicina se 
fundaron dos institutos más, que significaron un gran aporte a la 
investigación y a la docencia: el Instituto de Endocrinología, a car¬ 
go de Juan C. Mussio Fournier (1934) y el Instituto de Tisiología 
(luego denominado de Neumología), bajo la dirección de Juan B. 
Morelli (1937). 


Como ya dijimos, la situación política del Uruguay en ese mo¬ 
mento era de particular tensión, finalizando en el golpe de Estado 
del 31 de marzo de 1933. 381 


381 Caetano, Gerardo. La República batllista. Montevideo, Banda Oriental, 2011. 


451 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


El nuevo gobierno fusionó las corporaciones con competencia 
en la materia en un Ministerio de Salud Pública, cuya figura legal fue 
creada el 5 de setiembre de 1933 y que quedó definido con la apro¬ 
bación de la Ley Orgánica de Salud Pública del 12 de enero de 1934. 
El primer titular de esa cartera, fue, hasta 1936, Eduardo Blanco 
Acevedo, cirujano, director de uno de los servicios del pabellón de 
ginecología y consuegro de Terra. 382 

*** 


El Profesor Pouey fue el Alma Mater del Instituto, planificó 
hasta los más mínimos detalles -que se reflejan concretamente en 
los planos de este nuevo pabellón-, para asegurar la buena asisten¬ 
cia y el bienestar de las enfermas. La obra fue inaugurada en octubre 
de 1933. 



Instituto de Curieterapia Ginecológica (1933). 


El edificio continúa hacia el oeste al pabellón de Ginecología. 
Consta de un subsuelo, dos pisos y un sector de terrazas de espar¬ 
cimiento. Según la detallada descripción del mismo que ofrece un 
número especial que le dedicó el Boletín de la Liga Uruguaya con- 

382 Un hijo de Terra, Gabriel, se había casado con una hija de Blanco, Marta. 


45 ^ 




Ricardo Pou Ferrari 


tra el Cáncer Genital Femenino, “ todo estaba pensado en función de 
las internadas, que eran asistidas gratuitamente con sólo demostrar su 
falta de recursos económicos ’. Se las registraba de acuerdo con los 
principios del fichero universal de Becerro de Bengoa. La policlíni¬ 
ca funcionaba todos los días de la semana, incluso los domingos. 
Para evitar confusiones, las tarjetas de identificación tenían colores 
distintos según el día de la consulta. Luego del interrogatorio y el 
examen, el médico dictaba sus observaciones a una nurse, que las 
consignaba en la historia personal de la enferma. 



Sala de examen en la Policlínica del Instituto. 


La Sección de Anatomía Patológica, a cargo de Carlos María 
Domínguez, contaba con salas de micrótomos y microscopios, 
donde podían trabajar simultáneamente varios técnicos. También 
disponía de equipos para estudios por congelación, así como de 
microscopios de platina grande para observar cortes amplios y se¬ 
riados. 


453 







El Profesor Enrique Pouey y su época 



Armarios para guardar las preparaciones microscópicas, según el criterio de 
Becerro de Bengoa (Sección Anatomía Patológica). 


Los preparados histológicos, al igual que algunas piezas conser¬ 
vadas, se almacenaban en armarios concebidos según los principios 
ideados por Becerro para ordenar las bibliotecas. 

El Instituto también tenía un Museo donde se exponían lámi¬ 
nas y piezas, ubicado en forma tal que el público en general o los 
visitantes al centro pudieran acceder sin necesidad de entrar a los 
sectores asistenciales. Todavía en esta época el Museo era un ámbito 
de formación de los médicos, tradición que venía desde principios 
del siglo XIX, cuando en Europa y Norte América se multiplica¬ 
ron, en hospitales y Escuelas médicas, estas reparticiones. Ahora, la 
novedad era la de compartir parte de ese material, cuidadosamente 
elaborado por profesionales y técnicos, con la población en general; 
probablemente esto es un rasgo de la Asistencia Pública. 

En las dos plantas principales estaban las dependencias del 
Director, los archivos, las salas generales (con capacidad para veinte 
camas cada una) y las individuales. También se ubicaban allí los 
quirófanos, provistos de todas las innovaciones para garantizar su 
perfecto funcionamiento. En el segundo piso se situaba el comedor 
de las internadas, que contaba con elementos para distraerse y tra¬ 
bajar en tareas manuales en caso de que su estadía se prolongara. 


454 





Ricardo Pou Ferrari 


En esa planta, había una habitación especial donde se guardaba el 
radium en una caja fuerte. 



El Instituto contaba con una Biblioteca y una Sala de Reuniones 
para las sesiones del Comité Central de la Liga o para las conferen¬ 
cias científicas organizadas con la finalidad de enseñar la “cancero- 
logia ginecológica’ 

El personal, dirigido por el profesor Pouey, estaba integrado, 
además del ya citado patólogo, por los doctores Carlos Stajano, 
Miguel Becerro de Bengoa, María Armand Ugón, María Figueroa, 
Luis Calzada, Enrique Llovet y el sobrino del Director, el cirujano 
Enrique Lamas Pouey. No pueden dejar de mencionarse las nurses , 
a cargo de una jefa, que tenía su propio apartamento en el pabellón, 
desde el cual podía controlar las salas, sin ser vista. 


455 





El Profesor Enrique Pouey y su época 



Pouey y sus colaboradores del Instituto de Curieterapia Ginecológica. En primera 
fila, de izquierda a derecha, Luis Calzada, Carlos V. Stajano, Enrique Pouey, María 
Figueroa y Miguel Becerro de Bengoa. De pie: César Crispo Acosta, María Armand 
Ugón, Luís P. Bottaro, Carlos M. Domínguez y Ernesto Lamas Pouey 


Poco antes de su inauguración, la obra fue visitada por el 
Presidente de facto de la República Dr. Gabriel Terra, acompañado 
por el Ministro de Salud Pública, Eduardo Blanco Acevedo, entre 
otros. 



Visita del Presidente de la República. De izquierda a derecha: El Ministro 
Ghigliani, el Presidente GabrielTerra, el Profesor Enrique Pouey, el Doctor 
Miguel Becerro de Bengoa. 


456 



Visita de las autoridades nacionales. En primera fila, de izquierda a derecha: el profesor Enri¬ 


que Pouey, el Ministro de Salud Púlica, Eduardo Blanco Acevedo, el Ministro del Interior Er¬ 


nesto Ghigliani, los doctores Juan Carlos Carlevaro, Miguel Becerro de Bengoa y el Presidente 


de la República, Gabriel Terra. 


El día de la inauguración, hicieron uso de la palabra Miguel 
Becerro de Bengoa y el profesor Pouey. El acto dio lugar a una nu¬ 
trida reunión, a la que concurrió María Pouey. 



Inauguración del Instituto. Al centro de la foto, de izquierda a derecha: 
el profesor Juan Pou Orfila, la Srta. María Pouey, el profesor Pouey y el 
profesor Augusto Turenne. 


457 




El acto en el día de la inauguración del Instituto. 


Entre 1933 y su fallecimiento en 1939, Pouey ofreció en el 
Instituto cursos de verano sobre curieterapia ginecológica, destina¬ 
dos a médicos nacionales y extranjeros y dictó charlas de divulga¬ 
ción para público en general acerca del diagnóstico precoz del cán¬ 
cer ginecológico. La experiencia recogida en la nueva dependencia 
fue presentada como ejemplar en Argentina y Brasil. 



Enrique Pouey, circa 1933. 


458 



Ricardo Pou Ferrari 


r 

y 4 S 73 

qZcL-vVV^ _ 

_^<f 6>y>^ Ay JZ -^J' b 
Áx_ AÍ*ífA) ' **—’’* **• r *''~- « <- 

^15^—^c_-^- Ci-f ¿>--v C) /l/| ¿ 





-</^-¿C-A' «*. /A-^ 


¿F\y &^¡-<- c,. 



Nota manuscrita de Pouey comunicando al Decano de la Facul¬ 
tad de Medicina, el 8 de julio de 1938 -menos de un año antes 
de su muerte y ya cumplidos los ochenta años-, su asistencia al 
Congrerso de Endocrinología de Río de Janeiro. 


En ocasión del 80 a cumpleaños del Maestro, el 8 de mayo de 
1938, tuvo lugar un acto en el Instituto, en él hizo uso de la palabra 
Carlos Stajano y se descubrió un busto de Pouey, obra de Germán 
Cabrera, -oriundo de Las Piedras-, donado por una comisión de 
damas (presidida por la Sra. Sara V. de Sambucetti), que aún está 
ubicado en su sitio original, en el pilar derecho de la puerta de en¬ 
trada al pabellón de Curieterapia. El homenajeado no concurrió a 
esta ceremonia. 

Una vez producida la muerte de su fundador, el Instituto que¬ 
dó a cargo de Pou Orilla, quien lo dirigió honorariamente hasta 
1946, momento en el que, por disposición del Poder Ejecutivo, fue 
sustituido por el doctor Félix Leborgne, lo que generó un conflicto 
con inusitadas repercusiones. El nuevo Director cambió el nombre 
de la repartición por el de Instituto de Oncología y Centro de Lucha 


459 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


contra el Cáncer , suprimió la mayoría de las camas, utilizando las 
salas para instalar aparatos de radiología. El radium siguió siendo 
empleado en esta dependencia del Ministerio de Salud Pública, si 
bien pertenecía, según veremos, a la Facultad de Medicina. Sin pre¬ 
tender con ello sentar una crítica al distinguido radiólogo, ocurrió 
con el Instituto de Curieterapia lo que con otras donaciones, cuyo 
funcionamiento se vio desvirtuado en poco tiempo, al cambiar sus 
objetivos originales. Acerca de este curioso (y podríamos agregar 
casi trágico destino de algunas de nuestras instituciones médicas 
públicas) se ha ocupado con lucidez el profesor Fernando Mañé 
Garzón. 383 



Busto de Pouey, colocado a la entrada del Instituto 
de Curieterapia Ginecológica (escultor Germán Ca¬ 
brera). 


383 Mañé Garzón, F. Prólogo, en Masliah, R. Historia de la Traumatología en el Uruguay. 
Montevideo, 2008. 


460 


Capitulo XXXVI 


1897 - 1938 

Historia del Lycée francais 

Y DE LA AlLIANCE FRANCAISE DE 

Montevideo 


L a familia Pouey -y más particularmente Enrique- estuvo es¬ 
trechamente vinculada con la educación en general y con la 
difusión de la enseñanza del idioma y la cultura francesa en 
especial. En efecto, no bien arribado al Uruguay en 1853, 
Don Marcos funda una Escuela Francesa, luego denominada Colegio 
Franco-Inglés, al frente del cual continúa por espacio de treinta años. 
Adjuntamos, como dato de interés, una tabla con la lista de colegios 
francófonos que existían en Montevideo en 1859. 


461 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Responsable (s) 

Denominación 

Dirección 

Eugénie Diere 

Colegio Francés 

Washington, 91 

Olympie Godefroy 

Colegio francés y español 

Cerro, 102 

Ernesto Guman 

Colegio de varones 
inglés, francés, alemán y 
español. 

Canelones, 67 

Jorge Anastasia 

Colegio Francés de 

Niños. 

Ciudadela, 199 

Elisa Junin 

Colegio francés de 
Señoritas 

Cerro, 177 

Alejo Legemus 

Escuela Francesa y 
Española 

Convención, 184 

Carlos Laforgue 387 

Institución francesa 

Zavala, 188 

Dra. Poncevest 

Escuela francesa 

Plaza Independencia, 

88 

Marcos Pouey 

Colegio franco-inglés 

Juncal, 73 

Camille Ranee y Sra. 

Colegio francés 

Rincón, 74 

Augusto Roselli 

Colegio francés 

Rincón, 230 

María Vaval 

Colegio francés 

Juncal, 40 

Juan Villeneuve 

Colegio francés 

Sarandí, 309 


Próximo ya a su muerte, acaecida en 1891, don Marcos cede su 
colegio a Mr. Latour, 385 director de una institución similar -aunque 
de menor jerarquía- la que se fusionó con la de Pouey. 

Enrique cursa primero sus estudios en el colegio paterno, lue¬ 
go en la Sección Preparatorios de la Universidad y por último en 
el Colegio Sainte Barbe de París, del cual egresó con el título de 
Bachiller en Ciencias. Vuelto a Montevideo en 1879, colabora con 
su padre como docente de ciencias físicas y naturales. 

Hemos mencionado anteriormente la admiración que tenía 
Pouey por la obra pedagógica reformadora de José Pedro Varela, 
desaparecido el mismo año en que él retorna al país. Respaldó la 

384 Padre del poeta Jules Laforgue. 

385 Latour era conocido por el apodo de “el manco Bastante rudo en su trato con los 
alumnos, tampoco era muy apreciado entre sus colegas. Fue el maestro de Luis Mor- 
quio, antes de ingresar a la Escuela de Artes y Oficios. (Otero y Roca, S. Morquio, op. 
cit.). 


462 






Ricardo Pou Ferrari 


iniciativa de brindarle un homenaje postumo en el segundo aniver¬ 
sario de su desaparición, mientras algunos integrantes del Ateneo 
de Montevideo se negaban a hacerlo debido a la vinculación que 
Varela había tenido con el gobierno dictatorial de Latorre. Pese a 
que nunca formó parte de la Sociedad de Amigos de la Educación 
Popular , Pouey perteneció al grupo de médicos que estuvieron muy 
próximos a la educación, tanto por razones profesionales (algunos, 
como Navarro y él mismo, eran consultados por temas vinculados a 
la salud escolar y formaban parte, honorariamente, de los tribunales 
de examen del Instituto Magisterial Superior) como por motiva¬ 
ciones de orden familiar, vocacional o por sentimiento patriótico. 
Pueden considerarse incluidos en dicho grupo a los siguientes pro¬ 
fesores de la Facultad de Medicina: Américo Ricaldoni, hijo de un 
eminente maestro; César Bordoni Pose, también descendiente de un 
pedagogo; Juan Jaume y Bernat, cuyos padres eran ambos docentes; 
Miguel Becerro de Bengoa, hijo de un maestro, inspector departa¬ 
mental y colaborador de Varela; Juan Pou Orilla, hijo y hermano 
de maestros; Paulina Luisi, maestra ella misma, además de médica; 
Francisco Caffera (1853-1933), también maestro de segundo grado 
antes de graduarse de médico; Jacinto De León (1858-1934), pro¬ 
motor de la escuela primaria en la zona donde habitaba. Estos mé¬ 
dicos estuvieron muy relacionados con pedagogos, como Enriqueta 
Compte y Riqué (1866-1949), Clemente Estable (1866-1949) y 
Carlos Vaz Ferreira (1872-1958). Luego del impulso inicial dado 
por Varela, los responsables de la Escuela Primaria nacional adqui¬ 
rieron una alta formación profesional, con la creación de nuevas 
cátedras en el Instituto Magisterial Superior , el establecimiento de 
centros para la formación de maestros en el interior del país (como 
por ejemplo en el Liceo de La Paz en Colonia), la asistencia de los 
educadores a los Congresos Científicos y Médicos de comienzos 
del siglo XX (entre ellos, cabe señalar los numerosos trabajos pre¬ 
sentados por maestros al Primer y Segundo Congresos Científicos 
Latinoamericanos, reunidos en Buenos Aires y Montevideo, en 
1900 y 1901, respectivamente), quizás por la tendencia, en boga 
entonces, de incorporar la psicología y la pedagogía a las ciencias 
experimentales. Más tarde, fue también un médico, Roberto Berro 


463 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


(1835-1958), el creador del Consejo del Niño, siguiendo los linca¬ 
mientos de Luis Morquio (1867-1935) -fundador del Instituto 
Internacional de Protección a la Infancia-. Finalmente, otro mé¬ 
dico, José F. Arias (1885-1979), fue uno de los promotores de la 
Universidad del Trabajo del Uruguay. 


- 21 — 

COURS MATERNEL 
POUEY'' 

Tova LKH PIIIX DK <*K COtMH ONT KTK 
OKKKRTS l'AH M. |.R DOCTBUR « PoUKY- 

- Prix d* Excellence 

Oreggia Jean Charlea 


Lecture 

l. ,r Prix Bordes Jean 

2.° » SchmechenburgerLoui* 

l. or Acceasit Corralejo Théodore 

¿S' • Purina Alexandre 

i.® » Frangella Alphontte 


Grammaire — 

L. rr Prix 6orralejo Thóodore 
J. rr * ox o>quo Frangella Alph. 

2.° » Giménez Sixto 

1. rr Accewrit Bordes Jean 

2. ® • Krrecart Horace 

8.® » Giménez Sixto 


-Arithmétique- 

1. " Prix eorralelo Théodore 

2. ° * ©rreggia Jean Charles 

1. « Accessit Bordes Jean 

2. ° » Frangella Alphonse 

3. " » Sclimechenbnrger Lonis 


Géographie - 

1. " Prix Moreno Cesario 

2. " » Girlbaldl Jules 


“COLLEBE CflRHOT” 


(PONOÉ EN 1897) 


Calle SORIANO 

Kúms. 127-129 


DI5TRIRUTI0H DES PRIX 

Présides par ftmnr l< Chargé ío’éllairei 
|-1 P* nrnu da ■». ÉM Mmbrr, u a Cta>írr 





Más allá de las iniciales deficiencias del sistema educativo uru¬ 
guayo, que dejaba a muchos niños al margen de la alfabetización, 
así como de las discrepancias entre quienes defendían el monopolio 


464 




Ricardo Pou Ferrari 


educativo del Estado y los que bregaban por la llamada “libertad de 
enseñanza ’ (que reunía a los que la prestaban bajo una confesión 
religiosa y a los que eran partidarios de una enseñanza privada no 
confesional pero independiente de los preceptos oficiales), hubo 
una notable evolución en este ámbito en el curso del siglo XX. 

Sin duda, el proceso que estamos estudiando fue paralelo al 
ocurrido en otros países, especialmente en Francia durante la III 
República. En esa época allí había ocurrido, conjuntamente con 
la separación de la Iglesia y el Estado, la reorganización de la asis¬ 
tencia médica y la laicización de la educación, temas muy ligados 
con la vocación cristiana. Es probable que los representantes di¬ 
plomáticos franceses en Uruguay se vieran embanderados en esa 
posición oficial y procuraran fortalecer las instituciones francesas 
locales de acuerdo con las orientaciones seguidas en su patria. Tal 
habría sido el propósito del establecimiento, en 1882, de la Société 
Frangaise d’ Enseignement, bajo la égida del Consulado de Francia 
en Montevideo. Su reglamento establecía explícitamente que ella 
sería el “ soporte de la principal institución educativa francófona en 
Montevideo''. Por esta vía se canalizaría el aporte económico para la 
educación y la enseñanza de su lengua, de la colectividad francesa 
en Uruguay. Por otro lado, a partir del último cuarto del siglo XIX, 
llegaron al Uruguay numerosas órdenes católicas -muchas de ellas 
francesas-, uno de cuyos principales objetivos era la educación, co¬ 
mo fue el caso de los Hermanos de la Sagrada Familia, los Hermanos 
Bayoneses, las Hermanas Dominicas de Albi, las Hermanas del Sacré 
Coeur , etc., cuyos colegios, no sólo formaban a los alumnos en ma¬ 
teria religiosa, sino que lo hacían también en el idioma y la cultura 
francesa. No debe olvidarse, para completar el complejo cuadro que 
procuramos esbozar, que muchos franceses pertenecían a las logias 
masónicas, especialmente a la llamada “Les Amis de la Patrie" y que 
por esta razón también influyeron sobre ciertos colegios franceses 
de Montevideo. En su conjunto, este panorama creó -si tenemos 
en cuenta además la gran cantidad de pequeñas instituciones laicas 
y privadas donde se brindaba educación o simplemente se enseñaba 
el idioma francés- una tensión, que se puso más de manifiesto con 


465 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


el correr de los años y condujo a las autoridades consulares a tomar 
una participación más decidida. 

En 1894, la Société francaise d’Enseigment propuso la funda¬ 
ción de un instituto, donde, según lo establecía el reglamento antes 
citado, se siguieran los programas oficiales franceses y se exigiera 
a los docentes la misma preparación que tenían en la metrópoli. 
La iniciativa se limitó a comprar un terreno. En febrero del año 
siguiente, se fundó en Montevideo el Lyceé Carnot, con 28 alum¬ 
nos procedentes del Collége Franco-Anglais, que en sus comienzos 
(1853) sólo contaba con “1 maestro [Don Marcos Pouey] y 45 
alumnos, brindando enseñanza primaria ”. 386 A partir de ese “núcleo 
que, como bola de nieve, ba aumentado, paso a paso, para llegar a ser 
hoy una colina”, el Lycée Carnot adquirió progresiva importancia. 
Sus propietarios eran los Sres. Pardes y Gasc. Fue el primer Lyceé 
frangais de América del Sur, “ que se volvió en el preferido de la co¬ 
lonia francesa [en Montevideo] para hacer de sus niños, servidores y 
amigos, hijos de nuestra gran patria, por medio de una educación y de 
una instrucción francesas y republicanas” . Ofrecía cursos de primaria, 
secundaria y preparatorios, simultáneamente en español y francés. 
También “cursos gratuitos de francés para jóvenes de más de 15 años, 
dos veces por semana, de 9 a 19 hs. de la noche en el Club Democrático 
La France”. 

En diciembre de 1895, el citado centro educativo se escindió 
en el Instituí Carnot (propiedad de Gasc y dirigido por el Sr. de 
Sepedibus y su esposa, que pronto se clausuró), y el Lyceé Carnot, 
(perteneciente a Pardes), ubicado en la calle Soriano. 

En 1897, uno de los miembros de la Société Francaise 
d’Enseignement, el comerciante M. Cazeau, tomó la iniciativa de 
respaldar al segundo de los institutos citados, a lo que se adhirie¬ 
ron seis asociaciones francesas de Montevideo, a saber: la Société 
de Sécours Mutuelles, La Patrie, La Bienfaisance, L’Avenir, el Cercle 
frangais y la Chambre de Commerce. 


386 Memoria de la Dirección de Instrucción Pública, José P. Varela, Montevideo, 1877, Tabla N° 



Ricardo Pou Ferrari 


A comienzos del siglo XX, surgieron diferencias de opinión 
entre las distintas instituciones francófonas de enseñanza, ya que 
algunas se consideraban perjudicadas por el apoyo exclusivo brin¬ 
dado por la SociétéFrangaise d’Enseignement al Lycée Carnot , porque 
entendían que de ese modo se favorecían los intereses económicos 
de un particular. Desde entonces, se propuso hacer una distribu¬ 
ción más equitativa de los recursos recabados entre la colectividad 
francesa. Las disidencias llegaron a la prensa local y tuvieron su re¬ 
percusión en la actitud de las autoridades consulares, que tomaron 
un papel más protagónico y redactaron un nuevo reglamento. 

Mientras tanto, en el interior del país se fundaban colegios 
francófonos, tanto católicos como laicos, así como institutos simi¬ 
lares a la Alliance Frangaise de Montevideo. 

En 1902, en ocasión de un viaje del Sr. Pardes a Francia, el pro¬ 
fesor Jean Touyá -hasta entonces maestro en el Colegio Internacional 
de Bordoni- asumió la dirección del Lycée Carnot , donde permane¬ 
ció sólo un año, ya que se estableció luego por cuenta propia en la 
calle Uruguay y Cuareim. 

En esa época, Uruguay recibió la visita de connotados intelec¬ 
tuales y políticos franceses, entre ellos, en 1908, el Profesor Henri- 
Louis Le Chatelier (1850-1936) del Collége de France, que viajaba 
junto al médico y filósofo Georges Dumas (1866-1946); en 1910, 
el médico y político Georges Clemenceau (1841-1929) y en 1911, 
el ex barbista y compañero de Pouey, ahora político socialista, Jean 
Jaurés (1859-1914). Los sucesivos informes, emanados de tan des¬ 
tacadas como diferentes personalidades, hacían mención a la im¬ 
portancia de la enseñanza del idioma y a los recursos que debían 
utilizarse para lograr un buen nivel de educación en los colegios 
francófonos de Sudamérica. A consecuencia de estas opiniones se 
propició una mayor intervención del gobierno francés en esos as¬ 
pectos. Tal cosa favoreció al Lycée Carnot, que prosiguió su marcha 
-con altibajos-, hasta su conversión en el Lycée Francais en 1922. 

Pouey se afilió a la postura de la conciliación entre los inte¬ 
grantes de la Société dFnseigment, los responsables de los distintos 
institutos y los de la colectividad francesa. Hizo una donación para 


467 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


poner en marcha y sostener -en el seno del Collége Carnot- una 
Ecole Maternelle Pouey , a la cual asistían y donde comenzaban a for¬ 
marse los niños más pequeños, estimulando con premios a los más 
estudiosos para que continuaran su educación en ese establecimien¬ 
to. Con referencia a dicha Ecole, relata un folleto informativo: 387 

“Sorprende ver niños de una edad tan precoz responder con 
tanta seguridad las materias tan áridas, sobretodo para unos cere¬ 
bros jóvenes, como son las aritmética y la gramática, difíciles aun 
para niños de más edad. 

En geografía los alumnos de la Escuela han probado que com¬ 
prenden sus lecciones, en lugar de aprenderlas como loros, cosa di¬ 
fícil de obtener y que demuestra la gran aplicación de los niños, 
el trabajo y la paciencia de la maestra así como la excelencia del 
método empleado. 

Felicitamos a la Sra. Pardés, directora de esta escuela, así como 
al Sr. director L. Pardés, convencidos que con su inteligente direc¬ 
ción el Colegio Carnot, ya tan floreciente, no puede sino obtener 
crecientes triunfos. 

Montevideo, 20 de diciembre de 1900. Manuel Pereira, José 
Luis Patrone Roses”. 

En segundo término, Pouey formó parte del grupo que con¬ 
dujo a la transformación del Collége Carnot en el Lycée Frangais de 
Montévideo y a la inauguración de la Alliance Frangaise, institucio¬ 
nes que promoverían fuertemente la difusión de la cultura francesa 
en los lustros siguientes. Las relaciones franco uruguayas -por otra 
parte- fueron siempre sólidas, fortaleciéndose aún más con motivo 
de las dos guerras mundiales, al alinearse Uruguay en el grupo de 
los Aliados. Recordemos que durante la Primera Guerra Mundial, 
Pouey, Julio Mailhos y otros integrantes de la colectividad, envia¬ 
ban dinero y ropa para los franceses en guerra y que nuestro bio¬ 
grafiado donó la importante suma de 3.000 francos para iniciar 

387 Société Frangaise d’Enseignement. Collége Carnot. Directeur: Louis Pardés. 127 
Soriano 129 - Distribution Solennelle des Prix. Préside par M. A. Gilbert, Chargé 
d’affaires de France prés de la Rep. O. de l’Uruguay. Montevidéo, le 25 décembre 
1890. Montevideo. Imprémérie Latine, rué Uruguay, numero 26, 1900, págs 12 y 
13. 


468 



Ricardo Pou Ferrari 


una campaña de recolección de fondos entre sus colegas uruguayos, 
con la finalidad de auxiliar a los médicos franceses perjudicados por 
la contienda bélica. Una vez finalizada ésta, el Gobierno urugua¬ 
yo condonó las deudas de guerra contraídas por Francia. Con este 
motivo, una delegación oficial francesa visitó nuestro país, siendo 
recibida con honores por el gobierno de Baltasar Brum. A partir de 
entonces se multiplicaron los intercambios de artistas, científicos, 
profesionales y técnicos y el idioma francés pasó a ser parte de la for¬ 
mación secundaria oficial, con una carga horaria lo suficientemen¬ 
te importante como para que se convirtiera en la segunda lengua 
de los uruguayos. La influencia continuó luego de la paz de 1945, 
aunque a partir de entonces la influencia angloamericana se hizo 
mucho más significativa, lo mismo que ocurrió a nivel mundial. 

El Lycée Frangaise , heredero del Collége Carnot , se fundó -como 
hemos dicho- en 1922, con el apoyo, entre otras personalidades, de 
Enrique Pouey, quien fue el Vicepresidente y luego el Presidente de 
Honor de su Comisión Directiva, la que era presidida por el ban¬ 
quero y comerciante Luis Supervielle. Para tener idea de la trascen¬ 
dencia otorgada al inicio de este Instituto, al acto de inauguración 
asistieron el Presidente de la República, Baltasar Brum y el Rector 
de la Universidad, Elias Regules, entre otras muchas personalida¬ 
des. 

En 1923, el Lycée obtuvo la habilitación del Consejo de 
Enseñanza Secundaria. A partir de entonces, la enseñanza fue ha¬ 
ciéndose mixta, en forma progresiva, en los distintos niveles. En 
1932, se vinculó a una Universidad francesa, con lo que los cursos 
seguidos en Montevideo fueron reconocidos en todo el territorio 
francés. Entre 1934 y 39, se establecieron los cursos preparatorios. 
En 1937, egresó del Lycée el primer Bachiller oriental, que fue tam¬ 
bién el primero en el mundo en lograr ese diploma en un país ajeno 
a Francia o a su territorio colonial. En mayo de 1938, el Lycée se 
trasladó al nuevo local, sito en la Avenida 18 de julio, contando en 
ese momento con 1500 alumnos. 388 


388 Varios autores. Le Frangais en Uruguay. Influences frangaises et enseignement de la lan- 
gue. Montevideo, Hors presse, 1978. 


469 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Invitación para la inauguración del Liceo Fran¬ 
cés, 1922. 


Véase Apéndice Documental. Anexo N° 45. 


Por datos sobre los institutos francófonos de enseñanza: Cf.: Varios autores. Edttca- 
dores e inmigrantes. Montevideo, Prisma (Revista Semestral de Ciencias Elumanas, 
Universidad Católica), 2005, N° 20, 239 págs. 


470 




Capítulo XXXVII 


1898-1939 

Refugio en Las Piedras.i la 
Granja María 


L as Piedras , a corta distancia de Montevideo, era un sitio 
tranquilo, donde se respiraba aire de campaña, unido a la 
capital por el primer camino macadamizado que existió en 
el país, por lo que se podía acceder allí fácilmente. Para un 
médico con la vida muy comprometida, que necesitaba del descan¬ 
so, aunque fuera durante los fines de semana y a la vez podía tener 
necesidad de retornar con cierta urgencia a la capital por llamados 
propios de su especialidad, esta zona era ideal. 

En la década de los ‘90, Pouey compró allí una quinta, a la que 
bautizó Granja María, en la que además del cultivo de la vid, la 
huerta y los frutales, tenía un tambo. Luego construyó un chalet, 
finalizado en 1898, que su hermana conservó muchos años después 
de su fallecimiento. 


47i 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Según testigos, la casa era sencilla. Una ancha escalinata, daba 
acceso al hall de entrada, que comunicaba con un salón central, 
iluminado al frente y al fondo por generosos ventanales. Dos ha¬ 
bitaciones delanteras, a los costados del zaguán, servían de dormi¬ 
torios a los dueños de casa. Un estar, las dependencias de servicio 
y el garaje se ubicaban en la parte trasera. Una escalera de caracol 
conducía desde el salón a la terraza almenada, con el típico mirador 
central, desde donde se divisaban los paisajes aledaños en una ex¬ 
tensión considerable, teniendo en cuenta la llanura de la zona y la 
escasez de construcciones entorno. 

Granja María fue el retiro donde Pouey disfrutó de la naturale¬ 
za, plantó numerosas especies de árboles, -algunos de los cuales son 
aún testimonio de esos tiempos- y llevó a la práctica el metafórico 
consejo de Voltaire, “z7 faut cultiver votre jardín”. 

Pasó Pouey en Las Piedras, durante cuarenta años, los fines de 
semana y los meses de enero, en compañía de su hermana María y 
frecuentemente también, de sus sobrinos Lamas Pouey. 

No sólo leía y escribía, sino que retomaba su viejo amor, el 
violín, ejecutando siempre alguna obra nueva y distinta de las de 
su repertorio de juventud. En la quinta disfrutó de la compañía de 
selectos invitados, entre ellos, su íntimo amigo Luis P. Bottaro, su 
cuñado Alfonso Lamas, así como algunos de sus discípulos. Como 
se verá al culminar la lectura de esta biografía, Pouey hacía una vida 
de denodado esfuerzo, aunque metódica. Consagrado durante la 
semana a sus obligaciones docentes y asistenciales, no frecuenta¬ 
ba la sociedad montevideana, que lo contó sin embargo entre sus 
miembros distinguidos, no solamente por su posición académica, 
sino también por su refinada cultura y exquisito trato. 

Alejado del mundanal bullicio en Las Piedras, efectuaba -aún 
con mal tiempo- largas caminatas, durante las que entablaba con¬ 
versación con los vecinos, de quienes era conocido, admirado y 
querido. Según la sentencia que dice que “más aprende el sabio del 
simple que el simple del sabio”, este trato le resultaba agradable y 
positivo, aprovechándolo, además, para auscultar la opinión y las 
preocupaciones de la gente sencilla. 


472 



Ricardo Pou Ferrari 


También ayudó con consejos, asistencia, medicamentos y di¬ 
nero a personas necesitadas y, más tarde, donó la mitad del monto 
total necesario para la construcción del liceo local, que fue inaugu¬ 
rado en 1937, cuya biblioteca -en buena parte- fue provista por él. 
Una importante avenida de Las Piedras lleva -justicieramente- su 
nombre. Según hemos podido comprobar recientemente, la piqueta 
del progreso ha reducido a polvo la casa; sólo quedan algunos árboles 
de la quinta. 

Pouey fue el primer médico que utilizó automóvil para hacer 
las visitas a domicilio. Adquirió, a comienzos de siglo, uno de los 
primeros vehículos de esta naturaleza que circularon por la capital, 
de marca de Dion Bouton. Cuando optó por modelos más moder¬ 
nos, lo conservó en la quinta y cada tanto, lo utilizaba para realizar 
cortos trayectos. Actualmente forma parte de la colección del Museo 
del Automóvil del Automóvil Club del Uruguay, al que fue donado 
por su sobrino Roberto Lamas Pouey. 

En mayo de 1936, se colocó un monolito con el nombre de 
Pouey y se realizó un acto público en Las Piedras, al que concurrie¬ 
ron autoridades locales y de la Facultad de Medicina. En el mismo 
hizo uso de la palabra Juan Pou Orilla. 389 


389 Pou Orfila, J. “Discurso pronunciado en la ceremonia de honor al Profesor Dr. En¬ 
rique Pouey, realizada en la localidad de Las Piedras el 24 de mayo de 1936”, en J. 
Pou Orfila. Discursos universitarios y escritos culturales. (Segunda serie, 1926-1940). 
Montevideo, Tip. Atlántida, 1941, págs. 139-144. 


473 




Capítulo XXXVIII 


Filantropía y fortuna de Pouey 


D esde fines del siglo XIX, Pouey actuó como un filán¬ 
tropo, aún a poco de haber iniciado su actividad pro¬ 
fesional. En varias oportunidades donó instrumentos 
al Hospital de Caridad; también benefició con sus do¬ 
naciones a la Clínica Quirúrgica de su cuñado, el profesor Alfonso 
Lamas. 

Hizo entrega de sus sueldos, ya desde el comienzo de la carrera 
docente, como forma de retribuir el desembolso que el gobierno 
había realizado para su formación en Europa. Los emolumentos 
que le correspondían sirvieron para solventar los de sus ayudantes y 
Jefes de clínica adjuntos, así como el funcionamiento del laborato¬ 
rio anexo a su sala del Hospital. 

En 1923, en ocasión de inaugurarse el pabellón de ginecología 
en el Hospital Pereira Rossel, adquirió en Europa la totalidad del 
instrumental quirúrgico necesario. Costeó asimismo la instalación 
y funcionamiento de una policlínica odontológica en su Servicio 
hospitalario (1925). 


475 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


A partir de 1926, contribuyó generosamente para hacer posi¬ 
ble la publicación del Boletín de la Liga Uruguaya contra el Cáncer 
Genital Femenino. En 1930, hizo lo propio para la organización de 
la Conferencia Nacional Anticancerosa. 

En 1928, hizo entrega de 400 miligramos de radium, adqui¬ 
ridos en Bélgica por un valor de 20.000 dólares, para ser usado 
en la Sección Curieterápica de la Clínica Ginecológica. Luego de 
su fallecimiento, María Pouey donó este material a la Facultad de 
Medicina. 

En 1933, el Profesor costeó íntegramente el Instituto de 
Curieterapia Ginecológica. 

Contribuyó -durante largos años- en beneficio de la educa¬ 
ción, en el ámbito del Collége Carnot primero y del Lycée Francais 
después. Aportó -como fue dicho- la mitad del total del costo de 
instalación del liceo de Las Piedras, concretada en 1937. 

Fue un constante pilar para el sustento de las actividades del 
Euskal Erria , institución vasca a la que se sentía unido por sus an¬ 
cestros. 

A falta de evidencia de otros orígenes de la holgada posición 
económica del profesor Pouey, suponemos que la misma fue el fru¬ 
to de una tesonera actividad profesional, de una vida ordenada, así 
como de una sagaz y ponderada capacidad de inversión, como lo 
muestran las numerosas acciones de empresas nacionales y extran¬ 
jeras, la posesión de bonos de empréstitos, las importantes sumas 
en monedas de distintos países y las cuentas bancarias en Brasil y 
en Europa, como pudimos comprobarlo al consultar su expediente 
sucesorio. 390 También hemos tenido acceso a un cuaderno de caja, 
donde figura la contabilidad, llevada por Félix Leborgne (padre). Al 
inicio del mismo figuran las siguientes incripciones manuscritas: 

“Declaro que el presente libro que consta de noventa y tres fojas es 
el que lleva mi apoderado Dn. Félix F. Leborgne con relación al movi¬ 
miento de fondos de mi exclusiva propiedad y que en él constan todos 

390 Pouey, Enrique. Expediente sucesorio. Montevideo, 1939, en: Archivo General de la 
Nación. 


476 



Ricardo Pou Ferrari 


mis valores de cartera de mi pertenencia. Montevideo, 25 de enero de 
1929, Fdo, E. Poney 

Con ésta fecha quedan cerradas todas las cuentas asentadas por el 
que suscribe en elpresente libro. Montevideo, 12 de abril de 1931, Fdo. 
Félix Leborgne”. 

Tengamos en cuenta que en ese período, más allá de los vai¬ 
venes del mercado internacional y nacional, el patacón de oro o 
peso fuerte tenía una cotización similar a la de la libra esterlina y 
superior a la del dólar, lo que explica la rápida capitalización, con el 
consecuente ascenso social, de algunos comerciantes y empresarios, 
urbanos y rurales, así como también de ciertos profesionales. Esta 
situación se ve reflejada por el nivel de vida o las valiosas adquisicio¬ 
nes que realizaban nuestros antepasados en ocasión de sus prolon¬ 
gados y repetidos viajes a Europa. No obstante, lo que mostraban 
no era ostentoso y el tipo de vida que la mayoría de las familias ricas 
llevaba era, salvo casos excepcionales, bastante austero. 

Según referencias de Gloria Lamas, la casa de su tío de la ca¬ 
lle Uruguay 1205, era importante. Ubicada en la esquina, tenía la 
entrada principal por dicha avenida y la de carruajes y servicio por 
Cuareim. El zaguán daba acceso, por un lado, al escritorio y por el 
otro, al consultorio, donde se encontraba la gran biblioteca, donada 
por su hermana María a la Facultad de Medicina luego de su muer¬ 
te lamentablemente, dispersada y en gran parte hoy perdida, suerte 
que han corrido la mayoría de las bibliotecas de nuestros principales 
médicos. La que referimos, era de esas típicas casas montevideanas 
provistas de dos patios. Al primero, cerrado por una claraboya, da¬ 
ban los dormitorios y el gran comedor, cuya iluminación procedía 
de dicho espacio a través de un gran vitral que simbolizaba las cuatro 
estaciones. El mobiliario, la vajilla y el alajamiento eran importantes, 
si bien no suntuosos. La porcelana y cristalería llevaban las inicia¬ 
les “E. PC. Los descendientes conservan aún pinturas francesas, de 
factura impresionista, adquiridas por Pouey durante los viajes, así 
como un gran retrato de cuerpo entero, obra del artista Ernesto 
Laroche. No faltaba el piano, que ejecutaba María, en veladas musi¬ 
cales en las que solía ser acompañada al violín por el propio Pouey. 


477 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



El Le Dion Bouton, modelo 1904, perteneciente a Pouey, en el Museo del Automóvil Club 
del Uruguay. (Atención de la Sra. Gloria Lamas). 


Fue poseedor -como ya dijimos- de uno de los primeros auto¬ 
móviles (empadronado con el N° 11), un De Dion Bouton, modelo 
1904, adquirido en París. 

Su libreta de “chauffeur”, expedida por la Junta Económico 
Administrativa de Montevideo, lleva el N° 17. Allí consta que la 
“Máquina que puede conducir el Chauffeur, es el Automóvil n° 11, 
empadronado con el n° 15. 561”. Asimismo dice: “Los Certificados 
expedidos, acreditan: Inspección de Obras Municipales. Montevideo, 
Setiembre 29 de 1905. En el día de hoy he procedido a efectuar las pue- 
bas de funcionamiento del automóvil empadronado con el n° 15.561, 
propiedad del Sr. Doctor Enrique Pouey; al mismo tiempo pude com¬ 
probar que el Sr. Pouey tiene buenos conocimientos sobre el funcio¬ 
namiento, destino y uso de los diversos aparatos de que se compone 
el mecanismo del automóvil y que tiene las condiciones de habilidad 
y de prudencia que pueden requerirse de un buen conductor-; pue¬ 
de por consiguiente concedérsele la autorización que solicita. José Ma. 
Montero y Paullier”. 


478 


Ricardo Pou Ferrari 



JUNTA E. ADMINISTRATIVA 


DIRECCION DE RODADOS 


£i6reta del Gfiauffeur 




Identidad del Chauffeur 


Fotografío del Chauffeur 


Jlombtt i| apellido 


Edad -V- ‘ 

nacionalidad 

Domicilio 


Observaciones 


La libreta de conducir de Enrique Pouey, 1904 (Atención de la Sra. Gloria 






El Profesor Enrique Pouey y su época 



Libreta de conductor de Pouey. (Atención de la Sra. Gloria Lamas). 


Es de hacer notar que en dicho documento figura el Reglamento 
concerniente a la circulación de los automóviles en el Departamento de 
Montevideo , que había sido aprobado por la Junta E. Administrativa 
en sesión de 30 de agosto de 1905, por consiguiente, poco más de 
un mes antes de la expedición de la libreta en cuestión. 

En sus viajes, Pouey elegía barcos de cierto lujo. Siempre ocu¬ 
paba camarotes en primera clase, como puede apreciarse por un 
artículo del New York Times, de 1922, en el que, bajo el título Ocean 
travellers, figura el nombre de Pouey junto al de personalidades de 
la nobleza y de la industria. 

También es cierto que, en contrapartida, Enrique y María ha¬ 
cían una vida muy austera, sin la fiebre del consumo de hoy en día, 
en una época en que los servicios eran muy baratos. Las vacacio¬ 
nes de verano, al igual que los fines de semana, los pasaban en Las 
Piedras y a lo sumo, excepcionalmente, visitaban a la familia de su 
cuñado en el balneario Las Flores. 


480 




Ricardo Pou Ferrari 


En definitiva, como gran parte de los médicos notorios de la 
época, Pouey alcanzó un nivel de vida propio de un alto burgués, 
procediendo de una familia de inmigrantes de clase media baja. No 
debemos olvidar, en cuanto a medicina se refiere, que Montevideo 
era el polo donde venían a atenderse, tanto los paraguayos como 
los poderosos hacendados riograndenses, a quienes, no existiendo 
aún otros polos de excelencia en el área, les convenía bajar a nuestra 
capital, donde, de hecho, se siguieron formando los profesionales 
médicos hasta la década del ’50. Con sentido del humor, los mé¬ 
dicos de entonces cuando alguno de esos terratenientes, que solían 
usar la rastra en la cintura, a la hora de pagar los honorarios, pre¬ 
guntaban, buscando el dinero en el cinto, a cuánto ascendían los 
honorarios, el profesional le respondía sonriente que la suma era 
mucho menor de la que hubiera estado dispuesto a pagar cuando 
llegó a la primera consulta con su familiar enfermo y lleno de dudas 
y angustia respecto a su salud. También se relata que era costumbre 
de algunos médicos de entonces, que no tenían secretarias y cuyo 
único auxiliar era a veces el portero, cobrar ellos mismos la consulta 
y, a la hora de dar el cambio , nunca tenían dinero chico por lo que 
acreditaban la diferencia a su favor. 



Tintero del escritorio de Pouey (Atención 
de la Sra. Gloria Lamas). 


481 


El Profesor Enrique Pouey y su época 



Reloj Girard-Perregaux, que perteneció a Pouey. (Atención de la Sra. Gloria Lamas). 





Uno de los óleos adquiridos por Pouey en París. (Atención de la Sra Gloria 
Lamas). 


482 







Pieza de porcelana con el monograma de Pouey. (Atención de la Sra. Gloria 
Lamas). 


483 




Capítulo XXXIX 


8 DE MAYO DE 1939 : 
Fallecimiento de Pouey 
Homenajes postumos 
Donaciones de María Pouey 


E l día antes a cumplir ochenta y un años, el 8 de mayo de 
1939, Pouey falleció inesperadamente, a consecuencia de 
un accidente vascular encefálico. Con él desaparecía el últi¬ 
mo de los alumnos fundadores de la Facultad de Medicina, 
que habían puesto al servicio de su Alma Mater todas sus capacida¬ 
des y energías. 

El Consejo de la Facultad de Medicina se reunió especialmente 
y decidió expresar el pésame a los familiares, así como solicitar su 
autorización para que los restos del viejo profesor fueran velados en 
el atrio de la Facultad, cosa que se llevó a cabo. En la despedida del 
féretro en la Facultad de Medicina hizo uso de la palabra el Decano 
Julio García Otero. En el acto de la inhumación de sus restos en 
el Cementerio Central, hablaron representantes de diversas entida¬ 
des, haciéndolo Juan Pou Orfila en nombre de la Superior Casa de 
Estudios. 


485 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



' wc 

Galería de Profesores. Sindicato Médico del Uruguay, Boletín Oficial de la 
Asociación, N° 39, oct. Nov„ 1925. 


486 



Ricardo Pou Ferrari 


La Junta de Montevideo resolvió -años más tarde- designar con 
su nombre la parte de la calle Palmar que pasa por el costado sur del 
Hospital Pereira Rossell, lo que, lamentablemente, fue modificado 
con posterioridad, quedando sólo una cuadra que lo recuerda y no 
precisamente aquélla que linda con el hospital. 

La Revista del Euskal Erna le dedicó un número recordatorio, 
reconociéndolo como uno de sus socios más notorios y generosos. 

Lo propio hizo la publicación Les Cahiers Francais, órgano de la 
Comisión de Enseñanza Franco Uruguaya , que reprodujo el discurso 
que su presidente, Luis Supervielle, pronunciara en el sepelio. 


Le Professeur Henri Pouey 



Carátula de Le Cahiers francais , 1939. 


La Revista Archivos Uruguayos de Medicina, Cirugía y 
Especialidades le ofrendó un editorial, debido a la pluma de Pou 
Orfila. 391 


391 Editorial. Arch. Med. Cir. Esp., 1939,14 (5): 494-497. 


487 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


A fines de 1939, María Pouey ofreció donar a la Facultad la 
biblioteca y el radium que pertenecieran a su hermano. 392 

En agosto del año siguiente, al tiempo que agradece las do¬ 
naciones, el Consejo Directivo de la Facultad de Medicina invita 
a la Srta. Pouey para estar presente en el acto que tendría lugar en 
la Rectoría, con el objetivo de labrar el acta de donación del ra¬ 
dium, en presencia del Rector interino, Mariano Carballo Pou y del 
Profesor de Clínica Ginecológica, Juan Pou Orfila. 393 

En ocasión del primer año de su fallecimiento, tuvo lugar 
un Acto Literario Musical en el Salón de Actos de la Facultad de 
Medicina, oportunidad en la que habló Pablo Carlevaro en nombre 
del Consejo Directivo. Luego hubo un concierto de cuerdas, en 
el que “ los profesores Juan Fabre (violín), Armando Coirolo (violín), 
Armando Beaulieu (viola) y Tomás Moirano (violoncello), ejecuta¬ 
ron obras de Tchaikovsky, Lalo, Haydn y Schubert”. A continuación, 
hicieron uso de la palabra Carlos Stajano “en nombre del Claustro 
Profesoral ’ y el bachiller Jorge de Vecchi, en representación de los es¬ 
tudiantes de Medicina. En la mañana del día anterior, en la Clínica 
Ginecológica del Hospital Pereira Rossell, su discípulo y sucesor le 
rindió homenaje. 

El Consejo Directivo aprobó, en esa fecha, la edición de los 
Trabajos Científicos del Profesor Pouey, que aparecieron al año si¬ 
guiente. 394 Este libro, de gran significación histórica y sin prece¬ 
dentes ni semejantes posteriores, fue fruto del informe emitido por 
la Comisión especial designada por el Consejo e integrada por los 
profesores Bottaro, Surraco y Pou Orfila, la que sugirió que “como 
medio más práctico de contribuir a perpetuar el recuerdo del inolvida¬ 
ble maestro, [se podían] reunir sus trabajos científicos y hacer con ellos 
una publicación especiaT. El Decano García Otero confió la misión 
al último de los nombrados, para lo cual contó con “la colabora¬ 
ción del Director de la Biblioteca de la Facultad de Medicina, Rafael 

392 Nota de María Pouey al Decano, diciembre 18 de 1939. Montevideo, Arch. Fac. 
Med. 

393 Nota del Decano a la Srta. María Pouey, agosto 14 de 1940. Montevideo, Arch. Fac. 
Med. 

394 Trabajos Científicos del Doctor Enriqtie Pouey. Profesor de Clínica Ginecológica en la 
Facultad de Medicina de Montevideo. Publicación hecha, en homenaje a su memoria, por 
elH. Consejo de la Facidtad. Montevideo", Imprenta “Rosgal”, 1942, 511 págs. 


488 



Ricardo Pou Ferrari 


Algorfa Camusso y del personal a sus órdenes l" En el volumen se inclu¬ 
ye un Bosquejo biográfico del Prof. Pouey, redactado por el editor, 395 
quien además realizó un comentario introductorio al trabajo sobre 
la técnica original de la operación de Pouey. 

El Boletín de la Liga Uruguaya contra el cáncer genital femenino, 
publicó ese mismo año un mensaje de su redactor, Miguel Becerro 
de Bengoa, donde hace referencia a que la asociación científica “se 
ha reunido por primera vez en ausencia de su digno presidente ’, el 
que, desde el comienzo de la publicación en 1926, había sido un 
benefactor, ya que “cuando el Ministerio de Salud Pública retiró la 
subvención destinada a la impresión del Boletín, el doctor Pouey que no 
podía mirar con desinterés la vida de la publicación, que era conocida 
fuera del país y era órgano de la Liga, empeñada en una campaña de 
interés social y humano, tomó a su cargo ese gasto, acto de generosidad, 
que ha resuelto hacer suyo su hermana, la señorita María Pouey” . 3% 

En 1941 María Pouey, comunica al Consejo: 

“Cumpliendo el deseo de mi lamentado hermano Enrique 
Pouey y con su memoria deseo donar a la Facultad de Medicina la 
suma de veinte y cinco mil pesos, con el objeto de instituir con ella 
una beca. 

Sería nuestro deseo que tal beca fuera asignada anualmente, 
destinada al perfeccionamiento en anatomía patológica y bacterio¬ 
logía, alternativamente. No obstante las directivas que sugerimos 
nuestro deseo es que el Consejo decida la forma en que esa beca 
deba distribuirse para llenar la finalidad más eficaz dentro de esa 
Facultad”. 397 

En 1942, el Consejo hace el primer llamado para el otorga¬ 
miento de dicho beneficio, al mismo tiempo que da a conocer la 
aparición del tomo con los trabajos del Profesor Pouey. 398 


395 Pou Orfila, J. Esbozo biográfico del Profesor Pouey. Trab. Cient., 1942: 9-12. 

396 Editorial. Bol. Of. Liga Urug. Cán. Gen. Fem, 1940, 15 (53): 24. 

397 Nota de María Pouey al Decano García Otero, 17 de junio de 1941. Montevideo, 
Arch. Fac. Med. 

398 Nota del Decano a la Srta. María Pouey, mayo 2 de 1942. Montevideo, Arch. Fac. 
Med. 


489 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


El Boletín Oficial de la Liga Uruguaya contra el Cáncer Genital 
Femenino , publicó un artículo titulado “Homenaje al Profesor Pouey, 
realizado en la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay el 7 de mayo”. 
En tal oportunidad, el Presidente “en una breve alocución, señala las 
virtudes de excepción que caracterizaron las múltiples facetas de la per¬ 
sonalidad del Profi. Pouey como maestro, profesional, filántropo, hom¬ 
bre y fundador de la Sociedad. Propone, y así pide, que la asamblea se 
ponga de pie durante un minuto como homenaje al ilustre Profesor”. 
Reglón seguido, Pou Orilla presentó el trabajo, ya estudiado, titu¬ 
lado Sobre el vaciamiento conoideo de Pouey, en el tratamiento de las 
metritis cervical crónicas. 

En ocasión de ese tercer aniversario, el Consejo de la Facultad 
de Medicina decidió realizar, por la mañana, una conmemoración 
en el Pabellón con su nombre del Hospital Pereira Rossell y por la 
tarde, un Acto artístico en el Salón de Actos Públicos de la Facultad, 
con la asistencia del personal docente y los estudiantes. 

Cuando se cumplieron cuatro años del deceso, el Boletín de la 
Liga recordó al profesor Pouey, a quien, “generoso hasta más allá de 
su muerte, la pérdida del dominio de su voluntad antes de lo esperado, 
no le permitió llevar esa filantropía hasta donde él era capaz de hacerlo, 
pero su recuerdo y su imagen en el bronce de las consagraciones perdu¬ 
ran y perdurarán, como si lo hubiera hecho y en ellos se inspirarán en 
el futuro los que puedan hacer la caridad y practicar el bien donde sea 
necesario. Este Boletín, que nació bajo su tutela, recuerda con orgullo su 
generosa vida, lamenta una vez más su desaparición material y man¬ 
tiene latente su espíritu, que aún flota en esta casa" . 3 " 

Ese mismo año, tuvo lugar un acto recordatorio en el Cementerio 
Central, en el que Carlos Stajano hizo uso de la palabra en nombre 
de la Facultad de Medicina. 400 

A los seis años de su desaparición, en 1945, se le tributó un nue¬ 
vo homenaje, que tuvo lugar en el Museo de Anatomía Patológica del 
Instituto de Curieterapia Ginecológica. “El profesor Pou Orfila abrió 

399 Bol Of. Liga Urug.Cánc. Gen Fem., 1946, 20: 19. 

400 Resolución del Consejo de la Facultad de Medicina, 6 de mayo de 1943. Montevi¬ 
deo, Arch. Fac. Med., 1943. 


490 



Ricardo Pou Ferrari 


el acto con elocuentes y sentidas palabras. A continuación el Profesor 
Carlos María Domínguez desarrolló una conferencia acerca de la fecha 
que se celebraba y la vida y obra del maestro [...] y el Profesor Agregado 
Dr. Américo Stábile, cerró el acto, con oportuosy sentidos recuerdos del 
médico y filántropo que se recordaba. ” 

A los siete años de la fecha de su fallecimiento, la Sociedad 
Ginecotocológici le rindió homenaje en el Instituto de Radiología 
y Lucha contra el Cáncer -nueva denominación que se asignó al 
Instituto de Curieterapia Ginecológica, una vez que Félix Leborgne 
ocupó su dirección-. Hicieron uso de la palabra, además del nuevo 
jerarca, el profesor Carlos María Domínguez y el Ministro de Salud 
Pública, Enrique M. Claveaux. “ Ocuparon el estrado -aparte de los 
ya nombrados- el Decano de la Facultad de Medicina profesor Abel 
Chiffiet, el Presidente de la Sociedad Ginecotocológica, Enrique Tarigo, 
el Profesor José Infantozzi, el Profesor Manuel Rodríguez López y el 
Profesor Juan Crottoginf. 


491 




Capítulo XL 


Algunos discípulos de Enrique 

POUEY 


1) Luis Pedro Bottaro 401 


( 1868 - 1947 ) 


L uis P. Bottaro nació en Montevideo el 31 de julio de 1868. 
Se graduó de Médico Cirujano en la Facultad de Medicina 
de Montevideo en 1891. Su Tesis de doctorado se titula Del 
curetaje uterino en el tratamiento de la endometritisd 02 En 
ella, que está dedicada a Pouey, señala: 


“La revolución que ha producido el descubrimiento de los mi¬ 
croorganismos ha cambiado completamente el concepto etiológico de 
las afecciones quirúrgicas. Aparejado a ellas, el método antiséptico 
ha servido en muchos casos de confirmación dedttctiva de esas cau¬ 
sas. Así es que la metritis, de cuyo tratamiento pretendemos ocupar- 

401 Cf. Pou Ferrari, Ricardo. Luis Pedro Bottaro, en: Horacio Gutiérrez Blanco (ed.) 
Médicos Uruguayos ejemplares. Montevideo, 1989. T. II.: 155-158. 

402 Bottaro, Luis P. Del curetaje uterino. Tesis para optar al grado de Doctor en Medicina 
y Cirugía. Imp. Artística de Dornaliche y Reyes, Montevideo, 1891, 121 págs. 


493 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


nos, ha sufrido, con el conocimiento de sus causas, la más completa 
transformación 

Destacamos la importancia de estos conceptos, porque uno 
de los temas discutidos hasta no mucho antes por notorios pro¬ 
fesionales de nuestro medio, era la etiología de la fiebre puerperal. 
Continúa: 


“Entre nosotros ya desde hace más de diez años muchos ciruja¬ 
nos distinguidos habían puesto en práctica el curetaje; pero el en¬ 
tusiasmo de que se hallaban animados chocaba contra las ridiculas 
prevenciones de las enfermas; sólo desde los tres últimos años ha 
podido tener esta inocente operación curso libre entre las señoras 
atacadas de metritis”. 

A partir del inicio de la actividad de la Clínica Ginecológica de 
la Facultad de Medicina, en junio de 1895, Pouey solicita el nom¬ 
bramiento de un Jefe de Clínica y elige a Bottaro. 

En 1898, el Profesor, ayudado por Bottaro y Enrique Figari, 
realiza una de las primeras colecistostomías en nuestro medio. 403 
Bottaro, a su vez, efectúa la primera colecistectomía el 3 de febrero 
de 1905, ayudado por Luis Mondino, en un paciente portador de 
un hidrocolecisto, mediante la abertura de la vía biliar principal de 
donde extrajo un cálculo enclavado en el conducto hepático, com¬ 
pletando luego la colecistectomía y dejando un drenaje a través de 
una coledoscostomí a. 404 

Inaugurado el Pabellón de Ginecología Profesor Enrique Pouey , 
Bottaro ocupó la dirección del Servicio “C”, que contaba con dos 
salas. Allí luce hasta hoy una magnífica placa de bronce con su efi¬ 
gie, colocada en ocasión de la conmemoración, en 1941, de los 
cincuenta años de actuación profesional. 

En 1926, fue uno de los fundadores de la Sociedad 
Ginecotocológica del Uruguay, de la cual fue además Miembro de 

403 Pouey, E. Colecistostomía, ver Bibliografía de Pouey, 1898. 

404 Bottaro, Luis P. Litiasis biliar. Hidropesía de la vesícula; cálculo enclavado en el canal 
hepa 'tico. Hepaticotomía, colecistectomía. R. M. U. 1905, 8: 115. 


494 



Ricardo Pou Ferrari 


Honor. Igualmente fue fundador y miembro del Consejo Directivo 
de la Liga Uruguaya contra el Cáncer Genital Femenino. 

En 1927, conjuntamente con sus amigos Juan Pou Orilla, 
Fossatti, Artucio, Alonso y Vázquez, organizó el Sanatorio Uruguay , 
que fue un centro médico quirúrgico y obstétrico modelo. 

En 1930, visitó en Europa distintas clínicas, tales como las de 
Latzko en Viena y la de Pauchet en París. Fue a partir de entonces 
un entusiasta defensor de la anestesia raquídea, al igual que muchos 
de sus colegas contemporáneos, procedimiento que se empleaba ru¬ 
tinariamente en su Servicio, al punto que en 1953, Tarigo, conjun¬ 
tamente con Bottaro hijo, en el IV Congreso Uruguayo de Cirugía, 
publica una estadística sobre 4031 casos, con una mortalidad del 
1,48%. 

Un hecho que nos ha llamado la atención y que habla de la 
calidad humana de Don Luis R, es que siempre estaba presente en 
los eventos más importantes de la vida de sus amigos, ya fuera para 
actuar como testigo de un matrimonio, para asistir el nacimiento de 
los hijos o para firmar el certificado de defunción de los mayores. 

Bottaro falleció en Montevideo, en su casa de la Avda. Uruguay 
1316 (numeración actual), lindera a la “casa de los Lamas ” y a me¬ 
nos de una cuadra de la de su Maestro, el 23 de agosto de 1947. 

En ocasión de celebrarse la inauguración del Primer Congreso 
Uruguayo de Ginecotología, en 1949, bajo la presidencia de Juan J. 
Crottogini, en acto solemne, que tuvo lugar en el Salón de Actos 
de la Facultad de Medicina, se rindió homenaje a tres maestros de 
la Ginecotocología uruguaya, fallecidos con pocos meses de inter¬ 
valo, en 1946, 47 y 48: Luis P. Bottaro, Juan Pou Orfila y Augusto 
Turenne, respectivamente. 


495 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


2) Augusto Turenne 405 

( 1870 - 1948 ) 

Augusto Turenne nació en Montevideo en 1870, descendiente de 
franceses. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Internacional 
de Bordoni y en la Sección Secundaria de la Universidad, graduán¬ 
dose de Bachiller en 1887. Ingresó a la Facultad de Medicina el 
mismo año del retorno de Pouey a Montevideo, en 1888 y fue 
por consiguiente, su alumno en el Aula de Medicina Operatoria. 
Obtuvo el título de Doctor en Medicina y Cirugía en 1894. Su 
tesis de doctorado se titula Contribución al estudio del tratamiento 
quirúrgico de las cervicitis , 406 siendo su padrino de tesis y de grado 
el antes citado profesor, a quien pertenecen la mayoría de los casos 
que se presentan en ese trabajo. 

Entre 1892 y 1907 Turenne es el encargado de la Sección 
Fotografía (más adelante, también Radiología) del Hospital de 
Caridad, donde se obtuvieron las primeras radiografías, empleadas 
como auxiliares de la clínica, algunas de las cuales fueron publicadas 
en trabajos de la época. Desde entonces, estuvo vinculado al cultivo 
de la fotografía, actividad que continuó toda su vida, ocupando 
posiciones de dirigencia en el Foto Club Uruguayo. En tal senti¬ 
do, no sólo utilizó ese recurso como complemento de sus estudios 
médicos, sino como forma de expresión artística, tal como puede 
apreciarse en algunas de sus obras, que ganaron premios en expo¬ 
siciones a comienzos del siglo XX. Fue además un buen dibujante 
y pintor, alumno de Godofredo Sommavila, así como un exquisito 
ejecutante de piano, que aprendió junto a César Bignani primero y 
Luis Sambucetti (padre) después. 

Entre 1894 y 1896 realizó estudios en París, ya definitivamente 
orientado hacia la ginecotocología, como lo prueba, por otra parte, 
su tesis, que es de la única, al decir de Washington Buño, en que 
un doctorando se ocupa de la que será su especialidad futura. En la 
capital francesa, tiene ocasión de hacer, junto a Isidoro Rodríguez, 
un informe, solicitado por el entonces representante del Uruguay 

405 Cf. Pou Ferrari, R. Augusto Turenne. op. cit. 

406 Turenne, Augusto, op. cit., 1894. 


496 



Ricardo Pou Ferrari 


en Francia, Juan Zorrilla de San Martín, sobre el suero antidiftéri¬ 
co. Después de asistir al Instituto Pasteur , para conocer directamente 
de Emile Roux -el reciente descubridor del método- su modo de 
preparación y empleo, junto a su compañero elabora un informe 
favorable. En parte gracias a esto, poco después, Enrique Estrázulas 
y Luis Morquio efectúan en Montevideo la primera aplicación exi¬ 
tosa del suero, cuya utilización se hace, a partir de entonces, rela¬ 
tivamente frecuente en nuestro medio. Efectúa numerosos cursos 
en París, pero en especial asiste a la Clínica Baudelocque, donde, 
junto al que consideraba su maestro, Adolphe Pinard y el destacado 
elenco de sus colaboradores, aprende en profundidad la obstetricia. 
Advierte entonces, además, las implicancias médico sociales de esa 
disciplina, lo que constituirá parte fundamental de su prédica en el 
futuro. 

Librepensador, anticlerical, contestatario, no logra adaptarse 
a las condiciones impuestas por los administradores del Hospital 
de Caridad, con los cuales ya había tenido un inconveniente, que 
derivó en un largo expediente, cuando, siendo Alumno interno, 
en 1893, se le había impedido el acceso a las salas de obstetricia de 
dicho nosocomio. 

A partir de 1897, se desempeña como médico en el Ejército, 
carrera que sigue en todos sus grados, hasta ocupar el de Médico 
Jefe, equiparado a General. 

El mismo año de su regreso, en 1896, comienza a actuar como 
Jefe de Trabajos Prácticos de Clínica Obstétrica, bajo la dirección 
de Isabelino Bosch, con quien tiene no pocos encontronazos. En 
1898, es designado Profesor sustituto de Clínica Obstétrica, ofren- 
ciendo entre esa fecha y 1900, en que es nombrado Encargado del 
Aula de Enfermedades de las Mujeres, cursos libres de ginecología 
y obstetricia. 

Si bien Turenne no lo manifiesta con gran exactitud, a través 
de los informes de la Clínica Ginecológica, sabemos que actuó allí y 
que fue en la Sala Santa Rosa donde adquirió su capacidad quirúrgi¬ 
ca, orientación que procuró dar su enseñanza posterior en la Clínica 


497 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Obstétrica. En la Clínica de Pouey efectuó la primera de las cesáreas 
exitosas que publicara. 

Entre 1903 y 1912, fue profesor titular de Obstetricia y 
Ginecología, haciéndose cargo además de la Policlínica Obstétrica 
del Hospital. 

En 1898, respaldó la candidatura al decanato de José Scoseria, 
al que lo unió una amistad de toda la vida, así como gran admi¬ 
ración y comunión de posiciones ideológicas y de aspiraciones en 
cuanto a la organización docente y asistencial. 

En 1911 hace un viaje de un año por Europa, durante el cual 
recoge la experiencia de los proto perinatólogos parisinos, en cuan¬ 
to a la organización de los servicios centrales y zonales, a efectos 
de mejorar la salud de madres e hijos. A su regreso, designado 
miembro del Consejo de la Asistencia Pública Nacional , logra que 
la primera obra emprendida por ésta sea la Casa de la Maternidad. 
Designado Profesor de la Segunda Clínica Obstétrica en 1912, dedi¬ 
ca todos sus esfuerzos a la edificación de la Maternidad, hasta en sus 
más mínimos detalles, obra que es inaugurada en 1915. Mientras la 
Primera Clínica es ocupada por Pou Orfila, interinamente primero 
-por enfermedad de Isabelino Bosch-, y en titularidad después, 
Turenne comanda la Segunda, además de ser el Jefe de los Servicios 
de Asistencia Obstétrica y Protección Maternal. 

Fue un notable profesor, calificado especialmente por su faci¬ 
lidad de expresión, por la profusión de sus lecturas, pero, más que 
nada, por su calidad como clínico. Sus publicaciones se multipli¬ 
caron, en revistas nacionales, francesas y en el Surgery, Gynecology 
and Obstetrics, órgano del American College ofSurgeons, del que era 
fellow desde 1922. 

Entre sus aportes originales está el signo de Hegar, aplicado a 
las puérperas, como forma de detectar un parto cercano, recurso 
médico legal cuando se procura averiguar si una mujer ha tenido un 
parto reciente que ella niega. 

La otra es la técnica de la esterilización temporaria, mediante 
la colocación quirúrgica del extremo de las trompas de Falopio en el 


498 



Ricardo Pou Ferrari 


subperitoneo, pudiendo la mujer recuperar más tarde su fertilidad, 
si las mismas son liberadas, también quirúrgicamente. 

Formó parte del Consejo Directivo de la Facultad de Medicina 
y, entre 1907 y 1909, fue Decano de esa Casa de Estudios, suce¬ 
diendo a Alfredo Navarro. Estudió junto con Manuel Quintela las 
posibles ubicaciones y necesidades para la instalación de un hos¬ 
pital clínico. Como representante de la Facultad en el Consejo de 
Educación Secundaria, propuso que los estudiantes de medicina re¬ 
cibieran la formación más adecuada posible en humanidades, antes 
de dedicarse a una disciplina en la que habitualmente no hallarían 
oportunidades de cultivarlas. 

Fue defensor de la unidad de las dos ramas, ginecología y obs¬ 
tetricias, así como de la denominación Ginecotocología. 

Lo más notable de la actuación de Turenne fue su preocupación 
por los aspectos sociales y éticos de la especialidad. En tal sentido, 
son muy importantes sus aportes sobre el trabajo de las embaraza¬ 
das, la asistencia obstétrica en campaña y el seguro maternal. Bregó 
por la maternidad consciente , ahondando en el conocimiento de los 
entonces precarios métodos anticoncepcionales. En el I Congreso 
Médico Nacional , en 1916, fue el relator sobre el tema del aborto 
provocado, al que consideró como una verdadera lacra social. Más 
adelante, especialmente cuando en 1934 se aprobó, como parte del 
Código Penal, la despenalización del aborto, participó activamente 
de las discusiones, en las que, si bien no se manifestó partidario del 
aborto libre, sí estimó que su despenalización podría contribuir a 
abatir las consecuencias nefastas que tenían estas prácticas si era 
practicada por manos inexpertas. 

Impulsó, al igual que Bottaro y Pouey, la Lucha anti hidática, 
desde la Sociedad de Medicina de Montevideo , de la que fue miem¬ 
bro a partir de su graduación. En 1917, formó parte, también junto 
a Pouey y los demás ginecotocólogos, de la Liga Uruguaya contra el 
Cáncer Genital Femenino, de cuya creación fue el promotor, inte¬ 
grando su Consejo Directivo a partir de la oficialización de ésta en 
el marco de la Asistencia Pública Nacional, en 1919. 


499 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En 1920, fue el principal impulsor y puede decirse el fundador 
del Sindicato Médico del Uruguay, participando activamente en las 
Convenciones que se efectuaron en su seno desde entonces. 

En 1926, fue el creador y primer presidente de la Sociedad 
Ginecotocológica del Uruguay, a cuyas sesiones asistió en forma asi¬ 
dua, aportando siempre sabiduría y espíritu crítico. 

En 1932, creó la Federación de las Sociedades Médico Quirúrgicas 
y fue el editor y redactor responsable de la revista Archivos de 
Medicina, Cirugía y Especialidades, publicación en que aparecieron 
las principales aportaciones originales de la medicina nacional, lue¬ 
go de la desaparición de la Revista Médica Nacional. 

Desarrolló una interesante y brillantísima actuación como his¬ 
toriador de la medicina. Sus publicaciones acerca de los primeros 
tiempos de la Facultad, sus precursores, los avatares de la cátedra de 
homeopatía o la influencia de la medicina francesa sobre la urugua¬ 
ya, son joyas de primera magnitud. También debe hacerse especial 
mención a su trabajo sobre la herida y muerte del Capitán General 
Máximo Santos, doctísima investigación histórica y médico le¬ 
gal, sobre ese personaje, a quien -pese a la condición de liberal de 
Turenne- lo unía una especial atracción, que quizás provenía de sus 
mayores. Hizo también contribuciones a la historia de la medicina 
universal con sus trabajos sobre Rabelais, Paracelso, los inventores 
del fórceps, von Siebold, etc. Puede considerárselo uno de los pri¬ 
meros historiadores sistemáticos de la medicina en Uruguay y sus 
obras al respecto son siempre objeto de consulta para los expertos, 
por la exactitud de sus datos, por los inteligentes juicios críticos que 
allí formula y por la belleza del lenguaje con que se expresa. 

Se retiró de la Cátedra en 1932, pero continuó en la Sanidad 
del Ejército y en su cargo de Inspector General de los Servicios 
Obstétricos de Salud Pública. 

Por último, debemos mencionar que fue uno de los miem¬ 
bros fundadores del Círculo de Bellas Artes y del Automóvil Club del 
Uruguay. 


500 



Ricardo Pou Ferrari 


Fue el promotor y fundador de la Federación Latino Americana 
de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG). 

Miembro de numerosas sociedades y academias extranjeras, 
recibió la condecoración francesa de la Legión de Honor. 

Falleció en Montevideo a comienzos de 1948. En ocasión de 
la inauguración del I Congreso Uruguayo de Ginecotocología, se le 
tributó, como ya mencionamos, conjuntamente con Pou Orilla y 
Bottaro, un homenaje conjunto, dado que habían muerto con po¬ 
cos meses de diferencia. 

3) Juan Pou y Orfila 407 
(1876-1947) 

Juan Pou y Orfila nació en la Colonia del Sacramento, el 28 
de agosto de 1876. Cursó estudios primarios en su ciudad natal y 
a los once años, su padre lo envió a Figueras, en el solar catalán del 
Ampurdán de sus ancestros, a estudiar francés, latín y geografía. 
Por razones de salud, debió volver al Uruguay un año después. En 
1892, comenzó secundaria en el Liceo Valdense de La Paz, a dos años 
de su fundación. Allí dio clases para costear sus estudios. Obtuvo el 
título de Bachiller en 1897, ingresando a la Facultad de Medicina 
al año siguiente. 

Desde 1898, se desempeñó como Ayudante del Laboratorio 
de Histología. Mientras estaba en tercer año, trabó amistad con 
Jacinto De León, quien, habiendo conocido a Santiago Ramón y 
Cajal en oportunidad del Congreso de París de 1900, no sólo le 
facilitó el contacto con el sabio español, sino que lo ayudó a costear 
su viaje a Madrid. Esta breve estadía consituyó una etapa de enor¬ 
me importancia en la formación de Pou ya que le infundió “el deseo 
de perfeccionar su propia disciplina mental y de autocrítica”, le puso 
en evidencia la “necesidad de cultivar los estudios micrográficos”y “la 
conveniencia de estudiar los idiomas modernos”. 408 


407 Cf. Pou Ferrari, R. Juan Pou Orfila. op. cit. 

408 Pou Orfila, J. Títulos, méritos y trabajos. Montevideo, Imp. El Siglo Ilustrado, 1927. 


501 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


En 1902, ingresó como Practicante interno en el Hospital 
de Caridad, en los Servicios de Clínica Ginecológica (profesor 
Pouey), de Clínica Pediátria (Profesor Morquio) y en la Policlínica 
Otorrinolaringológica (Profesor Quiniela). La actuación junto al 
primero constituyó otro de los momentos clave de su vida profe¬ 
sional, dado que este Maestro lo orientó a la Ginecología. En ju¬ 
nio de 1904, Pou Orilla obtuvo el título de Doctor en Medicina 
y Cirugía. Ese mismo año, fue designado Jefe Adjunto de Clínica 
Ginecológica. Decidió viajar a Berlín, lo que hizo en la segunda 
mitad de ese año. A su paso por Madrid, visitó nuevamente a Cajal, 
para detenerse luego más de dos años en Berlín. Recorrió además, 
los más importantes laboratorios y clínicas de España, Francia, 
Suiza, Inglaterra y Alemania, recogiendo abundantes datos y ma¬ 
terial, que publicó bajo el título de Observaciones sobre la enseñanza 
de la Medicina (1906). En Berlín realizó cuarenta y cinco cursos, 
asistiendo principalmente a la Clínica Ginecológica y Obstétrica 
del Profesor Bumm en la Cbarité. 

En 1911, publicó las Lecciones clínicas de Obstetriciay Ginecología 
del Profesor Bumm, valioso documento que permite conocer cómo 
se desarrollaba la actividad en el mejor hospital del mundo, a cargo 
de uno de los profesores más destacados en la materia. 

A partir de las lecciones del Profesor Liepmann, también en la 
Cbarité, quedó impresionado por el método de los “ ejercicios de se¬ 
minario ’, hoy tan mentados como modernidad, -¡cuánto más no lo 
serían entonces- sobre lo cual publicó en 1911, Problemas Clínicos 
Obstétricos. 

Durante esa época, Pou Orilla tradujo del alemán obras so¬ 
bre embriología, histología, cirugía general y especial y operaciones 
ginecológicas. Dedicó la de histología a Cajal y la de Ginecología 
a Pouey. En esa labor de traductor se fundamentó, en 1907, a pro¬ 
puesta de los profesores von Bergmann y Borchardt por una parte 
y de Bumm y Pfannenstiel por otra, su designación como miembro 
vitalicio de las Sociedades Alemanas de Cirugía y de Ginecología, 
respectivamente. 


502 



Ricardo Pou Ferrari 


A su regreso, fue nombrado Jefe del Laboratorio de Histología 
de la Facultad de Medicina, razón por la cual dictó los cursos de 
la materia y publicó material didáctico durante los cinco años si¬ 
guientes, por lo que, antes de que existiera la cátedra respectiva, 
puede considerárselo el primer profesor de histología de nuestra 
Facultad. 

Entre 1908 y 1916, se desempeñó honorariamente como 
Asistente de Clínica Ginecológica de la Facultad, siendo respon¬ 
sable, entre 1906 y 1916, del laboratorio de la misma, en el cual 
organizó un museo de piezas y preparaciones. 

Entre 1908 y 1912, fue Profesor Agregado de Obstetricia y 
Ginecología, colaborando en la enseñanza teórica de la materia con 
el Profesor Augusto Turenne, accediendo al cargo Titular en 1912. 
En tal ocasión, dado que el concurso respectivo exigía la presen¬ 
tación de un programa fundado de la materia, redactó una obra, 
que puede considerarse su opus magna, titulada Lógica y Pedagogía 
Médicas, aplicadas a la enseñanza de la Obstetricia y la Ginecología. 

Inaugurada la Casa de la Maternidad en el Hospital Pereira 
Rossell en 1915, mientras Turenne ocupaba el sector correspon¬ 
diente a la Segunda Clínica Obstétrica, que había sido creada para 
él años antes, y por licencia del titular, Isabelino Bosch, Pou Orilla 
tuvo el honor de inaugurar el sector correspondiente a la Primera 
Clínica Obstétrica, en carácter de Profesor interino primero y titular 
después, que desempeñó hasta 1928. 

Entre 1911 y 1927 fue Jefe del Servicio de Ginecología del 
Hospital Español de Montevideo. 

En 1923, en calidad de fellow del American College ofSurgeons, 
participó de un Congreso y recorrió Estados Unidos. Pasó más tar¬ 
de a Europa, donde permaneció más de un año y, después de visitar 
Inglaterra, Suiza, Italia y Francia, se radicó en Berlín por espacio 
de un año, donde siguió 12 cursos. Publicó a su regreso tres libros, 
acerca de sus impresiones sobre los Estados Unidos, a propósito 
de educación médica y sobre las corrientes culturales y espirituales 
reinantes en el Viejo Mundo, aplicables a nuestro país. 


503 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Entre 1924 y 1928 formó parte del Consejo Directivo de la 
Facultad de Medicina. En 1927 sustituyó durante todo el año a 
Alfredo Navarro, como Decano de la Facultad de Medicina. 

En 1928, luego de la renuncia de Pouey, fue nombrado Profesor 
Titular de Clínica Ginecológica, cargo en el que permaneció hasta 
su renuncia en enero de 1946. Las publicaciones en el campo de la 
obstetricia y la ginecología son numerosas, variadas y valiosas. 

Fue Miembro fundador, presidente en más de una ocasión y 
Miembro Honorario de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay. 
También tuvo prolongada actuación en la Liga Uruguaya contra el 
cáncer genital femenino , en la que fue el segundo Presidente, luego 
de Pouey. 

En 1927 fundó, junto a varios colegas, el Sanatorio privado 
Uruguay, donde desarrolló una extensa actividad quirúrgica -gene¬ 
ral y ginecológica- y obstétrica. 

A la muerte de Pouey, se desempeñó como Director Honorario 
del Instituto de Curieterapia, hasta 1946. 

En 1938, sus discípulos, amigos y pacientes le tributaron un 
homenaje nacional, del que también participaron entidades extran¬ 
jeras, científicas y culturales, testimonio del cual es una placa de 
bronce ejecutada por el escultor Federico Móller de Berg, que está a 
la entrada del Pabellón de Ginecología Profesor Enrique Pouey. 

En 1946, fue designado Profesor Emérito de la Facultad de 
Medicina. Ese mismo año, se le nombró miembro Honorario 
Extranjero de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires. 

Falleció en Montevideo en noviembre de 1947. 

La vinculación de Pou Orilla con Pouey no sólo fue la de un 
discípulo con un admirado maestro, de quien además fue el sucesor 
en la cátedra por voluntad del propio Pouey; fue además la un ami¬ 
go, casi la de un hijo. 


504 



Ricardo Pou Ferrari 


4) Miguel Becerro de Bengoa 409 
(1879-1955) 

Miguel Berrera de Bengoa nació en San José de Mayo el 22 
de enero de 1879. Se recibió de bachiller en 1905, siendo com¬ 
pañero de promoción de Juan Jaume y Bernat. Cursó estudios en 
la Facultad de Medicina de Montevideo. En el año de su ingreso, 
fundó y dirigió la revista de estudiantes Evolución ; en 1908, fue 
redactor de la Ilustración Uruguaya y de la Revista de los Hospitales. 
En 1910, fue delegado del Uruguay a la Exposición Higiénica de 
Buenos Aires. 

Obtuvo su título de Doctor en Medicina y Cirugía en 1912 
en Montevideo, habiendo tomando poco antes un primer conoci¬ 
miento —como Alumno interno— con el Profesor Pouey. 

El mismo año de su graduación, en calidad de Delegado 
Plenipotenciario del Uruguay ante el Congreso de Higiene de 
Washington , hizo un viaje a Estados Unidos, visitando -seguramente 
a instancias de Pouey- la Clínica Mayo y el Hospital Johns Hopkins , 
lugar este último, así como en la clínica privada de Howard Kelly, 
donde siguió atentamente los tratamientos con radium, que recién 
se iniciaban. 

En 1913, pasó a España, donde participó del Congreso de 
Ginecología, Obstetricia y Pediatría , reunido en Valencia, oportu¬ 
nidad en la que presentó “un plan de lucha contra el cáncer genital 
femenino, basado en la educación de la mujer y el conocimiento de los 
síntomas iniciales, para conseguir el diagnóstico precoz”. Continuó a 
París y Berlín, donde también visitó centros quirúrgicos y gineco¬ 
lógicos. 

Entre 1914 y 1917 actuó como Jefe de Clínica Adjunto de la 
Clínica Ginecológica, en la que permaneció hasta 1928. Cuando, 
en 1933, se fundó el Instituto de Curieterapia Ginecológica integró el 
equipo médico y fue su Jefe de Relaciones Públicas. 


409 


Cf. Pou Ferrari, R. “Miguel Becerro de Bengoa (1880-1960)” en:Horacio Gutiérrez 
Blanco (ed). Médicos uruguayos ejemplares, Montevideo, 1989, Tomo II, págs. 197- 


203. 


505 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Desde 1915, formó parte del Consejo de la Asistencia Pública 
Nacional , bajo la presidencia de José R. Martirené, sitial en el que 
permaneció largos años. Entre 1913 y 1926, fue Inspector de 
Sanidad Social. En 1917, fue cofundador la Liga Uruguaya contra 
el Cáncer Genital Femenino. Desde 1926 y por más de treinta años, 
fue Redactor Responsable del Boletín de la Liga, órgano oficial de la 
antes mencionada organización. 

En 1917, propuso la clasificación por estadios evolutivos de los 
casos de cáncer de cuello uterino, con esquemas explicativos, que, 
aunque no fue bien recibida en nuestro medio, tiene grandes si¬ 
militudes con la elaborada por destacados ginecólogos oncológicos 
para la Sección de Medicina de la Sociedad de las Naciones de Ginebra 
en 1929 y que luego siguió siendo perfeccionada y utilizada por la 
Federación Internacional de Sociedades de Ginecología y Obstetricia 
(EI.G.O.), hasta el momento actual. 

En 1922, viajó en compañía de Pouey al Congreso del American 
College ofSurgeons -del que era fellow- , que se reunió en Boston. Se 
desplazó luego a Cuba y más tarde a España, donde trabajó, como 
ya lo había hecho con anterioridad, junto al famoso ginecólogo 
madrileño Nicolás Recasens. 

Fue autor de ingeniosos procedimientos para la organización 
de ficheros médicos y bibliotecas. 

Actuó en la Dirección de Identificación Civil, donde desarrolló 
procedimientos para la localización de las personas inscriptas. 

En 1929, propuso la realización, al año siguiente, aprovechan¬ 
do los festejos del primer centenario de la jura de la Constitución 
del Uruguay, de una Conferencia Nacional Anticancerosa, de la que 
participó como autoridad directiva y como expositor científico. 

Fue presidente de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay en 
1945, y, a partir de 1948, de la Liga Uruguaya contra el Cáncer. En 
1945, en su calidad de dibujante y profesor de dibujo, fue presiden¬ 
te de la Asociación Uruguaya de Artistas Plásticos. 

Autor de numerosas publicaciones médicas, éstas versaron so¬ 
bre cancerología, cirugía ginecológica, salud pública y sociología. 


506 



Ricardo Pou Ferrari 


Fue inventor de múltiples aparatos. Entre estos, cabe mencio¬ 
nar: el dreno permanente de plata, para colocar en el cuello mientras 
se efectúa la curieterapia; la bombilla higiénica, para evitar el conta¬ 
gio de la tuberculosis; el poncho uterino, con la finalidad de sostener 
el útero y evitar la diseminación de células neoplásicas en las histe- 
rectomías abdominales por cáncer de dicho órgano, que fue usado 
durante mucho tiempo, al igual que el porta campos separador, por 
los ginecólogos uruguayos. Fue autor de una contribución a la téc¬ 
nica de la hemostasis luego de practicado el vaciamiento conoideo 
de Pouey, conocida como el punto en jareta de Becerro de Bengoa. 
Concibió un termógrafo portátil, aparato que permitía inscribir en 
un disco giratorio los registros térmicos en forma continua, para 
poder seguir la evolución de los enfermos con mayor precisión. 

En 1947, instaló y dirigió, en colaboración con Félix Leborgne, 
una policlínica de colposcopía, técnica que, si bien había sido con¬ 
cebida en Alemania por Hans Hinselmann en 1923, recién enton¬ 
ces empezaba a conocerse en América. Elaboraron cérvicocromogra- 
fías, útiles para el diagnóstico precoz del cáncer de cuello. Su primer 
trabajo al respecto lo había presentado en 1939. 

Dedicó muchos esfuerzos a la lucha contra el aborto provoca¬ 
do, tema sobre el cual publicó un opúsculo titulado Gotas amargas 
( 1922 ). 

Tuvo destacada actuación en el Instituto Profiláctico de la Sífilis, 
así como en campañas de propaganda, que fueron paralelas a las 
desarrolladas en pos del diagnóstico y tratamiento precoz del cáncer 
ginecológico. 

Fue autor de una novela, elogiada por la crítica, que lleva por 
título Blanca Laguna y que tiene que ver con la historia de una 
mujer que debe afrontar las consecuencias de un embarazo inespe¬ 
rado. 

Se interesó sobre las cuestiones más diversas, entre ellas, la 
navegación gemela, para evitar catástrofes marítimas como la del 
Titanic, proponiendo que los barcos viajaran siempre de a dos. 


507 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


También estuvo relacionado con el Automóvil Club del Uruguay y 
abordó temas de vialidad. 

Como puede verse, fue Becerro un ginecólogo fuera de lo ha¬ 
bitual. No estuvo tan exigido como sus compañeros por las obli¬ 
gaciones asistenciales ni docentes. Sin perjuicio de haber actuado 
a lo largo de toda su vida en un servicio académico, no tuvo otro 
cargo de esta índole que el de Jefe de Clínica Adjunto en 1915. No 
sabemos si fue a través de su precoz actuación como periodista, -o 
mejor expresado- como publicista médico, o por la atracción que 
sobre él ejercieron temas de interés médico social, o, quizás, por 
vinculaciones políticas que desconocemos, que viajó desde joven a 
distintos Congresos de Higiene, que se celebraban periódicamente. 

Es probable que, viendo el gusto de su alumno por estos te¬ 
mas, Pouey delegara en Becerro las funciones que había asumido 
en la Asistencia Pública Nacional en el momento de su creación. 
Siempre falto de tiempo, el Profesor prefería dedicarlo a sus tareas 
de clínico, docente e investigador, por lo que quizá dejó en manos 
de su discípulo la tarea de secundar al segundo y último Director 
de la Asistencia Pública Nacional, José R. Martirené. En ese ámbito, 
Becerro fue un asiduo colaborador, elaborando estadísticas e infor¬ 
mes, proponiendo soluciones para los crecientes problemas que sur¬ 
gían en el organismo asistencial, dada la magnitud y complejidad 
del mismo. 

Pese a todas estas y otras actividades no mencionadas, tan dispa¬ 
res, tuvo destacada actuación como clínico e incluso como cirujano. 
Los más severos jueces, como fue el caso de Pou y Orilla, estimaron 
y alabaron su obra, viendo con entusiasmo además, cuando en la 
década de 1940, diseñó el emblema de la Sociedad Ginecotocológica 
del Uruguay, que denominó La Bandera de la Ciencia y el Arte. 


5) César Crispo Acosta 

César Crispo Acosta, fue hijo del médico y cirujano italia¬ 
no Juan Antonio Crispo Brandis -profesor de Patología médica y 
Decano de nuestra Facultad de Medicina- y hermano de Osvaldo 


508 



Ricardo Pou Ferrari 


Crispo Acosta, Lauxar , conocido crítico literario. Egresado como 
Bachiller de la Sección de Preparatorios de Enseñanza Secundaria 
en 1899, hizo lo propio de nuestra Facultad en 1907. Se vinculó 
precozmente con Pouey, en cuya Clínica trabajó durante toda la ac¬ 
tuación del Maestro y a quien acompañó también en el Instituto de 
Curieterapia. En 1908, fue designado, junto con Paulina Luisi, Jefe 
Adjunto de Clínica Ginecológica. También fue Médico asistente en 
el Sanatorio de Pouey. No publicó ni desarrolló carrera docente, si 
bien fue siempre un distinguido ginecólogo clínico, especialmente 
reconocido tanto por Pouey como por los demás colegas. 


6) Juan Jaume y Bernat 



NUEVOS BACHILLERES: Sentados: Ernesto Galmés; J. Jaume y Bernat; 
Alfredo Pérsico; Natalio Saetone; Santín C. Rossi; Pedro Delfino; Sebastián 
Robaina. Parados: Carlos Prando; A. Arocena; Carlos F. Muñoz; Ernesto 
Ricci; Miguel Becerro de Bengoa; Eduardo Bastos ( La Ilustración Uruguaya, 
Año I, 21 de enero de 1905: 4). 


Es muy poco lo que sabemos sobre este precoz colaborador 
de Pouey, que ingresó como Jefe Adjunto de Clínica en 1913. Fue 
nieto de Pedro A. Bernat, poeta y periodista español, director del 
periódico La España, cuya hija Magdalena, mallorquína y educa- 


509 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


cionista, se casó en Uruguay con Juan Jaume y Bosch, de igual pro¬ 
cedencia y profesión. 410 Compañero de Santín Carlos Rossi y de 
Miguel Becerro de Bengoa, Jaume y Bosch egresó de la Facultad de 
Medicina en 1913 y casi enseguida fue designado Jefe Adjunto de 
Clínica Ginecológica. No conocemos ninguna publicación suya. 


7) Juan Antonio Rodríguez 411 
(1873-1921) 

Juan A. Rodríguez, nació en Montevideo, donde se graduó 
de Médico en 1900, habiendo sido antes Practicante interno del 
hospital Vilardebó. Casi inmediatamente después de la obtención 
del título universitario, emprendió un viaje a Europa, más concre¬ 
tamente a París. Allí se especializó en enfermedades de la piel y 
sífilis en el Servicio de Raymond Sabouraud (1864-1938), conside¬ 
rado uno de los dermatólogos de mayor importancia en la medici¬ 
na francesa. Retornó a Montevideo y fue designado, en febrero de 
1905, Jefe de Clínica Adjunto de Pouey y encargado de un consul¬ 
torio específicamente dedicado a venereología. Ya hemos conside¬ 
rado la íntima vinculación de la ginecología con las enfermedades 
venéreas, de las que la sífilis y la gonococia constituían el motivo 
de consulta más frecuente, tanto en sus etapas agudas como a con¬ 
secuencia de las complicaciones a largo plazo. No es extraño, pues, 
que Pouey viera en él, individuo inteligente, preparado en el medio 
parisino -a donde probablemente él mismo lo hubiera orientado-, 
un candidato ideal para convertirlo en su colaborador, razón por 
la que le concedió la designación honoraria que hemos menciona¬ 
do, que le otorgaba la posibilidad de iniciar una carrera docente. 
Después que fue reglamentado el Servicio de Inspección Sanitaria de 
la Prostitución , en 1906, e instalado el Pabellón Germán Segura en 


410 Fundado Cátedra iberoamericana. Otros baleares significativos para la sociedad uru¬ 
guaya en los siglos XIX y XX. Barcelona, 2000. 

411 Homenaje a la memoria del Dr. Juan A. Rodríguez (Montevideo, 1873- Idem, 1921): 
Retrato. Necrológica por J. Echepare; Rasgos biográficos; Trabajos Publicados. Discursos en 
el entierro. Homenajes. Notas de condolencia”. Bol. Cons. Nac. Higiene (Montevideo, 
setiembre de 1921) Año XVI, N° 179, pags: 450-468. Sesión del Instituto Profilácti¬ 
co de la Sífilis, 26 de setiembre de 1921. 


5 IO 



Ricardo Pou Ferrari 


el Hospital de Caridad, -también denominado como Sifilocomio 
Nacional—, que fuera destinado a asistir a las internadas, prostitutas 
inscriptas y periódicamente controladas, afectadas de enfermedades 
venéreas, durante el período de contagiosidad, Rodríguez fue desig¬ 
nado su Jefe y allí trabajó hasta su muerte en 1921. 

En 1912 emprendió un segundo viaje de especialización a 
Europa. 

Fue miembro del Consejo Nacional de Higiene en 1916. El 
Instituto Profiláctico de la Sífilis, dependiente tanto de la Asistencia 
Pública Nacional como del Consejo Nacional de Higiene, era donde 
debían tratarse gratuitamente a todos los enfermos de sífilis. Esta 
institución decantó, como proyecto de creación, del Primer Congreso 
Médico Nacional, en 1916, a punto de partida del informe elabo¬ 
rado en esa oportunidad por Juan Antonio Rodríguez. Recogiendo 
tal iniciativa, el Consejo Nacional de Higiene, presidido por Alfredo 
Vidal y Fuentes, concretó su creación en 1917. La razón que justi¬ 
ficó este paso fue que los servicios hospitalarios eran insuficientes. 
Se dispuso además en la oportunidad la creación de Dispensarios, 
que funcionaban en las policlínicas de piel y venéreas en el Hospital 
Maciel y en el Pabellón Ricord. También se establecieron consul¬ 
torios similares en los distintos hospitales de la República. En su 
organización, se siguió el ejemplo de los servicios de París, en es¬ 
pecial del que estaba instalado en el Hospital Broca. Rodríguez fue 
el primer Director Técnico y Médico Jefe del Dispensario Central, 
hasta su fallecimiento. 

La importancia de la cuestión y de considerar la sífilis como un 
flagelo social, surge de las cifras de los registros, especialmente los lle¬ 
vados a cabo durante años por Joaquín de Salterain, que mostraban, 
por ejemplo que en el año 1915, la séptima parte de las defunciones 
en el Uruguay era por esa enfermedad. Ese carácter eminentemente 
social, con contenidos eugenésicos, se ven reflejados en las expre¬ 
siones con que Bernardo Etchepare recuerda al fallecido Rodríguez: 
“esforzado luchador contra una de las más graves plagas sociales ’, uno 
de los “ más grandes azotes de la humanidad”, un “ peligro social au¬ 
tor de “la reforma de la organización [contra la sífilis] larga y penosa”, 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


actuando “a todos los niveles, incluso en los Congresos Rurales, para 
evitar la afección que interfiere con el crecimiento de un raza fuerte’ , . 



Juan Antonio Rodríguez 


En 1921, el Instituto Profiláctico de la Sífilis estaba integrado 
del siguiente modo: Presidente, Alejandro Gallinal; vocales: Alfredo 
Vidal y Fuentes, Manginou, Augusto Turenne, Héctor del Campo, 
Luis Calzada, Miguel Becerro de Bengoa, Sr. Eduardo Ferreira y 
Gral. Pintos. 412 Vemos entre los médicos, tres miembros de la es¬ 
cuela poueyana, seguramente en su totalidad habían sido sus alum¬ 
nos. 

Se dio el nombre de J. A. Rodrígrez al Dispensario N° 1 y más 
tarde, a una de las calles sobre la que da la actual sede del Ministerio 
de Salud Pública. 

Entre sus publicaciones, destacamos: Apuntes sobre la organiza¬ 
ción del sifilocomio provisorio Germán Segura-, Profilaxis de la sífilis en 
las prostitutas inscriptas, reacción de Wasseman. Neosalvarsán-, Sobre 
la instalación del laboratorio de la inspección sanitaria de la prosti- 

412 Turnes, Antonio. La Sífilis en la Medicina. Una aproximación a su historia. Montevi¬ 
deo, págs. 148-156. 


512 


Ricardo Pou Ferrari 


tución; Estadísticas del Sifilocomio Nacional Estadísticas de los años 
14, 15 y 16; Sobre creación del Instituto Profiláctico de la Sífilis; La 
lucha contra la sífilis y enfermedades venéreas en el Uruguay; Informe 
con que se acompaña la Memoria y Estadística de los Dispensarios del 
Instituto Profiláctico de la Sífilis, 1918; Profilaxis de la sífilis en el ejér¬ 
cito, armada y policía en el Uruguay; Coxa vara consecutiva a la falsa 
anquilosis viciosa de la cadera; Pabellón Germán Segura, estadística de 
las hospitalizaciones entre 1913 y 1918 ; Radioterapia de un epitelio¬ 
rna cutáneo ulcerado; Bacteriología y tratamiento de la tiña Gruby sa- 
bouraud del Asilo de Huérfanos (Montevideo); Contribución al estudio 
de la anatomía patológica y patogenia de la trichoficia , etc. 

Fue el encargado de organizar el Primer Congreso Dermatológi¬ 
co Americano, en colaboración con los Dres. Rosende y José Brito 
Foresti. 

Fue Miembro corresponsal de Sociedades científicas extran¬ 
jeras y participó en Congresos, destacándose su actuación co¬ 
mo Vicepresidente de la Comisión Organizadora del II Congreso 
Sudamericano de Dermato Sifilografía en 1921. 


8) Enrique L lovft 413 

(1877- 1953) 

“Nacido en Montevideo en octubre de 1877, inicia sus estudios 
primarios en la escuela Elbio Fernández, cursando luego el tercer año 
escolar en Barcelona y el siguiente en París, en razón del trabajo de su 
padre. Regresa al país y continúa su educación en el primero de los cen¬ 
tros citados, para ingresar en la Universidad en 1891, a los 13 años. 

Su padre, Juan Llovet y Castellet, oriundo de Barcelona, llegó a 
Montevideo siendo un adolescente. Tenía una beca para estudiar mú¬ 
sica en el Conservatorio de París, pero prefirió venir a Montevideo. 
Fue un destacado Profesor de Música, y fue un prestigioso maestro en 
La Lira en la época de Formentini. En las postrimerías de su vida, fue 

413 Tomado casi textualmente de: Piaggio Garzón, W. Iconografía Médica. El Dr. Enrique 

Llovet, ginecólogo y mineralogista. Bosquejo de su carrera quirúrgica. Montevideo, El 
Día Médico Uruguayo, 1951, 216: 540 y ss. 


513 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Director de Banco, conjuntamente con los Sres. Helguera Goicocbea, 
D. Pedro Rey y otros. 

Ingresa Enrique Llovet a la Facultad de Medicina en la fecha 
histórica de la Revolución Reivindicadora (1897) y fueron sus compa¬ 
ñeros de año, Valentín Alvarez, Alberto Pérez Montebruno, Ruperto 
Borras, Félix Nogueira, Baldomero Cuenca y Lamas, el malogrado José 
Negrotto, Héctor Castagneto, Jaime Nin y Silva y otros. Fue también 
condiscípulo de Emilio Barbarouxy de Rafael García Fuentes durante 
el breve paso de estos por las aulas de medicina, quienes prosiguieron 
después sus estudios en la Facultad de Derecho; Barbaroux fue luego 
Profesor de Física, Ministro de Estado y Rector de la Universidad. 

Durante su curso de Medicina, Llovet fue Alumno interno de la 
Clínica Ginecológica del Profesor Pouey entre 1900y 1901 y puede de¬ 
cirse que aquí empieza a señalarse la disciplina que habría de abarcar 
toda su vida: la Ginecología. 

A continuación, fue también Practicante interno del Sanatorio 
Quirúrgico de su preferido maestro y el 10 de julio de 1903 se graduó 
de Médico, después de destacada escolaridad. 

Siguiendo el itinerario de su carrera, pasó a ser Médico inter¬ 
no del Sanatorio Pouey y en 1904 y 1905, Jefe Adjunto de Clínica 
Ginecológica. No podemos omitir la mención del trabajo que presentó 
Llovet en el Congreso Latino Americano de Buenos Aires, de 1904, so¬ 
bre Estadística del Sanatorio Pouey, [que comentamos en otro capítulo 
y reproducimos en el Apéndice Documental. Dijimos que es un docu¬ 
mento precioso que muestra al detalle cómo se asistía y cuáles eran los 
enfermos que concurrían a uno de los primeros sanatorios privados de 
Montevideo, establecido al terminar el siglo XLXJ. 

En 1911, durante la ausencia temporaria del Maestro, se hizo 
cargo del sanatorio conjuntamente con Pou Orfila, permaneciendo allí, 
como dijéramos, en calidad de Médico interno y ayudante operador 
durante diez años seguidos, hasta que en 1924pasó a atender en dicho 
centro sólo en horas matutinas. De manera que su actuación sobrepasó 
los veinte años y lo fue durante este largo período en que casi toda la 
cirugía abdominal de señoras de toda la República y de gran parte de 
Río Grande del Sur se realizaba en ese sanatorio. 


514 



Ricardo Pou Ferrari 



Enrique Llovet, 1924. 


Presentó una serie de trabajos, casi todos en torno al cáncer gine¬ 
cológico. 

Médico de las Usinas del Estado, fue destituido durante la dicta¬ 
dura de Terra, [oportunidad en la que recibió la inmediata adhesión de 
Pouey, quien le dirigió una afectuosa tarjeta]. 

Aficionado a la mineralogía, fue alumno —en este ámbito— en 
la Universidad, de Enrique Gil, en 1894. Estudiando en el curso de 
muchos años desde entonces, especialmente la zona de Catalanes en el 
departamento de Artigas, en donde se “han dado cita miles y miles de 
toneladas de ágatas madres de todos tipos”, trepando por los cerros y 
llegando con su auto hasta la cumbre del Cerro del Medio, de la cadena 
del Pintado, reunió innumerables especímenes. También hizo excur¬ 
siones por las sierras de Córdoba y en algunas zonas del Brasil. Con 
esta misma pasión, visitó los grandes museos mineralógicos del mundo, 
como los de Nueva York, Chicago, Londres o París, y siguió estudiando 
siempre, desde la época en que seguía como alumno de Mineralogía el 
viejo Tratado de Raoul Jognaus, de 1885, hasta sus últimos años, en 
que publicó su pequeño libro titulado Cuarzos del Uruguay y que es 


515 


El Profesor Enrique Pouey y su época 


un excelente catálogo de su Museo. En efecto, su casa de Carrasco tenía 
un sector dedicado a tal fin, atestado de vitrinas debidamente caratu¬ 
ladas . 

Es muy interesante observar el cariño y la admiración con que 
Llovet se refiere a su Maestro en distintos homenajes. Lo trató en 
todas las etapas de su vida, lo observó en las más difíciles situacio¬ 
nes, aprendió de él no sólo medicina sino comportamiento ético. 
Lo siguió en la cirugía a la ginecología y de ésta a la curieterapia. Si 
bien Llovet no realizó carrera docente en la Facultad de Medicina, 
suponemos que fue un individuo inteligente, con sólida formación 
clínica y refinada cultura, que tuvo acceso a la intimidad de la casa 
de Pouey, tan reservada como fue esta siempre. 


* N KIQ IJ E F■ LLO VFT 

CANCER DEL CUELLO UTERINO 

COKSUIE* ACION» A morosiTo un USA investigación 
RTAU/ADA 1* K1 OOaflUWTAWl ARCHIVO *>U CA- 
U.MON l>r. CHUETMAMA OXHÓUMilU RUICIÜO 
POR M. MUHSiOR D*. t.NAHM'fc HMíBV 




Morntrau) 

| gm „, ,r, teto Itviriuuw*. S«k Jtxi »>» 

¡fi7 

Carátula del trabajo de Llovet de 1937 sobre cáncer de 
cuello uterino. 


516 




Ricardo Pou Ferrari 


9) Luis C alza da 414 


(¿i 

1 




dt .y: 











zJ¡r 


* f *y 


Cfc: 






(1877- ?) 

Luis Calzada nació en 
Montevideo el 3 de agosto 
de 1877, siendo sus pa¬ 
dres Luis Calzada y Luisa 
Dentone. Cursó estudios 
en la Facultad de Medicina 
de Montevideo, de donde 
egresó en 1904. Se vin¬ 
culó pronto a Enrique 
Pouey, siendo designado 
en 1905 Jefe de Clínica 
Adjunto, al mismo tiempo 
que Llovet y Rodríguez. 

Continuó luego en cali¬ 
dad de Asistente y finalizó 
como Médico del Instituto 
de Curieterapia. Ejerció 
la cirugía en el Hospital 
Italiano. En el I Congreso 
Médico Nacional, en 1916, 
presentó un informe titu¬ 
lado Defensa Social contra 
las enfermedades venéreo 

sifilíticas, que fue unánimemente aprobado en la respectiva sesión 
plenaria 



r 


t... ¿ /r*. 


V?" 

MOU.TAD MTOiCMA 

p--—— r./-iSZ. 

Z2i 


Nota manuscrita de Pouey, de 1905, solicitando al 
Decano el nombramiento de de los Jefes de Clínica 
Adjuntos Luis Calzada, Enrique Llovet y Juan An¬ 
tonio Rodríguez, así como de José Foladori como 
Interno y de José María Delgado como Externo. ( 
Arch. Fac. Med. de Montevideo, 1905) 


Se desempeñó como Director de la Inspección Sanitaria, en¬ 
tonces a cargo del Consejo Nacional de Higiene fue miembro del 
Instituto Profiláctico de la Sífilis. Como se ve, desde joven se orientó 
hacia esta rama de la medicina, tan vinculada con la ginecología, 
lo que le permitió actuar, tanto en la clínica como en los institutos 
oficiales de corte higiénico profiláctico. 


414 Scarone, Arturo. Uruguayos contemporáneos. Montevideo, Barreiro y Ramos, 1937. 


517 




El Profesor Enrique Pouey y su época 


10) Paulina Luisi 
(1875-1950) 

Paulina Luisi nació en Argentina en 1875, hija de un educador 
socialista. Se graduó de Maestra Normal en 1898 y fue la primera 
mujer que obtuvo en nuestro país el título de Bachiller, en 1899. 
También precursora en ostentar el título de Médico Cirujano en 
1908, habiendo actuado entre 1905 y esa fecha como Interna de 
los Hospitales. Fue Jefa Adjunta de Clínica Ginecológica en 1908. 
Miembro del Cuerpo Médico Escolar, se desempeñó como Profesora 
de Higiene social y educación profiláctica en la Escuela Normal de 
Montevideo. Acérrima feminista, procuró, en su doble calidad de 
educadora y médica, promover la educación sexual en distintos ni¬ 
veles de la enseñanza. 



Paulina Luisi, en 1901, con sus compañeros de promoción de la Facultad de 
Medicina de Montevideo. 


Es así que en ocasión del Segundo Congreso Médico Nacional, 
en 1921, presentó una ponencia titulada Educación sexual . 415 En 


415 Luisi, Paulina. Educación sexual. II Congreso Médico Nacional, [1921], 1922 Tomo 
I: 144-179. 


518 


Ricardo Pou Ferrari 


este trabajo toma como referencia la publicación de Juan Antonio 
Rodríguez, quien, en ocasión del I Congreso Médico Nacional en 
1916, había hecho un importante relato sobre la profilaxis de la 
sífilis. Nada se logró desde entonces. Reaccionando frente a la indi¬ 
ferencia de las autoridades, Luisi concluye que la educación sexual 
“debe considerarse como un factor de capital importancia en la profi¬ 
laxis de las enfermedades venéreas, [y es] en consecuencia imprescindi¬ 
ble y urgente, tanto desde el punto de vista moral como del higiénico y 
profiláctico ’’. Por esa razón, estima que debería formar parte de los 
programas en todos los niveles de la enseñanza, “en forma progresi¬ 
va, sin formar un capítulo aparte sino que debe quedar amalgamada 
dentro de la masa de los conocimientos programados”. Finalmente, so¬ 
licita del Congreso la aprobación de las siguientes declaraciones: “1) 
Las autoridades educaciones deben incluir en los cursos de pedagogía de 
las escuelas normales en los capítulos concernientes a la moral, historia 
natural e higiene, la parte didáctica relativa a la educación sexual. 2) 
Que en todos los programas de historia natural, desde la escuela prima¬ 
ria hasta la Universidad, debe enseñarse la historia natural tal cual es, 
sin mutilar ninguna de sus partes, esto es, debe enseñarse la totalidad de 
las funciones del organismo vegetal y animal. 3) Que en todos los liceos 
y establecimientos de enseñanza secundaria deben establecerse con ca¬ 
rácter obligatorio cursos generales de higiene individual y social, inclu¬ 
yendo en ellos la profilaxis de las afecciones venéreas y los conocimientos 
de deontología social relacionados con ella. 4) Que deben establecerse 
cursos obligatorios de higiene general, profilaxis venérea y deontología 
social, en los cursos nocturnos para adultos, hombre y mujeres. 5) Que 
deben organizarse conferencias populares para los padres y las madres 
sobre nociones elementales de pedagogía e higiene sexual. 6) Que estas 
conferencias deben extenderse a todas las agrupaciones populares, socie¬ 
dades recreativas y deportivas, etc., enlazando siempre las nociones de 
higiene y profilaxis con las de deontología social. "Seguidamente, el II 
Congreso Médico Nacional, resuelve: “ Que una Comisión nombrada 
por el mismo Congreso se apersone a las autoridades educacionales del 
país, e interponga la influencia del Cuerpo Médico Uruguayo para 
que se lleven a cabo con la urgencia que demandan, las conclusiones 
adoptadas”. 


519 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


Es en esta oportunidad en que, como ya hemos tenido ocasión 
de analizarlo en el estudio biográfico Juan B. Morelli, este profesor 
universitario, convertido recientemente al Catolicismo, luego ya de 
cumplidos los cincuenta años, por primera vez, manifiesta pública¬ 
mente sus ideas confesionales, en una improvisada refutación a la 
presentación de Paulina Luisi, en la que -en lo medular- sostiene 
que la educación sexual es un derecho los padres y que -por lo tan¬ 
to- sólo puede ser desarrollada en el medio familiar. 

La Luisi tuvo ideas socialistas y se convirtió en defensora de los 
derechos de la mujer, -en general- y del derecho femenino al su¬ 
fragio en particular. Luchó también contra la prostitución y la trata 
de blancas. Viajó por todo el mundo como abanderada de su causa 
siendo representante del Uruguay ante la Liga de las Naciones. En 
nuestro medio (pese al temprano reconocimiento de la necesidad 
de defender el trabajo femenino, amparar a la mujer embarazada y 
amamanta, legalizar el divorcio, ayudarla en cuanto a anticoncep¬ 
ción, y donde se llegó a admitir en 1934 el aborto voluntario por su 
sola iniciativa) las prédicas feministas no contaron con gran apoyo. 

Lalleció en Montevideo en 1950. En reconocimiento de sus 
múltiples actividades en defensa de la mujer, recientemente se 
otorgó su nombre al Hospital de la Mujer , ubicado en el Centro 
Hospitalario Pereira Rossell. 


11) Carlos V. Stajano, cirujano, 

DISCÍPULO GINECOLÓGICO DE POUEY. 

(1891-1976) 

Consideremos ahora a uno de los más cercanos alumnos de 
Pouey: Carlos V. Stajano. Nacido en Montevideo el 10 de octubre 
de 1891, hijo de un médico napolitano radicado en Montevideo 
hacia la mitad del siglo XIX, falleció en nuestra capital en 1976. 

Hizo sus estudios preuniversitarios en el Colegio Internacional de 
Montevideo, dirigido por el maestro italiano Josué Bordoni. 416 Cursó 

416 Piaggio Garzón, Walter. Iconografía escolar de antaño, El Día Médico Uruguayo, N° 
234, diciembre de 1952: 260-61. 


520 



Ricardo Pou Ferrari 


medicina en la entonces ya afianzada Facultad de Montevideo entre 
1910yl9l6. En 1913, comenzó a actuar y enseñar como Ayudante 
de Clase de Anatomía bajo la dirección de Ernesto Quintela. Más 
tarde, ingresó como Practicante interno de los Hospitales, cargo de 
la Asistencia Pública Nacional que obtuvo por concurso. En calidad 
de tal, actuó en la clínica Psiquiátrica, con el Profesor Bernardo 
Etchepare y en la Ginecológica, oportunidad en que tomó contacto 
con Pouey, para quien sería un verdadero hijo intelectual, que pú¬ 
blicamente lo apodaba Carlitos , manifestación de afecto y familiari¬ 
dad poco usuales en el Maestro. 

Entre 1916 y 1918, fue Jefe Adjunto de Clínica de este último 
servicio y entre 1919 y 1922, Asistente del mismo, actuando en el 
Hospital Maciel, en la salas Santa Rosa y Padre Ramón. Es digno 
de mención que, según la referencia directa de Stajano, la Clínica 
Ginecológica comprendía también la sala que tradicionalmente ha¬ 
bía ocupado la Clínica Obstétrica; posiblemente esto ocurrió luego 
del traslado de ésta última al Hospital Pereira Rossel, en 1915. 

Cuando la Clínica Ginecológica pasó a ocupar el pabellón 
Profesor Enrique Pouey en dicho centro hospitalario, en mayo de 
1923, se le encomendó a Stajano, en su calidad de Asistente y Jefe 
de Sala, la dirección de las actividades en la Sala 4, además de la 
atención de la policlínica de enfermedades de la glándula mamaria. 
Manifiesta que “ durante los años 1917, 18 y 19, dictamos, a indica¬ 
ción del Profesor Pouey, un curso de semeiología abdominal y gineco¬ 
lógica y desde 1920 a 1927 [...] un curso de Patología abdominal y 
Ginecología Clínica”. Debe señalarse esta doble denominación, que 
se corresponde exactamente con el nombre de la revista francesa 
clásica, fundada y dirigida por Samuel Pozzi desde la década de 
1890, lo que concuerda con su paulatina inclinación a la cirugía 
general (justamente siguiendo una dirección contraria a Pozzi y al 
propio Pouey). 

Además de los cursos de vacaciones, dirigió interinamente los 
servicios de Pouey, Bottaro y Pou Orfila, llegando a ser designado, 
interinamente, Profesor de Clínica Ginecológica, durante el segun¬ 
do semestre de 1933, mientras duró la licencia por enfermedad del 


521 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


titular. Este detalle, al igual que el ofrecimiento hecho a Pouey por 
el Consejo de la Facultad de Medicina en 1922, de optar por la 
jefatura de la Cuarta Cínica Quirúrgica, creada en esa fecha (luego 
ocupada en calidad de Profesor Libre por Eduardo Blanco Acevedo) 
son indicadores de que, en el espíritu de quienes dirigían nuestra 
Facultad, subsistió el concepto muy francés, basta leer la obra de 
Jean Louis Faure, de que la ginecología era eminentemente quirúr¬ 
gica. 

Otro jalón digno de mención en la carrera de Stajano fue su ac¬ 
tuación en el Hospital Italiano, en calidad de Cirujano de Urgencia 
(1918-1920) y de Cirujano y Jefe de los Servicios de Cirugía de 
Hombres, en las Salas Aicardi y Sanguinetti, sucesivamente. En este 
ámbito privado, de singular prestigio asistencial, regenteado por el 
profesor Lorenzo Mérola, los estudiantes de Medicina podían ganar 
los semestres curriculares correspondientes a la clínica quirúrgica, 
en virtud de un convenio entre el Hospital y la Facultad, lo que 
demuestra una actitud de avanzada, gracias a de la cual los cursos 
oficiales se daban en ámbitos privados.¿Fue éste el primer “residen- 
tado” que existió en Montevideo? 

En 1920, Stajano logró una de sus máximas aspiraciones, la 
fundación de la Sociedad de Cirugía de Montevideo (luego denomi¬ 
nada del Uruguay), ámbito de exposición y discusión de trabajos 
quirúrgicos. El acto de instalación de la misma tuvo lugar precisa¬ 
mente en el Hospital Italiano y al mismo asistieron, en calidad de 
Socios fundadores, los más destacados cirujanos generales y espe¬ 
cializados de nuestro medio. De este modo, la nutrida e importante 
actuación de estas personalidades, que hasta entonces había teni¬ 
do por escenario la Sociedad de Medicina, se trasladaba a un sitio 
propio, del cual se irían desgajando las agrupaciones científicas de 
las especialidades quirúrgicas, sin que sus integrantes perdieran la 
vinculación con la institución madre, a cuyas sesiones continuaron 
asistiendo. 

Los ginecólogos, tanto Pouey, Bottaro, como Pou Orfila, su¬ 
brayando que el suyo era un espíritu de cirujanos, en el que se ha¬ 
bían formado a fuego desde sus inicios, asistieron asiduamente a sus 


522 



Ricardo Pou Ferrari 


reuniones, hasta la fundación de la Sociedad Ginecotocológica del 
Uruguay en 1926, de cuya primera Comisión Directiva Stajano fue 
Secretario. 

En 1925, fue designado, por concurso, Profesor Agregado 
de Cirugía y, dos años después, titular de la cátedra de Patología 
Quirúrgica , trayectoria a la que él denominó, -agregando a las ante¬ 
riores actuaciones su pasaje por el Instituto de Anatomía- “la carrera 
normal” en cirugía. 

Abordó entonces el dictado de “cursos clínicos complementa¬ 
rios en la Clínica Ginecológica, [dirigidos] a los alumnos de Patología 
Quirúrgica, sobre asuntos básicos, desarrollados en la cátedra teórica de 
“Fisiopatología abdominal y de las cavidades esplácnicas en general”. 
También organizó “ cursos clínicos referentes exclusivamente al post 
operatorio”, así como otros sobre” “patología recto-cólica, con casuís¬ 
tica y enfermas de la Clínica Ginecológica”. 

Ante la prematura desaparición del profesor Manuel Albo, en 
1935, Stajano se presentó al concurso y obtuvo en titularidad el 
cargo de profesor de Clínica Quirúrgica, que ocupó hasta 1957 (¡en 
total 22 años!). La conferencia inaugural de la cátedra es un elo¬ 
cuente documento que muestra su concepción de la enseñanza y de 
la evolución histórica de la cirugía. 417 

Stajano fue uno de los que contribuyó a dar jerarquía, a par¬ 
tir de la escuela de Pouey, al “espíritu fisiopatológico experimentar. 
¿Qué alcance tiene esta expresión, tan a menudo usada como poco 
comprendida? En cierto modo, y en primer lugar, significa que cada 
caso clínico es un “experimento” , cuyo sujeto es el enfermo, con su 
constitución, su patobiografía, su afección, bajo las condiciones a 
las que está expuesto. A los diagnósticos clínico -presuntivo y dife¬ 
rencial-, anatomopatológico -macro y microscópico- y etiológico, 
se agrega ahora el fisiopatológico o patogénico. Esto significa plan¬ 
tear la pregunta: ¿cómo se encadenan los factores predisponentes y 
desencadenantes hasta llegar a la situación actual de la enfermedad? 
Sigue entonces la formulación de los siguientes interrogantes: ¿có- 

417 Stajano, Carlos. Discurso al asumir el cargo de Profesor de Clínica Quirúrgica. Monte¬ 
video, Arch. Fac. Med. Mecanografiado. Folios s/n. 


5 2 3 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


mo debe actuar el clínico -en este caso el cirujano- para modificar 
-según la idea que se haya formado del caso- de manera más o 
menos radical, algunos de dichos factores?; ¿cuál será la evolución 
del enfermo, una vez establecido el nuevo equilibrio inducido por 
la intervención?; ¿en qué grado la misma está justificada, o, por 
el contrario, debe optarse por el abstencionismo o la expectación, 
consecuencias en ocasiones, del nihilismo terapéutico, máscara que 
puede esconder a un cirujano poco hábil o timorato? De las res¬ 
puestas, surgirá el tratamiento, así como el -hipotético también- 
pronóstico -funcional y vital, inmediato y alejado-. 

El criterio antes planteado se abre en un abanico más amplio 
aún de incógnitas cuando el médico se pregunta acerca de las causas 
de ciertas enfermedades que, como en el caso del cáncer, no tienen 
una explicación específica ni única tan evidente como las infeccio¬ 
nes. 

La cirugía había podido conquistar esta nueva parcela del co¬ 
nocimiento a través de la experimentación y, en el aspecto que nos 
ocupa más concretamente, de la cirugía experimental. 

Es preciso retrotraerse, una vez más, a los siglos XVIII y XIX, 
para ver que, antes de resolver problemas prácticos -pongamos por 
ejemplo las anastomosis y los abocamientos a la piel del tubo di¬ 
gestivo-, los cirujanos las efectuaban en animales, especialmente 
en perros, para familiarizarse con los detalles de la técnica, el tipo 
de materiales e instrumentos a utilizar y para observar la evolución 
de estas operaciones, en distintos momentos luego de su ejecución. 
Basta citar los notables trabajos de los franceses Antoine-Joseph 
Jobert de Lamballe (1799-1865) y Jean- Franqois Reybard (1795- 
1863), que ensayaban en perros las modalidades de anastomosis 
digestiva (término-terminal, término-lateral, latero-lateral), los ma¬ 
teriales de sutura (seda, crines de Florencia, hilo, catgut), los tipos 
de puntos a realizar (continuos, separados, extramucosos, subsero¬ 
sos, invaginantes). Del grupo de animales intervenidos en iguales 
condiciones, algunos eran sacrificados a los dos días, otros a los tres, 
otros a los cuatro y se consignaban los hallazgos, macro y microscó¬ 
picos, en cada grupo. De este modo, el experimentador clásico, que 



Ricardo Pou Ferrari 


no salía de su laboratorio -tómese como ejemplo el caso de Claudio 
Bernard- si bien hacía hallazgos significativos para la medicina y ad¬ 
quiría extrema destreza quirúrgica, no los trasladaba inmediatamen¬ 
te a la clínica humana. Más adelante, fueron los cirujanos quienes 
crearon su propio laboratorio de cirugía experimental o recurrieron 
a los de fisiología o a los de las escuelas veterinarias -tan unidas en 
su tradición y progreso con la medicina humana como ignoradas 
por la historia de ésta última-. En los medios académicos florecie¬ 
ron, junto a la cátedra de clínica quirúrgica o independientemente 
de ella, dichos laboratorios de cirugía experimental. Figuras promi¬ 
nentes de la cirugía norteamericana, francesa, alemana y británica 
se dedicaron o alentaron la experimentación quirúrgica en anima¬ 
les. Citamos como ejemplo paradigmático al notable neurocirujano 
Harvey Cushing (1869-1939), quien, luego de una primera eta¬ 
pa de formación clínica como residente de cirugía general junto a 
William Halsted (1852-1922) en el Johns Hopkins Hospital , viaja a 
Europa y se detiene en el laboratorio de cirugía experimental del 
Servicio de Theodor Kocher (1841-1917); allí efectúa laboriosos 
experimentos en los que, mediante la introducción de balones in- 
flables en el cráneo de perros, modifica la presión intra craneana, al 
tiempo que controla distintos parámetros vitales. Estos trabajos de 
juventud constituyen la base para el diagnóstico y manejo clínico y 
quirúrgico, entre otros temas, de la hipertensión endocraneana. Ya 
cirujano jefe en Boston, Cushing habilitó un Hunterian Laboratory 
-en homenaje a uno de los grandes cirujanos experimentadores, 
John Hunter (1728-1793)- donde, personalmente o a través de 
sus ayudantes, ejecutan innumerables intervenciones, procurando 
reproducir lo más exactamente posible las condiciones de anestesia, 
asepsia, materiales y técnica utilizadas en las intervenciones en seres 
humanos. 

Un joven médico de Lyon, inquieto como Stajano, no encuen¬ 
tra en sus patrones franceses la receptividad que el uruguayo halló en 
Pouey. Lleva a cabo experiencias de anastomosis de vasos median¬ 
te suturas y, gracias a ellas, transplantes de órganos. Desilusionado 
por la indiferencia de su ambiente, muestra sus resultados en un 
congreso norteamericano de cirugía en Chicago, es captado por la 


5 2 5 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


fundación Rockefeller y trabaja en New York, donde desarrolla los 
primeros cultivos de tejidos, cuyas células se comportan como in¬ 
mortales. Se trata de Alexis Carrel (1873-1944), quien fue Premio 
Nobel de Medicina o Fisiología en 1912 y, dicho sea en considera¬ 
ción a la vinculación con Pouey, admirado por Pozzi, quien difun¬ 
dió su obra en Francia. 

Otra pregunta que se plantean los nuevos cirujanos es: ¿cuál es 
la repercusión, no sólo anatómica, sino fisiopatológica de sus inter¬ 
venciones y qué utilidad terapéutica puede sacarse de ellas? Nace el 
concepto de cirugía funcional, la que procura, por ejemplo, modi¬ 
ficar la inervación de ciertos órganos para enlentecer la evolución 
o disminuir la tendencia a desarrollar enfermedades vinculadas a 
determinadas disfunciones. Se destaca muy especialmente en este 
campo René Leriche (1879-1955), cirujano de Lyon, autor de va¬ 
rios procedimientos para denervar los órganos genitales en procura 
de subsanar el dolor o el prurito vulvar. 

En cuanto al Uruguay, en 1919, Ricaldoni plantea la creación 
de un Instituto de Medicina Experimental para que los estudiantes 
o egresados puedan efectuar procedimientos originales o repetir los 
ya conocidos, a fin de corroborar o corregir los resultados previos. 
La iniciativa no se lleva a la práctica. Con la fundación del Instituto 
de Neurología, en 1927, se establece un Laboratorio de Histología 
donde Stajano trabajo en colaboración con uno de sus Ayudantes, 
Juan F. Estable. Fruto de esta colaboración, es la publicación sobre 
la neuropatología de los centros reflejos de la médula, aparecida en 
el Bulletin de la Société de Biologie de París. 

Cuando Alfredo Navarro llega por segunda vez al decanato de 
la Facultad de Medicina en 1927, propone establecer un Laboratorio 
de cirugía experimental. En 1929, la cátedra a su cargo pasa a de¬ 
nominarse Cátedra de Clínica Quirúrgica e Instituto de Cirugía 
Experimental, dando mayor jerarquía a un pequeño laboratorio allí 
existente y para brindar la imagen de un cierto cambio en la men¬ 
talidad. Podría pensarse que se trata de una simple modificación 
nominal; sin embargo, los sustanciosos trabajos que ocupan los nu¬ 
merosos tomos del Boletín del Instituto de Cirugía Experimental, de 


526 



Ricardo Pou Ferrari 


allí emanados, demuestran que responde a una auténtica inquietud 
de investigación, complementaria de la clínica, que así se veía sa¬ 
tisfecha. 

En ocasión de crearse en 1934, en el HospitalPastear, el Instituto 
de Endocrinología, bajo la dirección de Juan César Mussio Fournier, 
allí se instala un Laboratorio de cirugía experimental. 

Esta reseña tiene por objeto señalar que ese espíritu “expe¬ 
rimental”, puesto de manifiesto precozmente en nuestra Facultad 
con la creación del Instituto de Higiene Experimental en 1895, crece, 
se expande e interactúa fecundamente con la clínica, en especial en 
la rama quirúrgica, durante los primeros cuatro decenios de historia 
de la escuela médica uruguaya. 

La principal impronta dejada por Stajano en materia quirúr¬ 
gica, fue su visión fisiopatológica. En un artículo con motivo de la 
muerte de Leriche, 418 resume su pensamiento en estos términos: 
'Eos grandes tratados de Patología [...] nos presentan los hechos como 
si estuvieran compilados en un gran museo histórico, que atesora en sus 
estantes los vestigios de las lesiones, estudiadas post mortem y como el 
acto final de un largo drama tisular, cuyas primeras etapas de inicia¬ 
ción, así como las incidencias muy variadas de una larga evolución, se 
desenvolvieron en plena sombra y sin ser sospechada su primitiva pro¬ 
cedencia. Los trastornos funcionales sine materia no podían admitir ni 
siquiera su discusión en los ámbitos de la clínica, dado que sólo la grue¬ 
sa lesión, objetiva y palpable, fue digna de tal consideración. [...] Los 
conceptos básicos de Leriche, permitirán, sin duda alguna, crear una 
Nueva Patología de síntesis, en la que, uno a uno, los capítulos de la 
patología clásica pasarán a la historia y desaparecerán como entidades 
independientes e inconexas para convertirse en etapas cronológicamente 
distintas de una misma construcción”. 

En la concepción fisiopatológica de Stajano existen algunas 
ideas directrices que procuraremos sintetizar a continuación. La 
primera es la importancia de un mecanismo neurológico reflejo, 
que sería desencadenado por factores de diferente naturaleza y loca- 

418 Stajano, C. René Leriche ha muerto el30 de diciembre de 1955. Bol Soc. Cirug. Urug., 
1956, XXVII (1): 149-152. 


5 2 7 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


lización. Actuando prolongadamente (irritación crónica), estos son 
capaces de desencadenar una enfermedad a nivel de las neuronas 
ubicadas en las metámeras correspondientes al sitio donde asientan 
los trastornos. Algunas de ellas regulan el mantenimiento de la nor¬ 
malidad tisular ( trofismo ), que si se altera, determina la progresiva 
aparición de síntomas y lesiones, topografiadas según la ubicación 
de las neuronas involucradas. De este modo, procura explicar la 
fisiopatogenia del prurito vulvar, las leucoplasias, las úlceras y el 
cáncer, entre otras patologías. 

A partir de esta hipótesis, Stajano sigue distintos caminos de de¬ 
mostración. Por un lado, realiza estudios de la neuropatología, cen¬ 
tral y periférica, con observaciones en animales de experimentación 
en los que ha inducido previamente lesiones distróficas. Observa, 
por otro lado, la progresión lesional, macro y microscópica, de las 
ulceraciones de la mucosa vaginal prolapsada, así como a nivel de la 
piel ocasionadas por el decúbito prolongado. Utilizando el modelo 
de inyección subcutánea de alquitrán en la oreja del conejo, diseña 
experimentos de irritación crónica unilateral y observa la evolución 
de las lesiones, que se presentan en forma bilateral y simétrica, co¬ 
mo era de esperar si el mecanismo patogénico se cumple a través del 
reflejo trófico metamérico que postula. Concibe la teoría del cáncer 
como etapa final común a diversas lesiones precancerosas (atrofias, 
displasias, leucoplasias, hiperplasias), ocasionadas por alteraciones 
imperceptibles del trofismo de los tejidos, provocadas, a su vez, por 
agentes irritantes crónicos. Si bien considera que “no pueden esta¬ 
blecerse conclusiones sobre la etiología del cáncer ”, jerarquiza la par¬ 
ticipación del sistema nervioso vegetativo en su desarrollo, lo que 
explicaría las zonas cancerígenas, que se ajustan a la topografía de 
tal inervación. Observa, como dato a favor de su idea, que “si nos 
alejamos de las cajas viscerales, es infinitamente menor la frecuencia 
del cáncer epitelial, dado que esas zonas están separadas de los centros 
por largas neuronas por eso, pese a la frecuencia de “las ulceraciones 
crónicas y a los innumerables traumatismos crónicos a que están expues¬ 
tos los miembros, no conducen sino excepcionalmente a la degeneración 
cancerosa”. 


528 



Ricardo Pou Ferrari 


Estudia el reflejo bronco-pulmonar , al que considera el origen de 
las complicaciones de esa índole observadas en el post operatorio, 
etapa a la que Stajano enseñó a prestar especial atención. 

Insiste -creemos que por primera vez en la historia de nuestra 
cirugía- en el estudio del medio interno, durante el pre, intra y 
postoperatorio, mediante una semiología clínica cuidadosa y repe¬ 
tidos controles de laboratorio. 

Otro tema que pone sobre el tapete y que tendrá una singular 
importancia para todo cirujano en el futuro, es el de la fisiopatolo- 
gía del shock o choque en cirugía. 

Propone el ya aludido reflejo trófico como mecanismo respon¬ 
sable de fenómenos post traumáticos, tan variados y en apariencia 
difíciles de relacionar entre sí, como las amiotrofias, las neuralgias y 
las lesiones periarticulares. 

Su afán de investigación lo conduce al estudio de la causa del 
prurito cutáneo, de la oftalmía simpática , del mal perforante plantar 
y de la colecistitis crónica. 

Un aspecto vinculado a la ginecología que también aborda, es 
el de la radio dermitis, consecutiva a la curieterapia, que, a su pare¬ 
cer, podría finalizar provocando cáncer. De singular valor histórico 
médico son las reflexiones que formula acerca de sus observaciones 
comprobadas durante las primeras épocas del empleo terapéutico de 
las radiaciones, etapas que estima tan obsoletas que debían conside¬ 
rarse “ ruinas que han quedado al través del tiempo, marcando jalones 
de su historia”. Menciona entre ellas “ las quemaduras accidentales que 
sufrieron los primeros radiólogos -en nuestro medio Thévenin, Butler, 
Hormaeche, Burghi-, que enriquecen la casuística de una categoría 
que hemos denominado la “radiodermitis tisular Alrededor de 1920, 
nadie encaraba la vida tisular en sus reacciones fisiológicas frente a la 
radiación [...]. Sólo dominaba la idea de destruir la célula neoplásica. 
Este concepto simplista tuvo como consecuencia un reguero de desastres. 
La realidad demostró los mismos hechos que se habían dado en la época 
listeriana, en la lucha contra la infección. Extensas y profundas necro¬ 
sis, fétidas, revelaban la muerte local o regional dentro del organismo 


529 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


que las albergaban. A pesar de las dosis demasiado intensas, mal fil¬ 
tradas, repetidas y anti fisiológicas de radium, el cáncer invadía, fron¬ 
dosamente, sin limitaciones. Fue necesario que pasaran muchos años, 
para que en 1931 Daels y Baetchen reprodujeran experimentalmente 
en el conejo la cancerización experimental por los rayos. Asimismo, el 
uso de la radiumterapia intrauterina intensiva y brutalmente abusiva 
en el cáncer cervical, utilizaba un artificio instrumental, técnicamente 
ingenioso, el dreno metálico de Becerro de Bengoa [...] El problema de 
la radio sensibilidad o la radio resistencia no es de la célula aislada; es 
eminentemente regional, de fisiología tisular, donde interviene el tejido 
de sostén de los epitelios [...] En 1925 nuestro maestro el profesor Pouey, 
de regreso de clínicas europeas, nos enseñó innumerables hechos; habla¬ 
ba diariamente de las tendencias contemplativas de Proust y Nabías; 
vimos casos de cáncer de cuello prolongadamente curados mediante do¬ 
sis atenuadas, administradas por períodos largos”. 

Otro tema abordado por Stajano, también propio de la gine¬ 
cología, es el de la proyección periférica del sistema vegetativo hipogás- 
trico, que explicaría algunas lesiones cutáneas -genitales o no-, así 
como el prurito vulvar. Esta concepción está en la base de la opera¬ 
ción de Lériche consistente en la denudación quirúrgica de la vaina 
adventicia vascular, que contiene las fibras nerviosas simpáticas, con 
el objeto de corregir diversos trastornos, intervención también de¬ 
nominada simpaticectomía periarterial y que empezó a practicarse 
en la clínica ginecológica de Pouey a partir de 1920. 

En otro orden de cosas, Stajano fue el creador, en 1942, de la 
Agrupación Universitaria del Uruguay, que congregó a todos los pro¬ 
fesionales universitarios. Según sus expresiones, que son, por otra 
parte, de una notable vigencia, la institución: 


“[D] ebe dar el toque de clarín y hacer revivir el espíritu uni¬ 
versitario, que hoy prácticamente claudica, y exaltar las normas 
intangibles e inmutables de la Universidad, mediante la conforma¬ 
ción de un hombre renovado que se decida a luchar con las armas 
del pensamiento en una cruzada tenaz y cruenta, contra una ciu- 
dadelafiría, inerte, materialmente estructurada y totalmente insen- 


530 



Ricardo Pou Ferrari 


sible a los ideales de superación, como lo es el medio actual del siglo 

• • ” 4/9 

en que vivimos . 

En 1953, es nombrado Miembro Extranjero de la Academia de 
Cirugía de París. Con tal motivo, sus discípulos le ofrecieron, como 
homenaje, un ciclo de conferencias, de una semana de duración. 
Llama la atención el número y la competencia de los oradores -de 
los que por lo menos siete fueron luego profesores titulares-, así 
como la variedad y originalidad de los temas abordados. 

En 1958, fue designado Ministro de Salud Pública en el primer 
gobierno del Partido Nacional, luego de noventa años en manos de 
su oponente político. 

En su obra figuran varios títulos que escapan a los temas estric¬ 
tamente médicos para entrar en los filosóficos, sociales y políticos, 
algunos no desprovistos de humor, como los que aparecen bajo el 
seudónimo de Doctor Ñácate. 

Para finalizar este esbozo biográfico, podemos aseverar que 
Stajano consideró a Pouey como su Maestro, quien, según se des¬ 
prende del discurso, pronunciado en el homenaje de 1928, había 
proyectado fundar un instituto de investigaciones biológicas bajo la 
inspiración de su discípulo. 

Le dedica de este modo uno de sus últimos trabajos: 420 

“A la memoria de nuestro inolvidable y gran ‘Maestro ” Profesor 
Enrique Pouey, cultor de disciplina y de bondad y alentador insu¬ 
perable de nuestra inquietud científica. Nos inculcó con su ejemplo 
normas de profundo humanismo en la dura brega quirúrgica en 
plena lucha contra la enfermedad”. 


419 Stajano, C. La Agrupación Universitaria del Uruguay y su trascendente cometido. Mon¬ 
tevideo, El Día Médico Uruguayo, abril de 1952, N° 226: 985 (Editorial). 

420 Stajano, C. La patología de ayer y la patología de hoy. Jalones del conocimiento en acele¬ 
rada evolución. De la morfología analítica, a la síntesis funcional. Montevideo El Día 
Médico Uruguayo, 1970, (5), 448: 863-870; 452: 988-990 y 456: 1058-1164. 


531 



El Profesor Enrique Pouey y su época 



Homenje postumo a Enrique Pouey. El que sostiene el retrato es Carlos Sta- 
jano, a su lado, sentados, de derecha a izquierda, Manuel Rodríguez López y 
Pedro Larghero Ibarz. 


12) Velarde Pérez Fontana 

Cirujano y discípulo ginecológico de Pouey ; promotor de la 

HIDATIDOLOGÍA INTERNACIONAL. HISTORIADOR DE LA MEDICINA. 

( 1897 - 1975 ) 

Velarde Pérez Fontana nació en Nueva Palmira (Departamento 
de Colonia), el 9 de mayo (el mismo día que Enrique Pouey) de 
1897. Allí transcurrió su infancia y realizó los estudios primarios. 
Fue un estudioso por vocación y formación, ya que pertenecía a 
una familia de notoria tradición cultural. 

Entre 1908 y 1914, hizo los cursos secundarios en el Liceo 
de La Paz , fundado en 1888 en el Departamento de Colonia, por 
miembros de la colonia valdense, organizado y conducido en sus 
primeras etapas por el Pastor Víctor Armand Ugon. Dicho centro 
de estudios -uno de los primeros de su naturaleza en el interior 
del país- se destacó porque, pese a la impronta ideológica de sus 
iniciadores, respetó la libertad de conciencia de los alumnos, a la 


532 







Ricardo Pou Ferrari 


vez que alentó en ellos el conocimiento de los idiomas y la forma¬ 
ción intelectual rigurosa en las más variadas áreas del conocimien¬ 
to. También imprimió en los que allí se formaron un imborrable 
sello en el amor por el trabajo perseverante y por la moral. Como 
ya hemos señalado en otra ocasión, 421 de ese “ liceo en el medio del 
campo ’ surgió -nacida en el ambiente rural, de familias de clase 
media, preocupadas por el porvenir de sus hijos- una pléyade de 
destacados profesionales -una pléyade de educadores, médicos, in¬ 
genieros, abogados, médicos- que tuvieron una gran influencia en 
el desarrollo cultural del Uruguay durante el siglo XX. Entre ellos 
ocupa un lugar prominente Velarde Pérez Fontana. 

Con una notoria vocación científica y médica, terminados sus 
estudios secundarios en 1914, ingresó al año siguiente a la Facultad 
de Medicina de Montevideo, en una época en que ésta alcanzaba 
una de sus etapas más brillantes, cuando cristalizaban diversas es¬ 
cuelas médicas uruguayas, de las que surgirían personalidades rele¬ 
vantes, responsables de investigaciones, básicas y clínicas de carácter 
original, abandonada ya la que Mañé Garzón ha catalogado acer¬ 
tadamente como ciencia colonial. Pérez Fontana obtuvo el título de 
Doctor en Medicina y Cirugía en 1920. 

Como era regla entre los estudiantes más aplicados, en 1916 
ya se desempeñaba, en carácter de Practicante externo, nada menos 
que en el Servicio del Profesor Alfonso Lamas, quien, secundado 
por su inseparable Luis Mondino, tenía personalidad definida de 
maestro, como lo demuestra la cantidad de discípulos que lo con¬ 
tinuaron. 

En 1918, ganó el quinto puesto en el concurso de Practicante 
interno de la Asistencia Pública Nacional; en ese carácter formó 
parte del equipo técnico de las clínicas de los Profesores: Antonio 
Carrau (pediatría, asilo Dámaso Antonio Larrañaga), Eduardo 
Lamas (psiquiatría, hospital Vilardebó), Alfonso Lamas (cirugía, 
hospital Maciel), Alfredo Navarro (cirugía, idem) y Francisco Soca 
(medicina, idem). Tuvo así la oportunidad de tratar de cerca a dos 
profesores que serían una referencia para él, no sólo científica sino 

421 Cf. Pou Ferrari, R .Juan Pou Orfila, op. cit. 


533 



El Profesor Enrique Pouey y su época 


también humana, como Pérez Fontana lo manifiesta repetidamente 
a lo largo de su vida: Soca y Pouey. 

En ese mismo año, el Consejo de la Asistencia Pública Nacional 
lo designó para prestar servicios extraordinarios en Paysandú, pro¬ 
bablemente durante la epidemia de gripe, lo que le valió recibir, 
como reconocimiento de la población de dicha ciudad, por la de¬ 
dicación y conocimientos demostrados en ese corto pero intenso 
período, una Medalla de Oro. Al año siguiente, fue enviado, con 
igual finalidad, a Nueva Palmira. 

En 1916, concursó para el cargo de Ayudante del Instituto de 
Anatomía , dirigido por Ernesto Quiniela, cargo que con anterio¬ 
ridad ya había ejercido honorariamente. Nótese cuál sería su con¬ 
tracción al estudio y al trabajo para alcanzar, mientras avanzaba 
en la carrera destacándose como buen estudiante, un puesto por 
concurso, que requería una pesada carga horaria en estudio y en 
prácticas de disección. De este modo, comenzó la carrera docente 
universitaria, al tiempo que se vinculó con la disciplina anatómica, 
que lo fascinaba, tanto por sus estrechas vinculaciones con la ci¬ 
rugía como en sus aspectos históricos. Desempeñó ese cargo hasta 
1919, fecha en la que se presentó al concurso de oposición, para 
permanecer por dos años más en el que venía ocupando, mientras 
ya había ingresado al de Director y Profesor de Anatomía en la Escuela 
de Parteras. Durante los años posteriores, se mantuvo vinculado a 
la enseñanza de la disciplina morfológica en calidad de Asistente del 
Instituto. Transcurrieron los años y Pérez Fontana siguió siendo un 
anatomista, como lo prueba el hecho de que en 1936 fuera elegi¬ 
do Miembro Correspondiente de la Sociedad Argentina de Anatomía 
Normal y Patológica. Como Asistente del Instituto de Anatomía y del 
Servicio de Cirugía de Ernesto Quintela en el Hospital Pasteur, de¬ 
sarrolló la actividad, no sólo de anatomista destacado, sino también 
de experto médico autopsista. Este hecho e